Página principal

Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página


Descargar 2.49 Mb.
Página1/36
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño2.49 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   36


Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página

Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página

Derechos económicos, sociales y culturales en América Latina



Del invento a la herramienta

Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página

Derechos económicos, sociales 
y culturales en América Latina


Del invento a la herramienta

Alicia Ely Yamin
(coordinadora)

Primera edición: 2006


Ilustración de portada: Los frutos de la tierra, Diego Rivera, 1932

© Alicia Ely Yamin (coordinadora)


© IDRC
© Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH)

Las características de esta edición son propiedad de:

Asociación pro Derechos Humanos (APRODEH)

y de:


Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo
PO Box 850, Ottawa, ON KIG 3H9
Canadá
www.idrc.ca/info@idrc.ca

Editado en México por Plaza y Valdés, S.A. de C.V.


Manuel María Contreras, 73. Colonia San Rafael
México, D.F. 06470. Teléfono 5097 20 70
editorial@plazayvaldes.com

Calle de Las Eras, 30, letra B


28670, Villaviciosa de Odón,
Madrid, España. Teléfono: 91 665 89 59
madrid@plazayvaldes.com

ISBN: 970-722-524-6

ISBN: 1-55250-323-2 (IDRC e-libro)

Impreso en México / Printed in Mexico



Este libro está dedicado a mis abuelos:
A T.V.V.E., quien aun en los momentos más sombríos
creyó que otra Argentina era posible,
y a A.R., cuyo activismo
de principios y compromiso con los derechos de los/as trabajadores/as y con la justicia social me servirán
de inspiración constantemente.

Alicia Ely Yamin



Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página

Agradecimiento

El presente libro no se hubiera podido realizar sin el apoyo de muchas personas y distintas instituciones. Agradezco a la Fundación Ford y al "International Development Research Centre" de Canadá (IDRC) por el financiamiento de este proyecto y a Bill Carman, del IDRC, en particular, por su apoyo constante y consejos invaluables.

Asimismo, agradezco profundamente a APRODEH como institución y a Mario Ríos Barrientos en particular, quien fue el responsable del AREA DESC, por su apoyo

incondicional desde el inicio del proyecto. Para mí ha sido un gran honor trabajar con APRODEH durante estos años, primero en la creación del Programa de Derechos Humanos en Salud y ahora en este proyecto. Muchas personas en APRODEH colaboraron enormemente en el trabajo práctico de preparar este libro; entre ellas quiero destacar a Diana Rebaza y anteriormente a Miriam Egusquiza. Sin la confianza y el apoyo que me brindaron Miguel Jugo Viera, Liliana Panizo Muñiz y Rosario Narváez Vargas, no se hubiera realizado este proyecto. Por lo tanto estoy muy agradecida.

También quiero reconocer y agradecer el tiempo invertido en la preparación de la publicación a todo un equipo de gente: Aída Altieri Tappa trabajó con gran dedicación en la corrección de los textos en español, y lo hizo con buen humor aun cuando surgieron los inevitables imprevistos en el proceso. Liliana Bernadita Mariotto produjo excelentes traducciones del inglés al español.

Por supuesto tengo que mencionar a los 18 autores que generosamente compartieron sus conocimientos y experiencias en este tomo, y dieron de su tiempo valioso para revisar múltiples versiones corregidas y traducidas —y que en muchos casos han dedicado gran parte de sus vidas, además de sus trayectorias profesionales, a la defensa y promoción de los derechos humanos en la región.



Finalmente, no puedo dejar de reconocer a Jeremy Yamin, por el ánimo que siempre me da, y a Nicolás Ely Yamin y Samuel Ely Yamin, quienes merecen crecer en un mundo con más justicia social.

Alicia Ely Yamin

Contenido

Prólogo
Mario Ríos Barrientos (APRODEH)

15

Introducción
La defensa y promoción de los derechos económicos, sociales y culturales en América Latina: abramos las puertas
Alicia Ely Yamin

17

I
CONTEXTO

 

1. La perspectiva histórica del aporte latinoamericano al concepto de los derechos económicos, sociales y culturales
Paolo G. Carozza

43

2. Tradiciones, identidades y derechos en América Latina: los retos de la diversidad
Eduardo Cáceres Valdivia

63

II
MOVIMIENTOS SOCIALES Y EL MOVIMIENTO DE DERECHOS HUMANOS: IMPLICACIONES PARA LA PROMOCIÓN DE LOS DERECHOSECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES

 

1. Mujeres y derechos humanos: convergencias y tensiones entre dos movimientos sociales
Susana Chiarotti

85

2. Movimientos obreros y por los derechos humanos en América Latina: convergencia, divergencia y consecuencias para la promoción de los derechos económicos, sociales y culturales
María Lorena Cook

103

3. Un enfoque de los derechos indígenas a comienzos del siglo XXI: normas internacionales, movimientos sociales y reclamos de ciudadanía
Theodore Macdonald

123

III
LA EXIGIBILIDAD DE LOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES

 

1. La articulación de acciones legales y políticas en la demanda de derechos sociales
Víctor Abramovich

149

2. La tutela de los derechos sociales en el sistema interamericano
Viviana Krsticevic

171

IV
LOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES EN LA PRÁCTICA

 

1. El derecho humano a la educación en América Latina: entre avances y desafíos
Ana G. Barrios B.

195

2. La encrucijada del derecho a la salud en América Latina
Víctor de Currea-Lugo

215

3. El derecho humano a la vivienda adecuada en América Latina: de la teoría a la práctica
Leticia Marques Osorio

235

4. La justiciabilidad del derecho a la seguridad social en el ámbito nacional y el sistema interamericano de protección de los derechos humanos
Javier Mujica Petit

255

5. El derecho al agua: cumplir la promesa
Jim Shultz

279

6. El enfoque de derechos como herramienta para la defensa de los territorios indígenas y sus recursos naturales
Juana Sotomayor Dávila

295

V
PERSPECTIVAS TRANSVERSALES: LOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES DE GRUPOS PARTICULARES

 

1. La Convención sobre los Derechos del Niño y la implementación de los derechos económicos, sociales y culturales en América Latina
Elizabeth D. Gibbons

321

2. Los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres en América Latina: Estado y estrategias
Gaby Oré Aguilar

341

3. Marginados de la sociedad: los discapacitados de América Latina
Nora Ellen Groce y Mary Gannotti

361

VI
TENDENCIAS TRANSNACIONALES Y LOS DERECHOS ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES EN AMÉRICA LATINA

 

1. Libre comercio y acción colectiva internacional: un enfoque desde los derechos humanos.
Ariadna Estévez López

383

2. Los DESC y la deuda externa en América Latina 1980-2003: por un Tribunal Internacional de Arbitraje de Deuda Soberana
Oscar Ugarteche

403

Antecedentes académicos y trayectoria profesional de los autores

425

Este espacio en blanco intencionalmente dejado de la página

Prólogo

Alicia Yamin me ha solicitado escribir el prólogo de este libro.

Este honor, al provenir de ella, no hace sino ratificar la enorme amistad que priva entre los dos, y demostrarla en el hecho de otorgarme tan inmerecido premio.

El esfuerzo realizado por Alicia, APRODEH y los distinguidos investigadores que escriben los siguientes textos nos aproxima a la tan necesaria reflexión sobre la situación de los derechos económicos, sociales y culturales (DESC) en Latinoamérica.

Hacer una síntesis de esa situación de los DESC en América Latina resultó un desafío apasionante para APRODEH. Por eso, en ningún momento se dudó en apoyar este proyecto, cuyo resultado es un instrumento que estimula la movilización, en defensa de los derechos humanos por parte de activistas, académicos e investigadores.

APRODEH es una institución que se ha caracterizado por ir ampliando cada vez más su enfoque de los derechos humanos. Hace aproximadamente 13 años, con Eduardo Cáceres, desarrolló una batalla enorme en el plano intelectual y en el de la movilización social, con la finalidad de incorporar en los órdenes del día de las organizaciones sociales, los movimientos de derechos humanos desde una perspectiva de integralidad.

Hoy, esa visión de los derechos humanos desde la perspectiva de integralidad es herramienta corriente; pero hace unos años los propios movimientos de derechos humanos asumíamos recortadamente estos conceptos, y se divorciaban los derechos económicos, sociales y culturales, de los derechos civiles y políticos.

La integralidad de los derechos humanos fue consagrada en la Conferencia Mundial de los Derechos Humanos celebrada en Viena, Austria, en junio de 1993, lo que constituyó un gran impulso para el desarrollo de esta perspectiva y generó un instrumento movilizador de las demandas sociales. Se ha fortalecido así la capacidad de exigencia de los diversos movimientos sociales de Latinoamérica. Esto ha tenido su impacto sobre la necesidad de promover alianzas entre movimientos sociales y organizaciones que defienden los derechos humanos.

Ahora se exige no sólo el respeto de los derechos humanos, sino principalmente que se implementen políticas públicas que hagan cumplir a los Estados sus obligaciones. Para ello se pretende crear conciencia en los movimientos de derechos humanos, sobre su rol de encargados de la vigilancia que debe ejercerse sobre esas políticas públicas. También se intenta promover mecanismos de exigibilidad, que utilicen las herramientas jurídicas de los sistemas de acceso a la justicia y, asimismo, incorporar la organización y la movilización social para orientar adecuadamente esa exigibilidad política.

Quienes pensaban que los derechos humanos eran temas básicamente jurídicos, al presente entienden que la garantía de estos derechos tiene que ver con una lucha por democratizar las sociedades, permitiendo una mayor inclusión de los ciudadanos, no sólo en los mecanismos de participación política, sino fundamentalmente en los procesos de decisión que involucran sus propias vidas.

En la actualidad APRODEH está asumiendo nuevos retos. Muchos de éstos se concentran en el seguimiento de las políticas estatales, el papel desempeñado por las empresas transnacionales, los tratados de integración, los perjuicios al medio ambiente por la explotación irracional de los recursos naturales y la lucha por incluir en la agenda política de los Estados la salud como un derecho humano.

Estos retos institucionales se ven fortalecidos por el trabajo emprendido en este libro, que consolida la propuesta institucional de avanzar en la articulación de los diversos esfuerzos internacionales para la defensa de los derechos humanos. Es desde esa perspectiva que participamos en los esfuerzos por construir una sociedad civil latinoamericana y una sociedad civil mundial, con el objetivo de decir, con todos:

OTRO MUNDO ES POSIBLE, OTRA AMÉRICA ES POSIBLE.

Mario Ríos Barrientos
RESPONSABLE ÁREA DESC-APRODEH

Introducción 
La defensa y promoción de los derechos económicos, sociales y culturales en América Latina: abramos las puertas


Alicia Ely Yamin

"Las estadísticas dicen que son muchos los pobres del
mundo, pero los pobres del mundo dicen que son muchos
más que los muchos que parece que son.
La joven investigadora Catalina Álvarez ha señalado un
criterio para corregir los cálculos:
—Pobres son los que tienen la puerta cerrada —dijo.

Cuando formuló su definición, ella tenía tres años de
edad. La mejor edad para asomarse al mundo, y ver."
EDUARDO GALEANO, Bocas del Tiempo (2004)1

Consideraciones preliminares y esquema

La consolidación de la democracia por medio de elecciones que ha tenido lugar en toda América Latina durante los últimos 25 años se suele aclamar como un triunfo porque significa un avance hacia una cultura de derechos humanos. Sin embargo, una reciente encuesta realizada en el marco del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) reveló que hay una mayoría de latinoamericanos



1 Eduardo Galeano, "La pobreza", en Bocas del Tiempo, Montevideo, Uruguay, Ediciones del Chanchito, 2004, p. 222.

que apoyaría la sustitución del gobierno democrático en su país por uno "autoritario" si esto produjera beneficios económicos.2 Desde el año 2000, cuatro presidentes elegidos en comicios libres, de los 18 países en que se recabaron datos para el PNUD, se vieron forzados a renunciar al cargo debido a protestas populares. Queda en evidencia que las actuales democracias representativas formales de América Latina, paradójica y lamentablemente, no dan respuesta cabal a las necesidades sociales y, en otro orden, que todo propósito de instaurar una cultura de derechos humanos debe tomar en consideración las escandalosas desigualdades económicas y privaciones sociales que padece la región.

De hecho, América Latina es la zona del planeta donde la desigualdad del ingreso es más profunda,3 lo que en realidad significa que ninguna otra región ilustra con tanta claridad la urgencia por cristalizar y poner en práctica la vigencia de los derechos económicos, sociales y culturales (DESC o derechos sociales). La miseria y la marginalidad de quienes habitan en las villas próximas a la estación ferroviaria Retiro, en Buenos Aires, a pocas cuadras de los elegantes negocios de Barrio Norte, y la desesperación de quienes mendigan descalzos en los semáforos del exclusivo distrito de Miraflores, en Lima, representan las condiciones más inhumanas, porque tanto los unos como los otros se han convertido en el material desechable de sociedades que se inclinan hacia una perspectiva de la modernidad que genera una brutal exclusión social.

En un continente caracterizado por tener ciudades desmedidamente grandes, la situación es aún peor para los pobres de las zonas rurales. Décadas de políticas regionales de desarrollo muy distorsionadas se traducen en profundas desigualdades —entre las poblaciones urbana y rural— en lo que se refiere al acceso a educación, alimentos seguros, vivienda digna, agua y sanidad, atención de la salud y acceso a la justicia, entre otros derechos humanos.4 Sin embargo, quienes resultan víctimas de actitudes que suelen implicar un apartheid funcional, frecuentemente padecen no



2 Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Democracia en América Latina, 21 de abril de 2004; puede leerse en www.un-ngls.org/democracy-undp-publications.

3 Por ejemplo, Informe Annual de la Comisión Interamericana de derechos Humanos 1993, pp. 524-525, OEA/Ser.L/V/II.85 Doc. 9 rev., 1994, citado en Tara Melish, Protegiendo los derechos, económicos, sociales y culturales: un manual para presentar peticiones, Orville H. Schell, Jr. Center for International Human Rights, Yale Law School y Centro de Derechos Económicos y Sociales, Ecuador, 2002, p. 194.

4 Respecto del Perú específicamente, ver, por ejemplo, John Sheahan, Searching for a better society, The Peruvian economy from 1950, University Park, Penn State Press, 1999; respecto de estas tendencias existentes en América Latina en términos generales, ver Coping with Austerity: Poverty and Inequality in Latin America, Washington, Brookings Institution, 1995.

sólo la indiferencia sino también el desprecio y la censura de parte de las cínicas burocracias oficiales. Por ejemplo, las campesinas de los Andes de Bolivia y Perú, entre quienes se registran los mayores índices de riesgo de muerte durante el parto en toda América del Sur, en lugar de ser consideradas víctimas, son vistas como la encarnación del problema de la mortalidad materna.5 En el mejor de los casos, y poniendo de manifiesto una nueva paradoja, quienes sufren las mayores carencias en la escala de pobreza pasan a ser el objetivo de programas diseñados por instituciones internacionales para mitigar las condiciones de indigencia agudizadas por las políticas creadas por esas mismas instituciones.

Es en este contexto donde el movimiento por los derechos humanos de América Latina, que surgió en la era de las dictaduras militares, se orienta cada vez más a atacar las causas y consecuencias de la pobreza deshumanizadora que azota a tantas personas y poblaciones de la región. De esta manera, si bien ello no es extensivo al movimiento global por los derechos humanos en su conjunto, aquellos grupos que se comprometen con el trabajo por los DESC no lo hacen únicamente porque la extrema pobreza —y la consiguiente desesperación— constituyan una amenaza para las frágiles democracias de la región (aunque esto sea cierto), ni porque debiliten el desarrollo sustentable a largo plazo (aunque también sea así), sino que las organizaciones no gubernamentales (ONG) de derechos humanos se dirigen cada vez más a atacar la pobreza y la desigualdad porque, en el paradigma de los derechos humanos, el individuo no es un bien prescindible y la vida humana no se puede computar como pérdida, según postulan ciertas políticas de estabilidad macroeconómica. Los autores de esta obra demuestran que hay alternativas para diferenciarse de la construcción neoliberal de la modernidad que tantos gobiernos latinoamericanos persiguen en la actualidad, unas veces con avidez, otras con mesura.

Existe una cantidad importante de publicaciones sobre los derechos sociales, incluso sobre los DESC en América Latina.6 Este libro pretende hacer una contribución a los diálogos y debates sobre conceptos y estrategias que actualmente se llevan a



5 Ver A.E. Yamin, Castillos de arena en el camino hacia la modernidad: una perspectiva desde derechos humanos sobre el proceso de reforma al sector Salud en el Perú (1990-2000) y las implicancias en la muerte materna, Lima, Perú, Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, 2003.

6 Ver, entre otras, las siguientes: Círculo de derechos-Una herramienta de entrenamiento para el activismo en defensa de los derechos económicos, sociales y culturales, Washington, International Human Rights Internship Program/Asia Forum for Human Rights and Development, 2000; Los derechos económicos, sociales y culturales. Un desafío impostergable, Instituto Interamericano de Derechos Humanos (IIDH), 1999; Dante Vera Miller, Los informes alternativos ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas, una guía para la acción, Serie Desc 2, Coalición del Movi-

cabo en torno a algunas de las cuestiones más críticas y apremiantes que enfrentan la región y el mundo actuales. Reúne a académicos y activistas norteamericanos y sudamericanos; abogados y promotores de los DESC provenientes de otras disciplinas, y representantes del predominante movimiento por los derechos humanos y de "movimientos por los derechos humanos" alternativos que se superponen e intercalan. No se pretende buscar consenso entre los autores, lo que, en realidad, es un beneficio para el lector al permitirle enriquecerse tanto con el disenso como con el acuerdo entre los diferentes puntos de vista.

La obra no pretende erigirse en un manual o guía de instrucciones; pero tampoco resulta una mera colección de estudios académicos. Una de las premisas en las que se basó su creación es que la promoción y protección de los DESC exige recurrir a diversas disciplinas y áreas del conocimiento que, históricamente, no se han abordado para la defensa de los derechos civiles y políticos, y de los que académicos de estas áreas del saber tienen un enorme caudal para aportar al activismo en el campo de acción. Al mismo tiempo, estudiantes y académicos, tanto en economía, ciencias políticas, historia, antropología, ciencias de la salud o derecho, pueden enriquecer su bagaje conceptual sobre estos temas, a partir de las realidades analizadas y descritas por los activistas. Las partes que componen este trabajo colectivo desmitifican la idea de que hay una división insalvable entre la investigación y la defensa concreta de los derechos civiles y políticos. Algunos de los autores más activistas aportan agudas y críticas reflexiones sobre la metodología y dirección del movimiento por los derechos humanos, y varios académicos, lejos de adoptar una posición indiferente, revelan su apasionado compromiso con las luchas que mencionan. El resultado es un cúmulo de propuestas innovadoras para llevar a la práctica en este campo emergente.

El libro está dividido en seis secciones. En la primera, Paolo Carozza y Eduardo Cáceres dejan sentado el contexto histórico de conceptualización y cristalización, respectivamente, de los DESC en América Latina. Este contexto histórico anticipa las luchas que vivimos hoy. La historia ofrece, además de pautas de aplicación de los derechos como herramienta de garantía de justicia social en el futuro, el testimonio de que los derechos siempre han sido no simples instrumentos sino también sitios de lucha. En la segunda sección, Theodore Macdonald, Susana Chiarotti y Maria Cook profundizan en la exploración de las alianzas y divisiones entre el movimiento por

 

miento Norte Sur 11.11.11, Perú, CEDAL, PIDHDD, 2002; T. Melish, Protecting Economic, Social and Cultural Rights in the Inter-American Human Rights System: A Manual for Presenting Claims, New Haven, Orville H. Schell, Jr. Center for International Human Rights, Yale University, 2002.



los derechos humanos y otros movimientos sociales (el movimiento indígena, el movimiento de la mujer y el movimiento laboral, respectivamente) y sus consecuencias en la promoción de los derechos sociales.

La tercera sección aborda de manera específica la aplicación legal de los DESC, si bien prácticamente todos los autores que participan en el libro analizan también la importancia de perseguir la aplicación legal de los derechos sociales. Aunque hay una idea bastante difundida de que los DESC se distinguen básicamente de los derechos civiles y políticos por sus características y origen, y de que tales diferencias implican distintas vías legales de aplicación para los unos y los otros, Víctor Abramovich y Viviana Krsticevic demuestran que las diferencias entre los dos grupos de derechos son mucho más relativas que absolutas.

La elección de los derechos específicos incluidos en la cuarta sección —derecho a la salud, la educación, el agua, la vivienda, la seguridad social y los derechos de los pueblos indígenas a un entorno de salud, a la tierra y los recursos naturales— no es una enumeración general, sino que refleja algunos de los conflictos de derechos de mayor relevancia en la región. En la parte de educación, vivienda, seguridad social y el cúmulo de derechos interrelacionados para los pueblos indígenas, Ana Barrios, Leticia Marques, Javier Mujica y Juana Sotomayor repasan los pros y los contras de estrategias concretas para promover y proteger sus respectivos DESC en la región, por ejemplo, mediante la presentación de informes paralelos a las Naciones Unidas, la implementación de campañas de amplio alcance que insten a la movilización, la conformación de grupos políticos de presión, el control del cumplimiento del derecho a la educación mediante la confección de informes periódicos y la litigación nacional e internacional. Víctor de Currea-Lugo subraya la manera en que las políticas estructurales económicas restringieron la aplicación del derecho a la salud en la región, y Jim Shultz interpreta lo ocurrido en Cochabamba, Bolivia, respecto de los desafíos que la tendencia a la privatización del agua impone al derecho a ésta. Como se verá más adelante, todos estos autores ponen de relieve estrategias y procedimientos de garantía de cumplimiento de derechos específicos, y también la importancia de conceptualizar estos temas sociales explícitamente en términos de derechos.

En la quinta sección, los autores analizan las situaciones que enfrentan determinadas poblaciones respecto a sus DESC, y las estrategias adoptadas. Gaby Oré Aguilar investiga algunas de las más frecuentes violaciones a los DESC de la mujer ocurridas en la región, la normativa aplicable con arreglo al derecho internacional y las herramientas y los mecanismos a los que recurrieron los grupos de mujeres para defender esos derechos. En el capítulo de los DESC de los menores, Elizabeth Gibbons sostiene que la Convención sobre los Derechos del Niño (Convención del Niño), ratificada por todos los países de la región, tiene la potencialidad de erigirse como medio transpor principios de derechos humanos. En el capítulo final en esta sección, Nora Groce y Mary Gannotti sostienen que "los discapacitados", término que, sin duda, abarca a un amplio grupo de sujetos con diversas discapacidades tanto físicas como mentales, sufren más como consecuencia de la discriminación, el estigma y el abuso, que a causa de su propia discapacidad biológica.

La sección final, que contiene colaboraciones de Óscar Ugarteche y Ariadna Estévez López, enfoca dos de las tendencias transnacionales más importantes que actualmente dan forma no sólo a las condiciones del entorno sino también a las posibilidades de promoción de los DESC: el endeudamiento (y los consiguientes programas estructurales de ajuste) y los tratados de comercio. Si bien estos factores están presentes en toda la obra, merecen especial atención dado que no siempre son adecuadamente abordados por los defensores de los derechos humanos, capacitados tradicional y frecuentemente para aislarse en el enfoque político y/o legal, sin tomar en cuenta las teorías y la problemática económica como cruciales.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   36


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje