Página principal

Estanislau Capdevila Serra


Descargar 18.12 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.12 Kb.
Entrevista realizada a

Estanislau Capdevila Serra,

preso durante la dictadura franquista


(http://www.memoria.cat/presos)


Nombre del preso: Estanislau Capdevila Serra

Fecha de nacimiento: 25-1-1919
Lugar de presidio: Tremp, Tamarite de Litera, Binéfar, Zaragoza, Bilbao, Santoña, Batallón de Trabajadores, Miranda de Ebro, Puente de Montañana, Gandesa, Corbera d'Ebre, Tamarite de Litera, Fraga, Seròs, Jorba, Bilbao, Manresa, Modelo de Barcelona y Yeserías
Tiempo encarcelado: mayo 1938-abril 1943

Militancia política: CNT
Fecha de la entrevista: 10-10-2008
Duración del vídeo: 17’46”

Cuando estalló la guerra yo tenía 17 años. Vivía en Navàs y me llevaron a Tremp. Desde Tremp nos llevaron a Tamarite de Litera, Binéfar y Huesca. De Huesca nos enviaron a Zaragoza y desde allí a Bilbao y a Santoña.


El 18 de Julio yo estaba en Miranda de Ebro y desde allí me enviaron al batallón de trabajadores que estaba en Puente de Montañana. Teníamos que hacer una carretera que iba hasta Tremp. Durante todo el tiempo que estuve preso jamás me pusieron la mano encima. Le dije al juez que las denuncias que había contra mí eran falsas. Me dijo que firmara un informe y yo le contesté que quería leerlo. Él me dijo: "Es Ud muy desconfiado"... Yo le respondí que ante aquel panorama no había motivos para estar muy confiado. Me lo leyeron y finalmente firmé. Después vino el abogado defensor y ya no le vi más. No sé si estuvo en el juicio o no... Durante el proceso no me enteré de mucho...
Comíamos las naranjas y los plátanos con la peladura
- ¿Cuándo vino a Manresa?
- En 1941.
- ¿Ud estuvo en la prisión de Manresa?
Al director de la prisión lo denunciaron. Le pegaron unas cuantas palizas. Vinieron de inspección desde Barcelona y preguntaron al médico de la cárcel si a los presos les daban pollo para comer. El pollo ni lo veíamos. Y además la leche para los enfermos la utilizaban para tener la clara más fina. Como consecuencia de ello, al director y a unos oficiales los metieron en la cárcel con nosotros.
En cada celda éramos siete u ocho, pero no cabíamos, de manera que teníamos que dormir en el patio. Una vez me llevaron a la enfermería... ... de manera que otro ocupó mi lugar para dormir en la celda. Yo le dije que mientras yo estuviese en la enfermería, podía ocupar mi sitio. Cuando salí de la enfermería, él no quería salir. Nos discutimos y me cogió por aquí... Nos peleamos y al día siguiente me llamó uno de los oficiales de la cárcel. Me preguntó qué había ocurrido. Yo sé lo conté y le amenazó al otro chico que la próxima vez que buscase jaleo lo meterían en las celdas de los "chorizos".
En todos los sitios pasé hambre. En la cárcel de Yeserías ordenaban a la gente ir a la cocina a pelar patatas. Yo me apunté voluntariamente porque la cuestión era estar cerca de la comida. Gracias a ello me dieron un buen plato de rancho. Mientras comía sudaba mucho. La monja que había en la cocina me preguntó qué me pasaba. Yo le contesté que no estaba acostumbrado a ello. "Si Ud. quiere, puedo venir cada día y así se me pasará", le dije. Y ella me dijo que podía ir cada día.
- ¿En Manresa pasó hambre?
- Comíamos las naranjas y los plátanos con la peladura, para aprovecharlos al máximo.
- ¿Tuvo alguna enfermedad mientras estuvo preso?
- Cuando estaba en la Modelo de Barcelona me enviaron con los enfermos. Sin embargo, yo sabía que no estaba enfermo... ... de manera que me dije a mí mismo: "bueno, lo pasarás bien durante unos días". Así fue hasta que se dieron cuenta de que no tenía nada y me enviaron de vuelta a la cárcel. En otra ocasión me enviaron a la enfermería y también me pasó lo mismo. La cosa duró hasta que el médico se enteró.
En Bilbao nos hacían cantar el Cara al sol. Yo no lo cantaba correctamente. Me hicieron estar toda la tarde allí y no consiguieron nada.
- ¿Les obligaban a ir a misa?
- Una vez por Pascua querían que confesáramos y comulgáramos. Hicieron venir un cura. Eso era en la prisión que estaba en La Tabacalera de Bilbao. Aquel cura al final nos dio la razón, de forma que no le dejaron venir más.
Estando en el batallón de trabajadores vino un falangista. Quería saber si yo era de Navàs. Le dije que sí. Entonces me preguntó si conocía a un tal Mas. Yo le dije que había oído hablar de él. Ese Mas era uno de los que mataron durante los primeros días de la guerra.
- ¿Al párroco de Navàs también lo mataron durante los primeros días, verdad?
- No. Lo mataron en octubre del 34. Entonces, a ese Mas lo mataron... Lo mataron el primer día de la guerra. Después el falangista aquel me preguntó quiénes estaban en el comité [antifascista] de Navàs. Le dije que no lo sabía. No quise que nadie cargara con la culpa de algo que no sabía quién lo había hecho. Resulta que ese falangista era un sobrino del que mataron. Una vez los nacionales hubieron entrado en Navàs, él presentó una denuncia, acusándome a mí de haber participado en la muerte de su tío. Menos mal que tuve la suerte de que dos personas de Navàs intercedieron por mí. Yo le dije a mi madre que fuera a ver a fulano de tal a contarle el caso. Supongo que esa persona estuvo en el juicio. A mí me cayeron veinte años. Eso fue en octubre del 42.
Poco después salí en libertad. Por tanto, supongo que fue una manera de justificar los años que había permanecido en la cárcel. Me enviaron a Madrid, para participar en la construcción de la cárcel nueva de Carabanchel. Pero al salir en libertad condicional tras el juicio, me enviaron a Yeserías. Allí permanecí entre abril y mayo del 43. Y después salí en libertad.
- ¿Cuánto duró el juicio?
- Quizás una hora.
- ¿Dónde fue, en Barcelona?
- Sí.
- Ud. tenía un abogado? Pudo defenderse? ¿Dijo algo?
- No. Que yo recuerde, no.
Una familia destrozada
- Le cayeron treinta años y después los rebajaron a veinte...
- Sí. Tuve que conformarme con lo que había... Mi familia quedó destrozada. Mis padres se fueron a Francia. Mi hermano Francisco y yo estábamos en la cárcel. A Josep lo fusilaron en el 39. Y la única hermana que me quedaba se fue a Francia con mis padres. Ella ya estaba casada. Después ella y su marido se fueron a Venezuela, donde todavía tengo familia. Ella ya falleció. Mi cuñado y mis sobrinos ya tienen la vida montada allí.

La represión franquista en Manresa en la voz de las víctimas



(http://www.memoria.cat/presos)




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje