Página principal

Escrito en el barro el espectáculo otelo


Descargar 15.93 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño15.93 Kb.

Escrito en el barro


EL ESPECTÁCULO

OTELO escrito en el barro

De Andrés Bazzalo. Versión libre de Otelo de W. Shakespeare. Seis personajes atrapados en el fin del mundo, acorralados por sus propias contradicciones. Un puñado de tiendas en el litoral, en el marco omnipresente de la guerra con el Paraguay. Una historia privada. Escrita en barro. Que el agua de la lluvia lavará, hasta no dejar vestigios.

Autor: Andrés Básalo

Elenco: Emilio Samar, Daniel Dibiase, Jorge Prado, Joaquín Berthold, Heidi Fauth y Adriana Dicaprio. Dirección: Andrés Básalo



PALABRAS del DIRECTOR

Ubiqué mi versión libre de Otelo en el marco de la Guerra de la Triple Alianza, en un conjunto de tiendas en el frente, en el caluroso e inhóspito litoral argentino. No fue mi intención internarme en esa guerra vergonzosa y compleja en la que se involucró mi país en la segunda mitad del siglo XIX, si no reproducir las condiciones necesarias para que esta tragedia se viera justificada. Reproducir las condiciones y necesidades para que una sociedad “blanca”, de ascendencia europea, precise de los servicios de alguien de oscuro origen, de un “pardo”, de un hijo de la tierra. Tampoco estaba interesado en producir una pieza de corte costumbrista o pintoresquista, si no, por el contrario, trabajar a partir de la síntesis, de la concentración dramática, de la palabra bella, pero esencial. Fue así que Escrito en el Barro se convirtió en una apasionada concentración de sucesos, intrigas y luchas sordas entre seis personajes atrapados en esas tiendas de campaña. Sin olvidar el halo trágico, intenté profundizar en sus contradicciones, en sus debilidades, para acercar a nosotros la trama luminosa y conmocionante de Otelo. Me tomé todas las libertades necesarias. Dejé que la versión perfilara su propio estilo para construir una intensa metáfora para hablar de nosotros hoy.



Andrés Bazzalo



BIOGRAFIA

ANDRES BAZZALO
Autor, profesor y director teatral.
Es Profesor Titular de Dirección Teatral de la Licenciatura en Dirección Escénica del Instituto Nacional del Arte (IUNA); Profesor Titular de Dirección y Puesta en Escena y de Teoría y Práctica de la Actuación en la Carrera de Puesta en Escena de la Escuela Metropolitana de Arte Dramático de la Ciudad de Buenos Aires, de la que fue Vicedirector durante 10 años (1997/2006) y es catedrático de la Universidad del Salvador.
En constante actividad profesional desde 1973, en que comenzó sus estudios en la Escuela Superior de Teatro I.F.T. y que perfeccionó luego con caracterizados maestros argentinos, se abocó tanto al espectáculo para adultos como al dirigido al público infantil, además de desarrollar una intensa actividad docente en instituciones públicas y privadas.
A lo largo de su carrera ha sido reconocido con los siguientes premios y distinciones: Primer Premio Municipal Trinidad Guevara; Premio María Guerrero; Primer Premio Teatro del Mundo (C.C.R. Rojas – Universidad de Buenos Aires); Premios concedidos por la Asociación de Cronistas del Espectáculo (ACE); el Segundo Premio Metropolitano de Espectáculos para Niños; nominaciones a: Premio Estrella de Mar, Premio Florencio Sánchez (Casa del Teatro); Mención Especial Grupo de Estudios Teatrales (GETEA) – Filosofía y Letras (UBA), etc.
Entre sus últimos espectáculos: “Escrito en el Barro” (versión libre de Otelo, de W. Shakespeare); “La Sierva” (versión propia de la novela de Andrés Rivera); “Mermelada de Tomates, una comedia indecente” (sobre texto propio); “Cenicienta, el musical” (comedia musical con textos propios y música de Angel Mahler); “Un enemigo del Pueblo” (versión libre de la obra de H. Ibsen); “El Jugador” (sobre la novela de F. Dostoievski); “El Túnel” (sobre la novela de Ernesto Sábato); entre muchos otros.

CREDITOS

Autor: Andrés Bazzalo

Elenco: Emilio Samar, Daniel Dibiase, Jorge Prado, Joaquín Berthold, Heidi Fauth y Adriana Dicaprio.

Percusión en vivo de Hernán Perez

Escenografía y Vestuario: Stella Iglesias

Realización de Vestuario: Susana sanchez

Espacio y Luces: Andrés Bazzalo

Fotos: Queli Berthold

Asistencia de Dirección: Tatiana Santana

Dirección y Puesta en Escena: Andrés Bazzalo



PRENSA
Otelo es un comandante y criollo

Escrito en el barro. Versión libre de Otelo, de Shakespeare, por Andrés Bazzalo. Con: Emiliano Samar, Daniel Dibiase, Jorge Prado, Heidi Fauth, Joaquín Berthold y Adriana Dicaprio. Escenografía y vestuario: Stella Iglesias. Percusión en vivo: Hernán Pérez. Espacio, luces, puesta en escena y dirección general: Andrés Bazzalo. Nuestra opinión: muy buena
Otelo es aquí el comandante Sosa, al frente de una guarnición de frontera cuando nuestras guerras civiles, en el siglo XIX. Maduro ya, corajudo, sin más dotes intelectuales que las necesarias para ser un militar eficiente, llega al fortín con su flamante esposa, casi una niña, Mariana, que se ha casado con él pese a la oposición paterna por ser el comandante de piel oscura y de origen humilde. Triunfante en la batalla, Sosa recompensa al joven teniente Miguel, primo de Mariana, con un ascenso que el sargento Santiago (Yago, en la tragedia de Shakespeare) imaginaba destinado a él. Las peripecias siguen fielmente el trazado original: las insidias que perturban la mente ingenua del protagonista, el paulatino avance de su locura, las reyertas deliberadas, el decisivo episodio del pañuelo extraviado, el asesinato de la esposa inocente; con un final distinto pero que no traiciona lo esencial de Otelo .
Como ocurre en la música, las variaciones modernas sobre textos clásicos son habituales y, las más de las veces, oportunas: refrescan nociones que conviene cultivar y acercan al público personajes que la rutina y los prejuicios suelen relegar injustamente al desván de las tradiciones muertas. En la dramaturgia local abundan los ejemplos: El reñidero, de Sergio De Cecco; Antígona Vélez, de Marechal; Una pasión sudamericana, de Ricardo Monti, entre otras. Y Andrés Bazzalo, responsable de Escrito en el barro , cabal hombre de teatro, de reconocida trayectoria, ha firmado notables adaptaciones de textos ilustres, como El jugador, de Dostoievski, y Un enemigo del pueblo, de Ibsen, cuando trabajaba con Edward Nutkiewicz en el teatro El Bardo, en su primitiva sede en la avenida Independencia.
Credibilidad
Esta versión criolla de Otelo es destacable, ante todo, por la perfecta adecuación del lenguaje a la época y el lugar elegidos: se oye hablar a los personajes con total naturalidad en nuestro idioma rioplatense, sin distorsiones ni pintoresquismos innecesarios. Todo es creíble, además, mediante interpretaciones de una rara calidad homogénea: se advierte un minucioso (e infrecuente) trabajo de equipo, un excelente rendimiento vocal y físico. La adaptación, concentrada en lo esencial, no pierde el aliento poético y crea una tensión creciente, sin pausa, hasta el estallido final. La percusión en vivo acompaña adecuadamente la gestación de esta tormenta arrasadora, sagazmente trasladada a las páginas de nuestra historia: la de ayer, la de siempre.
Ernesto Schoo LA NACION






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje