Página principal

Entrevista al Compañero Comandante Guerrillero Edén Pastora Revista En Vivo con Alberto Mora


Descargar 83.98 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño83.98 Kb.





Entrevista al Compañero

Comandante Guerrillero Edén Pastora

Revista En Vivo con Alberto Mora

7 de abril del 2011

Introducción de Alberto Mora
Buenos días amigos, gracias por estar con noso-tros hoy jueves 7 de Abril del año 2011. Esta mañana conversaremos con el Comandante Edén Pastora Gómez, Comandante Cero, que en parte está aquí para hablar sobre el caso de los ticos, que están desacatando lo que ha resuelto la Corte Internacional de Justicia de La Haya, mientras toca el fondo del asunto.
Esto, desde luego, no ha causado sorpresa, porque estos ticos son así, son unos bárbaros. El Comandante Pastora ha dicho lo que también decía Francisco Aguirre Sacasa: “¿cuándo dejan de joder? ¡qué joden!” decía. Y embarcaron a la Misión RAMSAR, ustedes vieron que aterrizaron en nuestro territorio los helicópteros, la mujer se fue hasta dónde no es de lodo, y anda buscando humedales. El Doctor Incer describía lo que había ocurrido hace dos días ahí.
Los ticos ahora, de cara de tubo, como decimos en buen nicaragüense, mandan un nota de protesta que ¡qué barbaridad! que ahí estaban los medios nicaragüenses... ¡pues ahí vamos a estar donde querramos! ¿No es territorio nicaragüense, pues? Ahí nos corresponde estar, donde querramos... ¡ideay! Eso es como que en tu casa te digan: no, en esa esquina no, en ese lado de la sala no... ¡ideay! ¿qué te agarra? ¡Esperate!
De tal manera que ayer, el Presidente Ortega se refirió a esto, pero dijo siempre que tenemos la vocación del diálogo, y es lo que ellos han estado huyendo, escamoteando. Ellos no quieren conversar, porque saben que la tienen perdida... la razón, la lógica, el derecho... ¡la tienen totalmente perdida! Inclusive, el Comandante se refirió a esto en la Lección Inaugural de la UNAN-León, donde fue recibido por el pueblo leonés.
Es una fiera el Comandante Ortega, todo el mundo ahí... ¡Daniel, Daniel, Daniel! La verdad es que, aunque se arrechen los otros, llegan los otros y nadie les conoce ni el nombre... ¿quién está ahí? dice la gente, ¿quién es ese? En el caso del Comandante Ortega, el pueblo lo prefiere, y la verdad es que tiene su público o su pueblo cautivo. De tal forma que en ese acto, al que acudieron también otras Autoridades de Gobierno, el Comandante-Presidente de la República, expresó la voluntad de diálogo que ha tenido siempre Nicaragua.
Le damos la bienvenida al Comandante Edén Pastora Gómez, Comandante Cero, y el hombre que ha estado por disposiciones del Presidente, y por su propia insistencia, porque siempre le dijo al Comandante: vamos a dragar, vamos a dragar el Río, y ha estado al frente de todos estos trabajos. Desde luego, también es un conocedor de la zona Sur del país que tiene límites con Costa Rica, y es una autoridad en este tema que tiene que ver con las viejas pretensiones ticas de robarnos.
Usted decía el otro día, y también lo decía Aguirre Sacasa... ¿cuándo van a dejar de joder los ticos? Pero en verdad que, la realidad nos indica que no hay manera de que sienten cabeza, en el sentido de que tienen que reconocer que nos pertenece el Río, que podemos limpiarlo, que nos han dicho los de la Corte Internacional de Jus-ticia de La Haya, que tenemos la razón. La verdad es que hay algunos que piensan que nos quieren robar otra vez un tuco de territorio, Comandante.
Yo no sé cuál es la apreciación que usted tiene de toda esta alharaca, la verdad es que hasta orden de captura internacional pedían para usted, ya lo querían preso, ¡es una barbaridad estos ticos! ¿Cuáles son las apreciaciones que tiene? Ayer el Comandante decía, nuestra vocación es de Paz, de Diálogo, vamos a entendernos.
Palabras de Edén Pastora
Buenos días hermanos nicaragüenses, buenos días Alberto; otra vez con sinceridad, con franqueza, hablando con el pueblo, a través de esta magia de la electrónica. La verdad es que ayer lo expli-caba el Comandante, esto es histórico... los cos-tarricenses, y quiero, hermanos nicaragüenses, que cuando hablemos de Costa Rica, sepamos diferenciar entre el pueblo... un pueblo noble, trabajador, cristiano, fraterno, como el pueblo de Costa Rica, como el pueblo nicaragüense, como el pueblo norteamericano, el ruso y todos los pueblos del mundo... diferenciarlo de su diri-gencia. Una porción de aristócratas, oligarcas, de la Meseta Central de Costa Rica, de Cartago, San José, Alajuela, Heredia, que son los que han estado gobernando y que han marginado al mismo pueblo de Costa Rica.
Hasta que llegó Figueres al poder, los caribeños pudieron pasar de Turrialba; no podían los de Limón y del Caribe, del Atlántico de Costa Rica, entrar a la Meseta Central, y hasta que llegó Pepe Figueres pudo incorporar Guanacaste y Nicoya al resto de Costa Rica, porque estaban margi-nados, y les decían “nicas regalados,” que real-mente son nicas regalados. Eso hacían con su propio pueblo, ¡imagínense con nosotros!

Periodista Alberto Mora
Me refiero a los del Caribe, porque los otros eran nuestros.
Palabras de Edén Pastora
No, pero también ya estaban incorporados, y los tenían marginados porque eran nicas, y que esto y que lo otro. Esa clase aristócrata, oligarca, frente a Nicaragua revela su forma de ser... soberbios, arrogantes, prepotentes. Y con Nicara-gua tienen un traido de siempre, tienen entre ceja y ceja, un Estado Manifiesto que el Río San Juan un día va a ser de ellos, y que el Sur del Lago de Nicaragua, un día va a ser de ellos. Eso lo tienen entre ceja y ceja esos oligarcas.
No soportan que nosotros tengamos esas bellezas; no soportan que nosotros seamos dueños de esas riquezas incalculables, en agua, en ecoturismo y en otras cosas bellas. Entonces ellos, para practicar esa política están cometiendo graves errores, insólitos, únicos, como es desobedecer los dictados de la Corte Internacional de Jus-ticia de La Haya. Eso es sin precedente en la historia.
La soberbia los está llevando a esas posiciones, que La Haya, el 8 de Marzo, ¡los regañó! Los medios no han hecho énfasis en ese punto del regaño de La Haya, cuando les dice: “no sigan profundizando el problema. Es aquí que tienen que venir”. Los regaña porque van a la OEA, amenazan con ir a las Naciones Unidas, van a Argentina, a México, a Europa, a hablar mal de nosotros. No, no, le dice La Haya, es aquí que tienen que venir... ¡porque no querían ir!
Querían ir a un foro político como la OEA, querían ir a las Naciones Unidas, entonces los hace cometer errores; y cometen un error garrafal los ticos: desconocen los Laudos Alexander, Cleveland; desconocen los Acuerdos Cañas-Jerez, y desconocen su Constitución. La Constitución de Costa Rica dice que la frontera Norte de Costa Rica con el Sur de Nicaragua, la norman los Lau-dos Alexander, y ellos desconocen su Constitu-ción, violan su Constitución. Y para practicar eso, siguen violando la Constitución, están haciendo un ejército, desarrollando un ejército, que la Constitución de Costa Rica dice que no debe tener Ejército.
Yo ya que me empiezo a cansar, Alberto, de tanta jodedera, porque no se le puede decir de otra forma, pienso, ¡ideay! si ellos desconocen los Laudos y los Acuerdo Jerez-Cañas, ¡que nos regresen Nicoya y Guanacaste! Ayer lo dijo el Presidente ¡muy seriamente! Si ellos siguen des-conociendo los Laudos y el Caño de Alexander, el primer caño, pues desconozcamos todo, y que nos regresen Nicoya y Guanacaste. Y se los vamos a pedir ante los Foros Internacionales, ante los Organismos Internacionales, porque no tienen razón de tener Guanacaste y Nicoya, que son nuestros, si ellos desconocen estos Laudos y estos Acuerdos Jerez-Cañas.
Pero te voy a decir, en parte nosotros tenemos culpa... no hemos podido ponernos a la ofensiva. Viene RAMSAR, que yo creo que es momento de analizar el caso de RAMSAR, y salirnos de RAMSAR si estamos ahí metidos, si tenemos algún escrito. Porque es un Organismo que ha tomado partido, no se ha mantenido neutral; y no podemos reconocer un Organismo que está tomando parte en una disputa de dos pueblos, de dos naciones, de dos Gobiernos. Ya está con los dados cargados, es viciado eso.
Eso lo voy a proponer, voy a hablar con el Pre-sidente Daniel hoy en la tarde o mañana, y le voy a decir: Daniel, ¡ideay! veamos esta babosada, nosotros no podemos seguir reconociendo una Ins-titución, y veamos qué ventaja y qué desventaja nos trae con estas posiciones, porque no hemos podido pasar a la defensiva.
Fijate que, y esto es bueno que lo sepa el pueblo... viene RAMSAR aquí, y MARENA no me invita, que conozco la problemática, y se van con RAMSAR a aquella zona, ¡y no le enseñan el caño! Porque MARENA cae en el error, y esta es una autocrítica, cae en el error, frente a RAMSAR, de analizar sólo las cosas científicas y no las políticas, y el caño es político. ¡Y no les enseñan el caño!
La Corte Internacional de Justicia en La Haya dijo: “es un canal natural que de hoy en adelante le vamos a decir Caño,” dice el Juez, con esas palabras claras, meridianas: es un caño. Es el primer caño, que Alexander dice que es la fron-tera, porque el Río San Juan desemboca en varios caños, y si el Río San Juan es de Nicaragua, todos los caños son del Río San Juan, son de Nicaragua, y desde el primer caño es la frontera.
Entonces, RAMSAR con MARENA se van, ¡y no les enseñan el caño! Porque el caño tiene tres fases, tres características... una, que viene de la Laguna propiamente, un caño navegable que podés entrar en la lancha, podés navegar 300, 500 metros. No se lo enseñan a RAMSAR. Hay otro tramo de 300, 500 metros que son suampos, que nosotros lo limpiamos, porque los ticos le habían caído palos, esto, aquello, el otro, entonces lo limpiamos.
Y hay 200 metros a la orilla del Río, que las crecientes han ido sedimentando de limo, un año, otro año... se hicieron tres metros de sedi-mentos, propiamente a la orilla del Río, 200 metros. Ahí sí tuvimos que romper para pegar el caño con el Río, como era en tiempos de Alexander, y que dice que es desde la Laguna Harbour Head, hasta propiamente el Río. Lo dice clarísimo. Pero MARENA no le enseña a RAMSAR el caño.
Ahora los ticos van en dos helicópteros, violando nuestra Soberanía, y aterrizan al lado de Nicara-gua y les enseñan sólo los 200 metros de sedimentos que nosotros abrimos; entonces RAMSAR se va, creyendo que así es todo el caño. Estas cosas hay que decirlas y hablar claro, y creo que el Gobierno está mandando una protesta ante La Haya, una protesta seria, enérgica, como debe de ser, de este caso insólito en la Diplomacia internacional: Que Costa Rica viola la orden de la Corte Internacional de Justicia, porque ahí no podemos llegar, ni costarricenses, ni nicara-güenses, ni autoridades civiles, policiales o militares. Por ese temor y ese celo de no violar este Acuerdo, es que MARENA no se metió al caño a enseñarles lo que es el caño navegable, que antes era un suampo, que ahora es navegable y, los 200 metros que hicimos para pegar al Río.
Creo que tenemos que arrugarle el entrecejo a los ticos. Es cierto que hay que ir al diálogo, pero el origen de todo esto es el narcotráfico, y lo primero que hay que exigirle a los ticos es que nos entregue al narcotraficante nicaragüense, Reyes Obregón, que fue el que originó este pro-blema, que lo entregue porque es nicaragüense, ahí está toda su familia en San Juan de Nicara-gua, para ser juzgado por nosotros los nicara-güenses, porque violó nuestras leyes.

Periodista Alberto Mora
Ellos han tenido una actitud hostil, y Nicaragua por el contrario, en todo momento ha mantenido una actitud cautelosa, responsable. Porque hemos visto hasta espectáculos que tienen que ver con reparto de armas de parte de la Presidenta Chin-chilla, yo la vi ahí entregando fusiles, estre-nando, dice, su primera Patrulla Fronteriza, y que están entrenando gente, es decir, hay una actitud hostil. Mientras por otro lado, Nicaragua siempre ha mantenido su presencia de militares ahí, actuando en contra del narcotráfico. Desde ahí hay diferencias, y ellos son los supuestos “pacifistas”, y nos acusan a nosotros de ser violentos; o sea, la ecuación no cuadra ahí.


Palabras de Edén Pastora
Al respecto, te voy a decir que la capacidad de manejo político de Daniel Ortega, nuestro Pre-sidente, me ha dejado perplejo, ¡jueputa, qué capacidad! Con qué madurez, como un verdadero Estadista se ha manejado. Figúrate que esto, hasta los antidanielistas, antisandinistas, contrarre-volucionarios se lo han reconocido. Daniel... ¡con qué madurez, con qué sensatez, con qué calma ha manejado toda esta problemática!
Ayer, por ejemplo, todo el análisis, toda la de-cisión, con qué calma y serenidad, bajando el diapasón, bajando esta violencia del espíritu nicaragüense, que nos lo están provocando, nos están cacheteando, ¡nos están machucando los callos! por no decir otra cosa. Él la baja, ¡qué capacidad de Daniel! Definitivamente, esto es lo que a muchos les resiente; ellos quisieran que Daniel dijera barbaridades, hiciera barbari-dades... ¡no! Ha sabido manejar, y se ha ganado el respeto del Continente latinoamericano... México, Guatemala, están de acuerdo con la polí-tica de Daniel.
Este caso de Costa Rica, a mí en lo personal, no me causa enojo, ¡hasta ahorita me empiezo a enojar! Pero no me causaba malestar, me causaba sorpresa. Yo decía ¿cómo es posible que estos costarricenses, refiriéndome a esta aristocracia, cometan tantos errores, que llevan a una Presi-denta como doña Laura Chinchilla, a cometer el ridículo ante la Corte Internacional de Justicia? Y ¿cómo es posible que la lleven a cometer este ridículo, de cruzar el caño en territorio nicara-güense? Porque ellos saben que el Caño existe, porque ellos saben que el caño ahora es la frontera, según los Laudos; porque ellos saben que al otro lado es Nicaragua. ¿Cómo es posible, que frente a la radio, la televisión, y los vemos, lleguen a territorio nicaragüense? ¡No me explico! Y sólo hay una explicación, hermano... ¡Oscar Arias y su grupo, que están rodeando a la Chinchilla!
Porque Oscar Arias y su grupo, con todo este Gobierno, están en un serio problema. Después de la captura de Calderón, después de Miguel Ángel Rodríguez; después que Figueres está huyendo en Suiza, porque si llega a Costa Rica lo echan preso; y ahora, si no es este escándalo, Oscar Arias va a la cárcel... ¡el Premio Nobel de la Paz! ¡Qué espantoso sería para los ticos! Y todo por corrupción.

Porque Oscar Arias, con una autopista que hizo de San José a Puntarenas, ¡hizo barbaridades! Con una mina de oro a tajo abierto, violando toda la ecología, y todas las barbaridades, vendiendo influencias, ¡hizo barbaridades Oscar Arias, el Nobel de la Paz! Imaginate el espantoso ridículo en que caen los costarricenses, todos sus ex- Presidentes presos por corrupción, ¡hasta don Oscar Arias!


Entonces ellos están dispuestos a hacer cualquier cosa, para que no se resuelva la problemática con Nicaragua, y se mantenga encendido el pueblo de Costa Rica, y sea una cortina de humo, y no se vea el fondo de las cosas, que es Oscar Arias. Los Arias, aristócratas, oligarcas de Heredia, de Alajuela. Ese es el fondo de las cosas, que el pueblo de Nicaragua tiene que saber.

Por eso los ticos, estos aristócratas, se equivo-caron, primero, creyeron que era un capricho loco de Edén Pastora, y va con Edén, y va con Edén... Cuando se dan cuenta que es una orden de mi Presidente, que es una Política de Estado, enton-ces empiezan con Daniel... que Daniel va, que Daniel viene. Porque ellos parten de una norma equivocada, como siempre el pueblo de Nicaragua ha estado dividido, y ellos se han aprovechado de esta división, y por eso Guanacaste y Nicoya es de ellos, por estos regala-patria, al que Sandino y el Comandante Daniel Ortega ayer se refirió, como “peleles” ¡porque así son! Sandino no se equivocó en calificarles... ¡peleles!


Entonces, como siempre han habido estos peleles, ahora los ticos se equivocaron, siguieron cre-yendo que hay peleles; más no saben que hay menos peleles. Siempre hay peleles, pero ahora hay menos, ¡y no están mandando los peleles! Ahora, este pueblo se nucleó alrededor del Comandante, grandes sectores políticos adversos al Gobierno, en este caso hicieron un solo puño con el Pre-sidente, con el Gobierno, con el Estado, y los ticos se quedaron asustados. Pero vamos bien, dirigidos por el Presidente Daniel Ortega, vamos bien, vamos a las pláticas, y ellos saben que en las pláticas... ¡los cachimbeamos!
Periodista Alberto Mora
Comandante, hablando un poco de Daniel Ortega y de Omar Halleslevens, esa Fórmula Presidencial ¿qué le pareció? Hay algunos que comienzan a decir un montón de locuras, y eso que vienen del Ejército. A mí me da risa, porque hay gente que son retirados del Ejército, y tienen cargos de Diputados y todo, ahí no es malo. Además, yo entiendo que el que deja de mandar en el Ejército, deja de mandar, Edén Pastora, ¿o no? ¿Cómo es la cosa?
Palabras de Edén Pastora
Así es, o si no que se lo pregunten a Humberto Ortega. Definitivamente, Humberto, mucho gusto, mis respetos, mi hermano. Un hombre lleno de méritos, porque te voy a decir, Humberto mantuvo una tesis, cuando la guerra, y esto es bueno que lo sepa el pueblo. En la Dirección Nacional, él mantenía una tesis cuando la cuestión se iba poniendo más difícil, cuando yo estaba cuidando la frontera Sur; Humberto decía: perdamos el poder, el Gobierno, ¡ganemos la guerra! Porque al ganar la guerra, el Frente se quedaba con el instrumento de poder: el Ejército.

Y si no hubiera sido, Daniel Ortega en el área política, y Humberto Ortega en el área militar, ¡todos esos del MRS estuvieran muertos, sin casas, presos, exiliados! Muriéndose de hambre estuvieran si no hubiera sido ese binomio. ¡Vámonos al 90 y vas a ver! Uno, mandemos desde abajo, y el otro con los fierros. Entonces nos mantuvimos para que la Contra no nos matara a todos. Ese es el mérito. Ahora es el tiempo de lo cívico, es el momento del Comandante Daniel Ortega; cuando la guerra, era el momento de Humberto.


Periodista Alberto Mora
Inclusive, en la parte económica. El otro día yo escuchaba al Comandante Bayardo Arce, y decía: hombre, si están en contra de todo eso, que entreguen las fincas que les dio la Revolución, y las casas, ¡pero nadie ha entregado nada! Es más, Sergio Ramírez dijo que iba a entregarla a los lisiados, ¿se acuerda? Me pareció una gran grosería. Ahora vive en la casa de los escoltas, oigo decir, y la casa donde vivía la vendió, era bastante grande parece, tiene unos realitos. Pero bueno, ¿cómo ve la Fórmula?
Palabras de Edén Pastora
El binomio es lo mejor que se pudo dar. Cuando yo veo a Omar Halleslevens, veo al representante de todos los Combatientes Históricos, veo al repre-sentante de la vieja guardia sandinista; veo representando a los hombres que tuvimos, en el momento dado, lo que debíamos de haber tenido, los que estábamos ahí. Veo que nos representa a toda esa gente, y le veo continuidad. Antes, con el actual Vicepresidente no veía continuidad, ahora veo la continuidad.
Ahí andan cuatro ex-militares hablando babosadas, de 300 mil que hay, pero La Prensa saca 4... pero hay 300 mil, 200 mil ex-militares que están con-tentos, y ahí ves a todos los productores de Chontales y Boaco, encantados que los represente Omar Halleslevens, un hombre centrado. No hay señalamiento a la persona de Omar Halleslevens, ¡un histórico combatiente! Yo lo vi cuando entró del Norte con la barba, flaco, ni parece el Omar de ahora, hermoso, ¡jacarandoso el jodido! Pero lo vi cuando venía flaco, barbudo, de ver la muerte en las pestañas. Entonces ahora... 4, el come cuero éste, no sé cómo se llama, el otro y el otro...

Periodista Alberto Mora
¿Qué cosa es come cuero?
Palabras de Edén Pastora
Cuando estábamos en el cachimbeo, clandestina-mente, le decíamos a Carlos Brenes, “come cuero”, porque él era zapatero de profesión. Entonces, ahí lo veo, ¡me da pesar, me da no sé que, ver a Carlos Brenes hablando babosadas! Un hombre lleno de méritos, de gloria; como Henry Ruiz, como Tirado López, diciendo ¡barbaridades! Hombres llenos de méritos, llenos de gloria.
Fijate que me dijeron que andan diciendo, que Tirado López dijo, que Somoza respetaba las leyes, ¡qué es esa barbaridad! Entonces ¿para qué jodido vino de México? ¿Por qué dejó México y se vino a pelear aquí, si Somoza respetaba las leyes? Mirá, el odio que esta gente siente, la Biblia dice: el odio ciega a tus adversarios. Los ciega y los pone locos, los pone a decir y a hacer barbaridades.
Por ejemplo, me parece que ayer me preguntaste a cuál de toda esta gente yo respetaba o respeto, y te dije, y lo quiero decir al pueblo de Nicara-gua... ¡a todos ellos los respetaba! y no había reciprocidad, porque a mí no me respetaban. Pero yo a todos ellos los respetaba... a Dora María, al otro, al otro, a sabiendas que ellos no me respetaban, me trataban de una forma irrespe-tuosa.
Pero te voy a decir, hay una persona que le tengo tanto cariño, pero tanto cariño, que me dio lástima verla, en el cuadro que la llevaban... ¡a la Mónica! La Mónica Baltodano, una heroína de este pueblo, una mujer llena de méritos, que la llevara la Policía, la llevaban chineada. Ese cuadro, para mí ¡fue lastimoso! No lo pude asimi-lar, no lo asimilo, porque van a enfrentarse a una Policía, y yo le decía a Violeta Granera...
Periodista Alberto Mora
Pero Mónica Baltodano se fue del MRS ¿verdad? No le gustó la parte de la alianza con el somocismo.
Palabras de Edén Pastora
Se fue del MRS, está luchando ahí, no le gustó, y es una de las cosas por las que la sigo queriendo y respetando a la Mónica, porque guardó diferencia con los otros ¡que no tienen vergüenza! que se van con Quiñónez, que se van con el banquero; que tienen de candidato... oíme, Hugo Torres, ¿cómo es posible que vos apoyés la candidatura de un director de la Contrarrevolución, del MDN, Gadea? ¡Es inconcebible! ¿Ustedes creen que así van a tener partidarios sandinistas? ¡Nunca! ¡Ni un sandinista los va a seguir! Si antes creyeron que con el sombrero naranja, iban a tener partidarios, pierdan la idea de que un sandinista va a creer en ellos, ¡definitivamente!
Y es lo que le decía a la Violeta Granera, un día de estos que estuve en un programa de tele-visión... ¿Cómo es posible que ustedes estén enseñándoles esas escenas al pueblo, a los campe-sinos, a los obreros, a nuestras locatarias de los mercados, al pueblo del Jonathan González, del Barrio El Espanto, Acahualinca, Ciudad San-dino ¿cómo es posible que ustedes crean, que van a engañar a este pueblo, enseñándole esas es-cenas? ¿Cuál es la escena? Una porción de muchachas jóvenes de la Policía, con una camisa celeste y un pantalón azul, deteniendo a un grupo ¡con las manos! que vienen con piedras, garrotes, a provocar un enfrentamiento, y la Policía dete-niéndolos.
A tal grado que está ahí la Comandante General de la Policía, Aminta Granera, tratándolos con amor, mandándoles a quitar las esposas, a sobarlos, a calmarlos... ¡con las manos! Sin balas de goma, sin granadas lacrimógenas, sin chorros de agua, sin cachiporras, ¡sin nada! ¿A quién van a engañar y le van a hacer creer que eso es represión? Lo que Aminta, con la Policía, con la Institución, por más que quieran desacreditarla, lo que está procurando es evitar un derramamiento de sangre, un enfrentamiento, porque ellos venían con una furia...
Periodista Alberto Mora
No hubieran pasado, Edén Pastora. Aunque la Policía los hubiera dejado, ¿usted cree que hubieran avanzado?
Palabras de Edén Pastora
No avanzan una pulgada, pero hubieran salido garroteados, muertos...
Periodista Alberto Mora
No, pues, yo digo una cosa, que no hubieran llegado. Si la Policía se hubiese quitado, ¿vos creés que llegaban? Yo creo que no.

Palabras de Edén Pastora
Pero se hubiera violentado la cosa, y es lo que ellos querían.
Periodista Alberto Mora
Y es lo que Aminta Granera trataba de evitar, con una gran responsabilidad.
Palabras de Edén Pastora
Y es lo que los cuerpos de Inteligencia de la Policía habían detectado, que esta gente iba con garrotes, con piedras, con herramientas para provocar la violencia, que es lo que ellos querían, para decir que los sandinistas somos violentos. ¿A qué campesino, a qué obrero, van a engañar con esta política?
Yo le decía a la Violeta Granera: están equivo-cados, Violeta, vos estás metida... la Consti-tución, la Constitución... no, ¡es el pueblo! Son 39 Proyectos Revolucionarios, son nuestros campe-sinos; que te interesen los barrios, que te interesen las locatarias, los obreros, que te interesen los pobres de Nicaragua. La Consti-tución, la Constitución... ¡no engañás con ese cuento de la Constitución! porque este pueblo sabe que la Constitución me da derecho, a Edén, y a seis millones de nicaragüenses, a votar por el que nosotros querramos.
Y si yo quiero votar por Juan Bonifacio “traga sopa”, ¡vos no me lo podés impedir! Y si quiero votar por Daniel Ortega, ¡vos no me lo podés impedir! ¡ni a mí ni a este pueblo! Por más dema-gogia, más mentiras, más calumnias que digás.

¿Y sabés qué es lo que más les arrecha a esta gente? ¡Que Daniel no les contesta, no los toma en cuenta! Se ponen... cuando Daniel no los toma en cuenta, ¡nunca se ha referido a ellos! ¡jamás! Entonces eso les arde el remolín del termostato a los pobres jodidos, ¡la arrechura de que no se refiere a ellos!


Pero este pueblo es inteligente, este pueblo de obreros y campesinos, no es pendejo; este pueblo conoce de historia, conoce de política. Ellos dicen, como les decía ayer el Comandante, que no debemos hablar de historia... si el pueblo no conoce su historia, vuelve a cometer los mismos errores. Y los de aquí también repiten lo que dice el gringo.


Periodista Alberto Mora
Es como decía el Comandante y recordaba a Sandino, que para que puedan actuar aquí, nece-sitan peleles. Ese señor Callahan, a mí me divir-tió ayer; la verdad es que nunca me había diver-tido tanto... ¡botó la gorra! Ayer hasta el Presidente se refirió a él: ¡estoy harto! Pero este hombre fue de los soldados duros en Hon-duras, con Negroponte.
Palabras de Edén Pastora
Sí; fue uno de los Jefes de la Contra, de los que manejaban la Contra, junto con Negroponte. Defi-nitivamente Callahan es un hombre de los duros, y tan duro, que reaccionó violentamente cuando el periodista le tocó la llaga de los civiles muertos en Libia, ¡que es una barbaridad! Le toca lo de los civiles muertos... ¡ahí explotó el Callahan, definitivamente!
Periodista Alberto Mora
Hablando en buen nicaragüense, ¿cuántas alzas tendrá Callahan? Es que cuando ven un revólver o una pistola, dicen: ¿cuántas alzas tiene? Es un hombre que tiene responsabilidades grandes en Centroamérica, acerca de lo que están haciendo.
Pero hablando un poco sobre las pretensiones de esta gente, de descalificar la candidatura de Daniel Ortega; sobre la arrechura también porque no llenan un bus. Porque ese es el problema, Comandante Pastora, que nadie los sigue, yo veo las mismas caras siempre, los señores estos, y unas cuantas señoras, ¡yo no sé!
Palabras de Edén Pastora
Le dije a la Violeta Granera: Violeta, si mal no me equivoco, antes del domingo, tres semanas anteriores, ustedes habían hecho una marcha, habían llegado al Consejo Supremo Electoral, 15 días ó 3 semanas antes, hicieron su marcha. Y cuando el Frente hace su marcha, de verdad masiva, porque aquello era un mar de jóvenes, el único viejo era yo... Ustedes, le digo, 15 días antes habían hecho una marcha, ahora quieren hacer otra ¡y la hicieron! Cuando el Frente hace su marcha, ustedes lo llaman contramarcha, porque ustedes marchaban, ¡Ideay, sólo ustedes quieren marchar! Si nosotros marchamos, es contramarcha. ¿Vas a engañar al pueblo? ¡No engañás al pueblo!
Y quiero dejar patente aquí, ante los nicara-güenses, que no me explico cómo personas tan inteligentes, como la Violeta y otros, porque te voy a decir, yo veo, entre ellos, que han demostrado no haber sido brutos, hasta ahora están cometiendo esa brutalidad... ¿Cómo es posible que cuando nosotros hacemos una marcha, es contramarcha? El pueblo no te lo cree, ¡jamás! No te engañés, que este pueblo no es de imbéci-les. Este pueblo es uno de los pueblos más politizados, estamos haciendo una Revolución, ¡y empezamos la Revolución desde el 79! Este pueblo tiene conciencia revolucionaria, sandinista. No lo vas a engañar tontamente, no subestimés al campesino.
El campesino tiene la inteligencia, y la sabi-duría que le da el roce diario con la naturaleza. No vas a engañar a un campesino. No subestimés al obrero, a la locataria, a los pobres. No subes-timés a los pobres de Nicaragua. Y ellos, con su posición de aristócratas, como los ticos, arro-gantes, soberbios, prepotentes... la Constitución va, la Constitución viene. Y este pueblo sabe que Nicaragua tuvo en el 87, la Constitución más consultada por un pueblo; la Constitución más democrática, la que se hizo en el 87. Nunca habíamos tenido una Constitución como esa.
Y cuando Sergio Ramírez, el gurú del MRS, y Antonio Lacayo, querían ser Presidentes, refor-maron la Constitución y le quitaron un artículo donde el Presidente se podría reelegir; para que doña Violeta, que tenía un gran prestigio en ese momento, no se volviera a reelegir, para lanzar ellos su candidatura, como realmente la lanzaron, como realmente demostraron que querían ser Presidentes.

Periodista Alberto Mora
Y Ramírez, como estaba peleado con Antonio Lacayo, también le dijo: los parientes tampoco.
Palabras de Edén Pastora
Y los que alguna vez fueron costarricenses, tampoco. Rosa Marina Zelaya de Samper, tiró apuntado, y se voló a Montealegre; se voló a Éden Pastora; se voló a Haroldo Montealegre; y se voló a Antonio Lacayo. Las Leyes tenían nombre propio. Y ese fue el MRS. Eran leyes hechas a la medida.
Periodista Alberto Mora
Sergio Ramírez creía que lo iban a elegir, y tuvo más votos Frank Duarte. ¡Mi hermano Frank Duarte tuvo más votos!

Palabras de Edén Pastora
Esas son las barbaridades de las Constituciones nuestras.
Periodista Alberto Mora
Es más, tuvieron que hacer un Diputado inventado para no perder la personería jurídica.
Palabras de Edén Pastora
Es un milagro doña Rosa Marina Zelaya de Sampers. La asesora de ella era, y ganaba 2 mil dólares mensuales, Dora María Téllez. Y el esposo de doña Marina Zelaya de Sampers, era militante del MRS, Sampers; y aquel, recibió la orden de Sergio Ramírez Mercado de influir en doña Rosa Marina Zelaya de Sampers, para que inhibiera a Edén Pastora, y le cortaron la cabeza.

Periodista Alberto Mora
Y es que nunca lo quiso a usted, ese Sergio Ramírez, ¡qué traido con usted! Le ha dicho loco, le ha dicho de todo... en aquel ¡Adiós muchachos! para limpiarse un poco.
Palabras de Edén pastora
Me citó 27 veces, para atacarme 27 veces...
Periodista Alberto Mora
Pero lo trata de loco para arriba...

Palabras de Edén Pastora
Y de mentiroso, de payaso, de soberbio, ¡de todo...!
Periodista Alberto Mora
¿Y qué le hizo usted a ese hombre, que lo quiere tanto?
Palabras de Edén Pastora
Mi protagonismo, mi carisma, esta forma de ser...
Periodista Alberto Mora
Pastora ¿dicen que él era muy humilde cuando fue Vicepresidente?
Palabras de Edén Pastora
Eso es lo que la gente cree. Los que lo conocemos y tuvimos batiendo el marol, sabemos la arro-gancia, la prepotencia, el radicalismo de él... ¡pero el que no lo conoce! ¡Era terrible! Ahora se rasga las vestiduras, y él no hizo nada; y realmente, él y Henry Ruiz, fueron los que nos echaron a perder ese Proceso, con ese radicalismo y esas babosadas.
Periodista Alberto Mora
¡Todos eran radicales! ¿verdad? Pero una pre-gunta, Edén Pastora... usted no estaba mal en la Revolución, ¿verdad? Usted estaba bien, al igual que los otros comandantitos.
Palabras de Edén Pastora
Yo estaba muy bien.
Periodista Alberto Mora
Pero Edén Pastora entró en contradicciones y dijo no me gusta esto, ya me jalo, ¡y se jaló! ¿Cuántos se fueron con Edén? Bueno, se fue José Valdivia, después regresó. Pero lo que quiero decir es que... los otros, ¡ni por joder! como decimos en buen nicaragüense, ¡qué se iban a jalar! Hasta después, en el 90, es que se dieron una gran convertida. Nadie se detuvo a decir, esto está mal, yo soy demócrata... ¡porque ahí íbamos para la Revolución Bolchevique! ¿sí o no? Para eso íbamos.
Palabras de Edén Pastora
Es que dicen que ahora pelearon contra la reelec-ción de Somoza. No, no... pelearon contra el sistema explotador del hombre por el hombre; pelearon contra una dictadura, una tiranía, una sucesión dinástica; todos peleamos por eso. Ahora dicen que pelearon contra la reelección de Somoza, todos ellos.

Y yo le pregunto a Henry Ruiz... ¿vos no peleaste contra la explotación del hombre por el hombre? ¿No peleaste vos, y lo aprendiste en la Patricio Lumumba, para implementar el Materialismo His-tórico, el Materialismo Dialéctico, las Condi-ciones Objetivas, Subjetivas, la Correlación de Fuerzas, la Plusvalía, el Proletariado, y que no sé qué... todos esos gallitos que manejaban, ¡porque de Marxismo no sabían nada! Eran marxistas porque nacieron en Marzo, pero ¡de Marxismo...! Mi hermanito, ¡es que yo los oí, yo los vi, yo los conozco bien!


Periodista Alberto Mora
¡Pero todos estos eran duros! Fíjese que hay una escritora que censuraba los muñecos del Sistema Sandinista de Televisión, es demócrata. Llamaba al control master para censurar los muñecos... no, decía, es que esos muñecos son contrarrevolu-cionarios. Y ahora es escritora, famosa, y además “demócrata”. Eran tan rudos que hasta sacaban los muñecos del aire, ¡era impresionante! Pero es que eran marxistas... ¡esa era la onda! Estaba de moda el Marxismo, la Revolución, el Che Guevara y todo aquello.
Palabras de Edén Pastora
Estaba de moda; era seña de cultura, de supera-ción, de esto y lo otro. Y como yo era sandi-nista, no asimilaba toda esa cosa, yo no tenía nivel político-ideológico.
Periodista Alberto Mora
Por eso es que Sergio Ramírez cree que usted era loco y payaso, porque no era como él, Marxista. ¡Ah...! Es que por eso no lo entendía yo, es que don Sergio era Marxista... ¡esa era la onda!
Palabras de Edén Pastora
¡El que más! Mirá, para interpretar El Capital, de Marx, tenés que ser Economista ¡muy buen Economista! y meterte bibliotecas del tamaño de este cuarto, en la cabeza... ¡para interpretar El Capital! Y cualquier hijo de vecino de ellos, creía que ya era Marxista... ¿y sabés lo que eran también? Sobaco sabio. Andaban El Capital debajo del brazo, y no lo tocaban, el sobaco era el sabio.
Cuando me oyen, me han de terminar odiando... si me han odiado todo el tiempo, porque yo no manejaba el Materialismo Histórico, ¡definiti-

vamente! Porque el Sandinismo es la práctica, la esencia del Marxismo. El Sandinismo te enseña no saltar etapas; actuar conforme las condiciones sociales, políticas y económicas de cada pueblo, ¡que es distinto! Ese es el Marxismo... aplicar las Leyes de la Sociedad, según las condiciones en cada país y en cada pueblo.


Ellos no entendieron eso, y corrieron a saltar etapas; y yo les decía: si quieren ser Comunistas mañana, tienen que pasar siendo Sandinistas hoy. Entonces decían que yo no tenía nivel político ideológico... ¿te acordás Dora María Téllez? ¿Sabés lo que hice? Me fui a la ferretería y me compré un nivel muy grande, me lo llevé al escri-torio, y ahora sí, ¡tengo un nivel!


Periodista Alberto Mora
Pero mire, Comandante Pastora, pero ahora la burguesía los acepta, ¿o no? ¿Cómo es la cosa? Ahora se codean con lo rancio, aunque sean nobles arruinados, que son empleados de los Pellas, y qué se yo. Pero ahora se sienten, digamos, como a nivel ¿no? hablando de nivel... Don Sergio, un hombre que viene de Masatepe, ahora ya se codea con los Chamorro, con los Montealegritos y todo eso ¿o no? Yo le pregunto a usted, ¿cómo los ve?
Palabras de Edén Pastora
Los Chamorro nunca invitan a sus bautizos, a sus casamientos, a Sergio Ramírez Mercado. En polí-tica se reúnen con él; pero en su vida social, ¡no te aceptan a ninguno de ellos! No son de ellos. A sus cenas, sus cumpleaños, a sus casa-mientos, no invitan a ninguno de ellos, ¡no son de ellos! En otras palabras te digo: los mastican pero no se los tragan, ¡definitivamente!
Periodista Alberto Mora
Van a seguir siendo negritos, ex pobres y todo eso.
Palabras de Edén Pastora
¿Y no viste a Eduardo Montealegre que dice?: ¡Los aceptamos, los perdonamos, porque se arrepin-tieron! Los mastican pero no se los tragan. Y yo les pregunto... Tirado, Henry, todos ustedes, ¿se han arrepentido? ¡Claro que están arrepentidos!
Fijate que yo no entendía cómo esta gente está hablando y actuando de esa forma, y andando con todos ellos... ¡no me lo explicaba! Hasta que un campesino de esos que te digo, inteligentes, sabios, con esa sabiduría que le da el roce diario de la naturaleza, un campesino me dijo: Comandante, ¿usted no entiende por qué ellos le dieron vuelta al cajón? ¿Y sabés qué me dijo el campesino? Porque antes no tenían nada, y ahora tienen todo... ya no son revolucionarios. Desde entonces entiendo, son casatenientes, son hacen-dados todos ellos.
Periodista Alberto Mora
Tienen sus realitos, entonces. Yo me sorprendí cuando vi donde vivía don Víctor Hugo Tinoco, en una casa en Residencial Planetario, lo vi ahí; estaba en una casa de un amigo, ¿y esa casa? Se la dio la Revolución.... ¡una casa hermosa, hermosa!

Palabras de Edén Pastora
Y tienen 2, 3 casas, tienen 2 y 3 apartamentos, y los alquilan, y son casatenientes, y tienen fincas de café, de ganadería.
Periodista Alberto Mora
¿En serio? Entonces, quiere decir que los riqui-tos los ven como ladroncitos. Los deben acusar así... ¡piñateros! Qué cosa más mala onda ¡qué mala onda, Pastora!
Palabras de Edén Pastora
Fijate que la Mónica está haciendo esfuerzos, por no meterse dentro de ese grupo y está queriendo guardar distancia; pero de repente la vemos con todos ellos, la carga la policía, y se la llevan y todo, ¡qué dolor en el alma me dio ver a la Mónica! ¡Definitivamente es lastimoso el papel!
Periodista Alberto Mora
Le agradezco Comandante Cero, por haber conver-sado con nosotros, siempre es un placer recibirlo.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje