Página principal

Ensayo: ¿existe resistencia por parte de los docentes al fortalecimiento de sus competencias educativas?


Descargar 42.54 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño42.54 Kb.
ENSAYO:

¿existe resistencia por parte de los docentes al fortalecimiento de sus competencias educativas?

JUAN PABLO RAMÍREZ MAZUERA

Trabajo escrito presentado


En el modulo de:
EPISTEMOLOGÍA Y PEDAGOGÍA

Al docente:


Dr. JOSÉ OLMEDO ORTEGA HURTADO

UNIVERSIDAD SANTIAGO DE CALI


ESPECIALIZACIÓN EN DOCENCIA PARA LA EDUCACIÓN SUPERIOR
SANTIAGO DE CALI


OCTUBRE DE 2005

¿existe resistencia por parte de los docentes al fortalecimiento de sus competencias educativas?

La educación cambiará si lo hace el profesorado”


Las cosas no sólo son interesantes porque sí, sino porque nos afectan de algún modo en la vida cotidiana. Esto es necesario tenerlo en cuenta para saber estimular en los estudiantes el interés por aprender”

(Manuel Toharia).

La condición primera para ser docente es la vocación. En nuestra experiencia diaria como docentes y en diversos momentos de nuestra vida nos estamos preguntando si la elección que hicimos fue la correcta, pues nuestra labor como docentes implica necesariamente una responsabilidad social, que de repente todas las profesiones la tienen, sin embargo, sobre un docente recae con más fuerza: tenemos la misión de formar.

"…es una tarea del sistema escolar, de la familia, de las iglesias, los partidos políticos, los sindicatos, los gremios, las asociaciones, los medios de comunicación...". (profesor Hernando Gómez Buendía, en el libro "Educación, Agenda para el Siglo XXI").

Frente a esa responsabilidad social se plantean lineamientos o reglas que podrían traducirse en algo de lo que actualmente se está hablando mucho y son LAS COMPETENCIAS, y cada profesional las mira desde su perspectiva, porque aunque el término refiera a las habilidades para hacer y ser en un contexto, cada uno desarrolla sus habilidades acorde al espacio en el que se desenvuelve y la labor que realiza.

La palabra ¨competencia ¨ procede del latín competere, ¨aspirar, ¨ir al encuentro de¨ (competir en un evento). Raíz de la que también deriva el verbo ¨competer¨, ¨incumbir¨, ¨pertenecer¨, ¨estar investido/a de autoridad para ciertos asuntos¨, y el adjetivo ¨compete¨, aplicado, especialmente, a ¨quien se desenvuelve con eficacia en un determinado dominio de la actividad humana¨. Según Maria Moliner, compete se aplica a ¨quien tiene aptitud legal o autoridad para resolver cierto asunto¨ (ej.: el juez competente) y, también, a quien ¨conoce que se expresa o a la que se refiere el nombre afectado por competente¨ (ej.: un / a profesor/ a de Lengua competente). La competencia se relaciona, pues, con aptitud, capacidad, disposición. Una persona apta, o capaz, es ¨útil, en general, para determinado trabajo, servicio o función nos faltó la cita



¿Cuáles son entonces las competencias con las que debe contar un docente? Para ello nos remitimos a José Tejada, en su texto “El formador ante las NTIC: nuevos roles y competencias profesionales” quien nos dice:

Las competencias necesarias para una persona que se dedique a la docencia deben contemplar cuatro dimensiones principales:



1.Conocimiento de la materia que imparte, incluyendo el uso específico de las TIC en su campo de conocimiento , y un sólido conocimiento de la cultura actual (competencia cultural).

2.Competencias pedagógicas: habilidades didácticas (incluyendo la didáctica digital), Psicológicos y sociales (resolver conflictos, dinamizar grupos, tratar la diversidad...), técnicas de investigación – acción y trabajo docente en equipo (superando el tradicional aislamiento, propiciado por la misma organización de las escuelas y la distribución del tiempo y del espacio).

3.Habilidades instrumentales y conocimiento de nuevos lenguajes: tecnologías de la información y la comunicación (TIC), lenguaje audiovisual e hipertextual...

4.Características personales: ... el profesor debe tener entusiasmo ( creer en lo que hace, vivirlo, de manera que transmita el entusiasmo y la pasión de aprender a los estudiantes), optimismo pedagógico ( ante las posibilidades de mejoras de los estudiantes), liderazgo (que nazca de su actuación abriendo horizontes a los estudiantes y representado la voluntad del grupo, de su dedicación y trato, de su ejemplo y valores... ). Debe dar afecto(no por lo que hacen , sino por lo que son) lo cual reforzará el impulso de los estudiantes para demostrar su capacidad”.

De repente lo anterior resulte obvio. En la practica cotidiana, la rutina, la carga académica, las actividades y las necesidades personales desplazan el espacio para la reflexión sobre si lo que estamos haciendo lo estamos haciendo bien, y esto podría parecer contradictorio con lo que dije al principio, de que diariamente nos cuestionamos sobre nuestra decisión de ser docentes, sin embargo, ¿cuándo nos cuestionamos lo hacemos como una oportunidad de revisarnos desde diferentes perspectivas? O, ¿para justificar nuestras fallas, lamentarnos, quejarnos o culpar a los demás de nuestros obstáculos o pocas oportunidades ?.

Este texto busca plantear una mirada personal a la experiencia de ser docente ante sus competencias de una manera más íntima y quizá, más arriesgada, porque pretende confrontar mas no juzgar o estigmatizar a nadie, pues los docentes, sobretodo, debemos ser críticos constantes de nosotros mismos, de nuestro trabajo, de la efectividad de lo que hacemos, y así darle trascendencia y relevancia a nuestro trabajo, a la vez que nos alejamos del oficio rutinario de transmitir conocimientos y nos ubicamos como mediadores entre los estudiantes y la cultura, como facilitadores de los procesos formativos, como actores sociales. Esto le da sentido y razón de ser a nuestra vida profesional.

Para orientar esta búsqueda se hace necesario plantear algunos factores, pueden ser más o menos, que considero inciden en ese estado de resistencia (actitud del que se resiste a hacer algo; causa que se opone a la acción de una fuerza) que a veces presentamos los docentes frente al fortalecimiento de nuestras competencias:

  • Nuestra formación académica

  • La costumbre en nuestro desempeño como docentes

  • La exigencia de una institución

  • La negación al cambio

  • El ejercicio del poder

  • Los años de experiencia

  • Nuestra decisión de ser maestros

Nuestra formación académica

Nuestra formación académica es resultado de un proceso que va desde nuestro paso por el colegio en sus diversas etapas, hasta el paso por la universidad y que continua como un recorrido de formación constante que nos recuerda que siempre seremos estudiantes, eso significa que estamos en constante exigencia vs resistencia frente a lo que estamos conociendo, explorando y descubriendo.

Nuestra formación es perneada por múltiples situaciones, vivencias, discursos y estilos que aprendemos, que olvidamos, que imitamos pero, que en cualquier caso son huellas que marcan nuestra manera de interactuar con EL OTRO, aquel que es diferente, que es reflejo; aquel OTRO que somos nosotros mismos al ser capaces de reconocer, desde nuestra postura como docente, que seguimos siendo estudiantes y, por eso no debemos invalidar las diferentes manifestaciones que éstos tienen cuando entran relación con nosotros en ese “espacio” que compartimos.

Sin duda alguna, la formación que hemos recibido es la base sobre las que se han cimentado las experiencias del aprendizaje y la enseñaza; es a raíz del reconocimiento de esos estados que podemos generarnos pregunta como: ¿qué clase de formación he recibido?, ¿cuál es mi programa de estudios y, cómo la institución de la que soy “hijo” me posibilita el desarrollo de mis competencias?, ¿cómo me preparó para ser un profesional idóneo en el área en la que me formo continuamente?.

Sin embargo, una formación académica no puede desligarse de la academia, es decir, no debe limitarse sólo a una cuestión de actitud, es también una exigencia teórica, conceptual y practica. A raíz de ello surge la necesidad de hablar cómo en Colombia el papel del docente se ha ido transformando a partir de unas exigencias culturales y sociales. Con el ánimo de abrir un poco el espectro citamos al rector de la Universidad Pedagógica Nacional, Oscar Armando Ibarra (Revista Magisterio N.16) quien ante la pregunta: Recientemente ha sido cuestionada la formación de los educadores que actualmente están en el ejercicio profesional. ¿Hasta que punto es justificada esta postura y cuáles serían las medidas pertinentes para solventar las posibles respuestas?

La situación actual está muy afectada por lo que sucedió en la formación de maestros en la década del 90: fue desastrosa en cuanto a que el escalafón que teníamos convocaba la profesionalización ponderando los títulos por encima de la formación a profundidad del educador con referencia a su responsabilidad profesional. Los maestros se volcaron al mercado a demandar títulos y la oferta que encontró fue de muy baja calidad en términos generales. En el estudio que hicimos en el año 97 sobre cuántos programas se ofrecían para formar maestros, había un total de 1800 programas. Entre ellos se encontraban programas muy serios que exigían hasta cinco años de formación, pero también había programas sumamente débiles que con solo demostrar experiencia y con un seminario de 15 días, entregaba un título. De ahí que muchos de los que hoy están presentes en el ejercicio tengan hondos vacíos en la formación”.



Una formación académica es la carta de presentación ante nuestros estudiantes y no precisamente en términos de un título, sino en la capacidad de interactuar con ellos a partir de ese conocimiento, de la apertura a nuevas realidades, a la capacidad de orientarlos para que alcancen una meta, y fundamentalmente al derecho de exigirles calidad en su trabajo.

La costumbre en nuestro desempeño como docentes

Al remitirnos al concepto de la palabra costumbre encontramos que ésta es entendida como un conjunto de reglas sociales que definen el comportamiento de las personas en una sociedad.

Cuando hablamos de costumbres en el rol de docentes, estamos haciendo referencia a aquellos comportamientos que se vuelven repetitivos en nuestro diario que hacer, y deja de ser un patrón cultural la costumbre, para convertirse en una serie de situaciones en cadena, en círculo, que manifiestan o son sinónimo de estancamiento.

En esa situación de costumbre que creamos existen múltiples vivencias, de las cuales citamos algunas: Iniciar la clase imponiendo al salón orden a través de una voz fuerte y autoritaria donde el tablero y una “cara seria” son las herramientas de poder y conocimiento frente a los estudiantes; evaluar siempre con los mismos criterios y con la misma herramienta; Desarrollar las clases conservando el mismo lugar; La queja y las frases “célebres”: “todos los estudiantes son iguales,… los estudiantes no cambian, los estudiantes no quieren estudiar, no quieren hacer nada”, etc.

En este aspecto son varios los elementos que intervienen, y los podemos asociar directamente con nuestras características personales, competencias pedagógicas y habilidades instrumentales porque la rutina, la cotidianeidad, la repetición, el estigmatizar o caracterizar a un grupo de estudiantes es más fácil, de alguna manera y para muchas personas, ser siempre igual porque hacemos parte de una tradición, porque en algún momento funcionó, porque creemos que todavía resulta o gozamos con la ley del menor esfuerzo ( elemento que más criticamos en nuestros estudiantes).

La pregunta que podríamos generar en este momento es ¿a caso son las acciones o los sentimientos los que se nos vuelven costumbre? ¿a qué tenemos miedo al cambio o a que nos cambien?

La exigencia de una institución

Las reglas de juego están dadas por aquellos que lideran diversos procesos en pro del bienestar de una comunidad. En el campo educativo es el MEN (Ministerio de Educación Nacional) quien traza los lineamientos y estándares de calidad. Lo anterior supone que toda institución educativa debe estar al día con las exigencias que el Estado imparte, no obstante, el desconocimiento de una realidad concreta en la que se encuentra inmersa una institución, los modelos pedagógicos de la misma y el proyecto educativo (P.E.I) hacen que esas exigencias en vez de convertirse en una oportunidad, se conviertan en una carga, en una carrera acelerada por posicionarse en un nivel, pero,¿ qué pasa con los recursos humanos? Están los docentes preparados para responder a ciertas reglas que se establecen, en ocasiones en forma arbitraria, que al final desconocen la individualidad y prima la masa, porque es claro que a nivel educativo no podemos siempre medirnos bajo los mismos parámetros, porque las realidades de quienes acompañamos son producto de procesos, de realidades concretas que en muchas ocasiones, desplazan a la escuela como único espacio de formación.

La negación al cambio

La voz es nuestro instrumento de trabajo, también todo nuestro cuerpo y toda nuestra memoria, que cada tanto se revuelca y saca un recuerdo, y sale a flote nuestra identidad y todas las razones para ser lo que somos ahora, un cúmulo de azar acaso?, la suma de elecciones nuestras o del tiempo?, afortunados en medio de las tragedias cotidianas. El riesgo al convertir todo esto en un trabajo, algo tan personal e íntimo como la entrega de la palabra, la mirada, la sonrisa, es que a lo mejor todo se convierte en automático e irreflexivo, claro, es natural hablar, caminar, mirar, más en realidad se trata de milagros que incluso otros piden.

En una institución educativa hay muchas voces y sonidos que son comunicación, bulla, eco o voces al vacío, qué significan y en qué se convierten las voces y sonidos de nuestros estudiantes? Sabemos escuchar los gritos y los murmullos? Entendemos que esas voces son llamados al cambio? Qué lo que para nosotros es una manera de acercamiento y herramienta pedagógica, para nuestros estudiantes es instrumento de reclamo?

Cuando hablamos de cambio no queremos invadir la privacidad de nadie y mucho menos, pensarlo como una necesidad de borrar e inventar cosas nuevas, sino de pensar que algunas maneras que se tienen de acercar al estudiante a lo que nosotros creemos que él debe conocer, no responde a sus necesidades, expectativas, búsquedas y entonces, nos estamos negando la oportunidad de acceder a otros mundos posibles y entorpeciendo, en algunos casos, el desarrollo de quienes están a nuestro cargo.

Sin duda, cabe también aclarar que el estar al día con los cambios, en este caso de orden instrumental y tecnológico, no implica dejar de seguir conservando aquellos elementos que nos constituyen como una cultura de la palabra y el afecto, pues recordemos que joyas como la voz son como esa flauta del encantador de serpientes, y nosotros somos él, quien la interpreta, y estamos en riesgo permanente de perder el contacto de la “mirada”, la conexión con el otro, lo que finalmente nos garantiza la comunicación, el puente. De manera que se hace un pacto secreto que se manifiesta en un estar, ahora.

Lo anterior podría parecer una idealización de la comunicación como fin y no como medio, sin embargo, se hace preciso que pensemos que lugar ocupa ésta en nuestro rol diario, puesto que el cambio no se da sólo en términos de medios, sino de códigos, elemento fundamental para que exista la comunicación. Una competencia instrumental, cultural y pedagógica van necesariamente de la mano de una competencia comunicativa, unas habilidades personales y sociales, se trata pues de la capacidad para entablar diálogos generacionales.

Qué pasa entonces con los docentes que se han formado y fortalecido en un área específica del conocimiento? En este caso los docentes en el área de informática son los más competentes? O los son los docentes de lenguaje, que se supone tienen una clara postura y significado de éste en la vida de los seres humanos? O cómo medimos nuestras habilidades personales si el conocimiento se fundamenta en la teoría, la memoria y el estatus que da un título? Qué supone pues la palabra cambio, transformación, renovación y urgencia por no ser obsoleto, pasado de moda o jurásico?

En la mayoría de los textos que leemos actualmente sobre educación se nos habla de mil requisitos que debemos cumplir para ser buenos maestros, para ser competentes, pero de repente poco nos detenemos para saber en que nivel nos encontramos, en qué de todo lo que nos dicen, estamos marcando una equis de falta y más allá de lo concreto y medible, posibilite una manera certera para seguir creciendo, para seguir formándonos, para aceptar las limitaciones sin temor al fracaso o a golpear nuestro ego.

El ejercicio del poder

Partimos del acercamiento que hace Fabio Jurado Valencia a la acepción de poder:

El poder es una especie de transacción, porque está en unos y está en otros, dependiendo de las relaciones entre los sujetos; no está fijo…El poder se configura entonces sólo a partir de una determinada relación entre los sujetos sociales”



Podemos así afirmar que el docente es una figura de poder ante sus estudiantes y la institución que representa. Lo es porque encarna “conocimiento” y se vale de diversas estrategias para acercar a quienes están a su cargo.

Bajo esta investidura el docente cumple diferentes roles: como mediador, socializador, facilitador. Por tanto, el poder constituye la posibilidad de hacerse paso en la vida de otra persona, porque el poder atrae, pero también atemoriza; es a la vez un vínculo que se establece y crea confianza o al contrario, desconfianza.

Lo que se quiere plantear aquí, es que el ejercicio del poder supone unas competencias claras sobre el valor y la existencia del otro, que constantemente nos cuestiona y es nuestro referente de confrontación. La dificultad se plantea entonces, porque pocas veces se está en disposición de aceptar que ese otro nos cuestione o desafíe; tal es el caso de los docentes que se sienten atacados cuando un estudiante va más allá de lo que él como facilitador u orientador le está brindando, por tanto, la mejor manera de defenderse es haciendo uso de instrumentos como la cohesión, el castigo, la nota o la imposición.

¿Supone el poder una actitud de negligencia por parte del docente?,¿utilizamos el poder para crear, acercar, imponer o concertar?,¿ qué situaciones nos demuestran a nosotros que estamos ejerciendo poder?,¿ la representación que tenemos del poder la hemos heredado o la hemos construido?¿ nuestros modelos de poder son sólo producto de nuestra formación profesional o son representaciones que tenemos desde nuestra familia?.

Los años de experiencia

Quizá una de las preguntas que más nos inquietan en nuestro trabajo, es saber qué sucede después de varias años de desempeñarnos en un mismo cargo, en una misma institución?, ¿tiene o no repercusión nuestro acompañamiento a través del tiempo?, ¿qué sucede después, cuando los estudiantes se van a vivir su vida fuera de la institución ?.

Fuera de la alegría, la buena acogida, los momentos de espanto y desazón, y las conjuraciones a lo que es la educación,¿ qué sucede?, ¿qué se mueve en nuestro interior ?,¿ Acaso nuestro rol de docentes se enmarca sólo en un contexto institucional y se desarrolla en un espacio físico limitado? ¿En qué nos convertimos cuando nos encontramos a estudiantes o ex – alumnos en una biblioteca o cualquier lugar?, o cuando nos encontramos en alguna calle de nuestro barrio?, en qué nos convertimos después de muchos años de experiencia?.

Cada uno de nosotros tendrá respuestas diferentes, pero, serán a caso esas respuestas una posibilidad de encuentro entre lo que un día soñamos ser como MAESTROS y hoy, después de x tiempo, estamos siendo? A caso, ese balance de resultados, es realmente una balanza de equilibrio o pesan más las frustraciones, pesan más las experiencias, o es el desequilibrio un factor de impedimento para seguir siendo competentes en nuestra profesión?

Nuestra decisión de ser maestros

En nuestra labor como docentes somos responsables no sólo de la interacción con el conocimiento, los estudiantes, los padres y toda la comunidad educativa, sino también de la formación de una sociedad inmersa en una cultura.

Bajo esta responsabilidad intervienen muchos factores que pueden hacer muy compleja esta labor y aunque se sabe que es necesario acercar a los actores de la cultura a su realidad, también hay que protegerlos de los daños que a veces como mediadores o socializadores de estos acercamientos podemos propiciar.  Es difícil salvaguardar a nuestros estudiantes de posibles daños, fracturas o heridas que lo pueden marcar, muchos de ellos terminan como en la canción de pinocho en el viejo hospital de los muñecos u otros nunca más los volvemos a ver, y, en últimas, al presentarse esta situación la única manera para sentirse tranquilo es pensando en la posibilidad de que la misión que cumplimos haya sido la más certera en la construcción de su vida.

Los docentes somos los encargados de moldear, lo que supone transmitir la confianza necesaria,  permitiendo que tanto padres como hijos puedan sentir que nuestro trabajo tiene un valor significativo en su vida. En muchos casos, este voto de confianza puede ser un riesgo o incluso hasta un dilema para el docente, quien a veces puede pensar que tan conveniente sea responsabilizarse de la vida de otro, pero frente a esta preocupación viene a nuestras mentes una aparente contradicción bastante cierta, la única manera para comenzar a incentivar una relación responsable con nuestro entorno, es brindándonos la oportunidad de ser docentes.

Finalmente, podemos decir que el tema no se agota aquí, pues sólo en la vivencia diaria de ser maestros podemos descubrir que otros factores están interviniendo en ese proceso de formación constante que trae consigo la responsabilidad de ser agentes socializadores, mediadores y facilitadores, que un día cualquiera por elección propia o azar del destino tomó la decisión de estar ahí, en el ahora de un OTRO que se convierte en el eje de su ser, de su hacer y de su sentir: el estudiante.

Somos más o menos competentes cuando nos comparamos? O tal vez, la pregunta sería si estamos preparados para confrontarnos con nuestro juez más fuerte, nosotros mismos.

Para mejorar:

Nota: sólo utilizamos 5 citas; hubo algunos errores de coma, concordancia en número, conjugación de pronombres.

Para complementar: mayor número de ejemplos, situaciones y relación de procesos: de la escuela a la universidad, un poco más de historia(teoría).

Plantear la noción de fuerza en continuación de la resistencia en comparación con las habilidades sociales, personales competencias entendidas como fuerza

BIBLIOGRAFÍA

GÓMEZ, Hernando. “Educación, Agenda para el siglo XXI”.

ORTEGA, José Olmedo. “Poder y Práctica Pedagógica” Colección Seminarium. Magisterio, 2005.

TEJADA, José. “El Formador ante las NTIC: Nuevos Roles y Competencias profesionales”. Comunicación y Pedagogía N.153, p.56-60

TORRADO P.,M. “Educar para el desarrollo de las competencias: una propuesta para reflexionar”, en Competencias y desarrollo pedagógico, de Daniel Bogoya, et.al. Santafé de Bogotá: Universidad Nacional de Colombia (2000).



ZAMBRANO, Armando. “Didáctica, Pedagogía y Saber” Colección Seminarium. Magisterio, 2005.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje