Página principal

En una cruda noche de invierno de 1928, un joven pintor sinaloense salió de su departamento en el Greenwich Village de Nueva York y fue en busca del ómnibus que lo llevaría al centro de la ciudad. Tenía apenas veinte años


Descargar 9.01 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño9.01 Kb.
JOSE LIMÓN

 

En una cruda noche de invierno de 1928, un joven pintor sinaloense salió de su departamento en el Greenwich Village de Nueva York y fue en busca del ómnibus que lo llevaría al centro de la ciudad. Tenía apenas veinte años, pero se encontraba abatido. Su vida en la Babel de Hierro, codeándose con otros jóvenes y prometedores artistas, que se consideraban genios incomprendidos, lo había alentado al principio. Pero gradualmente empezó a comprender que ninguno de ellos decía o hacia nada original.




Por ese tiempo el renombre de la escuela francesa de la pintura corría de boca en boca y guiaba los trozos de sus pinceles, sus amigos pintaban al estilo de Picasso o Braque.

Cuando el arte de Greco se vio muy a su pesar imitando al gran maestro español. Esto llenó de desaliento y escepticismo. Esa noche memorable asistió a una función de danza moderna. Se sentó en la galería, y observó tenso y emocionado la actuación de Harold Kreutzberg, comprendió, de inmediato, que esa era su vocación.


El joven era José Limón, llamado por la crítica como el mejor bailarín de nuestra era y uno de los más destacados coreógrafos en el campo de la danza moderna.



Limón nació en el pueblo El Barrio, del municipio de Culiacán, el 12 de enero de 1908. Su padre músico, tocaba clarinete y dirigía la banda municipal de la capital de Sinaloa.



La Revolución contra Victoriano Huerta hizo que la familia de José Limón se expatriara, radicándose en Tucson, Arizona. Después se fueron a Nueva York, en 1915.



Corrieron los años y vino la congregación definitiva, José Limón fue considerado como el mejor bailarín del mundo, recorrió el mundo entero, aclamado por todos los públicos. En Paris, formando parte por la compañía de Danza de Ruth Page. De Chicago, obtuvo su primer triunfo internacional, en lo que se llamó, en título general, Les Vallets Americains, imponiendo su arte espectacular.



Según Limón la tradicional Danza europea no ofrecía un medio adecuado para describir el vigor, el impulso y el dinamismo de los Estados Unidos, porque se había derivado de espectáculos cortesanos de otra época y de otra época y de otro continente, y era propiedad solo para fantasías de príncipes, hechiceros y damiselas en desgracia.



La originalidad de su estilo ha surgido de una serie de varias influencias. Nacido en México, lleva la influencia de tres grandes culturas: la española, la azteca y la americana, y de esa rica herencia se deriva un porte elegante y su actitud sencilla y humana ante el arte y la vida.



Apareciendo así, José Limón dijo:



Habiendo nacido en un país y luego habiendo sido educado otro, comprende uno la total inutilidad del nacionalismo agresivo. Yo pertenezco a ambos me pertenecen a mí.

 

En 1958 bajo el patrocinio de la embajada de los Estados Unidos, José Limón se presentó con su compañía de Danza Moderna en el Teatro De las Bellas Artes de la ciudad de México, recorrió triunfalmente la América Latina.




José Limón se casó con Pauline Lauwrence, conocida como una de las más notables diseñadoras de trajes para danza. Ambos recorrieron los países de América, como embajadores de buena voluntad.



Sinaloa está en deuda con José Limón, aclamado por la crítica como el mejor bailarín de nuestra era, y uno de los más destacados coreógrafos en el campo de la danza moderna. Nunca ha negado su origen humilde. En todas las grandes capitales del mundo, ha dicho con sencillez:

 

Nací en el Barrio, Municipio de Culiacán, en el Estado de Sinaloa. Soy mexicano.


www.elcolegiodesinaloa.gob.mx


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje