Página principal

En la Primera parte de este Paper se han tratado los siguientes temas


Descargar 1.56 Mb.
Página4/30
Fecha de conversión09.07.2016
Tamaño1.56 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30

El mareo de la perdiz (no comment)

“Estamos trabajando muy estrechamente con Alemania, Francia y otros países de la UE (...) y la Comisión está preparada para proponer un instrumento europeo del estilo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que sería apoyado por los Estados de la UE. Pero la ayuda proveniente de este fondo se vincularía a condiciones estrictas”, ha asegurado este fin de semana el liberal finlandés Olli Rehn, a través de un artículo firmado este lunes 8 de marzo en el rotativo alemán Financial Times Deutschland”... Bruselas confirma que trabaja en la creación de un Fondo Monetario Europeo (El Economista - 8/3/10)

“El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, rechaza categóricamente la propuesta de creación de Fondo Monetario Europeo que expondrán próximamente Francia y Alemania a sus socios comunitarios”... El economista jefe del BCE rechaza la creación de un Fondo Monetario Europeo (Expansión - 8/3/10)

“Un movimiento para prohibir el uso de seguros contra cesaciones de pagos (CDS, por sus siglas en inglés), uno de los instrumentos predilectos de los inversionistas para especular contra la deuda de empresas y gobiernos, cobra nuevos bríos en Europa”... Europa quiere bajar el calibre de un arma financiera clave: los CDS (The Wall Street Journal - 10/3/10)

“Alemania y Francia lanzaron una propuesta el jueves que hace un llamado para que el corretaje europeo de seguros contra cesación de pagos, o CDS, sea llevado a cabo en bolsas transparentes y que se impongan períodos mínimos de tenencia de estos valores”... Líderes de la Unión Europea proponen regulación para los CDS (The Wall Street Journal - 11/3/10)

“El secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner, ha advertido a la Comisión Europea de que su proyecto de regulación de los fondos de alto riesgo y la industria de capitales privados puede provocar un enfrentamiento con Washington.

Una carta enviada este mes por Geithner al comisario europeo del Mercado Interior, el francés Michel Barnier, deja claro, según informa hoy el Financial Times, que la Unión Europea se expone a un choque con Washington si aprueba lo que los Gobiernos británico y norteamericano consideran una ley proteccionista.

El proyecto de directiva que estudia Bruselas y que provoca las iras de Washington y de Londres impondría mayores restricciones a los llamados fondos “hedge”, a la industria de capitales privados (private equity) y otros fondos alternativos, insuficiente regulados ahora.

Esa directiva ha provocado la alarma en la City de Londres, donde se interpreta como un intento poco disimulado de Francia y Alemania tendente a minar el dominio británico de la industria financiera. Si los diplomáticos europeos llegan hoy a un acuerdo al respecto en Bruselas, la directiva les será presentada a los ministros de Finanzas, que la tratarán en su reunión del martes próximo”… EE UU advierte a Europa que el plan para la regulación de fondos puede enfrentarlos (Cinco Días - 11/3/10)

“La Comisión Europea ha explicado hoy que su propuesta de regulación de los fondos de inversión alternativos, incluidos los “hedge funds” (fondos de inversión libre) “responde directamente” a las decisiones del G-20, y ha pedido respeto para su tramitación legislativa dentro de la UE.

Un portavoz de la CE respondió así a la carta enviada por el secretario del Tesoro de EEUU, Tim Geithner, en la que éste advierte de que el proyecto de la Comisión para regular los fondos alternativos (entre ellos, los “hedge funds” y los fondos de capital-inversión o capital-riesgo) puede provocar un enfrentamiento con Washington.

EEUU teme que la futura legislación europea exija a los inversores europeos dirigir su capital sólo a fondos registrados en Europa que estén sujetos a los nuevos requisitos de la UE en materia de transparencia y control”… Sobre la queja del Secretario del Tesoro - La CE responde a EE UU: La propuesta europea de controlar los hedge funds emana del G20 (Cinco Días - 11/3/10)

“Los creíbles esfuerzos del Gobierno de Grecia para sanear sus finanzas han descartado hasta ahora la necesidad de un rescate por parte de la Unión Europea, dijo el viernes la ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde”... La ministra de Finanzas de Francia no cree que Grecia necesite un rescate (The Wall Street Journal - 12/3/10)

“El ministro de Finanzas germano dice que si un país no controla sus finanzas no puede tener derecho a voto sobre las decisiones de otros miembros de la Unión y pide, en casos extremos, la expulsión del Eurogrupo si no cumple con sus compromisos”... Alemania es partidaria de limitar el voto de los países que no controlen sus finanzas (Negocios.es - 12/3/10)

“Gordon Brown y Nicolas Sarkozy han concluido su reunión de hoy en Londres sin llegar a acuerdos sobre los próximos pasos en la reforma de la regulación financiera internacional. (...) En una rueda de prensa posterior al encuentro, el primer ministro británico y el presidente francés han reconocido sus diferencias sobre la directiva europea para regular los hedge funds y las firmas de capital riesgo. Tampoco hay acercamiento sobre la creación de un fondo monetario europeo, que Sarkozy apoya y Brown rechaza. Y han salido a flote diferencias sobre la fórmula de implantación de una tasa global a los bancos”... Londres y París chocan por la regulación financiera (Expansión - 12/3/10)

“Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo) acudirán al rescate de Grecia el próximo lunes. El Eurogrupo está dispuesto a avalar la deuda pública griega para reducir los costes de emisión que soporta el Gobierno de Papandreu”... La zona euro avalará la deuda griega si se dispara su coste (Cinco Días - 13/3/10)

“El ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble, afirma que su iniciativa para la creación de un Fondo Monetario Europeo (FME) tiene justificación, ya que “necesitamos reglas más severas. El Pacto de Estabilidad no es suficiente”... Alemania: “Necesitamos reglas más severas” en la Eurozona (El Economista - 15/3/10)

“Los grupos de capital privado que operan desde la City buscan bloquear el intento regulador de ese sector y de los llamados fondos “hedge” (fondos de alto riesgo) por parte de la Comisión Europea (CE).

Los grupos de capital privado que operan desde la City buscan bloquear el intento regulador de ese sector y de los llamados fondos “hedge” (fondos de alto riesgo) por parte de la Comisión Europea (CE)”… Grupos de capital británicos se oponen a la regulación de los “hedge funds” en la UE (Intereconomia.es - 15/3/10)

“Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro analizaron ayer qué medidas podrían adoptar en apoyo a los países con problemas de desequilibrios presupuestarios, sobre todo, Grecia.

El Eurogrupo descartó la posibilidad de conceder avales, por lo que se especula que la solución consista en conceder préstamos a esos países. El presidente del Ecofin, Jean Claude Juncker, solo adelantó que “todos los Estados van a participar” y dejó la adopción definitiva de ese mecanismo en manos de los Jefes de Estado o de Gobierno de la Unión”... El eurogrupo decide que no se garantizarán préstamos para sanear la deuda de Grecia (Expansión - 16/3/10)

“El Gobierno español, que este semestre ejerce la presidencia semestral de la UE, ha anunciado este martes que queda aplazada la aprobación de una directiva que encorsete a los instrumentos alternativos de inversión como los hedge funds. Las presiones del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, para influir en la redacción de la futura directiva europea sobre gestores de fondos de inversión alternativos han surtido efecto.

Elena Salgado, vicepresidenta española y titular de las carteras de Economía y Hacienda, acudió este lunes a Bruselas con la intención de fraguar un acuerdo definitivo que fuera aceptable tanto para Reino Unido como para Francia.

Pero en vísperas de la reunión fue pública y notoria la presión ejercida por el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Tim Geithner, sobre Salgado y sobre el francés Michel Barnier, comisario europeo de Mercado Interior y Servicios Financieros. Y es que el estadounidense se posicionaba a favor de las tesis británicas y advertía a los europeos de que no discriminaran a los hedge funds norteamericanos”… Bruselas aplazada la directiva sobre hedge funds tras las advertencias de EEUU (El Economista - 16/3/10)



¿Puede Europa estar “medio embarazada”? (apoyo a Grecia sin firmar cheques)

Si tuviera que contestar ahora mismo (16/3) la pregunta que encabeza este Apartado: ¿Y a partir de ahora, qué? (de Eurolandia a los Estados Unidos de Europa), seguramente diría que continuamos en “Eurolandia”.

Para tranquilidad de los EEUU y alegría del Reino Unido, la Unión Europea continúa “mareando la perdiz”. Fingiendo que está “medio embarazada”. Diciendo “Diego” donde antes había dicho “digo”. Borrando con el codo lo que escribe con la mano. Acomplejada. Cobarde. Timorata. Indecisa. Miserable. Tacaña. Despreciable. Avara. Vacilante. Indecente. Cómplice. Deshonesta.

La Europa (de los “mercaderes”) que no se anima a enfrentar el “momento de la verdad”. Donde “finanzas sólidas” e “integración” parecen incompatibles. Donde se plantea el gran dilema entre “credibilidad” o “cohesión”. Pura esquizofrenia.

¿De “Zorba” el griego a “sobra” el griego? Como no podemos tener 16 alemanias (16 países con superávit), tenemos que afrontar los desequilibrios. Tal vez, la alternativa sea que Alemania se “españolice” o todos se “argentinicen” (lo más probable, si todo sigue igual). Así, Europa pierde peso económico en el mundo.

Si se decidiera dejar de ser Eurolandia (¡aleluya!), se podría comenzar (de menos a más, digo) aplicando la “regla Volcker”. Limitando el riego que pueden tomar las firmas bursátiles, imponiendo límites a los bancos comerciales para que no puedan operar por cuenta propia en los mercados, ni invertir o promover “hedge funds” o fondos de capital riesgo. Un pequeño golpe en la mesa…

Supervisar los “hedge funds” más de cerca, y los que gestionan más de 100 millones de euros deberán registrarse en un organismo centralizado europeo de control y revelar sus datos financieros para limitar el riesgo sistémico y para proteger a los inversores. Finalmente, por qué no, limitar la paga de los ejecutivos, dando más poder a las juntas de accionistas. Como para ir moviendo ficha…

Una vez cogida carrerilla, quedará por resolver el gran asunto europeo: que para tener una moneda única hay que tener un tesoro común. Crear una unión fiscal europea. Entonces, recién, se podría hablar de Unión Europea. Difícil, pero real…

- Conclusión (o anhelo) preliminar: Más Europa

La razón de que haya crecido mi escepticismo sobre las perspectivas a largo plazo para la eurozona no es el aspecto económico inherente de la unión monetaria. Es que dudo de que exista la voluntad política para hacer lo que es necesario.

Ahora que pueden estarse dibujando en la pizarra de la Historia, esto que parece ser el fin de los días de vino y rosas, más que la crisis en sí, me preocupan los síntomas de descomposición que se advierten por todas partes. Una “ciclogénesis explosiva”.

Señores, el problema no es Grecia (que también), tampoco el euro (que también), el problema es que éste capitalismo (librecambista, financiero, fugaz y falaz), tal como lo padecemos, está muerto. Lo único que se puede aguardar (y desear) es que, si es cierto que hay vida después de la muerte, surja uno nuevo, mejor, más sostenible, menos abusivo y más social. El antiguo ha muerto por exceso. Es de esperar que nazca uno nuevo, así sea por defecto. Tempus fugit..., el tiempo corre..., el tiempo apremia.

Europa (y por consiguiente Grecia, sin olvidar a los otros PIGS), se ha contagiado el SIDA financiero por andar “durmiendo con el enemigo”. Por débil, por acomplejada, por invertebrada, se ha dejado encandilar por el “espectáculo de la bolsa”. Y ahora, vienen los arrepentimientos. Tarde; no se puede estar “medio embarazada”. A Venus no le es suficiente con la “contabilidad creativa” inventada por Marte, para disimular la crisis (el niño) que lleva en sus entrañas. Hay que asumir la maternidad responsable, reconocer al niño (PIGS & Cía.) y decidirse a ser una buena madre soltera. Está claro, una “madre soltera”. Tal vez, a partir de allí, se pueda criar al hijo (los Estados Unidos de Europa) de mejor manera (autónoma y soberana). Ganar importancia y credibilidad.

No se puede jugar a todas las cartas a la vez. Y mucho menos si el “croupier” es norteamericano o inglés (los chicos de la quiebra). Es posible que así amaine, la “tormenta perfecta” que barre Europa. Y hasta vuelva a brillar el sol… ¿Es mucho pedir (y desear) unos Estados Unidos de Europa a “toda velocidad”? Nada abstracto…



La casa en llamas (¿alguien a cargo?)

Los Fondos de Alto Riesgo (Hedge Funds) se han beneficiado ampliamente de la posible cesación de pagos de Grecia adquiriendo a bajo precio un seguro altamente especulativo: el Credit Default Swaps (CDS).

Wolfgang Munchau, director de la consultora Eurointelligence y editor asociado del Financial Times, señala que estos CDS están en el centro de la especulación contra el euro.

“Hoy los CDS son los instrumentos financieros privilegiados para todos los que están apostando contra los gobiernos europeos y su déficit fiscal, en especial con los llamados “naked CDS”, que permiten adquirir un seguro contra el default de un bono sin ser el poseedor de ese bono”, señala Munchau.

Los CDS crecieron con la desregulación del sector financiero. En 1998 el mercado era de alrededor de un millón de millón de dólares a nivel mundial: 10 años más tarde superaba los 58 millones de millones.

Con la crisis económica y la gigantesca estatización de la deuda privada que ha ocurrido a nivel mundial, el riesgo vinculado a la deuda soberana ha aumentado y, con ello, la posibilidad de negocios de fondos especulativos.

El propio George Soros advirtió el año pasado de cómo algunos hedge funds fueron capaces de sembrar el caos en las acciones de Bear Stearns, Lehman Brothers, Merrill Lynch o Morgan Stanley. Lo que hicieron fue acumular grandes cantidades de CDS, instrumentos diseñados originalmente para que los tenedores de deuda corporativa comprasen una póliza de seguros contra un posible impago. En algún momento, la subida de los CDS provocaría bajadas de rating por parte de Moody's o Standard & Poor's, lo que a la vez hundiría las acciones de estas empresas. La estrategia era simple: comprar los CDS y vender las acciones.

A finales del año pasado se presentó la misma oportunidad en Europa cuando Grecia empezó a tener problemas con su deuda. Los operadores compraron CDS de Grecia o de otros países del grupo de los PIGS (incluyendo España). Al sembrar el pánico en este mercado, podían apostar a la baja contra el euro, que se hundiría en caso de que los grandes países de la zona euro tuvieran que rescatar a los problemáticos. Comprar el CDS de los PIGS y vender el euro.

En la Unión Europea, Grecia es el primero en la línea de fuego, pero España, Portugal, Italia y el Reino Unido ya están sintiendo la presión de los mercados.

Más allá, la onda de la especulación apunta a naciones del este europeo como Ucrania o Letonia y principados del Medio Oriente como Dubái.

La gran ironía es que el Estado, que rescató al sector financiero para evitar un colapso internacional, hoy es su rehén. Es un despropósito que los bancos puedan especular contra los Gobiernos que los rescataron.

Son oportunidades que los traders buscan a diario. El hecho de que muchos de ellos se dieran cuenta y tomaran posiciones al mismo tiempo no fue una conspiración, es que era una oportunidad de ganar dinero a balón parado. Ahora, los reguladores están persiguiendo a los hedge para acusarlos de conductas delictivas en sus operaciones sobre el euro.

El presidente de la FSA británica, Adair Turner, es quien ha dicho lo más sensato sobre esta historia. Ha sugerido que los CDS sólo deberían venderse a las entidades que realmente tengan la deuda del emisor al que aseguran, para que no sean un mero vehículo de trading. “Si eso hubiera ocurrido en Wall Street hace dos años, Bear Stearns y Lehman Brothers podrían estar todavía vivos”, opina Callaway.

A su juicio, los reguladores nunca podrán ir por delante de la innovación financiera, pero pueden hacer un trabajo mejor para dotar de transparencia a los mercados y reducir el oportunismo que se ha demostrado dañino. Pone el ejemplo de las limitaciones a las ventas en corto (posiciones bajistas) aprobadas oportunamente en EEUU. Aunque se las ha criticado por ir en contra del mercado, Callaway cree que no se puede tolerar el beneficio de unos pocos a costa de la salud del sistema, sobre todo si lo que está en juego es tan importante como la zona euro.

“Afortunadamente, si hemos alcanzado el nivel en el que es hora de echar la culpa a los hedge funds y de investigar sus operaciones, ya se han logrado las ganancias y la crisis se acerca a su fin. El debate volverá pronto a la cuestión de limitar los beneficios obscenos, al menos hasta que la próxima crisis -y oportunidad- emerja”, concluye.

Reconducir el sistema financiero para que sea más estable, eficiente y preste un mejor servicio a la sociedad implica actuar en varios frentes: mejorar los requerimientos de capital de los diversos intermediarios financieros; establecer sistemas de seguro financiero aportado por los que generan riesgo; mejorar la transparencia y solidez de los mercados y productos; mejorar la supervisión y el gobierno del sistema financiero y aumentar la educación financiera de hogares, empresas y Gobiernos.

De todos estos grupos de tareas hay uno que va atrasado en la agenda de trabajo: lo referente a los productos y mercados financieros. Algo preocupante porque los fallos de los mercados -de sus productos y participantes- y su transparencia son claves tanto en el origen como en la solución de la crisis.

En las últimas décadas, dominadas por las teorías desreguladoras, se ha permitido la contratación de productos financieros no sólo bajo normas legales -unas más suaves que otras-, sino que a menudo se ha dejado libremente a los agentes crear nuevos productos y negociarlos sin procesos previos de autorización e idoneidad y con escasa información sobre su utilización posterior. Algo impensable en la industria alimentaria, farmacéutica o del automóvil, por ejemplo. Esto debería cambiar cuanto antes.

En el ecosistema selvático de los mercados financieros tenemos un buen ejemplo: los credit default swaps (CDS), un producto que llevó a la quiebra a AIG en 2008 y que forma parte del guión de la “tragedia griega”.

Los CDS no están regulados en la mayoría de los países, si es que lo están en alguno. Esto ha creado problemas muy serios y puede seguir creándolos si no se enderezan las cosas.



Problemas del producto CDS tal y como está planteado en la actualidad

Primero, el CDS es un seguro -cosa que sus defensores negarán pomposamente diciendo que es un swap o permuta de un flujo de pagos- pero, y éste es un gran pero, lo puede contratar incluso quién no tenga el valor que quiere asegurar, algo inaceptable en el mundo de los seguros. En la jerga se denominan CDS naked (en descubierto) y son un producto especulativo que supone la mayor parte de lo negociado. ¿Se imaginan que alguien pudiera contratar un seguro sobre la vida de su vecino poco querido? ¿Y que se organizara un mercado en donde se pudiera comprar y vender la póliza? El juego de incentivos podría ser perverso.

Segundo, el vendedor del CDS vende protección contra el impago o quiebra de un emisor -una empresa o un Estado- y debería contar con las herramientas de cálculo actuarial y control de riesgos necesarias, así como con recursos financieros suficientes para hacer frente a sus obligaciones. Todo ello debería ser adecuadamente supervisado. En el caso de los CDS sobre emisores privados tenemos un ejemplo demoledor: fueron los CDS sobre bonos hipotecarios subprime que AIG vendió los que la llevaron a la quiebra en 2008. El Gobierno de EEUU, para impedir -se dijo- un colapso financiero mundial en cadena, tuvo que hacer frente a pagos por valor de 27.000 millones de dólares a 16 grandes bancos (algunos europeos) que habían comprado CDS a AIG.

En tercer lugar, los CDS sobre deuda pública presentan más problemas aún. Probablemente el riesgo de incumplimiento, por ejemplo de EEUU, haya aumentado a raíz de la crisis. Pero aquellos que negocian los CDS sobre ese hipotético incumplimiento tienen un síndrome de demencia especulativa. Si el impago ocurriera, la situación que se crearía sería caótica. ¿Hay alguna posibilidad de que los poseedores de CDS hicieran frente a los pagos comprometidos en esas circunstancias? Bastante dudoso. Sería como comprar un seguro sobre el Titánic a alguien que viaja en el Titánic.

Cuarto, los CDS se negocian over-the-counter, esto es, de forma bilateral y en mercados no “organizados” lo cual es una fuente importante de riesgos. Cuando Lehman quebró era prácticamente imposible saber quién debía qué a quién. Los supervisores no tenían una idea exacta del tamaño, niveles de actividad y niveles de riesgo que había en el mercado de derivados over-the-counter. Gracias al Banco Internacional de Pagos -que dirige un español, Jaime Caruana- tenemos estimaciones del volumen de CDS que tienen, al menos, los bancos: el valor nocional bruto de CDS al cierre del primer semestre de 2009 era de 36 billones (europeos) de dólares.

Por último, en las circunstancias actuales la posibilidad de que bancos que cuentan con apoyo de dinero público, directa o indirectamente, especulen contra los Gobiernos que los rescataron es sencillamente un despropósito ¿Pueden Citibank o Royal Bank of Scotland asegurarse, en el sentido moral y económico, sobre la quiebra o impago de EE UU o del Reino Unido? ¿Y especular sobre ello?

Propuestas regulatorias de los CDS no faltan. El director de la AMF, la Agencia Reguladora de los Mercados Financieros en Francia, Jean-Pierre Jouyet propuso la suspensión de las transacciones con CDS durante períodos de turbulencia financiera y se espera que la próxima cumbre del G20 trate el tema.

Tiempo de actuar

Obviamente los problemas de Grecia no son culpa sólo de los CDS, pero han jugado su papel, no siempre limpiamente, como se descubrirá y como comprobamos en la quiebra de AIG. Los CDS naked deben prohibirse y punto. Es lícito y necesario que los inversores puedan asegurar sus inversiones mediante el uso de productos ad hoc, pero estos deben cumplir unas normas públicas claras. Los CDS no se usan como productos de seguro sino para especular sobre la evolución del activo subyacente. Pero para eso deberían usarse los futuros y opciones en mercados organizados, más sólidos y transparentes -aunque no perfectos- y que deben desarrollarse más. En la eurozona estos productos sobre las emisiones de los Estados casi desaparecieron tras la llegada del euro, quedando sólo los futuros y opciones sobre bonos alemanes, y siguen siendo casi inexistentes para los emisores privados.

La innovación financiera no se debe impedir, pero debe controlarse. Los CDS, como otros productos derivados o estructurados negociados over-the-counter, son productos apalancados que pueden interactuar con otros produciendo sobrerreacciones al alza o a la baja sobre el precio de los valores reales y generando no pocos riesgos para el sistema. Para mitigar sus efectos negativos y asegurar los positivos, todos ellos deberían pasar un stress test gestionado por los supervisores. Aquellos que lo superaran deberían negociarse en mercados organizados y supervisados, y liquidarse a través de una cámara de contrapartida central. ¿Qué se negocia, cómo se negocia, por quién, cuánto y a qué precio? Todo ello debe ser conocido, al menos por los supervisores.

Se está hablando mucho, por fin, de los CDS a raíz de la crisis. Esperemos que los Gobiernos, reguladores y supervisores, y el sector financiero terminen su largo diálogo y tomen decisiones. Mucho dependerá de la iniciativa privada -si es capaz de ofrecer soluciones-, pero no olvidemos que la responsabilidad final está en el lado público. La primera quiebra de un hedge fund por las hipotecas subprime y los CDS asociados se produjo en febrero de 2007. Ha pasado mucho tiempo y hay iniciativas para atajar los problemas mencionados. Es hora de actuar decididamente sobre los productos y mercados financieros que han fallado. Debemos aliviar los síntomas de la crisis que nos afecta, pero debemos acabar con la enfermedad que los produjo. Sólo intentarlo mejorará la confianza de la que tan necesitados estamos.


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   30


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje