Página principal

Elecciones en estados unidos 2008: posibles repercusiones en mexico


Descargar 29.74 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño29.74 Kb.
JUNTAS MENSUALES DE COPARMEX 26JUN08

COMISION DE ASUNTOS INTERNACIONALES


“ELECCIONES EN ESTADOS UNIDOS 2008:

POSIBLES REPERCUSIONES EN MEXICO”


FEDERICO MUGGENBURG

DIRECTOR DEL CEPOS


MARCO DE REFERENCIA COYUNTURAL
La espectacularidad de las campañas intrapartidistas en los Estados Unidos y lo que vendrá con las convenciones o asambleas nacionales que ratificarán respectivamente, por los republicanos a, John McCain y por los demócratas a, Barack Obama, más la sorpresa que se espera, cuando designen a sus respetivos vicepresidentes y se realice la elección presidencial, han creado una gran expectativa entre muchos mexicanos, sobre todo por la interrogante, de cómo afectará a nuestro inacabado y titubeante proceso de la transición, este gran acontecimiento. En realidad, gane quien gane, para México es lo mismo, dado el talante histórico de las relaciones entre ambos países.

02

MARCO DE REFERENCIA HISTORICO


De sobra es conocida la compleja y difícil relación histórica con nuestros vecinos del norte. Los antecedentes más remotos se ubican en el antagonismo entre el Imperio Español y el Imperio Británico, que se acentuó significativamente con la fractura religiosa ocasionada por Enrique VIII, con la Santa Sede y posteriormente por el poderoso ingrediente calvinista incorporado en la mentalidad de los “padres fundadores” de la Unión Americana, que contrasta brutalmente con la concepción católica de los consumadores de nuestra independencia. No es ocioso recordar que la gran batalla del Concilio de Trento, se significó por la controversia entre el sólido y antagónico binomio: “libertad humana-providencia divina”, frente al “determinismo luterano-calvinista”.
La presencia del primer embajador de la Unión Americana, Joel Roberts Poinsett, se convirtió en el factor que arruinó el proyecto imperial de Agustín de Iturbide y sus fieles seguidores, al convertirse en el agente de la división que sedujo y explotó las ambiciones de unos y otros, contra dicho proyecto. No deja de ser ilustrativo el título que Poinsett puso a sus memorias: “Te odio, México”. El frustrado intento del Imperio Francés para impedir la expansión de “los pioneros” hacia el oeste, tratando de cerrar la brecha de paso, uniendo territorialmente sus colonias desde Québec hasta Louisiana,

03

más la “anexión” de Texas a la Unión Americana, fueron los factores que antecedieron la “apropiación” de Nuevo México, Arizona, Colorado y California, más de la mitad, de lo que había sido el territorio del virreinato de la Nueva España y del Imperio Mexicano en su nacimiento. Tampoco pueden dejar de señalarse las miserables traiciones de Santa Anna, la vergüenza del “Tratado McLane-Ocampo”, ni luego, la miopía de quienes creyeron que trayendo a Maximiliano de Hapsburgo, por acuerdo con Napoleón III, consolidarían la fragilidad institucional del México independiente y frenarían la expansión del poderío expansionista norteamericano.


Pero la fragilidad institucional del México independiente, alcanzó límites inconcebibles. El largo período de las reelecciones de Benito Juárez desesperó a los Lerdo de Tejada. Luego llegó el “pacificador dictatorial”, Porfirio Díaz, que controló al país, con ocho reelecciones, durante casi 33 años auxiliado por los “científicos afrancesados”, que pusieron la economía mexicana y el “peso plata”, a la par, -y a veces más alto- que el dólar norteamericano, a cambio de cero democracia.

Las conversaciones Taft-Díaz, el 15 de octubre de 1909, en El Paso, Texas, se convirtieron en el signo ominoso del fin del “porfiriato” y el anuncio temprano del “priato”, surgido en el inmenso “océano de sangre”, producido por la sucesión de guerras civiles habidas durante quince años -del asesinato de Madero al de Obregón- que produjo un

04

millón de muertos, y al que pomposamente llamaron “revolución mexicana”.


No es posible soslayar la injerencia del embajador norteamericano Henry Lane Wilson, “asesorando” al “chacal” Victoriano Huerta y luego dándole “soporte” para hacerlo permanecer en el poder, más tiempo, que el mismo Madero. La terrible anarquía del proceso revolucionario, incluida la “persecución religiosa callista”, llevó a una nueva injerencia del embajador norteamericano en turno, Dwight Morrow, para aconsejar la “institucionalización del proceso revolucionario”. Así nació el “priato”, que jugó el papel de “esquirol”, frente a los demás países latinoamericanos, incluso frente al castrismo y al sandinismo. Curioso “contraste o paréntesis” se dió durante el gobierno de Ronald Reagan y la embajada de John Gavin, a quien los priistas acusaron de ser el jefe de una supuesta “santa alianza” que abarcaba al PAN, los empresarios, y la Iglesia Católica. La última fase identificable de la acción norteamericana, se produce con la formalización del “Espíritu de Houston” -Carlos Salinas/José Cordoba, con George Bush Sr./Dan Quayle- en noviembre de 1988. De ahí a la renegociación del pago de la deuda y luego al TLC. Vendría con Clinton la proclamación del ALCA, como proyecto, y luego la relación promisoria entre los dos “presidentes rancheros” -George Bush Jr. y Vicente Fox- frustrada por el ataque terrorista a

05

las Torres Gemelas de Nueva York y la respuesta del “New American Century”, con la creación de la “Guerra Preventiva Permanente”, a la que no fue, ni es posible adherirse.


LA REFERENCIA HISTORICA INTERNA DE ESTADOS UNIDOS
Estados Unidos de Norteamérica vivió una cruenta guerra civil, llamada “Guerra de Secesión”. Luego un largo período de paz en el que no supieron más de guerras civiles. Hacia fuera, vino la penosa intromisión en la “Independencia de Cuba” y no tuvieron más intervenciones en guerras internacionales, hasta la Primera Guerra Mundial, que “le paso de noche” al presidente norteamericano, razón por la cual la familia Rockefeller y los más conspicuos miembros del “stablishment”, crearon el “Consejo para los Asuntos del Exterior” (Council on Foreign Relations) con el objeto de “tener siempre allí”, a los “expertos” en cuanta materia internacional se ofreciera.
Luego vino la Segunda Guerra Mundial, en la que los Aliados, (Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos y Rusia) derrotaron a las fuerzas del Eje (Italia, Japón y Alemania). El “reparto del botín de guerra” según los “Acuerdos de Yalta”, en 1945, dieron paso muy pronto, al origen de la “Guerra Fría”, que se desarrolló durante 45 años, hasta las “Conversaciones del Malta”, en 1989, entre George Bush padre y Mijail Gorvachev.

06

En el intermedio, Estados Unidos hizo la “Guerra de Corea”, que les resultó traumática. Luego la amenaza de los misiles soviéticos en Cuba, fue la ocasión para lanzar la “Teoría de la Convergencia” de Zbigniew Brzezinski y luego, la “Guerra de Vietnam”, que fue desastrosa.


Algunas intervenciones menores, como la de la isla Granada, neutralizando lo que podría haber sido el “Triángulo Socialista del Caribe y Centro América”, formado junto con Cuba, Nicaragua.
Luego viene la gran “omisión-entrega” en Africa, durante el período gubernamental de Jimmy Carter: cedieron Irán, Afganistán y gran parte de Africa, en el período del Secretario de Estado, Cyrus Vance.
LAS GUERRAS EXTERNAS CONTEMPORANEAS DE ESTADOS UNIDOS
De ahí damos un salto histórico hasta la “Primera Guerra del Golfo Pérsico”, declarada por la ONU en 1991, a iniciativa de Estados Unidos, para recuperar Kuwait, en lo que fue la “guerra modélica” por la impresionante tecnología militar y estratégica desarrollada por la “primera potencia”, dando así cauce a la proclamación del “mundo unipolar”. (Se pudo ver la guerra, cómodamente sentado en un sillón y esperar la “repetición instantánea” de las acciones más espectaculares).

07

Después, vino la “Guerra del Kosovo”, en 1999, declarada por la OTAN, aunque pidiendo muy pronto el auxilio a los norteamericanos ante la falta de contundencia y definición. Luego la “Guerra en Afganistán”, en 2001, para “castigar” a los autores del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York y al edificio insignia del Pentágono en Washington, persiguiendo sin encontrar, a los “talibanes” y su líder, Ben Laden. Esta fue una guerra sin resultados.


Y finalmente la “Guerra de Irak”, o “Segunda Guerra del Golfo Pérsico”, en 2003, que finalmente ha sido considerada “sin motivos reales, auténticos o verídicos”, “una guerra producto del engaño o manipulación de los servicios de inteligencia americanos”, basada en el pretexto de las supuestas “armas nucleares” de Sadam Hussein, que nunca se encontraron y que más bien pareció un capricho del “New American Century”, para obtener el “control estratégico” del petróleo, el gas y, otros avanzan hasta, considerar el agua.
Haber sufrido por primera vez en su historia, un ataque imprevisto en su territorio, con el “espectacular derribo” de la Torres Gemelas y la “rotura” del edificio del Pentágono, causó un trauma de tal magnitud, que hoy todavía el mundo está siendo afectado, sobre todo, en materia de comunicaciones aéreas y cibernéticas.

08

ALGO SOBRE LAS EXPECTATIVAS ELECTORALES


La actual lucha electoral en Estados Unidos es insólita. Los demócratas, (que pertenecen como partido a la, IS, “Internacional Socialista”, y se expresan a lo largo de la Unión Americana con el pensamiento de la “Renaissance Foundation”) proclamarán a Barak Obama, asesorado principalmente en los aspectos internacionales por Madelaine Albraith, discípula de Brzezinski.
Por su parte los republicanos, (que pertenecen sin gran entusiasmo, a la UDI, “Unión Demócrata Internacional”, y se expresan en todos los campus univesitarios de la Unión Americana por medio de la “Heritage Foundation”), entronizarán a John McCain, asesorado principalmente por el destacado pensador conservador Robert Kagan.
Aquí conviene recordar que, en el “Foro Económico Mundial” de Davos de enero de 2007, hubo un fugaz encuentro entre el entonces precandidato John MacCain y el recién estrenado presidente Felipe Calderón. En dicha reunión, el presidente mexicano dijo: “Latinoamérica está dividiéndose en dos grupos económicos, uno que sigue un pasado fallido de control estatal y otro que busca crecer con inversión extranjera”. Con apenas 60 días de haber iniciado su presidencia, y entre sus decisiones, Calderón dijo en una entrevista: “Muchos países en Latinoamérica han elegido mirar hacia el pasado,

09

y entre sus decisiones más dañinas buscan nacionalizaciones, expropiaciones, control estatal de la economía y autoritarismo. Los mexicanos han decidido mirar hacia el futuro y fortalecer la democracia, los mercados y la inversión”. Agregando además: “Varios países en América Latina están actuando contra la inversión extranjera, pero nosotros pensamos todo el día, todos los días, cómo podemos atraer más inversión a México”.


En cuanto al tema de la inmigración mexicana hacia los Estados Unidos, el senador Jonh McCain dijo en entrevista que: “El liderazgo de Calderón, vuelve más probable la reforma. Estoy muy impresionado con él. Está comprometido a trabajar con los EUA”. Según reseñó el “Nuevo Herald” de Miami, en reportaje de Patrick Carrington y Juan Pablo Spinetto.

En contraste con Barak Obama, que se sepa, aún no existe el más mínimo contacto con el presidente Felipe Calderón. No se conoce que Obama, tenga la menor idea de lo que es y ocurre en el mundo latinoamericano. Además, se anuncia para los próximos días una visita de John McCain a Colombia, para una entrevista con Alvaro Uribe y otra a México, para reunirse con Felipe Calderón.



10

Bien se puede apreciar lo cambiante, voluble, intrigante y difícil que ha sido la relación entre México y Estados Unidos. Ahora en plena recesión económica se puede apreciar cómo, el estancamiento del intercambio comercial del TLC, incluido Canadá, nos tiene sujetos a esas consecuencias.


Por ello, parece oportuno considerar que, llegó la hora y la oportunidad extraordinaria para voltear a la Unión Europea, que está urgida de encontrar en dónde invertir sus excedentes económicos.
De ahí lo acertado de empezar a buscarlos en España. Ahora, más que nunca, se deben promover intensamente los intercambios comerciales con los países de la Unión Europea, cuyos partidos son miembros de la “Internacional Demócrata de Centro”, a la que pertenece el PAN. Destacan entre sus actuales líderes políticos: Angela Merkel, en Alemania; Nicolas Zarkozy, en Francia -presidirá la Unión Europea los próximos seis meses- y Silvio Berlusconi, en Italia. Por esto se puede decir, sin que esto signifique una imprudencia: ¡Esta es la hora de la Unión Europea para México!


+ + +


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje