Página principal

El voto electrónico: el caso vasco


Descargar 163.77 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño163.77 Kb.
  1   2   3   4   5

El voto electrónico: el caso vasco


www.monografias.com

http://www.monografias.com/trabajos32/voto-electronico-caso-vasco/voto-electronico-caso-vasco.shtml

El voto electrónico: el caso vasco 1

I. Introducción 2

II. Democracia, Representación y Sufragio universal, libre, igual, directo y secreto como marco general de estudio 2

III. El voto electrónico 3

a) El voto electrónico: descripción y características. Diferenciación del Voto electrónico y el Voto por Internet 3

b) Origen del voto electrónico. 6

IV. El voto electrónico y su regulación en la ley 15/1998 de 19 de junio 10

a) Exposición y análisis del Art. 2 de la L. 15/1998 de elecciones al Parlamento vasco, que incorpora a la ley 5/90 el Capítulo X. 10

b) El voto electrónico vasco al servicio del Derecho de Sufragio: ventajas e inconvenientes. 19

V. Conclusión 23

VI. Bibliografía 24

VII. Notas 25



Abstract

Decidir es algo imprescindible para el devenir de la historia, para el desarrollo de los poderes públicos, para la concreción de las ideas, sean del tipo y naturaleza que fueren. Los Derechos del hombre, universales y fundamentales, se realizan y concretan también mediante decisiones. Y, en definitiva, detrás de las decisiones en los regímenes democráticos, debe haber votaciones que las legitimen. De todo esto se desprende la enorme importancia de los mecanismos utilizados para poder llevar a efecto todas y cada una de las votaciones.

El Parlamento vasco decidió en 1998 incorporar en su ley electoral de 1990 un Capítulo destinado al voto electrónico. Esta regulación normativa se produce por primera y única vez en el ordenamiento jurídico español. El contexto general en el que se elaboró, tanto desde una perspectiva política, social, económica y cultural, como desde una perspectiva jurídica (Constitución española, Ley Orgánica de Régimen electoral General, etc.) constituyen el primer punto de análisis de este trabajo.

“...la consolidación y el refuerzo de la democracia, o sea, de todas las instituciones que permiten la máxima participación a los órganos a los que se les atribuye el poder de tomar decisiones colectivas en los distintos niveles y el máximo control sobre la correcta ejecución de las decisiones tomadas, son presupuesto indispensable para la transformación de la sociedad...

Norberto Bobbio, Las Ideologías y el poder en crisis.

I. Introducción


Decidir es algo imprescindible para el devenir de la historia, para el desarrollo de los poderes públicos, para la concreción de las ideas, sean del tipo y naturaleza que fueren. Los Derechos del hombre, universales y fundamentales, se realizan y concretan también mediante decisiones. Y, en definitiva, detrás de las decisiones en los regímenes democráticos, debe haber votaciones que las legitimen. De todo esto se desprende la enorme importancia de los mecanismos utilizados para poder llevar a efecto todas y cada una de las votaciones.

El Parlamento vasco decidió en 1998 incorporar en su ley electoral de 1990 un Capítulo destinado al voto electrónico. Esta regulación normativa se produce por primera y única vez en el ordenamiento jurídico español. El contexto general en el que se elaboró, tanto desde una perspectiva política, social, económica y cultural, como desde una perspectiva jurídica (Constitución española, Ley Orgánica de Régimen electoral General, etc.) constituyen el primer punto de análisis de este trabajo.

En segundo lugar, e intentando una mayor concreción del objeto, se ha contemplado el ámbito comparado en materia de voto electrónico y así se analiza experiencias que han tenido lugar dentro y fuera de España. Un panorama experimental, que genera dudas, interrogantes, aciertos y errores, lagunas y demandas, pero que sobre todo requiere mucho estudio y tiempo de maduración.

En tercer lugar se expone el contenido concreto y los problemas que plantea la ley vasca aún hoy sin aplicarse. No sólo el detallado estudio del texto legal, sino el seguimiento pormenorizado de su desarrollo y tramitación parlamentaria, han sido necesarios para sistematizar los problemas fundamentales a que se enfrenta la sociedad, respecto al reto que representa el voto electrónico.

Fruto del análisis anterior, las principales cuestiones a debate en materia de voto electrónico parecen ser: el ejercicio obligatoriamente secreto del voto, por primera vez exigido en la propia ley; la enorme importancia de la “técnica” como protagonista de difícil comprensión en el ejercicio de un derecho fundamental y el estudio de las posibilidades, conveniencia y efectos de la aplicación de este procedimiento.

Finalmente se detallan una serie de ventajas e inconvenientes suscitados en torno al voto ejercido electrónicamente.


II. Democracia, Representación y Sufragio universal, libre, igual, directo y secreto como marco general de estudio


La Constitución española en su artículo 68.1 establece que: “El Congreso se compone de un mínimo de 300 y un máximo de 400 diputados, elegidos por sufragio universal, libre, igual, directo y secreto en los términos que establece la Ley...” (1)

Partiendo de este reconocimiento constitucional, debemos entender y enjuiciar cualquier ejercicio concreto de voto.

Poniendo de relieve dos postulados o principios: “universalidad” e “igualdad” del sufragio, podemos reflejar que el primero es igualdad en el reconocimiento de la titularidad del derecho de sufragio y que el segundo garantiza un valor igual del mismo para todos sus titulares. De este modo comprobamos, que ambas declaraciones son distintas concreciones del principio de igualdad democrática en sentido amplio.

La igualdad democrática debe entenderse como igualdad potencial, por lo que una definición del principio de igualdad del voto se traduce en la demanda de igual eficacia potencial del sufragio de cada elector en orden a la designación de los titulares de los mandatos electivos (2) .

Pero, por otro lado, y volviendo al texto de nuestra Norma Fundamental, el sufragio es también libre y secreto. Libre, puesto que es el pueblo soberano quien lo ejercita, al margen de partidos políticos, instituciones públicas, opinión pública, familia, amigos, etc. y lo ejercita personal y directamente. Y secreto, puesto que es imprescindible para garantizar firmemente la libertad antes referida, para asegurar la limpieza y transparencia de un resultado electoral y para mantener la libertad del ciudadano después del ejercicio de su derecho.

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje