Página principal

El teatro corto en la luíz f. Rebello dramaturgia portuguesa


Descargar 17.25 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño17.25 Kb.

EL TEATRO CORTO EN LA LUÍZ F. REBELLO

DRAMATURGIA PORTUGUESA

No faltan dramaturgos para los que “las obras en un acto único, como fórmula dramatúrgica específica, nacieron con el naturalismo”. Sería olvidar no sólo los dramas satíricos que, en la Grecia antigua, completaban la representación trágica y servían para descomprimir la tensión acumulada por esta, sino también las “soties” y los misterios medievales, los entremeses de Cervantes y los “pasos” de Lope de Rueda, las nueve comedias en un acto de Molière y los refranes de Musset, los “lever-de-rideau” que permitían a los espectadores retardatarios asistir al 1er acto de la obra de fondo – todos ellos anteriores al adviento de la dramaturgia naturalista que, es cierto, confirió al acto único un estatus de particular relevancia.

La reflexión teórica de Strindberg, ilustrada por obras tan significativas como La Señorita Julia, de 1888, sería, con respecto a esto, decisiva. Y no es, seguramente, una casualidad que algunos de los textos fundamentales del teatro de los últimos ciento veinte años, adopten la estructura del acto único, desde la Caballería Rusticana de Verga, los dramas simbolistas de Maeterlinck y las farsas de Courteline y Feydeau hasta la Cabalgada hacia el Mar de Synge, al Hombre con la flor en la boca de Pirandello, al Orfeo de Cocteau, a las obras del mar de O’Neill (en un singular contraste con los 13 actos de El Luto de Electra), y desde estos hasta el Huis-clos de Sartre, a la Lección de Ionesco, al Monta-Cargas de Pinter, para citar apenas algunos especimenes notables. Estructura que, llevada hasta sus últimas consecuencias, culminaría en las obras monologales de Tchekov (Los Maleficios del Tabaco), O’Neill (Después del Desayuno), Cocteau (La Voz Humana) y Beckett (La Última Grabación).

La dramaturgia portuguesa no hace excepción a esta norma. Sin remontar al incipiente “corpus” medieval, distribuido de forma variada por “arremedilhos” y “momos”, loas y entremeses, los autos de Gil Vicente, escritos y representados en la corte entre el año 1502 y el año 1536, obedecen a la estructura monodramática, aunque la respectiva acción pueda cubrir un arco temporal dilatado, como ocurre en el Auto de la India (más de un año) o en el Auto de San Aleixo de su epígono Baltazar Dias (nada menos que veinticuatro años). Sólo en 1528, con la comedia Los Extranjeros, de Sá de Miranda, “remedada de Plauto y Terencio” según lo dijo el propio autor, la división en varios actos aparecerá en el teatro portugués, aunque Vicente, siete años antes, hubiese dividido en tres “escenas” el enredo de su comedia Rubena.

Además, es muy amplio el elenco de las obras en un acto que fueron publicadas y puestas en escena a lo largo de los siglos XVIII y XIX; y es sobre todo a partir de los últimos años de este siglo, por influencia manifiesta de las “tranches de vie” popularizadas por el Teatro-Libre de Antoine, fundado, como se sabe, en el año 1887, que los dramaturgos portugueses bautizaron de “episodios”, calificándolos, según las circunstancias, de “cruel, doloroso, irónico, grotesco, burgués, romanesco”, etc. Será muy singular el autor que, desde entonces hasta estas fechas, no incluya en su bagaje por lo menos una obra en un solo acto. También no faltan aquí ejemplos ilustres, desde el “drama estático” El Marinero, de Fernando Pessoa (1915), de clara progenie simbolista, pero cerca del cual – él mismo lo decía – “la mejor nebulosidad y sutileza de Maeterlinck es grosera y carnal en comparación”, hasta la farsa de Raul Brandão El Loco y la Muerte (1923), que muchos consideran justificadamente como uno de los momentos más altos de toda la dramaturgia portuguesa1.

Si nos restringimos a los últimos sesenta años, es decir, a partir del final de la 2ª Guerra Mundial, es fácil constatar la creciente importancia del teatro corto en el repertorio actual. Ya en el año 1946, aprovechando el ablandamiento (relativo y coyuntural) de la censura, coincidente con la victoria de las fuerzas democráticas sobre el fascismo nazi, la fundación de una escena experimental, el Teatro-Estudio de Salitre, que tuvo en el grupo “Arte Nuevo” su equivalente español, abrió una nueva perspectiva dramatúrgica, en la que las obras en un acto desarrollaron un papel preponderante. Sin encerrarse en un modelo único, tanto desde el punto de vista escénico como ideológico, y remitiendo a influencias y experiencias muy diversas, desde el neorrealismo social hasta el surrealismo y el existencialismo, los autores entonces revelados liberaron la escena portuguesa del paradigma naturalista, hasta entonces predominante.

En el Estudio de Salitre se representaron las primeras obras del romancista Alves Redol (Maria Emilia, 1946), marcadas por la temática social de sus novelas, del poeta David Mourão-Ferreira (Contrabando, 1950), del dramaturgo Rodrigo de Melo (Una Distinta Señora, 1947), además de obras de escritores de la generación anterior (Almada Negreiros, João Pedro de Andrade, Fernando Amado, Branquinho da Fonseca) que, por diferir del padrón estético institucionalizado, nunca habían tenido acceso al escenario. Y fue en el Estudio de Salitre que, en el año 1947, se representó la “fábula expresionista” El Mundo Empezó a las 5 y 47, del autor de este texto, que dos años después escribiría el drama en un acto El Día Siguiente2, cuya representación en el Teatro Nacional estaría prohibida en el año 1952 y que sólo se permitiría en los años sesenta.

En la obra de los principales dramaturgos de la post-guerra, las obras breves marcan una presencia constante y muy significativa. Así, figuran autores como Bernardo Santareno (1920-1980) con Hermana Natividad (1961), Restos y La Confesión (1979), que presentan la pulsión sexual latente en sus primeras obras en el ámbito del convulsivo proceso social desarrollado por la Revolución de Abril de 1974; el poeta Jorge de Sena (1919-1978), con sus farsas Amparo de Madre (1951), La Muerte del Papa y El Imperio del Oriente (1964), en las que la violencia sarcástica toca las fronteras del surrealismo; Romeu Correia (1917-1996), más cercano a una corriente populista que, sin embargo, no desprecia los procesos vanguardistas (Laurinda, 1949; Deporte-Rey, 1968; La Vaga, 1977); Luís Sttau Monteiro (1926-1993), cuyas obras en un acto La Estatua y La Guerra Santa (1967), por su denuncia feroz del régimen salazarista y de sus maleficios, le valieron la cárcel. Pero fue sobre todo con los autores que encarrilaron, en la corriente de Ionesco, Beckett y Pinter, en los caminos de lo que se estipuló denominar “teatro del absurdo”, que la producción de textos de corta dimensión se hizo más intensa. El más fecundo, Jaime Salazar Sampaio (1925), acaba de reunir cincuenta obras en tres volúmenes, la mayoría de ellas de muy breve duración, impregnadas de un acerbo pesimismo (pero no desesperado) sobre la ambigüedad esencial de la condición humana, desde El Pescador al Hilo (1961) hasta el minimalismo de Teatro (2002), pasando por En los Jardines de Alto-Mayor (1962), Cerca del Pozo (1974), El Sobrino (1982), Hermandad (1998)… Otros nombres importantes en esta área son: Prista Monteiro (1922-1994), de todos ellos el más ortodoxo (El Violín, 1968; El Bastón, 1972); Miguel Barbosa (1925), cuyo humor insólito y capacidad de mezclar lo fantástico y lo cotidiano alcanzan en Picnic (1967) el grado más elevado; Augusto Sobral (1933), que en La Consulta (1961) y El Borrador (1962) operó como una especie de fusión entre Tchekov y Ionesco; Vicente Sanches (1936), al que se debe una pequeña obra maestra de humor negro, la farsa trágica La Rabieta del Muerto (1973).

Con muy pocas excepciones, todos estos autores asistieron a la representación de sus obras frenadas por la censura, cuya extinción en 1974 (y esta fue una de las primeras medidas de la Revolución de Abril) terminó abriéndoles, a ellos y a otros más jóvenes, nuevas perspectivas. Nos hemos limitado a la escritura monodramática, y en ello, hay que mencionar los textos reunidos en 1976 por Carlos Coutinho (1943) en el volumen Teatro de Circunstancia, reportadas a la realidad cotidiana de un tiempo y un país entristecidos por el miedo y la miseria, así como los Cinco Caprichos Teatrales (1978) del gran poeta “militante” que fue José Gomes Ferreira (1900-1985), que sarcásticamente desmontan la reacción de la burguesía vencida (aunque transitoriamente apenas) por la Revolución. Una fuerte carga política impregna, además, una buena parte de las obras escritas en los años 70 y 80, como El Héroe que vino de la Guerra (1977) de Virgílio Martinho, Noche Blanca (1979) de António Valarinho, El Sentido de la Epopeya (1986) de Mário de Carvalho, o El Solario (1992) de Fernando Augusto. En otro registro, se mencionan las fantasías sobre temas mitológicos hábilmente tejidas por Norberto Ávila (El Marido Ausente, 1989; Una Nube sobre la Cama, 1991) o, entre los dramaturgos revelados más recientemente, las importantes aportaciones de Regina Guimarães (Don Juan en su Compañía, 2000), J. M. Vieira Mendes (Dos Hombres, 1997, a partir de Kafka), Rui Lopes (Hombre Malo, 2000), Luís Fonseca (El Viento que viene, 2000), Carlos J. Pessoa (La Peajera de Brisa, 2001), Pedro Eiras (Pasaje, 2002) y los treinta pequeños textos agavillados por Abel Neves bajo el título común de Allá las estrellas son nuestra casa (1999), cuya aleatoria conjunción en grupos de siete u ocho, el autor se los aconseja a quien se proponga ponerlos en escena.

Pero aquí se podría discutir si la “obra breve” (o “corta”) no es una subdivisión de la obra en un acto (o monodrama), ya que la duración de una parte sustancial de las obras que fueron citadas no son del todo “breves”, a pesar de que la estructura del acto único les sea común a todas ellas. Y es tan cierto que, puestas en escena, constituyen un espectáculo completo. De cualquier forma, si tomamos la expresión en sentido lato o restricto, lo cierto es que la fórmula puede decirse, sin exagerar, que recurre a toda la trayectoria del teatro portugués y en él ocupa, hoy, un segmento indispensable.


Traducción:

SÍLVIA LOURENÇO LOPES



Universitat de València

1 Publicada en traducción española de Victor Aúz en el volumen “Teatro Portugués Contemporáneo”, Aguilar, Madrid, 1961.

2 Estrenado en Valencia por el Teatro de Cámara “El Paraíso” en 1953 y publicado en la revista “Teatro” en 1955, traducido por Eduardo Sánchez. Sobre el teatro breve de este autor, véase el artículo de Carlos Porto en el nº 17 de “Art Teatral”, 2002.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje