Página principal

El sufrimiento de Dillan


Descargar 14.9 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.9 Kb.
El sufrimiento de Dillan

Dillan está sufriendo mucho hoy, y parece estar algo confundido por utilizar el Dragon Naturally Speaking, un programa que te permite dictarle al ordenador en vez de teclear. Se me hace muy duro oírle jadear y saber que está sufriendo tanto. No sé lo que hacer y él no me puede decir lo que necesita. Es un perro tan maravilloso, y yo intento recitar la oración budista que me enseñó Peg: “Sé libre de sufrimiento y de su causas; relájate; disfruta de la felicidad y de sus frutos” y sólo me entran ganas de llorar. Y eso hago. Anna dice que se levantó en mitad de la noche para darle un Tramadol porque respiraba muy fuerte. Y también le puso una inyección a las 11 de la noche (que normalmente hace efecto hasta las 7 de la mañana o así).

Gracias a todos aquellos que habéis preguntado por él y por su salud. Aún se siente bien (al menos eso me parece a mí) y la gente que puede verle dice que tiene buen aspecto también. Pero hoy parece no poder estarse quieto. Durante un tiempo no podía estar tumbado por más de un minuto, se levantaba y venía hacía mí cada vez que le decía algo al ordenador, como si pensara que intentaba darle alguna orden o decirle algo; pero ahora está sentado junto a mi silla, y está tranquilo. Me alegro de que pueda descansar.

Voy a poner fin a esto ahora. Por alguna razón (ocurre con frecuencia) Jaws no leerá lo que he escrito en Word a no ser que vaya palabra por palabra y, de todas formas, ya os he dicho lo imprescindible. Gracias de nuevo por preguntar por Dillon, sabréis pronto de mí y en un tono más alegre.

Ahora es martes por la noche, Dillon nos estaba esperando junto a la puerta cuando llegamos de cenar en Asti con Zipporah y Gretchen. Le saqué fuera y parecía estar más juguetón y más alerta que a mediodía, cuando escribí la parte anterior de este mensaje y estoy muy contento de que de momento parezca sentirse mejor. Sigo más tarde…

Con cariño, John, Anna y Dillon



Novedades de Dillon

Son las 9.15 de la noche del lunes. Dillon está durmiendo tranquilamente en el salón, bueno en realidad en el suelo duro de madera de pino, la mitad de su cuerpo estaba en el comedor, la otra mitad en el salón, por lo que tenía que moverme con cuidado y despacio para pasar por su lado sin pisarle o tropezar con él.

Hemos decidido no amputarle la pata. Lo hemos pensado y llorado por ello largo y tendido, hemos leído vuestros correos y hemos dejado que vuestras opiniones resuenen en nuestras cabezas, y al final hemos decidido (sin haber respuestas correctas o malas) dejar que la naturaleza siga su curso, y mientras tanto haremos lo que podamos para hacerle sentir bien.

Nos damos cuenta de que le duele mucho; levanta su pata derecha delantera incluso cuando está tumbado y jadea con fuerza. Aún así se está comiendo toda su comida y bebienda toda su agua, y se está comiendo los caprichos que Anna le da a veces (con menos frecuencia lo hago yo), y se está acostumbrando a su medicina. Le encanta salir fuera; se pone a dar saltos cuando sugerimos salir y ahora ha desarrollado un nuevo truco: me guía al interior desde la parte delantera de la casa, y va deprisa a pesar del nimp, empujando con fuerza. Y entonces, en cuanto le quito la correa se dirige hacia la puerta trasera y se queda ahí hasta que le dejo ir. Imagínate.

Es maravilloso que yo pueda pasar tanto tiempo con él. Y es terrible saber tanto y tan poco acerca de lo que pueda pasar en su interior, y también dentro de nosotros.

Malas noticias sobre Dillon

Después de todo, tiene cáncer. Estoy destrozado, y también Anna, que se enteró de la noticia (por mí) poco antes de dejar Seúl (Corea del Sur), donde ha estado por negocios la semana pasada mientras yo volvía de nuestro maravilloso viaje a Cape Cod.

Le llevé a la clínica Snall Animal en Texas A&M porque aquí nadie podía leer rayos X, y de hecho el cáncer no ser veía en los rayos X normales, sólo en un escáner CT, donde aparecen cientos de imágenes.

Tiene un tumor de vaina nerviosa. Hace presión a un nervio de su pierna—de ahí el dolor que tanto le hace cojear de su para derecha delantera. El tumor empieza con fuerza por la zona de la axila, luego pasa por debajo de su omóplato y alrededor de las costillas, hasta llegar a su columna dorsal. Pobre perro.

Nos han dicho que hay dos opciones, una de las cuales consiste en darle medicamentos contra el dolor y así hacer que se sienta lo mejor posible durante el máximo tiempo posible—puede que entre 4 y 6 meses. La otra consiste en amputarle la pata delantera derecha, un retraso que puede alargarle un año o 18 meses su vida, pero que conduce finalmente al mismo resultado.

¿Qué hacemos? Esa es nuestra duda. Tal y como dicen los doctores, no hay respuestas correctas ni incorrectas tampoco.

Si has tenido alguna experiencia con una situación agonizante como esta, házmelo saber. Estamos sufriendo y no sabemos qué hacer, necesitamos un consejo.

Con cariño,

John and Anna and Dillon

JUEVES, 10 DE MAYO DE 2007

De cada vez mejor, pero aún sin salir del hospital

Hola a todos: soy Anna de nuevo. John aún está en la habitación 1179 en el MD Anderson de Houston. Su ordenador aún no está conectado a Internet, a pesar de que se ha abierta una cuenta en el hospital— (problemas del hardware, necesitamos a un experto para que lo solucione). Cuando vuelva a Houston el sábado (desde Austin, de donde vine esta mañana), haremos una llamada al servicio. Puede que se arregle antes de que se marche  ---Que esperamos que sea el lunes o el martes de la semana que viene. Jay Byrd viajó a Houston hoy justo a tiempo de parar en el Nit Noi en Rice Village y comprarles comida tailandesa. Llegué a Austin a tiempo para comer tacos de pollo inflados con Diane en El Chile.

Sinceramente, John se está poniendo mejor ahora. Sin desmayos y sin mareos. Anda y se mueve de aquí para allá con diferencia mejor que ayer y antes de ayer. John me dijo que caminó dos veces por toda la planta del hospital sin problemas. El “tratamiento” ha estado disminuyendo el esteroide Medrol hasta casi nada y ha estado suprimiendo otra droga, la nortriptilina, que a veces provoca mareos. Ambos tardan bastante en hacer efecto en tu sistema, por lo que aún están observando si verdaderamente hacen algo. Los doctores no quieren que se sienta mareado o que se desmaye durante unos segundos después de levantarse o sentarse (con la rápida pérdida de la presión sanguínea—hipotensión postural.

Otras buenas noticias son que los resultados de las muchas muchas pruebas que le han hecho durante las dos últimas semanas han dado todas negativas. No tiene cáncer, ni virus, ni otras infecciones, GVHD, etc. Estará bien en cuanto demuestre más de lo que ha hecho hoy. Y también, John está recuperando el rosa de su cara, sonríe más y está siendo más él mismo—más bromista, etc.

Como os podréis imaginar, esto ha requerido de mucha paciencia. Está claro que el equipo de la clínica que le visita cada día está dotado de personal muy inteligente y de gente muy generosa, a pesar de que estos problemas son complejos y difíciles de aislar. John ha recibido tantos tratamientos y ha sufrido tantos efectos secundarios que todo se juntaba y admiten que no tenían respuesta y que tenían que probarlo todo a la vez. Sin embargo ahora estamos muy alegres de u progreso.

Y ahora, la respuesta a las dos preguntas más cruciales: 1) Sí, aún seguimos esperando un maravilloso nieto en San Francisco y 2) Sí, Dillon está llevando una vida maravillosa—con Cynthia, la susurradora de perros y con su marido, y le atienden un harén de elegantes mujeres de la tienda Cotton Club en River Oaks, donde va a trabajar cada día—para que le acaricien, se tumbe y corretee fuera (en unos preciosos paisajes cerca de Smith y Hawken), etc. Por la noche duerme en la habitación principal a los pies de la cama de Cynthia, en una gran cama para perros y puede jugar en su inmenso patio de los Heights con sus otros 13 perros (la mayoría de los cuales ella rescató).



Con cariño, Anna y John
John (512) 784-7533
Anna (512) 431-6619
annac@interactiondesign.com


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje