Página principal

El rol el medidor familiar


Descargar 31.2 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño31.2 Kb.
EL ROL EL MEDIDOR FAMILIAR



1. AUTOCONTACTO

Que el mediador tenga conocimiento de sí mismo y de sus límites. Que registrando lo que le pasa no lo actúe y preserve el lugar de tercero. Ello implica mantenerse abierto y observar las propias rigideces y prejuicios.

El conocimiento del medidor y sobre sus límites está directamente relacionado con la temática abordar, con su sintonía con las partes, con el conflicto, con su propia situación personal al momento de intervenir.

A mi criterio es un imperativo ético que el mediador revise su mundo de creencias, su postura ética o ideológica, su resonancia interna sobre el tema al que se le convoca como tercero imparcial

Puede ocurrir que exista algún recorte emocional o ideológico propio del mediador. que se ponga en juego en el caso concreto , y que el profesional deba saber que mecanismo implementará para preservar su lugar de tercero.

Por ejemplo un mediador conocido, que tenía una mala disposición con los padres que no valoraban sus obligaciones alimentarias, terminaba sus mediciones confrontando con el alimentante. Luego de una supervisión decidió preparar un pequeño resumen sobre el alcance de los alimentos, muy sencillo en su desarrollo legal, que ponía a disposición de ambas partes para su lectura. Luego, al momento de tomar el tópico ALIMENTOS, el documento se convertía en un criterio objetivo a conversar con las partes, indagando que había entendido, porque el legislador habría pensado de esa forma la ley, quienes se beneficiaban con el aporte alimentario, si el aporte era solo una cuestión patrimonial etc. Este mediador logró establecer herramientas que le daban un amplio margen de maniobra para reflexionar con las partes sin influir



2. CONTACTO CON EL OTRO

Receptividad: el mediador en tanto puede discriminarse, puede ser receptivo sin influir en la parte. Esto surge como contrapartida del planteo anterior ya que si el medidor ha podido hacer un buen autocontacto, y sabe desde que lugar hará su trabajo, tendrá mayores posibilidades de intervenir imparcialmente, pudiendo escuchar y recepcionar a las partes .

Recordemos que la comunicación es un proceso, un conjunto de acciones en la cual están comprometidos mediador partes y terceros, que se relacionan y mutuamente producen modificaciones, producto de sus interacciones. En el contexto de la mediación el proceso consensuado tiene un encuadre comunicacional que se verá impregnado por el resultado mismo de la comunicación puesta en acto, o sea actuada por los involucrados en la mediación

En esta idea de comunicación: se deja de lado la causalidad lineal, se basa en la existencia de feed-backs de acontecimientos sobre acontecimientos ulteriores

Los mensajes circulan en la mesa de mediación, al mismo tiempo o sucesivamente, por diferentes canales; (m. verbales, o no verbales), pueden o no ser congruentes y el mediador estará atento a ello. E l emisor y el receptor siempre se influyen mutuamente (hay un proceso de retroacción en el receptor, que “gatilla” hacia el emisor produciendo también retroacción). Este proceso ocurre dentro de un contexto espacial y temporal (contexto de mediación generado en u clima de cooperación y confianza), pero este proceso comunicativo también está afectado por un contexto histórico.(la historia de las partes, la historia que se cuenta el mediador sobre la historia de las partes y lo que se co-construye en la dinámica de la mediación, que involucra la propia dinámica del Centro de Mediación )

De la interrelación de todos estos elementos se genera en el proceso una nueva historia o narrativa, , e influirá en las relaciones de los comunicantes (emisor –receptor) y por lo tanto modificará el mensaje a cada paso de la mediación

El mediador, como experto en comunicación, intentará desestabilizar las historias posicionales de las partes para que éstas puedan enfocar sus intereses y colocarlos en términos de negociación

Luego, como logra el mediador su mayor receptividad y empatía juega un papel importante en el resultado de la mediación

Límites: El mediador no debe ser invadido por la parte y tampoco propiciar un distanciamiento ineficiente. La distancia óptima es la que le permite operar legitimadamente. Esta distancia será consecuencia de cómo el mediador se pueda instrumentar en su función de servicio a las partes

3. CAPTAR SIN INTERPRETAR

Acopiar información. Actitud no normativa.

En la medida en que los prejuicios personales del mediador, sus significados de diferentes órdenes, surgen con prioridad a lo que las partes tiene para relatar, se obtura comunicacionalmente la narrativa de los protagonistas del conflicto ya que estos no podrán desplegar la puntuación del conflicto, las emociones en juego, las pautas interaccionales prevalentes, en síntesis, “el mundo que las partes traen a la mano “

De otra manera reina la escucha activa, el mediador acopia información, conoce lo que para cada parte constituye su valiosa verdad





Escucha activa

Como l proceso comunicacional de la empatía



  • permiten escuchar al otro.

  • promueven la disposición al cambio.

  • no implican una evaluación negativa al interlocutor.

  • permite expresar los sentimientos y necesidades con firmeza y sin agresividad, de un modo constructivo.

  • permite expresar nuestras necesidades y problemas de un modo constructivo.

4. ACEPTAR LAS DIFERENCIAS

Ver bibliografía “La mediación como parte y como todo ´

Cada parte percibe realidades diferentes, entre sí y con relación a la propia percepción del mediador. Potenciar la creatividad y fomentar procesos reflexivos en las partes, es trabajar desde la diversidad hacia la convergencia.

Parafraseando a Dora Schnitman podemos pensar que si entendemos los sistemas humanos como generadores de significación y práctica, la mediación puede ser considerada como una práctica social que ofrece a las personas o grupos sociales la posibilidad de involucrarse activamente en la construcción y diseño de la solución de sus conflictos (Schnitman 1992). En este proceso las personas pueden explorar cualidades impensadas y al construir sus posibilidades se construyen a si mismas. Expresa la autora citada “En la re-flexión acerca de estas cualidades emergentes es donde se despliegan opciones y elecciones que pueden devenir en nuevas realidades. La puesta en acto convierte las posibilidades en horizontes cuyo recorrido conducirá a nuevos descubrimientos” (Schnitman en McNamee y Gergen 1992)

Parafraseando esta vez a Cechin (1992) podemos pensar la función del mediador en el sistema como la de un curioso y operativamente irreverente. Los mediadores se convierten en actores participantes del relato con las partes en las conversaciones por las que transita la comunicación. . Por ejemplo desbloqueará el estado de estancamiento del sistema a través de preguntas circulares, jugara un juego de roles, actuará como abogado del diablo para generar un critero de realidad , traerá una anécdota como metáfora, etc. Cechin aporta, en el marco de la terapia, ideas que son homologables en la mediación. Así : el esfuerzo del mediador en la detección de las pautas internacionales de las partes y por descubrir lo que “encaja con el comportamiento y no con sus causas o sus porqués es lo que constituye el de ser neutral” ( Cechin en McNamee y Gergen 1992))

5. CURIOSIDAD

Como un estado de interés del mediador en el proceso de reflexión de cada parte, alejándose de sus propios significados y fortaleciendo la multiparcialidad.

Patricia Aréchaga, expresa:

El mediador acompaña a las partes en el proceso de resolución de su conflicto y debe suministrar las condiciones para que sea posible transitar el dispositivo de mediación. Ahora bien, ¿qué significa suministrar las condiciones? La propuesta es construir parte de esa respuesta, para lo cual se impone otro interrogante: ¿cuál es la posición del mediador ante el relato de las partes? Nuestra labor no se ajusta a un papel pasivo, a alguien que presenta o enuncia un encuadre y luego observa, como un espectador, de qué son capaces las partes. No debemos confundirnos. Que las partes sean responsables de la resolución del conflicto no nos exime a nosotros de la responsabilidad de desplegar el dispositivo, de instalarlo, de ofrecerlo, de generarlo. Sabemos que esta responsabilidad no es compartida con las partes, es nuestra tarea, somos nosotros los responsables de instalar este dispositivo. Sólo queremos ahora esbozar una de las condiciones para que este dispositivo sea haga acto: la neutralidad y su correlato con la escucha activa. Es decir, si homologamos a Cecchin cuando alude a que la curiosidad es una postura y la hipotetización una técnica que deviene de aquella, decimos que la neutralidad es una posición y la escucha, como suspensión del juicio propio, es la técnica que se corresponde con aquélla.” (ver Escucha Activa : Patricia Arechaga http://www.mediadoresenred.org.ar/larevista/escuchaactiva.htm)



6. PACIENCIA

Como tolerancia del mediador a los tiempos de las partes

Las partes no llevan un texo escrito en el cerebro, sintácticamente implacable, semánticamente claro

Las pares perciben la realidad de maneras muy subjetiva y conectada a su “mapa de mundo”

Al respecto expresan Gachi Tapia y Francisco Diez :

Como dijimos antes, dentro de este esquema el mediador "en­tra" en el universo del individuo que viene a mediación desde el área exter­na y el campo de las personas. Al entrar en el sistema de formación de per­cepciones, la influencia que la relación con el mediador puede ejercer so­bre la manera de percibir el conflicto que tiene el individuo dependerá de la forma en que esta relación parte-mediador se conjugue con todos los de­más elementos del esquema. Yaquí está la clave. Nosotros intervenimos con el propósito de generar un cambio en la percepción que el individuo tiene del conflicto que ha traído a mediación. Si queremos que esa intervención sea efectiva, esto es que cambie las percepciones del individuo de una manera que se puedan disolver algunos aspectos que bloquean la solución, tenemos que generar movimientos en los campos que conforman la percepción que el individuo tiene del problema. Esto quiere decir que tenemos que "mo­vernos" en los diálogos y generar una narrativa que sea compatible con su propio sistema de formación de percepciones, y que -al mismo tiempo-pueda desestabilizar la historia del conflicto tal como se presentaba original­mente. Y esto sucede en la conversación.”

A medida que conversamos, las intervenciones del mediador van movien­do elementos, dentro de los campos, en cada área, de manera que se cons­truya, en la conversación, una nueva manera de percibir el conflicto.”

Una vez que se produjo un giro en el relato estructurado de Esteban y el clima emocional permitió un cambio de foco (en este momento, Esteban había vuelto mentalmente al tiempo en que el padre de las hijas de Valeria se había suicidado y ella y él cuidaban juntos a esas niñas), pudimos ensayar un reencuadre como un corolario racional del diálogo.”



7. CONOCIMIENTO TEÓRICO

Que permite al mediador ubicarse, generar hipótesis y estrategias de intervención.



D – LA MULTIPARCIALIDAD


Un término cuestionado en doctrina es el de la neutralidad, entendida como un punto de inacción del mediador. También se utiliza el concepto de imparcialidad como la conducta del mediador que no favorece a las partes.. En realidad el control de la imparcialidad esta en las partes que pueden percibir si el mediador toma partido por alguno (Moore 1996:46)


También podemos hablar de de-neutralidad pensando en una estructura dialógica de involucración y a la vez de neutralidad, destinada a facilitar la intervención de las pates en la desconstrucción de la disputa. Abandonar la monológica de esto o aquello para aceptar la doble lógica o dialógica de esto y aquello al mismo tiempo (Marinez Suarez 1996:159)

Desde esta perspectiva se ha pensado en el concepto de “multiparcialidad” que traslada la idea a un plano en el que el medidor intenta estar de acuerdo con todos para generar un proceso de mutua satisfacción, lo cual se logra a través de alianzas operativas entre el mediador y las partes, que le permitan desarrollar un proceso de involucramiento empático, equilibrado de tal manera que ambas se sientan igualmente escuchadas. De esta manera es independiente en su rol y a la vez empático preservando su lugar de terrero, generando una estructura de cooperación y confianza en el proceso.

De la imparcialidad, planteada como no tomar partido por alguna de las partes avanzamos a la “multiparcialidad” donde el mediador establece alianzas, operativas, esto es movimiento de empatía y generamiento de cooperación y confianza, con cada una de las partes, las que se sienten particularmente escuchadas.

El mediador no muestra tomar partido por alguna, sino por ambas, reformulando la postura binaria de las partes, en puntos de convergencia, surgidos de las co-construccion comunicacional del proceso, y las nuevas narrativas posibles. Los espacios que más habilitan estos movimientos del mediador son las audiencias privadas

Esta propuesta exige niveles de interacción que luego no generen ideas en las partes de desbalance de poder por acercamiento al mediador de una de ellas más que a la otra

Desde esta mirada desarrollaremos una síntesis del alcance del rol del mediador



Esta conducta esperada del mediador se remite al siguiente proceso



Este proceso descripto responde a un modelo generalizado de intervención

El eje estético afectivo es el que metacomunica a las partes que se encuentran en un sitio adecuado para desplegar sus problemas. Los indicadores contextuales deben ser los mas claros posibles en la ambientación, la formación del personal administrativo y la empatía del propio mediador

El eje de eficiencia se desarrolla través de la solvencia del mediador en su intervención, la seguridad en que se instala el dispositivo de la mediación y la pertinencia de sus acciones

El eje filosófico se relaciona con el sustento teórico y epistemológico de la mediación que permite la reformulación de los problemas, generando un camins posible desde la divergencia a la convergencia

En esta etapa el mediador juega un rol preponderante como instigador comunicacional del proceso reflexivo de las partes



El eje creativo es interesante ya que requiere del mediador la habilidad necesaria para el traslado de opciones y el cuidado en el manejo de la información que le fue depositada en al marco de la confidencialidad por las partes.

En esta etapa el nivel de relación entre las partes ha sido trabajado con herramientas tales como la legitimación, la connotación positiva y el generamiento cuidadoso de una nueva narrativa alejada de las posiciones originales. Idealmente el campo es propicio pr ahondar en las cuestiones de contenido

El sistema de negociación de Harvard se desarrolla en esta etapa, asistiendo el medidor a las partes en su negociación en pos de una toma de decisiones consensuadas.

La pregunta de replanteo para indagar como se pueden satisfacer los intereses de una parte y a la vez los de la otra, generadora de un ‘torbellino de ideas “será formulada El mediador estimulara con cuidado a las partes ha generar ideas, ya que las mismas desconocen el alcance de esta herramienta creativa. Se generarán opciones como meras ideas hipotéticas que dividen el proceso de decidir del proceso de idea r

Luego los criterios objetivos y la posible presencia de expertos neutrales permitirán la legitimación sustancial e estas hipótesis, denominadas opciones que están en la mesa de negociación las que serán comparadas con las alternativas que existen en caso de no acuerdo (MAAN o PAAN )



Desde la postura de Delfina Link , cabe analizar el rol del mediador de familia desde tres enfoques



  1. Procedimiento

  2. Comunicación

  3. Sustancia

Estos aspectos ya han sido tratados desde diferentes enfoques, permiten pensar la mediación como un procedimiento flexible, acordado con las partes, en el marco de la confidencialidad, la voluntariedad y la imparcialidad. Las constantes funcionales, temporales y actitudinales ha sido convenidas de una manera que otorga maniobrabilidad al mediador para reencausar el proceso, sin más poder que el otorgado por las propias partes

La comunicación permite abordar los aspectos de relación y ello, supuestamente tendrá un efecto importante en el abordaje de las cuestiones sustanciales



La propuesta de Kaslow encuadra en los marcos teóricos ya descriptos, y establece algunos indicadores de lo que es esperable en el perfil de un mediador familiar

Esta diferencia a otros tipos de medidores, exige formación adicional en temas de violencia, abordaje de entrevistas con niños, indicadores de abuso temas de género

Desde esas habilidades esperadas en el medidor familiar este estará capacitado para

Evaluar lo siguiente:

.

-BIBLIOGRAFIA


Arechaga Patricia, Brandoni Florencia, Finkelstein Andrea (2004) Clínica de Mediación – Relato de casos, Buenos Aires, Argentina: Ed Histórica
Boqué Torremorell Maria (2003) Cultura de Mediación y Cambio Social .Barcelona, España. Ed .Gedisa
Banderi Luis María (2007) La mediación Tópica . Buenos Aires, Argentina, Ed El Derecho
Caram, María Elena; Eilbaum, Diana Teresa y Risolia Matilde. (2006). Mediación diseño de una práctica. Buenos Aires, Argentina: Ed. Histórica.
Cobb, Sara. (1995). La pragmática del potenciamiento del protagonismo en la mediación: una perspectiva narrativa. Material bibliográfico, Curso de negociación y resolución de conflictos. Universidad de Santa Bárbara, California, Estados Unidos
Diez, Francisco y Tapia, Gachi. (2006). Herramientas para trabajar en la mediación. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Fernández Moya, Jorge. (2006). En busca de los resultados. Una introducción al modelo sistémico estratégico. Mendoza, Argentina: Ed. Universidad del Aconcagua.
Folberg, Jay y Taylor, Alison. (1992). Mediación o resolución de conflictos sin litigio. México: Limusa Noriega Editores.
Folger, Joseph y Jones, Tricia S. (Compiladores). (1997). Nuevas direcciones en mediación. Investigación y perspectivas comunicacionales. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Haynes, John M. (1995). Fundamentos de la mediación familiar. Madrid, España: Gaia Ediciones.
Linck, Delfina. (1997). El valor de la mediación. Buenos Aires, Argentina: Ad-Hoc.
Linares Juan Luis (1996) Identidad y Narrativa –Barcelona, España: Paidos
Mayer Bernard (2008) Mas allá de la neutralidad Social .Barcelona, España. Ed .Gedisa
Marlow, Lenard. (1999). Mediación Familiar e la mediación. Buenos Aires, Argentina: Granica.
Moore, Christopher. (1995). El Proceso de la mediación. Buenos Aires, Argentina: Granica.
Ortemberg, Osvaldo. (2006). Mediación en empresas familiares. Barcelona, España: Gedisa.
Ripol – Millet, Aleix. (2001). Familias, trabajo social y mediación. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Six, Jean-Francois. (1997). Dinámica de la mediación. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Slaikeu, Carl. (1996). Para que la sangre no llegue al río. Buenos Aires, Argentina: Granica.
Suares, Marinés. (2002). Mediando en sistemas familiares. Buenos Aires, Argentina: Paidós.
Steve de Shazer (1999) En su origen las palabras eran magia. Barcelona España: Gedisa.
Ury, William. (1999). Alcanzar la paz. Buenos Aires, Argentina: Paidós..


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje