Página principal

El rol de China en el diálogo multilateral sobre la Cuestión Nuclear Norcoreana


Descargar 71.03 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño71.03 Kb.
El rol de China en el diálogo multilateral sobre la Cuestión Nuclear Norcoreana”

Cecilia Rubio

Universidad Nacional de Rosario

DNI: 27.395.043

ceciliarubio603@hotmail.com

Autorización para publicar



Introducción

Tras el fin de la Guerra Fría, la comunidad internacional se vio inmersa en una situación compleja donde las amenazas a la paz y seguridad mundiales sufrieron ciertas modificaciones. El patrón del conflicto entre el Este y el Oeste fue sustituido por una serie de nuevos tipos de enfrentamientos y amenazas tales como el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo internacional. Es decir, amenazas a la paz y la seguridad que trascendían la lógica del conflicto entre Estados. Asimismo, uno de los principales problemas que se presentaron con mayor fuerza a fines del siglo pasado y comienzos del siglo XXI fue la proliferación de armas nucleares.

La decisión de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) de desarrollar un programa nuclear ha ocasionado uno de los conflictos más álgidos en los últimos años. El nudo central de la cuestión radica en el enfrentamiento que se presenta entre el principio de no proliferación nuclear, sostenido desde la comunidad internacional, y el derecho soberano que le asiste a Pyongyang a desarrollar tecnología nuclear con fines pacíficos.

Actualmente, son cinco los países reconocidos por la comunidad internacional como “potencias nucleares”.1 Estos son Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas). Dichos países han ejercido y continúan aún hoy ejerciendo el liderazgo sobre el sistema de no proliferación nuclear a fin de limitar la posesión de este tipo de armas y mantener el status quo. A pesar de ello, otras naciones han roto esta limitación y han conseguido hacerse de armamento atómico. Estos son los casos de India, Pakistán y Corea del Norte.2 Los dos primeros Estados revelaron su posesión de esta clase de armamento al realizar pruebas nucleares en 1998. En el caso de Pyongyang, fueron los servicios de inteligencia estadounidenses quienes descubrieron, a principios de esa década, que ese país estaba desarrollando un programa nuclear de manera secreta. Inmediatamente conocida la noticia, el gobierno norteamericano comenzó a ejercer una presión sostenida sobre el régimen norcoreano para que abandone dicho programa. No obstante, la RPDC no sólo continuó desarrollándolo, sino también hizo evidente su capacidad para diseñar este tipo de armamentos en octubre de 2006, cuando realizó su primer test nuclear.

El anuncio por parte del gobierno norcoreano de retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP)3 en enero de 2003 y su decisión de reactivar su programa nuclear desencadenó una nueva crisis en la Península Coreana.4 A fin de evitar una escalada de tensiones, las partes involucradas aceptaron la propuesta china de resolver la cuestión a través del proceso de negociación multilateral, en la que participan todos los países con interés en la región: Corea del Norte, Estados Unidos (EE.UU), China, Corea del Sur, Japón y Rusia.

La República Popular China (RPCh) posee, como afirma Eduardo Oviedo, dos ámbitos diferentes de interés nacional: uno, pertenece a la zona de seguridad directa y comprende la Península de Corea, las islas japonesas, Taiwán, Indochina abarcando el sudeste asiático, Asia Central y el extremo oriente de la ex URSS. El otro, refiere a la zona de seguridad estratégica y está integrada por los países de Europa Oriental y parte de la ex URSS, Medio Oriente, Asia Central y del Sur y la región del Pacífico Sur.5 En este contexto, el principal objetivo del gobierno chino es mantener la paz y estabilidad en la Península, ya que estaría en juego la seguridad de su propio país. Además, existe el temor de que una escalada de tensión obstaculice su ascendente desarrollo y crecimiento económico ya que una desestabilización de la región podría poner en riesgo el buen camino trazado por el “gigante asiático”.

Las históricas relaciones de China con Corea del Norte y el ascendente poderío regional que la transformó de potencia intermedia a gran potencia, hacen de aquel país un Estado clave para la resolución del conflicto nuclear norcoreano. Beijing tiene una gran influencia sobre Pyongyang, principalmente tras la desintegración soviética. En este sentido, la idea principal del presente trabajo tiene que ver con que el rol de la RPCh en las negociaciones hexapartitas es de sustancial importancia debido principalmente a tres cuestiones: sus lazos históricos con Corea del Norte, su posición como potencia regional de primer orden –y sus intereses derivados de ella–, así como de su capacidad de articular un diálogo multilateral dado que es el único de los actores involucrados que mantiene relaciones directas con la RPDC.

A continuación se analizará con mayor profundidad cada una de estas cuestiones.


Las Relaciones entre Beijing y Pyongyang

Desde sus inicios, Corea ha sido parte integrante de la civilización sino-confuciana, tanto en el plano político como en el social, filosófico y cultural. Las relaciones entre los dos países datan desde la época de la China Imperial –sistema conocido como sinocentrismo– donde China se encontraba en el centro del mismo6 y la autoridad del Emperador estaba legitimada por haber recibido el “mandato del Cielo”. Corea integraba este sistema mediante su condición de Estado Tributario, junto a otros países de la región como Japón y Vietnam.

Dicho sistema piramidal, que conformaba el modelo metrópoli-vasallo y se extendía por todo el este y sudeste asiático, se derrumbó en el siglo XIX cuando el “país del Centro” fue subyugado por las potencias occidentales. Entonces, Japón emergió como una nueva potencia regional que, tras salir victoriosa de la guerra sino-japonesa y ruso-japonesa, logro expandir su dominio en Asia y transformó a Corea en una colonia desde 1910 hasta 1945.

La derrota de Japón luego de la Segunda Guerra Mundial devolvió a China la posibilidad de recuperar su otrora influencia sobre Corea, que había quedado dividida en dos Estados. Durante ese periodo, Beijing aplicó una política de “una sola Corea”, estableciendo relaciones diplomáticas con la RPDC en 1949. Doce años después, dichos lazos fueron reforzados a través de la firma del Tratado de Amistad, Cooperación y Asistencia Mutua. Desde la guerra de Corea, donde miles de chinos pelearon junto a los soldados norcoreanos, se consideran hermanos de sangre. El entonces primer ministro Zhou En Lai llamó a dicha relación “tan unida, como la uña y la carne de los dedos”7, simbolizando así los estrechos lazos que han existido entre la RPCh y el régimen de Kim.

Beijing no solo es el aliado más importante del gobierno norcoreano, sino también es el primer inversor y socio comercial, la principal fuente de alimentos, armas y combustible. Según estimaciones, China provee el 80% de bienes de consumo y el 45% de sus alimentos.8 La dependencia norcoreana se ha incrementado en los últimos años, como lo indica su balanza comercial. El comercio bilateral se incrementó 2.79 mil millones de dólares en 2008, cifra que representa un crecimiento de 41.3% respecto a la registrada el año anterior.9

No obstante ello, las relaciones bilaterales han sufrido ciertas tensiones a causa de la cuestión nuclear norcoreana. Un primer momento de tensión se dio en octubre de 2006, luego de que el régimen comunista realizara su primer test nuclear. China debió enfrentar entonces la disyuntiva de apoyar la condena internacional contra Pyongyang o privilegiar su alianza con este país, cuyo accionar empañó los esfuerzos diplomáticos chinos en lograr la desnuclearización de la Península. Finalmente, Beijing aceptó la Resolución 1718 del Consejo de Seguridad (CS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que condenaba la prueba nuclear e imponía nuevas sanciones contra Pyongyang.10

Esta medida no habría podido adoptarse sin el apoyo de la RPCh, que como Miembro Permanente del CS posee derecho a veto y por lo tanto, podría haber optado por hacer uso del mismo y evitar así la aprobación de la resolución. Pero, junto con Rusia, logró que el texto no hiciera referencia al capítulo VII de la carta de Naciones Unidas, el cual autoriza el uso de la fuerza. Este accionar demostró un cambio en la política china hacia Corea del Norte, siendo la primera vez que Beijing decide aceptar el establecimiento de sanciones contra el régimen norcoreano. Aunque, es menester aclarar que el gobierno chino distinguió las sanciones de la ayuda económica, la cual continuó siendo de gran importancia para Pyongyang.11

La segunda prueba nuclear norcoreana en mayo de 2009, complicó nuevamente las relaciones entre ambos países, donde China volvió a apoyar una resolución del CS que refuerza las sanciones contra la RPDC. Así, la Resolución 1874 prohíbe a todos los Estados miembros la importación de armas y material conexo de la RPDC, los exhorta además a que inspeccionen todo barco norcoreano sospechoso de transportar armamento tanto en alta mar como en los puertos y llama a todos los miembros de la ONU así, como a instituciones de crédito y de finanzas, a no realizar nuevas inversiones, aportar ayudas financieras o conceder préstamos, excepto con finalidades humanitarias y de desarrollo que beneficien a la población civil.12

Si bien la RPCh defiende el derecho soberano que le asiste a la RPDC al uso pacífico de la energía nuclear, se opone como miembro del TNP a la proliferación de armas nucleares. El embajador de China ante la ONU, Zhang Yesui, dejó en claro la posición de su país al afirmar que la nueva resolución demuestra la "firme oposición" hexapartitas.13

A pesar de las tensiones mencionadas, las relaciones entre los dos países continúan por la buena senda. Esto puede verse reflejado en los viajes realizados en mayo y agosto del corriente año del líder norcoreano a Beijing, y la presencia de altos mandos militares chinos en la celebración del 65º aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores de Corea (PTC) en Pyongyang, acto en el cual pudo verse a Kim Jong Il junto a su tercer hijo y futuro sucesor, Kim Jong Un.


El “Ascenso Pacífico” de China

A partir de 1978 el gigante asiático comienza a transitar una nueva era en la historia de su país. Una serie de reformas llevadas a cabo durante el liderazgo de Deng Xiaoping – conocida como las “cuatro modernizaciones”–14 permitió al país abrirse al comercio mundial, y como consecuencia de ello, lograr un espectacular crecimiento económico en los últimos veinte años. Desde entonces el desarrollo económico se convirtió en la máxima prioridad de ese país y, por consiguiente, la política exterior quedó a su servicio.

A comienzos de la década de 1980 los dirigentes chinos comenzaron a hablar de una política exterior independiente de paz, abandonando así la tesis maoísta de inevitabilidad de la guerra. En este sentido, la nueva diplomacia china buscó proyectar una imagen amistosa y atractiva sobre la escena mundial. Así, trató de promover durante la década de 1990 una política de acercamiento a sus vecinos y, como parte de este proceso, puso fin a todas sus disputas fronterizas. Al respecto, podemos mencionar los compromisos alcanzados con la URSS, Vietnam, Mongolia, y algunas ex repúblicas soviéticas del Asia Central.

Sin embargo, el rápido ascenso de China despertó cierta desconfianza en la comunidad internacional, principalmente en los círculos académicos estadounidenses y japoneses donde iba ganando cada vez más adeptos la teoría de la supuesta “amenaza china”. La misma predice que el auge expansivo de Beijing será una amenaza para el mundo ya que producirá inevitablemente el enfrentamiento con sus vecinos e incluso podría generar conflictos a mayor escala, como ocurrió con otras potencias emergentes tales como Alemania, Japón y la URSS.

Como respuesta a ello, especialistas chinos del entorno del presidente Hu Jintao desarrollaron la teoría del “ascenso pacífico” para explicar que la RPCh no busca predominio ni hegemonía sino la construcción de un mundo armonioso, argumentando que el desarrollo del país depende de un entorno internacional pacífico. Según Zheng Bijian, principal arquitecto de esta teoría, se trata de una estrategia de “desarrollo integral del país basada en la coexistencia entre un socialismo con características chinas y la globalización económica”.15 Durante un discurso del Foro Bo`ao para Asia, Zheng aseguró que el ascenso pacífico de su país traerá mayores oportunidades y no pondrá en peligro el actual orden económico existente, ya que “China es una fuerza constructiva para la paz y estabilidad en la región, más que una fuerza destructiva que desafía el orden regional".16

Esta percepción china es la que explica la transformación conceptual de su política exterior y la evolución de su diplomacia. Dichos cambios se vieron plasmados en 1997, cuando el entonces ministro de Relaciones Exteriores Qian Qichen anuncio en el IV Foro Regional Asiático la adopción de un “nuevo concepto de seguridad”, basado en la cooperación entre los Estados como mejor medio para garantizar la paz y la seguridad internacional. Teniendo en cuenta las nuevas condiciones en el escenario internacional tras el fin de la Guerra Fría, el gobierno chino propuso un nuevo patrón de seguridad que perseguía las siguientes premisas: 17



  • Los sistemas de seguridad basados en las alianzas militares o la carrera armamentista se habían vuelto insuficientes para conservar la paz.

  • Las relaciones entre los Estados debían basarse en los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica: respeto mutuo a la soberanía e integridad territorial, no agresión, no intervención en los asuntos internos de los Estados, igualdad y beneficio recíproco, y coexistencia pacífica.

  • La economía internacional debía convertirse en una base para la seguridad regional y global, en el marco del beneficio mutuo y las prácticas entre iguales.

  • Todos los países deberían crear mecanismos de consulta y cooperación en el área de la seguridad, e incrementar el entendimiento y la confianza mutua con el fin de resolver sus conflictos de manera pacífica.

Este concepto, contrario al esquema de alianzas militares desarrolladas durante la Guerra Fría, explica la inclinación hacia el uso de la diplomacia multilateral y la negociación pacífica, pilares distintivos de la política exterior china. Al contrario de su práctica diplomática anterior, se ha convertido en gran defensora del multilateralismo y comenzó a participar activamente en diferentes organizaciones internacionales y regionales, como en Naciones Unidas, la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, el Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC), y en el Foro Regional de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), entre otros.

Esta cultura de paz por parte del gobierno chino hace hincapié en la utilización de medios pacíficos tales como la negociación para resolver los conflictos internacionales. Un claro ejemplo de ello, es el papel asumido por Beijing en el proceso de negociación a seis bandas para solucionar la cuestión nuclear norcoreana. Esta actitud es coherente con los intereses que tiene sobre la región. Como se mencionó anteriormente, la Península Coreana pertenece a su zona de seguridad directa por lo que le es de vital importancia mantener la paz y estabilidad allí ya que estaría en juego su propia seguridad. Una desestabilización en la Península significaría, entre otras cosas, el posible derrumbe del régimen comunista norcoreano y, con ello, la pérdida de un gran aliado, además de un fuerte flujo de refugiados hacia su territorio.18

Asimismo, esto podría derivar en la reunificación de Corea, lo que ocasionaría ciertos problemas a la RPCh, entre ellos, la posibilidad de una nueva correlación de poder a favor de EE.UU, en el caso de que el nuevo país decida estrechar sus lazos con Washington en lugar de hacerlo con Beijing. De esta manera, China perdería el Estado tapón que supone Corea del Norte entre las fuerzas chinas y los soldados estadounidenses en Corea del Sur.19 Una reunificación rápida pondría además en dificultades económicas a Seúl, uno de los principales inversores y socios comerciales de China. Por otra parte, si bien la posesión de armas nucleares por parte de Pyongyang no constituye motivo de preocupación para Beijing, podría desencadenar finalmente una nueva carrera armamentista. Esto conduciría a la nuclearización de Corea del Sur, Japón e incluso Taiwán, todo lo cual afectaría la seguridad de China.
El Gran Articulador

Como señalamos previamente, la RPCh estableció relaciones con la RPDC en 1949 bajo la política de “una sola Corea". Durante ese período, los vínculos con Corea del Sur estuvieron marcados por la hostilidad debido a las diferencias ideológicas. Seúl, bajo el sistema capitalista, consideraba a Taiwán (República de China) como gobierno legítimo de China, mientras que Beijing reconocía como único gobierno de Corea a Pyongyang, también regido por un gobierno comunista.

No obstante, dicha situación se va a modificar a partir de la década de 1970 con la política más pragmática de Beijing en la escena internacional. Asimismo, el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Japón y China en 1972 y entre este último y EEUU en 1979, propiciaron una actitud más conciliadora hacia Corea del Sur. Dicho acercamiento entre Beijing y Seúl se vio también favorecido además por el relajamiento de las relaciones entre las “dos Coreas”, especialmente luego de la firma en 1991 de la Declaración Conjunta de No Nuclearización de la Península de Corea y el Acuerdo de Reconciliación, No Agresión, Intercambio y Cooperación.

En agosto del año siguiente, China y Corea del Sur normalizaron sus relaciones diplomáticas, lo que significó el reconocimiento surcoreano de la RPCh como el único gobierno legal en toda China y confirmaba la ruptura diplomática entre la República de Corea y Taiwán, considerada por Beijing como parte indivisible de su territorio. Por el lado chino, implicó un cambio en la política hacia la Península ya que se adopta la política de las “dos Coreas”, esto es, el reconocimiento de dos Estados en la Península Coreana.

En materia económica, el comercio bilateral se ha multiplicado 25 veces en quince años, pasando de los 6,3 mil millones de dólares en 1992 a 159,8 mil millones de dólares en 2007. China se ha convertido en el mayor socio comercial de Corea del Sur, superando a los EE.UU y Japón. Corea del Sur se ha convertido en el tercer socio comercial y el cuarto mayor inversor extranjero en China (hay alrededor de 40.000 empresas surcoreanas operando en territorio chino). 20

En el aspecto geopolítico, la normalización de las relaciones con Seúl le permitió a Beijing incrementar su prestigio e importancia en el Nordeste Asiático, convirtiéndose en una pieza clave en las negociaciones sobre el futuro de la Península Coreana. China no solo ha asumido el papel de anfitrión y conductor de las negociaciones hexapartitas sino que también ha evitado el fracaso rotundo de las mismas gracias a sus incesantes esfuerzos por acercar a las partes y convencer, en reiteradas oportunidades, al gobierno norcoreano de regresar a la mesa del dialogo hexagonal. Ello es así porque es el único país que mantiene lazos diplomáticos estables con Corea del Norte y con los demás actores involucrados en la mesa de diálogo multilateral, situándola en una posición de privilegio para articular la diversidad de intereses presentes en las conversaciones.



Conclusión


A partir de 1993, la crisis nuclear en la Península Coreana ha sido un tema espinoso y en el año 2003 la situación se agravó aún más amenazando la paz y estabilidad en la región. Ante la posibilidad de que el conflicto escalara y desestabilizara la Península y el área circundante, el gobierno chino decidió promover las negociaciones pacíficas sobre el diferendo. Desde el comienzo de las conversaciones hexapartitas, Beijing ha hecho todo lo posible para facilitar el diálogo y las negociaciones, a fin de flexibilizar las diferentes posiciones encaminadas a resolver la cuestión.Beijing has sought to pursue a two-pronged approach of keeping the peninsula nuclear-free without causing instability in Northeast Asia. La RPCh ha tratado de alcanzar una doble meta: mantener la Península libre de armas nucleares y –en el proceso– no causar inestabilidad en la región. En función de ello, China muestra un accionar pendular: por una parte, presiona a la RPDC para que finalice su programa nuclear, al tiempo que intenta persuadir a EE.UU a que retire sus tropas de Corea del Sur en pos de garantizar la estabilidad en el Nordeste Asiático y, por la otra, brinda asistencia económica y financiera a Pyongyang para evitar su colapso y, con ello, la pérdida de un aliado histórico.21

La incesante diplomacia china ha logrado en varias oportunidades la reanudación de las conversaciones multilaterales. Esto se tradujo en las visitas de funcionarios chinos a los demás países intervinientes del proceso negociador en momentos en que el mismo se encontraba estancado, como sucedió en 2005 y 2006. Actualmente, las negociaciones se encuentran paralizadas porque Corea del Norte ha decidido retirarse del diálogo hexagonal luego de que el CS condenara a Pyongyang por el lanzamiento de un satélite de comunicación Kwangmyongsong-2. No obstante ello, el gobierno de Beijing continuó con sus buenos oficios tratando de disminuir las crecientes tensiones y acercar a las partes para lograr el regreso de la RPDC a la mesa de negociaciones. En tal sentido, Wu Dawei (principal negociador chino en la cuestión nuclear norcoreana) visitó Pyongyang y Seúl en agosto de 2009 a fin de romper con el estancamiento del proceso negociador.

Pero más allá de los esfuerzos diplomáticos desplegados por China, algunas voces se alzan en tono crítico sosteniendo que Beijing debería ejercer una presión más sostenida para forzar la desnuclearización norcoreana. En este sentido, Richard Haass afirma que la RPCh “se ha mostrado reticente en ejercer mayor presión ante el temor de provocar el colapso del régimen de Kim Jong Il […] Como resultado, China parece estar más interesada en desentenderse del problema norcoreano que realmente en resolverlo”.22

Por su parte, Eduardo Oviedo trata de explicar esta situación desde otro punto de vista. Plantea que en realidad la diplomacia china está frente a una encrucijada: “por una parte, debe preservar su esfera de seguridad directa ante la gestación (al pie de su frontera) de un nuevo Estado nuclear, al tiempo que debe respetar el compromiso internacional de evitar la dispersión de las armas nucleares […] Por la otra, tiene una marcada preocupación por la estabilidad, fundada en dos motivos: uno de índole imperial, que es no autorizar a ninguna potencia a dominar la Península y, si fuera necesario, mantener su división; y el segundo, aprovechar al máximo las relaciones bilaterales con el Norte y el Sur, para valorizar la posición excepcional que Beijing ocupa en la Península […] Por último, inmersa en su modernización económica, busca condiciones ambientales funcionales a dicho proceso, con un accionar discreto y de bajo perfil en el plano internacional, tratando de eludir los compromisos cada vez mayores que por su rol de gran potencia le atribuye la comunidad de naciones hasta tanto no consolide su integridad nacional”.23



Una cuestión que no se puede dejar de lado a la hora de analizar el rol de China en el dialogo hexagonal tiene que ver con la postura de EE.UU al respecto. Al igual que Beijing, Washington posee intereses y ejerce una gran influencia en la región del Nordeste Asiático principalmente sobre Tokio y Seúl. Ambos países han persistido en mantener el status quo a fin de evitar cambios en las relaciones de poder. Por tal motivo, han pactado trabajar juntos para salvaguardar el equilibrio de fuerzas en esa región del planeta. Muchos se preguntarán por qué Washington permitió a China ejercer un fuerte protagonismo en el proceso negociador. En gran medida, esta cuestión tiene relación directa con el resurgimiento de China en el escenario internacional. Ya nadie puede desconocer que China se ha transformado en una gran potencia regional y Estados Unidos parece reconocer esto. Por tal motivo, apeló a la cooperación con este país para tratar de resolver el conflicto nuclear norcoreano, como ocurrió meses atrás cuando el presidente estadounidense Barack Obama solicitó la ayuda del gobierno chino a fin de encontrarle una salida a la actual crisis económica. Asimismo, la relación de interdependencia que existe actualmente entre EE.UU y China hace que sus vínculos recíprocos apunten a la cooperación y no, como sucedió en el pasado, a la confron-tación.

BIBLIOGRAFÍA

Libros y Capítulos de Libros

  • CUMINGS, Bruce; El lugar de Corea en el sol: Una historia moderna, Ed.Comunicarte, Córdoba. 2004.

  • DIEZ JAUME, Eduardo; No proliferación de armas nucleares: Actualidad y funcionamiento de los principales mecanismos a nivel internacional, Ed.Dunken, Buenos Aires, 2001.

  • FEFFER, John; Corea del Norte, Corea del Sur, traducción de Jordi Fibla, RBA Libros S.A, Barcelona, 2004.

  • MALENA, Jorge; Análisis de las Conversaciones Multilaterales en Pekín, en Nuevas Perspectivas en la Península Coreana tras la crisis asiática, compiladores SANTARROSA, Jorge y SILBERT, Jaime. Ed. Comunicarte, Córdoba. 2003.

  • MOLINA, Rodolfo; La Península Coreana en el contexto del Noreste Asiático, en Nuevas Perspectivas en la Península Coreana tras la crisis asiática, compiladores SANTARROSA, Jorge y SILBERT, Jaime. Ed. Comunicarte, Córdoba. 2003.

  • OVIEDO, Eduardo Daniel; China en expansión, Editorial de la Universidad Católica de Córdoba, Córdoba. 2005.

  • SILBERT, Jaime; La Guerra y La Paz en la Península Coreana, en Nuevas Perspectivas en la Península Coreana tras la crisis asiática, compiladores SANTARROSA, Jorge y SILBERT, Jaime. Ed. Comunicarte, Córdoba. 2003.

Recursos en la Red




  • BUSTELO, Pablo; El auge de China: amenaza o “ascenso pacífico”, Real Instituto Elcano, 2005, disponible en: http://www.realinstitutoelcano.org/analisis/839.asp




  • BUSTELO, Pablo; La prueba nuclear de Corea del Norte: ¿son suficientes las sanciones del Consejo de Seguridad?, Real Instituto Elcano, 2006, en: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/asia-pacifico/ari+109-2006




  • GINÉ DAVÍ, Jaume; China y Corea del Sur: una cumbre sin resultados destacables, Instituto Galego de Análise e Documentación Internacional (IGADI), 8 de junio de 2008, disponible en: http://www.igadi.org/index.html




  • GINÉ DAVÍ, Jaume; La ambivalente posición china ante Corea del Norte, en Observatorio de la Política China, 20 de julio de 2009, disponible en:

http://www.politica-china.org/nova.php?id=820&clase=6&lg=gal


  • HAAS, Richard; Regime Change and its Limits, en Revista Foreign Affairs, Julio-Agosto de 2005, disponible en:

http://www.foreignaffairs.com/articles/60823/richard-n-haass/regime-change-and-its-limits


  • HWANG, Eui-seung, Situación actual y futura de las relaciones inter-coreanas, en Cuadernos de Estudio de las Relaciones Internacional Asía-Pacífico- Argentina, CARI, Cuaderno Nº4, Buenos Aires, 2008, disponible en: http://www.cari.org.ar/pdf/cuaderno-corea.pdf




  • ROCHA PINO, Manuel de Jesús; China en Transformación: la doctrina del Desarrollo Pacífico, Revista Foro Internacional, Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México, Octubre-Diciembre, Año/Vol. XLVI, Nº 004, disponible en:

http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/599/59918604.pdf


  • OVIEDO, Eduardo Daniel; China y la Nuclearización de la Península Coreana. El Juego Político entre la Comunidad Internacional, Corea del Norte y el Diálogo Hexagonal, Observatorio de la Política China, 22 de noviembre de 2006, Pág. 6, disponible en: http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1223373993Chinaylanucleari.pdf




  • ZHENG Bijian: China’s Peaceful Rise and Opportunities for the Asia-Pacific Region; en China`s Peaceful Rise: Speeches of Zheng Bijian 1997-2004, Brookings Institution, Washington, 2005, disponible en:

http://www.brookings.edu/fp/events/20050616bijianlunch.pdf

Artículos Periodísticos

  • Beijing asegura que China 'no busca ni buscará nunca la hegemonía mundial', Disponible en: http://www.lukor.com/not-por/0512/12162130.htm




  • Corea del Norte desoye las advertencias del Consejo de Seguridad y efectúa su primera prueba nuclear, en diario El Mundo, Sección Mundo, 9 de octubre de 2006, disponible en:

http://www.elmundo.es/elmundo/2006/10/09/internacional/1160362353.html


  • DPRK Successfully Conducts Underground Nuclear Test, Agencia de Noticias Estatal norcoreana KCNA, 10 de octubre de 2006, disponible en:

http://www.kcna.co.jp/item/2006/200610/news10/10.htm#17


  • Enviado especial de China para Asuntos de la Península Coreana llega a Seúl para conversar con dirigentes surcoreanos, diario People´s Daily Online, 26 de agosto de 2010, disponible en: http://spanish.peopledaily.com.cn/31618/7119422.html




  • La ONU responde a los desafíos de Corea del Norte endureciendo las sanciones, diario El Mundo, 13 de junio de 2009, disponible en:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/12/internacional/1244823876.html


  • Las 5 propuestas de Hu Jintao para un mundo más seguro, en el Observatorio de la Política China, 25 de septiembre de 2009, disponible en:

http://www.politica-china.org/nova.php?id=908&clase=8&lg=gal

Documentos Oficiales

  • Resolución 1695, Consejo de Seguridad, Organización de Naciones Unidas, 15 de julio de 2006, disponible en:

http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N06/431/67/PDF/N0643167.pdf?OpenElement


  • Resolución 1718, Consejo de Seguridad, Organización de Naciones Unidas, 14 de octubre de 2006, disponible en:

http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N06/572/10/PDF/N0657210.pdf?OpenElement


  • Resolución 1874, Consejo de Seguridad, Organización de Naciones Unidas, 12 de junio de 2009, disponible en:

http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N09/368/52/PDF/N0936852.pdf?OpenElement


1 Status otorgado por el Tratado de No Proliferación Nuclear que divide a sus miembros en dos categorías: los Estados con Armas Nucleares (naciones que fabricaron y detonaron un arma nuclear, u otro dispositivo explosivo nuclear antes del 1º de enero de 1967) y Estados sin Armas Nucleares.

2 Además de las sospechas de que Israel posea un arsenal de armas nucleares, aunque nunca fue confirmado oficialmente por el propio país, los programas clandestinos de Irán y Arabia Saudita.

3 El Tratado de No Proliferación Nuclear, que restringe la posesión de armas nucleares, fue adoptado por la Asamblea General de la ONU en 1968. Posee una adhesión casi universal, ya que actualmente cuenta con 187 Estados miembros.

4 Recordemos que Corea del Norte se había comprometido a paralizar su programa nuclear en 1994, tras la firma del Acuerdo Marco entre el presidente estadounidense Bill Clinton y su par norcoreano Kim Jong Il. Dicho acuerdo tuvo como fin solucionar el conflicto suscitado el año anterior entre EE.UU y la RPDC por el desarrollo del programa nuclear norcoreano.

5 OVIEDO, Eduardo Daniel (2005): China en expansión; Editorial Universidad Católica de Córdoba; Colección Thesys; Volumen 8; Córdoba; págs.59-60.

6 Justamente la traducción literal de China (Zhong guo) es país del centro: zhong significa centro y guo país.

7 OVIEDO, Eduardo Daniel (2005); Op. Cit., pág.170.

8 BAJORIA, Jayshree; The China-North Korea Relationship, Council on Foreign Relations, 21 de julio de 2009, disponible en: http://www.cfr.org/publication/11097/chinanorth_korea_relationship.html, consultado el 27 de julio de 2009.

9 Ídem.

10 Las nuevas sanciones contra el régimen norcoreano incluyen un embargo de armas de destrucción masiva y la confiscación de activos financieros a personas o instituciones relacionadas con los programas de armas, así como la prohibición a altos cargos del régimen de viajar al extranjero, y de las exportaciones de bienes de lujo. Para más información, ver:

http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N06/572/10/PDF/N0657210.pdf?OpenElement



11 OVIEDO, Eduardo Daniel; China y la Nuclearización de la Península Coreana. El Juego Político entre la Comunidad Internacional, Corea del Norte y el Diálogo Hexagonal, Observatorio de la Política China, 22 de noviembre de 2006, pág. 6, disponible en:

http://www.politica-china.org/imxd/noticias/doc/1223373993Chinaylanucleari.pdf, consultado el 15 de noviembre de 2008.



12 Para más información, visitar el sitio web:

http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N09/368/52/PDF/N0936852.pdf?OpenElement



13 “La ONU Responde a los Desafíos de Corea del Norte Endureciendo las Sanciones”, diario El Mundo, 13 de junio de 2009, disponible en:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/06/12/internacional/1244823876.html, consultado el 24 de junio de 2009.



14 Esta política pretendía impulsar la modernización agrícola, industrial, en ciencia y tecnología y en defensa nacional.

15 Para más información ver: http://www.lukor.com/not-por/0512/12162130.htm, consultado el 31 de agosto de 2009.

16 ZHENG Bijian: China’s Peaceful Rise and Opportunities for the Asia-Pacific Region; en China`s Peaceful Rise: Speeches of Zheng Bijian 1997-2004, Brookings Institution, Washington, 2005, pág.22, disponible en: http://www.brookings.edu/fp/events/20050616bijianlunch.pdf, consultado el 24 de julio de 2009.

17 ROCHA PINO, Manuel de Jesús; China en Transformación: la Doctrina del Desarrollo Pacífico, Revista Foro Internacional, Centro de Estudios Internacionales del Colegio de México, Octubre-Diciembre, Año/Vol. XLVI, Nº 004, págs. 695-696, disponible en:

http://redalyc.uaemex.mx/redalyc/pdf/599/59918604.pdf, consultado el 26 de julio de 2009.



18 El temor de que la entrada masiva de refugiados provoque inestabilidad política y socio-económica en China se debe a la existencia de tres provincias nororientales pobladas considerablemente por norcoreanos étnicos y de unos 200.000 residentes ilegales procedentes de la RPDC.

19With a Con unashared border of 1,400 kilometers, North Korea acts as a guard post for frontera común de 1.416 kilómetros, Corea del Norte actúa como un puesto de guardia paraChina, keeping at bay the tens of thousands of US troops stationed in South China yKorea.This allows China to reduce its military deployment in Nor permite a este país reducir su despliegue militar en el Nordeste de Asia.A North Korea with nuclearIn addition, China needs

20 GINÉ DAVÍ, Jaume; China y Corea del Sur: Una Cumbre Sin Resultados Destacables, Instituo Galego de Análise e Documentación Internacional (IGADI), 8 de junio de 2008, disponible en:

http://www.igadi.org/index.html, consultado el 25 de julio de 2009.



21 GINÉ DAVÍ, Jaume; La Ambivalente Posición China Ante Corea del Norte, Observatorio de la Política China, 20 de julio de 2009, disponible en:

http://www.politica-china.org/nova.php?id=820&clase=6&lg=gal, consultado el 2 de abril de 2009.



22 Para profundizar este tema ver HAASS, Richard; Regime Change and its Limits, en Foreign Affairs, Julio-Agosto de 2005, disponible en:

http://www.foreignaffairs.com/articles/60823/richard-n-haass/regime-change-and-its-limits, consultado el 24 de octubre de 2009



23 OVIEDO, Eduardo Daniel; China y la Nuclearización de la Península Coreana. El juego político entre la Comunidad Internacional, Corea del Norte y el diálogo hexagonal, Op. Cit., pág. 5.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje