Página principal

El Psicoanálisis Aplicado a las Instituciones Asistenciales. Noche en la eol, preparatoria de las Jornadas nacionales


Descargar 30.69 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño30.69 Kb.
El Psicoanálisis Aplicado a las Instituciones Asistenciales.
Noche en la EOL, preparatoria de las Jornadas nacionales.

1. El deseo del analista y el genio del lugar.
El tema, en principio, debe ser abordado sin perder el marco de referencia: la relación que tiene la práctica del psicoanálisis con la pregunta por el deseo del analista y la política de la cura.

Hay una escena conocida, una pregunta insistente en la iniciación, me refiero a la formulación: ¿es posible el psicoanálisis en el Hospital?

La experiencia indica, que la misma cuestiona más al hospital como estructura, como Institución con una norma universalizante, e interroga menos al psicoanálisis. Es una pregunta que deriva de la concepción del Simbólico articulado, el de los discursos, el del Amo y su reverso, que deja como sabido lo que es un analista.

En este sentido, la novedad de poner el acento en una pragmática, el “saber hacer con” inaugurado por Lacan, permite reformular las definiciones de “Institución”, y superar la disyunción entre Sociedad analítica y comunidad de los analistas, entre ordinación en intensión y el psicoanálisis en extensión..

En general, la práctica tiene un contexto, en este caso la del Hospital, pensado como una estructura determinada: implica descifrarla desde la lógica del padre -al modo del Tótem y Tabu de Freud-. Este punto de vista da un sentido a esta Institución, del que en consecuencia se podría diferenciar otro, concerniente a la estructura de la Institución psicoanalítica.

Para salir de este problema, J.A.Miller define el “aparato” de psicoanalizar1, recurriendo a la obra de John Searle, La Construcción de la Realidad Social: como un hecho institucional.

Este enfoque pragmático, dice que el hecho institucional, tiene como única condición que deba su existencia al lenguaje. Y se distingue del hecho bruto, que no depende del mismo. De este modo introduce el problema del sentido y lo real, para repensar las referencias anteriores de Lacan a Lévi-Strauss, a una combinatoria social que tenía al Otro incluído.

Esta pragmática del psicoanálisis, está ordenada a partir de la categoría de lo real. Interroga el cómo acercarse al mismo definido como el “No hay relación sexual”.

Desde esta perspectiva “el sentido es el uso”, y entonces, da la siguiente fórmula del hecho institucional: un hecho bruto (real), que tendrá un suplemento de valor y de sentido en un contexto dado.

Asimismo dicho sentido, que se le dá al hecho bruto, dependerá de la fuerza enunciativa de un acto de habla, de un performativo. Como cuando un trozo de papel vale en un contexto dado, y cómo por un acto performativo se puede decidir que ya no vale como dinero. Es lo que ocurrió en Europa con el Euro, y las monedas nacionales.

Del cambio axiomático, derivaría pensar la construcción del deseo del analista, de otro modo, de una manera que implique una desidentificación con el deseo de Lacan. Dado que si tomamos el escrito “La dirección de la Cura”, es evidente que éste construyó el deseo del analista pensando-contra la IPA.

En la época actual, el camino ya no es el mismo, no sólo por una razón de “convivencia”, sino por estar afectados al hecho de que no hay un S1 legible.

Así, el deseo del analista se construye en relación a series no totalizables en la práctica clínica, como describe E.Laurent, los United- sinthomes -de la serie de los síntomas-2.

En suma, esta definición del hecho institucional, entraría en tensión con la idea de La Institución como standard.

Por otro lado, los principios continúan, la clínica en la institución debe ubicar el genio del lugar.

No perder de vista, que en el dispositivo analítico, hay un genio, es el inconciente3, y aunque parezca obvio no son los analistas los genios. Sino que el analizante es el que tiene vocación de genio, es el que podría llegar a alguna invención de esa imposible relación entre los sexos.


2. Las normas y las condiciones del acto.
La práctica en la institución siempre fue parte de la formación, parte del deseo de ser analista. Un lugar para desarrollar la vocación curativa en relación al Otro -social-.

La institución “hospital”, en general, -por propia experiencia-, es tomada como lugar de iniciación, como una bildungromans, una novela romántica, centrada en la trayectoria formativa del protagonista, y que conduce, como paso necesario de un proceso pedagógico finalmente a una totalización, a un “analista realizado”. Pero, este camino termina necesariamente emparentado con el análisis didáctico: la conclusión lleva a que el “analista formado” es el que afianza una extraterritorialidad para el psicoanálisis.

Sin duda, la pregnancia de esta concepción, contribuye a la devaluación, a poner en cuestión la práctica de El psicoanálisis en el hospital.

Diferente es concluir que la práctica en la institución, es sinthomatica para el practicante. De que la práctica en las instituciones podría estar vectorizada por un final pasional que considere tanto los valores de la ciudad, como la problemática sexual como tal. Es lo que E.Laurent ha planteado como: el ubicarse en el mundo en una posición que no sea epicúrea ni estoica4.

Cuando se gestiona una institución, se presenta lo que señalaba G.García en el reciente Congreso -de la AMP- en Bruselas: 1º la discordia existente entre lógica y realización, y 2º que el edificio, la organización que uno se dá de la práctica no debe ser disrruptivo con la arquitectura del psicoanálisis.

Es cierto, el análisis, contribuye a abandonar el desafío a las normas, a dejar paso a un saber que diferencie el ideal, y sin esto no sería posible dar marcha a la buena burocracia. Es que en cualquier momento, se pone a prueba el saber hacer un uso de la regla, y no un desprecio de la misma5.

Ahora, si se tiene en cuenta que la Ley no lleva al ideal sino a lo real. Si el psicoanalista apuesta a que surja el genio del lugar, ésto es la aplicación de la regla de la asociación libre, situarse en una posición de gestión, es aspirar a que desde el lugar del universal que esa posición conlleva, se esté vigilante para no adueñarse del campo de aplicación de la regla.

Es decir, dejar abierto el poder pensar el problema del superyó -de la satisfacción de la pulsión-, ya que cada etapa de su aplicación esconde una elección de goce.

Así, la Institución tiene sus normas, pero se debe intentar construir la misma en términos de aceptar la fuga de sentido, de otorgar un lugar a la particularidad.

Existen indicios cotidianos, que ciertas formas clínicas, y/o figuraciones de la transferencia provocan condicionamientos en los hospitales. Como en las instancias del llamado “Sistema de Cobertura” de obras sociales, y prepagas, hay un empuje hacia una “satisfacción de la demanda econométrica”, que pone en aprietos, el acto analítico.

Al respecto, los practicantes, experimentan que es “mejor” que los tratamientos transcurran en una metonimia libidinal imaginaria positiva, y al contrario, el peor de los mundos, es toparse con la transferencia negativa, con la sospecha.

Comentaré brevemente un caso de la práctica privada, para situar el problema. Se trata de una jóven que goza de “enloquecer” al otro, que no quiere trabajar, sólo quiere enloquecer al otro. Y en un momento de la cura este modo de actuar se empezó a dirigir al analista.

El control del caso, demostró que la cuestión era no quedar transferencialmente bajo el modo del padre muerto. Tomando en cuenta el antecedente inicial de la “quiebra” del padre, y que ya había hecho “quebrar” a otros analistas, una intervención fue darle a entender con firmeza que si seguía así, lo único que iba a lograr era seguir repitiendo. Confrontar a la analizante con esto, fue dejar de su lado la decisión por el trabajo, o de lo contrario, quedaba en la misma enunciación la posibilidad de terminar el análisis.

El relato viene a cuento de que una situación similar puede emerger en una cura en el Hospital, que tendría que estar a la altura de soportar la posibilidad de sancionar las viscisitudes de un tratamiento de este tipo. Esto es clave, sobretodo porque en este contexto, como en el caso descripto existen frecuentemente pacientes, que llevan lejos su casamiento con la muerte.


3. El Hospital, el Otro y el resto.
El Hospital, frente a la inconsistencia del sujeto (S) aparece como una garantía del Otro, una garantía simbólica del Nombre del Padre.

Esto se comprueba en las llamadas “urgencias”. En el estudio de la casuística, encontramos que: en la Admisión los casos nombrados como urgencias reunían las coordenadas del trauma, de lo contingente. El detalle clínico en el seguimiento de estos sujetos, fué comprobar que en la rápida recepción de los mismos (en el dispositivo del hospital la admisión y el tratamiento no coinciden), la mayoría de estas urgencias habían modalizado sus síntomas al formalizarse el alojamiento en el Otro. Un comentario de uno de los practicantes, resume ésto: el “angustiado” de la admisión, se “convierte” en un “depresivo” al inicio de las entrevistas.

La épica, también está en la escena. Hay una frecuente, que es la del poder de la palabra “contra” el psicofármaco. No caben dudas que la creencia en el psicoanálisis, en la resolución del síntoma por este medio es una apuesta importante. Y sí se comprueba en muchos casos, la eficacia de la sustitución del medicamento, cambiar la alienación al mismo por el saber que cada uno quiera obtener del análisis.

De todas maneras los obstáculos o inercias son una enseñanza. En el caso comentado en un ateneo, una paciente con agorafobia, recibía al consultar medicación tranquilizante desde hacía años como único tratamiento. El psicoanálisis, luego de pocos meses, efectivamente había logrado conmover sus síntomas de “encierro”, lo que posibilitó que poco a poco dejara de tomar el psicofármaco.

Pero el dato remarcable, es que si bien dejó la pildora, sólo sale de su casa con la receta en su cartera: “por cualquier cosa que pudiera pasarle”. Es decir, lleva para salir un trozo de papel con un nombre.

Aquí era válido preguntarse, si seguir apostando a un franqueamiento, o respetar este nivel de reducción significante, como límite.

Por último, un paciente psicótico, cuya soledad se debe a la cizaña repetitiva del automatismo mental, encontró en el holding del hospital un revés a su sesión analítica. Conformándose una red que conjuga el lazo social y la suplencia.

Un acontecimiento reciente resultó una enseñanza sobre la práctica en la institución, en lo que hace a este tipo de dispositivos para-todos. El sujeto demostró como condición que sólo funciona para él, en el hospital. Esto ocurrió cuando uno de sus acompañantes se alejó de la institución, y a pesar de que inicialmente pudo seguir frecuentándolo por fuera de la misma, luego su respuesta fue empezar a sospechar de éste: “lo veía muy solitario, desconectado de los otros -del analista-”. La maniobra de reafirmar que este practicante todavía tenía contacto con el Servicio, ha logrado, por ahora, pacificarlo.


4. A la salida la vergüenza y el pudor.
Se evidencia, en controles, y presentaciones que la gran mayoría de los casos son de la entrada y el inicio de un análisis. Asimismo las salidas están lejos, de lo que consideramos un final.

Con motivo de poner a prueba la eficacia del psicoanálisis con otras psicoterapias, y de investigar las Entradas y Salidas del tratamiento en el Hospital, hemos hecho un seguimiento durante un año, de 200 pacientes que consultaron por primera vez en el Servicio de Salud Mental.

En el mismo resultó, que el 70% (aproximadamente), fue dado de alta “con acuerdo”, es decir con una “resolución satisfactoria” antes de cumplirse los 6 meses del tratamiento. Destacaría que el dato incluye a practicantes sin distinción de orientación teórica, los hay “lacanianos”, “freudianos”, “sistémicos”. Con todos se obtuvieron las mismas respuestas.

Estos datos permiten argumentar, en un momento donde se intenta discriminar “teorías” en nombre de la eficacia, como también regular de antemano tiempos de tratamiento en las instituciones, que dicha pretensión no se asienta en una verdad establecida.

Ya con esto, ¿dónde comenzar a ubicar lo específico del psicoanálisis como terapéutica que no sea como las demás? Avanzaría con algunas hipótesis de porqué los pacientes deciden no continuar y/o suspender los tratamientos, para iniciar una investigación que tienda a esta respuesta.

Tomando el par Alienación/Separación, se podría conjeturar que: del lado de la Alienación, la clínica en el Hospital se demuestra eficiente por:

-la tendencia “natural” del sujeto a identificarse,

-por el hecho que la identificación aliena al sujeto al lugar del Otro, en la búsqueda de su ser. Al menos este saldo lo detiene un momento en su indeterminación subjetiva.

-también, la operación alienación, deja situada -lo que no es desdeñable- la garantía en el Otro social (función del hospital público).

La cuestión de la garantía me parece algo muy importante porque es un hecho que al principio del análisis, luego de conmovido cierto punto imaginario, la relación al inconciente, introduce una inconsistencia simbólica. Esta inconsistencia, en el vector de la transferencia, necesita funcionalmente de una consistencia simbólica del lado del Otro. Es el punto donde el analista ocupa ese lugar de significante del nombre del padre como garantía.

Esto por supuesto, es un momento en la trayectoria del análisis, pero que no debe dejar de advertirse, ni quizá de juzgárselo en el sentido de ciertos conceptos. Si uno intenta muy rápidamente llevar al punto del Otro sin garantías, del campo del Otro sin garantías puede ser que se interrumpa el tratamiento. Porque éste es un punto de una simbolización desconcertante para el paciente, la del sujeto culpable, la del sujeto en deuda y está la posibilidad de recentrar esta simbolización, se podría decir, gracias al analista, en posición de Nombre del Padre.

Esto permite formular una cuestión que cabe para el hospital, en relación a la dificultad del franqueamiento de ese paso de la garantía del nombre del padre al campo del Otro sin garantía. Es que el no franqueamiento, puede igualmente producir a veces ciertos saldos positivos del análisis ligados al aligeramiento de la culpa. Se puede encontrar cierto efecto de aligeramiento del Super Yo, sin franqueamiento del punto de consistencia del analista -en tanto nombre del Padre-.

Ahora, si tomamos el lado Separación: es dónde aparece la mayor inercia. En este sentido, un rasgo de la presentación de enfermos -no tan mencionado- ayuda a esclarecer este punto: me refiero al encuentro con la vergüenza y el pudor.

Tambien se pudo deducir de un caso, de alguien que controlaba, que el paciente no quería continuar en el hospital, en el punto que éste era una continuación de la metonimia familiar.

Al respecto, de la vergüenza se sabe que es un fenómeno que ocurre en presencia de un testigo, primero en el plano imaginario de la intersubjetividad, pero sobretodo como efecto de la mirada del Otro. Es la entrada en escena de esa mirada íntima, lo que puede llevar al paciente al escamoteo. ¿De qué? De su deseo, dado que se instaura precisamente en el campo de la mirada. Como sitúa Guy Briole, lo que Lacan denomina “vergonzontología” afecta tanto a lo real causal del sujeto como a lo que revela el encuentro con el horror, que vuelve al sujeto en forma de mirada que lo juzga y lo hace extraño entre los suyos6. Un sujeto avergonzado por ser excluído, en inclusión.

Bien, para finalizar diría que si el programa de la práctica en la institución es evaluar la resolución sintomática en conjunción con la transferencia, no se debe olvidar que ésta es la puesta en acto de la realidad sexual del inconciente.

Así, Lacan, no dice puesta en acto de lo real del inconsciente, dice puesta en acto de la realidad sexual del inconciente.

En la medida en que el análisis -como principio- es la no-relación sexual puesta en escena.



Guillermo A. Belaga



AE de la EOL

Jefe del Servicio de Salud Mental del Hospital de San Isidro
22 de agosto de 2002



1 Miller, J.A.: “El aparato de psicoanalizar”. Estudios Psicoanalíticos, Nº4 , EOLIA/ Miguel Gómez Ediciones, España, 1998. Pgs. 15-32

2 Laurent, E.: notas de la intervención que hiciera durante el Congreso de la AMP, en el foro: “La brújula del psicoanálisis”. Bruselas 18.07.02

3 Miller, J.A.: “Genio del Psicoanálisis”. El Analiticón, Nº1, Madrid, España, 1985. Pgs.5-15

4 Laurent, E.: “Pasión y ética del psicoanálisis”. En “Los objetos de la pasión”, Ed. Tres Haches, Buenos Aires, 2002. pgs. 102-3

5 Laurent, E.: “El psicoanalista, el ámbito de las Instituciones de Salud Mental y sus reglas”. En “Psicoanálisis y Salud Mental”. Ed Tres Haches, Buenos Aires, 2000.Pgs. 79-92

6 Briole, G.: “De la vergüenza”. En “Cuadernos de Psicoanálisis”, Nº 26. Ed. Eolia, Bilbao, España, mayo de 2002. pgs. 253-55


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje