Página principal

El problema existente


Descargar 61.42 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño61.42 Kb.

EL PROBLEMA EXISTENTE


La desalación de aguas marinas y la desalinización de aguas continentales han creado grandes expectativas en la cuenca mediterránea, como único medio de conseguir mayor calidad, garantía y disponibilidad de recursos hídricos, en una zona afectada por un déficit estructural, y donde todos los recursos disponibles, incluido las aguas residuales urbanas, se encuentran asignados y sin apenas posibilidades de conseguir mayor grado de eficiencia.

No obstante, todos y cada uno de los proyectos de desalación y desalinización de aguas que se han planteado o ejecutado hasta el momento, han presentado una barrera prácticamente infranqueable asociada al vertido de las salmueras que irremediablemente originan estos procesos industriales. Unas salmueras que, al contemplarse únicamente desde la óptica de los residuos y por tanto con impactos negativos sobre el medio ambiente, sólo cabe su traslado y evacuación al mar, lo cual conlleva la realización de grandes inversiones que no suelen ser coherentes con la entidad económica de dichos proyectos y, por tanto, terminan originando su inviabilidad.

Por otra parte, la sequía y el desarrollo agrícola, ganadero e industrial, está llevando a los humedales y ecosistemas salobres en general a una situación de degradación progresiva hasta encontrarse entre los sistemas ecológicos más amenazados de la biosfera.

Es evidente la necesidad de detener esta tendencia al deterioro y pérdida de superficie encharcable y aunque las medidas preventivas, es decir una política racional de gestión y conservación de la integridad funcional de estos ecosistemas, deben ser prioritarias, debemos considerar la posibilidad de crear nuevos humedales y desarrollar proyectos de restauración ecológica en otros que se encuentran alterados o desaparecidos


LA SOLUCIÓN


 

En la figura se aprecia como la corriente de agua (1), después de pasar por la Planta desalinizadora (2), se descompone en un caudal de agua dulce (3), apta para el abastecimiento urbano (4) o el regadío (5), y un flujo de salmuera (6) que, en lugar de contemplarse como residuo, se utiliza como recurso para regenerar o crear un ecosistema salobre (7)

La simbiosis entre Plantas desalinizadoras y Ecosistemas salobres se presenta pues como fuente idónea de recursos para la regeneración de humedales y también como alternativa ecológica para la evacuación de salmueras procedentes de la desalinización de aguas continentales.

Se trata de un proceso combinado entre dos actividades aparentemente incompatibles y con una consideración ambiental ciertamente contrapuesta, que adquiere una gran dosis de viabilidad atendiendo a la evidente similitud existente entre la composición de las salmueras de las plantas desalinizadoras y la calidad de las aguas que constituyen estos humedales naturales; así como un gran paralelismo en lo que respecta a los procesos de concentración de sales y sus posibles afecciones medioambientales:

§         En cuanto al origen, aunque unas aguas se consideran de origen natural frente a las otras que proceden de una actividad industrial, el concepto de natural expresa en estas el carácter de habitual de las mismas en un determinado espacio ambiental durante al menos varias generaciones, lo cual nos ha permitido verificar, en este caso, las peculiaridades de un ecosistema salobre ciertamente diferenciado de otros, que aporta la riqueza y diversidad en especies vegetales y animales para su consideración habitual como espacios naturales protegidos.

         La composición, aunque aparentemente es otra gran diferencia entre estos dos tipos de aguas salobres, la realidad es bien diferente ya que, en ambos casos, los procedimientos de mineralización a los que han sido sometidas suelen conducir a idénticos resultados, tanto por lixiviación natural de los materiales por donde discurren las aguas continentales, como por concentración artificial de las mismas aguas naturales.

§         La afección a otros ecosistemas puede, en determinados casos, considerarse como diferencia clara entre estos dos tipos de aguas, en tanto en cuanto las aguas salobres naturales, en su discurrir a lo largo del tiempo, han abierto caminos y configurado límites definidos entre ellas y los ecosistemas vecinos, no contemplándose, en ningún momento, afecciones medioambientales entre los mismos. Por el contrario, cuando aguas salobres procedentes de la desalación inundan ecosistemas de agua dulce, se considera que se altera el equilibrio existente, ya que sólo la continuidad de los nuevos flujos a lo largo del tiempo puede dar origen a un nuevo espacio ambiental salobre, que podríamos denominar natural, con el consiguiente reequilibrio entre ecosistemas.

§         La utilidad, es sin duda, la principal diferencia que en la actualidad presentan estos dos tipos de aguas salobres. Las aguas de origen natural, aparte de configurar espacios protegidos, suelen generar actividades económicas relacionadas con la comercialización de aguas minerales y con el establecimiento de balnearios, termas, baños, etc., todas ellas de interesantes repercusiones turísticas, cada día con mayores demandas. Sin embargo, las salmueras procedentes de la desalinización no presentan, hasta la actualidad, ninguna utilidad reconocida que les haga objeto de interés.

Como conclusión podríamos decir que no se aprecian  diferencias entre los dos tipos de agua contemplados, tan solo las incertidumbres derivadas del carácter incipiente y desconocido de las aguas salobres procedentes de la desalinización, que pueden ser resueltas a través de una mayor investigación en este campo.

 

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA



El extraordinario valor ecológico de los humedales salobres y el no menos interesante papel de la desalinización de aguas continentales, han condicionado la oferta del presente sistema en el que se estudia la viabilidad que presentan las salmueras procedentes de plantas desalinizadoras para la restauración ecológica de humedales alterados o desaparecidos.

Se trata de abordar, de forma combinada, proyectos ambientales en pro de la regeneración de espacios naturales y la mejora de la calidad, garantía y disponibilidad de recursos hídricos, que no resultan viables cuando se contemplan de forma aislada.

Además, con este sistema se pretende cambiar la imagen que actualmente presentan las salmueras procedentes de plantas desalinizadoras, por otro más acorde con sus posibilidades de utilización, a semejanza de las que presentan las aguas salobres de origen natural.

El sistema contempla los siguientes capítulos:

1.      Establecimiento de criterios mínimos y estandarizados para las actuaciones de seguimiento dentro de los Programas de la UE relacionados con la cofinanciación de proyectos de restauración de humedales.

2.      Recopilación y síntesis de los estudios, trabajos e inventarios realizados sobre los Ecosistemas salobres, identificando claramente el origen, calidad, cuantificación y fluctuaciones de los recursos; Topografía y geografía del área y entorno ocupado; Usos asociados; Descripción de especies vegetales y animales, con especial incidencia en las posibles aves migratorias; Y valor ecológico. 

3.      Recopilación y síntesis de los trabajos y estudios realizados sobre balnearios, termas, baños y otros usos asociados a aguas salobres de origen natural, identificando claramente el origen, calidad, cuantificación y distribución temporal de los recursos; Descripción de los vertidos a cauce público y su interacción con otros flujos; Descripción de las supuestas utilidades medicinales; etc.

4.      Elaboración de un Inventario de humedales que potencialmente puedan ser afectados por proyectos de restauración.

5.      Desarrollo de un manual técnico de utilidades de las aguas salobres naturales en función con su composición, temperatura y localización geográfica respecto a las proximidades del mar, núcleo urbano o zona montañosa.  

6.      Recopilación y síntesis de los trabajos y estudios realizados sobre los acuíferos salobres susceptibles de ser captados para su desalinización, identificando la calidad y volumen extraíble; Los usos potenciales a los que podrían ser destinadas las aguas desalinizadas; El coste aproximado de inversión y explotación; La calidad y cantidad de las aguas salobres generadas, expresándose en los mismos términos utilizados para las aguas de origen natural; etc.

7.      Identificación de las Plantas desalinizadoras, en explotación, construcción o estudio, con una descripción similar a la del punto anterior.

8.      Identificación de embalses, estanques y otras obras destinadas a regular, almacenar o evaporar aguas salobres de cualquier origen.

9.      Estudio de las posibilidades de utilización de las aguas salobres generadas en Plantas desalinizadoras para la regeneración ecológica de humedales.

10.  Campaña de divulgación y educación ambiental para el conocimiento y personalidad ecológica de los humedales y el valor estratégico de las plantas desalinizadoras para su regeneración.

11.  Restauración o creación de humedales con las salmueras procedentes de una planta desalinizadora existente o en proyecto.

VENTAJAS COMPETITIVAS


El desarrollo combinado de proyectos de regeneración de ecosistemas salobres y proyectos para la desalinización de aguas, presenta las siguientes ventajas:

1.      Posibilita el aumento de calidad, disponibilidad y garantía de suministro en las zonas donde los recursos hídricos se encuentren salinizados, al favorecer la implantación de plantas desalinizadoras que logran eliminar la barrera, prácticamente infranqueable que, hasta el momento, ha constituido el vertido de las salmueras.

2.      Permite la creación de actividades turísticas o industriales asociadas al aprovechamiento de aguas salobres generadas por plantas desalinizadoras, así como la creación y regeneración de ecosistemas salobres, al generarse recursos hídricos apropiados para tal fin.

3.      Aumenta considerablemente la posibilidad de ejecutar ambos proyectos (Desalinización y Regeneración de ecosistemas salobres) que resultan inviables cuando se contemplan de forma aislada.

4.      Aumenta la rentabilidad de las Plantas desalinizadoras al conseguir un recurso hídrico adicional para acometer nuevas actividades económicas.

Desaladoras - Ósmosis inversa









  

Composición del agua del mar
La salinidad del agua del mar expresa el contenido total en sales disueltas. La concentración promedio de sales totales está en torno al 3,5 % en peso, es decir, de cada 100 gramos de agua salina, 3,5 gramos son sales.
En 1000 gramos de agua del mar hay principalmente: 19,35 gramos(g) de cloro, 10,71 g de sodio, 2,69 g de sulfato, 1,30 g de magnesio, 0,42 g de calcio, 0,39 g de potasio, 0,15 g de bicarbonato, y 0,07 gramos de bromo. Fuente: U.S. Geological Survey.






  

¿ Qué es una desaladora ?
Una desaladora es una planta industrial que convierte el agua del mar en agua apta para uso industrial, agrícola o para el consumo humano.
El proceso de dasalación consiste en retirar la mayoría de las sales disueltas en el agua del mar, principalmente, la sal común o cloruro de sodio, NaCl. El método más usado es el de ósmosis inversa.
Explicación del fenómeno de ósmosis.
Conocimientos previos.
Disolución: sistema homogéneo de composición variable, formada por soluto, cloruro de sodio(sal común) y disolvente(agua pura). Experiencia.
Ponemos en contacto dos recipientes, uno con agua salina y otro con agua pura, conectados a través de una membrana semipermeable. El agua fluye desde el recipiente de agua pura hasta el recipiente de agua salina, hasta que se igualan las concentraciones de ambas disoluciones. Se ha producido el fenómeno de ósmosis.
Ósmosis inversa.
Realiza el proceso contrario al descrito, es decir, mediante una gran presión aplicada al recipiente salino se obliga al agua que contiene a pasar al otro recipiente de agua pura a través de una membrana semipermeable. La presión aplicada debe ser mayor que la presión osmótica.
Ver esquema.






  

Planta desaladora de Yuma
La planta desaladora de Yuma está situada en una zona de 24 hectáreas a 8 kilómetros al oeste de Yuma(USA). Es la planta desaladora de ósmosis inversa más grande del mundo. Puede producir casi 275.000 metros cúbicos de agua desalada por día. El agua llega por unos canales hasta la zona de drenaje donde se quitan las algas, hojas, ramas del árboles y otras impurezas. Se le aplica un pretratamiento con cloro para desinfectarla de microorganismos y evitar el crecimiento de las algas, que obturarían los filtros y las membranas de la planta.






  

Planta desaladora de Yuma: Procesos de pretratamiento
Antes de ser desalada, el agua se somete a varios tratamientos previos para eliminar todos los sólidos que transporta.
1. Sedimentación sobre filtros de arena . Los sólidos en suspensión caen al fondo por gravedad. En el fondo, la acumulación del sedimento se retira mediante rastrillos automatizados. El agua parcialmente limpia rebosa por la parte superior de los tanques y se bombea hasta la siguiente etapa.
2. Tratamiento con cal viva(óxido de calcio) y sulfato férrico.
La cal viva y el sulfato férrico se mezclan con el agua y se inyectan en en centro de los reactores de precipitación. Dentro de estas grandes estructuras , la cal y el sulfato férrico quitan iones suspendidos en el agua y la ablanda eliminando la mayoría del calcio. El coagulante, sulfato férrico, forma el flóculo, hidróxido férrico, cuya gran superficie permite que se adhieren las partículas coloidales o semicoloidales. La cal viva retiene cationes y se transforma en carbonatos de calcio y magnesio. Estos lodos se sacan de los reactores y se concentran por evaporación al aire libre en grandes balsas. El lodo una vez seco, es rico en piedra caliza, que puede ser utilizado como fertilizantes. 3. El agua clarificada que sale de los reactores de precipitación se vuelve a filtrar por gravedad sobre filtros de antracita(carbón) y de arena, tratándola con ácido sulfúrico para rebajar su pH básico de 10, hasta casi neutral, 7,5, y así evitar que el carbonato cálcio residual se deposite y tape los filtros. Los flujos de agua filtrada del llegan hasta un gran tanque de almacenaje subterráneo llamado 'clearwell'. Se vuelve a añadir cloro para eliminar el crecimiento de microorganismos y algas. También se añade hexametafosfato de sodio,(NaPO3)6, que evita que las membranas de desalación se dañen, y el pH del agua se baja otra vez hasta el valor óptimo de 5,5. También se añade amoníaco que reacciona con el cloro residual formando biocidas menos agresivos llamados cloraminas.
Finalmente, catorce bombas de alta presión envían el agua hasta las membranas de la ósmosis inversa. El agua entra en las membranas a una presión media de casi 26 atmósferas.






  

Planta desaladora de Yuma: ósmosis inversa
El corazón de la planta desaladora es el equipo de desalación por ósmosis reversa. las paredes de las membranas de acetato de celulosa no permiten el paso de la sal, cloruro de sodio, pero sí el paso de las moléculas de agua. El equipo de la desalación puede producir casi 3.200 litros de agua desalada por segundo. La salinidad del agua se reduce desde 3.000 ppm hasta aproximadamente 300 ppm, eliminando más del 90% de las sales del agua. Los flujos de agua entrantes y salientes se pueden mezclar para conseguir el grado deseado de salinidad. El agua desalada se vacía en el río de Colorado que llegará hasta México. Los contaminates que han sido eliminados son: plomo, sulfato, calcio, magnesio, sodio, potasio, manganeso, aluminio, cloro, nitratos, flúor, boro, compuestos orgánicos y microorganismos.
El agua de rechazo o salmuera con una salinidad de 10.000 ppm, se aprovecha para mover un generador eléctrico que produce parte de la energía eléctrica que consume la planta. Finalmente, se vierten al pantano de Santa Clara en el golfo de California.

Impacto de la desalación sobre los ecosistemas.
La obtención de agua desalada genera principalmente dos focos de contaminación. La emisión de gases a la atmósfera derivados de la producción de la energía eléctrica consumida por la planta y las aguas de rechazo o salmueras producidas en el proceso de ósmosis inversa.
Las aguas residuales o salmueras originadas en la desalinización tienen un alto contenido en sales y contienen sustancias químicas, cationes sodio, Na, calcio, Ca, cobre, Cu, hierro, Fe, niquel, Ni, cromo, Cr, cinc, Zn, además de aniones, fosfatos, cloro, sulfatos y otras especies químicas minoritarias.
Los fosfatos originan el proceso de eutrofización o crecimiento excesivo de algas y plantas acuáticas, que cuando mueren, su materia orgánica consume gran cantidad de oxígeno disuelto en el agua en el proceso de descomposición, afectando a la flora y fauna acuática.
el cloro puede formar halometanos, con propiedades cancerígenas y mutágenas.
Aunque si el vertido se realiza en el mar, las corrientes marinas diluyen rapidamente los residuos y su impacto es despreciable.

Si la desaladora se abastece de energía eléctrica generada a partir de la quema de combustibles fósiles, carbón y petróleo en las centrales térmicas, se emitirán gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono,CO2, y otros gases como el dióxido de azufre, SO2 y óxidos de nitrógeno, NOx, responsables de la lluvia ácida. De ahí la impostancia de construir desaladoras que consuman electricidad generada mediante sistemas de energías renovables, como la energía solar, eólica, mareomotriz, hidráulica, geotérmica o biomasa.






Las plantas desalinizadoras de agua de mar han producido agua potable durante muchos años. Sin embargo, hasta hace poco la desalinización sólo se ha empleado en circunstancias extremas debido al altísimo consumo de energía del proceso.

Las primeras plantas desalinizadoras utilizaban diversas tecnologías de evaporación. Las desalinizadoras por evaporación más avanzadas, de múltiples etapas, tienen un consumo de energía de más de 9 kWh por metro cúbico de agua potable producido. Por esta razón, inicialmente las grandes desalinizadoras de agua de mar se construyeron en lugares en los que el coste de la energía era muy bajo, como el Oriente Medio, o cercanos a plantas de procesamiento con calor sobrante disponible.

En los años setenta se desarrolló el proceso de ósmosis inversa de agua de mar, con el que se obtiene agua potable a partir de agua de mar que se fuerza a pasar, bajo una alta presión, a través de una membrana semipermeable que filtra las sales y las impurezas. Estas sales e impurezas se expulsan del dispositivo de ósmosis inversa en forma de solución concentrada de salmuera en un flujo continuo que contiene una gran cantidad de energía de alta presión. La mayor parte de esta energía puede recuperarse con un dispositivo adecuado. Muchas de las primeras plantas desalinizadoras de ósmosis inversa construidas en los años setenta y a principios de los ochenta tenían un consumo de energía de más de 6,0 kWh por metro cúbico de agua potable producido, debido al bajo rendimiento de la membrana, a las limitaciones de la caída de presión y a la carencia de dispositivos de recuperación de energía.

En busca del ahorro de energía

En 1985, Filmtec (Dow Chemical Co.) desarrolló el primer elemento comercial de ósmosis inversa de baja presión y una sola etapa. Al mismo tiempo, los fabricantes de bombas adaptaban tecnologías existentes, como las turbinas de movimiento inverso y las ruedas Pelton, a las plantas de ósmosis inversa para recuperar la energía. Las nuevas tecnologías de membranas y los dispositivos de recuperación de energía de primera generación posibilitaron la desalinización de agua de mar con un consumo energético de algo menos de 4,0 kWh/m3. La maquinaria rotatoria de estos primeros dispositivos de recuperación de energía estaba fabricada con piezas metálicas que a menudo presentaban problemas de corrosión, desgaste y mantenimiento al instalarse en un entorno marino.

En 1990 llegó al mercado una segunda generación de dispositivos de recuperación de energía que empleaban materiales de alta aleación, resistentes al desgaste, tales como el acero inoxidable 904L. Por esta época también se desarrolló el turbocargador hidráulico. Estas innovaciones mejoraron la fiabilidad y redujeron el mantenimiento necesario, aunque todavía se limitaban a recuperar sólo entre un 50 y un 80 % de la energía del flujo de salmuera a alta presión de las plantas de ósmosis inversa debido a diversos problemas inherentes de rendimiento.

Durante los últimos 20 años, varios inventores han intentado desarrollar dispositivos comerciales avanzados de recuperación de energía que permitieran resolver las limitaciones de rendimiento. Estos dispositivos empleaban combinaciones de pistones, palas, válvulas y temporizadores; algunos funcionaban bien inicialmente, pero presentaban muchos problemas de mantenimiento. Otros estaban equipados con programas de inteligencia artificial, con lo que desaparecían rápidamente en un sector en el que el predominio de operarios no cualificados exige sencillez.

En 1992, Energy Recovery, Inc. comenzó a desarrollar un rotor tubular relativamente sencillo que podía transferir la energía a presión directamente desde la salmuera de la ósmosis inversa al flujo de alimentación. Cinco años y varios millones de dólares más tarde, la idea evolucionó a un dispositivo comercial patentado de 10 cm (4 pulgadas) de diámetro: el Intercambiador de Presión (Pressure Exchanger, PE).

El primer Intercambiador de Presión (PE) fue probado en una planta de HOH Canarias S.A. en Lanzarote durante un año en 1997 (Field Test) y desde entonces han sido incorporados en todas las plantas nuevas fabricadas por HOH.

Los dispositivos PE se comenzaron a vender en 1998. Las partes móviles y de acoplamiento de cerámica del PE han mostrado un desgaste excepcionalmente bajo, e incluso nulo, en el uso con salmuera a alta presión, y el material no es susceptible a la corrosión por picaduras y tensión que sufren los componentes de acero y bronce en usos similares. El PE de rotación lenta (1.500 rpm) ha demostrado necesitar poco mantenimiento en las plantas desalinizadoras comerciales.

Como el PE transfiere energía directamente de la salmuera al flujo de alimentación sin los problemas de rendimiento de los ejes giratorios de alta velocidad, el PE obtiene un rendimiento real de entre un 91 y un 95 por ciento con un amplio rango de flujos.

La reducción de los costes energéticos y de capital supone que por primera vez es posible producir agua potable a partir de agua de mar con un coste inferior a 1 dólar estadounidense por metro cúbico en muchos lugares de todo el mundo.



900 plantas desalinizadoras que funcionan actualmente en España desalan aproximadamente 1.400.000 metros cúbicos de agua al día

Las más de 900 plantas desalinizadoras que funcionan actualmente en España desalan aproximadamente 1.400.000 metros cúbicos de agua al día, informó hoy el presidente de AEDIR (Asociación Española Desalación y Reutilización), José Antonio Medina San Juan.

Madrid. Las más de 900 plantas desalinizadoras que funcionan actualmente en España desalan aproximadamente 1.400.000 metros cúbicos de agua al día, informó hoy el presidente de AEDIR (Asociación Española Desalación y Reutilización), José Antonio Medina San Juan. De ellas, 150 desalinizan agua de mar y en total significan que España tiene el cuarto lugar en la lista de países desalinizadores del mundo, después de Arabia Saudí, Emiratos Arabes Unidos, y Kuwait.
En su intervención ante la Comisión de Medio Ambiente, Medina explicó que si entra en funcionamiento la veintena de plantas que prevé el Plan Hidrológico Nacional, la producción de agua se elevaría en 1.700.000 metros cúbicos, lo cual significaría un aumento de consumo energético en desalación del 2,5 por ciento, que a su vez significa un 6 por ciento del consumo de energía en total.
"Si no se cumple el Protocolo de Kioto, no seremos culpables las desaladoras", argumentó Medina y agregó que "hoy desalamos en España a precios impensables hace 30 años". Así, en 1970 eran necesarios 22 kilowatios por hora para que funcionara una planta desalinizadora, mientras que actualmente son suficientes 3,5 kilowatios/hora. Según Medina, la producción de gases de efecto invernadero en las plantas desalinizadoras es "exactamente igual a lo que generamos por consumo eléctrico".
En cuanto a las salmueras como problema para la obtención de agua desalinizada, indicó que "es algo más pesada que el agua" y en concentraciones elevadas amenaza las praderas de poseidonia, pero afirmó que es perfectamente posible evitar esos efectos, porque "lo sabemos, lo hacemos y lo podemos hacer". Por otro lado, Santiago Martín Barajas, de Ecologistas en Acción, señaló que la costa mediterránea está en una situación de "absoluta insostenibilidad" en cuanto al agua y que el anuncio de nuevos recursos "dispara la demanda".
Así, el anuncio del trasvase del Ebro, a su juicio, provocó un incremento de la demanda hídrica en toda la costa, que ha vuelto a caer en picado desde que se anunció que el agua procedería de plantas desalinizadoras.





EL MUNDO (20/06/2004)
 








Las Provincias 17-Octubre-2004

Profesores de la Politécnica rechazan las desalinizadoras

Profesores de la Politécnica rechazan las desalinizadoras

Profesores de la Politécnica rechazan las desalinizadoras

Coinciden con los agricultores en que la poca rentabilidad de los cultivos no puede asumir ni de lejos el coste del agua desalada, que se sitúa entre 0,7 y 0,9 euros por metro cúbico

VICENTE LLADRÓ / VALENCIA

Catedráticos, profesores e investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han mostrado su acuerdo unánime en el rechazo a que las proyectadas desalinizadoras de agua de

Profesores de la Politécnica rechazan las desalinizadoras

Coinciden con los agricultores en que la poca rentabilidad de los cultivos no puede asumir ni de lejos el coste del agua desalada, que se sitúa entre 0,7 y 0,9 euros por metro cúbico

VICENTE LLADRÓ / VALENCIA

Catedráticos, profesores e investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han mostrado su acuerdo unánime en el rechazo a que las proyectadas desalinizadoras de agua de mar puedan sustituir la anteriormente prevista aportación de caudales trasvasados del Ebro.

En una mesa redonda celebrada el jueves pasado en la Escuela de Ingenieros Industriales de la Politécnica, los científicos se mostraron totalmente de acuerdo con los agricultores en que la escasa rentabilidad de los cultivos agrarios no puede asumir los elevados costes del agua desalada.

Según los datos aportados por Enrique Soriano, natural de Alzira y catedrático de Ingeniería Química, el precio de un metro cúbico de agua desalada se sitúa en estos momentos entre 0,7 y 0,9 euros (116-150 pesetas), lo que representa cinco o seis veces los precios de agua más elevadora que se están utilizando en estos momentos para riego agrícola y que se sitúan ya en el umbral de rentabilidad.

Además hay que tener presente que dichos precios se refieren sólo a los costes de desalación, sin tener en cuenta la amortización de las instalaciones ni el necesario bombeo añadido para poder utilizar los caudales más allá de la línea de costa.

Esto llevó a concluir que las desalinizadoras sólo se justifican para usos de abastecimiento urbano o industrial, en una estrecha franja costera y cuando se han agotado todas las demás posibilidades para disponer de agua.

En agricultura sólo sería asumible en casos muy esporádicos de cultivos de mucho primor y mezclada el agua desalada con la de otras fuentes, lo que permitiría disponer de suficiente caudal pero sin encarecer demasiado el precio del conjunto. En todo caso, si es preciso un rebombeo, ya se dispara todo.

Esta es la primera vez en la que el cuerpo docente de la ingeniería universitaria valenciana ha dejado constancia de su opinión autorizada en una cuestión tan polémica y tan politizada. Sobre este aspecto de la excesiva politización también se hizo hincapié en la reunión.

Algunos profesores se refirieron además a la necesidad de racionalizar más los usos del agua de riego y hasta hubo quien llegó a decir que se mantienen situaciones de despilfarro por parte de los agricultores.

Esto fue rápidamente rechazado por Juan Salvador Torres, secretario general de AVA-ASADA, quien destacó los grandes esfuerzos de ahorro que están haciendo los agricultores de la Comunidad Valenciana y dijo que si se mantienen situaciones anacrónicas es más por la falta de infraestructuras adecuadas o de cambio de las existentes que de voluntad de los agricultores individuales, que poco pueden hacer sobre redes generales. Remarcó que, en todo caso, el agricultor valenciano sigue estando a la cabeza de España en el ahorro de agua, la modernización continuada y disponibilidad a cambiar.

Torres insistió en que el trasvase del Ebro es necesario y José Ramón Urbán, de la Unió-COAG, dijo que al menos se precisa que llegue hasta Sagunto.





ECOLÓGICAS

Resulta paradójico el hecho de que una de las obras que mayor perjuicio causaría a la naturaleza sea el proyecto estrella del Ministerio de Medio Ambiente. En realidad el trasvase del Ebro se trata de un proyecto más propio de ministerios como los de Fomento, Agricultura, o Industria y Energía. Atenta contra tres Directivas Europeas en materia de medio ambiente (Agua, Hábitats y Aves), destruirá importantes humedales, como el Delta del Ebro e inundará las mejores tierras e incluso localidades de varios valles del Pirineo y Prepirineo Aragonés, por la construcción de los embalses que se requiere para almacenar el agua que se pretende trasvasar.

Se da la paradoja de que el agua del Ebro es de peor calidad que la del Júcar y la mezcla ambas tendría un efecto devastador sobre los ecosistemas de las cuencas receptoras. Asimismo, es más que probable la extensión de epizootias, como la del mejillón cebra, un molusco procedente de Asia Central que está presentando numerosos problemas en los tramos finales del Ebro.

Todas las organizaciones ecologistas han mostrado su más rotundo rechazo al trasvase del Ebro, presentando numerosos argumentos en contra del plan, recursos ante las instituciones pertinentes y alternativas basadas en la correcta gestión de nuestro más preciado patrimonio, que es el agua.


ECONÓMICAS

El PHN, con un presupuesto de cuatro billones de pesetas, es uno de los proyectos más caros de cuantos ha emprendido el Gobierno. Sin embargo se fundamenta en concepciones obsoletas basadas en la subvención a fondo perdido (y con dinero público) del consumo del agua. Las nuevas directivas europeas obligan a la reversión de los costes de las obras, lo cual hará que el precio que deba pagarse por el agua del trasvase sea absolutamente imposible de amortizar por la actividad agraria, que es el sector al que se apela en la demanda del trasvase.

Una de las críticas más serias que se está evidenciando desde diferentes instituciones europeas y que expuso la comunidad científica hace mucho tiempo es el hecho de que no se han tenido en cuenta otras soluciones, como es el caso de la desalación, cuya tecnología hace que se trate de una solución cada vez más barata, mientras que los precios de las obras de infraestructura siempre son mayores de los que se presupuestaron inicialmente. Tal y como denuncia la Dirección de Economía de la Unión Europea, el gobierno ha inflado excesivamente los supuestos beneficios del PHN, al tiempo que ha infravalorado los costes. 

Existen informes realizados por instituciones públicas o privadas, como el CIRCE, WWF/ADENA, la Fundación Nueva Cultura del Agua, que cuestionan muy seriamente la viabilidad económica del trasvase del Ebro. En palabras de Pedro Arrojo, profesor de Economía de la Universidad de Zaragoza, y Premio Goldman de Medio Ambiente, en lo que se refiere a las cuestiones económicas, el PHN es un ejemplo de prevaricación técnica.


SOCIALES

Gobiernos anteriores, como el del general Franco, o el de Felipe González realizaron proyectos para llevar a cabo trasvases del Ebro similares a los del PHN. El pueblo aragonés siempre se ha opuesto, alegando que lo que se pretende es detraer un recurso natural desde las zonas demográfica y económicamente más desfavorecidas, hacia las que presentan un desarrollo económico mucho mayor, como son el área metropolitana de Barcelona y las regiones del litoral mediterráneo.

Parece que ninguno de los gobiernos de España ha entendido que los ríos no son meros canales de riego. Cumplen muchas otras funciones ecológicas y sociales, quizá intangibles monetariamente, pero vitales humanamente.

Para realizar el trasvase del Ebro es preciso inundar poblaciones y tierras actualmente habitadas, desvertebrando comarcas enteras, que son precisamente las menos desarrolladas económicamente y que en realidad son las que precisan de la solidaridad de los pueblos de España.

Desde hace tiempo colectivos y asociaciones han denunciado el grave impacto que tienen sobre la población y el territorio la construcción de grandes trasvases y algunos pantanos.
CIENTÍFICA

El PHN y, más en concreto, el proyecto de trasvase del Ebro, ha sido el proyecto que mayor número de críticas ha concitado desde la comunidad científica. Muy probablemente, el problema de la gestión del agua sea el tema social y humano que ha reunido al mayor número de disciplinas científicas y el que ha consensuado una crítica más unánime desde el ámbito científico hacia una gestión del gobierno. Los congresos ibéricos de gestión y planificación del agua (este año se realiza el cuarto en Tortosa) han reunido a hidrogeólogos, ingenieros, economistas, juristas, sociólogos, filósofos, antropólogos, ecólogos, biólogos, etc. Desde todas las disciplinas se ha pretendido aportar el conocimiento para una adecuada gestión del agua, entendiendo que se trata no sólo de un recurso económico, sino de un bien que trasciende lo meramente monetario, para convertirse en patrimonio del ser humano.



Ha sido la comunidad científica, con centenares de informes críticos al PHN y con su certeza a la hora de hacerlos patentes en numerosos foros nacionales e internacionales, quien ha paralizado momentáneamente algunas de las obras de infraestructura más dañinas para el medio ambiente y la propia convivencia social.
http://www.ambientum.com/lstproductos.asp?CLAS1=16&CLAS2=63&CLAS3=1&pag=0

http://www.arrakis.es/~aguanatural/desalina.htm

http://www.croem.es/Web/CroemWebAmbiente.nsf/0/1e12203b6a9b0c8741256fb2002fd172?OpenDocument

http://www.geocities.com/ageval2/seminar05.html

http://www.golftrat.com/SALMUERAS.htm

http://www.hohcanarias.net/lahisdedes.html

http://www.madrimasd.org/informacionIDI/entrevistas/quienesquien/detalleGrupo.asp?id=3

http://mx.geocities.com/desalinizadoras/desalinizadoras.htm

http://prensa.upv.es/dir/prensa/recull/ver/*/todo/200410?0618114813a05166

http://www.proyectogeo.com.ar/noticias/nt_pages/nt_23117.asp

http://www.ua.es/dossierprensa/2004/06/20/2.html

http://www.uv.es/~choliz/


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje