Página principal

El problema de las municiones en racimo en América Latina


Descargar 13.51 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño13.51 Kb.



El problema de las municiones en racimo en América Latina
Las municiones en racimo sólo han sido utilizadas dos veces en este hemisferio. Aviones británicos soltaron municiones en racimo BL-755 en puestos de infantería argentinas durante un conflicto armado en las Islas Falkland/Malvinas en 1982. En el otro caso, aviones de la marina estadounidense soltaron 21 “Rockeye” bombas Mk.-20 durante la invasión a Granada en noviembre de 1983.
¿Qué son las municiones en racimo?
Las municiones en racimo son armas que son lanzadas desde el aire y desde tierra y liberan hasta cientos de submuniciones. Las submuniciones que son liberadas por vía aérea son más comúnmente llamadas “bombetas”, mientras que las que son liberadas mediante artillería o cohetes son referidas como “granadas”.
Globalmente, se sabe que 34 países han producido más de 210 tipos diferentes de municiones en racimo liberadas por vía aérea y terrestre incluyendo proyectiles, bombas, misiles, cohetes, y dispensadores. Las reservas de municiones en racimo existentes contienen miles de millones de submuniciones individuales. Las municiones en racimo han sido almacenadas por al menos 77 estados, y utilizadas por al menos 30 países y territorios disputados. Según la información disponible, al menos 13 países han transferido más de 50 tipos de municiones en racimo a por lo menos otros 60 países.
¿Cuál es el problema con esta arma?
Tanto las que son liberadas por el aire como en la tierra, las municiones en racimo causan daños humanitarios importantes y riesgos a los civiles. En primer lugar, al ser dispersadas ampliamente no pueden distinguir entre objetivos militares y civiles por lo que el impacto humanitario puede ser extremo, especialmente cuando el arma es utilizada en o cerca de áreas pobladas. Muchas submuniciones fallan en detonar al impacto, convirtiéndose en minas antipersonal de facto, matando e hiriendo a muchas personas aún mucho después de terminado el conflicto. Estas municiones sin estallar son más letales que las minas antipersonal; los incidentes que involucran municiones en racimo tienen mayor probabilidad de causar muerte que lesiones.

¿Quién ha utilizado municiones en racimo?
Por lo menos 15 países han utilizado municiones en racimo: Eritrea, Estados Unidos, Etiopía, Francia, Georgia, Israel, Marruecos, Países Bajos, Nigeria, Rusia (URSS), Arabia Saudita, Sudán, Tayikistán, Reino Unido y la Antigua República de Yugoslavia. Un número pequeño de grupos armado no estatales han utilizado esta arma (como Hezbollah en el Líbano en el 2006). Miles de millones de submuniciones están almacenadas por aproximadamente 76 países. Se conocen un total de 34 estados que han producido más de 210 tipos diferentes de municiones en racimo. Más de dos docenas de países han sido afectados por el uso de las municiones en racimo incluyendo Afganistán, Albania, Angola, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Camboya, Chad, Croacia, Eritrea, Etiopía, Georgia, Grenada, Irak, Israel, Kuwait, Laos, Líbano, Montenegro, Arabia Saudita, República Democrática del Congo, Serbia, Sierra Leone, Sudán, Siria, Tayikistán, Uganda, y Vietnam, como también Chechenia, Islas Falkland/Malvinas, Nagorno-Karabakh, y el Sahara Occidental.
¿Por qué es necesaria una prohibición de municiones en racimo?
En pocas palabras, porque las municiones en racimo matan y hieren demasiados civiles. El arma ha causado más muertes en Irak en el 2003 y Kosovo en 1999 que cualquier otro sistema de armas. Las municiones en racimo tiene la particularidad de ser un arma que causa el daño más grave a civiles desde las minas antipersonal, las cuales fueron prohibidas en 1997. Sin embargo, actualmente no hay ninguna provisión de internacional para responder a los problemas causados por las municiones en racimo. El uso masivo de esta arma por parte de Israel en el Líbano en agosto de 2006 resultó en más de 200 civiles muertos o heridos en el año siguiente al cese de fuego; y sirvió como catalizador para que los gobiernos se lanzaran en el proyecto para crear un instrumento legalmente vinculante sobre las municiones en racimo en el 2008.

¿Qué es el Proceso de Oslo?
En febrero del 2007, 46 gobiernos se reunieron en Oslo para unirse al llamado del Ministro de Relaciones Exteriores Noruego Jonas Gahr Støre para concluir un nuevo instrumento legalmente vinculante en el 2008 para prohibir el uso, producción, transferencia y almacenamiento de municiones en racimo que causan un daño inaceptable a los civiles y proveer recursos adecuados para asistir a los sobrevivientes y limpiar las áreas contaminadas. Reuniones sobre el Proceso Internacional de Oslo fueron llevadas a cabo en Perú (mayo 2007), Austria (diciembre 2007) y Nueva Zelanda (febrero 2008). 107 países negociaron y adoptaron el tratado que prohíbe las municiones en racimo y que incluye provisiones asistencia a víctimas las comunidades afectadas en mayo 2008 en Dublín.

Estados que han adoptado la Convención sobre Municiones en Racimo (107)



Albania, Alemania, Argentina, Australia, Austria, Bahrein, Bélgica, Belice, Benin, Bolivia, Bosnia y Herzegovina, Botswana, Brunei Darussalam, Bulgaria, Burkina Faso, Burundi, Camboya, Camerún, Canadá, Chad, Chile, Comoros, República del Congo, Cook Islands, Costa Rica, Côte d'Ivoire, Croacia, Republica Checa, Republica Democrática del Congo, Dinamarca, República Dominicana, Ecuador, El Salvador, Estonia, Fiji, Finlandia, Francia, Ghana, Guatemala, Guinea, Guinea-Bissau, la Santa Sede, Honduras, Hungría, Islandia, Indonesia, Irlanda, Italia, Jamaica, Japón, Kenya, Kyrgyzstan, Laos PDR, Líbano, Lesotho, Lituania, Luxemburgo, Macedonia (FYR), Madagascar, Malawi, Malasia, Malí, Malta, Mauritania, México, Moldava, Montenegro, Moroco, Mozambique, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Nigeria, Nigeria, Noruega, Palau, Manama, Papua Nueva Guinea, Paraguay, Perú, Filipinas, Portugal, Qatar, Samoa, San Marino, Sao Tome y Príncipe, Senegal, Serbia, Seychelles, Sierra Leone, Eslovaquia, Eslovenia, África del Sur, España, Sudan, Swazilandia, Suecia, Suiza, Tanzania, Timor-Leste, Togo, Uganda, Reino Unido, Uruguay, Vanuatu, Venezuela y Zambia.

Estados de América Latina y el Caribe que han adoptado la Convención sobre Municiones de Racimo
Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Costa Rica, República Dominica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.
La Coalición sobre Municiones en racimo (CMC) es una red de 250 organizaciones civiles que trabaja en 70 países para eliminar el daño causado por las municiones en racimo. Los miembros fundadores incluyen a Human Rights Watch, Handicap International y otros líderes de la Campaña Internacional para prohibir las minas antipersonal, que obtuvo el Premio Nobel de la Paz por su trabajo hacia el Tratado de prohibición de minas en 1997.

www.stopclustermunitions.org/


www.stopclustermunitions.org



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje