Página principal

El Papa en la Conferencia sobre Nutrición de la fao: los hambrientos piden dignidad, no limosna


Descargar 6.09 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño6.09 Kb.
El Papa en la Conferencia sobre Nutrición de la FAO: los hambrientos piden dignidad, no limosna
Adital

En la mañana de este jueves, 20 de noviembre, el Papa Francisco visitó la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con ocasión de la segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición que tiene lugar en Roma del 19 al 21 de noviembre.

A su llegada, el Sumo Pontífice fue recibido por el director general de la FAO José Graziano da Silva, por el director general adjunto, Oleg Chestnov y por monseñor Luigi Travaglino, observador permanente de la Santa Sede ante ese organismo.

Francisco dijo que la total unidad de propósitos y de obras, pero sobre todo el espíritu de hermandad, pueden ser decisivos para soluciones adecuadas. En su visión, los destinos de cada nación están más que nunca enlazados entre sí, "al igual que los miembros de una misma familia, que dependen los unos de los otros”. Sin embargo, la población mundial vive en una época en la que las relaciones entre las naciones están demasiado a menudo dañadas por la sospecha recíproca, "que a veces se convierte en formas de agresión bélica y económica, socava la amistad entre hermanos y rechaza o descarta al que ya está excluido. Eso lo sabe bien quien carece del pan cotidiano y de un trabajo decente”.

"Este es el cuadro del mundo, en el que se han de reconocer los límites de planteamientos basados en la soberanía de cada uno de los Estados, entendida como absoluta, y en los intereses nacionales, condicionados frecuentemente por reducidos grupos de poder. Lo explica bien la lectura de la agenda de trabajo de ustedes para elaborar nuevas normas y mayores compromisos para nutrir al mundo”, señaló el Papa. De esa manera, él destacó que espera que, en la formulación de dichos compromisos, los Estados se inspiren en la convicción de que el derecho a la alimentación sólo quedará garantizado si preocuparen a las personas el sujeto real, es decir, la persona que sufre los efectos del hambre y la desnutrición.

"Hoy día se habla mucho de derechos, olvidando con frecuencia los deberes; tal vez nos hemos preocupado demasiado poco de los que pasan hambre. Duele constatar además que la lucha contra el hambre y la desnutrición se ve obstaculizada por la ‘prioridad del mercado’ y por la ‘preminencia de la ganancia’, que han reducido los alimentos a una mercancía cualquiera, sujeta a especulación, incluso financiera. Y mientras se habla de nuevos derechos, el hambriento está ahí, en la esquina de la calle, y pide carta de ciudadanía, ser considerado en su condición, recibir una alimentación de base sana. Nos pide dignidad, no limosna”, enfatizó el Papa.



Francisco propuso además que el interés por la producción, la disponibilidad de alimentos y el acceso a ellos, el cambio climático, el comercio agrícola, deben ciertamente inspirar las reglas y las medidas técnicas, pero la primera preocupación debe ser la persona misma, aquellos que carecen del alimento diario y han dejado de pensar en la vida, en las relaciones familiares y sociales, y luchan sólo por la supervivencia.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje