Página principal

El juego separado


Descargar 251.06 Kb.
Página1/9
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño251.06 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
EL JUEGO SEPARADO

León Vallejo Osorio

(Premio Nacional de Ensayo “Bogotá una ciudad que sueña)
Colombia

1995


Para Michael Ende,

Primer combatiente de Fantasía,

magnífico contendor

de todos esos hombres Grises.

Para Marcela que me enseñó,

con su amor, a conocerlo.

Para Beatriz,

que nos hizo saber que él existía.

Sinite párvulos venire a me”



Jesús de Nazareth
“El arte es distinto del oficio. El primero es llamado liberal. El segundo puede ser calificado de mercenario. Se mira el primero

como si fuera un simple juego; vale decir, como una ocupación placentera en sí misma, que no precisa tener otra finalidad. El

segundo, por el contrario, es considerado como un trabajo; es decir, como una ocupación desagradable en sí misma, que sólo atrae por el resultado que promete (por ejemplo, la recompensa) y que, por consiguiente, puede ser impuesta como obligación”

Inmanuel Kant. “Crítica del Juicio”
“Una vez desaparecida la idea de una racionalidad central de la historia, el mundo de la comunicación generalizada estalla como una multiplicidad de racionalidades 'locales' —minorías étnicas, sexuales, religiosas, culturales o estéticas (como los Punk, por ejemplo)—, que retoman la palabra y dejan de ser finalmente acalladas y reprimidas por la idea de que solo existe una forma de humanidad verdadera digna de realizarse, con menoscabo de todas las peculiaridades, de todas la individualidades limitadas, efímeras contingentes”

Gianni Vattimo. “Postmodernidad: ¿una sociedad transparente?”
“Es indudable que toda división del trabajo en el seno de la sociedad lleva aparejada inseparablemente cierta degeneración física y espiritual del hombre”

Carlos Marx. “El capital”

RECORRIDO


4

I 5

LIMINARES 5

LA CULTURA COMO PROBLEMA: TEXTO ABIERTO Y LÚDICA EXCLUIDA 10

LOS SESGOS DE LA PALABRA Y LA CREATIVIDAD 18

II. 30

BAJO EL SIGNO DE LOS HOMBRES GRISES 30

ENTRE ANTIGUOS Y MODERNOS 38

EL JUEGO PRISIONERO DEL TIEMPO SEPARADO 46

EL DERECHO A LA PEREZA 51

EN EL JUEGO DE LOS HOMBRES GRISES 58

ACERCA DEL SABER, LA RISA Y EL APRENDIZAJE PROHIBIDOS 61

¿AL RESCATE DEL HOMO LUDENS? 71

I

LIMINARES

Que pase el rey, que ha de pasar



el hijo del conde se ha de quedar...”

Ronda y juego infantil
Aserrín, aserrán, los maderos de San Juan

los de rique alfeñique, los de roque alfandoque

los de trique triquitrán”

Ronda y juego infantil (en un poema de José Asunción Silva)
Un elefante se balanceaba sobre la tela de una araña

como la tela se resistía fueron a llamar un camarada”

Juego de palabras, ahora en una canción popular.

Presentamos, para la discusión, estas notas nacidas de la reflexión sobre el problema del ocio, el juego y su relación con el trabajo1.

Al contrastar, de entrada, la opinión expresada en los textos propuestos a manera de exergo nos pondremos, más allá de la evidencia, en el camino de retomar éste que aparece como un extraño problema:

Del modo como —en el espacio micro— se sacraliza la separación de la experiencia del hombre contemporáneo, así esta sociedad —esta cultura— ha escindido el juego con respecto de las demás prácticas. Aquí el juego, y la poesía que estaba ligada al juego en muestra actividad infantil2, cuando nos fascinaba la rima, el ritmo y la metáfora que trasgrede, fue ignorándose, alejándose de nuestra cotidianidad, de la reproducción del individuo3.

Veámoslo:

Kant en La critica del juicio planteaba que

También se distingue arte de oficio: El primero llámase libre; el segundo puede también llamarse arte mercenario. Consideran el primero como si no pudiera alcanzar su finalidad (realizarse) más que como juego, es decir, como ocupación que es en sí misma agradable, y al segundo considérasele de tal modo que, como trabajo, es decir, ocupación que en sí misma es desagradable (fatigosa) y que sólo es atractiva por su efecto (verbigracia, la ganancia), puede ser impuesta por la fuerza”4.

Aquí el juego es “lo placentero” y el trabajo “lo desagradable”. Se establece, de este modo, una relación de identidad entre el juego y el arte, donde queda clara la oposición entre el primero y el trabajo.

Aparecen así, escindidas, estas dos prácticas separadas y opuestas.

De otro lado, en un texto que se ha convertido ya en clásico postmoderno, Gianni Vattimo afirma que

Una vez desaparecida la idea de una racionalidad central de la historia, el mundo de la comunicación generalizada estalla como una multiplicidad de racionalidades 'locales' —minorías étnicas, sexuales, religiosas, culturales o estéticas (como los Punk, por ejemplo)—, que retoman la palabra y dejan de ser finalmente acalladas y reprimidas por la idea de que solo existe una forma de humanidad verdadera digna de realizarse, con menoscabo de todas las peculiaridades, de todas la individualidades limitadas, efímeras, contingentes”5.

Esta es, a contramano de la dialéctica, la reivindicación del universo micro como alternativa corporativa. Pero también es —en el mismo movimiento— la negación de los universales, la resurrección del mundo de la empiria y lo particular que pretende tragarse la historia y detenerla en el malabarismo verbal de la postmodernidad.

El otro punto de referencia que traemos y, evidentemente contrasta con los textos anteriores, ha sido tomado de El Capital de Carlos Marx: “Es indudable que toda división del trabajo en el seno de la sociedad lleva aparejada inseparablemente cierta degeneración física y espiritual del hombre”6

Finalmente, de la mano de Marx, presentamos una expresión de Uquar no menos significativa que dice: “Parcelar a un hombre equivale a ejecutarlo si merece la pena de muerte, o a asesinarlo si no la merece. La parcelación del trabajo es el asesinato de un pueblo”7

Nos proponemos, pues, desde la contradicción que estos textos dejan ver, evidenciar la raíz de semejante práctica separada y alienada.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje