Página principal

El Instituto de Salud Pública incorpora un equipo de última generación para el análisis de aguas y alimentos


Descargar 9.98 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño9.98 Kb.



El Instituto de Salud Pública incorpora un equipo de última generación para el análisis de aguas y alimentos

En 2005, el laboratorio realizó 43.500 análisis sobre un total de 6.143 muestras, de las que la mitad fueron de aguas

Viernes, 26 Mayo 2006. El Instituto de Salud Pública del Gobierno de Navarra ha incorporado a su equipamiento un espectrómetro de última generación para el análisis de aguas y alimentos, que amplía enormemente las posibilidades de descubrimiento de sustancias que eran de difícil detección con los procedimientos convencionales. El nuevo equipo abre posibilidades de colaboración en los ámbitos forense y policial, para el análisis de pruebas orgánicas y de decomisos de sustancias prohibidas.

El aparato está en funcionamiento en el Instituto de Salud Pública desde finales de 2005 y técnicamente es un equipo de cromatografía de líquidos acoplada a espectrometría de masas en tandem, con un coste de 240.000 euros, que lleva a cabo una técnica llamada HPLC-MC/MS. Este sistema de análisis biomolecular fue descubierto y puesto en práctica por John Fenn, Kiochi Tanaka y Kurt Wüthrich, que en 2002 obtuvieron el Premio Nobel de Química por este descubrimiento.

El aparato instalado en Pamplona es uno de los primeros en funcionamiento en España y hace dos semanas fue el primero en aplicar un programa de detección de determinados antibióticos, llamados aminoglucósidos, en alimentos cárnicos.

En palabras de Pablo Fraile, el químico encargado del funcionamiento del nuevo equipo, éste es “extraordinariamente sensible, muy robusto para las prácticas cotidianas y versátil para ser aplicado a diferentes tipos de análisis”. Lo que analiza son residuos de antibióticos, corticoides y colorantes prohibidos en alimentos y de herbicidas en el agua. Pero a futuro, con el programa adecuado, tiene posibilidades de utilización en prácticas policiales y forenses, en relación con sustancias prohibidas y pruebas orgánicas.



Labor analítica

El Instituto de Salud Pública practica análisis sistemáticos de las aguas y de los alimentos que se consumen en Navarra. En 2005, el laboratorio realizó 43.500 análisis sobre un total de 6.143 muestras presentadas. De ellas, 3.200 (52%) fueron muestras de aguas de distintos tipos, a las que se practicaron 30.000 análisis fisicoquímicos y microbiológicos.

De las 3.200 muestras de agua analizadas, 2.212 correspondieron a agua de consumo; 270, a aguas superficiales y naturales; 18 fueron de agua envasada, 39 de piscinas, 163 de zonas de baño, 151 de aguas residuales a colectores y 170 a residuales que van a cauces de ríos; por último, se hicieron análisis de 177 muestras de otras aguas no comprendidas en los apartados anteriores.

Este laboratorio depende del Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental del propio Instituto de Salud Pública y de este servicio de donde procede la mayor parte de las muestras de agua analizadas (2.306 sobre 3.200) pero también reciben muestras del Servicio de Integración Ambiental del Departamento de Medio Ambiente (719) y de los ayuntamientos y de otras entidades.

Los análisis que se practican son de dos órdenes. Los análisis químicos determinan los componentes inorgánicos y orgánicos que inciden en la calidad del agua y los análisis microbiológicos determinan los microorganismos patógenos o indicadores de contaminación eventualmente presentes en el agua o en los alimentos. Estos análisis sirven también de control de calidad de los procesos de potabilización del agua.

Entre el conjunto de técnicas que se emplean en este proceso, la cromatografía se aplica a la determinación de residuos y, dentro de esta técnica, la cromatografía de líquidos con detección de espectrometría de masas en tandem, que es la que se aplica con el nuevo equipamiento, constituye una potentísima herramienta analítica que, como dicen los expertos, “hace volar a las moléculas más pesadas”.

Programas de investigación

El Instituto de Salud Pública desarrolló entre 2002 y 2004 un proyecto de investigación titulado “Residuos de contaminantes orgánicos de diferentes orígenes en Navarra” para el estudio sistemático de grupos de contaminantes de interés especial como los herbicidas, trihalometanos y policloribifenilos.

La conclusión de este programa fue que los niveles de contaminación orgánica de las aguas y alimentos que se consumen en Navarra están muy por debajo de los límites establecidos por las normas de seguridad sanitaria, y en los análisis realizados no se detectaron riesgos para la salud pública en lo que se refiere a estos compuestos orgánicos.

El nuevo equipamiento de análisis puesto en marcha desde finales de 2005 permite mejorar la detección de grupos más amplios de compuestos y en concentraciones más bajas que las detectadas hasta ahora (en razón, por ejemplo, de dos mil veces inferior al peso de un grano de azúcar en un litro de agua).



Nota: en la sección de "Noticias" de www.navarra.es se ofrece una fotografía relacionada con esta nota de prensa.





Página de





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje