Página principal

El foam, el epoxy y otras historias


Descargar 14.99 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño14.99 Kb.

lunes, julio 03, 2006

El foam, el epoxy y otras historias


Este es un artículo del New York Times aparecido el pasado 29 de Junio. Me pareció interesante así que lo he intentado traducir lo mejor posible. Espero que os guste.

En la tienda 2 Mile Surf Shop en Bolinas, California, John Moore dirige una cepilladora eléctrica a lo largo de un bloque de foam. Vestido con unos pantalones cortos, chancletas y una máscara, una nube de polvo le rodea. Está tallando lo que será, después de ser lijado, envuelta en fibra de vidrio y sellado una tabla de surf de alto rendimiento. Aunque parezca una tabla tradicional, no es así. Es un ejemplo del cambio más significativo de la tecnología en el surf en décadas.


William Riedel dice que ha vendido más tablas de surf de epoxy desde el Lunes Negro, cuando el principal fabricante de foam cerró. Las tablas de surf de epoxy han estado disponibles desde los años 70, pero los defectos de diseño obstaculizaron su expansión. "La mayoría de la gente que tenia una tabla de epoxy era de las que pensaba que conducir con una tabla encima del coche era guay aunque nunca se metieran en el agua con ella" dice el señor Moore, dueño y shaper de Mystic Surfboards. "Pero eso era solo antes del Lunes Negro, después todo cambió."


Desde hace décadas todas las tablas de surf de calidad se han hecho con una base de la espuma del poliuretano, un paño de la fibra de vidrio y resina del poliéster. El noventa por ciento de las planchas de foam
Venían de una compañía de California llamada Clark Foam, cuyo dueño, Grubby Clark, conmocionó la industria cuando él cerró precipitadamente sus puertas el pasado 5 de diciembre, el lunes negro, también conocido como Blank Monday, llamado así Moore.
En una carta enviada por fax a sus clientes, Clark dijo que él sucumbía a la presión de los funcionarios medioambientales del estado, de los que era objetivo debido al uso de una toxina llamada diisocianato de tolueno.
Con el principal fabricante de planchas de foam fuera de juego la industria se resintió."Algunos shapers bajaron la persiana" comenta Martin Pious, un tablonero de 47 años que vive en Santa Cruz. " Pero otros, incluso los más alternativas empezaron a buscar alternativas, a experimentar."
Como resultado, las tablas de epoxy, infravaloradas por la mayoría de los surfistas, empezaron a ganar fama y prestigio. Al Merrick, cuya compañía, Channel Island, vendió 20.000 tablas en el 2005, estima que el veinte por ciento de sus pedidos fueron tablas de epoxy, veinte veces más pedidos desde el cierre de Clark.
Cuando, después de algunos meses, los nuevos fabricantes de foam comenzaron a llenar el vació dejado por Clark, las tablas de epoxy ya habían impresionado a surfistas profesionales ya amateres, asegurando un lugar en el mercado del surf. "Qué cambiante es el mercado que ahora todos y cada uno de los mejores surfistas del mundo tiene una tabla de epoxy en su quiver", comentó Merrick.
Pequeños shapers como Bob Pearson de Arrow, una pequeña empresa de Santa Cruz, ahora hacen también tablas de epoxy. "Hace seis meses, nadie nos pedía una tabla de epoxy", declara Pearson. "Ahora son normales las conversaciones preguntando cuales son los pros y las contras".
Los pros son bastantes. El EPS foam (Protective Expanded Polystyrene Foam), que se ha convertido en el sustituto en las tablas de epoxy, es abundante y no tan pesado para transportarlo. La espuma de EPS, el
Los pros son numerosos. La espuma de EPS, que se ha convertido en una base substituta en tableros de epoxy-acabados, es abundante y como pesado no acarrear alrededor. Porque espuma de EPS - el mismo material usado para las tazas de café y las neveras de playa - no puede estar cubierto con poliester, que la derrite, los shapers usan el epoxy en su lugar. Las tablas hechas con epoxy, una resina dura, son mucho más fuertes y más duraderos.

Surftech y Santa Cruz Surfboards hacían ya a tablas de epoxy antes de que Clark, cerrara, y por lo tanto estuvieron bien colocados cuando la demanda aumentó. Sus productos eran mejores, argumentaron, porque las tablas de surf tradicionales eran susceptibles a las grietas y la erosión de la capa de resina de poliester, que puede producir que el foam se moje y se destruya.

"Pero los surfistas son obstinados," comenta French, que ha estado fabricando tablas de epoxy desde 1989. "Al principio las tablas de surf hawaianas estaban hechas de la madera del ulu, del koa y del wiliwili, pero la secoya, que era mucho más ligera, asumió el control. Había la gente que dijo que era un sacrilegio cambiar". Y añade " hay siempre gente apegada al pasado pero una mejor tecnología siempre gana".

Ha llevado décadas a los shapers diseñar una tabla de epoxy que sea fácil de maniobrar. Los primeros modelos "eran chatarra, apenas surfeable," dice Chris Mauro, editor de Surfer Magazine. "Por eso tienen mala reputación"
William Riedel, shaper premiado, ha trabajado con la resina de epoxy durante más de 20 años. "Desde que Clark cerró, no tengo que hacer tanto esfuerzo para convencer a la gente," comenta, "pero no es suficiente el hacer que se monten en una tabla de epoxy. Tiene que ser una buena tabla de epoxy".

Desde hace pocos años, los mejores shapers han estado estudiando como trabajar con diferentes grosuras y densidades de EPS y modificar su diseño para compensar que el material es más ligero. Y han tenido tanto éxito que ahora las tablas de epoxy es el segmento que más rápido está creciendo en el mercado del surf, dice Travis Wilkerson, portavoz de la Surf Industry Manufacturers Association. "Surfistas serios que nunca habían considerado al epoxy una opción están cambiando" dice Wilkerson. Uno de ellos es John Swinton, que recientemente compró una tabla de epoxy. "Pensaba que eran juguetes," comenta Swinton, que surfea en San Francisco's Ocean Beach. "Pero probé una y era mejor que cualquier cosa que hubiera usado antes".

No todo el mundo está tan entusiasmado dado las desventajas, includido el alto precio: las tablas de epoxy son entre 50 y 150 dólares más caras por que el material cuesta más. Y no todas las personas quieren usar una. El més pasado, Michael Tilson, que estaba usando una tabla clásica esperando la serie en Sewers, una rompiente en Santa Cruz. Pilló una ola y zigzagueó a lo largo de ella."Intenta hacer eso con una de epoxy" dijo. "Quién quiere usar una nevera de cerveza?"

Además de las tablas de epoxy hechas a mano, están las producidas en masa por máquinas de modelado como las producidas por Surftech y Santa Cruz Surfboards. Duran más que las hechas a mano por los mejores shapers del mundo.

¿Cómo decidir? Incluso los expertos discrepan unos de otros sobre si debe la gente comprar una tabla clásica o una de epoxy. "Si quieres una tabla a prueba de balas, compre la de epoxy" declara Riedel, refiriéndose a las tablas de epoxy realizadas en serie. "Si deseas un mayor rendimiento, necesitas hecha a medida. De ellas, la de epoxy es mejor, si está shapeada correctamente".

Rob Machado, surfista profesional, no está de acuerdo, por lo menos para las olas grandes. "No hay desventajas con el epoxy para olas de menos de dos metros," comenta. "Pero el epoxy responde menos en olas más grandes."

Curiosamente, Anthony Tashnick, surfista de 20 años de Santa Cruz, partió una lanza a favor del epoxy ganando en el 2005 en Maveriks con un prototipo de tabla de cuatro quillas realizada en epoxy.



"Vamos a ver cada vez más y más el epoxy," declara Pearson, shaper de Arrow. "Porque aunque los surfistas son bastante reacios a cambiar, al final todos lo harán".
Fecha: 7/03/2006 09:16:00 AM  

Etiquetas: Surfboards


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje