Página principal

El "final" de las villae en hispania I. La transformación de las pars urbana de las villae durante la antigüedad tardíA


Descargar 379.59 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño379.59 Kb.
  1   2   3   4   5   6
PORTV(Í/1LIF\

Nova Série, Vol. XXI-XXII, 2000-2001



EL "FINAL" DE LAS VILLAE EN HISPANIA

I. LA TRANSFORMACIÓN DE LAS PARS URBANA DE LAS

VILLAE DURANTE LA ANTIGÜEDAD TARDÍA

Jorge López Quiroga *

F. Germán Rodríguez Martin * *

ABSTRACT

One of the principal questions that has centered the investigation in the last years has been the evolution of the Roman villae during the Late Antiquity. Our main objective in this study will be the analysis of the transformation in the pare urbana of the roman villae from 400 to 700 A.D. in Hispania. First, a general approach from some very well-known and documented exemples selected among the great number of villae in Hispania; second, the date obtained will be contrasted with those corresponding to a more reduced territorial environment: the basin of Guadiana river (west of Emerita Augusta); finally, the analysis of a villae, Torre Águila (Montijo, Badajoz), located in the half bassin of the Ana river, a very good exemple of the changes and transformations that the Christianization process will introduce in the roman villae.



Introducción

En este trabajo abordamos Ia evolución y, particularmente, Ia transformación de una de Ias unidades de poblamiento que durante un largo período de tiempo marcó profundamente Ia impronta del mundo rural en los distintos ámbitos provinciales del Império romano: los asentamientos rurales conocidos de forma genérica como villae.

En efecto, uno de los problemas que en los últimos años ha centrado Ia investigación en los distintos ámbitos provinciales del Império romano ha sido, sin ninguna duda, el de Ia evolución de los grandes asentamientos rurales tipo villae a Io largo de Io que se conoce como Antigüedad Tardia. La aparición de éstas supuso Ia configuración de un elemento morfogenético fundamental para el ámbito rural, no sólo en Io que respecta a Ia evolución de Ias estructuras de poblamiento sino, sobre todo, en el plano de Ia ordenación y vertebración socio-económicas de amplios conjuntos territoriales. De igual forma, Ia introducción del cristianismo va a suponer Ia aparición en el seno de Ias grandes villae bajo-imperiales de un complejo cultual que irá adquiriendo poco a poco un

* Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).Antiguo miembro Libre de Ia Casa de Velázquez. Trabajo realizado en el marco del Proyecto financiado por Ia DGICYT titulado: Mundos de frontera: Etnicidad, sociologia e ideologia en el mundo antiguo (Ref. PB97-0760). " Antiguo Miembro Libre de Ia Casa de Velázquez.

137

PORTV6/LII\



papel morfogenético similar al que supuso, en su momento, el establecimiento de Ias villae.

A Ia hora de abordar este estudio es necesario advertir, ya desde el comienzo, sobre Ia desigual distribución territorial e implantación geográfica de este tipo de asentamientos para un conjunto tan amplio y heterogéneo como es el de Hispania, ai igual que Ia existencia de enormes disparidades de nuestras fuentes de información tanto desde un punto de vista cuantitativo como sobre todo cualitativo.

Nuestro objetivo principal será el análisis de Ias transformaciones que tienen lugar en Ia pars urbana de Ias grandes villae del siglo IV d. C. en Hispania1. No abordaremos aqui, por Io tanto, el estudio de Ias diferentes tipologías, bien documentadas por los especialistas en esta cuestión. Partiremos pues, de una aproximación general para el conjunto de Ia Península Ibérica, a partir de algunos ejemplos bien conocidos y documentados y, en cierto modo, paradigmáticos, seleccionados entre el gran número de villae peninsulares, con el objeto de determinar cuáles han sido Ias transformaciones estructurales que tienen lugar en este tipo de asentamientos entre los siglos IV y VII d. C. Los datos obtenidos a partir de ese enfoque macro-espacial serán contrastados con los correspondientes a un ámbito territorial más reducido, de tipo micro-regional: Ia cuenca media del Guadiana, al oeste de Augusta Emerita; espacio que, para Ia etapa que nos ocupa, ofrece información textual y arqueológica de gran relieve y significación. Finalmente, nos centraremos en el análisis de un asentamiento concreto, Ia villa de Torre Águila (en Montijo, Badajoz), ubicada en Ia cuenca media dei Guadiana; yacimiento que, por los vestigios que presenta, podemos calificar como paradigmático de los cambios y transformaciones que el proceso de cristianización introducirá de forma lenta pero progresiva en Ias grandes villae tardo-romanas2 .

No debemos olvidar, por último, que Ia pars rustica, constituye un elemento esencial en el conjunto que forma Ia villa, sin Ia cual ésta no podría subsistir, y, por supuesto, continua siendo en estos siglos Ia clave del arco que sostiene el desarrollo y evolución de estos asentamientos, dejando ahora, no obstante, su análisis para otra mejor ocasión.



1. Aproximación al proceso de transformación de Ia pars urbana de Ias villae peninsulares durante Ia Antigüedad Tardía (ss. V- VIII d. C.).

El estudio del poblamiento rural durante Ia Antigüedad Tardía, debe atender, en nuestra opinión, al análisis de dos parámetros que evolucionan paralelamente: por una parte, Ia propia evolución interna de los patrones de asentamiento romanos (referidos fundamental, pero no exclusivamente, a Io que Ias fuentes denominan como villae, vici y castella); por otra parte, a Ia acción dinámica de los cambios y Ias transformaciones de tipo aculturizador que sobre el proceso anterior introducirá Ia cristianización rural entre los siglos IV y VIII d. C. En efecto, durante este período de cuatro siglos, Ia propia evolución intrínseca del poblamiento rural tardorromano dio lugar a una serie de transformaciones tanto en Ia morfologia como en Ia configuración y distribución



1 Ya perfectamente estudiadas y caracterizadas por GORGES, J.- G. (1979), Les villes hispano-romaines, Paris, 1979; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), Villas romanas en España, Madrid. Sobre el origen de Ias villae véase también BAYARD, D.- COLLET, J.L (1996), De Ia ferme indigène à Ia villa romaine (Revue Archéologique de Picardie 11); LENZ, K.H. (1998), "Villae Rusticae: Zur Entstehung dieser Siedlungsform in den Nordwestenprovinzen den Römischen Reiches", Kölner Jahrbuch, 31, 47-90; FRIENDSCHI, R. M.-TAYLOR, D.E. (1997), From Round House to Villa, 1997; SMITH, J. T. (1997), Roman Villas. A Study in Social structure, Londres; CARANDINI, A. (1989), La villa romana e Ia plantagione schiavistica, en Storia di Roma 4. Caratteri e morfologie, Turín, 102-200; QUILCI, L. - QUILCI GIGLI, S. (1995) (eds.), Interventi di bonifica agraria nell’italia romana (Altante Tematico dí Topografia Antica 4), Roma (con una excelente síntesis de Ias características de los asentamientos rurales de época romana en Italia).

2 Como acertadamente señala Ph. Pergola: "Mi pare altrettanto fuorviante e scientificamente pericoloso sia studiare Ia tarda antichità, l'altomedioevo o il medioevo escludendo i cristiani, che studiare i cristiani escludendo tutto il resto, e credo crie in questo campo i passi da compiere siano ancora molti (...) Illustrare il medioevo descristianizzandolo, significa dare una visione "laica" descontetualizzata dalla problemática storica globale, significa negare Ia realatà e l'articolazione dei legami instituzionali tra territorio, habitat e realtà ecclesiastica imperante". PERGOLA, Ph. (1999), "Conclusioni", in PERGOLA, Ph. (dir.), Alle origini della parrocchia rurale (IV-VIII secolo), Ciudad dei Vaticano, 636.

138


EL "FINAL" DE LÃS VILLAE EN HISPANIA

interna de los distintos elementos que Io integran. Como hemos indicado, nos interesamos aqui en el estudio de Ia evolución y, particularmente, en Ias transformaciones que tienen lugar en una de esas unidades de poblamiento antes mencionadas, que durante un largo período de tiempo constituyó el elemento fundamental y más característico del mundo rural en los distintos ámbitos provinciales del Império romano: Ias villae. Debemos subrayar, antes de avanzar en nuestro análisis, que el propio término de villae es un concepto muy genérico y ambiguo que abarca una compleja y variada realidad, haciendo así referencia a edificaciones estructural y funcionalmente muy diversas. Adoptaremos aqui, como viene siendo Ia norma habitual entre los estudiosos del mundo rural romano, Ia denominación de "asentamientos rurales de Ilanura", aunque, como es evidente, esta definición no permite tampoco cubrir Ia amplia gama de estructuras habitacionales y materiales constructivos que caracterizarían a los asentamientos rurales tipo villae3. A Ia hora de analizar estos asentamientos es necesario tener presente igualmente Ia desigual distribución territorial e implantación geográfica de los mismos para un conjunto territorial tan heterogéneo como Hispania, en relación con el tamaño y carácter de Ias diferentes explotaciones y en función de Ia intensidad del proceso de romanización alcanzado para un área determinada.



Desde un punto de vista cualitativo, destaca el área catalana, ya desde época republicana, aunque es, especialmente, en el Alto Imperio cuando Ia proliferación de los asentamientos rurales tipo villae es realmente importante, hecho que continua en época tardo-romana; podemos citar para este sector, sin ánimo de ser exhaustivos, y sólo entre aquellas villae que se mantienen activas a partir del s. IV d. C., Ias de: Torre LIauder4, Sarriá de Dalt, Tossa del Mar5, Bell-Lloc6, El Romeral7, Centcelles8, Can Modolell (en Cabrera del Mar)9, Can Majoral10, Can Xammar11 o El Francolí12. La Meseta Norte constituye también otra área importante en cuanto a Ia presencia de villae, destacando aqui los grandes fundi tardorromanos, especialmente en Ias provincias de

3 GORGES, J. - G. (1979), Les villes hispano-romaines .... op. cit.; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), Villas romanas en
España ..., op. cit.; RODRÍGUEZ COLMENERO, A. (1977), Galicia meridional romana, Bilbao; SANTOS YAGUAS, N. (1984), «Las villas
romanas en Asturias», Memorias de Historia Antigua , VI, 169 ss.; SANTOS YAGUAS, N.- MONTERO HONORATO, P. (1982), «Introducción
ai estudio y significado de Ias villas romanas en Asturias», Boletín del Instituto de Estudios Asturianos , 105-106, 117 ss.; FERNÁNDEZ
OCHOA, C.- MORILLO CERDÁN, A. (1999), La tierra de los Astures. Nuevas perspectivas sobre Ia implantación romana en Ia antigua
Asturia, Gijón; PREVOSTI, M. (1981), Cronologia i poblament a l'area rural de Baetulo, Barcelona; SAYAS ABENGOECHEA, J. J. (1990), «El
territorio palentino durante el Bajo Império», in Actas del II Congreso de Historia de Palencia l, 671 ss.; BLÁZQUEZ, J. M. (1978), «La
Bética en el Bajo Império», Latomus, 2, 472 ss. ; LOSTAL PROS, J. (1980), Arqueologia del Aragón romano, Zaragoza, 66 ss. ; ALARCÂO,
J. (1976), «Sobre a economia rural do Alentejo na época romana», Conimbriga, XV, 41 ss.; RODRÍGUEZ MARTÍN, F. G. (1999), «Los
asentamientos rurales romanos y su posible distribución en Ia cuenca media del Guadiana», in GORGES, J.- G.-RODRÍGUEZ MARTÍN, F.
G. (eds.), Économia et territoire en Lusitanie romaine, Madrid, 121-135; GIL MANTAS, V. (1999), «As villae marítimas e o problema do
povoamento do litoral portuguêss na época romana», in GORGES, J.- G.-RODRÍGUEZ MARTÍN, F. G. (eds.), Économíe et territoire en Lusitanie romaine, Madrid, 135-156; etc.

4 RIBAS BERTRÁN, M. (1966), «La villa romana de Torre LIauder de Mataró», EAE 47, 17 ss. ; Ibid. (1972), «La villa romana de
Torre LIauder de Mataró», NAH 1, 117-180; PREVOSTI l MONCLUS, M. - CLARIANA l ROIG, J. F. (1982/83), «Nota sobre l'excavació de
salvament realizada a Ia zona de l'abocador d'escombraries de Ia villa romana de Torre LIauder (Mataró)», Laietania 2-3-, 217-219;
PREVOSTI l MONCLUS, M. - CLARIANA l ROIG, J. F. (1987/88), «La villa romana de Torre LIauder (Mataró, Maresme)», Tribuna d'Arqueologia,
125-132; CERDA l MELLADO, J. A. - PÉREZ l TORT, S. (1991), «Darreres excavacions d'urgencia davant del clos arqueòlogic de Torre
LIauder (Mataró, El Maresme)», Laietania 6, 141-142.

5 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 259-260.

6 NOLLA l BRUFAU, J. M. - CASAS l GENOVER, J. (1984), Carta arqueológica de les comarques de Girona, Gerona, 178-179.

7 GORGES, J. - G. (1979), Les Villas hispano-romaines ..., op. cit, 278.

8 SCHLUNK, H. - HAUSCHILD, Th. (1963), «Informe preliminar sobre los trabajos en Centcelles», EAE 18; PAPIOL, L. (1973/74),
«Noticias sobre hailazgos romanos en el término de Constanti», BAT 121-128, 251; GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines
..., op. cit, 411-412; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), Villas romanas en España ..., op. cit, 302-303.

9 EDO, M. et. al, «Resultats de les excavacions de Ia Cova de San Sadurní (Begues, Bax Llobregat)», Tribuna d'Arqueologia, 41;
MUSEO DE MATARÓ (1977), «Cabrera del Mar i Ia seva albada histórica a Ia Ilum de les troballes arqueològiques de Can Modolell»,
QPAMaresme 3, 55-56; ; MUSEO DE MATARÓ (1978), «El jaciment arqueòlogic de Can Modolell (Cabrera dei Mar)», QPAMaresme 4, 93-
98; W. AA. (1985), «El jaciment romano-medieval de Can Modolell», QPAMaresme, Opuscle 4.

10 CLARIANA l ROIG, J. F. (1981), «Sondatge estratigràfic a Ia villa romana de Can Majorai (Mataró)», Laietania 1, 115.

11 GUSI l JENER, F. (1990), «Els sondatges arqueològics de Can Xammar: campanya de 1970», Laietania 5, 20-27.

12 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 418; HAUSCHILD, Th. (1975), «Construcción romana de
planta central, próxima a Tarragona», BAT 129-132, 28-31.

139


PORTVÇHLIr\

Asturias, León, Palencia y Valladolid, con villae como Ias de: Navatejera13, Ia Olmeda14, Almenara de Adaja15, Ia del Prado16, Los Nogales (en Baños de Cerrato)17 en relación ésta con Ia conocida iglesia del San Juan de Baños, o Ia villa de Veranes (Gijón)18. En el valle del Ebro se constata igualmente Ia presencia de importantes villae tardias, entre Ias que sobresalen Ias de: Foz de Lumbier (Liédana)19 y Soto del Ramalete (Castejón)20 en Navarra; Sádaba en Zaragoza21; Ia de Bajo Cuesta (Huesca)22, El Torreón (Huesca)23 y, sobre todo, Ia denominada como villa Fortunatus (en Fraga)24, todas ellas en Ia provinca de Huesca (Lám. l, Fig. 2). Otro sector que concentra igualmente un número importante de villae es el território sevillano como, entre otras, Ia de: Las Canteras (Alcalá de Guadaira)25 y Ia conocida villa sita en Casa del Acebuchal (término de Gerena), con una basílica y necrópolis paleocristiana26 y otros numerosísimos asentamientos rurales27 que seria prolijo enumerar aqui28. Es el caso también del centro y Sur de Portugal, con villae tan representativas como Ias de: São Cucufate (Vila de Frades, Vidigueira) (Fig. 6)29, Milreu (Estói, Faro) (Fig. 5)30, Villa Cardilio (Torres Novas), en Ia desembocadura del Tajo, el impresionante complejo de Troia (Setúbal) (Fig. 1), Ia villa de Arnal (Areniro, Leiria)31, Ia de Torre de Palma (Monforte, Portalegre)32 o Ia de Montinho das Laranjeiras (Alcoutim, Algarve)33.



La relación de lugares que precede no agota, ni mucho menos y como ya hemos advertido, Ia numerosa relación de asentamientos rurales tipo villae que permanecen activos más allá del siglo IV d. C. Los intentos de cuantificación en este sentido y para un conjunto, recordémoslo de

13 VIDAL ENCINAS, J. M. - GARCÍA MARCOS, V. (1990), «Villaquilambre (Navatejera)», Numantia III, 268-269.

14 PALOL, P. (1986), La villa romana de La Olmeda de Pedrosa de Ia Vega (Palencia), Palencia, 71-73.

15 MAÑANES, T. (1992), La villa romana de Almenara-Paras, Valladolid, 51.

16 HERRERO GIL, C. - SÁNCHEZ SIMÓN, M. (1992), «La villa romana de El Prado (Valladolid). Nuevas aportaciones para su
estudio», BSAA LVIII, 156.

17 GARCÍA MERINO, C. (1975), Población y poblamiento en Ia Hispania romana: el Conventos Cluniensis, Valladolid, 272.

18 Villa en proceso de estudio y con una importante ocupación en época tardo-antigua. FERNÁNDEZ OCHOA, C. - MORILLO
CERDÁN, A. (1999), La tierra de los Astures..., op. cit, 111-113.

19 GORGES, J. - G. (1979), Les v///as hispano-romaines ..., op. cit, 323-324; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), Villas
romanas en España ..., op cit, 304-305.

20 GORGES, J. - G. (1979), Less víllas hispano-romaines .... op. cit, 321; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), Villas romanas en
España ..., op cit, 304-305.

21 GARCÍA Y BELLIDO, A. (1963), «La villa y el mausoleo romanos de Sádaba», AEA 107-108, 166-170; /b/d., (1963), «La villa y
el mausoleo romanos de Sádaba», EAE 19, 4-8; GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 351; FERNÁNDEZ
CASTRO, M. C. (1982), V///as romanas en España ..., op cit, 306-307; LOSTAL PROS, J. (1980), Arqueologia dei Aragón romano,
Zaragoza, 66-78.

22 DOMINGUEZ ARRANZ, M. A. (1986), «El yacimiento tardorromano de Bajo Cuesta (Huesca)», Revista de Arqueologia 51, 62-
63; DOMÍNGUEZ ARRANZ, M. A. - CALVO CIRIA, M. J. (1985), «Excavación de Bajo Cuesta (Huesca). Segunda Campaña», Arqueologia
Aragonesa 5, 117-118.

23 PAZ PERALTA, J. - SÁNCHEZ NUVIALA, J. J. (1984), «Una villa romana en El Torreón (Ortilla, Huesca)», Museo de Zaragoza 3,
206-230.

24 PUERTAS TRICAS, R. (1972), «Trabajos de planimetría y excavación en Ia Villa Fortunatus, Fraga (Huesca)», NAH 1, 70-80;
GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 265-268; FERNÁNDEZ CASTRO, M. C. (1982), V/l/as romanas en
España ..., op cit, 302-303; LOSTAL PROS, J. (1980), Arqueologia del Aragón romano ..., op. cit, 97-100.

25 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 359; AMORES CARREDANO, F, (1982), Carta Arqueológica
de Los Alcores (Sevilla);
Sevilla, 151-152; CUENCA DURÁN, J. - RUIZ DELGADO, M. M. (1989), «Excavación de una villa romana en Las
Canteras, Alcalá de Guadaira (Sevilla)», CNA XIX, l, 791-792.

26 GORGES, J. - G. (1979), Les vil/as h/spano-roma/nes ..., op. cit, 378; FERNÁNDEZ GOMEZ, F. et al. (1987), «La basílica y
necrópolis paleocristianas de Gerena (Sevilla)», NAH 29, 197.

27 Como Las Chozas y el Cortijo de Ias Torrecillas (en Alcalá del Rio); La Aguaderilla l, La Aguaderilla IV, Casula, Casulillas, La
Gironda, El Cerro de los Ladrillos, Las Mazmorras (todas ellas en el término municipal de El Arahal); El Cerro de los Villares (Borumujos);
en el área entorno a Carmona (El Almendral, La Batida Alta, La Bóveda, Cortijo de Santa Clara, etc.); Casariche; Las Aguzaderas, Los
Barrancos II, Los Barras, La Motilla II, etc. (todas en el termino municipal de El Coronil); en el término de Écija (Ia antigua Astigi) tenemos
el asentamiento de El Cortijo de Fuentidueñas o Las Mezquitillas; vários asentamientos rurales en el término de Guillena (Cerro del
Pescador, Cortijo del Caballero, etc.); en el de Lebrija (Cerro Benito); en el área de Lora del Rio ( El Álamo, Cortijo de Ias Alberquillas, La
Estacada, etc.); en el término de Utrera ( (El Algarve, La Cañada, Herrera III, etc.), etc.

28 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 358-394; RUIZ DELGADO, M. M. (1985), Carta arqueo/óg/ca
de Ia campina sevillana. Zona Sureste l,
Sevilla; PONSICH, M. (1974), Implantation rurale antíque sur le Bas-Guadalquivir, Madrid-Paris;
AMORES CARREDANO, F. (1982), Carta Arqueológica de Los Alcores (Sevilla), Sevilla.

29 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 477; ALARCÃO, J. - ÉTIENNE, R.-MAYET, F. (1990), Les villas

140


EL "FINAL" DE LAS VILLAE EN HISPANIA

nuevo, tan heterogéneo como Ia Península Ibérica, están condenados a ser meramente testimoniales y de valor bastante relativo. En efecto, el ritmo de Ia actividad arqueológica, ya de por si bastante intenso, se ha visto multiplicado en los últimos años por Ias denominadas como excavaciones de urgencia y Ias actuaciones de Ias distintas administraciones autonómicas y locales, generando así una cantidad de información que desborda y sobrepasa cualquier tipo de sistematización global con pretensiones cuantificadoras. No obstante, los intentos de cuantificación existen y así, recientemente, se ha avanzado Ia cifra de unos 489 asentamientos rurales tipo villae para el conjunto de Hispania que continuarían su actividad más allá del siglo IV d. C., de los cuales 122 (un 24,94 %) corresponderían al área sevillana, 29 para el resto de Andalucía (5,93 %), 87 para Ia región catalana (17,9 %), 84 para Ia Meseta Norte (17,15 %), 22 para el Noroeste peninsular (4,49 %), 6 para el norte de Portugal (1,22 %), 32 para el litoral valenciano (6, 53 %), 28 para Ia zona central de Ia Península (5, 72 %), 9 para Badajoz (1,8 %), 21 para Aragón (4, 29 %) y 12 para Navarra (2,45 %)34. Cifras, insistimos en ello, carentes de valor o que, cuando menos, deberían ser relativizadas en su importância y significación. Por ponertan solo un ejemplo, para el território entre los rios Miño y Duero, aproximadamente el espacio correspondiente al antiguo conventus bracarensis, hemos contabilizado unos 40 lugares en los que es posible atestiguar un asentamiento rural de Ilanura tipo villae35. Es decir, frente a Ia cifra de 22 villae para toda Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco, nos enfrentamos a 40 tan sólo para una parte de Ia provincia de Ourense y los distritos portugueses de Braga, Oporto, Vila Real y Bragança. Es decir que, en nuestra opinión, y como veremos en el análisis de Ia cuenca media del Guadiana, un análisis detallado de un área o sector geográfico concreto dispararía de inmediato el número de asentamientos rurales tipo villae. La falta de homogeinización de critérios a Ia hora de definir y clasificar este tipo de asentamientos hace muy difícil, por no decir imposible en el estado actual de Ia investigación y de nuestros conocimientos, cualquier intento de generalización y, sobre todo, de cuantificación en términos absolutos. Contentémonos con constatar, de momento, Ia importancia cualitativa que tiene el hecho de que son cada vez más numerosos los asentamientos rurales tipo villae que han prolongado su actividad durante el período tardo-antiguo. Mantenimiento de su actividad que no implica forzosamente inmutabilidad en su morfologia y composición internas, sino que, Ia mayor parte de Ias veces, se ha visto acompañado de transformaciones tanto en Ia pars rústica como en Ia pars urbana de Ias villae. Aqui nos centraremos, como ya se ha señalado, en aquéllas transformaciones que tiene lugar en Ia pars urbana de estos asentamientos rurales. Las villae están en Ia base misma de Ias transformaciones que conducen a una estructura poblacional y a un sistema socio-económico que seria el característico de toda Ia Edad Media. Se trata de un proceso evolutivo lento y complejo que conduciría en el tránsito de los siglos IV al VII

romaines de São Cucufate (Portugal), 2 vols., Paris (con toda Ia bibliografia anterior).

30 GORGES, J. - G. (1979), Les vlllas hispano-romaines ..., op. dl, 480-481; HAUSCHILD, T. (1984), «A vilia romana de Milreu,
Estói (Algarve)», Arqueologia 9; HAUSCHILD, T. (1964), Der Kultbau neben dem Römischen Ruinenkomplex bei Estói in der Provincia
Lusitania, Berlín; HAUSCHILD, T. (1983), «Excavaciones en Milreu-Estói (Dos nuevos mausoleos familiares)», CNA XVI, 851-852; HAUSCHILD,
T. (1989/1990), «Arquitectura religiosa romana en Portugal», Anas 2-3, 74 ss.

31 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. cit, 460.

32 GORGES, J. - G. (1979), Les villas hispano-romaines ..., op. c/t, 465-466; HELENO, M. (1962), «A villa lusitano-romana de
Torre de Palma (Monforte)», O Arqueólogo Português IV, 317 ss; KUZNETSOVA-RESENDE, T. (1989), «Mosaico con motivos báquicos de
Torre de Palma», Conimbriga XXVIII, 205-221; DE ALMEIDA, F. (1972/1974), «Torre de Palma (Portugal). A basílica páleocrista e visigótica»,
AEA 125-130, 108 ss.; BLÁZQUEZ, J. M. (1980), «Los mosaicos romanos de Torre de Palma (Monforte, Portugal)», AEA 141-142, 146 ss.

33 JUSTINO MACIEL, M. (1993), «Reescavações na Villa Romana do Montinho das Laranjeiras (Alcoutim)», Arqueologia Medieval
2,
31-38; JUSTINO MACIEL, M. (1994), «A Villa Romana fluvial do Montinho das Laranjeiras, junto ao Guadiana (Algarve). Escavações de
1991», in Actas dei Encuentro Internacional de Arqueologia dei Suroeste (Huelva- Niebla, 1993), Huelva, 469-484.

34 GARCÍA DE CASTRO, F. J. (1995), Sodedad y poblamiento en Ia Hispania dei siglo IV d.C., Valladolid, 212-213.

35 LÓPEZ QUIROGA, J. El final de Ia Antigúedad en Ia 'Gallaeda' meridional (ss. V-X)I. La transformadón de Ias estructuras de
poblamiento entre Mino y Duero, A Coruna (Fundacion 'Barrié de La Maza', Serie 'Galicia Histórica', edición preparada por el IEGPS dei
CSIC), en prensa.

141


d. C., y en Io que a Hispania se refiere36, a un común punto de llegada: el 'final' de un sistema, el tipicamente romano, y el comienzo de otro, el propiamente "medieval".
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje