Página principal

El fantasma de un inútil


Descargar 15.54 Kb.
Fecha de conversión20.09.2016
Tamaño15.54 Kb.
EL FANTASMA DE UN INÚTIL
Ser considerado un inútil en nuestros días es bastante común. De hecho, aquél que entorpece nuestros proyectos, se cruza en nuestro camino, comete actos delictivos, no trabaja; algo que implica un absurdo es llamado sin mayor reflexión inútil.

Según la Real Academia Española, la acepción inútil representa todo aquello “no útil”. Entonces, ¿qué es lo útil? La R.A.E especifica a aquello “que trae o produce provecho, comodidad, fruto o interés”.1 Es por ello, que hemos escogido esta novela para dar a conocer la vida de un hombre considerado como un inútil dentro de una familia aristocrática, reconocida y muy famosa en nuestro país por su tradición y los frutos que han dado dentro de la sociedad chilena, pero cuya imagen fue desenterrada y replanteada por el autor.

Joaquín Edwards, el protagonista de este libro, fue para su familia un fantasma, puesto que vivió rehuyendo de su estirpe, de todo aquello prefijado por su ascendencia, que miraba hacia el progreso económico. Por sus pensamientos e ideologías diferentes, por sus comportamientos fuera del margen de lo noble y conservador, fue discriminado y considerado como aquel que defraudó a la familia. El autor menciona:

“Joaquín desafió a la familia Edwards, la suya y la mía, en años en que no era nada de fácil desafiarla. Más allá de eso, fue irreverente con respecto a los poderes establecidos en su conjunto, y esto lo llevó a vivir como un ser aparte, un marginal, un excéntrico” (pág. 9).

El sobrino, Jorge Edwards, ha querido remover en la historia de su familia y hablarnos sobre la vida de su tío Joaquín para replantear las actitudes de éste y, de alguna manera, justificarlo. Por tal razón, para nuestro estudio, el título de este libro ha significado una ironía en la cual se pone en juego el sentido de toda persona por encontrar su destino y sentirse cómodo, provechoso y útil para los demás.

El drama de Joaquín comienza con su primer libro, El inútil”, en donde se declara que es socialista y ateo:

“Su primera novela fue, precisamente, El inútil – dice Edwards-. La publicó en 1910… se armó en Santiago un escándalo social de tal magnitud que Joaquín tuvo que irse de Chile, porque en esa novela se declaraba socialista, y supongo que eso era muy escandaloso en 1910, sobre todo en alguien que venía del ambiente de Joaquín, de esa burguesía muy poderosa, muy arrogante. Por si fuera poco, en seguida se declaraba ateo, comecuras”2.

Posteriormente, vendrían una serie de problemáticas acarreadas por la represión familiar, como el despilfarro de su herencia en carreras de caballos y juegos, una vida bohemia en casas de prostitutas, alcohol y rondas en los lugares más decadentes de la época del 1900, hasta el suicido a los 70 años, el cual, según declara el autor fue preparado con sumo cuidado.

A lo largo del libro se van descubriendo todos los comportamientos que llevan al protagonista a caer en el fondo de la miseria, de la decadencia, desde que escribe su libro El inútil hasta la historia de amor escabrosa con Mayita, los cuales se van develando a medida que el autor conjuga la ficción y la realidad –los temas y personajes literarios y la vida personal de Joaquín-, en la que se dan a conocer sus pensamientos y su forma de vida tan cuestionada por su familia y la sociedad que lo rodeaba. El libro comienza con la última apuesta de Joaquín y retrocede en el tiempo para recorrer todos los periodos de su vida, desde la infancia hasta su muerte, demostrándonos que el protagonista nació en una familia bien constituida, con grandes influencias políticas y económicas - aunque él, Joaquín, era de la línea de los pobres- , por consiguiente, tenía una reputación que cuidar, pero que no cumplió, pues su forma de escribir le valió la marginalidad familiar.

Si el autor nos recuerda todos los problemas personales de Joaquín, es para darnos una moraleja al final, la cual consiste en que toda persona es libre de realizar lo que le dicta su corazón, para ser una contribución, un fruto, pero que al haber represión, la libertad de elegir se ve menoscaba y la persona pierde su horizonte, realizando actos que lo conducen a su perdición. De este modo, el que Joaquín quisiera ser escritor en tiempos donde las familias más acomodadas buscaban que sus hijos fueran arquitectos, abogados, ingenieros para desenvolverse en la sociedad, significó la marginación para él, el camino que lo conduciría a ser un rebelde y posteriormente, a ser considerado un inútil.

Analizando la época en que Joaquín debió vivir, nos damos cuenta que en esos años se vivía la incomprensión, la censura, la desigualdad, temas que él no soportaba, pero su franqueza lo llevó a actuar desequilibradamente, porque no encontraba sentido a su vida si no podía escribir lo que él sentía. La contradicción entre él y el resto de su familia lo ponen en el lado de los malos, lo convierten en lo que hoy se denomina “la oveja negra de la familia”. A pesar de ello, él fue consecuente con sus ideales y soportó vivir en la marginación de todo lo burgués, lo conservador y llamado “correcto”. Quiso mostrar que existe otra realidad, aquella que su familia no conocía, experiencias que lo motivaron a escribir sus libros, los que hasta hoy son leídos y muy valorados en el plano literario.

Con lo anterior, surge otro planteamiento digno de analizar, ¿Es que acaso escribir lo que pensamos, lo que sentimos es inútil? Al parecer, en la época de Joaquín, sí, puesto que no se podía escribir libremente, sobretodo si se pertenece a una de las familias más influyentes del país.

A pesar de la mala vida que llevó Joaquín, podemos decir que el sembró y cosechó frutos, ya que obtuvo el Premio Nacional de Literatura y el Premio Nacional de Periodismo, recordándose hoy como un gran escritor. Jorge Edwards, por otro lado, nos comunica que su tío forjó el camino para él mismo:

“Tuve bastante dificultad para hacerme escritor en una familia que aspiraba a que yo me dedicara a la abogacía, fuera empresario o político de derecha. Supongo que, en ese sentido, Joaquín me abrió un poco el camino. Cuando me empezó a ir bien y empecé a sacar algún premio, ya mi padre me perdonaba, ¿sabe?”3.

El autor confiesa que su apellido ha sido un gran peso dentro de su carrera como escritor, pero para él ha sido más fácil que para su tío. Por lo tanto, fue importante que en esta obra reviviera al fantasma de Joaquín y demostrar lo útil que puede resultar la literatura para mostrar la realidad de las épocas pasadas y servir de autobiografía, aunque se tenga que sacrificar a la propia familia:

“La historia que narro en este libro, por consiguiente, es la de un héroe trágico, alguien a quien siempre seguí con los ojos muy abiertos, con apasionada y a veces abismada atención. Es, en alguna medida, mi propia historia, pero he sentido más de una vez, y sólo me atrevo a reconocerlo ahora, que el sacrificio de Joaquín contribuyó de alguna manera, en forma indirecta, en cierto modo misteriosa, a facilitar el camino mío” (pág. 10).

Para finalizar, la reivindicación que hace el autor acerca de nuestro protagonista quedan estampadas en las siguientes líneas:

“Joaquín Edwards Bello, mi tío Joaquín, tío en segundo grado… fue un rebelde, un solitario, un francotirador, en cierto modo un maldito, y terminó por obtener, sin embargo, al cabo de un tiempo, en su Chile que amaba y que también odiaba, un reconocimiento oficial… desde su primera y escandalosa novela publicada en 1910, El inútil, conquistó el reconocimiento y la adhesión exaltada, incondicional, de innumerables lectores, gente que uno todavía encuentra de cuando en cuando en el horizonte chileno de ahora” (pág. 8-9).

BIBLIOGRAFÍA
Edwards, Jorge. El inútil de la familia. Punto de lectura. 2004

www.arqchile.cl/edwards. htm



www.rae.es

1 www.rae.es. Vigésima segunda edición.

2 Edwards, Jorge: “Un novelista pecador y maldito”, de la Redacción de La Nación por Verónica Chiaravalli. http://www.arqchile.cl/edwards.htm.

3 Edwards, Jorge: “Un novelista pecador y maldito”, de la Redacción de La Nación por Verónica Chiaravalli. http://www.arqchile.cl/edwards.htm.



La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje