Página principal

El desafío de una medicina: Teorías de la Salud y ocho "Hipótesis del Mundo"


Descargar 124.81 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño124.81 Kb.
  1   2   3   4

El desafío de una medicina: Teorías de la Salud y ocho

“Hipótesis del Mundo”*

Gary E. Schwartz y Linda G. Russek**



El desafío – proveer orden al todo, mediante el diseño,

composición, tensión, balance, claridad, y armonía.

Sábado en el Parque con Jorge (Stephen Sondheim, 1984)

Introducción


El desafío de integrar la medicina convencional, la medicina psicosomática, y la medicina alternativa está encima de nosotros. El desafío ha emergido no sólo por razones clínicas – el deseo de mejorar la eficacia de los tratamientos y la satisfacción de los pacientes – y por razones económicas – el deseo de reducir el costo del cuidado de la salud así como el sobrevivir en el evolucionario mercado del cuidado de la salud estimulado por pacientes buscando medicinas psicosomáticas y alternativas. El desafío ha emergido por razones intelectuales también como el deseo de crear una teoría comprehensiva que integre la riqueza de datos aparentemente disparatados y teorías de la salud y la enfermedad en un todo organizado.

Dienstfrey (1996) ha afirmado el desafío de esta manera: Un día a muchos días desde ahora, con alguna suerte, tendremos una sola medicina . No tendremos una medicina de la “corriente principal”, “convencional” defendiéndose de la actividad de medicinas “alternativas”, “complementarias”. La medicina será una sola, unificada. ¿Por qué no? Cada uno de nosotros es singular, único, no importa de cuantas maneras las diferentes medicinas puedan vernos. ¿No podemos razonablemente esperar tener una sola medicina haciendo juego con nuestra singularidad?

La información sobre la salud y la enfermedad está estallando. Existen muchos científicos trabajando sobre más aspectos de la salud y la enfermedad que en cualquiera época de la historia humana. El número de revistas se mantiene en crecimiento, y el rango de tópicos y disciplinas relevantes continúa también incrementándose. Durante el siglo veinte, la medicina ha ido desde enfocarse principalmente sobre lo biológico al reconocimiento de lo biopsicosocial, y puede aún ser expandida al posible reconocimiento de lo biofísico-biopsicosocial-espiritual. Los campos interdisciplinarios son ahora la regla más que la excepción (partiendo desde la biofísica. bioquímica, y sociobiología , hasta la psiconeuroinmunología, la neurociencia cognitiva, y la psicofisiología social). Cuando nosotros agregamos medicinas complementarias y alternativas, incluyendo la medicina psicosomática, el desafío parece desalentador.

Para aquellos que mantienen la visión de la medicina integrativa (por ejemplo Cassidy 1994, 1996; Russek y Schwartz 1996; Schwartz y Russek 1997 a) – que es, de construir una medicina que acompañe más y más lo que es conocido como el tratamiento de la enfermedad y la mantención de la salud – esta explosión presenta un profundo desafío intelectual. ¿Cómo es esto a ser acompañado? De acuerdo a Cassidy (1996), “Aunque más y más gente habla de medicina integrada, pocos saben, o tal vez pueden aún concebir, lo que puede ser o parecer cuando sea actualizada”. Para poner la cuestión en su forma más extrema: ¿cómo puede la ciencia médica moverse desde su estado presente de creciente diversidad, fragmentación, y crecientemente variada información a “una sola medicina”?

Para algunos, la pregunta no tiene sentido. Ellos asumen que el movimiento vendrá desde la ciencia misma, como lo persigue la verdad científica. En esta visión, “una sola ciencia” determinará “una sola medicina”.

Nosotros creemos que el asunto no es tan simple. Cuando uno examina cercanamente la investigación y el análisis científico, llega a ser claro que las preguntas hechas y las soluciones inventadas son determinadas por diferentes concepciones de la naturaleza. Por ejemplo, algunas investigaciones presumen que la naturaleza, incluyendo el cuerpo físico, consiste primariamente de entidades discretas. Otras investigaciones presumen que la naturaleza, incluyendo el cuerpo humano, consta de entidades que no están separadas por distintas fronteras y que son permeables a otros. Los supuestos conducen a medicinas que con diferentes características y diferentes aproximaciones para el tratamiento. Estas diferencias, permaneciendo como ellas lo hacen sobre presupuestas visiones “fundacionales” de la naturaleza, no pueden ser adjudicadas exclusivamente por la ciencia.

En este trabajo identificamos ocho visiones fundacionales sobre la naturaleza, cada una de las cuales genera hipótesis completamente diferentes acerca de la naturaleza y de la medicina. Agrupadas en varias combinaciones, las hipótesis han conducido a tres diferentes conceptos de medicina – la medicina clásica del siglo veinte, la medicina moderna del siglo veinte (por ejemplo la medicina psicosomática), y la medicina integrativa o visionaria.

Nuestra discusión es una extensión del trabajo pionero de Stephen C. Pepper, un filósofo de la ciencia, quien en 1942 publicó un notable libro titulado Hipótesis del Mundo: Un Estudio en Evidencia (World Hypotheses: A Study in Evidence). La tesis de Pepper era que mucha gente (incluyendo los científicos) usan estas creencias presumidas para proveer de sentido a sus vidas y a la naturaleza. De acuerdo a Pepper, las hipótesis del mundo, como él las llama, son típicamente aprendidas sin conocimiento cognitivo y también funcionan sin conocimiento cognitivo. Para los científicos, estas (no reconocidas) creencias genéricas o “metáforas raíces” llegan a ser una fuente importante de sus investigaciones y teorías.


Pepper originalmente propuso cuatro hipótesis del mundo (ver también Harris, Fontana & Dowds 1977; Schwartz 1982 & 1984). Nosotros agregamos cuatro más para incorporar el rango de información y teorías evidentes en la ciencia moderna como también en muchas cosmovisiones tradicionales de la salud y de la sanación (healing). Puede ser difícil notar que el poder del trabajo de Pepper y la necesidad por hipótesis adicionales llega a nosotros en el curso de escribir trabajos en los cuales nosotros aplicamos la teoría de los sistemas de energía dinámica al entendimiento de la relación entre el corazón, el cerebro, la conciencia y la salud (Russek & Schwartz 1996) y la relación entre la física moderna, la conciencia y la salud (Schwartz & Russek 1997a). Estos trabajos fueron un esfuerzo para mostrar el valor de usar la energía como una base para integrar (y, en algún grado, reconcebir) medicinas convencionales y diversas alternativas. Al desarrollar nuestros argumentos, llegamos a ver que nosotros, como otros, a menudo habíamos escondido debajo de nuestros pensamientos un presupuesto acerca de los trabajos de la naturaleza que necesitamos hacer explícito (a nosotros mismos) antes que avancemos.

En nuestra discusión, nosotros primero examinamos cada una de las ocho hipótesis del mundo. Ponemos especial atención a su importancia para la investigación médica y para el entendimiento de la medicina. Nosotros entonces discutimos como el conocimiento de tales hipótesis puede alcanzar el objetivo de integrar la medicina y avanzar hacia una medicina. Como un anticipo resumimos las ocho hipótesis en la Tabla 1.

Las hipótesis del mundo son listadas desde la más simple (la formalista) a la más compleja (la de la diversidad integrativa), desde la menos controversial a la más controversial, desde la menos inferencial a la más inferencial. Las hipótesis 1 y 2 reflejan la ciencia clásica, las hipótesis 3 y 4 reflejan la ciencia moderna, y las hipótesis desde la 5 a la 8 reflejan la ciencia visionaria. Pepper brevemente discutió dos otras hipótesis que él apropiadamente rechazó (escribiendo en 1942) como inadecuadas porque ellas carecían de “precisión al tratar con hechos individuales” (la hipótesis animista) y de “alcance de corroboración factual” (la hipótesis mística). Sin embargo, los modernos avances en la teoría, método y datos científicos ahora incorporan , en forma revisada, la inspiración de estas hipótesis en el juego de ocho hipótesis (las hipótesis animista y mística están implícitas, por ejemplo, en la hipótesis del mundo 7, la del despliegue creativo). Con humildad y razón, Pepper introdujo sus cuatro hipótesis del mundo como siendo “hipótesis relativamente adecuadas”, y nosotros esperamos que lo mismo pueda ser dicho para las adicionales cuatro candidatas que proponemos.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje