Página principal

El derecho y las instituciones, su importancia en la economia1


Descargar 71.52 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño71.52 Kb.

Importancia de las instituciones jurídicas en la economía



El derecho y las instituciones, su importancia en la economia1
Carrillo, Julio A. J.
SUMARIO: I. Introducción. - II. Sistemas económicos. - III. La estructura en el sistema económico. - IV. Instituciones y la conducta humana. - V. Recomposición de las instituciones
El Derecho no puede realizarse por parte de quien manda ni por parte del que obedece, sin hacer cuentas, es decir, sin tener en cuenta otras reglas, las de la economía que cabalgan probablemente en la sociología y la psicología.

Francesco Carnelutti



  1. Introducción

Cuando en los medios de comunicación masiva, como así también en las publicaciones científicas, se encara la problemática de las instituciones en la economía, se señala la necesidad de su más eficaz funcionamiento. Consecuente con este planteamiento, en el presente trabajo nos proponemos efectuar un acercamiento a la problemática institucional desde el punto de vista del derecho y de la economía (1).

No es una novedad analizar la relación entre el derecho y la economía, sobre la que no existe una visión uniforme, apareciendo en primer lugar dos enfoques, el del economista y el del jurista, que pueden adoptar posiciones extremas; el primero coloca el foco de su investigación en la economía y otorga sólo un papel subalterno al derecho, en tanto que el jurista le otorga el papel principal.

Desde que la noción de Derecho Económico existe, es objeto de acaloradas discusiones, generando intranquilidad en el campo científico. Pero ha tenido también el efecto de despertar intereses e inducir al dinamismo que fortaleció la dicotomía de derecho y economía (2). Enfoque que podemos decir que se mantiene actualmente en el planteamiento de las distintas corrientes de la Nueva Economía Institucional.

Para el tratamiento del tema, comenzaremos con el análisis del sistema económico y de las normas que surgen de su estructura jurídica.



Ningún sistema económico puede concebirse sin una estructura jurídica dada y es necesario analizar la posibilidad de adaptación de las instituciones jurídicas al sistema económico para lograr una mayor eficacia en la evolución de la economía.

Por lo tanto, se efectuará el tratamiento del sistema económico, las estructuras en el mismo, las instituciones, el derecho económico, sus ramas y la Nueva Economía Institucional.

En cuanto a los problemas metodológicos y dificultades que se presentan, serán mencionados para concluir resaltando la importancia de las instituciones jurídicas en la economía.


  1. Sistemas económicos

Entendemos por sistema económico al conjunto de estructuras (de factores, instituciones y normas), es decir partes constitutivas y esenciales, vinculadas entre sí por reglas o leyes y que se encuentran organizadas para satisfacer necesidades de los hombres a través de la utilización de los medios y recursos disponibles (3).

Desagregando los elementos del sistema económico podemos recordar los que constituían la definición de Sombart que comenzaba por el espíritu, quien consideraba que constituía el conjunto de motivos predominantes en la actividad económica (4).

A esto agregaba la forma, es decir los elementos sociales, jurídicos e institucionales que definen el marco de la actividad económica y condicionan las relaciones entre sujetos económicos. Al respecto se puede citar, a manera de ejemplo, el régimen de propiedad, las condiciones de trabajo y la conducta del Estado.

Señalaba también los procedimientos de mediación, en base a los cuales se obtienen y transforman los bienes.

Caracterizaba como elementos del sistema económico a los recursos naturales, la población, las empresas, el gobierno, que actúan dentro de un proceso al que deben agregarse las instituciones.

Zalduendo, en la obra citada, señala que el sistema económico es equivalente a la "economía realidad" y que ésta, en distintas épocas y lugares se presenta en forma diferente.

Con la salvedad expuesta precedentemente, corresponde además señalar que los sistemas económicos nunca se dan en la realidad económica en forma pura y que en cada uno de ellos las organizaciones jurídicas presentan notas distintivas.

Así también podemos decir que los sistemas económicos son arreglos históricamente constituidos, a partir de los cuales los agentes económicos emplean recursos e interactúan por vía de la producción, la distribución y el uso de los productos generados dentro de mecanismos institucionales de control y disciplina. Dichos mecanismos involucran desde el empleo de los factores productivos hasta las formas de actuación, las funciones y los límites de cada uno de los agentes.

Ningún sistema económico es posible sin que un conjunto de normas jurídicas defina los deberes y las obligaciones de quienes poseen los recursos y las unidades económicas que los emplearán (5).

Otra forma de plantearlo, coincidente con las anteriores, es a través del análisis del proceso productivo en escala macroeconómica en el que existen dos cuestiones claves, la eficiencia productiva y la eficacia de distribución, a las que se agregan otras dos que son la justicia distributiva y el sistema institucional, que se compone de instituciones jurídicas, políticas y sociales.

El sistema institucional está dado por la definición de reglas de convivencia política, económica y social, que procuran la satisfacción de los objetivos generales de eficiencia, eficacia y justicia.

Estas cuatro cuestiones están muy interrelacionadas y si bien pueden llegar a obtenerse las tres primeras, si falla la cuarta, la cuestión institucional, tarde o temprano se interrumpirá el buen desempeño de las demás.

Utilizando una analogía podemos decir que cuando observamos un paisaje nos podemos encontrar con una zona de montaña, una planicie u otra conformación geográfica en la que a su vez existen bosques de pinos, arrayanes, eucaliptos; esto en una primera visión.

Pero en un segundo enfoque, si acercamos nuestra base de observación veremos que en la conformación del bosque existe una especie arbórea predominante, sin perjuicio de que se den otras en forma concomitante.

Pues lo mismo ocurre con los sistemas económicos en los que el economista o geógrafo en su caso, descubren distintas conformaciones y proporciones de elementos componentes, que conforman el sistema económico o el bosque.

Dentro de los sistemas económicos encontramos como elemento constitutivo a las instituciones sobre las que podemos decir, siguiendo a Douglas North, que para poder evaluar el por qué de la situación de un país es necesario explicar los marcos institucionales que aparecen como estructuras de encuadre.



  1. La estructura en el sistema económico

El concepto de estructura no es demasiado preciso y tiene varios sentidos, utilizándose además, en diversas disciplinas.

Así se da en la física, la biología, en el derecho, en la economía, y también en el individuo que tiene una estructura general de comportamiento expresado por medio de constantes, que abarcan sus afectos y hasta la presión sanguínea.

Entrando en la estructura del sistema económico, vemos que los elementos que lo componen tendrán una determinada importancia o proporción entre sí.

A ello deben agregarse las relaciones que se establecen entre los elementos constitutivos de la unidad y de ésta con otras.

Como ya señaláramos, además de las estructuras económicas propiamente dichas existen las de encuadre, que constituyen el marco de la actividad económica, como ser las demográficas, sociales e institucionales.

Estas estructuras institucionales, si bien su estudio corresponde a los diversos especialistas, el economista no puede menos que tenerlo en cuenta.

Para el tratamiento de las estructuras jurídicas en el sistema económico, debemos señalar que "entre derecho y economía ha existido siempre una relación de mutua dependencia", adquiriendo ésta un valor fundamental cuando tratamos los sistemas económicos en Derecho Económico (6).

Podemos señalar que en la búsqueda de un concepto de Derecho Económico vemos que "cada sistema económico tiene su propio derecho económico", el que se presenta como un conjunto de normas jurídicas relacionadas entre sí, en función de la estructura del sistema económico y de la conexión y relaciones de dependencia entre los distintos sectores del sistema.

Señalando que la mayoría de las instituciones jurídico-económicas son comunes a los distintos sistemas económicos, y que éstos a su vez condicionan tanto la estructura del conjunto institucional como la función de cada una de las instituciones.

Agregando que toda evolución o cambio de un principio o de un instituto económico repercute en el correspondiente principio o institución jurídica (7).

Según esta corriente doctrinaria sobre el derecho económico, éste sólo puede tener sentido si es instrumento de conocimiento y de valoración de la incidencia de las instituciones jurídicas, en materia económica.

Las instituciones jurídicas no pierden el carácter de categoría lógica formal, en beneficio de la consideración de institutos de la vida económica que efectúan; a su vez, son expresión de las instituciones económicas o instrumentos técnicos al servicio de la economía.

Esta interrelación entre pensamiento económico y pensamiento jurídico permite señalar, como ya lo hiciéramos anteriormente, que toda evolución o todo cambio de un principio o de un instituto económico repercute en el correspondiente principio o institución jurídica, resaltándose además, el sustrato económico de las instituciones jurídicas.

Como se ha puesto de manifiesto en el desarrollo del presente análisis, cuando nos ocupamos de las instituciones jurídicas aparece una corriente doctrinaria denominada Derecho Económico, acerca de la cual existen posiciones encontradas en cuanto a su denominación, contenido y método, como así también si la misma constituye una rama más al lado de las tradicionales del derecho, o si es una metodología de análisis de las cuestiones económicas.

Por otro lado, son de antigua data los análisis con respecto a si el Derecho Económico constituía una rama más en la sistemática tradicional del derecho, o un análisis metodológico interdisciplinario (8). El tema se ha tratado recientemente con motivo de llevarse a cabo el "Proyecto de Digesto Jurídico Argentino", en el que se lo incluía entre otras ramas del derecho como ser, Comercial, Monetario, Bancario y Financiero (9).

Además, el aditamento de económico a las divisiones tradicionales del derecho como público, privado y penal son frecuentes (10).

Citaremos asimismo, en este trabajo, a diversos autores que se ocupan de las instituciones jurídicas y que se pueden encuadrar dentro de la Nueva Economía Institucional, sobre la cual existen también diversos enfoques.

Así, Saiegh y Tommasi sostienen "que a pesar de que el estudio interdisciplinario de la política y de la economía tiene magra trayectoria, la particular mezcla que constituye el sello identificatorio de la moderna economía política (o institucional) es fruto de un desarrollo relativamente reciente" (11).

En la Nueva Economía Institucional son diversas y variadas las posiciones de los autores sobre el análisis de las instituciones desde el punto del derecho y la economía (12).

En la Nueva Economía Institucional existen corrientes que se ocupan de resaltar el sustrato de las instituciones jurídicas o que propugnan un análisis económico del derecho (13).



IV. Instituciones y la conducta humana

Las instituciones son las reglas de juego de una sociedad que se plasman en reglamentaciones creadas por el hombre, que inciden y llegan a determinar el proceso de la actividad económica y que se presentan en forma intrincada como planes y decisiones que afectan la actividad de los diversos sujetos económicos (14).

A continuación, daremos algunos conceptos de instituciones que nos permitirán ubicar el enfoque dentro de la llamada Nueva Economía institucional, cuyo mensaje central es "las instituciones importan".

Así, Dagnino Pastore dice que "las instituciones pueden verse como "conjuntos de normas" (15).

Esto agrega nuevas dimensiones al análisis económico que lo enlazan con otras disciplinas sociales, ya que no se trata solamente de estudiar cómo los agentes económicos toman sus decisiones dentro de un marco de normas establecidos, sino de estudiar positivamente cómo se establecen dichas normas, y normativamente, cuáles convendrían elegir.

Zalduendo entiende por instituciones a las pautas estables de relaciones que ligan a los participantes entre sí o las que regulan los diferentes procesos sociales (16).

En suma, las instituciones son formas de hacer las cosas, modos de discutir, tomar decisiones, modalidades para administrar recursos, que se encuentran expresadas en tradiciones seculares o que se han manifestado en leyes o contratos, o que han sido aceptadas por la costumbre; en todo caso, se respetan como normas para las actividades de una comunidad.

Revitalizándose el papel de los incentivos institucionales y del modo en que las instituciones restringen los comportamientos individuales, podemos considerar tales a las disposiciones constitucionales, los derechos de propiedad, las formas organizativas de las actividades económicas y políticas que establecen aquello que se prohíbe hacer a las personas y/o las condiciones en que a algunas de ellas se les permite hacerse cargo de ciertas actividades (17).

El premio Nobel de economía Douglas North sostiene, cuando explica el desarrollo del mundo occidental, que si una sociedad no crece es porque no existen incentivos para la iniciativa económica (18).

Los individuos necesitan incentivos para emprender las actividades socialmente deseables, para lo cual se debe dar una organización económica eficaz que implica un marco institucional y una estructura de propiedad capaz de canalizar los esfuerzos económicos individuales hacia un beneficio que redunde en toda la comunidad.

Para ello deben encaminarse los esfuerzos económicos individuales hacia actividades que supongan una tasa social de beneficios positiva (19).

La hipótesis de investigación de que el crecimiento económico no tendrá lugar si no existe una organización económica eficaz, constituye un desafío para analizar y ver su posible aplicación a la realidad de nuestro país e intentar realizar los cambios jurídicos e institucionales, canalizando las actividades individuales hacia aquéllas que den una tasa social de beneficios positiva (20). Posteriormente, el premio Nobel se ocupó más especialmente de las instituciones, efectuando un más elaborado esbozo de la teoría de su cambio y el desempeño económico, siendo ésta fundamental para los economistas, los historiadores de la economía y otros investigadores sociales, entre los que podemos contar a los profesionales del derecho y de la ciencia política (21).



Las instituciones jurídicas afectan el desempeño de la economía que se da en forma diferencial a lo largo del tiempo; consecuentemente, la evolución económica está íntegramente ligada con el devenir de las instituciones.

North se ocupa, en la última de las obras citadas, de las instituciones económicas y políticas y cómo es que éstas cambian. Señala que la tensión central recae en el problema de la colaboración humana, específicamente en aquéllas que facilitan a las economías captar las ganancias y el comercio. Y agrega que este análisis permite explicar tanto la declinación económica como sus éxitos (22).

Distingue entre instituciones y organismos, lo que constituye un aporte para lograr en esta materia una mayor precisión terminológica que debe darse tanto en el derecho como en la economía. Al respecto Olivera, citando a Bielsa, dice: "Si hay una disciplina en la cual conviene emplear la palabra adecuada o propia, ella es el derecho. Tanto en el orden legislativo como en el judicial -y no digamos en el administrativo- esta precaución es indispensable, aunque sólo sea para evitar la confusión o duda, y como consecuencia, controversias y discusiones". Bielsa rechaza el uso de sinónimos (23).

Considera que las instituciones son las reglas de juego en una sociedad o, más formalmente, son las limitaciones ideadas por el hombre que dan forma a la interacción humana, mientras que los organismos son grupos de individuos enlazados por alguna identidad común hacia ciertos objetivos.

"Las instituciones son una creación humana. Evolucionan y son alteradas por los humanos; por consiguiente, nuestra teoría debe empezar con el individuo", por lo que se requiere una reflexión desde el punto de vista de la conducta del operador económico. Si bien el sujeto económico no coincide siempre con el concepto de persona física, esto se produce generalmente de hecho, y el proceso de la actividad económica aparece como una red de planes y decisiones que expresan la actividad de los distintos sujetos económicos.

Los organismos incluyen cuerpos políticos: partidos políticos, el Senado, cuerpos económicos: empresas, sindicatos, familias, cooperativas, cuerpos sociales: iglesias, clubes, asociaciones deportivas y organismos educativos: escuelas, universidades.

Las instituciones, con las limitaciones que establecen sobre lo que pueden hacer los individuos, como así también las condiciones que se requieren para hacerse cargo de ciertas actividades, son las reglas, siendo tanto las limitaciones formales -por ejemplo, las normas dictadas- como las limitaciones informales -como son los acuerdos o código de conducta, los que generalmente no son escritos y subyacen y complementan las reglas formales-.

North dice que una parte esencial del funcionamiento de las instituciones es lo costoso que resulta conocer las violaciones y aplicar el castigo; establece una analogía con los deportes competitivos de equipos, como puede ser el fútbol, el rugby, el básquet, el hockey, etc., debiéndose diferenciar con claridad cuáles son las reglas y los jugadores.



Las reglas (instituciones) son las pautas a las que deberán ajustarse las partes y que pueden ser, como ya se dijo, formales dadas por disposiciones, o informales debidas a la evolución de la práctica a lo largo del tiempo.

De la interacción entre instituciones y organismos resulta que se pueda lograr ganar el juego o lograr un eficiente desempeño económico, según el caso. Si bien ésta es en esencia la analogía desarrollada por el autor, podríamos llegar a preguntarnos qué es lo que ocurre con el público asistente a los espectáculos deportivos, la seguridad en el estadio o los sponsors y dirigentes de los clubes.



V. Recomposición de las instituciones

La misión esencial de las instituciones es la de dar límites justos a las pretensiones y al accionar de los distintos grupos y su reconstrucción, la que sólo es posible si se genera una estrategia que incluye a todos los sectores de la vida económica, en aras del interés general (24).

Pero debemos tener presente que ningún esquema institucional puede contener por sí solo la falta de confianza de la sociedad, ya que la economía está constituida esencialmente por vínculos de confianza.

Sostiene Arriazu que "La actividad económica de cualquier país esta condicionada por el conjunto de instituciones y valores que la rigen "Mercados libres, propiedad privada de los medios de producción, justicia independiente del poder político, democracia representativa" (25), residiendo su importancia en que proveen un nivel mínimo de certidumbre a partir de la cual la actividad económica, inherentemente riesgosa, puede desarrollarse.

Agrega también, con respecto a las instituciones jurídicas, que "un programa sustentable debería tomar como precondición la existencia de un sistema judicial independiente, que aplique las leyes y demás regulaciones en forma imparcial y asegure una pronta y justa solución de conflictos (26).

Así, existe bastante material de análisis que identifica a los factores empíricos claves que explican mejor el crecimiento de los distintos países del mundo. Los países en los cuales un sistema judicial independiente hace cumplir los contratos de manera justa y dentro de la ley, tienden a mostrar mejores indicadores que aquéllos donde el gobierno está al margen de la ley, es corrupto o actúa de forma depredatoria con los inversionistas privados (27).

Es sabido que el grado de conocimiento es imperfecto, partiendo del hecho de que los operadores económicos se diferencian unos de los otros por los distintos "horizontes económicos", por lo que resulta de fundamental importancia la información, ya que su falta deriva en incertidumbre.

El conocimiento del operador económico es imperfecto y puede derivar en un error de apreciación de la circunstancia que va a encarar o en la incertidumbre de lo que va a ocurrir.

Dice North que la función principal en la sociedad de las instituciones es reducir la incertidumbre, estableciendo una estructura estable (no necesariamente eficiente) de interacción humana.

En la actual situación económica nos encontramos con un alto grado de incertidumbre que afecta a todos los planes de los operadores económicos en forma negativa y paralizante; por ello, deben fortalecerse las instituciones, estableciéndose una estructura estable, lo que no significa que no puedan cambiar dentro de una dinámica previsible.

Olivera señala que como todo fenómeno temporal, el crecimiento está constituido por estímulos y respuestas, pero las respuestas no están determinadas inequívocamente por los estímulos, ya que la capacidad de respuesta resulta de circunstancias distintas, según el marco institucional del proceso económico (28).

Por todo ello es necesario un proceso sostenido de restablecimiento institucional con un diálogo interdisciplinario constructivo (29).

Ya que si bien el cambio institucional es un proceso complicado, no por ello es imposible de lograr, siempre y cuando se comprenda que, aunque las reglas formales pueden cambiarse abruptamente como resultado de decisiones políticas, legislativas o judiciales, existen además costumbres, tradiciones y códigos de conducta en la sociedad que si no son tomados en cuenta, van a resistir a la imposición de esas políticas.

Existen factores subyacentes del crecimiento económico que no son explicados por los modelos económicos, cuando la política y las instituciones no se toman en cuenta.

En el mundo real, las decisiones económicas dependen en gran medida de las instituciones, por lo que es necesario avanzar en el campo de su mejora con una base razonable de seguridad jurídica (30).

(1) Señala al respecto VALSECCHI, Francisco, que la economía tiene relación concomitante con el derecho, el que le da las conclusiones acerca de las instituciones jurídicas fundamentales que condicionan la actividad económica de los particulares y del Estado, sin perjuicio de las conexiones superiores con las disciplinas filosóficas y teológicas, en "¿Qué es la economía?" Editorial Columba. Buenos Aires 1966. Conf. Valores en la Sociedad Industrial, Año XXI, N° 58, diciembre 2003. Universidad Católica Argentina.

(2) Conf. COTTELY, Esteban, "El derecho económico en un documento reciente". Boletín Informativo de Techint, p. 37. Enero-marzo 1977.

(3) ZALDUENDO, Eduardo A., "Economía: Ciencia y Realidad", p. 16, Ediciones Macchi, Buenos Aires, 1980.

(4) Definición introducida en Francia por PERROUX, F. La cita la realizamos sin perjuicio de la posición de Schumpeter quien dice sobre la obra de Sombart "Pero en cierto sentido se trata de una culminación de la escuela histórica y de una obra muy sugeridora incluso en sus errores". "Historia de Análisis Económicos", p. 894, Editorial Ariel, Barcelona, 1971.

(5) PASCHOAL ROSSETTI, José, "Introducción a la economía", p. 219. Oxford University Press, Méjico, 2002.

(6) ROJO, Angel, "El Derecho económico como categoría sistemática, en Revista del Derecho Comercial y de las Obligaciones. Año 15, N° 86, p. 205, Depalma, abril 1982.

(7) ROJO, Angel, op. cit. p. 223.

(8) SANTOS BRIZ, J., "Derecho económico y derecho civil", p. 31, Editorial Revista de Derecho Privado, Madrid, 1963. COTTELY, Esteban, "Teoría del Derecho Económico", p. 21, Frigerio Artes Gráficas. Buenos Aires, 1971.

(9) Facultad de Derecho, UBA. Año 2001. Ver Proyecto de Digesto Jurídico Argentino. "Fundamento del esquema de calificación de la rama de derecho económico".

(10) AFTALION, Enrique R., "Tratado de Derecho Penal Especial", p. 87. La Ley Buenos Aires, 1969. RODRIGUEZ ESTEVEZ, J. M., "El derecho penal y la actividad económica", p. 67. Universidad Austral Editorial Abaco de Rodolfo Depalma, Buenos Aires. Ver Instituto de Derecho Público Económico, en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.

(11) SAIEGH y TOMMASI, "La nueva economía política, racionalidad e instituciones", Documento de Trabajo N° 19, p. 9. Fundación Gobierno y Sociedad. Buenos Aires, setiembre 1998.

(12) DAGNINO PASTORE, José María, "Panorama de la nueva economía institucional (NIE)", en Suplemento de Derecho Económico elDial.com. Diario Jurídico en Internet. COLOMA, Germán, "Análisis económico del derecho privado y regulatorio", Ciudad Argentina. Buenos Aires, 2001. CRESPO, Ricardo, "Algunas novedades en el pensamiento económico en los últimos 20 años. Valores". Año XXI, N° 58, UCA. Diciembre 2003.

(13) ROJO, Angel, ob. cit. p. 215, nota 37, en la que dice "bajo la expresión economic analisys of law, se hace referencia a aquella corriente metodológica iniciada en Estados Unidos a comienzo de los años l960 cuya característica fundamental es la utilización de criterios de eficiencia (micro) económica para el estudio del derecho".

(14) CARRILLO, Julio A. J., "Las medidas económicas y la incertidumbre y riesgo. Abogados". Revista del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal N° 54. Marzo 2002.

(15) DAGNINO PASTORE, José María, ob. cit. N° 12.

(16) ZALDUENDO, Eduardo A., ob. cit. p. 17.

(17) SAIEGH, Sebastián M., TOMMASINI, Mariano, "La nueva economía política: racionalidad e instituciones", EUDEBA, Buenos Aires, 1998.

(18) DOUGLASS NORTH, Robert Paul Thomas, "El nacimiento del mundo occidental. Una nueva historia económica (900-1700)", p. 6, Siglo XXI de España Editores, 1991.

(19) DOUGLASS NORTH, op. cit., p. 5 en nota aclara la relación entre tasa privada y la tasa social de beneficios. Siendo la primera la suma de ingresos netos que percibe la unidad económica en el desempeño de una actividad. Mientras que la tasa social de beneficios está dada por la tasa privada de beneficios más los efectos netos que esa actividad tiene sobre el resto de la sociedad.

(20) CARRILLO, Julio A. J., "La defensa de las instituciones en la economía y en el derecho", 1/7/03, Suplemento Derecho Económico en elDial.com primer Diario Jurídico en Internet.

(21) DOUGLASS NORTH, "Instituciones, cambio institucional y desempeño económico", Fondo de Cultura Económica, Méjico, 1995.

(22) CARRILLO, Julio A. J., op. cit.

(23) OLIVERA, Julio H. G., "El dinero y las categorías monetarias", en Revista de Derecho Privado y Comunitario, año 2001, N° 2, p. 9, Rubinzal-Culzoni, editores.

(24) "Crisis en la Argentina: Economía, instituciones y ética", Editorial en Valores, en la Sociedad Industrial. Año XIX, N° 53, Universidad Católica Argentina. Mayo 2002. Buenos Aires.

(25) ARRIAZU, Ricardo Héctor, "Lecciones de la crisis Argentina", p. 19, Editorial El Ateneo. Buenos Aires, 2003.

(26) ARRIAZU, Ricardo Héctor, ob. cit. p. 285.

(27) LARRAIN, Felipe y SACHS J., "Factores subyacentes del crecimiento económico en macroeconomía", p. 123. Editorial Prentice Hall. Marzo, 2002.

(28) OLIVERA, Julio, "Crecimiento económico y Seguridad Jurídica", en Economía Clásica Actual, p. 40. Ediciones Macchi. Buenos Aires, 1977.

(29) ARRIAZU, ob. cit. p. 300.

(30) Conf. "Las instituciones en el futuro económico". Editorial Clarín. Domingo 1 de febrero 2004.



1 Publicado en La Ley Sup.Especial de Derecho Económico 01/03/2004, pág. 31



© Thomson La Ley










La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje