Página principal

El debate sobre la eso entre los profesores


Descargar 98.89 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño98.89 Kb.






CAPÍTULO 9.

EL DEBATE SOBRE LA ESO ENTRE LOS PROFESORES1


Yo no, pero tengo un compañero de ojos risueños, con barba rala y bufanda roja que lleva, no sé unos mil años en la enseñanza, primero estuvo en aldeas, en escuela donde sólo estaba él, unos cuantos chavales desarrapados, unas gallinas y poco más. Ahora está en un IES; pero no porque se trasladara, es que peleó con uñas y dientes para que pusieran en su pequeño pueblo un instituto, y convenció a unos cuantos padres y pelearon y lo consiguió. A veces paso a las clases de mi compañero, o miro de reojo por el cristal de la puerta y veo a los chavales formar grupos de trabajo y levantan la mano y contestan y le asaltan a preguntas y se oyen risas sinceras y se ven caras alegres y mi compañero sonríe y en sus ojos todavía hay ilusión por enseñar, ¡qué envidia!, ese 2º de la ESO revoltoso e indisciplinado riendo y trabajando animadamente con mi compañero. Yo no lo sé; pero mi compañero dice que la ley del 70 no llegó a aplicarse en toda su amplitud y todos la denostaban y que esta ley actual tan criticada apenas se ha puesto en funcionamiento en todos sus principios. Yo no, pero mi compañero devora los artículos y libros que hablan de educación, dice que le enseñan mucho, sobre todo a mejorar su didáctica, su trato con los chavales, no lo entiendo porque yo pienso que debería ser él quien escribiera esos libros. Yo no, pero mi compañero tiene un proyecto en la cabeza de pueblo y escuela, y le duele lo que pasa dentro y lo que pasa fuera del centro, es difícil verlo en la cafetería despotricar contra las litronas que toman los chavales los sábados por la noche, sin embargo suele visitar al Alcalde para recordarle lo bueno que sería montar una casa de la juventud y crear asociaciones de jóvenes. Yo no, pero mi compañero sabe todo de sus alumnos, sabe quiénes son sus padres, lo que hacen y cuando le preguntamos por el mal comportamiento de algún chaval, él suele reflexionar sobre la infelicidad que reina en su casa o la desgracia de tener muy poco. A mí no, pero a mi compañero le duele la incultura más que a nadie que yo haya conocido y dice que la indisciplina es fruto de la ignorancia, y cuando los chavales viene alguna tarde castigados por mí, él les enseña a leer y comprender lo que leen. Cuando los alumnos pasan cerca de mi compañero por la calle le miran con ojos iluminados y con sonrisa amable le dicen -adiós profesor-... a mí no.

Pedro Chaparro.



(Profesor que ha intervenido en el debate)



Los días 9,10 y 11 de diciembre de 1999 el Ministerio de Educación y Cultura organizó unas jornadas de reflexión contra la LOGSE -especialmente contra su espíritu comprensivo a la altura de secundaria- con profesores de medias previamente seleccionados por la inspección y otras autoridades educativas. En este contexto es fácilmente comprensible la imposibilidad de hacer un balance sensato de lo que está dando de sí la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Sin embargo lo que sí resulta mucho más interesante, dado que permite que aflore un mayor pluralismo, es el foro virtual de debate sobre el tema de estas jornadas.2 No obstante, en este foro preponderan las opiniones contrarias a la comprehensividad, lo que podría ser indicativo de que hay mayoría de profesores de medias opuestos a la reforma -lo que exigiría cambios radicales de la ley- o que simplemente estamos asistiendo a eso que Noelle-Neumann (1984) llamaba la espiral de silencio (una situación en la que se oye fundamentalmente la opinión de quienes mantienen una postura, mientras que el resto, la mayoría, permanecen en un prudente silencio). Teniendo en cuenta que este foro se inserta en la página web de la sectaria reunión auspiciada por el MEC y que la reforma no parece suscitar entusiasmos desmedidos -a diferencia de lo que ocurre con las opiniones adversas- es bastante probable que estemos en presencia del fenómeno de la espiral del silencio.
El análisis del debate que aquí se propone se centrará en cinco epígrafes: la idea de que estamos inmersos en una sociedad hedonista que desprecia los valores escolares, la imposibilidad de mezclar a alumnos con niveles académicos muy dispares, el supuesto consiguiente descenso del nivel, la promoción automática y la superación o mantenimiento de la vieja pedagogía.
Antes de entrar en estas cuestiones hay que decir apenas sabemos nada sobre las personas que intervienen en el debate. Sabemos que son profesores de secundaria en su mayoría -o un genérico otros para los que no lo son-, su sexo -por el nombre de pila- y algún dato que suministran en su texto (soy catedrático, agregado, de Izquierda Unida, etc.). Sin embargo, no sabemos en qué tipo de centros trabajan, cuál es su experiencia docente, etc. En definitiva, ya que para participar en el foro se exige identificarse no hubiera estado mal completar algunas cuestiones previas que hubiesen permitido situar y clasificar a los participantes. En un debate de estas características haber sido anteriormente profesor de BUP-COU o de FP es un dato clave.
En las opiniones vertidas por el foro son varias las referencias a los mecanismos de selección de los participantes: desde el desconocimiento total (“nadie sabe quien ha participado”, G. Echeita Sarrionandia) hasta las acusaciones directas al sectarismo de las autoridades educativas
Desacreditamos el debate en sus formas, por haberse designado desde las direcciones provinciales a quienes debían representar las diversas opiniones de la comunidad educativa”. José Julio Fuentes López
Se aprecia claramente que los participantes han sido fundamentalmente directores de centros y psicólogos y pedagogos.

Diego Andreu Mellado.


Los profesores elegidos han sido aquellos directores que manifestaron su intención de acudir; así como profesores de secundaria y maestros de 1º ciclo que, a criterios del Servicio de Inspección, podía aportar elementos positivos desde su experiencia, y que aceptaron voluntariamente ir.

CC.OO. de Valladolid. Sindicato de Enseñanza.


... los asistentes han sido designados a dedo, como en épocas que creíamos pasadas, cuando tenían que haber estado regidas al menos por la representatividad de las organizaciones que configuran la Comunidad Educativa (sindicales, de madres y padres, de los movimientos de renovación pedagógica y del alumnado).

Concejo Educativo de Castilla y León. Movimiento de Renovación Pedagógica.



En primer lugar quisiéramos manifestar nuestro descontento con el enfoque único compartido por la mayoría de los ponentes y por el resto de protagonistas de las mesas redondas (presidentes, secretarios). Un debate mínimamente rico debería estar a nuestro entender fundamentado sobre enfoques teóricos y planteamientos prácticos diversos. Las posibilidades de participación de los asistentes eran mínimas: durante el desarrollo de las ponencias matutinas no hubo ocasión para el coloquio, ni siguiera, para preguntar o aclarar dudas. En las mesas redondas de la tarde, contábamos con dos minutos para intervenir, pero sí lo que decíamos no coincidía con las expectativas de los responsables de la mesa, continuamente éramos interrumpidos, e incluso se permitían valorar la diferentes intervenciones. Lógicamente, si la intervención coincidía con la opinión de los miembros de la mesa, el trato era muy distinto. Arturo Verano García
¿Se puede llamar a esto debate? (...) Aquí, curiosamente todas las ponencias defendían una misma postura.

Luis Barriocanal.


Las Jornadas no sólo NO HAN SUPUESTO UN DEBATE, sino que han sido una PIEZA EN UN JUEGO MANIPULADOR EN EL QUE HEMOS TOMADO PARTE. No había realmente un deseo de iniciar un debate, sino de LEGITIMAR LAS POSICIONES DE UN MINISTERIO QUE NO HA PODIDO REFORMAR LA LOGSE PORQUE SIEMPRE HA TENIDO EN CONTRA A LA MAYORÍA.

Enrique Pampym Martínez

La intención, para algunos de los participantes, es clara: degradar la LOGSE. Los partidarios de la LOGSE opinan que desde que gobierna la derecha esta ley está siendo torpedeada.
(...) durante cuatro años no se apoya en absoluto el desarrollo de la LOGSE en uno de sus elementos clave, la ESO, después se airean las enormes y ciertas dificultades por las que están pasando los centros y que, no nos olvidemos, afectan más a aquellos alumnos en desventaja, con lo cual no hacemos sino reforzar dicha desventaja; cuando unas cosas empiezan a “calentarse”, se airean bien las dificultades y se montan unas Jornadas en las que nadie sabe quién ha participado.

Gerardo Echeita Sarrionandia.


La contrarreforma de la F.P. se cuela por la puerta falsa. (...) En cuanto al fondo. La derecha no solo es conservadora, es retrógrada: La ex-ministra Aguirre reclamaba el Bachillerato de su madre y Rajoy nos devuelve a la Ley del 70. (...) Por otra parte, la eliminación del requisito de haber superado el Bachillerato para acceder a los ciclos de grado superior, conseguirá devaluar la Formación Profesional y que pierda credibilidad ante los empleadores y ante Europa (...) LA REFORMA DE LA ESO, es una segregación temprana: Se pretende romper la comprensividad, marcando niveles prebachilleratos, preFP y desviando a todos los demás a programas de Garantía Social que adelantan a los 14 años (sin garantizar que el alumnado tenga la edad laboral a su término) (...) (hasta desde los Gobiernos de Euskadi y Cataluña le han recomendado prudencia y le han indicado que no hay datos aún para plantear la reforma).

Plataforma por la Escuela Pública de Valladolid.


A ello hay que añadir la irregularidad de la impartición de la ESO en dos tipos de centros.
Sin embargo, estamos debatiendo una Reforma para la que no se han puesto los medios necesarios para su aplicación. ¿Cómo es posible que la etapa siga estando impartida en centros de Primaria en su primer ciclo en muchas localidades? En que quedó la imprescindible reforma pedagógica en la que tantos profesores pusimos tantas expectativas y tanto empeño?

Coral Báez Otermín.

Los detractores de la LOGSE han encontrado en este debate la posibilidad de desfogarse, recurriendo en multitud de ocasiones a la descalificación del adversario. Los defensores de la comprehensividad, según estos, están fuera de las aulas: predican, pero no dan trigo.


Desde hace unos pocos años las salas de profesores son lugar de lamentaciones generalizadas de los desastres cotidianos y en muchas ocasiones sesiones de catarsis de grupo, pero los “liberados” de... siguen hablando de las bondades LOGSE, de la falta de colaboración de este Gobierno de Derechas y de la poca valía del profesorado. Ahora por fin salen a la luz estas críticas.

José Antonio Alarez Alvarez.


¿Por qué yo, que siempre me he considerado progresista (con perdón) tengo que estar de acuerdo absolutamente con los planteamientos de los grupos más de derechas? (...) ¿Os habéis fijado de que quienes vociferan contra todo lo que suponga cambios en el sistema son siempre asociaciones, sindicatos, etc., o sea, quienes no están enseñando?

Herminio Nicolás Andrés.


La reforma del sistema educativo se hizo desde los despachos con un desconocimiento brutal de la realidad, con unos planteamientos maravillosos sobre el papel pero muy difíciles de llevar a la práctica.

Francisco Merchán y 30 profesores del IES Domenico Scarlatti.


...la reforma educativa en España se ha convertido en un dogma de fe establecido por una inquisición de psicólogos y pedagogos desconocedores de la práctica educativa. esto explica que a medida que se ha ido extendiendo la reforma y quedando en evidencia sus deficiencias, los creyentes ciegos de esta reforma se justifiquen en la falta de presupuesto para acometerla en condiciones. no existe presupuesto suficiente para una reforma planteada desde la perfección de unas teorías que se autojustifican al margen de su aplicación empírica.

Iñigo Sánchez Paños


Nadie, ni los más defensores de la necesidad de la reforma en los “tiempos gloriosos” se atreve a seguir siendo paladín del desafuero. O reconocen su error, o buscan un despacho confortable donde cobijarse apartados de la tiza, o se dan de baja por depresión, o callan y sufren”.

José Aguilar Jurado.


Hay quien no se anda por las ramas y encuentra fácil explicación a los males de la LOGSE:
Detrás de toda reforma educativa hay siempre una ideología. Detrás de la reforma LOGSE-ESO está la universalmente fracasada ideología socialista: revolución igualitaria por REAL DECRETO.

P. Ferre.




UNA SOCIEDAD HEDONISTA

Una queja frecuente en este debate ha sido la de considerar que la sociedad, y muy en particular los padres, desprecia la labor de los profesores y por extensión la cultura académica. Los docentes se consideran profesionales desprestigiados y mal pagados. La expansión de la educación secundaria inferior a toda la población siempre implica caer en el riesgo de la devaluación de este título escolar, tanto en el mercado de trabajo como en el del prestigio: más cantidad se hace equivaler a menos calidad. El efecto perverso de esta extensión es que parte de los grupos sociales que anteriormente no frecuentaban la secundaria perciben la escasa utilidad instrumental de la permanencia de sus hijos en un sistema educativo que con más frecuencia de la deseada le lanza mensajes recriminatorios. A ello hay que añadir que la dimensión expresiva de la escuela -la relevancia y aplicabilidad de los conocimientos y destrezas escolares- es más bien nula. Por otro lado, los grupos sociales que desde hace varias generaciones tienen garantizada la secundaria abandonan la enseñanza pública -cuya calidad apenas ha mejorado a pesar de los buenos propósitos de la reforma- dirigiéndose hacia centros privados o, por lo menos, concertados.3


Hace unos cuantos años, el sociólogo conservador norteamericano Daniel Bell explicó en su libro Las contradicciones culturales del capitalismo que las sociedades capitalistas vivían la contradicción que suponía por un lado el espíritu frugal, de ahorro y de sacrificio necesarios para la inversión capitalista y, por otro lado, el desarrollo desde comienzos de siglo de una sociedad de consumo en la que se incentiva el hedonismo, elemento sin el cual no se consumirían los frutos de la frugalidad. Bell señalaba que el principio axial del la cultura moderna es el desarrollo del “yo”. Este tipo de contradicciones aparece en algunas de las intervenciones del foro.
2) La devaluación que la cultura, el saber, la curiosidad y el interés por aprender han experimentado en una sociedad que rinde culto al consumo desaforado, el dinero fácil, el “pelotazo”, la apariencia exterior, la chabacanería, en la que el espíritu crítico y el afán de superación personal encuentran poco o ningún acomodo. 3) El desinterés de una mayoría de los padres hacia la formación de sus hijos, que conciben el sistema educativo como un aparcadero donde dejarlos cuantas más horas mejor, por supuesto entretenidos con actividades lúdicas que no les exijan esfuerzo mental -no sea que el niño acabe traumatizado-. El resultado: esa legión de adolescentes malcriados en la autocomplacencia y la satisfacción inmediata de todos sus deseos que pulula por nuestros institutos.

C. C. Herrero García


Los padres son uno de los blancos predilectos. Su preocupación principal, de acuerdo con el criterio de algunos profesores, no va más allá de librarse de unos hijos adolescentes a los que ni comprende ni puede controlar, traspasando esta labor tan ingrata como difícil a los sufridos profesores. Sin embargo este traspaso de competencias se efectúa con limitaciones. Al parecer la más importante de ellas sería no exigir demasiado al adolescente de la sociedad hedonista.


En un gran porcentaje de alumnos de la pública el instituto es el lugar donde tienen los padres a los hijos, en ese tiempo diario son los profesores los que los controlan para que no estén en la calle y “educan”. Muchos padres no se preocupan de la vida de sus hijos en los centros, no les importan los estudios de éstos. (...) La influencia de la sociedad actual sobre los alumnos es impresionante. El consumismo, la vida fácil, casi todo lo tienen al alcance de la mano con solo extenderla. Muchos padres prefieren darle todo lo que pueden antes que tener disputas en casa cuando llegan cansados del trabajo, y cuando llegan a cierta edad los hijos, comprueban que no pueden con ellos, y es penoso que muchos padres de alumnos de 12-14 años te digan “usted verá qué hace con él yo ya he desistido hace tiempo, se ha hecho con nosotros”. CONCLUSIÓN: habría que enseñar a muchos padres a serlos y esto tiene difícil solución.

Mayte González Juarrero.


(...) lo que ha variado sustancialmente en estos últimos años es la actitud de los padres hacia la educación de sus hijos. Consideran que los profesionales de la enseñanza somos los profesores y delegan su responsabilidad en nosotros, esperando, no sólo que enseñemos inglés, matemáticas o tecnología sino que les entretengamos, divirtamos y no traumenos con demasiadas exigencias.

L. A. Igea Arisqueta.


Se denigra la capacidad educativa de la familia, a pesar de los cambios que está experimentado últimamente. La familia, desde los peculiares puntos de vista emitidos en esta página web, no es una institución democrática. No obstante esta afirmación deja sin responder la pregunta de si realmente la escuela, especialmente sus aulas, es una institución democrática.
Parece ser que a forma de adquirir esta cultura democrática es mediante el proceso de socialización del individuo. Esta socialización se realiza a través de la familia, medios de comunicación y partidos políticos. Respecto a los dos últimos, en mi opinión, su contribución es insuficiente, y especialmente distorsionadora. La familia carece de esta cultura, por lo tanto no puede transmitirla, aunque su colaboración puede ser esencial.

Enedina Meana Iglesias.


Las crisis familiares se convierten en uno de los elementos claves del “patente descenso de la educación experimentado en esta última década”. Nos encontramos con la incapacidad de la escuela para tratar con todo aquel alumno que no proceda de una familia estable (se supone también que convencional con padre, madre, algún hermano y quizás también el perro).
La inestabilidad familiar. Es raro encontrarse hoy con un alumno problematizado que no tenga detrás un conflicto familiar grave. Como es sabido, bastantes de los cónyuges que sufren este tipo de desavenencias suelen utilizar a sus hijos como arma arrojadiza contra la otra parte y, para tratar de atraérselos, a menudo les conceden todo tipo de caprichos. Las consecuencias, lógicamente, no se hacen esperar. De cara al futuro, el problema tiende a agravarse, pues, si hasta ahora, estos jóvenes solían disponer del refugio seguro de la familia estable de los abuelos, no parece que, al paso que vamos en España, vaya a seguir sucediendo lo mismo.

Víctor M. Sánchez González


De aquí estamos ya un paso de la negación de la presencia de los padres y madres en los órganos de control y gestión de los centros escolares.


¿Se han parado a pensar en que los I.E.S. están gestionados por el Consejo Escolar y en la composición de este? . En un buen número de I.E.S. no se llena el cupo de profesores, la mayoría son sindicalistas ( cuya misión es muy distinta a la de gestionar un centro) y últimamente tambien hay dentro de los consejos escolares un buen número de profesores que han medrado con la L.O.G.S.E. Las votaciones de los alumnos tienen una abstención altísima y donde el escándalo es mayúsculo es en las votaciones de los padres, en un centro con mil doscientos votantes se puede conseguir el puesto con menos de treinta votos, hasta con diez conozco un caso, además, hay un representante del personal no docente y un concejal , que no va nunca, salvo que haga falta para votar al director y sea "amiguete". ¿Está seguro Sr. Nasarre de que con este panorama la calidad de la enseñanza pública requiere mas autonomía? ¿tan distintos son los niños españoles como para no tener un mismo modelo escolar?.

Teresa Cepeda.



LOS LÍMITES DE LA COMPRENSIVIDAD.

Entre los críticos de la ESO hay unanimidad en considerar un tremendo error hacer compartir las mismas aulas a alumnos con muy diferentes rendimientos académicos. De acuerdo con esta postura simplemente sucede que aproximadamente a los 14 años de edad -para algunos quizás antes- los alumnos manifiestan distintos intereses y parte de ellos no desea aprender lo que la ley establece para los niveles obligatorios. Dado que no quieren estudiar la alternativa es separarlos del resto de los estudiantes -los que sí quieren estudiar- e introducirlos en programas de formación profesional -o pre-formación profesional- o simplemente expulsarlos. Se trata de un tipo de explicación que se remite en exclusiva a la manifiesta falta de voluntad de seguir estudiando y el consiguiente boicoteo del normal desarrollo de las clases por parte de algunos estudiantes.


El aspecto más polémico de la reforma es el haber prolongado la comprehensividad hasta los dieciséis años. En el modelo de la Ley General de Educación de 1970 a los catorce años se producía una escisión entre los alumnos de rendimiento académico admisible -los que obtenían el graduado escolar y podían pasar al BUP- y los de bajo rendimiento -quienes obtenían el certificado escolar y no podían acceder al BUP-. Ahora la situación es distinta y los antiguos profesores de bachillerato se ven obligados a bregar también con los alumnos menos académicos. Todo ello en un contexto en el que el nivel inferior de educación secundaria, a diferencia de lo que ocurría hasta ahora, es obligatorio, lo que dulcifica la función selectiva de la escuela.
Pretender que, hasta los 11/12 años, todos los jóvenes españoles convivan en las mismas aulas y reciban la misma enseñanza no deja de ser una aberración que perjudica notablemente el desarrollo de nuestros niños: En primer lugar, porque implica el desaprovechamiento de las diferentes potencialidades individuales. Despilfarro que cualquier sociedad inmersa en la civilización de la información y el conocimiento no puede permitirse. En segundo lugar, porque genera numerosos problemas de convivencia en los colegios. No hay más que comparar la situación de nuestros centros en lo que se refiere al cumplimiento de las normas de régimen interior en los últimos años. En tercer lugar, porque retrasa de manera injustificada y perjudicial o pone en peligro la formación que requieren muchos de nuestros actuales estudiantes de Primaria: tienen que esperar hasta los 12 años para, después de atragantarse con las áreas de la Enseñanza Primaria, cursar la ESO.

Francesc Ferrer





Son pocas las explicaciones que dan los defensores de esta postura a este tipo de comportamiento. Mayoritariamente las explicaciones se remiten, en el más craso de los psicologismos, a la mera voluntad de los alumnos. De este modo, simplemente sucede que unos quieren estudiar y otros no. La escuela oferta una cultura -para los defensores de esta posición, la cultura sin más- de la que unos desean disfrutar y otros no. No parece detectarse ningún condicionante como la clase social, el nivel cultural de los padres o similar que pudiera dificultar el acceso a la cultura escolar y mucho menos si se debería poner en duda el supuesto carácter neutral de la cultura académica.
No podemos obligar a nadie a hacer algo que no quiere.

J.A. Saura Sánchez


De ahí que propongamos la implementación de diferentes itinerarios según los propios intereses de los alumnos.

CSI-CSIF Madrid Sindicato.


A partir de los catorce, los adolescentes ya manifiestan una voluntad e inclinaciones fuertes. Los alumnos que a los quince años no quieren estudiar o su pensamiento está limitado a la etapa operacional concreta sin alcanzar el pensamiento abstracto, difícilmente van a cohabitar con alumnos decididos a seguir estudiando. Esto no es un problema de diversidad que se solucione en el aula. Esto es una realidad social.

Gerardo Rubio Aznar


A partir de aquí lo que se pide es la segregación de los alumnos de menor rendimiento. Por desgracia, la propuesta no va más allá de que la pura segregación de los alumnos considerados problemáticos. Desaparece la idea de que, al menos en los niveles de educación obligatoria, todos los alumnos son educables. Aunque no se plantea en estos términos, la conclusión lógica de estas propuestas es que no todos los ciudadanos están en condiciones de alcanzar los objetivos que marca la ley para la educación obligatoria.
Extender la Compensación Educativa hasta los 16 años, con PROFESORES Y AULAS ESPECIALES. 2. Dar autonomía a los centros para organizar, desde 2º de ESO, grupos de Adaptación Curricular con menos de 20 alumnos. (...) 3. Abrir caminos desde 3º de ESO a costa de las Optativas. 4. Terminar la ESO (que no la obligatoriedad) un año antes.

Rafael Calderón Fernández.


a) Derivación hacia Escuelas Taller o similar a los alumnos que acaban primer ciclo de la ESO y no quieren hacer 2º ciclo. b) Examinar a los alumnos que quieren hacer bachillerato (3 cursos) d) Eliminar el sistema de promoción en la ESO, por edad. e) Obligar a los centros concertados a admitir alumnos con N.E.E.

Carmen Llorente.


La mezcolanza no es buena para los buenos alumnos, lo que deja sin resolver la cuestión de qué hacer con los estudiantes menos académicos.
Hacer coincidir en el mismo aula a estos alumnos con el resto, no sólo no suele beneficiar a los primeros, sino que, por lo general, perjudica a todos... Resultaría más efectivo que siguieran itinerarios educativos diferenciados con conexiones que permitan no cerrar caminos de forma definitiva. Integrar no es obligar a compartir aula y currículo a alumnos con capacidades e intereses diferentes, sino impedir que nadie quede al margen del sistema educativo y que se faciliten los medios para que todos los alumnos desarrollen al máximo sus potencialidades.

Nicolás de la Carrera




¿Donde están los derechos de los alumnos que quieren estudiar, cuyos padres están pendientes de ellos, y podrían evolucionar mucho mejor sin esos alumnos que boicotean sistemáticamente las clases, y que lo unico que podemos hacer es pasarlos, bajo el nombre de expulsión, de un centro a otro?

Mª Eugenia Gil


En ocasiones las propuestas son mucho más duras hasta salir incluso no ya solo de la legalidad, sino que podrían contrariar el sentido común.
Crear en los Institutos una sala habilitada para acoger a los alumnos que no quieran estudiar y su decisión conlleve el entorpecimiento e incluso imposibilidad de llevar a cabo una clase con el máximo rigor y calidad posible. En el momento en que esto se detectara se podría enviar allí a dicho alumno, suponiendo una interrupción mínima de la clase. El alumno podría volver al día siguiente a clase normalmente ,siempre y cuando guardara la compostura y silencio necesario. Esta sala podría estar vigilada por una categoría profesional creada específicamente, o por el Jefe de Estudios.

Juanjo Gómez Pérez


En definitiva, se airea la peligrosa idea de que no hay nada que hacer con determinado tipo de alumnos.
Su sentido lingüístico es nulo. Su autoestima dentro de la clase no existe. Es absurdo pensar en reeducarlos, aunque se intenta. Año tras año los departamentos nos devanamos los sesos para reinventar lo ya inventado, sin apenas resultado. Horas y horas de reuniones, seminarios y cursos de formación se estrellan contra el muro de la indiferencia, cuando no con el de la insidia que provoca la resistencia al cambio.

Manuel Osuna Muñoz.


El que en la reunión sobre la ESO se haya invitado a un ponente alemán para hablar sobre el sistema educativo de su país ha dado alas a los partidarios de la segregación temprana. El sistema alemán -al igual que el austriaco- es una excepción en el ámbito europeo. Los expertos educativos -y la propia OCDE, organización que nadie en su sano juicio podría tildar de progresista- coinciden en señalar los efectos nefastos de una especialización escolar temprana. Lo que los empleadores demandan a los egresados de la educación secundaria es sobre todos capacidad de adaptación para un mundo productivo en continuo cambio y no personas especializadas en ámbitos que previsiblemente dejen de existir como tales al cabo de pocos años -incluso antes de que los estudiantes salgan de la escuela-.
De lo que se trata ahora es de dar una alternativa real a esos 25-30% alumnos de poderse abrir paso en la vida con una formación profesional más temprana. En otros países centroeuropeos (muchos más avanzados que el nuestro) la separación de cauces de los que van al bachillerato (ej. Alemania con el Abitur) y los que se quedarán con una formación mediana, así como los que se dirigirán al mundo profesional es más temprana.

M.A. Martínez Montalbán.


Una solución sería implantar talleres de refuerzo en los centros por las tardes para esos alumnos.

J. Mª Marinas Montalbillo.




Las adaptaciones curriculares, a veces, desvirtúan los objetivos de las propias materias y no suelen dar resultado y la educación compensatoria (por cierto, que no se ha tratado en las jornadas, lo que me da una idea previa de donde trabajan los profesores participantes) se limita a sacar a los alumnos un cierto número de horas, para trabajar las capacidades más básicas. Por tanto, el resto del tiempo, es decir mientras están con su grupo normal pierden el tiempo absolutamente, y se lo hacen perder a sus compañeros.

Adolfo Magdaleno San José.


Hay quien detecta las maravillas de la segregación para los alumnos. Cuando estos están contentos -aunque en realidad solo estén entretenidos- la escuela ha acertado, cuando protestan el problema está en los alumnos.
Estoy actualmente impartiendo un Programa de Diversificación Curricular y, lejos de considerarlo denigrante, como alguna persona aquí ha manifestado, veo que es una forma de lograr aunar diversidad y atención, es decir, atención a la diversidad. (...)Nuestros chicos y chicas no se sienten marginados ¡todo lo contrario! Agradecen que por fin nos ocupemos de ellos de forma adecuada y no se les relegue en el aula. (...) Lo único que tienen en común es la carga de fracaso acumulada hasta ahora; pero también se diferencian en la forma en que lo han encajado.

Nieves Alcalá Velasco.

Esta segregación provoca protestas por parte de los profesores de tecnología.
Resulta inadmisible y contrario a los principios de la actual Ley de Educación el establecimiento de itinerarios ¿basura? para el 4º curso de E.S.O. como el que se propone desde el Proyecto de Reforma (Decreto de Humanidades), bajo el nombre de ¿Opción Técnica? destinada a los ¿malos?, grupos de alumnos y alumnas. Las respuestas para el alumnado con dificultades educativas ya están contempladas en las medidas de atención a la diversidad y en los programas de Garantía Social. Por otro lado, la orientación hacia estudios de Ciclos Formativos de Grado Medio debe hacerse desde todas las materias (Ciencias Sociales, Ciencias de la Naturaleza, Tecnología, Plástica, etc...), pues todas tienen referentes entre las familias y los títulos de Formación Profesional.

Ricardo del Riego.


Incluso se detectan aspectos positivos en la mezcla de alumnos. La mayor parte de las opiniones favorables a la segregación parten del implícito de la petulante pedagogía transmisiva de acuerdo con el cual los alumnos solo aprenden lo que el profesor les cuenta. Más allá de la palabra del profesor no hay aprendizaje.
Es enriquecedor para los alumnos estar en grupos no homogéneos, los alumnos listos serían capaces de aprender sin profesores, pero no se puede lograr una enseñanza de calidad en grupos heterogéneos sin los apoyos necesarios tanto de personal como de material. Por cierto, una reflexión: ¿Aceptamos los profesores de secundaria otro profesor en el aula junto a nosotros, con el que debidamente coordinado, se lograra sacar adelante el grupo que, eso sí, tiene menos alumnos que el anterior BUP.

Santiago Pérez González.





DESCENSO DEL NIVEL

A pesar de los que los datos -especialmente me refiero a los del INCE-4 de que se dispone muestran lo contrario, las quejas sobre el descenso de nivel que la ESO supone son moneda común entres sus detractores. El error consiste en comparar el nivel del anterior BUP- 1º y 2º de BUP- con la actual ESO -3º y 4º-. Esta comparativa significa ignorar que en el sistema educativo de la LGE había alumnos del grupo de edad 14-16 años en BUP, en FP-I y, no se olvide, desescolarizados (en cualquier caso la comparativa no incluiría a estos últimos). No obstante hay quien con demasiada celeridad concluye la existencia de “varias promociones lastradas por el peso de la ignorancia”.


El descenso del nivel educativo es el gran argumento de los detractores de la comprensividad. Es obvio que esta comprehensividad va a plantear problemas. La enseñanza secundaria escolarizará a todos los estudiantes sin distingos de su posible perfil profesional o académico. Esto ha suscitado el debate sobre la egebeización de la secundaria, sobre el descenso del nivel educativo, etc. El lúcido estudio de Fernández Enguita (1986) sobre el debate en torno a la integración o la segregación aclara las cosas, al tiempo que rebate los diferentes trabajos que pretenden mostrar que este nivel ha descendido. Según la Fundación Carnegie, el nivel de aptitud verbal y matemática de los estudiantes norteamericanos de secundaria no ha dejado de descender entre 1952 y 1982. El problema de este estudio y de otros similares es que no tienen en cuenta que la tasa de asistencia a la enseñanza secundaria ha aumentado, lo que supone la diversificación del estudiantado y el consiguiente incremento del número de ndo crecientemente alumnos menos motivados académicamente, y por tanto, necesariamente, un descenso de la media.
(...) igualitarismo “a la baja” que se está imponiendo en los institutos. (...) Un significativo sector del alumnado termina 4º de ESO siendo analfabetos funcionales, pero esto no se reproduce en las encuestas.

Carlos C. Herrero García.


(...) acceso a cursos superiores de alumnos que desconocen los elementos básicos tanto de la convivencia humana (respeto a los demás), como del aprendizaje (atención y trabajo constante) se está privando de la oportunidad de desarrollar sus capacidades a quienes lo desean y, en consecuencia, se está dando lugar a que también estos alumnos se sientan frustrados.

M. Martín Sánchez.


Desde aquí llegamos a los terribles problemas de la mala educación de los alumnos.

Empiezo a subir las escaleras escudada con mi cartera y eso me salva de innumerables codazos. Hoy voy especialmente optimista porque un alumno me ha dado la enorme alegría de pedir disculpas por el empujón, en lugar de mirarme con ojos asesinos porque ayer le corregí un examen (perdón por la palabra) en el que le preguntaba el verbo “to be” en 4º de ESO, con resultados no positivos (...) Va a empezar la clase._Seño, espera un momento, por favor (hoy se presenta un día estupendo, ¡lo ha pedido por favor!), que “boy ha terminar de vevermela...” Mientras tanto, un grupo de alumnos abre directamente la puerta, entra (hace ya tiempo que desistí de pedirles que llamen y pidan permiso para entrar, ¡hay que enrollarse con el personal, y no ser anticuada!

Corpus Parras Mesas.


Esta opinión trasluce en su primera parte quizás más un problema de hacinamiento y de movimiento de masas de personas que de educación. En el metro e incluso en los educados aeropuertos se viven a diario situaciones de este tipo, lo cual no quiere decir que debamos tolerar pasivamente estas actitudes. El deseo de que se pida permiso para entrar en clase no es compartido por todos los profesores, muchos de los cuales son permisivos con los retrasos, ya que entienden que el trasiego de un aula a otra en un contexto masificado y en el que es muy posible entretenerse con algún conocido. La parte central (preguntar por el verbo “to be”) parece sugerir una pedagogía del inglés que conduce a que la mayor parte de los españolitos tengan que pagarse una academia si es quieren aprender algo del idioma de Shakespeare. Más bien habría que hacer un esfuerzo por relativizar ciertas formas de comportamiento considerado educado que posiblemente hoy en día no tengan ningún sentido.5
En alguna excepcional ocasión se llega a pensar en qué puede haber sucedido en la escolarización previa en la educación primaria. Por supuesto, el razonamiento sobre el tipo de conocimientos que la escuela tradicional vehicula nunca se pone sobre el tapete, ni siquiera por los profesores anti-LOGSE que se declaran de izquierdas.
Aquellos que en primaria han obtenido buenas calificaciones son los que tienen un nivel “normalito” de conocimientos y aptitudes. No existe justificación al hecho de que la inmensa mayoría de los niños, aun no siendo deficientes, sean incapaces de leer o de exponer razonada y comprensivamente sus conocimientos a través de los diversos lenguajes culturales. Las causas hay que buscarlas fundamentalmente en las metodologías utilizadas... (¡tanta ficha!... ¡tantas contestaciones de unas pocas palabritas”... “tan escasas mediciones realizadas”... tan poca experimentación” con verificación... “tantas programaciones copiadas de libros impersonales e impropiamente confeccionados...) ... y en la preparación de los maestros. (...) La falta de preparación didáctica y la no asunción real del profesorado de Secundaria Obligatoria del principio educativo de individualización de la enseñanza a fin de atender las necesidades de los alumnos también notoria.

Juan Sánchez-Carnerero Guijarro.





PROMOCIÓN AUTOMÁTICA

La promoción automática -el hecho de que no se puede repetir más de dos cursos a lo largo de la educación obligatoria- se ha convertido en una de las bestias negras para parte del profesorado. En general las opiniones contrarias a esta promoción supuestamente automática consideran que el principal mecanismo de incitación al trabajo escolar es la amenaza de la evaluación, lo que trasluce bien a las claras que algunos consideran que el trabajo escolar es algo que en sí mismo no puede interesar a nadie, lo que obliga a sacar a relucir el discurso de la amenaza, de la disciplina, de las notas, etc.


El legislador, que posiblemente había previsto algo parecido, y en su afán de conjurar el tan temido fantasma del "fracaso escolar", introduce la innovación definitiva, la "guinda" del pastel: la promoción automática de los alumnos (con algunas salvedades excepcionales, más anecdóticas que sustanciales). Ignorando los principios más elementales de la naturaleza humana (nadie  niño, adolescente, joven o adulto  realiza un esfuerzo al que no se siente obligado), se incorpora al modelo educativo el elemento desincentivador clave: todos los esfuerzos (e incluso su ausencia) se "recompensan" de la misma forma (promoción de ciclo o de curso, titulación).

Grupo de profesores del IES "Domenico Scarlatti" de Aranjuez (Madrid)

Comunidad escolar. Nº 630 24 de marzo de 1999.6
Resulta especialmente sorprendente la idea de naturaleza humana que trasluce esta opinión. Nos enteramos de que solo se actúa si hay de por medio una amenaza exterior. Si esto es así, el conocimiento escolar por sí mismo no merecería la pena.
La legislación actual es muy ambigua: se puede promocionar con una, dos tres, ... y hasta con once asignaturas “evaluadas negativamente” (suspensas se ha dicho toda la vida y todo el mundo lo entendía).

Luis Nuñez Sánchez.


¿Cómo puede un profesor exigir a unos alumnos que saben que van a promocionar por imperativo legal? Además a esto podríamos unir unos padres que los único que les interesa es que su hijo vaya pasando y que no le plantee problemas.

Manuela Martín.


Muchos alumnos al principio de curso me dicen “para qué estudiar si de todos modos voy a pasar de curso con mi s amiguetes, cuando lo necesite ya estudiaré.

Mayte González Juarrero.


1. Un alumno puede obtener el graduado en educación secundaria sin haber aprobado nunca el área de lengua española, o la de ciencias sociales, o la de matemáticas o la que sea; nunca en cuatro o seis cursos si ha repetido. 2 Un alumno puede promocionar al curso siguiente con seis, ocho o diez, por ejemplo, asignaturas suspensas. 3 Un alumno puede matricularse en un bachillerato con áreas suspensas, que no tiene que aprobar, relacionadas con las asignaturas específicas de él.

Francisco Merchán y 30 profesores del IES Domenico Scarlatti.




Considero que los criterios de promoción dentro de la ESO están un tanto desfasados o distanciados de su propósito último, ya que fomentan la vagancia, el escaso rendimiento y el desinterés por el estudio.

Pedro Pérez García.


Hay quien recuerda que los profesores son profesionales con cierto grado de autonomía que puede decidir sobre estas cuestiones.
Una de las cosas que más me ha llamado la atención de este debate es la cantidad de afirmaciones que hay del tipo 'promocionar con todas pendientes', 'obtener el título con asignaturas pendientes', etc.. Que yo sepa, los centros educativos tienen que explicitar los criterios de promoción de los alumnos, y esto ha de hacerlo el claustro de profesores aunque lo tenga que aprobar el Consejo Escolar. Es la Junta de Evaluación, me parece, la que decide si un alumno promociona o no, y en caso de promocionar con asignaturas pendientes ha de recuperarlas durante el curso siguiente.

Santiago Pérez González


LA SUPERACIÓN DE LA VIEJA PEDAGOGÍA.

La apuesta por la comprehensividad es al mismo tiempo una apuesta por una nueva pedagogía. Hablar en estos términos es despertar la desconfianza de muchos profesores que manifiestan haberse tropezado con ideas pedagógicas inviables.


Las innovaciones pedagógicas sugeridas por la LOGSE no se han convertido en realidad, a pesar de sus enormes potencialidades. Una de la claves de la LOGSE consiste en la superación de la pedagogía basada fundamental o exclusivamente en la mera transmisión de conocimientos desde el profesor -o el libro de texto- a los alumnos. Lo que ahora se demanda es una educación que promueva el trabajo autónomo de los estudiantes -obviamente bajo la guía del profesor- en el entendido de que la mejor manera de adquirir conocimientos significativos consiste en alentar la experimentación, el espíritu de aventura. No otra cosa es el espíritu científico que la escuela debe alentar. La experiencia escolar debe conducir a la pasión por el conocimiento, de modo que el aprendizaje es una actividad que continuará durante toda la vida de los ciudadanos. De hecho. en el debate, varias opiniones reflejaban la idea de que un profesor que meramente transmita conocimientos está condenado a ser sustituido por máquinas.


En efecto, la LOGSE establece una etapa de ESO con unas determinadas características, en la cual los programas de diversificación son una pieza más, coherente con el conjunto, pero la actual aplicación ¿descafeinada? de la etapa aísla, en gran media, el desarrollo de la diversificación curricular respecto del resto de la práctica docente. Pueden darse muchos ejemplos que confirman esa tergiversación de la etapa, pero para la exposición que nos ocupa es suficiente con citar algunos: en primer lugar, el diseño legislativo planteaba como eje central del aprendizaje el desarrollo de una serie de objetivos definidos en términos de capacidades, mientras que la práctica actual en la mayoría de los centros sigue planteando el aprendizaje exclusivamente en términos de adquisición de conocimientos. Así mismo, el diseño original partía de una concepción constructivista del aprendizaje, mientras que bajo la práctica docente actual en la ESO sigue subyaciendo una concepción acumulativa del mismo. Por último (aunque podrían seguir citándose ejemplos) se formulaba para la ESO un currículo abierto, trabajado y revisado por los equipos de profesores, lo que conllevaría una dinámica de trabajo en equipo; en la realidad, la mayor parte de los equipos de profesores, en parte por miedo al ¿salto al vacío? y en parte por no contar con los recursos y los mecanismos organizativos necesarios para ello, han cerrado el currículo siguiendo el estándar marcado por las editoriales, e intentando asemejarlo lo más posible al vigente con anterioridad, no hay trabajo en equipo.

CPR de Coslada.


No olvidemos que lo que un alumno puede necesitar aprender de memoria ocupa aproximadamente 2 CD-ROM y se tarda en encontrar menos que en encender un ordenador. Los profesores seguimos impidiendo a nuestros alumnos la presentación de trabajos hechos a ordenador, el uso de la calculadora en clase, etc. Debería dejar menos alumnos por el camino, ya que establece las pautas para que así sea. Si no lo consigue bastante de la culpa la tenemos los profesores. (...) Pero claro, esto no puede hacerse si los profesores seguimos teniendo como principal objetivo de la enseñanza OBLIGATORIA el que los alumnos consigan la mayor cantidad posible de conocimientos, les valgan o no para su futuro.

Santiago Pérez González.


Nadie habla del estatus que algún profesorado de educación secundaria tiene (sin ir más lejos sus horarios pornográficos) de sus cambios metodológicos, ni de su falta de creatividad que dibujan los IES como lugares extraños y grises fuera de la realidad de los adolescentes ¿O es que queremos domarlos más de lo que se hace fuera de los IES?

Carlos de Guzmán Matáix.


Seguimos utilizando los mismos materiales que en EGB-BUP. Seguimos dando las clases igual, con la misma metodología, modificando aquello que, tras una evaluación seria pensamos que hemos hecho mal o simplemente podemos mejorar. (...) ... el fracaso escolar además de ser culpa de los alumnos, que lógicamente no estudian es además del Sistema Educativo, de la ESO, de la reforma y de los demás. No he leído ninguna aportación en el debate, no he podido leerlas todas, positiva, desde donde estamos para mejorar lo que tenemos.

Santiago Pérez González.


Las medidas de atención a la diversidad y las adaptaciones curriculares al alumnado que presente problemas de aprendizaje, no se están aplicando en los institutos; la no aplicación de estas medidas, que paliarían en mucho los índices de fracaso escolar, es responsabilidad directa de la administración educativa, y no de profesorado.

Confederación de STEs.


Las innovaciones pedagógicas sugeridas por la LOGSE no se han convertido en realidad.
La LOGSE permite que en las aulas pueda entrar aire fresco, permite que se pueda eliminar la relación lineal profe-alumno, que se puedan cuestionar los contenidos, haciéndolos más sociales, que se trabaje desde los objetivos, que se plantee la investigación en el aula, que el academicismo vaya perdiendo posiciones, que se pueda desarrollar el trabajo en equipo, etc.

Manuel García Orellana.

Por otro lado, resulta muy precipitado hacer juicios definitivos sobre una transformación educativa todavía inconclusa.
Recordemos que es precisamente en este curso cuando se implanta generalizadamente 4º de ESO.
Echamos de menos que, si verdaderamente se está preocupado por la mejora del sistema educativo, no se hayan puesto en funcionamiento de manera efectiva, las medidas propuestas por el excelente informe elaborado por el INCE en 1998.

José Julio Fuentes López.




Si hemos de impartir las clases para todos/as no podemos continuar haciéndolo desde este único modelo (ya que este dará respuesta a unos pocos, pero no para los que llamáis vosotros “objetores escolares”). ¿Cuál es la realidad socio-cultural de estos objetores escolares? Nos hemos preguntado o hemos intentado comprender poniéndonos en su lugar. ¿cuáles son sus intereses, necesidades y si la respuesta que nosotros les damos es útil? O simplemente transmitimos y reproducimos el modelo que conocemos y que se nos ha transmitido a nosotros.

Asunción Roqueta Sureda.

El número de asignaturas parece ser excesivamente alto.
El hecho de que existan 11 o más materias en cada curso y que se pueda promocionar con asignaturas pendientes ha producido tal deterioro que, incluso los alumnos capacitados e interesados no reciben la formación adecuada.

Mª Trinidad Piñero Muñoz.


(...) quiero incidir en el tema de las optativas que cada Centro propone. En efecto, esta libertad, la de cada centro disfruta, se convierte casi siempre en una guerra entre departamentos más preocupados por su intereses laborales (falta de horas par completar horarios de compañeros) que por hacer una oferta realmente válida y con futuro.

Aureliano Tessier Sobejano.


En este contexto de exceso de asignaturas son varias las propuestas de reducir su número empezando por la religión.
¿Nadie entre los enseñantes ve absurda la presencia de la Religión en el currículo?, ¿en ningún IES es un problema la organización y desarrollo de actividades alternativas?, ¿nadie ve en esas horas un tiempo para dedicar a las áreas instrumentales?

La presencia de la religión en los institutos, de la manera en que está establecida, no tiene que ver con el aprendizaje de ese tipo de sentimientos. La enseñanza de lo religioso no puede hacerse en una escuela, quien libremente aspire a ella, puede que deba hacerla en otros entornos de nuestra sociedad.

Virgilio Marco Aparicio
¿Cuándo se planteará de una vez la desaparición de todo tipo de asignatura referida a la o las religiones en una ENSEÑANZA PÚBLICA? (...) HAY QUE EMPEZAR LA “REFORMA” DE LA REFORMA. DESPUÉS SE COMENZARÍA, DE VERDAD, UNA REFORMA TANTO DE LA ESO, COMO DE TODA LA SOCIEDAD, QUE LLEVA MUCHOS SIGLOS SOMETIDA AL YUGO DE LAS RELIGIONES, EN ESPAÑA DE LA RELIGIÓN CATÓLICA FUNDAMENTALMENTE.

Adolfo Magdaleno San José.


CONCLUSIONES.

Uno de los elementos más graves que cabe concluir de este debate es la existencia de un elevado número de profesores que no cree en el espíritu de la LOGSE. Mientras que esto sea así la reforma no podrá llevarse a cabo. Al fin y al cabo la reforma insiste en la autonomía del trabajo en grupo de los docentes, trabajo que se concreta entre otros documentos en el proyecto curricular. Si no es posible distinguir, como ocurre hasta ahora, el proyecto de un centro del de otro; si las editoriales de libros de texto siguen haciendo su agosto al calor de la reforma; si el uso de las bibliotecas de aula -cuando las hay- o de centro es más bien escaso; si los centros siguen siendo búnkers cerrados a su entorno, etc, es que algo muy grave está ocurriendo en nuestro sistema educativo. Por desgracia los temas relacionados con la educación no gozan de prioridad en la agenda política . Si fuera así, los contenidos de este debate tendrían que ocupar mucho más espacio en los medios de comunicación.



En las intervenciones contrarias a la comprensividad parece detectarse una defensa numantina del carácter elitista de la educación secundaria: no todos pueden saborear las mieles de la cultura académica. Por desgracia, estas críticas tienen mucho de verdad. Sin embargo no se deben plantear desde la secundaria obligatoria. Si un estudiante llega a la ESO sin saber leer ni escribir a quien habría que pedir cuentas es a la educación primaria ¿Cómo es posible que llegue un analfabeto a la ESO?, ¿si hay niños que después de ocho años en la escuela no saben ni leer ni escribir es que nos hemos equivocado al considerar que todos deben pasar por la escuela?. Si no es así, ¿por qué no se han disparado todas las alarmas?, ¿por qué los profesores no se movilizan frente a esta situación? El problema no está en la promoción automática. Lo está en la inflexibilidad de la escuela, en su incapacidad para adaptarse a los diferentes entornos. ¿Dónde quedan las adaptaciones curriculares? Decía Claude Grignon, en una entrevista reciente, que una “verdadera reforma sería aquella que de forma realista tuviera en cuenta las grandes distancias que existen entre la cultura de los recién llegados a la escuela y la cultura que esta continúa transmitiendo”.
Muy grave es la queja generalizada de que la reforma se han planteado desde los despachos. Incluso desde quienes defienden la LOGSE esto se percibe así.
(...) después de una fase de espontaneísmo militante en los años 70, en la década siguiente, la de la “feliza gobernación” socialista, vino a darse una cierta oficialización de los efectivos renovadores, que, en buena parte, se vieron seducidos por un lenguaje familiar (auténticos cantos de sirena de la vanguardia pedagógica) ahora bendecido por los halagos y recompensas del poder. De esta suerte, muchos docentes vinculados a los movimientos de renovación pedagógica pasaron a engrosar las multiplicadas filas del ejército ministerial de cuadros técnicos encargados de materializar los afanes reformistas, lo que, como es sabido, originó una más que babélica confusión entre saberes y poderes. (R. Cuesta y J.C. Mainer, 1999).
(...) los psicólogos introdujeron una verdadera inflación de lenguajes que desviaron la atención de los problemas importantes. Creer que por el simple hecho de formular conceptos y teorías psicológicas se derivan cambios en la realidad es una alucinación muy común en los “expertos” y fue muy fácil políticamente. La jerga terminológica sirvió para rellenar vacíos y supuso un placebo importante. En lugar de acometer reformas de gran calado, como era la de la formación del profesorado, la carrera docente, la dotación de centros, la dotación de bibliotecas, el combate contra las desigualdades, etc. se gastaron decenas de miles de millones en hacer reuniones, en llenar las administraciones de “liberados” dedicados a hacer guiones que traducían los lenguajes al uso para enviar a los profesores, unos lenguajes que, por otro lado, iban cambiando como si con ello hubiese que garantizar la pervivencia de los que vivían de eso más de la continuidad de la política. (Gimeno Sacristán, 1999).
En definitiva, estamos ante una situación compleja. Tropezamos con la dificultad más esperada de la LOGSE: la educación secundaria. Multitud de fallos han posibilitado el estallido de descontento de los antiguos profesores de bachillerato que no terminan de ver nada claro por qué se derogó la LGE de 1970.

1 Tengo dudas sobre si realmente soy yo el autor de este artículo. Más de la mitad de este capítulo son transcripciones literales de las intervenciones en el debate.

2 En este análisis he utilizado las opiniones publicadas hasta el 2 de marzo de 2000. Si alguien quiere ahorrarse el tedioso trabajo de leer una a una las intervenciones puede encontrarlas todas ellas agrupadas en la generosa página web siguiente: http//:ciberia.com/~perigon.

3 De hecho uno de los participantes en el debate virtual recomienda a los padres más preocupados que se lleven a sus hijos a la privada.

4 Me parece que apenas se ha meditado sobre la terrible contradicción que supone impulsar una reforma basada en el constructivismo y valorarla con preguntas de tipo test. En el volumen titulado Diagnóstico general del sistema educativo. Avance de resultados publicado en 1998 por el INCE el método utilizado para determinar el grado de conocimiento de los alumnos se basa en preguntas con respuestas múltiples, muchas de las cuales rezuman ambigüedad o permitirían múltiples respuestas. Sin embargo, solo es posible una única respuesta correcta y, por supuesto, no cabe posibilidad alguna de diálogo con las cuestiones planteadas.

5 En este sentido se puede leer el trasnochado debate en la revista ultra-conservadora virtual www.docencia.com sobre si los alumnos y los profesores deben tratarse de usted.

6 Aunque esta no es una opinión aparecida en el debate el grupo de profesores que la firma ha participado en él.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje