Página principal

El cuerpo es personal. La persona es corporal


Descargar 32.12 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño32.12 Kb.
EL CUERPO ES PERSONAL. LA PERSONA ES CORPORAL
Juan C. Liszczynski, Augusto Flores Cárdenas, Juan J. Gilardoni, Claudia E. Álvarez,

María Lilia Ravagnan, Teresa Garghetti, Ariel Goisin y Paola Antoniades



lisprof@interserver.com.ar

Unidad Docente Hospital José de San Martín



Palabras claves: personal, identidad, encuentro, crecimiento

Resumen: El cuerpo humano es una estructura de tejidos, órganos, aparatos y sistemas con un complejo funcionamiento bio-psico-socio-axiológico. Es y se desarrolla en el tiempo a partir de su potencialidad y en relación con los otros y el medio.

A través de intercambios y aprendizajes desde una inicial relación simbiótica con su madre llega a alcanzar autonomía de movimientos, sentimientos y pensamientos.

Es sexuado. A partir del encuentro y la unión con un otro cuerpo sexuado diferente puede generar una nueva vida humana.

En su ciclo vital el crecimiento y el cambio son inexorables junto con la conservación de su identidad personal.

Está cargado de imágenes y sentidos propios, articulados con los que le otorgan los demás.

Del cuerpo surge la biología, la psicología, la sociología, la axiología, la filosofía, la economía, la política y todos los otros campos del conocimiento que lo fragmentan. Y también aquel que intenta volver a integrarlo.

En el encuentro con los alumnos nos ubicamos constituyendo un círculo de cuerpos personales presentes. Nos ven, miramos, sentimos, pensamos, hablamos, escuchamos, nos movemos, gesticulamos e intercambiamos saberes y pareceres para alcanzar el mejor proceso de enseñanza aprendizaje sobre el cuerpo humano que vive.

**********

De cuerpo biológico, cuerpo psicológico, mente y alma pasamos a cuerpo como encrucijada. Nos fue y nos es aún necesario descomponer el todo en partes cada vez más pequeñas para entender. Y estamos hoy en un momento en el que, desde las distintas ramas de la ciencia, sabemos que somos una unidad, absolutamente integrada en cada uno de nosotros, en cada ser, con los otros, con el medio, en una compleja interacción.

Así como en nuestro desarrollo, ya sea como especie o a nivel individual, pasamos por distintos niveles evolutivos y de integración, en Medicina también estamos juntando las partes y lentamente vamos transitando ese camino, buscando palabras nuevas que acompañen este proceso: de “paciente” a “consultante”, del número de cama a llamar por su nombre a la persona internada. Poco a poco nos empezamos a relacionar con personas completas, tan completas que podemos reconocer y valorar en la cura sus saberes, conocimientos y valores (“Cada paciente lleva dentro de sí mismo su propio médico” Dr. Albert Schweitzer) y comprobamos que por este camino logramos mejores diagnósticos y tratamientos. (1)

Hoy concebimos al cuerpo humano como una estructura de tejidos, órganos, aparatos y sistemas con un complejo funcionamiento bio-psico-socio-axiológico, que crece y se desarrolla en su tiempo particular, a partir de su potencialidad y siempre en relación con los otros y el medio.

En él no hay un determinismo, sino una permanente construcción. Lo genético puede o no expresarse, y cuando lo hace es siempre en un medio que participa para que ello ocurra.

En su ciclo vital, el crecimiento y el cambio son inexorables junto con la conservación de su identidad personal. Ésta es biológica, -por su ADN, su sistema inmune y sus huellas digitales-, es psicológica por su personalidad, es social por su nombre y apellido, su lengua y su cultura y es axiológica por su estructura de valores.

A través de intercambios y aprendizajes desde una inicial relación simbiótica con su madre cada cuerpo llega a alcanzar la autonomía de movimientos, sentimientos y pensamientos. Se alimenta del pecho materno y en el seno de una familia.

Por sus condiciones de desvalimiento al nacer, para sobrevivir el ser humano no puede prescindir de un otro que lo cuide, lo alimente, lo ame y que le ceda libido al desearlo como sujeto a advenir. Es decir, que cumpla con la función materna. Y también le hace falta un otro que cumpla con la función paterna, para el sostenimiento y la incorporación de la ley. Como persona entonces, el ser humano desde el inicio necesita de los demás para vivir y queda así atravesado por el entramado de las redes sociales preexistentes. Esto lo hace un ser social.

Requiere recibir los aportes imprescindibles para cada momento de su desarrollo y en toda su diversidad: biológicos, afectivos, sociales y de valores.

El cuerpo crece, envejece y muere. Cuando está vivo le hace falta inexorablemente respirar, beber, comer, orinar, defecar y dormir. Cuando duerme sueña. Y en vigilia, a veces también sueña. El cuerpo es sexuado y tiene genitales. A partir del encuentro y la unión genital con un otro cuerpo sexuado diferente puede generar una nueva vida humana (2). Ésta a su vez le permite enriquecer y ampliar su propia vida.

El cuerpo ama y trabaja. Es para sí y para los otros. Mira y es mirado. No se encierra en sí y se abre a la vida. Se ama a sí mismo tanto como a los demás.

Se esfuerza, se entrena, discute, se enfurece, se irrita, odia, ansía, goza y sufre. Tiene confianza, temores y esperanza.

El cuerpo desea objetos, juega, crea e inventa. Hace ciencia y arte. Y se toma a sí mismo como objeto para el arte. Su capacidad plástica le permite producir y desarrollarse en sus encuentros existenciales.

El cuerpo habla y da sentidos, y recibe el habla y los sentidos de los otros.

El cuerpo siente el calor y el frío, el viento y la lluvia. Transpira, camina, trota, corre y hace deportes. Canta, grita y baila.

El cuerpo toca y acaricia, ve y mira, oye y escucha, degusta y paladea, huele y olfatea.

El cuerpo es racional e irracional, intelectual, afectivo y hacedor. El cuerpo piensa, siente y hace, en una dinámica interactiva permanente. Es una totalidad integrada y también segmentada en órganos metafóricos. El cuerpo tiene conciencia de sí mismo, de los demás y del entorno. La calidad de ella se amplía con la atención plena, que le posibilita estar mejor en el aquí y ahora.

El cuerpo tiene una forma externa, fuente a veces de conflictos, sea consigo mismo o con los otros. En el primer caso puede llevar a operaciones estéticas de algunas de sus partes en una búsqueda quirúrgica de identidad y con la expectativa de una mayor belleza para acercarse a un ideal de figura, vinculado al cuerpo de otros o al deseo de otro. En el segundo caso lleva a veces a actitudes de rechazo, burla y otras formas de discriminación.

El cuerpo, bajo su piel, tiene un contenido organizado, cuyo funcionamiento da señales no siempre bien entendidas y atendidas, con la consecuente repercusión sobre el mejor cuidado de la salud.

La gran autoexigencia, las excesivas demandas de rendimiento laboral y un acelerado modo de vida afectan muchas veces los tiempos de descanso y recuperación que el cuerpo requiere. Cuando esto ocurre él da señales diversas, -desgano, cansancio, irritabilidad y somatizaciones varias-, que de no ser tenidas en cuenta van creciendo en intensidad y gravedad (3.). El cuerpo se expresa por conductas y éstas lo van constituyendo. Adquiere hábitos y tiene la aptitud de aprender y de cambiar. Puede vivir sobre todo en la inmediatez de sus impulsos, con los riesgos inherentes, y también puede desarrollar la capacidad de espera y de generar proyectos.

El cuerpo humano es personal y la persona es corporal. Y tiene en su existencia ritmos, ciclos y límites saludables que deben ser respetados, incluso por la Medicina.

Del cuerpo surge la biología, la psicología, la sociología, la axiología, la filosofía, la economía, la política y todos los otros campos del conocimiento que lo desmenuzan. Y también aquel que intenta volver a integrarlo.

Una aproximación parcial al cuerpo humano, lo cosifica. Es imprescindible en la educación médica, y también en la vida, superar la fuerte tendencia al reduccionismo, ya sea que se trate del biologismo, del psicologismo, del sociologismo o del espiritualismo.

El enfoque multidisciplinario, interdisciplinario o transdisciplinario tan promovido, no siempre es practicado. Esto actualiza la necesidad de una formación integrada del médico, científica y humanística.

Cuando un ser humano enferma, ante todo sufre y transita por temores y la sensación de soledad del ser y de la desintegración. Necesita entonces de otro que lo vea como una totalidad y que esté dispuesto a un encuentro comprometido. (4)

En Medicina, una especialización que sea deformante, lo mismo que una práctica con escasa comunicación entre los profesionales de la salud, lleva a la fragmentación del consultante y a la pérdida de su unidad. En algunas ocasiones, la conducta de dejar de lado al sujeto para centrarse sólo en una parte de él, puede ser, a más de defensiva, también operativa.

En la relación médico-consultante dos cuerpos interactúan y se requiere una distancia óptima y el ejercicio de habilidades comunicativas para que ocurra un encuentro fructífero. Esto es particularmente necesario cuando se atiende a niños (5).

El médico tiene que aprender a cuidar su propio cuerpo, estar entrenado en la prevención y poseer una disposición docente que ayude al consultante a modificar las conductas nocivas que esté practicando.

El médico también tiene que atender a qué le pasa con lo que el consultante trae. Su conocimiento de los aspectos emocionales, transferenciales y contra transferenciales, que se producen en toda relación, son una herramienta imprescindible para su adecuado ejercicio profesional y la preservación de su propia salud. (6)

El recorrido vital de un sujeto incluye experiencias placenteras y de padecimiento. Un sujeto, entendido como sistema, pasa por momentos de crisis y en ellos debe contar con los recursos necesarios para poder recuperar su equilibrio. El padecimiento no es sinónimo de patología, aunque en algunas oportunidades se intenten convertir en enfermedad situaciones que involucran emociones alejadas de lo placentero. Influyen mucho en esto los imperativos sociales de una cultura hedónica que propone eliminar los tránsitos y sus dificultades.

¿Cómo transmitir esta complejidad del cuerpo humano, que apenas alcanzamos a vislumbrar, en el proceso de enseñanza-aprendizaje? Es una tarea ardua en un medio cultural que tiende a la disociación, al contacto superficial o al no contacto, a vivir en el pasado o en el futuro acopiando información, sin habitar el presente, sin detenerse en educar en el registro de nuestras necesidades más elementales (sensaciones, emociones, etc.) y que entrena para dar respuestas rápidas a un exceso de estímulos y necesidades impuestas desde la escala valorativa cultural del tener y parecer más que del ser. En estas condiciones es lógico entender porqué en la forma de transmitir los conocimientos, especialmente en las Universidades, haya prevalecido el acopio de información. Quienes conocemos la maravillosa complejidad de la vida, sabemos que con la información, por más extensa que sea, no alcanza.

¿Cómo un alumno recibido en la Facultad de Medicina podría aprender la complejidad de la encrucijada del cuerpo, si no ha tenido la mínima posibilidad para advertirla en sí mismo? La información más la formación médica deben apuntar a un entrenamiento vivencial del futuro profesional, que le dé elementos para alcanzar ese objetivo que se convertirá en una eficaz herramienta para operar con el otro. Un sencillo ejemplo: ¿Es útil para un médico saber los postulados de la comunicación de Watzlawick, repetirlos en un examen perfectamente si no ejercita vivencialmente los mecanismos de una comunicación eficiente y efectiva?

Es fundamental incorporar la modalidad vivencial de la experiencia en el aula para abordar los distintos temas que atañen a la vida humana.

En el encuentro con los alumnos nos ubicamos constituyendo un círculo de cuerpos personales presentes. La inclusión de ejercicios de dramatización y de juego de roles nos permiten incorporar el cuerpo en el aprendizaje y vivenciar la teoría. Nos ven, nos miramos, sentimos, pensamos, hablamos, escuchamos, nos movemos, gesticulamos e intercambiamos saberes, pareceres y experiencias para alcanzar el mejor proceso de enseñanza aprendizaje sobre el cuerpo humano que vive.
NOTAS
(1) En la Facultad de Medicina fue un importante avance la creación del Departamento de Salud Mental y también que una de sus materias se llame así. Pero advertimos que esa denominación, que trató de aportar lo que faltaba entonces, remite a una fragmentación más: la mente. Desde la denominación, una que sea más integradora puede ser la de Salud Humana. Pero en lo humano no sólo de palabras se trata sino también de acciones acorde a ellas. La integración requiere el ejercicio de la mayor comunicación y participación en actividades conjuntas.

Y falta aún llevar a la práctica la integración del más vasto campo de la Salud.

(2) Los avances tecnológicos en Medicina permiten lograr la unión de las células germinales masculina y femenina y el embarazo sin la práctica del coito.

(3) En el fútbol advertimos a veces, que cuando el delantero desgarra sus isquiotibiales “no hay tiempo” para esperar a la reconstrucción de sus fibras musculares y entonces se lo infiltra. La cultura de la velocidad y el óptimo rendimiento no hace lugar al proceso y, desde la falta de respeto al mismo, el sujeto enferma o alcanza equilibrios endebles. El ámbito deportivo de alta competividad propone la misma lógica.

Batistuta, jugador de elite, se retira de la actividad con dolores crónicos y con dificultades para caminar. Rafael Nadal, habiendo alcanzado la cima en el tenis, continúa exigiendo al límite a sus complicadas articulaciones.

En otros terrenos también podemos observar casos en los que las lesiones u otras afecciones se transforman en estandartes. Dichas cicatrices serían una especie de memoria viva permanente del rol heroico en esta guerra de los beneficios económicos. En el campo laboral a veces, las úlceras gástricas, los infartos de miocardio y el taponamiento de las coronarias se exponen como medallas que convierten al guerrero en más valioso. Cómo si sólo ellas pudieran dar cuenta de haber participado en la actividad.

(4) Vemos la frecuencia con que como mucha gente recurre a las medicinas alternativas por sentirse en ellas más contenida como persona.

En una pequeña encuesta a personas entre los treinta y cuarenta años sobre qué esperaban del médico, las respuestas fueron variadas: “que me den turno para menos de un mes, que no sea el médico de cabecera quien elija el profesional con el que me deberé atender, que no me cambien el profesional por una simple cuestión administrativa, que la consulta dure más de siete minutos, que el médico recuerde mi nombre, que no esté tan cansado, que me preste más atención”.

En otra pequeña indagación a personas entre sesenta y setenta años, en las respuestas ellas incluyeron recuerdos: de sus “médicos de la familia, aquellos que sabían, que pensaban, que escuchaban atentamente, que uno los podía llamar por teléfono, que hacían visitas a domicilio y que la primer pregunta que te hacían era ¿ qué le anda pasando?”. También recordaban haber escuchado a su médico decir “déjeme averiguar un poco más sobre lo que me está preguntando, voy a hablar con un colega que sabe de esto, más que yo”. El médico no sabía todo, pero sí sabía preguntar y decirle a su paciente que de todo, no sabía. Esto lo hacía confiable frente al enfermo, el médico era un investigador.

(5) En la experiencia personal de uno de nosotros está el recuerdo de dos de sus queridos médicos: uno el de su pediatra, el Dr.Cassano, que le daba un caramelo cada vez que le dejaba poner el baja lengua y que le contaba un chiste antes de irse. El otro es el de su traumatólogo, el Dr. Llambías, que gracias a que le dijo algo así como “entiendo lo que te pasa, te voy a operar con una técnica que estoy investigando y que vamos a ver si funciona, no estoy seguro, pero si me autorizan lo voy a intentar”, hoy puede caminar. Esas actitudes y enseñanzas, los volvieron grandes médicos.

(6)¿Cómo puede implicarse hoy el profesional con el paciente con la debida distancia para que la angustia de la práctica lo deje realizar su arte?

La respuesta la encontramos en un bello mito, el de Teseo que debía entrar al oscuro laberinto y pelear con el terrible Minotauro sediento de sangre. Todos los otros luchadores no lo habían logrado, dentro del laberinto daban vueltas en redondo, volvían a pisar sobre sus propios pasos perdiéndose irremediablemente y terminaban siendo devorados por él. Ariadna, dama que amaba a Teseo, quería ayudarlo y entonces le mostró su arma secreta: un ovillo de hilo sedoso y fuerte.

Teseo entraría al laberinto con su espada pero también llevaría atado a su dedo la punta del ovillo, Ariadna lo sostendría desde afuera. Teseo entraría, mataría al Minotauro y a la hora de salir hallaría el camino gracias al ovillo que Ariadna sostendría firmemente. Tal vez así funcione la posición médica, tal vez el médico al igual que Ariadna debe mantenerse afuera del laberinto dejando que el paciente pelee con sus dolencias, sus minotauros, pero nunca dejándolo solo ,tomando ese hilo sedoso y fuerte y entregándolo al paciente para que se sepa acompañado en ese laberinto a recorrer.
BIBLIOGRAFÍA

Bleger, José. “Psicología de la conducta”. Centro Editor de América Latina. 1969

Buber, Martín. “¿Qué es el hombre?”. Fondo de Cultura Económica. 1973

Campbell, Joseph. “Reflexiones sobre la vida”. Emecé Editores. 1996

Fromm, Erich. “El corazón del hombre”. Fondo de Cultura Económica. 1966

Liszczynski, Juan Carlos y Flores Cárdenas, Augusto. “La relación médico paciente, crisis y aprendizaje”. 2008



Morin, Edgar. “La Mente bien ordenada”. Editorial Seix Barral. 2001

Sábato, Ernesto “Vida y muerte, Medicina y Filosofía”


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje