Página principal

El Consenso de Washington


Descargar 18.72 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño18.72 Kb.
El Consenso de Washington
Frente a la deuda externa existente en América Latina, los organismos financieros internacionales (FMI y Banco Mundial), el Congreso de los EEUU, la reserva federal y los centros económicos con sede en Washington acuerdan un listado de políticas económicas (consenso) a implementar en los países deudores como parte de negociación de la deuda y a promesa de prosperidad y crecimiento en Latinoamérica. De ello viene el nombre "Consenso de Washington".

La primera formulación del llamado "consenso de Washington" se debe a John Williamson ("Lo que Washington quiere decir cuando se refiere a reformas de las políticas económicas"); y data de 1990. El escrito concreta diez temas de política económica, en los cuales, según el autor, "Washington" está de acuerdo. "

Lo cierto es que pese al "consenso" obtenido, debe reconocerse que al interior de "Washington" existieron opiniones divergentes con respecto a las políticas a implementar. La aplicación de "diez intrumentos de política", dice Williamson, responden no sólo a la preocupación en EEUU por el bienestar económico de sus vecinos latinoamericanos, o por la promoción de la democracia y los derechos humanos: los norteamericanos actúan en función de sus intereses estratégicos y comerciales.
1. Déficit presupuestario: Washington cree en el "equilibrio presupuestario". Existe un amplio acuerdo respecto a que los grandes déficit fiscales constituyen una fuente básica de trastornos macroeconómicos: inflación, déficit en la balanza de pagos, y evasión de capitales. Son aceptados los déficit operativos en los casos, por ejemplo, de incluir en el gasto solamente los intereses pagados por la deuda gubernamental.
2. Prioridades del gasto público: Las subvenciones se consideran como los candidatos principales a ser eliminados. En constraste la educación y la sanidad, en su carácter de inversión y también de consumo, se establecen como prioridades del gasto público en la medida en que "tienden a ayudar a los menos favorecidos". Otra prioridad es el gasto público en infraestructura.

3. Reforma fiscal: Para disminuir el gasto público se recurre a una mayor recaudación tributaria. Una cuestión específica que se plantea en America Latina es la tributación efectiva (impuestos) de las rentas de intereses procedentes de la evasión de capitales.
4. Los tipos de interés: Dos principios generales

1) Los tipos de interés deber ser determinados por el mercado

2) Los tipos de interés deberán ser positivos pero moderados a fin de disuadir la evasión de capitales. Como consecuencia habrá una reducción de la inversión y un incremento en el ahorro.
5. El tipo de cambio

Al igual que los tipos de interés, los tipos de cambios deben ser determinados por las fuerzas del mercado. Pero hay un amplio consenso en un principio más importante: alcanzar un tipo de cambio competitivo es fundamental, más que la forma de determinarlo. Un tipo de cambio competitivo se da en la medida en que la moneda nacional está devaluada / depreciada (su valor es reducido) con respecto a las monedas extranjeras.

En el caso de los países en vías de desarrollo, el tipo de cambio tiene que ser suficientemente competitivo para impulsar una tasa de crecimiento de las exportaciones, que genere una gran actividad económica y financie el déficit contenido en la cuenta corriente.
6. La política comercial: Liberalización de las importaciones en contraposición con una visión proteccionista. Defensa de la competencia: importación de productos intermedios a precios competitivos que favorezcan a las exportaciones.

Eximir de aranceleres a la importación de los bienes intermedios.
7. Inversión extranjera directa (IED): Liberalización de los flujos financieros extranjeros: que los países latinoamericanos liberen la entrada de inversión extranjera directa. Promover la IED y reducir la deuda: "canje de obligaciones por acciones".

Promover la apertura de la "Cuenta Capital y Financiera" de la Balanza de Pagos, en la que se encuentra la IED.

Principal motivación para restringir la IED: nacionalismo económico, repudio al extranjero.
8. Privatizaciones: Las tareas del Estado son transferidas del sector público al sector privado (venta de empresas).

Beneficios de la privatización (para el presupuesto) a corto plazo: ingresos producidos por la venta de empresas; a largo plazo: puesto que la inversión necesaria ya no será financiada por el Estado.

El beneficio de la venta de empresas estatales, según Washington, se basa en la creencia de que la industria privada está gestionada de forma más eficiente que las empresas estatales, debido a los incentivos más directos del interés personal del inversor privado, que piensa en las ganancias de la empresa.

Williamson afirma que en determinadas circunstancias, el servicio público es superior al privado: en el caso del suministro de agua o los transportes públicos. Este punto no es típico en Washington.

9. La desregulación: Fomentar la competencia a través de la desregulación. "La red de regulación está gestionada por administradores mal pagados; esta es la razón del potencial de la corrupción".

10.Derechos de propiedad: Son fundamentales para el funcionamiento satisfactorio del sistema capitalista. Reina la idea de que los derechos de propiedad en América Latina son muy inseguros.
"Washington no siempre practica lo que predica" enuncia Williamson, al advertir que muchas de las políticas económicas implementadas en latinoamérica no coinciden con las existentes en EEUU. Algunas de ellas tienen que ver con el déficit presupuestario (el historial de los Estados Unidos en los ochenta es deficiente), con los tipos de cambio (sobrevaloración del dólar subsiste en los ochenta), y con la desregulación (bandazos hacia la protección).
Todas las políticas económicas consensuadas derivan de la corriente principal de la teoría económica clásica.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje