Página principal

“el codigo de la verdad 2”


Descargar 350.92 Kb.
Página1/8
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño350.92 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8






“EL CODIGO DE LA VERDAD 2”




LA RECUPERACIÓN DE LA FAMILIA – BASE DE LA SOCIEDAD

La inocencia de una existencia plenamente vivida, tiene una cualidad de sabiduría y la aceptación de las maravillas de la vida siempre cambiantes. La inocencia que procede de una experiencia profunda de la vida es como la de un niño, pero no es infantil. La inocencia de los niños es ignorante y será remplazada por la desconfianza y la duda a medida que crecen.


Si abandonas todo lo que la sociedad y los demás te han dado, tendrás una cualidad totalmente en tu ser: la inocencia. Ésta será la crucifixión de la personalidad, pero habrá una resurrección: la de tu inocencia, volverás a ser niño otra vez, renacerás en un permiso nuevo de vida.
Echar un vistazo a la eternidad de nuestra existencia es un regalo, y comprender la función de la causa y efecto (consecuencias de nuestros actos y nuestros pensamientos más ocultos) en nuestras vidas, no es algo que pueda obtenerse mediante la voluntad. Ésta es una llamada a despertar; los acontecimientos de tu vida están tratando de mostrarte un modelo que es tan antiguo como el viaje de tu propia alma.
El niño puede volverse consciente únicamente si en su vida pasada ha meditado lo suficiente, ha creado suficiente energía meditativa para luchar contra la oscuridad que trae la muerte. Así, con ésta, uno simplemente se pierde en el olvido, pero luego, de repente, encuentra un nuevo vientre y se olvida completamente del cuerpo viejo. Esta oscuridad, esta inconciencia, crea la discontinuidad para que la mente no se vea inundada por un flujo de eventos pasados, y ya es suficientemente duro llevar una sola vida.
La elevación o la decadencia futura de la sociedad será determinada por los modales y la moralidad de la juventud que se va criando en derredor nuestro. Según se hayan educado los jóvenes y en la medida que su carácter fue amoldado en la infancia por hábitos virtuosos, de dominio propio y temperancia, será su influencia sobre la sociedad.

Si se los deja sin instrucción ni control, y como resultado llegan a ser tercos, intemperantes en sus instintos, apetitos y pasiones, así será su influencia futura en lo que se refiere a amoldar la sociedad. Las compañías que frecuenten los jóvenes ahora, los hábitos que adquieran y los principios que adopten indican cuál será el estado de la sociedad durante los años venideros.



Tu casa, tu dulce hogar


El hogar debe ser hecho todo lo que la palabra implica. Debe ser un pequeño cielo en la tierra, un lugar donde los afectos son cultivados en vez de ser estudiosamente reprimidos. Nuestra felicidad depende de que se cultive así el amor, la simpatía y la verdadera cortesía y respeto mutuo.

Los padres crean en extenso grado la atmósfera que reina en el círculo del hogar, y donde hay desacuerdos entre el padre y la madre, los niños participan del mismo espíritu...impreg

nad la atmósfera de vuestro hogar con la fragancia de un espíritu tierno y servicial donde unos a otros debéis ser como los dedos de una mano, todos juntos colaboran con un mismo fin. Si os habéis convertido en extraños y no habéis sido cristianos de acuerdo con la Palabra de Dios, convertíos; porque el carácter que adquiráis durante el tiempo de gracia que como aves de paso estáis en la tierra, será el carácter que tendréis cuando al final de la ruleta os presentéis ante vuestro Dios. Si queréis ser santos en el cielo, debéis ser santos primero en la tierra. Los rasgos de carácter que cultivéis en la vida no serán cambiados por la muerte ni por la resurrección. Saldréis de la tumba con la misma disposición que manifestasteis en vuestro hogar y en la sociedad con las manchas de vuestras malas acciones, ni Jesús cambiará nuestro carácter. La obra de transformación debe hacerse ahora, desde nuestro interior hacia afuera, nuestra vida diaria determina nuestro destino.

Hay que sacar lo de adentro hacia afuera, aquello que es eterno mediante la salida del sol interior nace la meditación. No miremos hacia afuera en busca del mundo y sus ilusiones pasajeras y por ello a menudo nos quedamos bloqueados por los juicios (esto es bueno, esto es malo, quiero esto, quiero aquello) estos juicios pueden mantenernos atrapados en nuestros viejos hábitos y malas costumbres. Ve más allá de lo que miras, ve hacia adentro. Allí puedes relajarte en tu más profunda verdad donde ya se conoce la diferencia de los sueños y la realidad. Cualquier cosa que haya estado absorbiendo tu tiempo y energía está llegando ahora a su final. Al completarla estarás dejando el espacio para que comience algo nuevo. Usa este intervalo para celebrar dos cosas: el final de lo viejo y la llegada de lo nuevo. Cambia tu mentalidad de ser materialista, egoísta, indolente; a ser ahora espiritual y una explosión de amor, comprensión, compasión y gozo, dicha y bendición, surgirá de repente con una fuerza tal que te golpeará el corazón y lo abre.

Jesús nos enseñó el camino que debemos seguir en la vida, buscando La Verdad en la Palabra de Dios. El Maestro dá testimonio de la Verdad, es una transmisión más allá de las Escrituras, más allá de las palabras; es energía provocando energía en ti, es un tipo de sincronicidad. Tienes que acercarte al Maestro con mucho amor, con mucha confianza, con el corazón abierto. Tú no eres conciente de quién eres, pero él sí lo sabe.

Y estos principios regirán tu vida y los pondrás en práctica en tus relaciones con los demás. Crearán una atmósfera pura, que ejerza una influencia tendiente a alentar a las almas débiles en la senda hacia arriba que conduce a la santidad y al cielo. Sea cada lección de un carácter elevador y ennoblecedor, y las anotaciones hechas en los libros de los cielos serán tales que no nos avergonzaremos de ellas en el juicio, al final de nuestras vidas.


Los niños que reciban esta clase de instrucción estarán preparados para ocupar puestos de responsabilidad y, mediante el precepto y el ejemplo, estarán constantemente ayudando a otros a hacer lo recto. Aquellos cuyas sensibilidades morales no hayan sido embotadas apreciarán los buenos principios; estimarán correctamente sus dotes naturales y darán el mayor uso posible a sus facultades físicas, mentales y morales. Esas almas se ven grandemente fortalecidas contra la tentación; están rodeados de una muralla que no se derribará fácilmente.

  1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje