Página principal

El caballero de olmedo


Descargar 36.42 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño36.42 Kb.




CORSARIO

TEATRO CASTILLA Y LEÓN



EL CABALLERO DE OLMEDO

de Lope de Vega
VERSIÓN Y DIRECCIÓN: FERNANDO URDIALES

EL CABALLERO DE OLMEDO
“El caballero de Olmedo”, de Lope de Vega, será el decimosegundo montaje clásico del Teatro Corsario. Compañía señera en España en esta especialidad, ha recibido recientemente, entre otras distinciones, el Premio ADE (Asociación de Directores de Escena) a la trayectoria por su dedicación al Teatro Clásico.

La compañía ha estado implicada en el asentamiento y proyección de “Olmedo Clásico”, que celebrará este año su IV edición, dentro de los festivales más prestigiosos en el ámbito de los Festivales de Clásico de España. Coincidiendo con esta edición se celebrará el “Año Lope”, que se concretará en un Congreso Internacional con motivo de la celebración del IV Centenario de la publicación del ARTE NUEVO DE HACER COMEDIAS, manifiesto que configura las bases dramatúrgicas del Teatro del Siglo de Oro español. Este acontecimiento reunirá a especialistas de España y de otros países, destacados en el estudio y el conocimiento de nuestro Teatro Clásico. La presentación en la Villa del Caballero del título que la hizo famosa es una aportación de la compañía al Festival y al Congreso que esperamos suscite el interés que tal título aporta al evento.

Todos los montajes del Teatro Corsario, dirigidos por Fernando Urdiales, han sido concebidos para públicos diversos. La historia de “El caballero de Olmedo”, fácilmente comprensible, recordará otros tantos títulos en los que el amor, la muerte y el destino a los que está sometido el héroe, suscitarán la pasión y el entusiasmo de un público de hoy.

Fue Federico García Lorca quien desempolvó la obra y la dio a conocer con su compañía “La Barraca”, dentro de las misiones pedagógicas de la II República, llevándola a los pueblos y ciudades de España. “Bodas de sangre”, escrita por el propio Lorca, ahonda en la influencia que ejerce sobre su autor la obra de Lope de Vega. Hoy es habitual que “El caballero de Olmedo” se integre dentro de los planes de estudio, por lo que creemos muy útil la representación del texto para alumnos de colegios e institutos.

El espectáculo, en preparación, será una coproducción entre Teatro Corsario y la Fundación Siglo para las Artes en Castilla y León, con la colaboración de “Olmedo Clásico”. Su estreno tendrá lugar, como ya hemos dicho, en el Festival de “Olmedo Clásico” y está prevista su participación, como es habitual en las giras de la compañía, a partir de julio de 2009, en Festivales de prestigio como Almagro, Olite, Toledo, Alcántara, etc.



Notas acerca de la dramaturgia de “El caballero de Olmedo”
EL TEXTO. Como en otras obras dramáticas, Lope parte de las historias que canta, cuenta o baila el pueblo. A principios del siglo XVI, supuestamente, un hidalgo de la villa de Olmedo (Juan Pérez de Vivero) fue asesinado en el camino de Medina a Olmedo. El suceso se recogió en un romance que dio lugar a un baile y que luego sufrió sucesivas transformaciones, dándose a conocer en un área geográfica cada vez más amplia.

El traslado de la Corte a Valladolid (1601-1606) propició que en la ciudad se avecinaran nobles, altos cargos eclesiásticos, burgueses y, a su cobijo, escritores, pintores, arquitectos… Lope, sin duda, conoció la copla, el baile o el romance a través de la difusión que tuvo desde esta ciudad.


LA EDICIÓN. Partimos del estudio filológico y dramatúrgico de Francisco Rico, publicado en la editorial Cátedra. El autor conoce particularmente bien a Lope y esta obra en concreto, y la desentraña y aclara por medio de un lenguaje útil y accesible. Hemos consultado también otras ediciones como la de Ignacio Arellano y Juan Manuel Escudero, la de Joseph Pérez y la de Antonio Prieto y María Grazia Profeti, buscando siempre desentrañar significados y cotejar posibles aportaciones a la comprensión de la obra y de su lenguaje.

LA VERSIÓN. Fernando Urdiales, director del Teatro Corsario, ha demostrado durante años un talento especial para adaptar textos clásicos en montajes como: “Asalto a una ciudad”, de Lope de Vega, versión de Alfonso Sastre (1991); “El gran teatro del mundo”, de Calderón de la Barca (1989); “Amar después de la muerte”, de Calderón de la Barca (1993); “Clásicos locos”, entremeses de varios autores del Siglo de Oro (1994); “La vida es sueño”, de Calderón de la Barca (1996); “Coplas por la muerte”, de varios autores (1997); “Edipo Rey”, de Sófocles (1999); “El mayor hechizo, amor”, de Calderón de la Barca (2000); “Titus Andrónicus”, de William Shakespeare (2001); “Don Gil de las calzas verdes”, de Tirso de Molina (2002), y “Los locos de Valencia”, de Lope de Vega (2007).


La versión destaca el carácter de “tragicomedia” con que el autor califica su propia obra. Se trata de un género genuinamente español, heredero en su estilo de “La Celestina”, de Fernando de Rojas, mezcla de tragedia y comedia. Desde nuestro punto de vista, el contenido trágico predomina sobre la bien sazonada comedia. Uno de los elementos claves del trasunto trágico es que al igual que en el “Edipo” de Sófocles, el público conoce de antemano el destino del héroe: “Que de noche le mataron…”

Básicamente, son tres los ingredientes que configuran la obra: Amor, Muerte y Destino, encarnado este último en la trágica ironía del personaje de Fabia que, a modo de oráculo, pronostica y a la vez precipita el Destino de un héroe, cuyo papel básico es ser victima de la Muerte. En efecto, la premonición de la muerte del Caballero, está en la esencia del espectáculo y la influencia del estilo de las tragedias de Sófocles es obvia.

La extraordinaria elaboración dramática que Lope efectúa en “El caballero de Olmedo” la elevan a la categoría de obra maestra por la fusión tan eficaz de los ingredientes que utiliza: tradición, elementos del folklore popular, comedia y tragedia.

Pero aún hay más sugerencia que engarzan todo ello con la tradición sofoclea. Existe un coro que informa del desarrollo de la acción y de su final. Los actores asisten conscientemente a la representación y desdoblamiento de sus personajes y crean un hecho dramático peculiar debido a esta particularidad. Su participación, mostrada con evidencia en la mutación de elementos escenográficos o de elementos de vestuario y de atrezzo, proporcionan significados que definen la particularidad de la puesta en escena.

El verso será un elemento que, aun a sabiendas de que es un corsé formal, debe reunir en su interpretación, la naturalidad, la musicalidad, el ritmo y la acción que requieren los personajes de la obra. Por otra parte, los actores deben poseer un conocimiento acertado del significado de cada verso, para, de ese modo, transmitirlo con nitidez a los espectadores contemporáneos, poco acostumbrados al lenguaje y a la sintaxis de los textos del Siglo de Oro.

Federico García Lorca, influenciado por la obra de Lope, escribió “Bodas de sangre” basándose en los componentes trágicos y sociales que identificaban el conflicto con su Andalucía natal. Nosotros pretendemos que un fondo adusto señale la identidad rural castellana. La historia del FORASTERO que se enamora de una mujer de otro lugar, el CAINISMO, las diferencias de clase, los condicionantes de la tradición, el asomo y pinceladas que homenajean a La Celestina, de Fernando de Rojas, así como significación del ruedo y del toro como destino y sangre subyacen en el ámbito de la obra.




LA ESCENOGRAFÍA

Debido al contexto en el que vamos a realizar la puesta en escena, lejos de la época del rey Juan II y más próxima a un ambiente rural propio de personajes nobles e hidalgos, de entre los siglos XVIII y XIX, destacaremos lo simbólico y lo significante, dentro de un “espacio vacío”, que se nutra del conflicto que propone la historia, más que en el “realismo” y la espectacularidad de los ambientes y lugares que propone la obra. Escenografía elemental, más con elementos móviles que con estructuras corpóreas. Los diferentes espacios en los que sucede la acción: interiores, calle, el camino, estarán sugeridos por objetos que los señalicen. Si habíamos hablado de que los personajes asisten a la representación, éstos no dejarán también de participar como parte del aparato escénico. Para dar dinamismo a la representación, los cambios, visibles y acompañados de música y luz, serán un elemento dramatúrgico más de la acción.


EL ENTORNO








EL PINAR



LA PLAZA

EL VESTUARIO
Los figurines expresan un conjunto de pinceladas que pueden rastrearse a lo largo de la historia y entenderse perfectamente desde nuestro tiempo actual. No hay calzas, ni armaduras, ni elementos medievales, pero el vestuario sorprende. De la capa como abrigo a la capa como capote de toreo… existe un recorrido que convierte aquel paño en objeto simbólico.

Tonos y colores con el modelo de la Castilla rural de no hace mucho tiempo. El rojo como signo de la muerte. Ropaje de guardarropía del Siglo de Oro colocado en percheros sobre los soportes escenográficos, y otros en los que asoma el mundo del toro. Cuerpos ceñidos en los interiores y, como escondidos en la noche, calle, ausencia, camino, casa de la amada …

















LA MÚSICA

Compuesta por Juan Carlos Martín, a partir de versiones tales como las de Antonio de Cabezón. Angel Barja, Bacarisse o el propio Bola de Nieve, se ocupará, en primer lugar, de dar el tono al coro en que cantan los personajes a partir de la seguidilla. Si como suponemos, fueron primero el baile y la copla que el texto, la música será una parte indispensable que, a modo de coro griego, enuncie perfectamente la advertencia, el aviso de la muerte. 

Por otra parte, a través de instrumentación contemporánea, recreará las incidencias del espacio sonoro y del acompañamiento e ilustración de las diferentes atmósferas de la obra.



El caballero de Olmedo

REPARTO





DON ALONSO

Borja Zamorano

FABIA

Rosa Manzano

TELLO

Luis Miguel García

INÉS

Verónica Ronda

LEONOR

Patricia del Amo

DON RODRIGO

Rubén Pérez Delgado

DON FERNANDO

Borja Gutiérrez-Semprún

DON PEDRO

Julio Lázaro

REY

Jesús Peña


ESCENOGRAFIA

Fernando Urdiales

D.Y.C.A.E.

Mª Eugenia Navajo

VESTUARIO Y ATREZZO

DISEÑO

Carmen Pérez Sánchez

Fernando Urdiales



REALIZACIÓN

Artesanía “Jorge Guillén”



TRAMOYA

Fco. Javier García González



ILUMINACION

Javier Martín



MUSICA

Juan Carlos Martín



MOVIMIENTO Y COREOGRAFÍAS

Javier Juárez



DIRECCION

Fernando Urdiales


Es una producción de Circe Producciones Teatrales S.L. (Teatro Corsario) y la Fundación Siglo para las Artes en Castilla y León.

Estreno 18 de julio de 2009 en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Olmedo


En coproducción con:
Compañía concertada con: Con la colaboración de:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje