Página principal

El buceo en la armada


Descargar 60.74 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño60.74 Kb.
EL BUCEO EN LA ARMADA

Quisiera, en primer lugar, agradecer a la Presidencia de la Asociación de Estudios del Mar esta oportunidad que me brinda para exponer ante tan ilustre audiencia la situación del buceo en la Armada Española que veremos, a lo largo de esta conferencia, a través de tres enfoques principales. En primer lugar haremos una breve reseña histórica del buceo en la Armada, sin demasiado detenimiento ya que esta Historia ha sido contemplada por otros conferenciantes mas cualificados que yo en ocasión de Semanas de Estudios del Mar anteriores. Únicamente señalaremos los hitos más importantes, con mención especial a aquellos que han tenido lugar en estas islas Baleares. A continuación veremos como esta estructurado en la actualidad el buceo en la Armada Española y, finalmente, nos detendremos en los proyectos en los que nos encontramos inmersos y aquellos que se pretenden para un futuro no muy lejano.



HISTORIA



La Historia del Buceo data de muy antiguo, tanto el efectuado a pulmón como el que utiliza instrumentos y equipos que buscan alcanzar mayores fondos y mayor permanencia. Comienza por la necesidad de sumergirse en busca de alimentos y posteriormente se amplia el campo de actuación con la recuperación de tesoros y objetos de gran valor, así como en sus aplicaciones militares. En el museo británico se conservan bajorrelieves que corresponden al siglo IX AC., mostrando a buzos ayudándose con odres llenos de aire, pudiendo considerarse estos como los primeros recipientes a presión.
Aristóteles proporciona las primeras referencias históricas sobre la campana de buceo que, sin duda, ha sido el elemento auxiliar empleado con más frecuencia como apoyo al buceo al pulmón.


Posteriormente, van apareciendo diferentes ingenios que permiten al hombre permanecer debajo del agua durante cortos intervalos de tiempo:




  • La Campana de Toledo, en 1538. El rey Carlos V y su corte fueron invitados a presenciar el acto que ejecutaban dos griegos dentro de un caldero vuelto hacia abajo y con una vela encendida.

El caldero fue sumergido en las aguas del río; después, cuando lo sacaron, toda la corte quedó sorprendida al ver que la ropa de los griegos estaba completamente seca y que la vela seguía encendida después de varios minutos de inmersión. Así nació la campana de buzo.


  • La Campana de Bono, con la que en 1582 se efectuaron inmersiones en aguas de Lisboa ante delegados de Felipe II y en la que se recuperó el ancla de un navío.




  • Francisco Núñez Melián, empleando una campana de buceo en 1626 recuperó el cargamento de oro, plata, monedas y los cañones de dos galeones españoles hundidos a causa de un temporal en las costas de Florida.




  • La Campana de Cadaques, utilizada en 1677 para la extracción de los tesoros hundidos de Cabo Creus. Los ocupantes de la campana al finalizar la jornada de trabajo recibían como salario las monedas que eran capaces de coger con la boca y las manos de una sola vez.




  • Un éxito importante en el uso de la campana fue el logrado por el físico y astrónomo británico Edmund Halley, quien observo el problema del agotamiento del oxigeno e ideó un sistema para enviar hacia abajo aire fresco en barriles. Con este sistema logró en 1690 un record al permanecer con otros cuatro compañeros durante una hora y media en 18 metros de fondo.




  • En 1788 John Smeaton construyó una campana a la cual se le suministraba mediante una manguera, aire de una bomba instalada en superficie, representando una autentica revolución técnica de la que se derivó la invención de muchos equipos de buceo.

- Pasan los años con las actividades de buceo realizadas a pulmón hasta que, por fin, aparece un nuevo equipo inventado por el alemán emigrado a Inglaterra Augusto Siebe, que ha de revolucionar la capacidad de intervención en trabajos submarinos. En 1819, Augusto Siebe inventó el primer casco abierto de buceo basado en el mismo principio de la campana y, en 1837 patentó su escafandra estanca que utilizaba el mismo casco y la bomba para suministro de aire que el modelo primitivo.


El día 1 de julio de 1847 llegaba a Ferrol a bordo del mercante Jorge Juan el primer equipo de buzo para la Armada modelo Siebe.
La Armada ha sentido la necesidad de contar con buzos desde los tiempos en los que una simple vía de agua podía suponer la pérdida de un barco y la carga que transportase.

Ya en el siglo XIV, y con el fin de reparar las posibles averías en la obra viva, así como timones y anclas, se dota a los navíos españoles de buceadores a pulmón. Las primeras ordenanzas escritas en las que se estableces llevar buzos a bordo, definiendo claramente su cometido, se encuentran en el “Arte para fabricar, fortificar y aparejar naos de guerra y mercante”, impreso en Sevilla en 1611, donde encontramos definidas las obligaciones del buzo de la siguiente forma: “El buzo es de mucha importancia en una nao, pues mediante su resuello va abajo y recorre por debajo del agua todo el galeón y busca por donde la hace con que se repara lo que puede hacer y muchos navíos se salvan, que si no llevasen buzo, se quedarían en la mar. Es forzoso que sea marinero; precisamente ha de saber nadar. Su herramienta es un cuchillo jifero, cuchillo curvo con que tienta las costuras; una macetilla pequeña de madera de pino de cinco libras, poco más o menos, con un cabo corto de madera con que calafatea la costura y clava estoperoles en planchas de plomo”.


Posteriormente, las Ordenanzas del Buen Gobierno de la Armada del Mar Océano de 1633 incluye al buzo entre los miembros que deben embarcar en la nave capitana así como la almiranta.
Las ordenanzas de 1748 dicen referente a los buzos: “El buzo tendrá la obligación de hacer todos los reconocimientos que se necesitaren debajo del agua, de pasar orinques a las anclas que los hubieran perdido y generalmente de practicar cuanto se ofreciera en el agua para el servicio del navío.
Todo estaba escrito y reglamentado, pero la dureza de la misión realizada hizo que la escasez de personal fuese una de las constantes que ha caracterizado a esta actividad hasta épocas muy recientes. Esta situación, que se prolonga hasta bien entrado el siglo XX, da lugar a hechos realmente insólitos en la búsqueda de tan necesaria figura, como pueda ser el levantamiento de la condena impuesta al único buzo existente en el arsenal de Ferrol, o la polémica entablada entre Jorge Juan y el conde de Vegaflorida por conseguir los servicios del también único buzo existente, Pedro Vidal.
Repasando la historia del buceo comprobamos que la escasez de buzos es un problema que caracteriza a la época del siglo XVIII cuya causa esta, sin dudas, en lo exiguo de la paga y la dureza del trabajo.
Así llegamos hasta el año 1786, cuando el naufragio del navío San Pedro Alcántara, que regresaba de América en las costas de Peniche, en Portugal, supone un hecho que haría cambiar el concepto de cómo debían ser y como se debían formar los buzos de la Armada. La experiencia lograda en este rescate permite al Capitán de Navío Francisco Javier Muñoz, encargado por el rey de las operaciones, elevar un informe que tras distintos avatares da lugar en 1787 a la fundación de las escuelas de buceo de Ferrol, Cádiz y Cartagena, que pueden ser consideradas como las más antiguas del mundo.
A la creación de las escuelas mencionadas le acompaña en 1790 un Reglamento, elevado por el Teniente General de la Armada don José Mazarredo al ministro de Marina don Antonio Valdés, en el que se regula todo lo relacionado con la actividad de los buzos.
A lo largo de los años siguientes se suceden diversos intentos de Reglamentos de Buzos de la Armada hasta llegar al 1909, que supone un año negro en la historia del buceo, por cuanto se decreta por Real Orden la extinción del cuerpo de subalternos de buzos, lo que supone el inicio de una decadencia que se prolonga hasta la llegada, en 1917, del primer submarino para la Armada procedente de los Estados Unidos y la entrada en servicio del buque para salvamento de submarinos Kanguro en 1920. El desarrollo del Arma Submarina impone la reorganización del cuerpo de buzos de la Armada por Real Orden de 12 de mayo de 1921, que establece en su base primera como misión principal el salvamento de submarinos, y en la segunda la creación de una escuela de buzos anexa a la de submarinos. Toda esta Real Orden se materializó gracias al empuje del Contralmirante don Mateo Garcia de los Reyes, entonces Capitán de Corbeta, creador del arma submarina y de la escuela de buzos en 1922.
Un hecho trascendental para la Historia del Buceo se produce tras la Guerra Civil ante el problema planteado por el hundimiento de numerosos buques que dejan impracticable los puertos. Para resolver el problema se crea una comisión de la Armada para Salvamento de Buques que reúne a 34 buzos civiles y militares, quienes consiguen reflotar en una decena de años 117 buques con un tonelaje de 160.000 Tn. Con esta experiencia, y a partir de 1942, se reorganiza el Cuerpo de Buzos, con mejores beneficios y permitiéndose el ingreso en la Armada a todos los buzos civiles de la Comisión, lo que obligó en 1946 a ampliar y trasladar la Escuela al muelle de poniente de la Base de Submarinos.
En 1970 se crea el “CENTRO DE BUCEO DE LA ARMADA” (CBA) que con su Estructura Orgánica y Unidades Dependientes se traslada a la Estación Naval de la Algameca, manteniéndose en este emplazamiento hasta la actualidad


PRESENTE



EL BUCEO EN LA ARMADA
ORGANIZACIÓN


La Armada ha establecido que su capacidad de intervención subacuatica debe permitir llevar a cabo misiones en los siguientes ámbitos:



  • Buceo con aire, para apoyo a buques e instalaciones. Lo llevan a cabo el CBA y las Unidades de Buceo, cada una en su zona de responsabilidad.

  • Buceo a gran profundidad con mezcla de gases. Esta función la realiza el personal del CBA y del buque de salvamento Neptuno.

  • Buceo de Combate, realizado por la Unidad Especial de Buceadores de Combate, UEBC.

  • Buceo de Medidas Contra Minas. Las misiones de esta actividad las desarrolla la Unidad de Buceadores de Medidas Contra Minas, UBMCM.

  • Desactivado Submarino, realizado por la Unidad Especial de Desactivado de Explosivos, UEDE.

  • Investigación. Esta actividad se desarrolla en la Unidad de Investigación Submarina, UIS.

  • Enseñanza. La Escuela de Buceo de la Armada, EBA, es el centro donde se imparten todos los cursos de buceo.

Las operaciones de buceo para apoyo a buques e instalaciones son realizadas, como habíamos visto, por las Unidades de Buceo. Estas están ubicadas Ferrol, Cádiz y Las Palmas, mientras que es el propio CBA el encargado de llevar a cabo las funciones de la antigua Unidad de Cartagena.


Dentro de las operaciones de apoyo a buques se esta desarrollando actualmente los procedimientos correspondientes al programa ICMP, sigla inglesa que corresponde a INTEGRATED CLASS MAINTENANCE PLAN, cuyo objetivo pretende apoyar la prolongación del período entre varadas de los buques hasta 72 meses, dado que los actuales esquemas de pintado así lo permiten siempre que se realicen unos determinados mantenimientos preventivos y correctivos.
Además de los trabajos que se realizan en las obras vivas de los buques, las unidades tienen encomendadas otras misiones cuales son:

  • Localización, Reconocimiento y Desactivado de Artefactos Submarinos.

  • Cooperación en Operaciones MCM.

  • Protección y Defensa de Buques de la Armada (y Mercantes a Solicitud de Autoridades).

Las operaciones de buceo a gran profundidad las realiza el BSR Neptuno. Las misiones que tiene encomendadas este buque son:



  • Llevar a cabo cualquier actividad subacuatica hasta la profundidad máxima de 100 mts.

  • Apoyo al rescate y salvamento de submarinos.

  • Adiestramiento de buzos y buceadores.

  • Otras misiones: Apoyo a operaciones MCM, Recogida de torpedos y minas, etc.

Las operaciones de buceo comienzan con la búsqueda del objeto sobre el que se va a trabajar, para lo cual el buque dispone de un sonar de barrido lateral. Una vez detectado se procede a la localización e identificación a través del robot submarino, el ROV Scorpio. Este dispositivo monta un sonar de búsqueda y cinco cámaras de televisión. Así mismo dispone de brazos articulados que le permiten realizar diversos trabajos. El robot se arría acoplado a un carretel hasta una profundidad máxima de 600 mts. Cuando se encuentra en la cota de trabajo se desprende del TMS, pudiendo trabajar unido a éste mediante un cable con un descuello de 80 mts.


Además del ROV, el buque complementa su capacidad de intervención mediante buzos con suministro de aire o mezclas de He-O2 en intervención directa desde guindola o bien desde torreta.

- - - - - - - -

Podríamos considerar como primer equipo de buceadores de combate al constituido en 1782 a las órdenes del general Grillón, actuando en el minado del estrecho de Gibraltar. Mas recientemente, en 1967, se creó una unidad experimental de buceadores de combate por el Comandante de IªMª don Antonio Gorordo que recoge la experiencia de los primeros buceadores de combate del Centro de Instrucción de Buceo, que por la década de los cincuenta estaba establecida en la base de Illetas, aquí en Palma de Mallorca. En Enero de 1970 recibe por orden ministerial la denominación de Unidad Especial de Buceadores de Combate Comandante Gorordo, en honor a su fundador.




La UEBC tiene asignadas las misiones de Guerra Naval Especial que se contemplan en la doctrina de la OTAN, que en concreto se materializan en las operaciones de:




  • Reconocimiento Especial

  • Acción Directa

  • Asistencia Militar

  • Reconocimientos Hidrográficos en apoyo a las Operaciones Anfibias

  • Demolición de obstáculos en playa

  • CSAR marítimo

Como consecuencia del atentado que llevo a cabo la organización terrorista ETA sobre el Destructor Marques de la Ensenada en 1982, surge en la Armada la necesidad de crear una unidad de desactivado, a la que se le asignan las misiones de actuación en el ámbito de la desactivación, principalmente enfocada a la amenaza terrorista con empleo de artefactos improvisados (IED).

Nace por la razón aludida la Unidad Especial de Desactivación de Explosivos, UEDE, ubicada en Cartagena y con dependencia orgánica del Jefe del CBA, formando al personal que la integra en las escuelas TEDAX del Ejército de Tierra, la Guardia Civil y en los EE.UU. No obstante, como el ámbito de actuación para el que esta enfocada la unidad es el submarino, se crea el curso de Tedax Submarino, que capacita para que se puedan llevar a cabo las acciones de desactivación de artefactos no explosionados en el medio subacuático.
La tendencia actual hace más necesario contar con unidades de desactivado en operaciones multinacionales conjuntas bajo el marco de la OTAN o de Naciones Unidas, lo que ha obligado a realizar un cambio en el plan de formación, orientándolo mas a la que se conoce como EOD en el ámbito de la OTAN, esto es, la desactivación de artefactos no explosionados.
Además de actuaciones derivadas del descubrimiento de cualquier artefacto sin explosionar en ambiente submarino, la UEDE realiza también sus misiones acompañando a fuerzas enviadas con ocasión de cualquier ejercicio o despliegue tanto nacional como internacional. Como dato significativo del nivel de actividad de esta unidad, cabe señalar las 400 intervenciones realizadas durante la misión realizada en el Líbano el pasado verano.
Además de la UEDE, cuentan con capacidad EOD la Unidad de Buceadores de MCM y las Unidades de Buceo de Ferrol, Cádiz y Canarias.
La Unidad de Buceadores de Medidas Contra Minas, MCM, se crea en 1982 y tiene su primera localización en la Estación Naval de Porto Pí, en la isla de Mallorca. Se crea para llevar a cabo las operaciones de caza de minas que requieren, como parte fundamental del proceso que finaliza en la neutralización de la amenaza representada por la mina, la participación de buceadores con la especialización en las técnicas de desactivación y contraminado.
Esta unidad, que actualmente se encuentra ubicada en Cartagena, no depende orgánicamente del CBA. Forma parte de la Fuerza de Medidas Contra Minas, pero actúa con arreglo a la doctrina establecida por el Centro de Buceo de la Armada.
Las misiones que lleva a cabo son:


  • Desactivado de artefactos improvisados en Unidades de la flota



  • Desactivado de munición localizada a resultas de:



  • Operaciones de limpieza de buques cazaminas




  • Operaciones de limpieza de playas para desembarco anfibio.

Operaciones de limpieza de canales de acceso a puertos

La Escuela de Buceo es el centro donde se imparten todos los cursos de buceo, no solo para la Armada sino también para el resto de los ejércitos y FSE. Así mismo se reciben alumnos de diversos países del mundo.





. La Unidad de Investigación Subacuatica se creó en 1981 con el objetivo de realizar las siguientes misiones:


    • Realizar los trabajos necesarios para llevar a cabo los programas de investigación que se le encomienden, destinados a la penetración del hombre en la mar, teniendo como meta inmediata el dominio de la plataforma continental tratando de realizar una mejor aplicación de los métodos y técnicas de buceo y obtener un mayor conocimiento de la fisiología humana en condiciones hiperbáricas.

    • Investigar sobre las tablas de descompresión y tratamientos, proponiendo sus conclusiones a la JUBUC para determinar las que sean más convenientes para su adopción definitiva. Esta línea de trabajo se considera esencial para el avance y seguridad en la investigación submarina.

Estas misiones las realiza la UIS con la siguiente organización:



Son muchas las actividades que se realizan en la Unidad de Investigación Subacuatica, pudiendo destacar dentro de la sección técnica la fabricación, homogeneización, análisis, almacenamiento y recarga de oxígeno puro, aire y mezclas gaseosas artificiales respirables He/O2 y N2/O2, así como el diseño, revisión de cálculos, inspección, pruebas de control y funcionamiento (protocolos) de cámaras hiperbáricas, simuladores hiperbáricos y complejos hiperbáricos.

Dentro del área médica señalaremos la dirección y desarrollo de la especialidad de Medicina Subacuatica y el curso de Accidentes de Buceo, así como la dirección compartida en tesis doctorales sobre temas médicos relacionados con el buceo.
En la sección científica las actividades se centran en el control psico-fisiológico de buceadores en relación con el rendimiento y conducta humana en condiciones hiperbáricas, y en la aplicación y evaluación de tests, entrevistas y aplicaciones individuales, etc., en la selección y formación de buceadores.
Dentro de las actividades que se llevan a cabo en el Centro de Buceo se deben señalar, también, su participación en distintos foros tanto nacionales como internacionales.
Entre los primeros, el CBA participa en los siguientes:


  • Junta de Doctrina de Buceo

  • Subgrupo SMER ( Salvamento de Submarinos )

  • Grunaves (Guerra Naval Especial )

  • Grupo de Trabajo GT-14 Ínter ejércitos EOD

Entre los internacionales se participa, también, en los siguientes foros de la OTAN:



  • STANAG´s

  • EQUIPOS Y SISTEMAS

  • MÉDICO

  • NATO EXPLOSIVE ORDNANCE DISPOSAS WORKING GROUP

  • SUBMARINE SCAPE AND RESCUE WORKING GROUP

A través de los convenios firmados con las Universidades de Murcia y Politécnica de Cartagena se participa en diversos cursos y proyectos de investigación. Entre los primeros, en el CBA se desarrollan los cursos de Buceo Científico y el de Arte y Ciencia de la Navegación durante los cursos de la Universidad Internacional del Mar, adscrita a la primera y a los de verano de la Politécnica.


Dentro de la labor de investigación se está llevando a cabo la tesis “Fisiopatología Pulmonar de la intoxicación por Oxigeno”


FUTURO

Como otras muchas actividades, el buceo esta sometido a un avance tecnológico continuo y trepidante del que la Armada no se puede mantener al margen tanto en el material como en procedimientos.




El primer proyecto en el que se encuentra inmersa la Armada en relación con el buceo es el de la construcción de un barco que sustituya a la lancha de apoyo a buceadores PROSERPINA, que tras 24 años en servicio le ha llegado el momento de ser sustituida.


El nuevo buque se encuentra en la fase de definición del proyecto, pero del documento de necesidad que inicia todo el proceso se pueden deducir unas características que deberá disponer dicha unidad. El documento citado establece las misiones que deberá realizar, que básicamente serán las de Instrucción y Adiestramiento hasta los 90 mts. de máxima profundidad. Adicionalmente podría participar en apoyo a operaciones reales de búsqueda, salvamento o localización y recuperación de objetos en el litoral próximo a su base. Para ello se han fijado unas características generales de la futura embarcación destacando, entre ellas, la necesidad de disponer de un sistema de fondeos que permitan el posicionamiento con exactitud sobre el punto a desarrollar la intervención, contemplando, complementariamente, la opción de que dicho posicionamiento sea dinámico. Además se pide que se disponga de una superficie libre de obstáculos en cubierta lo suficientemente grande para permitir los trabajos previstos que, posiblemente, hagan optar por una carena del tipo catamarán que le confiera una manga generosa
Otro proyecto que se encuentra actualmente en proceso de adquisición afecta mas al propio concepto de la operación de buceo que al material que demanda para poder llevarla a cabo. En efecto, de acuerdo con las tendencias que actualmente imperan en las marinas más importantes del mundo, se busca un sistema que permita reducir al máximo el tiempo empleado en llegar a la escena de la acción. Esto obliga al empleo de sistemas portátiles, capaces de facilitar operaciones de buceo expedicionarias con rapidez sobre cualquier plataforma hasta 90 mts.
El sistema estará montado en tres contenedores con las siguientes características:

Medidas homologadas para transporte internacional civil

Normalizado según estándares OTAN

Capacidad de transporte en camión por carretera

Capacidad de transporte aéreo, civil y militar
El contenedor número 1 contiene la cámara hiperbárica

El contenedor número 2 aloja el sistema de suministro de gases y control de inmersiones




El contenedor número 3 llevaría, por último, el sistema de control de buceo y descenso, similar al que aparece en la figura que responde a uno que actualmente existe en el mercado, sin que sea necesariamente este el que se disponga en el futuro.



Dentro de estos proyectos de sistemas portátiles se están realizando los estudios necesarios que permitan trasladar el ROV SCORPIO, mediante un contenedor aéreo transportable, a otra plataforma para poder seguir utilizándolo en los períodos de inmovilización del BSR Neptuno.
Otros proyectos en un futuro no muy lejano nos llevaran al desarrollo del relevo del BSR Neptuno, ya incluido en los planes del Estado Mayor de la Armada
Las posibilidades de ampliar las capacidades de intervención subacuatica son enormes, y aunque algunas no se hayan planteado todavía no quiere decir que no se aspire en un futuro a disponer de ellas. Sin lugar a dudas una de ellas sería el ADS (Atmospheric Diving Suit) capaz de sumergir a un buzo a 600 mts. en ambiente normobárico que actualmente se demuestra como uno de los sistemas con mayor posibilidades de intervención dentro de unos niveles de coste asumibles.
CONCLUSIONES
El buceo ha sido una actividad necesaria para la Armada desde tiempos remotos. Si se basaba antiguamente en la necesidad de realizar reparaciones en las obras vivas de los buques y la recuperación de materiales valiosos, hoy día se acrecienta esta necesidad por el salvamento y rescate de submarinos, misión de importancia capital en el BSR Neptuno.
En caso de accidente de un submarino, la complejidad de los medios utilizados en la actualidad ha de obligar seguramente a acudir al apoyo de otras marinas y empresas especializadas, porque son muy pocas las que disponen hoy día de este material. No obstante, esto no libera a la Armada de la necesidad de disponer de los medios que le permitan tomar las medidas urgentes para el salvamento de la dotación. Algunos, como los sistemas de ventilación y reflotamiento se han instalado recientemente; otros, como la campana Mac Cann de escape de submarinos será una herramienta con la que se deberá contar en un futuro.
Además del salvamento de submarinos, otras formas de guerra como son la Guerra Naval Especial y la desactivación submarina exigirán una actualización de medios. Pero la actividad del buceo no permanecerá circunscrito al ámbito exclusivo de la Armada: la faceta científica desarrollada por la UIS a través de los convenios con la Universidad se deberá mantener e incluso ampliar.
El buceo en la Armada constituye un referente de primer orden en el mundo de la actividad subacuatica en España. Ahora solo es necesario que su actividad sea suficientemente conocida por el resto de la sociedad, por lo cual finalizo agradeciendo de nuevo la oportunidad que se le brinda para darse a conocer, precisamente a través del incomparable marco que ofrecen estos seminarios de reconocido prestigio organizados por la no menos eminente Asociación de Estudios del Mar.
Muchas gracias


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje