Página principal

El arte clásico: el arte griego. El contexto histórico y los factores condicionantes del arte griego. Introducción histórica


Descargar 96.63 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño96.63 Kb.
EL ARTE CLÁSICO: EL ARTE GRIEGO.
EL CONTEXTO HISTÓRICO Y LOS FACTORES CONDICIONANTES DEL ARTE GRIEGO.

Introducción histórica

Surgida a las orillas del Mediterráneo hacia el III milenio a.C., alcanzó su apogeo en torno al siglo V a.C. Desde mediados del III milenio a.C. aparecen en el Egeo signos de civilizaciones urbanas. Los restos más antiguos pertenecen a Creta, isla que se convirtió por su privilegiada situación en la ruta marítima que unía Oriente y Occidente, y escala básica para el comercio con Egipto y Mesopotomia. La hegemonía de Creta en el Mediterráneo Oriental duró hasta mediados del II milenio a.C., época en la que pueblos invasores procedentes del norte dominaron la isla y se adaptaron a la vida comercial del Egeo. A partir de este momento surgirán nuevos centros, como Micenas y Tirinto, ciudades que exportaban materias primas y minerales a Egipto y Mesopotamia, como estaño o ámbar, que a su vez importaban de los territorios europeos.

El mundo de la civilización cretense y micénica fue destruido hacia 1150 a.C. por una nueva invasión, también procedente del norte: los dorios. A partir de este momento entró Grecia en una etapa de decadencia y atraso, de la que no saldrá hasta el siglo VIII a.C.

Mapa de la Grecia antigua

La Grecia antigua se extendía desde el sur de la península de los Balcanes por las islas de los mares Egeo y Jónico, las costas de Asia Menor (la actual Turquía) y el Mediterráneo occidental. Los habitantes de estos territorios, los griegos o Helenos, como ellos se llamaban así mismos, es decir, habitantes de “Helas” o la Hélade, hablaban la misma lengua y tenían la misma religión. A comienzos del siglo VIII a.C. aparecen organizados en polis, independientes entre sí, constituidas por un conjunto de tribus que se habían unido para defenderse en caso de agresión. Entre ellas destacó Atenas.

La polis

Por encima de todas las facciones, por encima de todas los grupos de cualquier clase que sean, está la ciudad, que da a todos ellos su sentido y su valor. La familia, los amigos y la propiedad, solo se gozan en su mejor forma si constituyen elementos de ese supremo bien, que consiste en tener un lugar en la vida y las actividades de la ciudad misma. La oración fúnebre de Pericles expresa el ideal perfectamente auténtico de la vida política griega. Esta vida tenía una intimidad que el hombre moderno encuentra muy difícil de asociar con la política.

Los estados modernos son tan grandes, tan remotos, tan impersonales, que no pueden ocupar en la vida del hombre moderno el lugar que tenía la polis en la vida de un griego. Los intereses atenienses estaban menos divididos que los nuestros, y se centraban todos ellos en la ciudad. Su arte era un arte cívico. Su religión, en la medida en que no era cuestión familiar era la religión de la ciudad y sus festivales religiosos eran celebraciones cívicas. Cada ciudad tenía sus dioses protectores, prueba de ello es el culto en los grandes santuarios (Olimpia y Delfos), era una religión antropocéntrica en la que el ser humano era la medida de todas las cosas. Los dioses se humanizaron y presentaban vicios y virtudes como los humanos, solo los diferenciaban dos cualidades divinas: la inmortalidad y el poder sobrehumano.

Para los griegos la ciudad era una vida en común; su constitución era como dijo Aristóteles “un modo de vida”, más que una estructura jurídica. Realmente para los griegos la teoría de la polis era a la vez sociológica, ética y económica, así como política en el sentido moderno estricto.

La concepción ateniense de ciudad era una comunidad en la que sus miembros habían de llevar una vida común armónica, en la que había que permitir tomar parte activa a tantos ciudadanos como fuera posible, sin discriminación basadas en el rango o la riqueza, y en la que encontrasen canalización espontánea y feliz las capacidades de todos y cada uno de sus miembros. Las actividades de la polis se realizan con la cooperación voluntaria de los ciudadanos y el instrumento principal de esa cooperación es la libre y plena discusión de la política en todos sus aspectos.

Etapas

La historia de la antigua Grecia se divide en tres grandes periodos:

Época arcaica entre los siglos IX y VI a. C

Época clásica durante los siglos V y mitad del IV a.C; y

Época helenística desde mediados del siglo IV hasta el siglo I a.C

Polis arcaica. Los griegos de esta época son una sociedad típicamente rural, basada en la agricultura y el pastoreo. Los hombres ricos y poderosos eran los propietarios y dueños de las grandes fincas cultivadas por esclavos, jornaleros o aparceros. La tensión entre grandes propietarios y campesinos pobres será aprovechada por algunos políticos para apoderarse del gobierno de la polis, los tiranos que gobernaron muchas ciudades griegas en los siglos VII y VI a.C.

La concentración de tierras en pocas manos, y el incremento de la producción de vid y olivo, disminuyó la producción de alimentos ocasionando un problema de superpoblación. La válvula de escape de esta crisis será la colonización por parte de los griegos de diversos territorios en el Mediterráneo.



La evolución hacia la forma clásica fue lenta. En Atenas la más importante de todas las polis en la etapa clásica, celebre por su sistema democrático, la transición desde la oligarquía de la etapa anterior a la democracia fue posible por una serie de reformas. Una nueva legislación frenó la concentración de la propiedad agraria, consolidando la pequeña y mediana propiedad. Una reforma militar convirtió a los ciudadanos en soldados y responsables de la defensa de la polis a cambio de un salario. La comercialización de la agricultura (vino y aceite) permitió el enriquecimiento de grades y pequeños propietarios. Pero el factor decisivo que permitió la instauración de la democracia fue la esclavitud, empleados los esclavos en todas las actividades productivas, libero a muchos ciudadanos que pudieron dedicarse a la política.

Atenas desde las guerras con los persas, a los que derrotó (Guerras médicas) en la primera mitad del siglo V a.C., se había convertido en hegemónica con respecto a las otras polis, a las que exigía elevados tributos con los que financiaba su poderosa flota y la construcción de la Acrópolis ateniense. Este imperialismo ateniense llevará a un enfrentamiento entre las polis (Guerra del Peloponeso) cuyas consecuencias serán la devastación de los campos, la ruina de la industria y el comercio; y un empobrecimiento progresivo que produjo una extensión de conflictos entre ricos y pobres. En estas circunstancias, cuando el rey de Macedonia, Filipo, y su hijo Alejandro Magno ocupen las polis griegas incluida Atenas, e impongan la monarquía poniendo fin a la polis clásica, muchos atenienses se inclinarán por un gobierno fuerte que restaure la paz y el orden.

Tras la conquista de Grecia, Alejandro Magno y sus sucesores fundaron ciudades según el modelo griego, algunas como Alejandría, Antioquia y Seleucia llegaron a ser grandes metrópolis. Es en esta época helenística, cuando la cultura griega sale de los límites de su antiguo territorio y se difunde por los nuevos reinos conquistados. La ciudad helenística no era una organización independiente como las antiguas polis, sino un centro administrativo, que no tenía iniciativa, ni en la legislación, ni en las finanzas. La institución que coronaba toda la estructura era la monarquía helenística con el culto al gobernante.

EL ARTE CLÁSICO

El término clásico se utiliza comúnmente en dos sentidos, con frecuencia indica simplemente la excelencia. Se dice que un clásico es un ejemplo destacado de un tipo. También se usa en sentido histórico, por ello las civilizaciones griega y romana se conocen colectivamente como la “antigüedad clásica” para distinguirlas de las civilizaciones de Egipto y del Próximo Oriente.

Para los griegos, los períodos arcaico y clásico significaron un emocionante cúmulo de experiencias que valía la pena vivir; pensadores y hombres prácticos constantemente descubrían e inventaban cosas nuevas. Era también un momento crítico para el desarrollo del arte.

LA ARQUITECTURA

Características generales

Dentro del arte plenamente griego encontramos una completísima evolución, desde lo arcaico a lo barroco, desde lo estilizado a lo más realista. La cultura griega lejos de ser autóctona, es el resultado de la integración de diversos factores. Así, los dorios aportan el estilo geométrico de la cultura de Hallstatt, de los sometidos aqueos reciben todo el legado prehelénico y los territorios minorasiáticos deparan a Grecia la posibilidad de recibir la cultura del Próximo Oriente. Pero el milagro griego no se hubiera producido simplemente por la fusión de estos elementos. Fue preciso que Grecia cambiara por completo el panorama político y mental y creara las bases de la democracia y el estado moderno.

En Grecia desaparece el colosalismo oriental, el hombre en Grecia es la medida de todas las cosas. De ahí que la arquitectura se valga de una proporción en armonía con el hombre. Se distingue por la perfección técnica, predominando el trabajo en equipo, aceptándose la suprema dirección del maestro.

Conocemos el arte griego a través de pocos restos, generalmente columnarios. Pero ordinariamente desconocemos el valor del macizo, pocas son las cellas de los templos conservadas. Desde el siglo VII a.C comenzó a tallarse la piedra, y se fueron dejando de lado los materiales perecederos como el adobe, la madera y la arcilla. El predominio de la piedra se hizo más intenso a raíz del contacto con los talleres de escultura.

La perfección técnica y el gusto de la construcción aparecen ya patentes en la utilización del aparejo, el simple muro para los griegos era ya un elemento estético. Entre escultura y arquitectura existe una compenetración de las formas que evita aglomeraciones.

La arquitectura griega es arquitrabada, utiliza elementos de cierre horizontales, lo que no significa que no conocieran el arco y la bóveda

Esta arquitectura es resultado de concienzudas reflexiones, la arquitectura se subraya con determinados elementos ornamentales como el meandro, dispuesto en sentido de cinta continua, la espiral, tema neolítico reincorporado a Grecia por medio del arte cretense; la roseta, las ondas, el entrelazado de formas curvas, de origen mesopotámico; las ovas, las perlas y las palmeras.

El TEMPLO GRIEGO

El templo griego ignora el espacio interno. No hay concepción espacial en la arquitectura helénica. El templo esta concebido como la morada impenetrable del dios; los ritos tienen lugar fuera, el templo, es pues, la residencia del dios, que tiene en su interior su propia imagen; las ofrendas que recibe se guardan en la cámara del tesoro (opistódomos). Los proyectistas son arquitectos-escultores. Como esta arquitectura esta humanizada, es decir, hecha a escala humana, los templos son más bien pequeños, a lo que contribuye el hecho de no constituir lugar de reunión. Para los griegos la arquitectura es número, proporción, masa equilibrada. Consiguieron llegar a la armonía entre las partes y elementos arquitectónicos, que quedaron como arquetipos para el porvenir. Así surgieron los órdenes que pueden definirse como soluciones armónicas de elementos tectónicos y decorativos. En principio, hubo solo dos órdenes, el dórico y el jónico que parecen la aplicación plástica de dos elementos culturales que actuaron en Grecia desde un principio. Lo dórico encarna lo fuerte viril y señero; lo jónico lo elegante, fastuoso, delicado y femenino. El orden corintio es una variante de orden jónico, se utiliza en la arquitectura helenística y romana; y se diferencia del anterior por su capitel decorado de hojas de acanto y pequeñas volutas en los ángulos. (Templo de Zeus Olimpo Atenas 174-131 a. c.)

A juzgar por los restos que aún se conservan solo se pintaban determinadas partes del templo. Era el caso del fondo de las metopas, los triglifos, el friso… que recibían una policromía en tonos azules, rojos o dorados. De este modo, se resaltaban las diversas partes del templo dándole mayor armonía y efecto.

El edificio de orden dórico, se asienta sobre un basamento o estilóbato, divido en gradas en todos sus lados, que sirven para subir. En el estilo dórico, las columnas arrancan directamente del suelo. El fuste que simboliza el árbol, se hunde en el terreno, sugiriéndonos estéticamente la noción del peso que soporta. El fuste de la columna va disminuyendo de diámetro hacia arriba, y en toda su altura lleva acanaladuras de cortante arista, las cuales sirven de decoración y al paso provocan en nosotros por su inflexibilidad, una gran impresión de firmeza, como remate se coloca el capitel. Entre el capitel y el fuste hay una corona de ranuras que integran el collarino. El capitel consta de dos partes: el equino, una moldura convexa, y el ábaco, especie de dado de poca altura que recibe la carga del edificio. Se ve una alternancia sabia de curvas y rectas.

La carga en este estilo y en cualquier edificio griego se dispone horizontalmente y actúa en sentido de la vertical. Los griegos emplearon en todos sus edificios el arquitrabado. Esta gran masa horizontal es el entablamento, que en el estilo dórico recibe los siguientes nombres, la parte inferior es un ancho listón de piedra llamado arquitrabe. Sobre él monta el friso, dividido en espacios cuadrados, donde alternadamente se disponían los triglifos, y las metopas que generalmente se decoran con relieves, si bien a veces quedan vacíos. Los triglifos asoman en el arquitrabe por unas terminaciones llamadas gotas.

Todo queda cubierto por la cornisa, que con su vuelo protege al templo de la lluvia, la cornisa es la base del frontón triangular, decorado con esculturas en su interior (tímpano). El tejado era a doble vertiente para proteger el edificio de las lluvias y se decoraba en los laterales con gárgolas.

El orden jónico se distingue por una mayor esbeltez. Las columnas son más altas y delgadas que las del dórico. El fuste apoya en una pieza intermedia llamada basa, formada por dos molduras convexas que contienen una cóncava. A veces, la basa apoya en un pedestal cuadrado llamado plinto. El fuste tiene forma cilíndrica, aunque en ocasiones aparece ligeramente hinchado en el centro (éntasis). Lleva numerosas estrías que se separan lo suficiente para evitar la formación de aristas. El capitel tiene una corona de ovas y un cordón de perlas y a los lados las volutas, que constituyen lo más característico del estilo. El arquitrabe difiere del dórico, está dividido en tres listones horizontales. El friso lleva una banda corrida que permanece lisa o se decora. La cornisa posee menos vuelo que en el estilo dórico, decorada con ovas o dentellones.

El orden corintio es muy semejante al jónico, la diferencia principal estriba en el capitel, decorado con hojas de acanto y unas reducidísimas volutas en los ángulos, con otras intermedias.

Los templos se orientaban de este a oeste, como la cubierta era a dos aguas, en cada fachada se originaba un cuerpo triangular, el frontón venía a ser la solución armónica de las líneas horizontales y verticales. La parte interior del frontón, el tímpano solía ocuparse con escenas escultóricas. El templo responde a una organización totalmente simétrica, el ápice del frontón indica el eje de simetría de las fachadas este y oeste, pero de costado existe igualmente simetría.

Para estimar hasta donde llegó el espíritu de observación de los griegos podemos citar algunas peculiaridades. Teniendo en cuenta las aberraciones normales que sufre el ojo humano al ver los objetos, los arquitectos griegos procuraron anularlas con efectos contrarios. Para ello les fue necesario deformar intencionadamente sus construcciones. Un edificio horizontal visto en perspectiva, determina una línea curva hacia el fondo, que los arquitectos griegos anularon con una contracurva igual. También consiguieron corregir el efecto que produce un edificio de desplomarse hacia atrás, inclinando para ello suavemente la fachada hacia adelante. Dieron a las columnas situadas en los extremos mayores dimensiones pues al recibir la luz debido a su emplazamiento semejan más pequeñas a nuestra vista. El éntasis de las columnas tenía la función de corregir la apariencia de estrechamiento en la parte central.

El TEATRO

El engrandecimiento de Atenas fue obra de Pericles que aprovechó el dinero de la liga ático-délica, la arquitectura alcanzó un grado más elevado de madurez, si bien, la arquitectura religiosa sigue dando la tónica se desarrollan paralelamente un gran número de edificios civiles como el teatro.

En los siglos IV y V a.C. se diseñaban los teatros otorgando un énfasis especial a la orquesta, espacio circular para la danza donde el coro actuaba en solitario o conjuntamente con los actores. La cavea excavada en la ladera de una colina se había convertido en una especie de atalaya situada alrededor de la orquesta. El espectacular teatro de Epidauro del siglo IV a.C. muestra como era un teatro clásico. Consta de tres partes claramente diferenciadas: la orquesta circular en el centro, por un lado los edificios del escenario, y, por el otro la cavea, formada por un conjunto de hileras de asientos dispuestos en forma concéntrica algo mayor que un semicírculo.

Desde los asientos del teatro se divisaba una espléndida panorámica. Como los dramas griegos se representaban siempre a la luz del día, ello suponía un reto para sus autores, que se veían obligados a realizar sus obras con suficiente garra para que el auditorio no se distrajera, fijando su atención en el paisaje.

A medida que los actores iban adquiriendo mayor importancia debido a la progresiva decadencia de la acción y el coro, los nuevos teatros tuvieron que rediseñarse para adaptarse mejor al nuevo estilo de representación. En los teatros de los siglos IV y V existían unas dependencias para guardar los accesorios y decorados. Frente a ellas se hallaba el proscenio de una sola planta, adosados al cual se colocaban los decorados de la escena. El techo del proscenio podía usarse ocasionalmente para representar la aparición de los dioses, cuando la obra lo requería.

En el siglo II a. C. el teatro Priene había sido remodelado para que los actores pudieran quedar aislados y elevados, de acuerdo con la importancia de los papeles. Esto se hizo convirtiendo el techo del proscenio en escenario, todo ello a expensas de la orquesta que dejó de tener forma de círculo completo.

EL URBANISMO

Las ciudades griegas más antiguas no disponían de una planificación sistemática, pero si podemos identificar dos lugares significativos. _La acrópolis, significa ciudad en lo alto, y era el lugar donde se concentraban los edificios públicos más importantes, y los santuarios; y _el ágora, centro público y lugar de reunión donde se llevaban a cabo dos funciones bien definidas: el comercio y el intercambio de ideas. Con el tiempo estas dos funciones produjeron espacios separados.

A partir de las colonizaciones griegas por el Mediterráneo surgen nuevas ciudades y la necesidad de planificarlas. El modelo que se impuso fue el plano ortogonal, ejes horizontales y verticales (plano en cuadrícula), también llamado hipodámico pues fue Hippodamos de Mileto quien lo utilizó en su ciudad. Ciudades como Priene, Mileto o Éfeso presentan planos en los que los edificios se disponen dentro de un ordenamiento urbanístico, el cual constituye un rasgo característico de las ciudades mediterráneas.

LA ESCULTURA GRIEGA


LA EVOLUCIÓN DEL IDEAL DE BELLEZA EN LA ESCULTURA

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA ESCULTURA GRIEGA:

■ Las raíces de la escultura griega son orientalizantes y presentan una clara influencia egipcia. Los contactos económicos favorecieron el influjo de las formas plásticas del país del Nilo sobre el arte griego, pero la constante evolución de éste, hizo que pronto se distanciara de los modelos iniciales, creando un mundo de formas nuevo y original. Los artistas griegos partieron de lo ya realizado por asirios, babilonios y egipcios para desarrollar su propio lenguaje, definido por una permanente búsqueda de nuevas soluciones para plasmar la figura humana. La escultura es el lenguaje que mejor plasma la búsqueda de los artistas griegos por alcanzar y plasmar sus ideales de belleza expresión, movimiento y volumen.


La periodización establecida es la misma que ya hemos planteado para la arquitectura.
■ Estos ideales se plasman en la representación de la figura humana como encarnación de la belleza física y el equilibrio espiritual. La belleza se concibe como medida, proporción entre las partes. De esta concepción surge la necesidad de elaborar un “Canon anatómico”. La anatomía humana se representa de forma armoniosa e idealizada. Estamos, por tanto, ante la plasmación del IDEAL DE BELLEZA ANTROPOMÓRFICA. La representación del cuerpo humano desnudo se convierte en el eje temático de gran parte de la estatuaria griega.

■ El artista griego busca la expresión, entendida como la exteriorización de los sentimientos; en la expresión se funde la dimensión espiritual del hombre con su cuerpo. Pero se trata, también, de una EXPRESIVIDAD IDEALIZADA, donde sólo cabe la quietud y la serenidad de ánimo, el equilibrio perfecto entre la belleza física y la belleza espiritual. Será en la época helenística cuando el artista rompa este corsé expresivo para plasmar los sentimientos humanos de forma realista y menos idealizada.

■ El artista griego, partiendo de la rigidez y el estatismo oriental que evidencian las primeras esculturas del período arcaico (Kouroi y Korés), tratará de REPRESENTAR EL MOVIMIENTO. Ensayará todas las posibilidades plásticas del dinamismo: figuras que se doblan para adaptarse al marco arquitectónico (muros, frontones, etc.), grupos donde las figuras se relacionan de forma dinámica; representación de la tensión muscular, la flexibilidad de los miembros, la agilidad, etc. La representación del movimiento reforzará los valores expresivos de la escultura.

■ El artista griego se mostrará profundamente preocupado por la REPRESENTACIÓN DEL VOLUMEN. Pronto romperán con la frontalidad egipcia. Concebirán la escultura como una forma que debe ser contemplada desde todos los ángulos y puntos de vista posibles. La conquista del volumen desplazará a la representación plana de épocas anteriores. De ahí que la mayor parte de la escultura griega sea exenta (salvo los frisos con relieves de los muros o los conjuntos de los frontones).

Estos valores no son estáticos, ni están predefinidos en la escultura griega, son el resultado de su incesante búsqueda de la belleza, de su formal representación.
■ Los MATERIALES empleados por los artistas griegos son: la piedra caliza (talla) en la época arcaica, el bronce (modelado a partir de la técnica de la cera perdida) y mármol blanco en la plenitud del clasicismo. Muchas de las obras griegas que conocemos nos han llegado a través de copias romanas en mármol de originales en bronce.

LA EVOLUCIÓN DE LA ESCULTURA GRIEGA EL PERÍODO ARCAICO (s. VII-VI a de C.).
· Las creaciones más representativas de este período son los llamados KOUROI O KURÓS (jóvenes atletas desnudos) y las KORÉ (mujeres vestidas, sacerdotisas).
· La escultura de esta época presenta cierta unidad de estilo, a pesar de la diversidad de centros artísticos. El desnudo masculino se convertirá en uno de los convencionalismos básicos del arte griego, al representar el ideal de belleza antropomórfica que anima toda la escultura.

Descripción de un KÓUROI O KURÓS (convencionalismos)

· Punto de partida: la concepción egipcia: rigidez y frontalidad. Monumentalidad

· Las figuras se presentan con los brazos pegados al cuerpo y la pierna izquierda ligeramente adelantada. Son como bloques cerrados, de donde la figura humana apenas puede desprenderse.

· Simetría en la composición, evitando torsiones y giros de la figura.

.Disposición geométrica de los cabellos.

· Ojos almendrados y globulares.

· Rigidez de las articulaciones.

· Sonrisa arcaica.

· Representación naturalista de la figura humana: modelado de los músculos, tratamiento de las rodillas.

· Hay una clara tendencia geometrizante en todas las soluciones aplicadas. .Evolución: los artistas, preocupados e interesados por la vida, buscan nuevas maneras de representar lo que ven con los ojos, no se trata de representar un concepto (Egipto), sino aquello que nuestros ojos ven; de ahí la inevitable evolución naturalista que se aprecia. Cada artista quiere representar el cuerpo humano como lo ve.



Descripción de una KORÉ

· Se trata de una estatuaria votiva (figurillas de terracota o piedra que se depositaban en la tumba a modo de ofrenda), de pequeñas dimensiones.

· El cuerpo humano casi se reduce a un tablero de mármol, con un leve estrechamiento a la altura de las caderas y un ligero abultamiento en el pecho. El carácter de bloque cerrado es aún más evidente.

· Son figuras poco expresivas, con una tendencia a la idealización estática.

· Su cabellera está formada por rígidas guedejas. Sigue la moda egipcia de representar la cabellera en diferentes pisos.

· Las doncellas que presentan el peplo dórico (paño de lana decorado que cubre las figuras a modo de toca), se conciben de forma simétrica y escasez de pliegues. Tienen un aspecto más rígido. Las que portan el peplo jónico (asimétrico), muestran mayor dinamismo, por el uso de las diagonales y los pliegues abundantes.

· El geometrismo es, como en el caso de las figuras masculinas, el rasgo más característico de estas imágenes.

LA TRANSICIÓN AL CLASICISMO: EL CAMINO HACIA LA PERFECCIÓN.
Esta transición está impulsada por los relieves que se realizan en torno al año 500 a. de C. en los frontones de los templos de Egina y Olimpia. Son muestras de escultura compositiva, donde las figuras comienzan a acoplarse al espacio arquitectónico, preludiando ya la integración de la escultura en la arquitectura. Estos relieves son un ejemplo del avance hacia formas naturalistas, la representación moderada de los sentimientos, con integración de ritmos compositivos. En ellos las figuras adoptan actitudes naturales, pero aún rígidas, contrarrestadas por los primeros apuntes de movimiento. Esta mayor flexibilidad se completa con una mayor variedad temática.

· En el llamado TRONO LUDOVISI apreciamos ya la pérdida de la rigidez arcaica: los cuerpos se doblan y adquieren una ondulación flexible. Los paños ofrecen suaves transparencias que dejan ver el cuerpo femenino.

· La obra maestra (conservada) de este período es el AURIGA DE DELFOS, obra realizada en bronce y que data de 474 a de C. El artista logra crear una tensión entre los elementos arcaizantes, estáticos, y elementos nuevos. La postura inmóvil y la rigidez de los pliegues verticales de la parte inferior recuerdan al fuste dórico. Pero muestra aspectos de una viveza inédita: la simetría queda rota por el brazo que se proyecta hacia adelante sosteniendo las riendas del carro. La cabeza, esférica, gira levemente a la derecha. El rostro expresa toda la fuerza interior a través de los ojos (incrustados de esmalte y ónix), llenos de vida, acentuada por la policromía de los labios, aunque dentro del idealismo característico de la estatuaria griega.


LA PLENITUD CLÁSICA (S. V-IV a.C.)
Es la “Edad de Oro” del arte griego, la época de plenitud, en la que se elaboran los tipos más representativos del ideal de belleza clásico. Es el siglo de Pericles, el arconte que gobernó Atenas en su esplendor político y económico, y que trasladó al arte la grandeza de la Polis capital del Ática. Como en arquitectura, será la acrópolis ateniense la que mejor canalice el talento de los grandes escultores griegos de esta época, que acuden a la ciudad atraídos por las oportunidades que brinda el programa edilicio del estado ateniense. El ideal de belleza no presenta sólo una dimensión física sino, sobre todo, una profunda dimensión espiritual. La proporción y el equilibrio son el fundamento de la virtud ciudadana que alcanza su mejor expresión en el triunfo del sistema democrático ateniense.

PRINCIPALES AUTORES Y OBRAS MÁS REPRESENTATIVAS
MIRÓN

EL DISCÓBOLO” Copia romana en mármol del original en bronce. 450 a de C. Es la expresión del interés por la representación del cuerpo humano en movimiento.

· La figura humana se representa ya por sí misma, no como un exvoto o representación de la divinidad.

· El discóbolo o lanzador de disco, desarrolla su movimiento en un instante fugaz. La composición es muy atrevida, curvilínea en espiral, contrapesada por las líneas quebradas de brazos y piernas. Esta composición multiplica los puntos de vista, logrando transmitir la sensación de instantaneidad.

. El estudio anatómico: músculos perfectamente definidos, aunque algo planos. Estamos casi a un paso de la perfección, pero aún no se ha logrado la plenitud anatómica de esculturas posteriores.

· A pesar del dinamismo compositivo, la obra es bastante inexpresiva, no hay relación alguna entre la tensión muscular y el esfuerzo físico que se le supone al atleta en el momento de máxima concentración y la expresión del rostro, que parece ajeno a lo que el cuerpo ejecuta.




POLÍCLETO (El teórico de la anatomía humana)

Su máxima preocupación son las proporciones del cuerpo humano y la ponderación de sus masas en las actitudes. Teoriza sobre ello en su obra: “El Kanon” (La Norma). Para este gran escultor la belleza reside en la armonía (Symetria) del cuerpo humano.

EL DORÍFORO” (copia en mármol del original en bronce) 450-440 a de C.

· Joven portador de lanza (lancero) ¿Aquiles?· La representación del cuerpo humano alcanza su plenitud. El joven es un perfecto estudio de la anatomía humana (idealizada), en estado de perfección y plenitud.

· La belleza es un juego sutil de proporciones. El “Canon”: las dimensiones de la cabeza representan 1/7 parte del cuerpo. La geometría determina ciertos criterios en la representación y composición de la figura humana: el pliegue inguinal (un semicírculo) y el tórax, son sendos segmentos de circunferencia cuyo centro sería el ombligo.

· La cara se divide en tres partes: frente, nariz y boca. Todo está medido, todo es proporcionado. La belleza es, por tanto, proporción y armonía entre las partes.

· La cabeza es una esfera perfecta a la que se adapta el cabello. La esfera representa la perfección y la racionalidad

· La composición es asimétrica: el contraposto (ligera curvatura de la cadera y pierna izquierda adelantada). Perfecta plasmación del equilibrio físico y espiritual. Un equilibrio dinámico que logra llenar el vacío a su alrededor y multiplicar los puntos de vista“



EL DIADÚMENO”· .Obra de similares características a la anterior. Estudio de la anatomía humana.
FIDIAS

(El creador de los prototipos que representan el ideal de belleza clásico. El escultor de los dioses) La obra y vida de Fidias está ligada a Pericles y al esplendor de Atenas. Dirige las obras del Partenón y es el responsable de los conjuntos escultóricos que decoran los frisos de los muros, los conjuntos escultóricos de los frontones y las metopas. Su fama se basa en la grandeza de su escultura de la diosa Palas Atenea, de tipo crisoelefantino, las obras del Partenón y una representación de Zeus olímpico.

· En su obra destaca: la belleza serena de los rostros, la flexibilidad y transparencia de los paños, la combinación de equilibrio y vida. La serena grandiosidad de las figuras, exquisitas en sus proporciones.

· Los relieves del Partenón son su mejor legado.

· Los frontones destacan por su sabia composición y la belleza y grandiosidad de las actitudes

. La técnica de los paños mojados, apreciable en el tratamiento de las túnicas que cubren los cuerpos de las jóvenes atenienses de la “Procesión de las Panateneas” o de “Victoria atándose la sandalia”. Esta técnica acentúa el juego de la luz resbalando por la superficie delicada del mármol, hace más sutiles a las figuras, que emanan una poderosa sensualidad.


EL CLASICISMO TARDÍO (mediados del s.IV a de C.)
Tres nuevas tendencias distinguen la escultura del siglo IV a.C. de la de la segunda mitad del siglo V. En primer lugar, un fuerte y nuevo empuje hacia el naturalismo, y con él renació el interés por la diferenciación. Ahora los seres humanos se caracterizaban no solo por su edad y personalidad, sino también por su estado emocional. En segundo lugar, la especialización se vio incrementada, algunos artistas se dedicaron a la manifestación de las pasiones y otros a prefigurar estados anímicos de mayor lirismo y apacibles emociones. En tercer lugar, nuevos conceptos se convirtieron en temas artísticos, los cuales eran plasmados mediante la personificación, es decir, a través de la representación de conceptos en forma humana o bien estados de ánimo como la locura.

Superado el momento de plenitud del clasicismo, se produce una tendencia a la barroquización de las formas escultóricas, a la estilización de los cánones, y la pérdida de la férrea ortodoxia del absoluto equilibrio, armonía y proporción. Este fenómeno es paralelo al momento histórico que vive Grecia y, singularmente, Atenas. La crisis de la Democracia ateniense y el preludio de las Guerras del Peloponeso, se anuncian ya en el dramatismo expresivo que la escultura muestra en esta época de mediados del s. IV a de C. El creciente realismo se manifiesta en el mayor cultivo del retrato como género. Existe un mayor afán por expresar los sentimientos humanos. Los temas religiosos se tratan de forma más cotidiana, con mayor escepticismo. Aunque perdura el idealismo clásico, los escultores buscarán nuevas formas o prototipos de belleza ideal. De esta época destacan los escultores: Praxíteles, Scopas y Lisipo.


LISIPO

Con su obra “EL APOXIOMENOS”, crea un nuevo canon de belleza masculina, más alargado, más esbelto que el de Polícleto. La cabeza es ahora 1/8 parte del cuerpo. Alargamiento de las piernas y menor volumen de la cabeza. En cuanto al asunto o tema representado: ya no es el atleta triunfador, ni recoge el instante de máxima acción, como el Discóbolo, es un momento posterior a la competición, nada heroico, cuando el atleta se limpia con un strigilo el polvo de la palestra que ha quedado pegado a su piel, recubierta previamente de aceite. Se crea una nueva dimensión espacial, al avanzar los dos brazos. La frontalidad ha desaparecido totalmente y la escultura parece invitar al espectador a girar en torno suyo, para verla desde diferentes puntos de vista. Otras obras del autor: ARES LUDOVISI, HÉRCULES FARNESIO.


ESCOPAS
Su obra supone la crisis de la serenidad de Fidias. Sus figuras se contorsionan con violencia. Destacan: MÉNADE FURIOSA, ESTATUTA DE MAUSOLO.
PRAXÍTELES

En sus obras los dioses aparecen como seres humanos de formas graciosas y blandas, desprovistos de la majestad y la seriedad de épocas anteriores. Sus figuras tienen una expresión vaga y soñadora. El autor se sirve de la llamada “curva praxiteliana” que proporcionan languidez al cuerpo al apoyar indolentemente el brazo mientras la cadera se curva. En el rostro utiliza el “esfumato”, puliendo la superficie del mármol, sobre todo las cejas y los ojos. Estos dioses nos transmiten nos estados melancólicos del alma, la intensa nostalgia, o el mundo de ensueño en que éstos habitan. Sus obras más destacables: HERMES DE OLIMPIA, VENUS DE ARLÉS.


LEOCARES

Considerado el autor del APOLO DE BELVEDERE.



En síntesis, podemos afirmar que se ha producido una evolución hacia el abandono de la serenidad y el equilibrio de la época de Pericles El arte se adentra en el mundo más sensible y menos racional de los sentimientos, las emociones y los estados de ánimo, en una tendencia que culminará en el período helenístico y seguirá evolucionando una vez que Roma conquiste oriente.
ESCULTURA HELENÍSTICA
Al salirse de su órbita tradicional y extenderse el dominio helénico, a causa de las conquistas de Alejandro Magno por territorios orientales, la cultura y el arte griegos sufrieron notables transformaciones. Puede decirse que, hacerse más universal, lo griego admite la aportación de los pueblos conquistados. Pero prevalece lo esencialmente helénico.

En escultura las principales características son una consecuencia de las premisas establecidas en el siglo IV. Desaparecen ahora las individualidades artísticas de los tiempos anteriores, abundan las esculturas pero desconocemos por lo general la fecha y el autor. Esta escultura es la que conocen e imitan los romanos.

El naturalismo se extiende sin freno. Scopas y Lisipo son imitados y rebasados. En los temas no se exalta lo heroico, sino lo cruel y espantoso. En las escenas de la vida se representan desde la infancia a la ancianidad valetudinaria, no se tiene inconveniente ante lo feo y monstruoso ni ante lo gracioso. La vejez aparece al desnudo, abundan personajes enanos, obesos y enfermos, todo es una invitación a meditar en la miseria de la existencia.

Se desarrolla el retrato, sorprendiendo al modelo en plena vida, y trasluciendo claramente los estados pasionales del alma, defectos físicos y enfermedades.

Técnicamente se nota un tratamiento muy sensible de la superficie, se obtienen las más ricas calidades, Hay un conocimiento perfecto de la anatomía, se siente la piel, pero bajo ella palpitan los músculos y vasos. El vestido es igualmente expresivo sacudido con violencia a veces. En esta época aparece el relieve pictórico, buscándose un efecto de perspectiva, donde tiene asiento el paisaje


La escuela de Rodas

Tuvo una vida próspera e independiente durante este tiempo. Los escultores Apolunios y Tauriscos son los autores del grupo llamado Toro Farnesio, es una gigantesca composición piramidal que representa el castigo de Dirce, cuyo cuerpo es atado a un toro salvaje para que lo arrastre, tema extraído de las tragedias de Eurípides, la escena esta concebida en un tono nada dramático. El movimiento y la composición están bien estudiados. Apoyan la figura en un trozo de tierra para indicar el acceso del paisaje a estos grupos. El elemento pintoresco es el perro, no cabe mayor intuición pictórica, predomina el afán descriptivo.



A esta escuela pertenece la Victoria de Samotracia. Es la representación alada de la Niké antigua, concebida con un soberbio naturalismo. Se apoya en la proa de un navío, que levanta la estatua y hace más airosa. Se ciñen los pliegues transparentes al bellísimo cuerpo ondeando por los lados como pabellón marinero.

El grupo de Laocoonte nos conduce al pathos scopásico, que predominaba en la escuela de Pérgamo. Este grupo rodio expresa uno de los dramas más espeluznantes de la mitología griega. Lo realizaron en el siglo I a.C. Agesandros, Polidoros y Atenodoros, y es una síntesis de las tendencias helenísticas. Representa la escena el momento en que dos serpientes se enroscan en el cuerpo de Laoconte y de sus hijos. Es el castigo que enviaba Poseidón a este sacerdote troyano por permitir recelar del caballo de Troya, que los griegos querían introducir en la ciudad. En rigor no es una obra fielmente realista sino que lo supera. Se ha querido hacer una representación del dolor al que se le ha dado una acentuación sobrehumana. Laoconte es el símbolo del dolor, pero no solo físico sino del dolor moral que le invade al ver sufrir a sus hijos inocentes. Es una maravillosa unidad de líneas, psicológica y plástica la que tiene esta composición.
La escuela de Pérgamo en Asia Menor.

Tras las contiendas de los monarcas pergamenses con los galos o gálatas (grupos de bárbaros) los monarcas hicieron gravar tales triunfos en reconocimiento a los dioses. El Galo moribundo y el Galo suicida son algunas de estas obras.



Otra creación de Pérgamo es el Altar de Zeus y Atenea, la representación de lo cruel alcanza en el arte pergamense su punto culminante en el Marsias atado a un poste esperando ser desollado vivo.

Las claves de la civilización griega
Ya hemos dicho antes que los griegos nunca constituyeron un estado unitario; se trataba, más bien, de una comunidad de hombres libres, de una “Comunidad de Ciudadanos”. La libertad y la independencia individual son la base de esta sociedad. La igualdad de derechos (la isonomía) entre los hombres libres, los únicos ciudadanos, constituye uno de los pilares sobre los que se construye el gobierno del pueblo, la Democracia. El individuo, consciente de su valor, se convierte en el eje de su cultura. Por ello, la cultura griega es una “cultura antropocéntrica”, donde, como diría Protágoras, “El Hombre es la medida de todas las cosas”. Este individualismo se traslada al ámbito artístico, donde el artista se convierte en un hombre consciente de su propia valía y genio creador; su obra aparece como una creación libre y cobra fama a través de los tiempos. Fidias, Praxíteles o Polícleto no son sólo nombres, son la encarnación del ideal clásico de belleza, individuos concretos, artistas en definitiva.

Otro aspecto clave de la civilización griega lo constituye su rica mitología y su religión. En la mitología mediterránea los antiguos dioses eran manifestaciones de las fuerzas de la naturaleza, encarnación de las fuerzas que regían los destinos del hombre y determinaban el ciclo de la vida y la muerte. Estos viejos dioses serán desplazados, y su lugar lo ocuparán unos nuevos dioses que sienten y actúan como humanos, pero frente a los cuales el hombre puede actuar con libertad. Estos dioses representan una religiosidad humanizada. No estaba regida por una casta sacerdotal. Todo hombre libre podía convertirse en sacerdote; toda persona inspirada por las musas podía cantar a los dioses y a sus hazañas. Su poder no podía regir la vida espiritual de los ciudadanos griegos. La Mitología griega será, además, la principal fuente de inspiración para los artistas y determinará, sobre todo en la época arcaica y clásica, la iconografía y los temas a tratar. La mitología es el vínculo entre todos los griegos; las hazañas e historias que entrelazan la vida de estos dioses jóvenes, bellos y eternos, y de los héroes, estaban impregnadas de individualidad y sus comportamientos, raramente ejemplares, eran tan humanos como los de los propios hombres. Si en la Biblia se dice que dios creó al hombre a su imagen y semejanza, podemos afirmar que los hombres griegos crearon a los dioses a su imagen y semejanza; y ahí reside la radical diferencia entre su religiosidad y la de las grandes civilizaciones orientales o la que impondrá, posteriormente, el cristianismo. Serán, por tanto, los dioses y sus hazañas, los que servirán de cauce para expresar el ideal clásico de belleza forjado por los griegos.

Por último, otro de los factores claves de la civilización griega fue la posibilidad de ejercer con libertad la tarea de pensar; dicho de otro modo: la libertad de pensamiento. A diferencia de las civilizaciones anteriores, que contemplaban la naturaleza como un conjunto de fenómenos inconexos, los griegos llegaron al convencimiento de que la naturaleza constituye una unidad regida por leyes que pueden ser conocidas. El razonamiento, la observación y la experiencia son los instrumentos que permiten conocer los fundamentos de la realidad. La filosofía y la ciencia, en sus múltiples campos de estudios, nacen entonces desde la racionalidad humana, desde su capacidad para pensar y observar el mundo. En el s. VI a. de C. Pitágoras, creyó encontrar en el número, en las matemáticas, la clave ordenadora del mundo. La armonía y la proporción que se descubren tras la misteriosa aritmética del cosmos será la base del ideal de belleza clásico.








La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje