Página principal

El amor y el matrimonio, ¿son compatibles? por D. Mariano heredia


Descargar 29.18 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño29.18 Kb.
EL AMOR Y EL MATRIMONIO, ¿SON COMPATIBLES?
por D. MARIANO HEREDIA
Introducción
La elección del título no ha sido fruto de la casualidad. La moral victoriana apostaba por los matrimonios sin amor, de conveniencia y, en todo caso, el amor venía después, o se obtenía fuera del matrimonio. Son los ideales románticos los que pregonan el matrimonio por amor, siempre hablando desde un punto de vista humano. Y, en estos momentos, parece que algo de esa moral victoriana haya impregnado el pensamiento y la práctica de nuestra sociedad occidental, Europea más concretamente. Para algunos, hablar de matrimonio es hablar de un lazo convencional inútil y anticuado. Es mejor que el amor fluya fuera del matrimonio, en relaciones de parejas libres, y que esa relación se acabe cuando el sentimiento disminuya o desaparezca. Claro que no todo el mundo piensa así. Junto a ese neo-victorianismo, aparece el neo-romanticismo.
Vivimos en un tiempo y en un país con altas dosis de libertad y de democracia. No siempre ha sido así. Yo tenía 13 años cuando murió el dictador. Recuerdo el proceso de apertura, en todos los sentidos. Y cómo teólogos y pensadores protestantes de aquel entonces nos advertían, diciendo que esa libertad también traería mayores dosis de libertinaje, y de aceptación, de normalización de situaciones que hasta entonces eran impensables, o estaban ocultas, como la homosexualidad, las parejas de hecho, la promiscuidad, etc. Así que, acerca del matrimonio, también hay opiniones para todos los gustos.
Una de esas opiniones apareció en un artículo en "La Vanguardia", sección Cultura, del sábado, 1 de febrero de 2003. "¿Por qué el matrimonio dura 2.000 años?" El historiador José Enrique Ruiz-Domènec (Granada 1948) ha encarado, en su último libro, uno de los grandes enigmas de la humanidad: ¿por qué el matrimonio sigue teniendo tanto éxito?. 'El gran anhelo del s. XXI sigue siendo enamorarse y casarse. (...) Las críticas que hoy recibe esta institución son mucho menores que las que tuvo en otros siglos, y las propias parejas de hecho funcionan como auténticos matrimonios, no debemos enfatizar el aspecto formal.' 'El hecho de que el amor debe ser al menos la puerta de entrada al matrimonio ha calado tan hondo en nuestra cultura que resulta imposible que una pareja reconozca que contrae matrimonio sin amor. Esta idea de la boda por amor es la única que todas las culturas inmigrantes en Europa adoptan como propia sin protestar: no hay chica, por mucho que mantenga sus tradiciones, que acepte que la case un acuerdo entre clanes. Es una idea del mundo romano que fascina a todas las civilizaciones. Europa ha creado una ilusión colectiva universal' (...) 'contra todo pronóstico, la gente se sigue casando y el divorcio es visto socialmente como una desgracia, como un fracaso vital. No en vano está demostrado científicamente que la gente enamorada posee más creatividad y capacidad de trabajo que el resto'. El libro apunta una inquietante pregunta: 'Teniendo en cuenta que la clave de estos 2.000 años de historia es que hemos convertido el amor entre dos personas en el fundamento de la sociedad, ¿no es una gran paradoja que el mecanismo básico de equilibrio social se sustente en un sentimiento?'
Pero, a la luz de la Biblia, nuestra norma de fe y conducta, nos podemos preguntar: ¿es cierto que el matrimonio es un invento del mundo romano? ¿Existe desde hace dos mil años, o sua raíces van más allá? ¿Se basa el matrimonio sólo en el amor, es decir, en los sentimientos? ¿No se deberá, justamente, esa alta dosis de fracaso, a esa base sentimental que puede cambiar o acabarse con el tiempo?
Desarrollo
La Biblia nos dice que:

El matrimonio es la primera institución divina de las Escrituras y la única establecida para la humanidad antes de la entrada del pecado. Como tal es la institución fundamental de la sociedad humana. Y el adjetivo "fundamental" está perfectamente usado aquí: el matrimonio es (o debiera seguir siendo) fundamento, base de nuestra sociedad. Cuando los fundamentos se destruyen, el caos y el nihilismo, el sin sentido de la vida se abalanzan sobre nosotros. El salmista apunta: "Si fueran destruidos los fundamentos, ¿qué ha de hacer el justo?" (Salmo 11:3).


El ideal divino se establece con el primer hombre y la primera mujer (Génesis 2:18-25) "Después dijo Jehová Dios: "No es bueno que el hombre esté sólo: le haré ayuda idónea para él". Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viera cómo las había de llamar; y el nombre que Adán dio a los seres vivientes, ese es su nombre. Y puso Adán nombre a toda bestia, a toda ave de los cielos y a todo ganado del campo; pero no se halló ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer un sueño profundo sobre Adán y, mientras este dormía, tomó una de sus costillas y cerró la carne en su lugar. De la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán:

"¡Esta sí que es hueso de mis huesos

y carne de mi carne!

Será llamada "Mujer",

porque del hombre fue tomada".

Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne.

Estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, pero no se avergonzaban."
Así que vemos que la voluntad de Dios para el hombre y la mujer, es que se unieran formando "una sola carne", el núcleo familiar. No es, pues, un invento romano de hace 2.000 años, aunque sus formas externas puedan haber cambiado. Su origen se remonta al inicio de la creación, y a antes de que el hombre resultara afectado por el pecado.
La descripción de "unirse" para formar "una sola carne" describe el matrimonio como unión del amor entre hombre y mujer formando una comunidad permanente de interés y fidelidad. Cuando el Señor, por medio del profeta Oseas, habla a su pueblo, lo hace comparando su relación con el pueblo al ideal del matrimonio: "Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia." (Oseas 2:19).
Implica una relación de pacto.

(Malaquías 2:14): "Porque Jehová ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto". Así que vemos continuamente en el A.T., como Dios compara su relación con el pueblo elegido con el matrimonio, y viceversa. Y nos hace saber que la base del matrimonio no es el amor (con toda la importancia que tiene, que no se la negamos, y ser fundamental), sino el pacto. Un pacto que se hace para siempre, y que promete fidelidad.


El egoísmo del pecado trastornó la armonía matrimonial, causando desorden, infidelidad y a veces disolución del matrimonio.
Decretado por Dios.

Establecimiento: Génesis 2:18, 21-24. Mateo 19:5-6: "Entonces se le acercaron los fariseos, tentándolo y diciéndole:



-¿Está permitido al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?

Él, respondiendo, les dijo:

- ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, "hombre y mujer los hizo", y dijo: "Por esto el hombre dejará a padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne"? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó no lo separe el hombre."

Si Dios es nuestro creador, sabe lo que más nos conviene. Y el matrimonio ha sido una idea suya.




  • Encomendado. Hebreos 13:4 "Honroso sea en todos el matrimonio y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios."




  • Honrado por Jesús. Juan 2:2, las bodas en Caná de Galilea.


Norma ideal:


  • Monógamo: Génesis 2:24 Por tanto dejará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán una sola carne"; Mateo 19:5; Efesios 5:31,33.




  • Permanente: Oseas 2:19; Malaquías 2:14-16 "Porque Jehová es testigo entre ti y la mujer de tu juventud, con la cual has sido desleal, aunque ella era tu compañera y la mujer de tu pacto. ¿No hizo él un solo ser, en el cual hay abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. porque dice Jehová, Dios de Israel, que él aborrece el repudio y al que mancha de maldad su vestido, dijo Jehová de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales.

Mateo 19:6; 1ª Corintios 7:10-11: " A los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor, que la mujer no se separe del marido; y si se separa, quédese sin casar o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer".


  • Con creyentes: 1ª Corintios 7:39 "La mujer casada está ligada a su marido por la ley mientras él vive; pero si su marido muere, queda libre para casarse con quien quiera, con tal que sea en el Señor.", y aquí la expresión significa "con alguien creyente".


Propósitos:


  • Compañerismo: Génesis 2:18 "No es bueno que el hombre esté solo: le haré ayuda idónea para él" El valor de la amistad y del compañerismo es incalculable. En nuestro esposo, o nuestra esposa, debe haber también un amigo, un compañero. No es bueno que nadie esté solo, según el plan de Dios. Cuando padecemos, cuando sufrimos, cuando enfermamos... ¡qué alentador es que haya una mano amiga a nuestro lado! Aquel que nos cuida, nos alimenta, vela por nuestra salud, por nuestro estado de ánimo...Dice Eclesiastés 4:9-12: "Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; más ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto."




  • Procreación: Génesis 1:28 "Los bendijo Dios y les dijo: "Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla" No obstante, hay que aclarar que un matrimonio sin hijos es perfectamente un matrimonio también.

1ª Timoteo 5:14 "...quiero que las viudas más jóvenes se casen, que tengan hijos, que cuiden su casa y no den al adversario ocasión de reproche".




  • Expresión íntima del amor:

Proverbios 5:15-20: "Bebe el agua de tu misma cisterna, y los raudales de tu propio pozo. ¿Se derramarán tus fuentes por las calles, y tus corrientes de aguas por las plazas? Sean para ti solo, y no para los extraños contigo. Sea bendito tu manantial, y alégrate con la mujer de tu juventud, como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, y en su amor recréate siempre. ¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena, y abrazarás el seno de la extraña?"


La teología católica ha confundido los términos, viendo en el matrimonio y las relaciones íntimas nada más un fin pro-creativo, siendo todo lo demás pecaminoso.

Pero la Palabra nos señala que esa expresión íntima de amor conyugal es buena y saludable en sí misma.


- Evitación de la inmoralidad: 1ª Corintios 7:2, 9. "pero a causa de las fornicaciones, cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido." "pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando." La palabra "fornicación" define la relación sexual voluntaria entre personas no casadas. Nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo y por eso Pablo exhorta a los creyentes a que huyan de la fornicación, en 1ª Corintios 6:18 "Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; más el que fornica, contra su propio cuerpo peca."
Cristo dijo que toda inmoralidad sexual tiene su origen en el corazón del hombre. (Mateo 5:28): "Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón." Marcos 7:21: "Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios..."

Concluyendo...
El amor y el matrimonio, ¿son compatibles? Depende, como hemos visto, de lo que entendamos por amor conyugal, y de lo que creamos acerca de la institución matrimonial.
Relación fundada en el amor.
Hay parejas que fracasan a causa de un concepto equivocado de lo que es el amor. Confunden el "me gustas" con el "te amo". El amor se reduce, a veces, a un sentimiento, con un énfasis excesivo en el sentimiento, lo emotivo. Es solamente idilio, romance. Existen otras dimensiones del amor, que los griegos expresaron muy acertadamente:
- sentimiento, enamoramiento, atracción EROS

- amistad, compañía FILIA

- entrega, procurar el bien del otro AGAPE

- afecto mutuo, como resultado, culminación

de los otros tres: STORGUÉ
Busquemos el equilibrio entre estos cuatro aspectos del amor: como las cuatro patas de una silla, que han de existir, y cortadas a la misma medida.
Comunicación.
La comunicación es al matrimonio, lo que el agua a una planta, que favorece, hace posible su crecimiento. Hay que "regar" la relación matrimonial.
Comunicarse no es solamente hablar. Esa es una forma de comunicación, pero igual de importantes son los gestos, la presencia, el "estar con" la esposa, los hijos, la actitud...
Comunicar es dar algo de sí mismo.

Existe comunicación

- espiritual (se consigue con la oración)

- verbal


- gestual, de actitudes...
La comunicación comporta fricciones. Pero la salud de un matrimonio no se mide por la ausencia de fricciones. Quien dice que no las tiene, o:

- miente


- viven lejos el uno del otro

- uno ha aplastado al otro, se ha impuesto.


Lo importante es que las discusiones vayan seguidas de reconciliación y, cuanto antes, mejor: "que la puesta del sol -el final del día- no os encuentre todavía enfadados", nos dice la Palabra de Dios. ("no se ponga el sol sobre vuestro enojo", Efesios 4:26).
Comprensión.
Comprensión es, fundamentalmente, aceptación. No es entender totalmente al compañero. Siempre hay espacios reservados de intimidad en cada persona, cosas que solamente las sabe Dios...

Pero se necesita tiempo para hablar, para "regar", ya que el hombre y la mujer son diferentes, aunque nuestra sociedad se empeñe en decir lo contrario, y nos presente seres unisex.


Las capacidades del hombre y la mujer son iguales, pero hay diferencias psicológicas y físicas que hemos de comprender y respetar.
FINALMENTE...
- Para todos: amigos, conservad y potenciad vuestro matrimonio. No caigáis en la tentación de devaluarlo. Si cuidáis vuestro matrimonio, estaréis cumpliendo la voluntad de Dios, encontraréis satisfacción y plenitud en vuestras vidas, ayudaréis a crear una sociedad sana y equilibrada.
+ hay un ideal de matrimonio bíblico al que tenemos que aspirar.
+ nuestra vida será objeto de muchas miradas, justamente porque somos cristianos, creyentes, y pretendemos vivir como tales.
+ tenemos a Dios de vuestra parte. Que Él nos ayude a no desfallecer en el empeño, pues, como alguien ha dicho, "un matrimonio armonioso es la experiencia más parecida a tener el cielo en la tierra".

Mariano Heredia

En Colmenar Viejo, a 15 de febrero de 2003.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje