Página principal

El 1 de mayo de 1997 En honor del Excelentísimo


Descargar 58.65 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño58.65 Kb.




OEA/Ser.G

CP/ACTA 1115/97

1 mayo 1997
ACTA
DE LA SESIÓN PROTOCOLAR
CELEBRADA
EL 1 DE MAYO DE 1997

En honor del Excelentísimo

señor José María Aznar López,

Presidente de España


ÍNDICE

Página
Nómina de los Representantes

que asistieron a la sesión 1


Palabras del Presidente del Consejo Permanente 2
Palabras del Secretario General 3
Palabras del Presidente de España 6

CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS


ACTA DE LA SESIÓN PROTOCOLAR

CELEBRADA EL 1 DE MAYO DE 1997

En la ciudad de Washington, a las diez y quince de la mañana del jueves 1 de mayo de 1997, celebró sesión protocolar el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos en honor del señor José María Aznar López, Presidente de España. Presidió la sesión el Embajador Joseph E. Edmunds, Representante Permanente de Santa Lucía y Presidente del Consejo Permanente. Asistieron los siguientes miembros:
Embajadora Alicia Martínez Ríos, Representante Permanente de la Argentina y Vicepresidenta del Consejo Permanente

Embajador Lawrence Chewning Fábrega, Representante Permanente de Panamá

Embajador Kingsley C.A. Layne, Representante Permanente de San Vicente y las Granadinas

Embajador Jean Casimir, Representante Permanente de Haití

Embajadora Marlene Villela de Talbott, Representante Permanente de Honduras

Embajadora Harriet C. Babbitt, Representante Permanente de los Estados Unidos

Embajador M.A. Odeen Ishmael, Representante Permanente de Guyana

Embajador Carlos Casap, Representante Permanente de Bolivia

Embajador Edmundo Vargas Carreño, Representante Permanente de Chile

Embajadora Beatriz M. Ramacciotti, Representante Permanente del Perú

Embajadora Carmen Moreno de Del Cueto, Representante Permanente de México

Embajador Carlos Víctor Montanaro, Representante Permanente del Paraguay

Embajador Denis G. Antoine, Representante Permanente de Grenada

Embajador Carlos Holmes Trujillo, Representante Permanente de Colombia

Embajador Mauricio Granillo Barrera, Representante Permanente de El Salvador

Embajador Arlington Griffith Butler, Representante Permanente del Commonwealth de las

Bahamas

Embajador Antonio Mercader, Representante Permanente del Uruguay



Embajador Francisco Paparoni, Representante Permanente de Venezuela

Embajador Itamar Franco, Representante Permanente del Brasil

Embajador Fernando Herrero Acosta, Representante Permanente de Costa Rica

Embajador Flavio Darío Espinal, Representante Permanente de la República Dominicana

Consejero Cicyl Glenn Alwart, Representante Interino de Suriname

Ministro Lautaro Pozo, Representante Interino del Ecuador

Consejero Harold A.C. Hickman, Representante Alterno del Canadá

Embajador Víctor M. Silva, Representante Alterno de Nicaragua

Ministro Consejero Claude Haylock, Representante Alterno de Belice

Ministro Consejero Arturo R. Duarte, Representante Alterno de Guatemala

Ministro Consejero Lennox Wattley, Representante Alterno de Trinidad y Tobago

Ministra Consejera Deborah-Mae Lovell, Representante Alterna de Antigua y Barbuda

Ministro Consejero Ricardo R. Browne, Representante Alterno de Barbados
También estuvieron presentes el Secretario General de la Organización, doctor César Gaviria, y el Secretario General Adjunto, Embajador Christopher R. Thomas, Secretario del Consejo Permanente.

El PRESIDENTE: I am pleased to declare open this protocolary meeting of the Permanent Council of the Organization of American States, convoked in honor of His Excellency Dr. José María Aznar, President of Spain.


Ladies and gentlemen, please stand for the arrival of the President, Dr. José María Aznar, accompanied by the Secretary General of the Organization of American States, Dr. César Gaviria. [Aplausos.]


PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO PERMANENTE

El PRESIDENTE: Your Excellency, Don José María Aznar, President of the Government of Spain; distinguished Foreign Minister of Spain, Abel Matutes, and the official delegation from Spain; Mr. Secretary General; Mr. Assistant Secretary General; ambassadors; distinguished guests; ladies and gentlemen:


It is for me a profound honor and privilege to extend, on behalf of the Permanent Council of the Organization of American States, a most cordial welcome to Your Excellency, Dr. José María Aznar, President of Spain.
This home of the family of the Americas deems it a true honor and pleasure to have Your Excellency in our midst today. Your visit is symbolic of the centuries-old ties between our hemisphere and Spain. It provokes reflection on the many diverse experiences through which our nations and peoples have evolved.
That you, Mr. President, should grace us with your presence at this juncture is a concrete manifestation of the mutuality of interests among our nations and, in particular, between the OAS member states and the Government and peoples of the Kingdom of Spain.
Indeed, Mr. President, it was your country that promoted the idea of permanent observer status in the OAS and contributed amply to the elaboration of the ferment governing the role of permanent observers in order to allow participation of nonhemispheric nations in our inter-American system.
Spain joined the OAS, as you will recall, on February 2, 1972, a telling demonstration of her interest in the affairs of our member states. This interest has grown over the years and has manifested itself in innumerable ways, as Spain has become an active participant in technical cooperation and political dialogue.
Perhaps, Mr. President, one of the best known and most significant instances of cooperation between the Government of Spain and the OAS was the celebration in 1992, in Seville, of the Quincentennial Anniversary of the Encounter of Europe and the Americas, the Encounter of Two Worlds. The OAS was honored at the invitation to participate in the celebrations, and the success of its multimedia exhibit was due in large part to the financial, personnel, and logistical support and expertise provided by Spain.
Similar examples of your country’s interest in and dedication to this region abound in the annals of history, ranging from the establishment of scientific institutions and botanical explorations in countries of Latin America as early as the eighteenth century to the creation, in 1942, of the Museo de América in Madrid to house the national collection of art and artefacts on the Americas.
In more recent times, Spain has demonstrated her support for the Organization by offering a significant number of scholarships to citizens of OAS member states; in the demining efforts in Central America; and further afield, in her endeavors to forge more visible and viable links between the European Community and the countries of South and Central America. In this context, on behalf of the Permanent Council, I recognize and thank the Permanent Mission of your country to the OAS and its most able and distinguished Representative, Ambassador Francisco Villar, for Spain’s support for our programs.
Mr. President, if you look at our proud publication, the Américas magazine—old issues as well as the most recent—you will find many articles on Spanish history and endeavors in the Americas a symbol of this organization’s own commitment to the Kingdom of Spain and of our recognition of the indelible bonds between your peoples and ours.
On this, the occasion of your first visit to the OAS since assuming the high office of President of your country, permit me, on behalf of the members of this Council, to reiterate our fullest support to your government and people and to the deepening of our relationship.
Mr. President, our American states sincerely value and appreciate the gesture of friendship extended by the Government and people of Spain, demonstrated by your presence here today in the Hall of the Americas.
España es parte de nuestra historia y de nuestra cultura, así como la nuestra es parte de España, porque la historia y la cultura de nuestros pueblos están íntimamente ligadas a la historia y la cultura de España.
Por lo tanto, debemos continuar en nuestros esfuerzos por construir y fortalecer los nexos de amistad entre su país y el Hemisferio, para el beneficio de la humanidad.
I thank you very much.

PALABRAS DEL SECRETARIO GENERAL


El PRESIDENTE: I now give the floor to our distinguished Secretary General to address us. [Aplausos.]
El SECRETARIO GENERAL: Excelentísimo señor Presidente del Gobierno español, don José María Aznar; señor Ministro de Asuntos Exteriores de España, don Abel Matutes, y miembros de la comitiva oficial; señor Presidente del Consejo Permanente, señor Secretario General Adjunto, Embajadores, invitados, señoras y señores:
Hace quinientos años, Cristóbal Colón luchaba contra los monstruos que poblaban las mentes de su época, ocultando con el miedo y el temor los nuevos mundos que él intuía escondidos detrás del horizonte. Sin duda, la ignorancia y la incomprensión eran más difíciles de vencer que las tormentas y los pasmos de la mar océana. Pocos creyeron en Colón: sólo quienes tenían el linaje de la audacia, sólo quienes, acompañados de la fe e inspirados en la visión de una España histórica, entendieron la magnitud de la proeza. Ellos eran los reyes católicos Fernando e Isabel.
Fue así como desde esa orilla salieron las frágiles tres carabelas que hicieron posible el Encuentro de Dos Mundos. De ese encuentro, a lo largo de estos cinco siglos surgieron nuestras instituciones, nuestras fes, nuestras culturas y nuestros idiomas. Y cuando pluralizo quiero sólo significar la rica amalgama de lo que se ha forjado en el medio milenio con la presencia de todas las culturas —por no decir de todos los imperios—, con sus grandezas y sus piratas, con sus guerras y sus revoluciones, con sus leyendas rosas y sus leyendas negras.
En esas naves en que llegaron descubridores, conquistadores, aventureros, los que vinieron en busca del dorado o quienes lo hicieron para sembrar la nueva fe, se origina como la mitad de nuestro ser. La otra mitad nos viene de los toltecas, los mixtecas, los mayas, los incas, los caribes y otro tanto de las culturas africanas.
Y a finales del siglo XX los caminos de España y las Américas vuelven a encontrarse. España finalmente se alzó contra el autoritarismo con el estandarte de su democracia. Su país pasó del pesimismo histórico y de esa forma de determinismo que hacía residir en el ser español la razón del atraso, no sólo suyo sino de todo su amplio legado a este lado del Atlántico, a ser una de las naciones mejor integradas y más prósperas de Europa. Y ello ha sido el fruto de la actitud de los nuevos protagonistas de España: de su monarca, de su pueblo y de sus partidos políticos.
El llamado milagro de España es el milagro de la democracia en acción, del buen entendimiento del rol de la monarquía constitucional, del clima de tolerancia y respeto que se ha generado con el más intenso ejercicio de las libertades públicas. Ha sido en ese clima, con los acuerdos de La Moncloa, que se ha podido realizar las reformas estructurales que han traído abruptamente a España a la modernidad, después de siglos en que estuvo a la zaga de las transformaciones que había experimentado la civilización occidental. Son esos acuerdos los que han hecho posible también el reconocimiento de la diversidad con los estatutos autonómicos y la plena integración de España a Europa.
Usted, señor Presidente Aznar, ha estado a la altura de su enorme responsabilidad histórica al ubicar a España, casi contra todo pronóstico, a la vanguardia de la unión monetaria europea. Usted no ha permitido que a España la volviera a dejar el tren de la historia. Y ha logrado también los no menos históricos acuerdos concertados con trabajadores y empresarios en materia de flexibilidad laboral, para encarar la que tal vez sea la más grave característica de la Europa unida: el desempleo.
Y también sus monarcas y sus líderes democráticos han hermanado de nuevo a España con América y han dado origen a esa nueva dimensión que genera tanta sinergía, en especial con América Latina que se hace fuerte cuando se asocia con España. Y al tiempo España se engrandece a los ojos del mundo cuando se proyecta como miembro de una comunidad que se extiende a este lado del Atlántico.
Señor Presidente, como usted bien sabe, América Latina y el Caribe, como la España del pasado, han envolatado varias veces su rumbo. Está a la mano lo que llaman la década perdida, consecuencia de nuestra improvidencia y de la de nuestros prestamistas, cuando por varios años nos comprometimos con niveles de consumo e inversión que no se compadecían con nuestros ingresos y nuestro ahorro.
También tenemos frescas en la memoria algunas décadas de regímenes dictatoriales construidos, como en España, para supuestamente defendernos de un enemigo cuyo temor pretendió justificar la violación de los derechos de nuestros ciudadanos, el sacrificio de nuestras libertades públicas y alguno que otro despilfarro y atropello del patrimonio público.
Pero de allí hemos salido ya, con algunos sobresaltos que nos han enseñado a perseverar en las políticas ortodoxas de disciplina y estabilidad, en la confianza en la economía de mercado y en las responsabilidades sociales del estado. Aún nos falta un largo camino para elevar nuestros niveles de ahorro e inversión, para tener políticas más eficaces contra la pobreza, para esparcir mejor los beneficios de nuestro crecimiento y para fortalecer nuestra democracia y la protección de los derechos ciudadanos.
Frente a los escenarios desfavorables que se desataron a fines de 1994, nuestros gobiernos mantuvieron políticas económicas disciplinadas y rehuyeron los cantos de sirena de sectores populistas y proteccionistas. Por ello podemos sostener hoy que nuestras economías y nuestras instituciones son más responsables, más maduras y más sanas, y que estamos mejor preparados para la globalización.
En el plano político, señor Presidente, tenemos razones para sentirnos orgullosos y optimistas. Hemos dejado atrás la pesadilla autoritaria. Hoy todos los Estados representados en torno a esta mesa expresan la libre voluntad de nuestros pueblos. Ello no ha sido tarea fácil ni simple. Las profundas heridas dejadas por períodos de conflictos fratricidas, en las que los pueblos de Centroamérica gozaron del apoyo generoso de España, o las dictaduras opresivas polarizaron nuestras sociedades. A ello se suman hoy los desafíos y amenazas que deben enfrentar estas jóvenes democracias en los umbrales del siglo XXI: crimen, terrorismo, narcotráfico y corrupción. En todos estos planos la experiencia vivida por España en su pasado reciente nos entrega importantes lecciones.
Pero la experiencia común no se limita a aquello que nos ha causado dolor. Hoy más que nunca nos unen lecciones de optimismo. En ese camino de la integración, las sendas de España y la Organización de los Estados Americanos están entrelazadas. Las Cumbres Iberoamericanas han sido el lazo entre ambos mundos. España, con sus puertos, sus inversiones, su cooperación y su diálogo político ha contribuido a las transformaciones y la modernización de la América hispana.
Por su parte, con el apoyo de España han sido considerables los nuevos contenidos de solidaridad de la Unión Europea con todas las regiones de nuestro hemisferio. Deberíamos destacar el significativo apoyo al Caribe a través de la Convención de Lomé y el considerable aporte a la recuperación política y económica de Centroamérica; la nueva relación con MERCOSUR, México, Chile y el sector andino y el valioso diálogo político con el Grupo de Rio.
En estos desarrollos, que tanto han enriquecido nuestros vínculos, España y la OEA deben continuar jugando un papel protagónico. La OEA apoyará con todos sus recursos un diálogo permanente entre ambas riberas del Atlántico, con el objetivo de intercambiar experiencias sobre materias relativas al comercio, el medio ambiente y el desarrollo sostenible, el desarrollo social y el fortalecimiento de la democracia, que constituyen lo medular de nuestra agenda común.
Señor Presidente, algunos meses atrás nos reunimos en el Palacio de La Moncloa para cambiar opiniones respecto de la realidad y desafíos que enfrentan América Latina y el Caribe. Conversamos sobre nuestras actividades y exploramos nuevas posibilidades de cooperación entre España y la Organización de los Estados Americanos. Hace un par de semanas España participó activamente en la Segunda Reunión de nuestro Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral y hoy, con su presencia, que nos honra y estimula, estamos sellando una relación especial en bien de nuestros pueblos.
Quiero aprovechar esta ocasión para reconocer la importante contribución de la Misión de España en nuestra Organización. El apoyo, el interés y la dedicación del Embajador Villar y de su equipo son un factor importante de este surgir de nuestra estrecha relación.
Presidente Aznar: Aquello de que “toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son” pudo haber sido consuelo suficiente para el Segismundo de Calderón de la Barca. Los Segismundos de este fin del siglo veinte están empecinados en ver sus sueños hechos realidad. Los ciudadanos quieren palpar los frutos de nuestras tareas. La OEA y España han de ayudar a proveer los cinceles para esculpir los sueños en realidades de paz, justicia, igualdad y prosperidad. Gracias. [Aplausos.]
El PRESIDENTE: I thank you, Mr. Secretary General.


PALABRAS DEL PRESIDENTE DE ESPAÑA

El PRESIDENTE: I now have the great honor and distinct pleasure to present to the members of the Permanent Council and our distinguished guests His Excellency Dr. José María Aznar, President of Spain. The distinguished President of Spain now has the floor.


El PRESIDENTE DE ESPAÑA: [Aplausos.] Señor Presidente del Consejo Permanente, señor Secretario General, señor Secretario General Adjunto, señoras y señores Embajadores, Representantes Permanentes y Observadores, señoras y señores:
Para mí es un honor y una gran satisfacción estar presente hoy en esta Casa de las Américas y tener la oportunidad de dirigirme al Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos.
Ustedes saben que la vocación americana de España ha estado siempre viva y que hoy goza de un extraordinario vigor. Sobre la base de valores que compartimos, a los cuales se acaba de referir el Secretario General con mucha precisión, estamos construyendo también unas relaciones políticas sólidas y además unas fuertes relaciones económicas y de cooperación con las naciones americanas. Es un gran esfuerzo colectivo en el que participan gobiernos, fuerzas políticas, sectores sociales, culturales y económicos. Cada vez son más frecuentes los contactos, los intercambios de visitas en todos los niveles, entre nuestros países. Cada día —por decirlo de esa manera— es más tupida la red que nos agrupa.
Nuestro comercio con los principales países iberoamericanos ha crecido en los últimos años, aunque todavía ha de incrementarse mucho más. Las inversiones directas han experimentado un aumento espectacular, representando ya más del 50 por ciento del total de la inversión exterior española. Ello refleja, sin duda, la confianza de las empresas españolas en la buena marcha de las economías iberoamericanas y en la atracción que ejerce el clima de saneamiento y de recuperación económica, así como el muy inteligente proceso de privatizaciones que se lleva a cabo en muchos países.
Al mismo tiempo, España, que desde 1991 pertenece al Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE, destina el 54 por ciento de su asistencia bilateral no reembolsable a países iberoamericanos, área absolutamente prioritaria de nuestra cooperación al desarrollo.
No quiero dejar de resaltar la importancia que para España tienen las Conferencias Iberoamericanas. Las seis Cumbres celebradas hasta ahora se han convertido en un foro de diálogo original y en una concertación valiosa para la cooperación entre toda la familia iberoamericana. Y espero que así lo siga siendo en la Cumbre que celebraremos el próximo mes de noviembre en Venezuela.
Por otra parte, en los últimos años España ha realizado un esfuerzo especial por contribuir a los procesos de paz, de consolidación democrática y de puesta en marcha de economías de mercado en todos los países centroamericanos.
Señor Presidente y señor Secretario General, la vocación americana de España inspira nuestra constante contribución al creciente interés que la Unión Europea presta a Iberoamérica.
La adhesión de España a la Comunidad Europea en enero de 1986 no sólo no supuso ese alejamiento de Iberoamérica que algunos habían vaticinado, sino que ha contribuido decisivamente a incorporar la acción exterior de la Unión Europea a una gran región hasta entonces escasamente considerada.
A partir de 1988, la Unión Europea y sus Estados miembros se han convertido en el primer proveedor de la asistencia oficial bilateral para el desarrollo de Iberoamérica y el Caribe.
Así se ha creado un denso entramado de relaciones e intereses entre Europa, Iberoamérica y el Caribe. Se han concluido los acuerdos de cooperación de la llamada “tercera generación” con casi todos los países iberoamericanos, se ha emprendido el Proceso de San José con Centroamérica y el diálogo con el Grupo de Rio, se han firmado los acuerdos con la Comunidad Andina, con el MERCOSUR y con Chile. En 1989 se pudo comenzar la cooperación en el marco de los convenios de Lomé con los países del Caribe y se incluyó en ese marco a la República Dominicana y a Haití. Y se abordarán próximamente negociaciones con México.
Amplían esa relación a todas las Américas tanto la puesta en marcha de la Nueva Agenda Trasatlántica y el Plan de Acción firmado en Madrid en 1995 con los Estados Unidos, bajo la Presidencia española de la Unión Europea y como la conclusión de la nueva Declaración de la Unión Europea con Canadá.
Quisiera también referirme ahora, señor Presidente, a dos objetivos que ha propuesto España en la Unión Europea. En la Cumbre Iberoamericana celebrada el pasado año en Santiago de Chile sugerí —y creo que con buena acogida— que se celebrase una Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea, de Iberoamérica y del Caribe, para impulsar aun más el diálogo y el acercamiento al máximo nivel político entre las dos regiones. La iniciativa, que vengo impulsando desde entonces junto con el Presidente Chirac, está siendo considerada por las instancias de la Unión y confío que pueda ser concretada pronto con todos los participantes americanos.
El segundo objetivo es la apertura de vías de diálogo y cooperación entre la Unión Europea y la OEA. Cuando son tantos los campos y temas de interés común, no tiene sentido que hasta ahora no se haya pasado de unos contactos simplemente esporádicos.
Señor Presidente y señor Secretario General, quiero decir con claridad y firmeza que el Gobierno español confía en el futuro de la Organización de los Estados Americanos, hoy en proceso de profunda renovación. Estamos siguiendo con gran interés el esfuerzo de la Organización y de los Estados Miembros para, sin abdicar de los principios fundacionales, adaptar la OEA a las nuevas realidades del Continente y convertirla, al mismo tiempo, en instrumento activo y eficaz para hacer frente a los retos y problemas de un mundo cada vez más complejo e interdependiente. Y quiero destacar el gran papel que está desempeñando, a mi juicio y en nuestra opinión, el Secretario General, César Gaviria, en esta etapa.
Este Consejo Permanente sé bien que tiene encomendada la ardua tarea de desarrollar la nueva agenda que los altos mandatarios del Continente y la Asamblea General han diseñado. La consolidación y el fortalecimiento de la democracia, la promoción y la defensa de los derechos humanos, el fomento del libre comercio y de la integración económica regional, el impulso al desarrollo sostenible, el combate a la pobreza extrema y la marginación social son todas cuestiones de la mayor importancia, como también lo son la seguridad del Continente y la cooperación para hacer frente, con seguridad y con firmeza, a lacras como las drogas, el terrorismo, la corrupción, la violencia y la inseguridad ciudadana; todos ellos aspectos incluidos en su agenda de trabajo.
Y hoy todos nos congratulamos de que en el continente americano la democracia, que hace años era la excepción, se haya convertido prácticamente en la regla. Sabemos que esta Organización va a seguir desempeñando un papel importante en la prevención y gestión de las crisis, a través de mecanismos como el Compromiso de Santiago y el Protocolo de Washington, que ya han probado sobradamente su eficacia. Pero también va a contribuir, junto con los otros gobiernos y organizaciones internacionales, al objetivo de consolidar y fortalecer los sistemas democráticos, prestando asistencia y observación electoral, como vengo de hablar con el Secretario General Gaviria, fomentando la participación ciudadana, la descentralización y la apuesta, como es lógico, por una gestión pública transparente, eficaz y honrada.
Debo reconocer aquí el merecido prestigio de las instituciones del sistema interamericano de derechos humanos por su labor de denuncia y protección de las personas perseguidas por regímenes autoritarios y opresores. España aprecia el actual proceso de reforzamiento y de adaptación del sistema a la nueva realidad continental, así como el propósito de asegurar la promoción y defensa de los derechos individuales.
El Gobierno español no desconoce la complejidad y dificultad de los mandatos que la OEA ha ido recibiendo en materia de libre comercio, integración regional y desarrollo sostenible. Pero es quizá en la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, la delincuencia organizada y el tráfico ilícito de armas, fenómenos cada vez con más frecuencia interrelacionados, donde la cooperación internacional y la cooperación de la OEA con países y organizaciones extrarregionales resultan más necesarias. Yo, desde luego, en este campo quiero muy especialmente reiterar la oferta de colaboración y de cooperación de mi país.
Señor Presidente, España fue la primera nación que accedió a la condición de observador permanente de esta Organización nada más crearse este Estatuto en 1972, y ha mantenido desde entonces una Misión Permanente con un Embajador al frente. Durante estos veinticinco años, y aun mucho antes, no sólo hemos seguido con el mayor interés la marcha de las actividades de la Organización sino que hemos contribuido y seguiremos contribuyendo a muchos de sus programas.
Nuestra cooperación con otros organismos del sistema interamericano es asimismo muy intensa. España accedió al Banco Interamericano de Desarrollo en el mismo momento en que se admitió a socios no regionales; duplicó su participación en el capital del Banco en la última ampliación de recursos y ha puesto a su disposición mecanismos de cooperación adicional de considerable envergadura. El pasado mes de marzo tuvimos el honor de acoger en Barcelona a la Asamblea Anual de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo y, por cierto también, de firmar una operación económica de singular importancia, como es el tratado de interconexión eléctrica de todo Centroamérica.
Con la Organización Panamericana de la Salud y con el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura mantenemos también importantes programas de cooperación.
Sin embargo, con ser digno de consideración lo hecho hasta ahora, tengo que decirles que no nos sentimos satisfechos. España desearía asociarse más estrechamente a las actividades de la Organización de los Estados Americanos en esta nueva y prometedora etapa; pero encontramos demasiado limitado el actual Estatuto. Quisiera, por ello, aprovechar la oportunidad y la ocasión que ustedes me dan para reiterar ante el Consejo Permanente nuestra solicitud de cambio de este Estatuto.
Sé que esto se va a discutir en la próxima Asamblea que se celebrará en el mes de junio en Lima. Sé que otros países europeos han hecho llegar aspiraciones similares y que también esta cuestión ha sido suscitada por algún primer ministro. Espero y deseo que los debates de la Asamblea General, a celebrarse en Lima, puedan contar con la comprensión y apoyo de todos ustedes y de los países que tan digna y honrosamente representan.
Señor Presidente y señor Secretario General, vivimos una época marcada felizmente por la expansión de los valores democráticos y por la necesidad de cooperación entre todos los países que comparten esos valores. Nuestra época demanda también un multilateralismo ágil y abierto. La OEA ha comprendido esta necesidad. Cuenten ustedes con el apoyo y el aliento de España y les reitero mi oferta concreta de mayor cooperación, además de agradecerles mucho la oportunidad que me han brindado de dirigirme a todos ustedes.
Tal vez, señor Secretario General, todos los Segismundos que en el mundo han sido y serán, podrán seguir soñando; y todos los que tenemos las responsabilidades de las cosas podemos seguir cada vez más estrechamente operando y trabajando. Muchas gracias. [Aplausos.]
El PRESIDENTE: On behalf of the members of the Permanent Council, I thank you, Mr. President, for visiting with us today and for the thought-provoking ideas that you have so eloquently presented. Your expression of Spain’s continued commitment to the ideals and objectives of our cherished organization especially pleases us, as we stand on the threshold of the 600th anniversary of the encounter of two worlds and the 50th anniversary of this organization. I thank you very much, Mr. President.
Ladies and gentlemen, I ask that you please remain in your seats as President Aznar makes his way out of the Hall. [Aplausos.] The meeting is adjourned.
C

incuentenario de la Organización de los Estados Americanos





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje