Página principal

Edward Benjamin Britten (1913-1976) nació en Lowestoft Suffolk (Gran Bretaña) el día de Santa Cecilia, 22 de noviembre


Descargar 7.03 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño7.03 Kb.
Edward Benjamin Britten (1913-1976) nació en Lowestoft – Suffolk (Gran Bretaña) el día de Santa Cecilia, 22 de noviembre. Con ayuda de su madre, cantante aficionada, comenzó de forma autodidacta su formación musical, estudiando piano y viola con profesores privados. A los seis años compuso su primera obra, ‘’Royal Falily’’, sobre la muerte del Príncipe Juan. Desde los diez años comenzó a componer de forma continuada hasta su muerte, el 4 de diciembre de 1976, hace ahora veinticinco años. Se dice que componía antes del desayuno, para no llegar tarde al colegio.
En 1927 tomó contacto con el compositor Frank Bridge y en 1930 entró en el Royal College of Music de Londres, estudiando piano con Richard Bejamin y composición con John Ireland. Aunque obtuvo varios premios, más tarde reconocería que su estancia allí no fue muy productiva: ‘’no aprendí mucho en esta entidad’’.
El año 1933 fue clave en la vida de Britten. Además del estreno de ‘’A boy was born’’, en un ensayo conoció al tenor Peter Pears, quien sería durante toda su vida su compañero, tanto artístico como sentimental, así como intérprete de la mayoría de los papeles en las obras corales del compositor e incluso coautor de arreglos de piezas de otros compositores.
Durante su colaboración con la General Post Office, para cuyos documentales escribía la música, conoció los textos del poeta W.H. Auden, que aprovechó para varias obras, como el Himno a Santa Cecilia, compuesto en 1942.
Antimilitarista y objetor de conciencia, estuvo en contra de la Guerra Civil Española, dedicando la ‘’Balada de los Héroes, Op. 14’’ a los voluntarios ingleses que lucharon en el bando de los republicanos. Cuando la Segunda Guerra Mundial ya parecía inevitable, emigró, junto a Peter Pears, a Estados Unidos
Durante un viaje a California, en un pequeño pueblo leyó un artículo de E.M. Forster, ‘’The Listener’’, sobre el poeta inglés George Crabbe. De la lectura del poema ‘’The Borough’’ y sobre todo su referencia a Peter Grimes, surgió la necesidad de escribir una obra. Cuando regresó a Inglaterra en 1942, la idea se hizo realidad en la ópera ‘’Peter Grimes’’, Op. 33, estrenada en junio de 1945, con Peter Pears en el papel protagonista, y es considerada como una de las óperas más importantes del siglo XX.
Su compromiso pacifista y antinazi se hace patente en el ‘’Requiem de Guerra’’, Op. 66, terminada en diciembre de 1961.
Benjamin Britten disfrutó de todos los honores y premios durante su vida, aunque le caracterizaba una profunda humildad. En 1965 se le concedió la Orden al Mérito. Sólo veinte personas al mismo tiempo podían tener ese privilegio. Los únicos compositores británicos que la habían poseído eran Elgar y Vaughan Williams. El Barón Britten de Aldeburgh, como figura en la Enciclopedia Británica, fundó junto a Pears e Imogen Holst, hijo de Gustav Holst, el Festival de Aldeburgh en 1948.
Es conocida la rivalidad entre Britten y Stravinsky. En cierta ocasión, éste último comentó que de ‘’La carrera del libertino’’ de Stravinsky, le gustaba todo menos la música. Stravinsky seguía los pasos de Britten, en ocasiones muy de cerca. Tuvo que cambiar el nombre de su Sinfonía de Requiem por Cánticos de Requiem, porque ya existía una obra de Britten con ese nombre.
Después del Festival de Aldeburgh de 1968, Britten cayó enfermo. Se le diagnosticó una endocarditis bacteriana, posiblemente la misma enfermedad que se llevó a Mahler, pero Britten tuvo la ayuda de los antibióticos. Posteriormente se le detectó una lesión en el corazón, quizá debida a unas fiebres reumáticas que tuvo durante niño. Durante los últimos años de su vida padeció de un fuerte dolor en el brazo izquierdo mientras dirigía.
Peter Pears no quería que Britten perdiera la fe en la música y el compositor continúo componiendo, intentando desesperadamente concluir su última ópera, ‘’Muerte en Venecia’’. No quería ser operado hasta terminarla, pero en 1973 cedió a que se le implantara una válvula cardíaca. Tuvo que asistir al estreno en silla de ruedas.
Entre las grandes obras de Britten podemos destacar, además de las ya mencionadas, La vuelta de Tuerca, Guía de Orquesta para jóvenes, Sueño de una noche de verano, ‘’Ceremony of Carols’’ y ‘’Billy Budd’’, de la que también en estos días se cumplen cincuenta años de su estreno.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje