Página principal

Editorial de La Joroba 10


Descargar 9.93 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño9.93 Kb.
Editorial de La Joroba 10
25 de julio de 2005.

peridicojoroba@hotmail.com

Casa Argentina


Será por el calorcito de este raro julio y húmedo que se me da por mirar la parra seca del patio. Nada, sigue igual, mustia, esperando otro movimiento de rotación hacia el sol. Y la tele, “cálida” como siempre, me tira en la nuca las últimas palabras que una pobre mujer inglesa quemada en el ATENTADO A LONDRES, “foto de una tragedia”, le escupió a la prensa de su país. “God save the Queen”: la mujer no murió, puede describir sus cicatrices... ¿Qué hay que hacer? ¿Tirar la TV a la mierda? No creo, aunque ganas no me faltan, sobre todo escuchando a Moria, o a Chiche, o a Cristina, o mirando a Bush que se acerca -si lo dejamos- a Mar del Plata... en fin, ¿qué hacer cuando los pibes de las carnicerías de Once, mucha tumba, cuentan con los ojos rojos de furia que no saben qué va a pasar con sus laburos? Me siento mal... Apago el aparato. Sigo con el parral que, este invierno, es una linda promesa de sombra sana.
Por suerte, pienso, cada tanto aparece una brisa que emociona, que dan fuerzas para pelear por un sobrino, junto a un hermano, un jorobadito, un ambulante, un cazador urbano. Esa brisa, en junio, sexto mes del año, se llamó 6ª Declaración de la Selva Lacandona, guionada y desarrollada por los indígenas insurrectos de México, allá donde Zapata seduce y corrige a la turra de Malinche, la amante hipócrita de Cortés. Durante esos soplos, que no son muchos, quiero escuchar, y compartir, y pensar en las asambleas, en el sabor de lo colectivo-autónomo, en las soberanas rachas de construcción, y en las otras, de pura resistencia. Los pibes de Once no son sólo los de Cromañón, no, son los de las carnicerías desalojadas en Once. “¿Esto lo hacés por las vacaciones?”, “Sí”, contesta un enorme nene de overoll blanco, Fernando. Tiene doce años y las vacaciones lo llevó hacia un reparto frigorífico. Doce años, diez pesos por día, cien mangos al fin de julio. Una changa que lo pone frente a frente a los chicos de las carnicerías, que son lo que le alcanzan una factura, le revuelven el pelo, y así Fernando cuenta caricias y chirolas de noche, tras un día de venderse a un frigorífico para hombrear trozos de “nerca”.
Por eso, más por Fernando -o por el recuerdo de Darío, o los chicos de Once, o los de Retiro, o los de Constitución- que por la mísera interna del PJ, que no desconocemos, es que pintan las ganas de una copla colectiva, y aquí van retazos de esos sones que uniéndolos no forman una editorial, sino todo lo contrario:

Análisis


“De hecho, desde el 2002, estábamos preocupados por lo que podía venir, y vino: que la distensión de la crisis de representatividad -hablamos del consenso del gobierno de K., que ya se va diluyendo- iba a disparar todas las diferencias que hay entre los distintos sectores del campo popular. No fue fácil asimilar nuestros tres muertos -Javier Barrionuevo, Darío Santillán y Maximiliano Kosteki- cuyas pérdidas físicas se taparon -desde el mismo Poder- con una inundación pasmosa de alimentos y planes, que -¿cómo decirlo?- convirtió a nuestros movimientos “anticapitalistas” en meros centros de distribución de las migajas públicas. Los que manejan recursos suelen imponer las condiciones de negociación, ¿no se sabe? Terror de Estado, generación de consenso, apuntalamiento de punteros barriales, persecuciones de baja intensidad -poca o mucha, según el caso, pero continuada- y finalmente: cooptación o represión. Jugar con la agenda que propone el estado, con una interna de poder que estuvo larvada mientras se generó acuerdo ante el avance de los sectores populares (2001-2002), parece peligroso. Por un lado el peligro, y por el otro, al desconocer esa interna, la insensatez...”. Los Comuneros, Declaración de nacimiento, 2004.

“A las armas las carga el Diablo.”


“Este refrán no se equivoca. Dios no puede ser tan jodido. Ha de ser el Diablo el que carga las armas, o al menos las armas de destrucción masiva, las verdaderas, las que Irak no tenía, las que están reventando al mundo: los bombardeos de mentiras de las fábricas de opinión pública; las armas químicas de la sociedad de consumo, que enloquecen el clima y pudren el aire; los gases venenosos de las fábricas del miedo, que nos obligan a aceptar lo inaceptable y convierten la indignidad en fatalidad del destino; la mortífera impunidad de los asesinos seriales elevados a la categoría de jefes de Estado; y las espadas de doble filo de las grandes potencias que multiplican, a la vez, la pobreza y los discursos contra la pobreza, y al mismo tiempo venden minas antipersonales y piernas ortopédicas y desde los cielos arrojan misiles y contratos de reconstrucción sobre los países que aniquilan”. Eduardo Galeano, en Refranes.

Barrio Latinoamérica
“Y queremos decirle al pueblo de Cuba, que ya lleva muchos años resistiendo en su camino, que no está solo y que no estamos de acuerdo con el bloqueo que les hacen y que vamos a ver el modo de mandarles algo, aunque sea maíz, para su resistencia. Y queremos decirle al pueblo norteamericano, que nosotros no revolvemos y sabemos que una cosa son los malos gobiernos que tienen y que pasan a perjudicar a todo el mundo, y otra muy diferente los norteamericanos que luchan en su país y se solidarizan con las luchas de otros pueblos. Y queremos decirle a los hermanos y hermanas Mapuche, en Chile, que vemos y aprendemos de sus luchas. Y a los venezolanos que bien que miramos cómo defienden su soberanía o sea el derecho de su Nación a decidir para dónde va. Y a los hermanos y hermanas indígenas del Ecuador y Bolivia les decimos que nos están dando una buena lección de historia a toda Latinoamérica porque ahora sí que le están poniendo un alto a la globalización neoliberal. Y a los piqueteros y a los jóvenes de Argentina les queremos decir eso, que los queremos. Y a los que en Uruguay se quieren un mejor país que los admiramos. Y a los que están sin tierra en Brasil que los respetamos. Y a todos los jóvenes de Latinoamérica que está bueno lo que están haciendo y que nos da una gran esperanza”. Sexta Declaración de la Selva Lacandona, Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Pobres diablos
“Mucha gente de izquierdas dijo al empezar en política que había que meterse dentro de la ballena para apuñalarla, lo que pasa es que después se comieron la ballena en adobo ...”. Jesús Quintero, el Loco de la Colina. Hace unos meses en la revista Rolling Stone, edición española.

Mi cupido
“¿Mi cupido?/ Mi cupido es ese niño/ sucio y harapiento/ que pide una moneda y escupe/ la mano que se la da:/
así, su miseria me flecha”. Leónidas Lamborghini.
.......................
“A-rri-ba los pobres -cooperantes y solidarios- del mundo...”
Como decía al empezar: será por el calorcito de este julio raro y pringoso que se me da por mirar la parra del patio. Me pica y me rasco: creo que el frío va a durar un poco más. Pero, ¿quien dijo que las parras no beben en invierno y que no gotea desde abajo?

Garabombo


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje