Página principal

Economía internacional


Descargar 35.94 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño35.94 Kb.


www.lyd.org



ECONOMÍA

INTERNACIONAL

N° 282 22 de Diciembre 2005









MÉXICO: SEÑALES DE RECUPERACIÓN





Después de tres años de estancamiento, la economía mexicana mostró fuertes señales de recuperación en el año 2004. Con una tasa de crecimiento significativamente más alta que en años anteriores y un riesgo país que mantiene su tendencia a la baja, la economía experimentó una sólida expansión en el cuarto trimestre del año anterior. En la actualidad, hay una sensación de un estilo político inerte que mantiene a las políticas públicas y la actividad económica estancadas y, muy lejos de la meta de crecimiento entorno al 7% que se propuso el gobierno del presidente Vicente Fox durante su campaña electoral.
A la mejoría en la actividad económica y la estabilidad en el tipo de cambio que permitieron que el año pasado el ingreso por habitante se ubicara en 6.505 dólares, cifra superior en 4,5% a la registrada en el 2003 y el mejor resultado de la historia reciente, México este año ha tenido que hacer frente a situaciones determinantes en su desempeño económico. El reto más importante y sobre el cual todavía está paralizado, es en lo que refiere a políticas económicas de carácter institucional e estructural, para que el país mantenga su nivel de competitividad a nivel mundial. Estas reformas deben apuntar, de acuerdo al consenso de analistas, tanto mexicanos como internacionales, a la flexibilización del mercado laboral, reducción del costo de financiamiento y a facilitar la creación de pequeñas empresas, todo esto acompañado de mejoras, en aspectos como la transparencia, el fortalecimiento del Estado de Derecho, el respeto a los derechos de propiedad y el combate a la corrupción. El FMI ha expresado su decepción al no ver una actitud más decidida en cuanto a estas reformas, y proyecta un pobre desempeño de la economía Mexicana para la segunda parte de la década, con crecimientos anuales cercanas al 3%.
Guillermo Ortiz, gobernador del Banco de México, que ha recibido fuertes críticas del candidato opositor López Obrador, apunta a la estabilidad de la economía doméstica para los próximos veinte años. Esto, acompañado de niveles de inflación dentro de la meta del 3%. Sin embargo, Ortiz se une al consenso nacional e internacional y pone de manifiesto la necesidad urgente de reformas que den mayor competitividad al país poniendo énfasis en las desventajas comparado con China, por estos días la peor amenaza en el sector manufacturero con destino Estados Unidos.
En este escenario político - económico, que no ha encontrado soluciones definitivas por parte del Gobierno y las instituciones encargadas de materializar los cambios correspondientes, hay que mencionar el impacto que los huracanes Stan y Wilma tuvieron en la costa sureste de México. Esta catástrofe natural significará un desembolso adicional de aproximadamente US$ 3 mil millones.
En lo que respecta al crecimiento para este 2005, las expectativas han tenido una revisión a la baja, situando la variación proyectada del PIB, para el año en curso, en 2,9%, un notable retroceso, si lo comparamos con el 4,4% del año anterior. Como ya se citó, el FMI, el gobernador del Banco de México, analistas de renombre a nivel país y de entidades internacionales, plantean un techo de 3% de crecimiento económico, dadas las condiciones estructurales del país.
La desaceleración del Producto viene dada por la limitación política del gobierno del Presidente Fox, para dar una vía más expedita a las políticas pro crecimiento antes señaladas, que tienen como resultado una contracción de las exportaciones hacia su principal socio comercial, Estados Unidos, lo que es fruto de una menor competitividad de México a nivel internacional.
Las exportaciones proyectadas para este año alcanzan una variación positiva del 12%, mientras que el 2004 la variación año a año estuvo cercana al 18%. Esto es el resultado de una baja en el nivel de competitividad en el área manufacturera a nivel internacional.
Las importaciones se estima alcancen un crecimiento para el 2005 en torno al 12%, al igual que las exportaciones, teniendo una disminución notable de los envíos desde Estados Unidos hacia México. Aunque el vínculo entre la economía mexicana y la norteamericana continúa siendo fuerte, éste se ha debilitado, lo que no puede tomarse de ninguna manera sólo como un dato, más bien como una alerta para la actividad económica mexicana. En definitiva, la economía mexicana no ha aprovechado efectivamente la reactivación económica de Estados Unidos, por la falta de reformas estructurales antes señaladas, pendientes hace mucho tiempo por falta de acuerdo político.

La falta de reformas estructurales pone una barrera al crecimiento económico de mediano plazo en México, que cuando mucho podrá ser cercano al 3%, sin las reformas antes mencionadas que específicamente son la de hidrocarburos y la fiscal. Pero también hay rigidez en el mercado laboral y deficiencias en la educación que afectan la competitividad.


Las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo en el 2006 han generando tensión política al interior del gobierno mexicano, ya que la oposición tiene la mayoría en el Congreso y en diciembre rechazó el presupuesto que había planteado el actual gobierno para el año 2005. En reemplazo, el presupuesto que el Congreso propuso, muestra un pequeño aumento en el déficit fiscal, pero cambia sustancialmente la composición de los gastos, enfocándolos hacia los intereses de los proyectos que tiene la oposición para su propio gobierno.
Luego de que interviniera la Corte Suprema, por encargo del Presidente Fox, para resolver si la constitución permite dichas atribuciones al Congreso, el Presupuesto del 2005 fue aceptado con algunos cambios. El conflicto jurídico perdurará, sin embargo, por bastante tiempo. Al menos, el secretario de hacienda Gil Díaz, comunicó que el gasto de gobierno para el 2006 fue aprobado sin mayores reparos por el senado, lo que elimina la incertidumbre que se siente cada vez que el legislativo debe referirse a este tema.
Los altos precios del Petróleo han generado ganancias adicionales al Gobierno, el precio por barril para la elaboración del presupuesto de gobierno se fija en 36,5 US$ por barril. Esto sumado al disciplinado control de los gastos, que ha efectuado en medio de críticas el ministro Francisco Gil Díaz, hicieron posible que la administración cumpliera su objetivo fiscal en el año 2005 y disminuir el déficit por cuarto año consecutivo, lo cual es sin duda un éxito económico y político.

Así, México se encuentra en su mínimo histórico en cuanto a riesgo país con una cifra de 90,08 puntos.


La inflación prevista para el 2005 se acerca al 3,4%, y se sitúa por debajo del 4% que se esperaba para el año en curso. Este control tiene repercusiones sobre el crecimiento, por cada 2,01 puntos base que se reduce la inflación, se sacrifican 1,25 puntos base de producto.
La tasa de instancia(cetes), ha sido rebajada gradualmente por el ente emisor, ubicándose a la fecha en 8,75%. Con la reducción de las tasas nominales de interés de referencia se ha buscado generar mayores incentivos a la inversión y lograr contener la influencia negativa sobre este componente del PIB, producto de carencias de reformas estructurales.
La inversión extranjera directa ha mostrado un retroceso de 5,2% a septiembre de este año, comparado con el mismo periodo del año anterior. Nuevamente las miradas apuntan a la falta de reformas comentadas en este articulo, que se traducen en una pérdida de dinámica en el sector productivo, disminuyendo la inversión en el rubro pese a que México es considerado hoy por hoy una de las economías más seguras para invertir de Latinoamérica.
Políticas Económicas
La estabilidad macroeconómica se ha mantenido gracias a políticas fiscales y monetarias prudentes, en conjunto con un tipo de cambio flexible. Las finanzas públicas se han visto beneficiadas por el alto precio del Petróleo, que ha resultado ser más elevado que lo que se esperaba. Este ingreso adicional también ha permitido mantener un “déficit fiscal explícito” dentro del objetivo del gobierno.
Esta estabilidad no debe depender de quien esté a la cabeza del Gobierno, y existe confianza en el mercado internacional de que así será. Como lo expuso el secretario del departamento del tesoro de Estados Unidos, John W. Snow, “Yo pondría énfasis en las políticas y en la aplicación de las buenas políticas en las instituciones más no en las personas en lo individual”.
El Banco Central de México, como se dijo, ha revertido su política contractiva de principio de año, disminuyendo la tasa Cetes a 8,75%. Esto gracias a las casi nulas presiones inflacionarias que se sienten en el país en la actualidad.
El Peso había mostrado un cierto grado de consolidación desde Mayo del año pasado hasta mismo mes de este año. La situación se ha revertido y en octubre del presente año el peso acumuló una depreciación con respecto a la divisa norte americana de un 0,68% y se proyecta llegue a los 10,60 $/US$ para fin de año. En recientes declaraciones, el Presidente Fox, aseguró que la libre flotación del tipo de cambio no se intervendrá, y no es la voluntad del Gobierno plantearse dicha posibilidad.
En términos generales, las políticas fiscal y macroeconómica han sido bien manejadas por el ministro Gil Díaz y el gobernador del Banco de México Guillermo Ortiz, en un ambiente de dificultad, por la falta de reformas estructurales y microeconómicas que impiden un crecimiento más intenso, pese al ciclo favorable tanto de la economía de EE.UU. como la global, y generan permanentes presiones inflacionarias que exigen que el Banco de México actúe subiendo las tasas, frenando la economía y afectando la competitividad, con consecuencias de desocupación.
Existe en los ambientes empresariales de México una creciente preocupación por la situación política futura, dada la ventaja electoral en las encuestas que tiene el candidato opositor de izquierda (PRD) Andrés Manuel López Obrador (AMLO), aunque la diferencia cada vez se estrecha más con el candidato oficialista Roberto Madrazo y las encuestas sólo arrojan una diferencia de 6% si las elecciones fueran hoy. La línea de AMLO por el momento, pareciera estar más cercano a la línea política de Hugo Chávez (Venezuela), que de Lula Da Silva (Brasil). Preocupa, también que su estilo de gobierno se base más en una movilización de masas y de democracia más directa y más aún con poco respeto por el Estado de Derecho. Frente a lo anterior no se puede desconocer que el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y el grado de convergencia y dependencia de la economía mexicana con ese país, son limitaciones para frenar desviaciones importantes en las políticas públicas. La institucionalidad política y económica de México es otro elemento de contención no menor.
Un suceso de importancia tanto para México y para Chile es el acuerdo de asociación estratégica que en enero próximo suscribirán los presidentes de ambas naciones en la visita que en dicho mes tiene planeada el presidente Fox a Chile. Esta asociación se basa en tres ejes, uno político, otro de cooperación y el tercero económico comercial, que tendrá como base el TLC que rige entre ambas naciones. Como dato desde la suscripción de dicho acuerdo comercial, el comercio con México ha aumentado en 11,5 veces, por lo que este acuerdo de asociación estratégica debiera reportar ganancias para todos los participantes



Cuadro Nº 1

Índices Económicos

Fuente: IFF, JP.Morgan.


Gráfico Nº 1

EMBI+ (Puntos Base)


Fuente: Banco de Chile


Gáfico Nº 3

Cuenta Corriente (% del PIB)

Fuente: IFF



Gráfico N°4

Tipo de Cambio Nominal ( Pesos por dólar )


Fuente: IIF


Gráfico Nº 6

PIB Real (1990-2006*, % de Variación)

Fuente: IFF



Gráfico N°8

Inflación (% de Variación del año anterior)

Fuente: IFF




Informe preparado por: Francisco Garcés, Director del Centro de Economía Internacional,

Libertad y Desarrollo

Teléfono: (56 ) 2- 3774800 - Fax : (56) 2-2341893 - Email: fgarces@lyd.org





La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje