Página principal

E ditorial 4 Hay motivo para celebrar 4 Se acerca el final del año 4


Descargar 102.8 Kb.
Fecha de conversión24.09.2016
Tamaño102.8 Kb.





Octubre de 2.000 22a Edición e-mail:lazos99@hotmail.com En Internet: http://members.tripod.com/Lazos_Blanco/


En esta entrega:




E

DITORIAL 4


Hay motivo para celebrar 4

Se acerca el final del año 4

TEMAS LIBRES 4

¿Para qué creó Dios al hombre? 4

¡Qué grande es esta Familia! 5

Una propuesta pra Seguir Trabajando por la Unión 6

RECUERDOS 7

Tía Pilo 7

Andrés Martínez Meneses 8

Cuando Conocí a La Tía Pilar 9

REFLEXIONES 10

Tú eliges... 11

Reflexión Desde El Espíritu Santo 12

ACRÓSTICO A MI MADRE 14





En esta edición, al cumplirse un año más de sus natalicios, hacemos un homenaje a dos mujeres muy especiales en nuestra familia: nuestra recordada Abuela SIMO y nuestra querida TIA PILO.


Lazos es una publicación mensual que circula entre los miembros de la familia Blanco y sus amigos. Con ella podemos mantener y estrechar los vínculos de unión que nos han permitido mejorar cada día en busca de un futuro cada vez mejor.
Si eres un miembro de la familia o una persona allegada, te invitamos a leer y brindarnos tu opinión y tus conceptos.
Edición Nº 22
Octubre de 2000
Editores:

Silvia Josefina Blanco Lozano.

Martha Lucía Blanco Lara

Yolanda Isabel Blanco Lara


Directores:

Luis Felipe Blanco Castillo,

Luis Fernando Blanco Restrepo

Moisés Blanco Aparicio.

_____________________________________
Corresponsales:

Esteban Blanco Martínez

José Félix Blanco Castro

Gloria Inés Blanco Núñez

Eduardo Blanco Martínez

Benjamín Blanco Martínez

Alfredo Blanco Núñez

Silvia Josefina Blanco Lozano

Juan Felipe Blanco Librero

Arcelio U. Blanco Martínez


_____________________________________
Envíe sus comentarios y sugerencias a través de lazos99@hotmail.com

EDITORIAL




Hay motivo para celebrar

El tiempo pasa y consigo va llenando nuestras vidas el fruto de nuestros esfuerzos. De eso puede dar fé cualquiera de nosotros.


Hace tan solo unos años éramos, mis primos, hermanos y yo, unos(as) muchacho(as) que soñaban con hacer muchas cosas. Hoy en día ya somos adultos y estamos cosechando los frutos del esfuerzo y sacrificio que hemos hecho. Tomen unos minutos y verán cómo es que han hecho cosas que nunca pensaron lograr… y vendrán más; de eso pueden estar seguros.
Disfruten y celebren a su manera esos pequeños y grandes logros pues ese esparcimiento no debe postergarse por mucho tiempo.
Nos animamos a proponer que celebremos el hecho de que este magazín Lazos fue relanzado hace dos años, en septiembre de 1998 y no ha parado de llegar a la familia y a los amigos para informarles sobre opiniones, noticias y anéctodas.
Y en esta edición celebramos el tener nuevos contribuyentes, quienes han acogido nuestras sugerencias y se han lanzado a escribir lo que piensan y lo que sienten.
Una cordial bienvenida para el tío Esteban, la prima Gloria y el tío José Felix, que nos escriben por primera vez.
También demos un fuerte abrazo para Juan Felipe, que desde Puerto Rico se ha convertido en un gran animador de este magazín con su original forma de ver la vida.
A nuestros colaboradores consagrados, como son el tío Benjamín, el tío Eduardo y Alfredo, quienes han tomado como propia la cruzada de informarnos a los más jóvenes acerca de cómo eran las cosas cuando aún no nacíamos y quiénes eran esos familiares tan importantes a quienes no tuvimos la oportunidad de conocer.
Un especial saludo para el tío Arcelio, quien ha decidido volver a Lazos con un acróstico para la abuela Simona.
Les damos gracias por estar allí, leyendo estas notas y ávidos por devorar las que siguen. No olviden que estamos nuevamente en Internet y que seguimos trabajando entusiasmados para llevar el magazín a ustedes.
Editores y Directores.

Se acerca el final del año

Tomen unos instantes para revisar las promesas que hicieron, a si mismos y a quienes les escucharon, al calor de los tragos en año nuevo. Si aún no las cumplen, pilas con eso pues sólo faltan unos meses para que culmine el año.







TEMAS LIBRES

¿Para qué creó Dios al hombre?


Por: Esteban Blanco Martínez
Muchos de los lectores de Lazos que tuvieron la oportunidad de asistir a las reuniones que hacíamos en casa de mi papá, Luis Felipe Blanco Castillo, en la finca Mientras Tanto, deben recordar la anécdota que referíamos a manera de chiste de la niña a quien la maestra de la escuela rural de Palo Alto, le pregunta: ¿Para qué creó Dios al hombre, Teresa?. Esta después de pensarlo un poco le respondió: “Para acostarse con su mujer”. La maestra alarmada con semejante respuesta que no esperaba, le increpó diciendo: ¡Cómo se le ocurre a usted eso niña!, la niña con la ingenuidad propia de su edad dijo: “Porque eso es lo que yo veo que mi papá hace con mi mamá”.
Naturalmente la respuesta que la maestra esperaba es la que enseña la doctrina cristiana: “Dios crea al hombre para que lo sirva y lo ame sobre todas las cosas”, muletilla que todos los niños debían aprender y recitar de memoria, pero que nadie comprendía.
A lo largo de mi vida he pensado muchas veces en la necesidad de dar una respuesta a esa pregunta, que a simple vista parece trivial, pero a medida que reflexiono más sobre ella me doy cuenta que encierra gran profundidad y complejidad.
Podríamos formulárnosla de esta manera: ¿Cuál es la misión del hombre?.
Le oía decir a mi mamá, Simona Martínez, con alguna frecuencia: “Cada cabeza es un mundo”. Creo que lo que quería significar o comunicar es que cada cual tiene su manera particular de ver e interpretar la vida, que no hay dos personas exactamente iguales y que por lo tanto no hay respuestas únicas que satisfagan completamente a todos. Sin embargo el hombre es un ser social que ineludiblemente debe vivir en comunidad, nos necesitamos los unos a los otros.
Por ser la familia la célula primaria de la sociedad, debe haber entre los miembros de esta un mínimo de coincidencia en cuanto a los objetivos e ideales familiares, que de hecho los hay.
Me permito invitar a los lectores de Lazos que nos animemos a identificar cuáles han sido los paradigmas que nos han guiado hasta aquí y hacer un esbozo de “misión de vida” que nos sirva de brújula, que nos indique el norte en lo sucesivo.

¡Qué grande es esta Familia!


Por: José Félix Blanco Castro
Observando detenidamente el crecimiento y desarrollo de la familia BLANCO, viene a mi mente el recuerdo de las leyes de las combinaciones químicas, entre ellas la "Ley de la conservación de la materia", enunciada por Antoine Laurent Lavoisier y que a la letra dice: "La masa de un sistema permanece invariable cualquiera que sea la transformación que ocurra dentro de él"; esto expresado en términos químicos equivale a decir que "la masa de los cuerpos reaccionantes es igual a la masa de los productos de la reacción" -
Si unimos una molécula formada por dos átomos de hidrogena (H) con otra formada por dos átomos de cloro (CL) se forma dos moléculas de ácido clorhídrico (HCL), H2 + CL2 --- 2HCL y aquí quería llegar.
De la unión física-química del señor LUIS FELIPE BLANCO (q.e.p.d.) y doña SIMONA MARTINEZ (q.e.p.d.) resultó la familia Blanco Martínez, de gran calidad, proveniente de una gran escuela cuyo rector era mi tío, con cualidades excepcionales. Esta familia mediante el trabajo, esfuerzo, sacrificio y estudio, creció y se educó, siempre pensando en las enseñanzas de sus progenitores y han dado origen a un gran número de ramificaciones que han seguido el sendero de las enseñanzas del abuelo.
No ha habido en esta familia un sólo miembro que se haya apartado de la ley de la conservación de la materia.
Me voy a permitir hacer esta reflexión: El guerrero más grande de la antigüedad se llamó Alejandro Magno, hijo del rey Filipo de Macedonia. En una ocasión unos mercaderes ofrecieron al rey un caballo salvaje llamado "BUCEFALO", pero por un precio muy alto, y éste al saber que nadie era apto para domarlo lo devolvió, allí estaba Alejandro Magno quien lo tomó, lo montó y al final lo doblegó, entonces Filipo, su padre, le dijo: Hijo mío! busca otro reino porque tú no cabes en la Macedonia. El creció y con la muerte de su padre se quedó con el trono y en una de tantas batallas derrotó a los Persas en un lugar llamado "Gordio", en cuyo templo existía el famoso "Nudo Gordiano" que nadie había podido desatar y que de acuerdo con un oráculo que ahí había, quien lograra hacerlo sería el conquistador del mundo. Alejandro Magno, que era un guerrero violento, al intentar hacerlo, al igual que muchos y no lograrlo, desató el nudo con un corte brutal de su espada.

Ahora bien, ya no en la antigüedad sino en esta época moderna, en un 23 de Agosto de los años 80, los hermanos Blanco Martínez obsequian a su progenitor, en el día de su cumpleaños una bandeja y sobre ella un NUDO entrelazado y difícil de soltar, formado por nueve cantos de cabuya, él lo analiza, entiende el significado y les dice con voz entrecortada y sumido por la emoción: mis hijos ¡manténganse unidos y fuertes como este nudo y nadie podrá vencerlos!.


Si analizamos la forma de actuar de Filipo, rey de Macedonia; de Alejandro Magno, el más grande guerrero de la Antigüedad y de LUIS FELIPE BLANCO, centro motriz de la familia BLANCO MARTÍNEZ, sacaremos nuestras propias conclusiones.

Una propuesta pra Seguir Trabajando por la Unión


Por: Benjamín Blanco Martínez M.D.
Introducción.

La unión es la asociación de cosas, de manera que formen un todo. Son muchas las cosas que se pueden unir, desde lo material hasta lo espiritual. En nuestro caso, el interés es por la unión familiar.


El hombre en todos los tiempos se ha mostrado interesado en la unión, especialmente para alcanzar nobles propósitos. La frase “ la unión hace la fuerza”, y la otra que dice “ con la fuerza de nuestra unión alcanzaremos más fácilmente nuestra meta” siguen teniendo vigencia.
Reseña histórica de la unión de la familia Blanco Martínez.

Esta se inició con el matrimonio de Don Luis Felipe Blanco Castillo y Simona Martínez Meneses, (Los abuelos), quienes se radicaron en el corregimiento de Palo Alto del municipio de San Onofre (Sucre). Allí se dedicaron a las labores agrícolas en un pueblo que apenas empezaba su crecimiento y desarrollo. De ésta unión nacen diez hombres, de ellos murió él ultimo a los ocho días de nacido, muy probablemente de tétano. Este joven matrimonio se dio la tarea de enseñar a trabajar a todos y cada uno de sus hijos desde muy pequeños y a inculcarles el amor por el estudio como punto básico para el progreso.


El denominador común que ellos tomaron para la enseñanza de sus hijos se basó en el amor, el respeto, la honradez, la prudencia, la sinceridad, la sensatez, la sensibilidad, la reciprocidad, la paciencia, la colaboración, la fe, y el rechazo por el egoísmo y la mezquindad. Siempre nos enseñaron que la unión hace la fuerza, que los hermanos deben ser unidos y tener un amor fraternal inquebrantable. Que así seriamos fuertes y respetados.
Principios y valores fundamentales que, creo yo, debemos destacar para mantener la familia Blanco unida bajo un común denominador y como meta de trabajo.


  1. Mantener el cariño y el amor hacia la familia como unidad social y base de desarrollo comunal.

  2. Mantener el respeto a sí mismo y a los demás.

  3. Practicar la solidaridad, la equidad y la sensibilidad.

  4. Estimular el deseo de superación con fundamento en el estudio y el trabajo honesto

  5. Enseñar la reciprocidad, la lealtad y sinceridad en nuestro accionar.

  6. Rechazar el egoísmo y la mezquindad en los actos de nuestra vida.

Como denominador común debemos mantenernos unidos en familia, con los principios y valores enunciados.


Como estrategias, debemos seguir las ya establecidas (Magazín Lazos, reuniones familiares en las fechas acordadas, etc.) y buscar entre los que podamos y queramos, puntos de convergencia para que nos mantengamos activos y motivados.

Espero el comentario de los lectores y de los interesados en el tema.





RECUERDOS

Tía Pilo


Por: Gloria Inés Blanco Núñez

Cúcuta, Enero 24 de 1999


Hoy, después de saber que ya no estas aquí con nosotros, que habías partido ya a otra vida, vinieron a mí los recuerdos de mi niñez que había compartido contigo y que hacia mucho no las tenia presente. Recordé la ida a aquel pozo en que nos bañamos, en el que te metías a sacamos agua. Luego llegaron las imágenes de ti frente a la paila, donde tantas veces hacías el dulce de guayaba, el que muchas veces te salpico, unas veces la cara, otras las manos o los brazos, tu siempre decías, ¡cuidado que se van a quemar!
Recordé también la coca en polvo que nos hacia, la que hace mas de veinte años, no volví a comer, al igual que las cocas con el dedo metido, el dulce de mamón, ciruela, grosella y los arranca muelas. Vienen a mi memoria, los frascos llenos de dulce, que tu llamabas espejos y que siempre me regalabas.
Tú eras la persona que en mis vacaciones, nos hacia aquellos platos ricos: El sancocho, la cabeza de gato, ese plátano asado entre la leña, y luego machacabas para que lo comiera, y qué decir de la chicha, los bollos... que ya no volverás a hacer.
En las noches compartía el cuarto contigo, en la cama que quedaba ahí a tu lado, todas queríamos dormir con la TIA PILO.
Cada mañana tu estabas pendiente del baño, para entramos el tanque de agua, Decías: Metete en la ponchera, para luego utilizar el agua en los baños.
Luego corría, jugaba, montaba caballo, me perdía en el monte con el Chiqui jugábamos, comíamos frutas, íbamos a visitar a los tíos y al abuelo a la rosa. Al llegar los concebidos regaños, y las preguntas, donde estuviste todo el día y haciendo que y entonces...... A bañarse y arreglarme como toda una niña a esperar la noche, los cuentos y las historias del abuelo y los tíos.
Tú tenias el ron compuestos o el Mentol Devis, para cada picada de cuscú o de garrapatas, que eran el resultado de las travesuras del día.
Ahora están en mi memoria, todo ese tiempo.. Tuve la fortuna de vivirlos y ahora los extraño, fueron lindos al lado tuyo, de los otros tíos y del ABUELO.
EL ABUELO que hoy tiene tan solo, cinco días de haber cumplido, un aniversario más de haber partido. Recuerdo cuando me llevaba, a tomar leche al pie de la vaca, que ordeñaba el tío Chente. Recuerdo el paseo en el burrito o en el mulito, antes de irse cada día a trabajar en la rosa.
Todos son viejos tiempos que no volverán, crecí y con el paso de los años, todo eso fue quedando atrás.
Viene a mí el recuerdo del último viaje a Palo Alto, ya no iba sola, iba con Noe, mi esposo, tenia para ese entonces, veintiún años, existían mas comodidades, ya no se iba al pozo, ya no se entraba el tanque para bañarse, ya no eran tan frecuente tus dulces, ni tus comidas, ya existían otras que lo hacían, ya no compartía tú cuarto.
Solo hasta este momento. Hoy día de tu partida, volvían los recuerdos de mis primeros quince años, en Palo Alto en cada vacación.
Hoy dieciocho años mas tarde, me doy cuenta que llevo la mitad de los años de mi existencia, sin ir a Palo Alto.
Llego otra época: la de irme lejos de los míos, a continuar mis estudios y después.. Empecé otra vida ya como profesional.
Ahora estoy aquí en Cúcuta, recibiendo la noticia al despertar, que tú habías dejado de existir, en este mundo en la madrugada de hoy.
Bueno... pensé, descanso... Fui a misa, la ofrecí en tú nombre. Lamente no estar allá, pero me dije, tengo de ella los mejores recuerdos, fuiste importante para mí, mi infancia esta llena de momentos muy felices, ¿cómo olvidarlo?..., por lo contrario... ahora los extraño y lamento que mis hijos no pudieron vivir y conocer todos esos lugares que me vieron crecer y poder recorrer con ellos, esos lugares donde quedaron todos esos momento tan felices.
Creo que es mejor recordarte como, LA TIA PILO, haciendo dulces y buscando frascos para empacar y regalar a todos en la familia.
Bueno... hoy escribiéndote esto no pude evitar se me empañaran mis ojos de lagrimas. Los recuerdos me invadieron, me hubiera gustado estar con los míos, para recordar juntos cada día al lado de LA TIA PILO, pero no fue así, por eso te escribo y lloro por ti...... ADIOS TIA PILO.

Andrés Martínez Meneses


P

or: Eduardo Blanco Martínez
Mi intención fue iniciar este artículo preguntando quien fue Andrés Martínez, pero me asaltó la duda de que un alto porcentaje de las nuevas generaciones no supiera de quien se trata, así que mejor se los presento: Andrés Martínez Meneses, “Andresito” o “Chepo”, como cariñosamente lo llamábamos, fue el quinto hijo de mis abuelos, Andrés Martínez Revueltas y Manuela Meneses Díaz, le tocó en suerte ser nuestro único tío materno y hacerlas veces de abuelo ya que éste murió en 1.925 cuando apenas habían nacido Arcelio, Alejo y Berta y a fe nuestra que supo cumplir a cabalidad con sus dos papeles. Fue el ultimo en salir del Pueblo de los Indios para Palo Alto. No recuerdo con precisión la fecha en que esto ocurrió, solo recuerdo que cuando empecé a hacer esas preguntas especiales que suelen hacer los niños ya el estaba allí listo a respondemos y que cuando mi papá no podía llevarnos a la roza y a montar en burro, mulo o caballo, allí estaba el tío dispuesto a complacernos.
Su casa quedaba a muy pocos pasos de la nuestra y mucho mas cerca de la de la tía Aniana y por ello le quedaba muy fácil todas las mañanas, antes de irse para su trabajo, hacer un recorrido por donde sus hermanas que lo esperaban con una buena taza de tinto y de paso dar una cargadita y consentir a los sobrinos. Este mismo recorrido lo volvía a hacer en la nochecita y nosotros aprovechábamos para subírnosle en las piernas y pedirle que nos contara muchas historias del tío tigre, del tío conejo o de reyes y príncipes, todo lo cual él hacía con mucho gusto. En otras oportunidades no pedíamos que nos contara cuentos, sino que se dejara sacar canas y espinillas, a todo lo cual él accedía gustoso. Con él conocimos muchas cosas interesantes, pero lo más grandioso fue cuando uno por uno nos fue llevando a conocer el mar, cuando me tocó el tumo a mí la noche anterior no dormí levantándome para ver sí ya había amanecido y llegaba la hora de la salida, al fin salimos el montado en su mulita y yo en el caballo blanco. No me cambiaba por nadie y, como era de suponer, me convertí en una máquina de hacer preguntas, a las que el respondía con toda la paciencia que es capaz un abuelo o un tío. Al atardecer nos asomamos a la playa y se presentó ante mis ojos el espectáculo más hermoso: un atardecer rojizo donde parecía que el sol se iba hundiendo en el mar, presentaba él más maravilloso e inolvidable de los paisajes, creo que al volver a mi casa me pase mucho tiempo hablando de esta aventura.
El tío Andresito fue para nosotros no solamente el tío abuelo, complaciente y cómplice que nos acolitaba casi todos nuestros caprichos. Era un gran maestro con su ayuda y ejemplo y el aporte económico de mi tía Manuela hice mi primera roza cuando contaba con 10 años. De él aprendimos a sacar de un árbol llamado la cabeza de tití la majagua melada y del bonguito la majagua colorada que utilizábamos para hacer cabuyas, mochilas, riendas y cabezadas para los burros y mulos, y pegas para los terneros. También nos enseñó a sacar la napa de hiraca, a hacer jolones para transportar arroz por los caminos llenos de barro), y a hacer catabres y majambas para las gallinas. Fue un gran artesano.
En mas de una oportunidad cuando empezábamos a asistir a fiestas y a tener otras necesidades propias de la edad y papá, mamá y tía Manuela no tenían para damos, acudíamos a él como tabla de salvación. Recuerdo que cuando me venia por primera vez para Cartagena a estudiar mi guardarropas era muy escaso, como quien no quiere la cosa se lo hice saber y como de costumbre él se metió la mano al dril y me dio para comprarme una muda.
Quiso mucho a sus hermanas siempre estaba pendiente de sus necesidades para ayudarlas y con mi tía Manuela fue muy especial. Le administraba la tierrita que le toco como herencia en El Pueblo de los Indios, buscaba los aparceros que la trabajaban, arreglaba las condiciones y recolectaba el arroz que le tocaba como terraje.
Era un hombre alto de 1,80 - 1,85 metros de estatura media grasa (flaco), cabellos indios que peinaba para todos los lados y aunque no calvo tenía grandes entradas, tez blanca y un aspecto bastante agradable, muchas veces oí a las damas elogiando su porte, figura y distinción.
Compartió su vida sentimental con Lao Mercado, durante más de 60 años. No tuvieron hijos, pero ella aportó dos: Antonio y Modesto. Fue un matrimonio feliz. Él fue un hombre muy sano. No recuerdo ninguna enfermedad seria; sólo la que lo llevó a la tumba el día 4 de noviembre de 1957.

Cuando Conocí a La Tía Pilar


Por: Alfredo Blanco Núñez

Septiembre 29 de 2000


H

ace mucho tiempo, diez lustros aproximadamente, tuve la oportunidad de convivir con la naturaleza en todo su esplendor, vegetación abundante, ciclos de lluvias bien definidos y estables que permitían al agricultor preparar las tierras de acuerdo a las fases de la luna, tempestades con truenos ensordecedores y relámpagos que obligaban a tapar los espejos como parte de la ceremonia de respeto a ellas.
No había carreteras pavimentadas, los pasajeros no criticaban al conductor pues este era todo un héroe, cuando se atollaba el camión, los hombres ayudaban a empujar, cavar y hacer lo necesario para sacar el vehículo del barro donde se había atascado. Se ponían cadenas a las llantas para proporcionarle mayor tracción, había pocos carros, no se producían congestiones de transito. En las ciudades ya había energía eléctrica y el agua llegaba a las casas a través de tuberías pero en los pueblos no había ni lo uno ni lo otro.
Era una época en que no existía televisión en Colombia, el radio era un artículo de lujo y su tamaño y peso no la hacían transportable. Las personas se divertían refiriendo cuentos de brujas, aparecidos etc., y sólo se festejaban las fiestas de la patrona, había mucho respeto por los mayores y poca consideración para los niños, estos siempre tenían que levantarse en el bus cuando entraba una señora, tenían que cederle el puesto.
En esa época no teníamos ningún pariente médico, ni agua fría, ni perros calientes; la competencia fuerte de las gaseosas era una chicha que vendían en botellas de Canada Dry, no había oficina de pesos y medidas, se utilizaba el peso de totuma, el arroz no se vendía por libras sino por Latas o Avenas el pan era un artículo de lujo, el desayuno diario consistía en plátano, yuca, ñame, arroz amanecido con café tinto: el queso era considerado una liga y se utilizaba para la cena cuando no había carne y los niños no podían comerlo.
Esta era la situación cuando conocí a la tía Pilar, experta en repartir alimentos a más de 30 personas. La tía era muy cuidadosa, estaba pendiente de la administración de la casa y de los sobrinos para que no comieran en exceso, pues con la abundancia de guineo manzano, guineo largo, guayabas silvestres, mamones, patillas, melones y maíz verde; quien desobedecía pagaba las consecuencias entre tres y cuatro de la madrugada con un fuerte dolor de barriga que hacia necesario que la tía se levantara a proporcionarle una dosis de bicarbonato con limón y si el dolor persistía, recurría al famoso lavado, equipo médico muy de moda por esos tiempos.
Si tenía empacho, pérdida de apetito y malestar general sin gripa, seguro que eran lombrices, inmediatamente le daba una purga con aceite de resino o una toma de hierba santa previamente expuesta al rocío. Como complemento de la purga, era necesario pasar todo un día en ayunas, sólo era permitido tomar agua de panela para que hiciera efecto. Este purgante era administrado en las primeras horas del día.
La tía tenía amplios conocimientos, de los que por estos tiempos es necesario asistir a la universidad para adquirirlos, utilizaba conceptos modernos de conservación de alimentos. Los dolores que se presentaban a miembros de la familia los calmaba utilizando una variedad de plantas, es decir, utilizaba medicina alternativa. Podía coser, tejer, remendar y elaborar el almidón que se necesitaba para el alistamiento de las prendas de algodón. El arte de hacer dulces, sólo con la llegada de la carretera y los parientes médicos a la familia se atrevió a practicarlo con libertad pues en esa época el azúcar era un lujo y los dulces teníamos que comerlos con mucha prudencia pues daban dolor de barriga.

Fue una tía capaz de darnos las reprimendas del caso y aconsejarnos en las situaciones más difíciles. Mi tía Pilar fue un gran soporte para mí y mí familia.





REFLEXIONES




Tú eliges...


Colaboración enviada por Silvia Josefina Blanco Lozano.
Quiero compartir con todos los lectores de Lazos este cuento que me pareció muy bonito y nos hace reflexionar sobre nuestra vida.
Jerry era el tipo de persona que te
encantaría odiar. Siempre estaba de buen humor y siempre tenia algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba como le iba él respondía: Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo? Él era un gerente UNICO porque tenia varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante. La razón por la que las meseras seguían a Jerry era por su actitud.
El era un motivador natural: Si un empleado tenia un mal día, Jerry estaba ahí para decirle al empleado como ver
el lado positivo de la situación. Ver este estilo realmente me causo curiosidad, así que un día fui a buscar a Jerry y le pregunte: ¿No lo entiendo... no es posible ser una persona positiva todo el tiempo...
¿cómo lo haces? Jerry respondó: Cada mañana me despierto y me digo a
mí mismo, Jerry, tienes dos opciones hoy: Puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor. Escojo estar de buen humor.
Cada vez que sucede algo malo, puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello. Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado
positivo de la vida. Escojo el lado positivo de la vida. Si. claro... pero no es tan fácil? (Proteste). Si lo es dijo Jerry, todo en
la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección. Tu eliges como reaccionas a cada
situación. Tu eliges como la gente afectara tu estado de animo. Tu eliges estar de buen humor o mal humor. En resumen, TU ELIGES COMO VIVIR LA VIDA.

Reflexione en lo que Jerry me dijo. Poco tiempo después, deje la industria de restaurantes para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Jerry cuando tenia que hacer


una elección en la vida en vez de reaccionar a ella.
Varios años más tarde, me entere que Jerry hizo algo que nunca debe hacerse en un
negocio de restaurante. Dejo la puerta de atrás abierta una mañana y fue asaltado por 3 ladrones armados. Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación. Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Jerry fue encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica. Después de 18 horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Jerry fue dado de alta aún con fragmentos de bala en su cuerpo.
Me encontré con Jerry seis meses después del accidente y cuando le pregunte como estaba, me respondió: Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo. Le pregunte que paso por su mente en el momento del asalto y contestó: Lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso recordé que tenia 2 opciones: Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir, ¿No sentistes miedo?, le pregunte. Jerry continuo: Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien, pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en las caras de médicos y enfermeras, realmente me asuste... podía leer en sus ojos: Es hombre muerto, supe entonces que debía tomar acción... ¿Qué hiciste?, pregunté, Bueno... uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo grite SI, a las balas.. Mientras reían les dije: Estoy escogiendo vivir... opérenme como sí estuviera vivo, no muerto?.
Jerry vivió por la maestría de los médicos pero sobre todo por su asombrosa actitud.
Al reflexionar en la lectura de este cuento aprendemos que cada día tenemos la elección de vivir plenamente y que la actitud al final lo es todo.

Reflexión Desde El Espíritu Santo


Por: Juan Felipe Blanco Librero

29 de Septiembre de 2000.


Por fin llegó la musa. Hace unos años vi una película llamada “Angeles e Insectos”. Trataba sobre la experiencia de un naturalista (profesión muy loable...) protegido por un noble a mediados del siglo XIX. Como lo “in” de la época era codearse con los hombres de ciencia y financiar sus actividades, el noble en cuestión decide financiar el trabajo del naturalista inglés recién llegado del Amazonas. El naturalista estaba interesado en estudiar el comportamiento de las hormigas. A cambio, él tenía que instruir a la primogénita del noble y a otros miembros de la familia y de la casa sobre ciencias naturales. Durante su permanencia en dicha casa el naturalista encuentra ciertas similitudes entre la vida de las hormigas y la de la gente, en especial la de su entorno... y ahí los dejo. Véanla, se las recomiendo.
Hoy precisamente me encontraba en el río Espíritu Santo (sí, el de las musas!!) observando a unos caracoles que estamos tomando como indicadores de la calidad del río y se me ocurrió un símil con la vida de los humanos. Estos caracoles se encuentran como larvas (el primer estado; los bebes) flotando en el mar. Después de cierto tiempo les empieza a crecer una conchita y se van para el fondo y se vuelven “reclutas”. Estos caracoles en miniatura empiezan una travesía “inconsciente”. Entran por la boca de algún río y su “destino” es subir y subir y subir... contra la corriente. Los libros decían que cuando llegaban a adultos, se reproducían ponían sus huevos en las piedras, arriba en el río, y cuando los huevos se abrían y las larvas salían, estas eran arrastradas por la corriente hasta el mar y empezaba la historia de nuevo.
En estos cortos meses de observaciones, y de contar y medir un montón de caracoles a lo largo del río, hemos encontrado que quienes migran son los “jóvenes” (los caracoles pequeños). A todo lo largo del río hay adultos (caracoles grandes), pero los que siempre están subiendo son los más pequeños... por donde las corrientes son más fuertes. A esto hay que agregarle que el río frecuentemente se crece y los retrasa unos cuantos decámetros. ¿Hasta cuándo siguen migrando? ¿Hasta dónde? Aún no sabemos solamente creemos que en algún momento deciden “parar” (los hemos observado “descansar” a algunos grupos), no importa que tan lejos o qué tan cerca hayan llegado. Se reproducen, y vuelve el cuento a andar. Según nos cuentan, se han visto caracoles de estos hasta unos doce kilómetros desde la desembocadura (en un sitio llamado Puente Roto). Sin embargo, es muy difícil que un caracol promedio llegue a tal sitio en toda su vida (unos 5 años). Su velocidad de carrera es de unos 5 metros por día... contra la corriente. Pero hay caracoles allá arriba... luego algunos han llegado y seguirán llegando, y harán que la especie esté cada día más arriba, más lejos. Pero es un proceso que ha requerido de cientos, sino miles, de años, y del paso de incontables generaciones.
Mis reflexiones son varias. La primera es que venimos a este mundo a nadar contra la corriente. Muchas veces no sabemos para dónde vamos. Aún sabiendo para donde vamos, el camino de la vida no es fácil, y hay “corrientes fuertes” en contra y a veces “crecientes del río”. Pero ello no impide que podamos lograr nuestros objetivos; por el contrario les da un mejor sabor.
En segundo lugar, aunque creo que cada persona viene a cumplir una función específica en la vida, definitivamente hay unos marcados con esa estrella de “llegar lejos”, de “sobresalir” para llevar a su especie a destinos cada vez más insospechados. Pero cada uno dentro de las medidas de sus posibilidades puede llagar tan lejos como quiera... a pesar de las corrientes en contra, de las crecientes, y de la incertidumbre tras cada nuevo recodo del “río de la vida”.
Finalmente, no importa qué tan lejos o no lleguen nuestros padres, o que tanto nos instruyan o prevengan sobre la vida y sus “aguas turbulentas”. Cada uno es arrastrado por la corriente, para empezar de nuevo y vivir sus propias experiencias. (Por favor, padres no mal interpreten esto; los necesitamos y mucho les debemos, pero no todo lo malo, y por qué no lo bueno, es culpa de Ustedes; simplemente hicieron su trabajo). Cada hermano, cada primo, cada amigo es una historia diferente y personal a lo largo del “río de la vida”.
PD. Cualquier parecido con la historia de Juan Salvador Gaviota es pura casualidad. La naturaleza nos enseña todos los días su infinita sabiduría.

ACRÓSTICO A MI MADRE


Por: Arcelio U. Blanco Martínez


iempre dispuesta por tu familia luchar;

nfinito amor prodigastes al prójimo;

aravillosa madre, para tus hijos ejemplar!

yendo tus proverbiales consejos, el destino
os indicastes para el éxito alcanzar.
nte el altar de tus recuerdos nos ponemos de hinojos¡

ientras tejías en nuestras mentes mallas de ilusiones,

prendimos a contemplar el horizonte incierto y lejano

ebozabas tu rostro para que el sufrir arcano,

u tristeza ocultara para no afectar de tus hijos los corazones;

nfinito, lleno de dificultades el camino que nuestros pies hollaron,

o desfallecimos; siempre unidos todos los hermanos!
speranza éramos para ti; tus sueños se realizaron;
aceamos todos los imposibles y para honrarte a la meta llegamos.











Los días 12 y 28 del presente mes se cumple un año más del natalicio de nuestra Abuela SIMO y de la Tía Pilo



OCTUBRE

CUMPLEAÑOS

ANIVERSARIOS

Domingo Blanco Castro

Oct-01

 

Ingrid Blanco David

Oct-05

 

Víctor Alfonso Caballero Blanco

Oct-07

 

Silvia Josefina Blanco Lozano

Oct-07

 

Maria del Carmen Blanco de Peralbo

Oct-08

 

Ana Raquel Blanco Sotelo

Oct-10

 

Pilar Blanco Charrasquiel

Oct-12




Arcelio U. Blanco M. y Leticia Núñez de B.

 

Oct12-1945

Eduardo Blanco Martínez

Oct-13

 

Jaime Blanco Núñez y Lucia Cerra de Blanco

 

Octubre 19-1979

Ana Carolina Figueroa Blanco

Oct-20

 

Mateo Blanco Gamboa

Oct-22

 

Arcelio U. Blanco Llanos

Oct-26

 

Simona Martínez de Blanco

Oct-28






NOVIEMBRE

CUMPLEAÑOS

ANIVERSARIOS

Daniela Alejandra Blanco Pinillos

Nov-1

 

Benjamín Blanco M.

y Judith Castillo de Blanco



 

Noviembre 6-1970

Hermelina Lozano de Robles

Nov-08

 

Alba Maria Blanco Verbel

Nov-11

 

Diego Luis Blanco Charrasquiel

Nov-11

 

Erika Lucia Aros Rueda

Nov-12




Luis Felipe Blanco Castillo

Nov-12

 

Carmen Navarro de Blanco

Nov-14




José Vicente Blanco M. y Carmen Navarro

 

Nov-14

Alvaro Néstor Jiménez Blanco

Nov-16

 

Judith Castillo de Blanco

Nov-16

 

Eduardo Blanco Martínez e Ingrid David G.

 

Noviembre 17-1965

Inés Blanco Molina

Nov-19

 

Juan Jacobo Blanco Llanos

Nov-20

 

Esteban Blanco Martínez

Nov-21

 

Analida Cecilia Blanco Verbel

Nov-22

 

Luis Simón Blanco Martínez

Nov-27

 






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje