Página principal

Docuemnto 3: Stalin: Un partido fuerte


Descargar 10.62 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño10.62 Kb.
Análisis de textos de la Revolución Rusa , Stalin

DOCUEMNTO 3: Stalin: Un partido fuerte


"La conquista y el mantenimiento de la dictadura del proletariado son imposibles sin un partido fuerte por su cohesión y su férrea disciplina. Pero la férrea disciplina dentro del partido es inconcebible sin la unidad de voluntad, sin la unidad de acción completa y absoluta de todos sus miembros. Las fracciones son incompatibles con la unidad del partido y con su férrea disciplina. La existencia de diversos centros significa el quebrantamiento de la unidad de la voluntad, el debilitamiento y la descomposición de la dictadura. Naturalmente los partidos de la Segunda Internacional, que luchan contra la dictadura del proletariado y no quieren llevar a los proletarios al poder, pueden permitirse ese liberalismo que supone la libertad de existencia de fracciones, pues ellos no necesitan para nada una disciplina férrea. Pero los partidos de la Internacional Comunista, que basan todo su trabajo en la tarea de la conquista de la dictadura del proletariado y de su consolidación, no pueden admitir ni el liberalismo ni la libertad de existencia de fracciones. El partido es la unidad de voluntad, que excluye todo fraccionamiento y toda división de poderes dentro del partido"

José Stalin, Los Fundamentos del Leninismo. 1924. En. Prats, Historia del Mundo Contemporáneo, Edit. Anaya, Madrid, 1996, p. 70


DOCUEMNTO 4: Las depuraciones y «purgas» estalinistas


«Desde mis años jóvenes había comenzado mi trabajo bajo la dirección de Vladimir llich Lenin; me instruía a su lado, desempeñaba las tareas que él me encomendaba. Y he aquí que en 1937, camaradas, yo corrí la suerte de muchos. Ocupaba un puesto de dirección en el comité regional del Partido en Leningrado y, naturalmente, fui arrestado también; sentí un inmenso terror no por mí mismo, sino por el Partido. No podía comprender por qué motivo se arrestaba a los viejos bolcheviques.

Ni al instante, ni durante dos años y medio de prisi6n, ni cuando se me envió luego deportado a un campo (donde he pasado 17 años), había acusado entonces a Stalin (…). Apreciaba a Stalin, sabía que él había poseído grandes méritos antes de 1934, y lo defendía.

Camaradas, heme aquí de vuelta, enteramente rehabilitado. Era el momento justo en el que se desarrollaba el XX Congreso del Partido. Fue aquí donde supe, por primera vez, la cruel verdad sobre Stalin. El gran mal causado por Stalin no estaba solamente en el hecho de que muchos de nuestros mejores (miembros) hubiesen desaparecido, sino en que reinaba la arbitrariedad, en que se fusilaba sin juicio, en que los inocentes eran arrojados a la prisión. Toda la atmósfera creada entonces en el Partido era contraria al espíritu de Lenin, era su disonancia.»

(Testimonio de un prisionero. XX Congreso del PC de la URSS. En Cahiers du comunismo, 1 diciembre de 1961.) En: Prats, Historia del Mundo Contemporáneo, Edit. Anaya, Madrid 1996, p. 71)


Dentro del contexto de la revolución Rusa encontramos como al sucesor de Lenin a Stalin en Rusia en el año 1924, el cual tenía el trabajo de consolidar lo iniciado por Lenin.

Es así como en el primer texto nos encontramos con un texto político manifestado por el propio Stalin el cual da a entender que la diferencia entre ellos y sus detractores de la Segunda Internacional es la unidad por el bien común que es la implementación del socialismo. Da a entender que es la unidad del partido lo que lo hace fuerte, para él la aplicación del liberalismo solo equivale a la consecuencia directa de la división de las facciones. La unidad que plantea Stalin queda de manifiesto en su última frase en donde dice “El partido es la unidad de voluntad, que excluye todo fraccionamiento y toda división de poderes dentro del partido" ,es decir , no solo habla de la unidad necesaria dentro de la revolución sino que también la necesidad de actuar como grupo para no ser derrotados.



En tanto el segundo texto corresponde a un testimonio brindado por un prisionero de la ex URSS el cual tenía un puesto de dirección en el comité regional del Partido en Leningrado, el cual da ha conocer que en un comienzo cuando era parte del partido se identificaba enormemente con la figura de Stalin en cuanto a la unidad del partido y por ser el sucesor de su antiguo líder Lenin, tanto así que habla de cuando incluso se le tomo prisionero más que por él temía por el partido. Posteriormente se desengaña al ver que la unidad de la que se hablaba solo era producto de un autoritarismo que conllevó a trágicas consecuencias en cuanto a lo humano y que solo se dio por enterado posteriormente a lo acontecido, finaliza este testimonio renegando de Stalin ya que considera que desvirtuó lo que Lenin había planteado en un comienzo.

En resumen ambos textos nos hablan de dos partes de la historia de esta revolución, primeramente el discurso de Stalin que da la visión de unidad de grupo para no desintegrar el poder de la URSS que en realidad lo que se da a entender por el texto 2 lo único que no quería que se desintegrara era su propio poder en donde sostuvo un abuso constante de él al utilizar su autoritarismo para desaparecer a aquellos que no estuviesen de acuerdo con su visión de Rusia.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje