Página principal

Divina psiquis


Descargar 130.05 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño130.05 Kb.
  1   2



Carlos León Liquete




DIVINA PSIQUIS:

pervivencia de una imagen clásica de la tardía antigüedad

en la poesía modernista de Rubén Darío

y su conversión simbólica en Juan Ramón Jiménez.




  1. INTRODUCCIÓN.

En un primer momento de nuestro estudio nos propusimos rastrear el origen del mito de Psique tal y como aparece en el poema “Divina Psique” de Rubén Darío.

En este poema creímos entrever una formulación simbólica del espíritu rubeniano, sintético entre lo clásico y lo cristianoi. Ahí iniciamos nuestra investigación, con más dudas y tanteos que luces.

En el proceso de esta investigación nos hemos dado cuenta de que la síntesis característica de Darío entre lo clásico (un clasicismo, quizás, tardío) y lo cristiano (un cristianismo, en el sentido de Larrea, nuevo) se produce en el mismo origen del cuento o mito y de los símbolos que de él se han derivado: las bodas del amante y el amado, la mariposa, la llama.

Resultaba interesante comprender el proceso por el que estos símbolos llegan desde la tardía antigüedad hasta Rubén Darío y, a través de él, seguramente, al poeta Juan Ramón Jiménez quien, si la intuición no nos falla, ha llegado a convertir dichos motivos tradicionales en símbolos poéticos propios de su universo personal y simbólico.

La lectura paralela de textos críticos, como el de Ernst. R. Curtius (Literatura Europea y Edad Media latina) o el de Panofsky (Renacimiento y renacimientos en el arte occidental), fue sembrando el camino de ideas en torno a la tradición clásica y la importancia de la latinidad tardía para la actual comprensión de los mitos y su continuidad iconográfica.

La pervivencia de la imagen, motivo, símbolo de Psique en la literatura contemporánea no es casual ni exclusiva de la poesía. Nos hemos limitado a ella por necesidades del guión, por la brevedad del tiempo del que disponemos, en los escasos instantes robados al quehacer cotidiano.


  1. UN CUENTO AFRICANO. UNA IMAGEN GRIEGA.

El mito de Psique y Eros-Cupido ha tenido una larga tradición en el arte europeo. Eros es uno de los personajes más frecuentes en toda la literatura mitológica. Ese “Amor, amor” ha sido hábito largamente vestido por los poetas de la romania (y tantas otras tradiciones).

Cualquier persona que hoy día piense en el mito recordará un origen “griego”, denotado por el término Psiqueii. Así, en artículos contemporáneos publicados en la red sobre el particular se habla del mito clásico de Cupido y Psique (v. Hamilton, www.kelpienet.net) o libros de texto (Ramos Morell y Pérez Royo: www.culturaclasica.com) afirman que “este cuento se remonta a las tradiciones primitivas de Grecia”. Sin embargo, ni Hesiodo ni Homero o Apolodoro hablan del mito o se refieren a Psique.

En obras de la actualidad dedicadas a los mitos griegos como la de Rober Graves (2001) o la de Gallardo López (1995) tampoco se hace referencia alguna a este mito. Esto basta para ponernos sobreaviso respecto al supuesto origen griego del mito. Sobre la relación con Grecia, ya no del mito sino de su imaginería, es la proporcionada por Aghion et alli (1997, 301): “En la cerámica ática, algunos guerreros muertos están acompañados de una pequeña figura, armada y a veces con alas, que representa el alma del difunto. En una hidria de Münster (c.510 a.C.) esta figura recibe el nombre de Psique según reza una inscripción”. Eduardo Cirlot en su Diccionario de símbolos también alude a una antigua imagen semejante, sin aportar datos explícitos sobre el origen de estos “emblemas” en la voz ”Mariposa”:

“Entre los antiguos, emblema del alma y de la atracción consciente hacia lo luminoso. La purificación del alma por el fuego, que en el arte románico se expresa por el carbón encendido que el ángel pone en la boca del profeta, se ve presentada en una pequeña urna de Matti por la imagen del Amor, que tiene en su mano una mariposa a la que acerca una llama. El ángel de la muerte era representado por los gnósticos como pie alado pisando una mariposa, de lo cual se deduce que asimilaban ésta a la vida, más que al alma en sentido de espíritu y ente trascendente. Esto explica que el psicoanálisis conceptúa la mariposa como el símbolo del renacer” (Cirlot: 1997).
De aquí hasta la pintura pompeyana pasa una representación, una imagen alada, mujer-niña, vida y alma; pero no un relato o un mito consolidado. La primera narración escrita del mito de Psique y Cupido se produce en el Asno de oro de Apuleyo (Libros IV,28 - VI,24). Apuleyo presenta su Metamorfosis como una fábula milesia y es precisamente la narración de Psique el centro físico y del relato. Como sugiere Carlos García Gual (1997, 111) “es un cuento y no propiamente un mito, pero tiene un aura mítica singular”.

La interpretación del origen del mito que realiza, apoyándose en las teorías de Vladimir Propp, parece sumamente acertada. Parafraseamos sus palabras sobre este posible origen popular del mito: “se trata de un cuento maravilloso tradicional” lo cual parece estar “indicado ya por el novelista al ponerlo en boca de una viejaiii”. Hay que recordar que el relato se inicia cuando el asno-Lucio escucha, en la cueva de los ladrones en Cariteiv, como una se lo cuenta a una joven cautivav. Continua García Gual diciendo que “es un cuento de difusión oral –con la estructura típica de tales cuentos, bien analizada por V. Propp y otros-, y al parecer aún se cuenta en la zona del norte de África, en la Cabilia, de donde era originario Apuleyo” (op.cit, 112vi).

Sin embargo, otras obras afirman, como hemos visto, que el mito de Psique y Eros aparece ya en el arte antiguo griego y que era un mito tradicional antes de que fuera puesto por escrito en tiempos del africano Apuleyo (Aghion: op. cit.). Contienden, por tanto, una supuesta tradición (oral) africana, con otra griega basada en la etimología. El peso en la formación definitiva del tema parece recaer en esta última.

Anteriores a Apuleyo son las pinturas pompeyanas en las que la figura de Psique se ha popularizado, “representándola como una joven alada semejante a una mariposa”. Esta imagen de la mariposa refleja uno de los motivos típicos asociados al mito (el alma-mariposa) y sin duda uno de los más fértiles en la poesía de tiempos posteriores. Esta identificación del alma –psique- y la mariposa proviene, posiblemente, de la etimología griega. Pero por alguna razón no ocurre así en Apuleyo, en quien dicho motivo está ausente. Es reseñable su representación Pompeya, ciudad latina, con importantes contactos con las costas cartaginesas y sicilianas (es decir, la puerta para el África y la magna Grecia). Se produce aquí un triángulo geográfico de tradiciones que pudiera contribuir al origen, separado o conjunto, del mito, el símbolo y la iconografía de Psique: el norte de África, la magna Grecia, la Roma posterior a Cristo.

José María Ciordia afirma también que “la historia de amor de Cupido (Eros en griego) y Psique no aparece mencionada en la literatura griega, pero sabemos que era conocida, porque aparece representada en el arte de la época” (en www.clio.rederis.es). Da la impresión de una de esas interpretaciones tradicionalmente aceptadas y nunca contrastadas. Escasas representaciones explícitas del mito anteriores a las pinturas pompeyanas (las que cita Aghion de cerámicas áticas) y al propio Apuleyo. El mito, en su formulación clásica, es romano-africano, pero con “ambiente” griego.

¿Quién puede negar, ante estos hechos, la posibilidad de una confluencia de una imagen/símbolo griega (mariposa-vida y muerte) y un cuento africano sobre la belleza de una hija que acabó siendo la amada del amor como sustrato posible del mito en Apuleyo? ¿No podría ser que hemos estado confundiendo determinadas representaciones análogas con representaciones del mito de Psique? Por ejemplo, el supuesto beso por el que Eros libera a Psique de su sueño tras abrir la caja con la “belleza” de Proserpina es un beso poco relevante. En realidad, en Apuleyo no aparece. El beso sólo se aprecia después, cuando Eros y Psique se casan ante el Olimpo, solemnemente reunido para la ocasión.





  1. CARACTERÍSTICAS DEL MITO EN APULEYO.

En no pocos lugares se ha narrado suficientemente el cuento de Cupido y Psique en la forma en que lo relata Apuleyovii. No es este el momento de un nuevo resumen, aunque repasemos las líneas de la narración recogiendo sus caracteres esenciales.

Psique es la hermana menor de tres hijas de un rey y una reina de una ciudad. Ya hemos comentado la oralidad propia de estas fórmulas de inicio. No es esto algo baladí, pues de este 3 (hijas), 2 (rey y reina), 1 (ciudad), proviene la primera interpretación cristiana del mito que realizaron autores como Fulgencio.

Psique se caracteriza por su belleza: “la perfección de la más joven era tan extraordinaria, tan maravillosa, que la voz humana no tenía palabras para expresarla ni ponderarla adecuadamente” (Apuleyo: 1995, 133). Es esta maravilla sobrehumana la que ha caracterizado la forma del alma-psique en nuestro acervo cultural. Está con los humanos pero no existe humano capaz de expresar su belleza con palabras.

Su hermosura se compara con la de una “estatua de acabada perfección artística” (136). Posteriormente, ante el engaño de sus hermanas se la caracteriza como “alma sencilla y sin dobleces” (id. 155). La sencillez es rasgo del alma pura y de la trasparencia que sugiere la ausencia de doblez.

Otra de las características más reseñables de Psique es la capacidad de enamorar a Cupido mediante palabras –las propias palabras que los humanos no tiene para describirla: “la belleza y hechizo del lenguaje amoroso acabó rindiendo al esposo” (146). Así, Psique enamora al mismo Amor o, como decía Calderón, por la dulzura de sus palabras “ni amor se libra de amor”.

Sin duda, la característica la que nos acerca más este mito de Psique a una interpretación poética del alma humana es su implacable curiosidad (“la atracción por la luz de la mariposa”), que la lleva a caer una y otra vez en los peligros de los que le avisan su amado (“no mires mi rostro”) y otros dioses menores. Tras el regreso del Hades con la cajita llena del sueño de Proserpina, Psique es “una vez más (...) víctima de su curiosidad habitual” (184). Y aquí dan comienzo sus trabajos que, como los nueve de Hércules, harán de ella una diosa.

En el cuento de Apuleyo, Psique, como una nueva Venus, sustituye a la otra, la Venus Citerea nacida de las olas, a la que los hombres abandonan (“su culto abandonado”, id. 134). Este abandono del culto puede ser tomado alegóricamente como una sustitución del culto del amor carnal (Venus) por el amor espiritual (alma-psique) y es, en el relato, el motivo fundamental de la venganza de Venus sobre su competidora Psique. La venganza de Venus se concreta en este deseo:

“Haz que esta joven se enamore perdidamente del último de los hombres, un maldito de la Fortuna en su posición social, en su patrimonio y en su propio integridad personal; en una palabra: un ser abyecto que no pueda hallar en el mundo entero otro desgraciado comparable a él” (id. 136).
Este ser abyecto no es otro que Cupido al que Apuleyo describe aún como “el niño alado y atrevidillo” “armado con antorchas y flechas”. Cuando Psique, soliviantada por sus hermanas y movida por su propia curiosidad de conocer a aquel con quien comparte el lecho, enciende la lámpara para ver el rostro de su amado descubre “al más dulce y amable de los animales salvajes (...), el dios de la hermosura”.

Hay lecturas muy diversas de este pasaje en la tradición occidental. Desde este origen, a nuestro parecer, beatífico de la primera imagen del amado, cabe oponer la de Diel (1976, 128):

“A la luz de una antorcha descubre a su lado un monstruo. La antorcha iluminada simboliza la chispa de clarividencia que comienza a disipar el encantamiento imaginativo, el despertar del remordimiento que permitirá a Psique observar el amor perverso a la luz del día”.
¿De dónde proviene la tradición simbólica en la que se sustenta Diel? Veremos a lo largo de este artículo como no es el único que ha llegado a esta interpretación exclusivamente negativa del Amor . Sin embargo, otras interpretaciones lo han sublimado hasta el punto de identificarlo con el Amado, Cristo. Esto, para un escritor latino parece excesivo. Pero es posible que en la propia narración de Apuleyo exista un sustrato ecléctico respecto a la materia religiosa: el alma ha podido adquirir ya algunos caracteres pseudocristianos.

El Cupido de Apuleyo no deja de resultar peculiar, muy clásico: Cupido, monstruo ingrato al que todos temen, pero al mismo tiempo dios de la hermosura y del amor o, como dirá Pan en el relato, “el mayor de los dioses”. Sin duda estas contradicciones son las que están en la base misma de tantos textos en los que el amor se presenta como antitético, basándose en paradojas, antítesis, oxýmoron. La descripción del dios resalta por su edad: ya no es un niño sino un joven de gran hermosura: “joven, voluptuoso y sensible” dice Pan (161). Hera y Ceres le recuerdan a Venus que su hijo ya no es un niño: “¿Ignoras que es un varón y que es joven? ¿O te has olvidado de los años que tiene? ¿Acaso te sigue pareciendo un niño por conservar la gracia de la infancia?” (166). Así, Cupido “no es ahora el divino niño travieso, armado de arco y fogosas flechas, sino un joven seductor que acaba cayendo en las redes del amor y soporta las penas de su pasión” (García Gual: 1997, 112). De esta interpretación parten obras posteriores como la citada comedia de Calderón, Ni amor se libra de amor.

La descripción de Cupido concuerda con la que nos han transmitido las iconografías medievales y con las recogidas por los poetas renacentistas. Panofsky presenta en su obra una serie de figuras medievales que representan a Cupido con los atributos del arco y las flechas y la antorcha (el fuego). Incluso, varias figuras como la de “Cupido volando” reproducido hacia 1100 en la Psychomachia de Prudencio parecen representar también a un joven efebo como el del cuento de Apuleyo (Panofsky: 2001, figuras 65, 66 ó 67).

Apuleyo nos transmite un mito de ambiente plenamente clásico, posiblemente basado en un cuento popular norteafricano y en una síntesis de tradiciones que desconocemos en su mayor parte. Pero no todo el mito ha de atribuírsele. Estudios interdisciplinarios podrían alumbrar imágenes, referencias, citas sobre la mariposa y los cuentos del alma-psique que aún desconocemos.





  1. EL MITO EN LOS AUTORES MEDIEVALES: HACIA BOCCACCIO.

A nuestro juicio, en el relato de Apuleyo se daban ya las condiciones que permitían la conversión cristiana del mito en los autores latinos posteriores. Así, en Apuleyo podemos leer sentencias como “sensit psyche divinae providentiae beatitudinem”. Es difícil que esta expresión del sentimiento de la beatitud divina no fuera observada por los autores medievales siempre atentos a la conversión de lo pagano en cristiano mediante los más diversos procedimientos (v. Curtius: 1955).

Los diccionarios de mitos, como el clásico de Grimal y otros, remiten a Apuleyo, Fulgencio, un códice Vaticano (que no hemos encontrado, v. Mit.. Vat. I 235)). Y poco más.

En los siglos V y VI, hay dos autores al menos en los que se trata el mito de Psique: Marciano Capela y Fabio Fulgencio.

No hemos podido consultar en su original latino el texto de Marciano Capela, De Nuptiis Mercurii et Philologiae. Según Boccaccio, es dicha obra la que permite justificar la adscripción de Psique como decimoquinta hija de Apolo (Boccaccio: 1983, 332).

“La obra del africano gentil Marciano Capela (escribió entre 410 y 439) sobre las artes liberales sirvió de norma a toda la Edad Media” (Curtius: 1955, 64). En De Nuptiis se convierte en diosa a la sapientísima doncella Filología para que sea la esposa de Mercurio-Hermes. Como advierte precisamente Curtius: “también se había convertido en diosa a Psique en el Asno de Oro de Apuleyo” (op.cit., 65). Esto nos hace suponer que Marciano Capela pudo basarse en la obra de su paisano en algunos aspectos, como la conversión de un concepto (filología, alma) en diosa.

La paternidad de Apolo en el texto de Marciano Capela nos recuerda la aparición del dios en el relato de Apuleyo. Es Apolo quien profetiza al rey, padre de Psique, que su hija se casará con un monstruo y da las órdenes para que Psique se dirija al monte desde el que el céfiro la conduce hasta el santuario de Cupido. Boccaccio, siguiendo en esto a Marciano Capela, afirma que Psique, el alma, es hija de Apolo y Entelequia (en griego ‘actividad constante’). Así lo justifica: “Entelequia, como dice Calcidio en su Comentario al Timeo de Platón, se interpreta como la mayoría de edad, de la que se llama hija al alma racional porque, aunque en el vientre de la madre la recibimos del alma de las luces, sin embargo sus obras no aparecen sino cuando la edad alcanza la plenitud” (Boccaccio: 1983, 336).

El neoplatonismo de Boccaccio se mezcla aquí con el platonismo de Calcidioviii y el del propio Marciano Capela, africano gentil, como oportunamente recordaba Curtius. Este platonismo estaba ya en el mismo origen del mito. No hay que olvidar que Apuleyo se declaraba platónico y, según parece, pudo escribir sobre el propio Platón.

Resulta cuando menos notable que Marciano Capela sea de origen cartaginés, esto es, africano, al igual que Apuleyo y que Fulgencio y que, según la teoría defendida por García Gual, el origen popular del cuento deba buscarse en las tradiciones norteafricanas. Se intuye en la base del mito una confluencia de la oralidad africana y la etimología griega esencial para su formación.
Fulgencio, autor del siglo VI d.C (ca. 480-550), representante de la latinidad tardía y continuador de San Agustín de Hipona resume el mito de Psique y Cupido en su Mitología (III, 6; “Fabula deae Psicae et Cupidinis”). Es este autor la fuente principal de la interpretación alegórica medieval de Psique que perdura desde la interpretación de Boccaccio hasta los autos sacramentales de Calderón. Fulgencio toma el mito de Apuleyo. A pesar de las muchas falsedades que encuentra en el Asno de oro se ve en condiciones de afirmar: “Sed dum is qui hanc fabulam legerit in nostra haec transeat sciturus quid sibi illorum falsitas sentire volverit”. Fulgencio convierte la ciudad en la que vive Psique “in modum mundi”, al rey y la reina, sus padres, en “deum et materiam” y las tres hijas de estos, de la que Psique es la menor en “carnem, ultronietatem quam libertatem arbitrii dicimus et animam”. La interpretación de Psique como “anima” proviene de la etimología griega (“Psice enim Grece anima”). A pesar de este apunte etimológico, parece que el conocimiento del griego de Fulgencio no era excelente ya que en ningún momento asocia esta palabra al otro significado que en griego antiguo se asocia al término: la mariposa.

Es este autor también el que está en la base de la interpretación alegórica medieval, la que Boccaccio institucionaliza en su Genealogía Deorum. Del propio Fulgencio parten otras líneas del mito muy interesantes. Aunque autores como Ruiz de Elvira afirmen (1995, 495) que Fulgencio resume “sin variantes” el relato, pensamos que es Fulgencio la pieza esencial para la interpretación medieval del mito. El relato no parece variar, lo que varía es la alegoría subyacente. La interpretación de la lámpara que Psique enciende como comienzo del pecado del alma se sitúa, desde este autor, frente a una interpretación, más propia de los antiguos, en la que esa “lucerna” sería la propia luz de la inteligencia característica del alma racional (luz que alumbra en la caverna). Cirlot, en nuestra época, ha sugerido este significado de la lámpara: “símbolo de la inteligencia y del espíritu. Así aparece en el mito griego de Psique, en la leyenda de Diógenes y en el arcano del Eremita del Taror...” (op.cit). Diel, que en otros aspectos no coinciden con estas interpretaciones, piensa que la lámpara significa la clarividencia

También Fulgencio da importancia excepcional al papel de Hera-Iove en el mito. En Apuleyo, Hera –como Ceres- no podía ayudar a Psique por no enfrentarse a Venus. No posee un sentido definido. Pero en Fulgencio, es este episodio importante para la cristianización del mito: Hera diosa del matrimonio protege a Psique (alma racional) frente a Venus (amor carnal) de esta forma se puede unir al Amor espiritual, divino (representado por Cupidoix).

Tras estos autores, se pierde el rastro del mito durante alrededor de doscientos años (esa supuesta noche de los siglos que fue la Edad Media podría resumirse justamente estos siglos VII y VIII). En los albores del ochocientos, dos comentaristas de Marciano Capela pudieron dar continuidad a estas interpretaciones. Nos estamos refiriendo a Juan Escoto Erigena y sus Anotaciones a Marciano; y a Remigius de Auxerre, con su Comentario a Marciano.


Juan Escoto Erigena fue un destacado filosofo del renacimiento carolingio, de origen irlandés, que llegó a ser condenado por la iglesia por su panteísmo y su interés por el hermetismo. Hoy en día se le considera uno de los grandes autores medievales del esoterismo cristiano. De nuevo, la pista parece volver a la interpretación hermética del mito (relacionada con los misterios), una pista sobre la que ya nos habían puesto los comentaristas de Apuleyo al afirmar que el Asno de oro hay que entenderlo en su relación con los misterios de Isis. Juan Escoto Erigena basándose en el neoplatonismo, fundó su doctrina mística que se halla expuesta, ante todo, en la obra De la división de la naturaleza:

“Escoto Erigena divide el ser en cuatro naturalezas: 1) la increada, pero creadora: Dios como fuente de todas las cosas; 2) la creada y creadora: ideas divinas, que aparecen como causas primarias. El mundo de las cosas ha sido creado por Dios de sí mismo y su existencia es eterna; 3) la creada y no creadora: el mundo sensorialmente perceptible, manifestación del mundo ideal único en el conjunto de las distintas cosas; 4) la increada y no creadora: Dios, concebido como fin último de todas las cosas. Escoto Erigena relacionaba la formación de las cosas con la caída del hombre en el pecado, causa de que el hombre se desprendiera de Dios. Mas, con el transcurso del tiempo, llega la redención y la vuelta de todas las cosas a Dios” (http: // filofofía.org /enc/ros/escoto.htm)


Entre Fulgencio y Erigena se halla el quicio de la interpretación de la Psique: caída y redención que culmina en la unión íntima del alma con Dios.

De aquí parten varias sendas: la alegoría medieval, la conversión cristiana del mito, la interpretación emblemática y epigramática, la interpretación lírica y simbólica de la mariposa-alma, etc... Y, desde aquí también, otra senda, rara, estrecha, conduce hasta los místicos posteriores en los que algunos rasgos prototípicos del mito aún son perceptibles (por ejemplo, el “céfiro blando” de San Juan de la Cruz o la noche como momento de unión de los amantes).

El alma, en Erigena, ocupa el segundo modo del Ser, es decir, “el puesto más elevado y próximo a Dios” (Erigena, op. cit.). De nuevo, como en Apuleyo, Calcidio, Marciano Capela o Fulgencio, nos movemos en los límites confusos del neoplatonismo. Y al mismo tiempo, en todos los autores medievales se nota la impronta de San Agustín en la interpretación y lectura de dicho platonismo.
Remigius de Auxerre (c. 841-c.908) pertenece al renacimiento carolingio del siglo IX. Según los estudios de filosofía de este periodo, Remigius se caracteriza por su dependencia de las fuentes y, especialmente, de Escoto Erigena. Su obra no sólo depende de Erigena sino también de algunos autores que ya conocemos:

“This poema, the ‘O qui perpetua’, provides something like a sketch of Platos Tiameus. Together with Chalcidius’ commentary on the Tiameus, Macrobius commentary on Cicero’s Dream of Scipio, and the so-called hermetic writings, this poem of Boethius es one of the sources of the Platonismo of the Middle Ages” (en www.nd.edu).


Debemos recordar que el Timeo fue el libro de Platón leído en la Edad Media, en traducción latina, y, seguramente, interpretado y comentado a través de algunos de los comentarios citados como elde Calcidio.

Este repaso nos permite aseverar que el mito y el tratamiento de “psique” se desarrolla, después de Apuleyo, en dos grandes grupos:



  1. Escritores africanos continuadores de San Agustín (Marciano Capela, Fulgencio).

  2. Autores del renacimiento carolingio (Escoto Erigena, Remigius de Auxerre).

La tradición se va consolidando, por tanto, en un ambiente propicio al clasicismo y sus motivos, un clasicismo asimilado mediante el misticismo neoplatónico y una determinada interpretación de dios, el alma y el amor (recordemos la fórmula clásica de Agustín “Dios es amor”).

La importancia del renacimiento carolingio en el camino hacia el Renacimiento italiano ha sido notada por autores como Erwin Panofsky, quien afirma en este sentido que “si hoy día podemos leer a los clásicos latinos en versión original, se lo debemos sobre todo al tesón y entusiasmo de los copistas carolingios”. Hay algunos caracteres de este renacimiento que nos interesan para la lectura del mito:

“Aprovechando cuantas fuentes les eran física y psicológicamente accesibles, los maestros carolingios recurrieron a prototipos romanos, paleocristianos y ‘subantiguos’, tanto ilustraciones como camafeos y monedas; pues, al igual que en arquitectura, no se hacía distinción fundamental entre lo antiguo pagano y cristiano” (Panofsky: 2001, 90).


El crítico se refiere en estas páginas, específicamente, a ciertos murales pompeyanos de los que los autores extrajeron su iconografía. Es probable que estos murales pompeyanos fueran la base para la recuperación primera de la iconografía de una Psique- mariposa. Mientras el griego yace olvidado, la iconografía conserva los caracteres del mito en sus representaciones.

  1. EL MITO EN LA GENEALOGÍA DE LOS DIOSES PAGANOS DE BOCCACCIO.

Como bien explicaba un artículo publicado en Parnaseox sobre “La tradición mitográfica en el Renacimiento”, es la Genealogía de los dioses paganos de Boccaccio una “obra de importancia capital en todo estudio diacrónico de mitología por actuar como gozne entre Edad Media y Renacimiento”. Acertadamente, el autor o autora del artículo afirma que “al ser un tratado de transición entre Edad Media y Renacimiento es en muchos casos deudor de la tradición medieval”.

En nuestras lecturas de los autores latinos anteriores hemos podido comprobar de hecho cómo Boccaccio se basaba en las interpretaciones de Calcidio o Marciano Capela para sugerir el origen de Psique. Otras obras que seguramente manejó fueron, siguiendo al citado artículo, las de Servio y Fulgencio. Este Fulgencio, como autor de las Mitologías es fuente fundamental de muchas de las imágenes mitológicas del propio Boccaccio y de los renacentistas posteriores y se sitúa en el centro de las interpretaciones alegóricas del mito.

Boccacccio siguiendo en esto la forma de proceder del erudito medieval “da el mismo grado de credibilidad a todas las fuentes empledas” y, lo que no es menos importante, parece sugerir en su lectura una “raigambre medieval” de “algunas ardorosas interpretaciones moralizantes de las fábulas, en las que mezcla la simbología pagana con entidades cristianas”. Es este el caso del mito de Cupido y Psique tal y como lo relata Boccaccio: Psique es hija de Apolo y Entelequia como afirmaba Marciano Capela y la interpretación del mito de Apuleyo se realiza a través del platonismo de Calcidio y, sin citarlo, del propio Fulgencio en quien ya hemos visto cierta cristianización del mito a través de la alegoría.

No obstante, en esta lectura de Boccaccio se destaca una más que probable lectura de la fuente directa de Apuleyo. La lectura de Boccaccio no se aparta, en su resumen, un ápice del relato tal y como aparecía en el Asno de Oro. Tampoco está en él la lectura del alma-mariposa que, por el contrario, ya está presente en un poeta italiano anterior: Francesco Petrarca. Sin embargo, junto a la posible lectura del original latino, hay que subrayar la interpretación alegórica cristiana que Boccaccio realiza, aparentemente deudora de la Mitología de Fulgencioxi.

Fue esta interpretación de Boccaccio, mezcla de Apuleyo y de los autores medievales citados, la que perduró en los autores renacentistas italianos y españoles. Aunque parezca extraño, Boccaccio recupera la fábula de Psique para la poesía renacentista (y con ello, para toda la poesía posterior) pero mantiene sin cambios la interpretación alegórica medieval y cristiana del sentido de estos amores del Amor y el Alma. No deja lugar a dudas su interpretación de la Voluptuosidad, hija de estos amores, como “el placer y la alegría eternas” (Boccaccio: 1983, 338).

Cossío afirmaba que “el mundo mitológico grecolatino fue conocido en la Edad Media española; pero su interpretación era completamente distinta de la que había de traer el Renacimiento” (1998, 26). No hay tanta diferencia como quiere ver Cossío. La alegoría se mantiene como la base de la interpretación, al menos para esta imagen. Nos parece más acertado seguir la lectura de la Edad Media latina que realiza Curtius en torno a la pervivencia de la tradición latina medieval en la literatura española hasta el siglo XVII (Curtius: 1955, 753 y sig.).

La voluptuosidad de la edad antigua y de la primera edad media el renacimiento la estilizó, la contrarreforma la mató, nosotros ni la conocemos.





  1. LOS POETAS RENACENTISTAS: PSIQUE Y LA MARIPOSA-FÉNIX.

A partir de Petrarca y de Boccaccio es incontable el número de poetas que han tratado el motivo de psique en sus diversas vertientes: psique-alma-mariposa; mariposa-fuego; unión del Alma (amada) y el Amor (amado). Todos estos motivos se originan ya en Apuleyo, pero no es hasta mucho tiempo después cuando sus caracteres adquieren verdadera consistencia. En el Renacimiento, dos caminos del mito son los más transitados: la alegoría medieval y el símbolo de la mariposa-alma.

La alegoría renacentista se puede concretar en los personajes (Boccaccio: 1983): Psique-alma, Cupido-Amor, sus padres Apolo-Sol (“Aquel que, verdadera luz del mundo, es Dios”) y Entelequia-la mayoría de edad, sus hermanas “el alma vegetativa y la otra la sensitiva”. Esta alegoría es una transformación de la alegoría de Fulgencio, manteniendo las tres “almas”, y con cambios mínimos respecto a los padres (dios y materia).

En Petrarca encontramos por vez primera una expresión precisa del alma- mariposa que se dirige a la llama irremisiblemente (v. Soneto 141 de sus Rime). Esta expresión ya no es alegórica, sino simbólica:

Come talora al caldo tempo sòle

Sempliccetta farfalla al lume avezza

Volar negli occhi altrui per sua vaghezza,

Onde aven ch’ella more, altri si dole (Petrarca: 1998, 304)


Este poema es la base del soneto de Diego Hurtado de Mendoza que comienza “Cual simple mariposa vuelvo al fuego” (Hurtado de Mendoza: 1989, poema CXL, 271). Este soneto en la “imitación” se aparta del poema de Petrarca en el terceto final, al introducir la comparación del alma-mariposa con el ave fénix: “buscando como fénix vida en muerte / cual simple mariposa vuelvo al fuego”. De esta comparación con el ave fénix surge una tradición de dulces frutos para la literatura española. La imagen de la mariposa- alma como fénix se repite en la obra de Lope de Vega, Góngora, Quevedo y otros poetas.

Del mismo poema del Petrarca hemos encontrado otra imitación en el poeta renacentista Gutierre de Cetina:

Como la simplecilla mariposa

a torno de la luz de una candela

de pura enamorada se desvela

ni se sabe partir, ni llegar osa;

vase, vuelve, anda y torna y no reposa,

y de amor y temor junto arde y hiela,

tanto que al fin las alas con que vuela

se abrasan con la vida trabajosa. (Cetina: 1981, 136)


En este poema, la lámpara a la que se dirige la mariposa son los ojos de la amada. Vemos que la transformación del motivo es importante en estas “imitaciones” del modelo petrarquista.

La lectura directa de Apuleyo en España parece iniciarse con la traducción del arcediano Corteganaxii de 1513. Se conocen varias ediciones del libro en el siglo XVI y su popularidad pudo ser notable (Cossío: 1998, 283). En los poemas anteriores de Mendoza y Cetina la influencia central es la de Petrarca. Habrá que esperar a una fábula posterior escrita por el propio Cetina para reconocer la influencia directa de Apuleyo en nuestra poesía.

La Historia de Psique, traducida de Gutierre de Cetina se conserva en un manuscrito inédito de la Biblioteca Provincial de Toledo (ms. 506, f. 93). No hemos podido consultar el manuscrito por lo que seguimos la lectura que realiza Cossío. Este autor apunta una “abreviación (...) en el traslado del relato novelesco” y da varios ejemplos: las solicitudes dañadas de las hermanas “se reducen a una indicación suficiente”. Frente a esto, otros episodios se amplían: los trabajos que Venus encomienda a Psique “ocupan acaso demasiado lugar”. Parece ser, por tanto que salvo ampliación o abreviación de determinados pasajes no se producen diferencias notables entre ambas versiones.

La moralización de la fábula es “frecuente encontrarla en la literatura española, siguiendo la tradición medieval, así Mal Lara escribe el poema Psique, siguiendo la alegoría de Fulgencio en sus Mitologías” (López Torrijos: 1985, 363). Sobre esta fábula de Juan de Mal Lara, Cossío explica que “trata de que manera el Ánima racional es más hermosa que cuantas cosas hay criadas (...) y el trabajo que se pasa con el amor humano, y el fin divino” (Cossío: 1998, 257). Esta fábula de Mal Lara representa la continuidad de la tradición alegórica medieval que llega hasta Calderón.

Fernando de Herreraxiii también realizó una versión del mito de Psique y Cupido pero a diferencia de Gutierre de Cetina no se basa en la traducción de Cortegana, sino en una traducción suya de un comentario humanístico italiano sobre el tema (v. Cossío, 286): Traslación de la Psyche de Hierónimo Frascatorio, “esta Psyche italiana es más lírica que simbólica o narrativa. Es una queja de la enamorada, que puede situarse dentro de su historia novelesca en el momento en que se ve abandonada de Cupido” (id.).

Vemos, por estos ejemplos, cómo el Renacimiento continua los dos caminos trazados por Petrarca (el símbolo) y Boccaccio (la alegoría), fundamentados ambos en tradiciones seculares.




  1. POETAS DEL BARROCO.

En la lista de las “Comedias de Lope de Vega y Carpio” que aparece en el prólogo al peregrino en su patria, se cita la obra Psiques y Cupido (Lope de Vega: 1997, 409). José de Valdivieso escribió un auto sacramental con el título Psique y Cupido seguramente basándose en esta comedia perdida de Lope.

El propio Lope de Vega continuó la tradición renacentista de la mariposa-psique en, al menos, dos ocasiones. En La Arcadia, Lope se refiere a la notable

”fantasía de Fidelio, que por despreciar el Desengaño había labrado él mismo sobre boj pálido con la sutil punta de un cuchillo un óvalo relevado, y en él una mariposa que caminaba a una vela, y una mano que entre las dos procuraba desviarla que no se quemase, cuya letra decía así:

Tan dulce muerte

ningún desengaño advierte.

Notable obstinación es, y bárbara pertinacia, ver un hombre el desengaño y no querer admitirle” (Lope: 1997, 349).
El mismo motivo de la mariposa que se dirige hacia la luz como llevada por una fuerza que la arrastra, irremediablemente, se presenta en el romance “Contemplando estaba Filis” y en el soneto que se inicia “Cayó la torre que en el viento hacían”. En la edición de Poesía selecta de Antonio Carreño, el propio editor en nota a este soneto aclara algunos de los aspectos relacionados con el simbolismo de la mariposa que la relacionan con el mito que estamos estudiando: “la mariposa que se veía atraída hacia la luz era, entre los antiguos, emblema del alma: así se representaba la diosa Psique. El emblema pasó a la heráldica y a la simbología cristiana como símbolo de la resurrección de Cristo” (Lope de Vega: 1995, 252 n.). Como refiere Trueblood estas versiones del mito se revelan, en parte, deudoras de las versiones pictóricas del tema que Lope frecuentó (Trueblood: sin fecha, 832)

Luis de Góngora volverá sobre este motivo en un soneto de 1623 titulado “De la ambición humana” en el que reaparece la imagen de la mariposa como ave fénix como en Mendoza o Cetina:

Mariposa, no sólo no cobarde,

mas temeraria, fatalmente ciega,

lo que la llama al Fénix aún le niega

quiere obstinada que a sus alas guarde” (Góngora: 2000, 583).


Aquí, “Lo que luce” es la ambición humana, la gloria mundana.

En Quevedo este motivo se repite con ese “olor a vanitas vanitatum” citado por Trueblood (op.cit. 833), con la particular impronta que este autor da a cualquier motivo o tema que toca en sus versos. En el “Túmulo a la mariposa” sigue la comparación del fénix con la mariposa para llegar al tema quevediano del amor más allá de la muerte:

“Su tumba fue su amada;

hermosa sí, pero temprana y breve;

ciega y enamorada,

mucho al amor y poco al tiempo debe;

y pues en sus amores se deshace,

escríbase: Aquí goza, donde yace”. (Quevedo: 1996, 217-218)


En un interesante artículo sobre la pervivencia del motivo de la atracción que siente la mariposa por la llama, de Alan S. Trueblood, el crítico repasa algunos de estos poemas dando a Petrarca la primacía en la configuración de la imagen (v. El soneto 141 citado). Según Trueblood este motivo refleja el tema de la “voluntad de perdimiento, la aceptación de lo inevitable” (op.cit, 831). Acertadamente ha visto cómo en el “aquí goza donde yace” de Quevedo se encuentra “un punto de convergencia de las dos principales corrientes interpretativas del motivo –la proverbial, que se convertirá en emblemática y epigramática, y la simbólica, que por el conducto de Petrarca y los petrarquistas daría sus frutos a través de toda la edad de Oro y más allá” (op.cit, 834).
En las obras de los grandes autores del barroco, la fábula de Psique y Cupido tiene un cultivador fundamental en la figura de Calderón de la Barca. Como bien ha advertido Curtius es el propio Calderón el último de los grandes poetas del siglo XVII que continua la tradición de la cultura clásica en su forma latina medieval. Y de esta tradición proviene, ya casi sin duda, la interpretación alegórica del mito que coexiste con la interpretación lírica o narrativa pagana que realizan los renacentistas a partir de la obra de Apuleyo. Según María de Gracia Santos, Calderón se aproximó al mito a través de la lectura directa de El Asno de oro de Apuleyo (no sabemos si en su versión latina o en la traducción de Cortegana).

En Calderón se produce una asunción perfecta del mito dentro del panorama de la religión católica y de su ideología contrarreformista. Sin embargo no es esto algo característico exclusivamente de Calderón, sino una característica propia de su educación en la cultura latina de la Edad Media (v. Curtius: 1955, “La teoría del arte en Calderón y las artes liberales”).

Las obras de Calderón que versan sobre el mito de Psique y Cupido son, fundamentalmente, tres: Ni amor se libra de amor, representada en el pequeño teatro del Retiro el 19 de enero de 1662; Psiquis y Cupido para Toledo, compuesto hacia 1640; y Psiquis y Cupido para Madrid, segunda versión del anterior escrita en 1665. Calderón ilustra a partir del mito la temática eucarística propia de sus autos sacramentales. De nuevo en estas obras, “la alegoría es el recurso que permite la transformación del mito pagano a lo divino” (Gracia Santos, op. cit.). Pero esto, como hemos visto, es la técnica propia de la edad media latina que Boccaccio transmite al renacimiento. La alegoría medieval se mantiene en Calderón para darnos el último y más sazonado fruto de una larga tradición.



  1. EL MITO ENTRE LOS MODERNISTAS



  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje