Página principal

¿Disidentes o mercenarios? Hernando Calvo Ospina Gracias por su apoyo y cariño


Descargar 0.77 Mb.
Página5/18
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño0.77 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

.¡Yo me maravillo de la hipocresía europea! Allá, los políticos toman decisiones frente a otros países según les convenga.
guardia. El hombre nos anunció. Ella volteó a mirarnos. Intentó una sonrisa, nos saludó, e invitó a acompañarla. Cuando la puerta y la reja se cerraron a nuestras espaldas, creímos encontrar un pasillo largo, larguísimo, que al final nos tragaría. Pero apenas caminamos como treinta metros, hasta la última puerta, a la izquierda. Ahí estaba la oficina de la directora de La Voz de la Fundación. Grande, un tanto robusta y con manos bien cuidadas, nos sirvió un oloroso café instantáneo.

Debemos reconocer que en nuestros planes no estaba el entrevistarla.

Pero cuando al comienzo de una tarde la escuchamos por La Cubanísima, decidimos hacerlo. Es que nos dejó sorprendidos. Cada palabra referida al gobierno cubano y, en particular, a Fidel Castro, le salía repleta de odio. Utilizando un vocabulario tal, que uno se pregunta como no está censurada y por el contrario, recibió el premio .Periodista del año., otorgado por el .Colegio Nacional de Periodistas de Cuba., con sede en Miami, en 1996. Lo cierto es que cuando uno conoce cómo se mueven las cosas en Miami, no se vuelve a hacer ningún cuestionamiento. ¿Qué autoridad se atrevería contra ella? Ni nosotros siendo alcaldes de esa ciudad, al ser por ella y su entorno que llegáramos a ocupar ese puesto.

Ratificamos nuestro deseo de encontrarla al escuchar la segunda parte de su programa Aquí con Ninoska. Porque salen al aire las llamadas de personas que se dicen disidentes del interior de Cuba.

Éstos, que precisaban ser defensores de los derechos humanos o periodistas independientes, en las aproximadas trece emisiones que escuchamos, tenían un temario idéntico y siempre negativo. Que en la Isla no había jabón, ni carne, ni leche; que la electricidad y el gas estaban racionados; que el gobierno esto, que los servicios de seguridad lo otro. Ya para terminar, unánimemente, se soltaban en agradecimientos y alabanzas para la señora Ninoska, para Mas Canosa y otros líderes contrarrevolucionarios de Miami, .por todo lo que hacen para la libertad de Cuba.. Sin dejar de asegurar que el exilio podía contar con sus organizaciones para lo que se creyera necesario.

En ese momento ya habían repetido su nombre, y el de su grupo varias veces, como para que los tuvieran muy en cuenta.

Posteriormente, estas emisiones son retransmitidas a Cuba por La Voz de la Fundación.

Claro, como el cubano es tan apasionado y escandaloso para hablar, imagínense. Y la señora Ninoska que le pone el toque melodramático-incendiario. Ahora, no se puede negar que tener la carne y el jabón racionados no debe ser agradable. Creerse perseguido por la policía o los vecinos, menos. Pero la locutora convierte esas protestas en un show manipulador que hace crecer el odio, día a día, dentro y fuera de la Isla, contra el gobierno cubano.

Antes de colgar, la señora Ninoska les aconseja que sumen más vecinos a la cruzada; que practiquen la desobediencia civil; que cada vez que puedan realicen un sabotaje o unas pintas antigubernamentales.

¡Todo eso por la radio! ¡En directo! Pero no es todo.

La periodista ha llamado a La Habana al propio Ministerio del Interior, al de Relaciones Exteriores, o al Comité Central del Partido Comunista, para entrevistar y criticar, de manera provocadora, durante muchos minutos, a funcionarios. Y ellos la escuchan y responden. Lo único que le piden es que sea decente en sus expresiones, o de lo contrario se verán obligados a colgarle.

Ya llevábamos varios minutos dialogando con nuestra entrevistada, quien evitaba en lo posible utilizar los modales que la caracterizan por la radio, cuando apareció su esposo, Roberto Martín Pérez. Sin preámbulos, luego de saludarnos, sin pedírselo, interviene. Hijo, como su esposa, de un oficial batistiano. Fue capturado en 1959, cuando intentaba ingresar clandestinamente a Cuba como avanzada de la Conspiración Trujillista. En el mismo año, Martín Pérez había participado en un atentado contra el embajador cubano en Santo Domingo. Después de cumplir dieciocho años de prisión, es liberado en virtud del diálogo y acercamiento entre un sector del exilio y el gobierno cubano, en 1978.

En Miami, hasta en medios contrarrevolucionarios le tienen temor.

Dicen que no ha tenido escrúpulos ante quienes se oponen a los planes de la Fundación. Las autoridades estadounidenses presumen que ha manejado el aparato paramilitar de la Fundaci ón Nacional Cubano Americana, el cual posiblemente realizó un atentado contra el dirigente puertorriqueño Tom Cuevas, quien pedía la distensión de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. Según algunas investigaciones periodísticas, no desmentidas, Pérez fue enlace importante de los dirigentes de la Fundación, en particular Mas Canosa, con la fuerza mercenaria de la Contra nicaragüense.

Cuando ya nos estábamos despidiendo de la señora Ninoska, su asistente le informó que estaba al teléfono un disidente cubano. Ella lo atendió, empezando a grabarle. En un momento nos dijo que sería importante que habláramos con él. No tuvimos alternativas. El señor nos contó que el día anterior la Seguridad del Estado había detenido a un vecino suyo durante tres horas; que dos hombres vinieron para preguntarle varias cosas sobre ese vecino; que en la esquina de su casa había dos policías. Le pregun-tamos si lo habían agredido;

si habían registrado su casa; si al vecino lo habían golpeado.

No, nada de eso. Que si conocía los motivos de detención del vecino.

Él se imaginaba que era debido a las frecuentes llamadas que hacía con otros amigos a la señora Ninoska y a Radio Martí. .¿Señor, es que nos puede decir desde donde nos está llamando con tanta tranquilidad?. .De aquí, de la casa de mi vecino..

.Señora Ninoska, la hemos escuchado en su programa radial y nos ha sorprendido la forma de atacar al gobierno cubano por ser, digamos, agresiva, casi virulenta.

.Es que ningún dictador tiene derecho a prohibirme vivir en mi país, y no estoy dispuesta a aceptarlo. Pero más que eso. Cuando cojo el teléfono y alguien en Cuba me cuenta una tragedia cometida por ese dictador, miren, es imposible quedarse cruzada de brazos, o tener un tono cordial.

Porque a pesar de que aquí en este país vivimos cómodamente y con libertad, no nos olvidamos de lo que sucede en Cuba. Como no lo han olvidado los congresistas cubano-americanos, aunque han logrado el gran sueño de esta nación. Tampoco otros, quienes han alcanzado una gran fortuna, y que pudieran vivir tranquilos, pero siguen trabajando por Cuba.

.Por documentos leídos y por lo que nos han contado otros cubanos en Miami, se puede decir que la Fundación comparte y alienta la política estadounidense hacia Cuba.

.Bueno, es que nosotros no somos antiamericanos y funcionamos con las posibilidades que nos brinda este sistema. Un ejemplo de ello es la Ley Helms-Burton, la cual endurece el embargo contra el gobierno de Castro, prohibiendo a todos esos inversionistas europeos y canadienses traficar con las propiedades que esa dictadura robó a sus originales dueños, cubanos y americanos. Y para lograr esa Ley se necesitaba el respaldo de los políticos americanos en el Congreso. A su vez, ellos necesitaban los votos de los cubanos y nosotros se los podíamos ofrecer. Eso es utilizar el poder político en este país. Así funciona este sistema.

Pero luego, ¿qué pasa? Que cuando el presidente Bill Clinton estaba indeciso en firmar la Ley, el régimen castrista derriba dos avionetas de Hermanos al Rescate, en febrero de 1996. Y, bueno, eran aviones registrados en Estados Unidos, con cuatro personas a bordo. Entonces la Fundación presiona, y ahí sí el presidente Clinton se vio obligado a firmar la Ley.

.¿Tan simple?

.No se olviden que las elecciones se acercaban, y Clinton no se podía quedar sin votos cubanos. Les repito, esa es la forma en que la Fundación trabaja: con las posibilidades que da este sistema.

Además, no lo negamos, la Fundación ha tenido gran amistad con presidentes como Reagan y Bush. El propio Clinton, antes de tomar una decisión sobre Cuba ha llamado a Mas Canosa u otro director de la Fundación. ¿Por qué? Porque conocen nuestra labor. Y porque los directores de la Fundación han contribuido a financiar sus campañas.

.Ustedes han impulsado las leyes de embargo contra Cuba, como la Torricelli y la Helms-Burton, seguros de que con ellas caerá el gobierno de Fidel Castro.

Pero los europeos dicen que invirtiendo en Cuba se logra más fácilmente cambiar el sistema político.

.¿Cómo los europeos y canadienses pueden pensar que llevando capitales a Cuba pueden cambiar esa dictadura? ¡No los entiendo!

¡Si ese asesino siempre ha dicho que no habrá ningún cambio político! ¡Yo me maravillo de la hipocresía europea! Allá, los políticos toman decisiones frente a otros países según les convenga.

Igual sucede con Canadá. Lo que pasa es que a todos estos países los une un antiamericanismo ridículo. Pero bueno, ¿cuál es la realidad? Que con la Ley Helms-Burton varias compañías ya empezaron a salir de Cuba por miedo, porque saben que la Ley existe para golpear a quienes apoyan esa dictadura asesina.

.A diario, en su programa, usted recibe llamadas de personas que supuestamente hacen resistencia al gobierno en Cuba. ¿Cuál es la realidad de esa oposición?

.La resistencia es muy difícil, pero existe. Nosotros hablamos a diario con opositores dentro de Cuba quienes han organizado diferentes grupos, cosa que era imposible antes, pues durante muchos años la oposición estaba en las prisiones, para que no molestara a Castro...

(Aquí ingresa Roberto Martín Pérez. Como interviene, quitándole la palabra a su esposa, nos deja la sensación de que estaba escuchando detrás de la puerta.)

Roberto: Es posible que ustedes, como otros periodistas europeos, no entiendan lo que les voy a decir porque no viven en un régimen policiaco como el cubano. Por eso cometen veinte mil errores al escribir. En Cuba se han dado muchas formas de resistencia pacífica.

Por ejemplo, el hombre y la mujer cubana no han trabajado porque no les ha interesado ese proceso comunista.

.Pero, señor Pérez, según lo que nos han contado aquí en Miami, la resistencia en Cuba es mínima y sin apoyo real en la población.

Roberto: Es que ustedes ni se imaginan lo que sucede en Cuba. Por ejemplo, tu tienes una hija estudiando y te la mandan al campo, supuestamente para ayudar a la producción. Allá le hacen todo tipo de vejámenes, para meterte miedo a ti y a tu hija. Si tu hijo cae en la cárcel, de que te lo violan, te lo violan. No les digo más... Imagínense, existen unos presos llamados .leones., que los tienen especialmente encargados para realizar las violaciones. A esos los premian mejorándoles la comida. Los mantienen siempre drogados, como muertos.

.¿Y una persona en ese estado puede violar?

Roberto: Pero esperen les sigo contando otra anécdota de como ese régimen criminal mete terror, para que no exista resistencia.

Si estás en una unidad militar, tienes que hacer trabajo en el campo, y siempre cerca de una escuela de muchachas. Durante el día están trabajando en el mismo lugar. El contacto del hombre y la mujer, trae, naturalmente, actos. En la noche los muchachos se fugan para verse con las muchachitas, que también se han fugado.

Consecuencia: que eso lo preparan los del régimen para incentivar a esas muchachitas y muchachitos para que produzcan más. Porque le deben aportar al Partido cinco millones de horas de trabajo forzado al año.

.Y usted, señor Pérez, ¿cómo la pasó en la cárcel?

Roberto: Pasé dieciocho años solitario, en una celda minúscula, en calzoncillos. Sobreviví porque creía en una causa y en Dios.

Todos estábamos mal alimentados, sin leche ni frutas. No nos golpeaban pero nos tenían ahí vegetando. Resultado: que todos salimos con traumas físicos y psíquicos tremendos. Claro que yo fui una excepción pues no perdí ni un diente, ni me dieron hemorroides que es una cosa tan frecuente por la mala alimentación; ni me dio úlcera, ni problemas para dormir...

.¿Y que hizo contra el gobierno cubano para recibir tal presidio?

Roberto: Creer en Dios y luchar por la libertad...

Ninoska: Y ese terror carcelario es una muestra del porqué no hay gran oposición. Todo lo manipulan. Esa dictadura es un sistema de represión espantoso...

7

Roberto: Pero ustedes deben saber que la maquinaria...



Ninoska: Roberto, espérate un momentico que ellos quieren saber de la oposición actual...

Roberto: Espérate que les cuente. Yo conozco a Castro desde niño y sé que es un hombre violento. Pues no creo que ustedes sepan que Castro fue un gángster. Fue un delincuente que se asoció a otros cubanos y extranjeros. Estos extranjeros habían participado con los Aliados en la Segunda Guerra Mundial; o en la Guerra civil española luchando contra Franco. Todos ellos querían vivir en Cuba de las pistolas. Y el capitalista, que ha ganado sus millones con su trabajo, honradamente, que no sabe defender sus valores, entonces prefería dar unos pesos que verse en las manos de esos bandidos.

.Pero si Fidel Castro, según nos dice usted, era prácticamente un delincuente, ¿cómo la mayoría de la población le dio el apoyo?

Roberto: Castro llegó al poder porque los comunistas, como siempre, empezaron a lavarle la cabeza a la gente, diciendo que la sociedad cubana estaba llena de deficiencias. En Cuba, como en todo el mundo, había clases frustradas y marginadas, pero Castro y el comunismo las manipularon para ponerlas de su lado.

.Señor Pérez, y ¿cómo ve usted el futuro de Cuba?

Roberto: Castro es un hombre gastado por el poder. Castro, que ayer le podía prometer una libra de arroz al pueblo, hoy no le puede dar un pan. Está peor que los esclavistas, pues hasta ellos daban alimentación balanceada a los negros. Por eso Castro va a caer. Y se lo digo con seguridad, no es una utopía, en la Fundación estamos trabajando para eso; estamos organizados y sabemos lo que queremos, por eso la importancia de la Ley Helms-Burton.

Es más, se lo digo a ustedes: estamos manejando la posibilidad de que Castro ya esté muerto. Porque para mí, Castro ya no está vivo. Nosotros sabemos que tiene tres dobles. Y si tú no conoces a Castro y te dicen que ese hombre alto y barbudo es Castro, lo crees. Pero él está muerto...

.Señor Pérez, ¿Fidel Castro muerto? Eso sí que...

Ninoska: Pero Roberto, tampoco se puede exagerar. Ellos podr án utilizar dobles, eso lo creo, por seguridad, pero las imágenes que se ven en la televisión, ese es él... Y Roberto, disculpa, pero ellos me están haciendo una entrevista para hablar de otros temas...
(Al fin Roberto parte...)

.Señora Ninoska, sabemos que usted está en contra de cualquier diálogo con el gobierno cubano. ¿Por qué?

.Bueno, me parece que los dialogueros son unos pobres ingenuos, que sueñan con sandeces. Porque a Fidel Castro se le puede proponer un diálogo pero ¿para qué, si la reacción de Castro es que no se harán cambios políticos?

.Entonces, ¿los encuentros que se han hecho en Cuba no han conducido ni conducirán a algo positivo?

.Ese dictador armó una conferencia en Cuba con unos cuantos exiliados que le creyeron sus idioteces. En ella, una abogada de Miami, lamentablemente, la pobrecita, se derritió en los brazos de Castro, dándole un beso, diciéndole que él era su maestro.

¡Payasadas! Por eso cuando volvió, la gente la recibió con huevos y hasta sus empleados le renunciaron. Y luego otro exiliado, ex preso político...

.¿El señor Menoyo?

.Todo el mundo sabe quién es... pero puede ser. Este hombre se pone a hablar bien de ese dictador, porque se había tomado un trago con él. ¡Sandeces! ¿Y cuál es el resultado de esas payasadas?

¿Se han respetado los derechos humanos? ¿Les han permitido a ellos expresarse? No. Tan sólo los dejan viajar por donde quieran en la Isla, y nada más.

.Permítanos una última pregunta. A nivel internacional Miami es sinónimo de sol y playas, pero también de un exilio cubano violento.

¿Cuál es su opinión?

.Miren, yo sé que la prensa europea y muchos políticos de allá dicen que el exilio de Miami es violento. Pero yo no tengo respeto por esos planteamientos. No se puede negar que ha habido hechos violentos. Dicen que este exilio es reaccionario porque aquí estalló una bomba en un museo, o le volaron las piernas a un señor de la radio que proponía dialogar con Castro. Pero, ¿dónde está el que puso la bomba? ¿Algún grupo cubano del exilio se la adjudicó?

Un día la prensa de aquí, la que sale en inglés, dijo que era intolerable que el exilio hubiera puesto una bomba en un lugar donde se envían paquetes a Cuba. O por otro atentado en el Centro Vasco, donde iba a cantar la anciana Rosita Fornés. Pero esa es una mujer que daba lo mismo oírla o no, pues es una pobre anciana ridícula vestida de vedette. Si ella vino aquí fue a buscarse problemas, pues sigue apoyando al régimen tiránico de Castro.

.Ésta es la otra imagen del exilio, una intolerancia agresiva. Mire lo que le pasó al pianista Rubalcaba, reconocido mundialmente.

.Miren, en principio nada se debe tener contra un pianista.

Pero ese señor es un cubano que vive en República Dominicana haciendo publicidad, hablando maravillas de Cuba. Y eso es un trabajo político, que sirve a los intereses castristas. Ese señor Rubalcaba se fue a presentar aquí en Miami, y unas cuatro personas se pasaron de gritos, lo insultaron, trataron de escupirlo, se iban a fajar con algunos de los espectadores. Pero ellos sólo protestaban por su presencia, y eso es legal en una verdadera democracia como la americana. Entonces la prensa en inglés y la europea dicen que los exiliados son provocadores y terroristas. Pero, ¿por qué no se piensa que esos actos son hechos por gente de Castro? ¡Es al tirano a quien más le convienen!

.Disculpe, ¿pero provocadores o terroristas pro gobierno cubano en pleno Miami? Además si fueran uno o dos actos, pero parece que son muchos...

.Bueno, todo es posible, Castro es muy astuto...

.El embajador francés en Washington nos dijo que querían tener un pie ahí, a manera de adelanto.

Que por ahora eran pequeñas inversiones y, que después, cuando cayera el gobierno castrista, serían en grande.

Hubert Matos Benítez esidente de Cuba Independiente y Democrática Timbramos. Íbamos a insistir cuando escuchamos el sonido característico del seguro que se abre desde el interior. En pocos pasos atravesamos el antejardín. Nos detuvimos frente a una de las puertas de la casa.

Mientras esperábamos que la abrieran, notamos que sobre nuestras cabezas había una cámara de circuito cerrado. Era tan antigua como la primera que vimos en el otro extremo de la casa. Un hombre abrió.

Luego de responderle tres o cuatro cosas, nos condujo hasta un amplio y modesto salón de reuniones. Las ventanas, que daban a la calle, estaban bien protegidas con barrotes de hierro, a una altura que dificultaba la observación desde el exterior. Nos había citado a las once de la mañana. Los minutos pasaban y el personaje requerido no aparecía.

Por lo tanto quien nos recibió se dispuso a entretenernos, dando rienda suelta a sus conocimientos sobre las bondades del sistema capitalista en América Latina. Ya iban como veinte minutos de espera, cuando apareci ó el presidente de Cuba Independiente y Democrática: Muy delgado, canoso, con lentes y vestido con saco y corbata.

Hubert Matos Benítez cumplió dos décadas de cárcel, desde que un tribunal revolucionario lo condenó en 1959 por conspiración. Él niega que haya atentado contra los principios de la Revolución. Eso sí, reconoce categóricamente que se opuso al derrotero que empezó a marcar la mayoría en la dirigencia. Lo que era normal, al contrariar sus intereses. Matos, pedagogo y pequeño terrateniente, se incorporó a la lucha contra Batista durante el primer semestre de 1958, siendo apoyado por los terratenientes, burgueses y el clero reaccionario, quienes lo promovieron como dirigente político en la provincia de Oriente. Así escala hasta lograr grado de comandante, máximo título en la jerarquía del movimiento revolucionario. El 19 de octubre de 1959, Matos, jefe del regimiento del Ejército Rebelde en la provincia de Camagüey, se subleva con sus hombres, aduciendo la presencia de comunistas en el gobierno. El Comandante Camilo Cienfuegos logra su rendición. Días antes, cuando se había desbaratado la Conspiraci ón Trujillista, entre los documentos capturados a los mercenarios se encontró una carta donde se recomendaba contactar a Matos.

En 1979 sale libre y parte hacia Costa Rica. Según el periodista ex batistiano, Luis Manuel Martínez, desde ese momento Matos .estuvo en manos de la CIA..1 Al año siguiente se traslada a Venezuela con la intención de fundar Cuba Independiente y Democrática, para lo cual el gobierno estadounidense le entrega doscientos mil dólares.2 Entre los objetivos centrales de ese aparato estaba el hacer proselitismo ante gobiernos y partidos políticos de América Latina y Europa. Ello no era nuevo: ya la CIA lo había intentado, infructuosamente, en la década de los setenta con otros contrarrevolucionarios. Ahora podría dar resultado dado el manto de ex comandante y ex preso político que cubría al presidente de Cuba Independiente y Democrática. Por lo menos, a su paso por el Viejo Continente la mayoría de los medios informativos le ofrecieron buena publicidad.

Pero una de las labores que se convirtió en fundamental para Matos fue el vertebrar La Voz del CID, una emisora en onda corta dirigida hacia Cuba. Si bien es cierto que para fines de 1997 se desconocía el lugar donde se encontraban sus transmisores, se sabe que poco tiempo atrás estuvieron ubicados en República Dominicana y Costa Rica.

Aunque Matos dice que las actividades de Cuba Independiente y Democrática se financian con los aportes de sus miembros, es difícil creerlo pues no son tantos ni tan adinerados. Las contribuciones que, de forma legal y pública, le han brindado las agencias del gobierno estadounidense, no deben alcanzar para cubrir los gastos de todo el aparataje. Entre otros, Jeff Whitte, propietario de Radio Miami Internacional, antena comercial por donde emiten varios grupos contrarrevolucionarios hacia Cuba, ha dicho que buena parte del dinero de Cuba Independiente y Democrática proviene de la CIA.

Pero las transmisiones hacia Cuba tampoco era algo novedoso. A pesar de violar todos los convenios internacionales, desde el triunfo de la Revolución las diferentes administraciones estadounidenses produjeron, incentivaron o hicieron ojos ciegos a ese proceder. Aunque ahora se tenía como fin el derrumbar un gobier-no, desde los años veinte en Washington se comprendería que se debían utilizar los medios de comunicación con fines políticos de propaganda y como complemento a su política exterior. Llanamente, hacia Cuba la estrategia debió adaptarse a una situación de guerra ideológica y psicoló-

gica. Por cierto inesperada.

En 1960, y como parte de la Operación 40, la Marina estadounidense instaló Radio Swam. Transmitía veinticuatro horas diarias desde una isla en el Atlántico hondureño. Su función era difamar sobre los fines que se proponía el nuevo gobierno cubano con las nacionalizaciones y expropiaciones. Al darse la Crisis de los Misiles se intensificaron las emisiones desde antenas legales e ilegales, controladas o financiadas por la CIA. Al pasar ese delicado episodio, y Estados Unidos comprometerse cada vez más en las guerras del Sudeste asiático, se disminuye la presión contra la Revolución. Lo que duraría hasta 1979, cuando la Administración de Jimmy Carter reactiva la ofensiva. Y es a partir de 1981, con la llegada de Ronald Reagan a la presidencia, que se reincrementan las transmisiones radiales, a un promedio de doscientas horas diarias, emitidas desde unas quince estaciones. En ese momento surge La Voz del CID, que rápidamente encabeza la labor sediciosa, aunque por muy poco tiempo al entrar en escena una competencia todopoderosa.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje