Página principal

¿Disidentes o mercenarios? Hernando Calvo Ospina Gracias por su apoyo y cariño


Descargar 0.77 Mb.
Página3/18
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño0.77 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

.A mí no me parece que eso sea tan grave. No, no. Fueron simples amenazas, y uno que otro grito. Ustedes saben que nunca falta un loco en este mundo. Pero creo que es la manera como se expresan algunos grupos. Son simples griterías que asustan a los europeos. Hijos, somos latinos, siempre exageramos. Si me amenazaron, fue algo emotivo. Nada más.

.Pero, Monseñor, no nos puede decir que son simples exageraciones cuando aquí han asesinado a muchas personas, a tiros o con bombas.

Hasta las oficinas del FBI fueron atacadas por haber abierto investigaciones contra algunos líderes del exilio.

.Se han puesto algunas bombas, pero no tantas. Han sido muy pocos los asesinatos políticos o por intransigencia... De pronto deberían buscar otra fuente de información, porque yo de eso sé muy poco. Pero miren, cuando se han cometido esos delitos, la gente ha protestado. Pero yo no conozco el nombre de un grupo que haya atentado contra alguien. No creo que en este exilio exista un grupo con corazón para hacerle daño a otro.

.Monseñor Román, en algunos sectores, tanto en Estados Unidos como en Europa, se piensa que la visita del Papa a Cuba traerá efectos desestabilizadores. Se ha llegado a decir que el Papa desempeñó un importante rol en los cambios hacia el capitalismo que se dieron en Polonia, por lo tanto igual podría suceder en Cuba. ¿Cuál es su opinión?

.Hijos, el Santo Padre va a Cuba porque el pueblo lo espera desde hace varios años. Ahora, no creo que el Papa vaya a cues32

tionar al sistema cubano. Y si lo hace, será para reafirmar lo que ya han dicho y hecho los grupos de derechos humanos. Pero Cuba no es Polonia. En América Latina las raíces de la evangelización sólo tienen quinientos años, y en Polonia tenían un milenio. La evangelizaci ón en Polonia ya tenía una edad adulta. Por eso el mensaje del Papa en Polonia fue precioso, como una clase de historia, donde les fue recordando muchas cosas.

.Pero es más fácil convencer a un niño que a un adulto.

.No se crean. Además, el pueblo cubano ha recibido más ideolog ía marxista que el polaco. Según lo que he entendido del comunismo, pues no soy especialista en ello, en Polonia se le impuso el marxismo a la gente. Parece que en Cuba, la Revolución fue más inteligente y comprometió al pueblo. Ahora, lamentablemente, la visita del Santo Padre a Cuba no tendrá el mismo efecto, el impacto, como para ayudar a desestabilizar al gobierno. Eso lo podremos ver en los años siguientes.

El discurso del Santo Padre no será novedoso para los cubanos, porque ese pueblo ya ha escuchado muchos mensajes de la Iglesia, a través de las radios en el exilio, y que sin duda los ha puesto a pensar. El mensaje del Papa, como siempre, será de amor, reconciliación, esperanza y caridad. Al pueblo cubano ya le ha ido llegando otro tipo de mensaje para ayudarle a abrir los ojos.

Y eso lo ha hecho hasta la prensa europea cuando pasa por Cuba:

esos periodistas hablan con la gente para que no se sigan dejando engañar por ese sistema marxista.

.Vamos a otro tema, Monseñor Román. Nos parece que la Iglesia católica apoya a los movimientos disidentes en Cuba.

.La Iglesia considera que esos grupos merecen respeto, sobre todo los que se preocupan por los derechos humanos. Porque ese tema es muy importante para la Iglesia. Pero la Iglesia como tal no apoya ninguno.

.Pero hasta donde conocemos, usted y otros religiosos hacen transmisiones hacia Cuba, sea por Radio Martí o La Voz del CID, donde apoyan a los grupos que se proclaman cristianos.

.Pero son cosas mínimas. Nuestra tarea fundamental es hacer conocer el mensaje del Reino de Dios a todos.

.Monseñor Román, cuéntenos ¿cuál es la situación actual de la Iglesia cató-

lica en Cuba?

.La Iglesia ha pasado por ciertos procesos. Primero sufrió una persecución, donde perdió colegios, hospitales, asilos, todas las instituciones, quedando con los templos y el culto, pues todo pasó a manos del Estado. Y esto dio un terror tremendo, pues la ilusión de la Revolución era hacer el hombre nuevo, el marxista, el hombre científico, como dicen ellos, haciendo olvidar lo espiritual. Por muchos años la Iglesia quedó sin fuerzas. Pero desde finales de los ochenta ha tenido un nuevo despertar, ha dado pasitos, y creo que ahora tiene muchos fieles. Y es debido a que hace años no sufre represión. Pero la Iglesia no tiene nada más que el templo, aunque puede publicar folleticos para distribuir.

.Finalmente, Monseñor Román, ¿cómo ve usted el futuro de Cuba?

.Puede ser... Hijos, en encuestas que hemos realizado entre los creyentes y en reflexiones teológico-pastorales, se hicieron patentes las analogías del exilio cubano con el Éxodo y la Diáspora narrados en la Biblia. Esto nos ha reafirmado la creencia que tienen muchos cubanos, de que lo que ha ocurrido en Cuba no ha sucedido por casualidad, sino que detrás de todo ello existe un plan divino, de acuerdo con el cual Dios espera algo especial del pueblo cubano.

Pero hijos, no es tan fácil. Tal vez hace algunos años atrás veía el futuro más fácil. Yo sólo creo que el sistema debe caer, de un momento a otro o lentamente, pero reconstruir a una sociedad después que ha pasado el marxismo, no es fácil.

.Pero hasta en este mismo exilio de Miami, pocos se atreven a negar que el actual sistema político cubano le ha dado cosas muy positivas al pueblo.

.Pero, por ejemplo, el valor de la familia se ha perdido. Y prueba de ello es la cantidad de matrimonios que se divorcian.

Hijos, en Cuba se casan, se divorcian, se vuelven a casar. Todo de una manera muy fácil. O ni se casan, son simples uniones. Y eso no puede ser así. Pero ellos no son culpables: es el marxismo.

.Monseñor Román, en Estados Unidos y Europa sucede igual.

.Sí, pero no con tanta facilidad. Aunque no por esto lo acepta la Iglesia.

Otra cosa que se ha perdido en el pueblo cubano, debido al marxismo, es la creatividad. Dios ha puesto en el hombre una gran creatividad, que con el marxismo no se puede desarrollar. Y eso se ve en los cubanos que llegan aquí. Por un tiempo les cuesta trabajo acostumbrarse a este país: creen que el gobierno tiene que seguirles dando todo. Son gente dependiente. Tienen el complejo estatal. Y para que se de un cambio en Cuba, se debe comenzar a quitar esa mentalidad de dependencia, porque el Estado no les debe seguir dando desde el trabajo, hasta la comida, la educación y la salud.

Hijos, cuando yo era niño quería estudiar. Pero claro, tenía que pasar bastante trabajo para hacerlo, porque debía ir del campo a un pequeño pueblo, donde cogía el autobús para llegar a La Habana.

Yo hacía sacrificios, pues además tenía que volver a trabajar a mi casa: nada me dieron gratis.

Pero en Cuba no: la Revolución todo te lo pone en las manos.

El pobre niño no se da cuenta que hay que merecerlo. Y esos técnicos, científicos y deportistas que tiene Cuba se lo han ganado todo muy fácil. Y así se vuelven dependientes de ese sistema.


ANDRÉS NAZARIO SARGÉN


Secretario General del grupo paramilitar Alpha 66

.Nosotros actuamos dentro de la Ley americana.

En los campamentos lo máximo que tenemos son armas semiautomáticas. Claro, de buen tiro.

Eran las once de la mañana cuando llegamos a la sede de Alpha 66, ubicada en el sector conocido como la Pequeña Habana. El amigo cubano que nos había transportado se disculpó por dejarnos a tres calles de allí. A pesar de estar contra Fidel Castro, no tuvo problemas en reconocer el temor que le infunden la totalidad de las organizaciones contrarrevolucionarias, a las que considera como bandas de locos. Tres meses antes, a una casa del vecindario le tiraron una bomba Molotov, por el único motivo aparente de que su propietario envió una carta a un periódico criticando a algunos líderes del exilio. Entonces no quería que, al dejarnos frente a Alpha 66, le tomaran el número de la placa al carro; y si la entrevista que publicáramos no les gustaba, lo buscaran a él para cobrársela. Nos pareció exagerado, pero respetamos su decisi ón.

En la puerta había dos hombres charlando. Preguntamos por el señor Nazario Sargén. Muy cortésmente nos dijeron que estaba esperándonos. El lugar es muy modesto. La mayor parte de las paredes del salón están tapizadas con fotografías que recogen reuniones, entrenamientos militares, así como militantes .caídos en combate. o presos en Cuba. Quien ejercía de recepcionista anotó en un cuaderno nuestros nombres y la hora de llegada.

A los pocos minutos apareció un hombre pequeño, con lentes y aspecto inofensivo, que sonriendo se presentó como Andrés Nazario Sargén. Sin mayores preámbulos nos llevó hasta una estrecha pieza repleta de papeles, donde nos sirvió una aromática tacita de café.

Pero en ningún momento dejó de hablar, a tal punto que debimos pedirle que esperara a que tuviéramos en orden la grabadora: despu és de saludarnos ya estaba tratando de convencernos de las .victorias

. de su grupo en la .guerra. contra el gobierno de Fidel Castro.

Con sus setenta y cinco años, sentado frente a nosotros, parece un abuelo incapaz de hacerle daño a alguien. Sonriendo constan36

temente, es difícil pensar que sea el jefe del grupo paramilitar más popular de Miami.

Nazario Sargén, al triunfo de la Revolución y luego de participar del II Frente del Escambray, decide huir hacia Estados Unidos. Poco después formó parte del núcleo fundador de Alpha 66. Nazario no pierde oportunidad para recordar que su grupo nunca ha tenido que ver con la CIA, y llega hasta negar documentos de la propia Agencia que lo certifican. Ex militantes del grupo aseguran que Nazario y otros dirigentes de Alpha recibían dinero de la Agencia para que sólo se preocuparan de preparar ataques terroristas contra Cuba.1

Los principios neofascistas de Alpha 66 llevaron su militancia a enfrentar los grupos que se oponían a la guerra en Viet Nam. En ciudades como Los Ángeles, Nueva York y Washington, agredieron violentamente a los manifestantes a quienes catalogaban como parte del

.Movimiento comunista internacional.. Sostenían que en Viet Nam luchaban .americanos y también cubanos por algo tan sagrado como es la libertad..2 .Nazis y cubanos atacan a los pacifistas., tituló en una ocasión Los Ángeles Times.

Comenzando la década de los setenta, la fascista Liga Mundial Anticomunista (WACL, siglas en inglés), acepta en su seno a Alpha

66, y en un ataque de delirio, durante el VI Congreso realizado en México en 1972, se acordó .por unanimidad pedir a la OEA que el puesto vacante de Cuba comunista fuera ocupado por Alpha 66..3

Ni a ese Congreso ni al regional de Brasil, en 1974, pudo asistir Nazario al negársele la salida, por existir .una orden de Washington que señalaba que por RAZONES DE SEGURIDAD NACIONAL

[mayúsculas en el original] el gobierno de los Estados Unidos prohibía entregar dicho permiso..4 Pero después pudo estar presente en otros eventos de esa organización.

La investigación realizada en 1975 por una Comisión Especial del Senado estadounidense llegó a la conclusión que uno de los grupos del exilio que tenía .los motivos, la capacidad y los recursos.

para asesinar al presidente Kennedy era Alpha 66. A pesar de ello .y por citar un ejemplo. la Miami City Commission le entregó una subvención de cien mil dólares en 1982. En la misma investigación quedó al descubierto que este grupo había participado, junto a la CIA, en por lo menos dos atentados contra la vida de Fidel Castro.

Periodistas como Manuel Abadía, del Excelsior de México, y el estadounidense Jack Anderson, señalaron a Alpha como utensilio de la CIA. Abadía fue asesinado en 1984 cuando denunciaba a los .desalmados matones. de Alpha, y sus relaciones con la extrema derecha mexicana.

A finales de los ochenta, se rumoró en Miami que Alpha 66 tenía previsto atentar contra la vida de Jorge Mas Canosa, debido al liderazgo y control que el jefe de la Fundación Nacional Cubano Americana

(FNCA), quiso imponer sobre los demás grupos contrarrevolucionarios.

Pero el impase fue rápidamente solucionado. A pesar de que Nazario siguió criticando a los socios de la Fundación, las relaciones son de colaboración.

A Nazario le brillan los ojos y se enorgullece del .constante accionar. que tienen contra el régimen de Fidel Castro. Una operatividad que se traduce en muy esporádicos ametrallamientos, desde veloces lanchas, contra indefensas embarcaciones pesqueras. Luego, este criminal proceder es presentado como una gran hazaña militar, logrando incentivar el sentimiento guerrerista que los dirigentes del exilio han inculcado básicamente entre sus compatriotas en Miami. Saben que los ingenuos trabajadores les enviarán su aporte económico, lo que les permitirá seguir viviendo cómodamente y sin esfuerzo.

Aprovechando las facilidades que han brindado todas las Administraciones estadounidenses desde los primeros días de la Revolución, Alpha 66 y otros grupos paramilitares organizaron campos de entrenamiento en varias regiones del país, especialmente en la Florida. En ellos se dio preparación militar a grupos fascistas mexicanos, vietnamitas, sudcoreanos y contras nicaragüenses. En las afueras de Miami armaron los campos más visitados por la prensa en la última década. Nazario ofreció llevarnos a uno de ellos.

Al domingo siguiente, nos condujo hasta un lugar situado a unos cuarenta y cinco minutos de Miami. Al bajarnos, lo primero que hicimos fue sacudirnos, pues parte del recorrido se hizo por un camino destapado, y al modesto carro de Nazario se le colaba el polvo por todas partes. A la entrada del campamento había tres hombres armados, paseándose bajo los mástiles de las banderas estadounidense y cubana. Adentro, casi veinte individuos formaron y Nazario les pasó revista. Seguidamente, dirigidos por un ex instructor de las Fuer38

zas Especiales estadounidenses, se ejercitaron durante escasos treinta minutos. A primera vista no parece que de ahí pueda surgir ni un comando capaz de darle temor a las Fuerzas de la Seguridad cubana.

La mayoría supera los cuarenta años, y no pocos la ven difícil para trotar cien metros, tenderse al piso, disparar, levantarse, y volver a correr con la mediana destreza necesaria para un asalto.

Eso sí, sin ninguna duda, el traqueteo de estas armas semiautom áticas nos martillaron fuerte en el oído. Pero más nos pareci ó un buen pretexto para encontrarse entre amigos un fin de semana. Y, de paso, impresionarnos. Al finalizar la demostraci ón, nos ofrecieron un gigante y delicioso sandwich. Mientras lo consumíamos, no quitábamos los ojos de un niño de escasos diez años, cuyo padre le enseñaba a disparar una pistola. Su hermano, un poco mayor, afinaba puntería accionando un fusil. Ambos vestían trajes de camuflaje.

Entre la ida y regreso a ese lugar, completamos la entrevista a Andrés Nazario Sargén.

.Arranquemos con una pregunta elemental. ¿Cómo nació Alpha 66?

.Cuando yo y un grupo de doce oficiales nos dimos cuenta de la entrega de Castro a la URSS, decidimos salir clandestinamente hacia Estados Unidos. Aquí fuimos internados en una instalaci ón militar pues no confiaban en nosotros. Unos meses después llega el desastre de Bahía de Cochinos, y en ese momento nos dejan libres.

.Disculpe que le interrumpamos, pero ¿cuál era el ánimo de los exiliados ante la derrota en Bahía de Cochinos?

.La gente no creía en nada, todos estaban en un estado depresivo.

Los cubanos, en su mayoría batistianos, decían que si con todos los recursos que contaban los americanos no se había logrado derrocar a Castro, los liquidados éramos todos nosotros.

Entonces decidimos organizar un movimiento nuevo. Por eso el nombre de Alpha, que quiere decir principio. Lo de 66 fue por la cantidad de personas que lo compusimos inicialmente, en Puerto Rico, a fines de 1961. Nos dimos a la tarea de organizar, no una invasión, que ya se había probado como ineficaz, sino algo con una estrategia y un pensamiento nuevo, con un modo de lucha para no ser derrotados nunca. Y podemos decir que en todos estos años hemos perdido batallas, pero sin haber sido derrotados.

.No han sido derrotados, pero Fidel Castro, que es la pesadilla de ustedes, todavía está ahí. Pero bueno, ¿qué fue lo que se plantearon en aquel momento?

.Pero oigan, Castro no se ha ido, pero nosotros tampoco hemos desaparecido.

En aquel entonces nos propusimos una guerra irregular, cubana, sin pedir permiso a los americanos, con recursos económicos y humanos propios. También estábamos seguros que en Cuba se debía crear una organización para derrotar a Castro desde adentro.

Y no nosotros, sino el pueblo de Cuba. Nosotros éramos factores, apoyo. Pero para ello debíamos hacer acciones militares que crearan una mística, una leyenda, pues sin ella los pueblos no se levantan.

.Señor Nazario, pero ya se acercan los cuarenta años de Revoluci ón y el pueblo no se levanta. ¿No es una derrota?

.No. Sabemos que el pueblo cubano cree en Alpha. Que sigue haciendo pequeños sabotajes, siguiendo nuestras consignas, preparando el terreno para el levantamiento.

.Suponemos que en esos años el gobierno estadounidense les ofreci ó todo tipo de apoyo.

.Sí, pero no en los términos que ustedes se imaginan. Nosotros empezamos con acciones tipo comando. En los dos primeros años hicimos catorce ataques. El gobierno norteamericano empezó a intervenir en nuestro trabajo, seguramente porque nos vieron muy independientes. Nos empezaron a detener gente, pero sin condenarlos ni quitarles armas. Pero desaparece Kennedy y la situación se empeora. Pero seguimos, y varios de nosotros fuimos a la cárcel. Además, conseguir los recursos necesarios no era nada fácil.

.O sea que no tenían buenas relaciones con la CIA, que era la que manejaba todas las acciones contrarrevolucionarias.

.Nosotros no hemos tenido malas relaciones con la CIA. Pero a veces llegaban averiguando cosas y hasta metiéndonos miedo. En todos estos años nos han hecho varias ofertas. Nos han propuesto trabajar conjuntamente, pero les decimos que no queremos vínculos con ningún gobierno. Eso sí, les hemos pedido que no nos persigan, ni quiten las armas, ni los barcos, ni las instalaciones de radio. Siempre les hemos propuesto que si en verdad tienen ganas de ayudarnos, tiren unas armas por ahí y nosotros las vamos a recoger. Nos han dicho que no hay problema por eso, pero que cuál era la nomina que queríamos. Ellos sabían que con ese salario nos metían en un compromiso.

Y en eso no había discusión.

.Se conoce que el gobierno cubano protestaba por las acciones que realizaban los exiliados desde territorio estadounidense. ¿Eso les repercutía?

.Cuando Fidel ha protestado vienen el FBI, la CIA y hasta el Servicio de Aduanas a revisar todo. Nos dicen que está prohibido utilizar el territorio americano para agredir a un Estado con el cual no se está en guerra. Y, oigan, ellos no estarán en guerra con Castro, pero nosotros sí.

.Pero según sabemos, ustedes tienen transmisiones de radio hacia Cuba. ¿Los siguen molestando por ello?

.No, eso se arregló. Vinieron aquí, y nos dijeron que si volv íamos a salir al aire clandestinamente nos metían en la cárcel.

Entonces ahora tenemos que pagar varios miles de dólares, para que nos dejen transmitir unas horas hacia Cuba. ¿Se imaginan?

Ahora es una planta comercial.

.Además, ustedes se entrenan cerca de Miami con armas de verdad, balas de verdad, uniformes de campaña. O sea, que sí cuentan con la complicidad de Washington.

.¡Pero eso es legal! Nosotros actuamos dentro de la Ley americana.

En los campamentos lo máximo que tenemos son armas semiautomáticas. Claro, de buen tiro.

.Además de operaciones comando, han realizado otro tipo de acción militar, por ejemplo, ¿atentar contra Fidel Castro?

.Hemos hecho varios intentos para matarlo, hasta dentro de la misma Cuba. Yo mismo participé de un atentado contra Castro en Nueva York, pero el FBI nos descubrió.

.Señor Nazario, el jefe del FBI encargado de la seguridad de Fidel Castro en esa ocasión, dijo a una comisión del Congreso que la CIA era quien había organizado el atentado.

.Eso no es cierto. Fuimos nosotros: todos cubanos.

Pero cuando más cerca se estuvo fue en Chile, en 1972. Montamos una pistola en una cámara y registramos a un hombre nuestro como periodista, pero llegado el momento no tiró, prefirió irse. Lo que pasa es que matar a Castro es morir, y se necesita demasiado coraje.

.Pero según documentos desclasificados de la CIA, fue ella tambi én quien organizó ese atentado.

.Les repito: no es cierto. Fue gente de Alpha. Pero es posible que la CIA se haya querido robar la autoría.

.Ustedes formaron parte de la Liga Mundial Anticomunista, donde...

.Sí, es cierto. Participamos de la Liga Mundial Anticomunista, pero siempre me parecieron muy reaccionarios; además hablaban mucho y daban poco apoyo real. Por eso rompimos con ellos. Estuvimos porque se podían hacer denuncias. ¿Pero sabían ustedes que allí participaban hasta altos jerarcas de la Iglesia católica y políticos reconocidos mundialmente?

.Sí, lo sabemos, aunque no con la precisión suya. Pero pasemos a otro tema. Señor Nazario, ¿qué debe hacer Fidel Castro para empezar los cambios que ustedes quieren?

.En primer lugar, y sobre todo, debe organizar un gobierno provisional e irse de Cuba. No hay otra solución. Él y su camarilla, que son como ochenta o cien, tienen que desaparecer de la Isla...

Nosotros sólo tenemos una meta: acabar con Castro. Si hay que matarlo, no importa. Pero tiene que desaparecer. Tampoco crean que soy un criminal.

.¿Y actualmente realizan acciones militares contra el régimen cubano?

.Nosotros hemos penetrado en Cuba, aunque siempre nos han detectado, por lo cual tenemos muchos encarcelados y mártires.

Pero logramos crear un movimiento espontáneo en el interior, porque el noventa y cinco por ciento de la población está contra Castro. Sabemos que se han creado muchas células clandestinas de Alpha 66, constituidas por una sola persona, pues cuando son más de tres los destruyen rápidamente. Es que el aparato represivo de Castro es eficaz...

.Nos atrevemos a pensar que si los detectan con tanta facilidad, es porque existe una colaboración estrecha entre la población y los servicios de seguridad...

.Sí, también puede ser. Pero nosotros, a base de sabotajes, hemos tratado de destruir la economía, no para hacerle pasar hambre al pueblo, sino para acabar la base económica de donde Fidel se sostiene. Y eso se está logrando. Hoy Fidel no puede ni sostener su aparato militar, no se puede enfrentar con nadie, porque está sin piezas de repuesto para el armamento.

.Y si saben que es así, si está tan limitada la defensa militar cubana, ¿por qué ustedes no intensifican su accionar, o la Casa Blanca no ordena una invasión?

.Ya les dije que los americanos nos mantienen vigilados. Y los americanos no invaden, porque después de Playa Girón buscan soluciones políticas.

.Si Fidel Castro se va, se muere o lo derrocan, ¿qué pasaría?

.Todo depende de quién tome el poder. Porque si lo toma un grupo que está manchado de sangre, la guerra va a seguir. Si sigue el comunismo, la guerra va a seguir. Pero si no es así, esperamos que planteen pasos hacia un gobierno de transición que llame a elecciones.

.Tenemos tres últimas preguntas muy precisas. Los enemigos de Fidel Castro siguen afirmando que fue él quien hizo desaparecer, por celos de poder, al Comandante Camilo Cienfuegos. Usted, que estuvo cerca de Cienfuegos, y que tiene a Fidel Castro como su mayor enemigo, ¿qué opina?

.Les voy a ser sincero. Castro es mi enemigo pero estoy seguro que nada tiene que ver con la muerte del Comandante Camilo Cienfuegos. Camilo, a quien yo admiraba enormemente, desapareció en el mar. Yo ayudé a buscar la avioneta por varios días. Y nada. ¿Qué pasó? Ese día el tiempo no era bueno.

Y casi todos los pilotos con que contaba la Revolución eran aprendices. Para mí, el mal tiempo y la inexperiencia del piloto fueron los responsables.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje