Página principal

Dime cómo piensas Magoroh Maruyama. En: Revista Correo de la unesco, 1996


Descargar 41.55 Kb.
Fecha de conversión18.07.2016
Tamaño41.55 Kb.
Dime cómo piensas... Magoroh Maruyama. En: Revista Correo de la UNESCO, 1996.

¿Qué factores determinan la visión del mundo de una cultura a otra? La segunda mitad del siglo XX se ha caracterizado por movimientos políticos, sociales y culturales que favorecen la heterogeneidad y la fragmentación. Después de la segunda guerra mundial, numerosos países obtienen la independencia; en los años sesenta aparecen en Estados Unidos reivindicaciones étnicas; más recientemente en Checoslovaquia, Yugoslavia y otros países han surgido movimientos independentistas intranacionales.


Se trata, en todos los casos, de reestablecer una identidad – nacional, étnica o cultural – suprimida o amenazada. Estos movimientos, positivos en muchos aspectos, han caído en su propia trampa de forma inesperada: se separaban en nombre de la heterogeneidad pero preconizaban la homogeneidad dentro de su propio grupo, en perjuicio de sus miembros.
Hoy aparecen nuevas tendencias. Si bien las corrientes migratorias han aumentado considerablemente por motivos económicos o políticos, los técnicos y los especialistas cruzan las fronteras movidos por otras razones. La mayoría de los grandes países del mundo acogen un alto porcentaje de inmigrantes y de residentes extranjeros: la heterogeneidad es ahora parte integrante e interactiva de cada sociedad. Además, todo tipo de bienes de consumo procedentes del extranjero (alimentos, prendas de vestir, música) están al alcance de aquellos que no tienen la posibilidad de viajar.
El “yo identitario” ha dejado de ser simple: cada cual puede ahora componerlo libremente combinando elementos heterogéneos según una fórmula original.
Algunas ideas preconcebidas

Ahora bien, con frecuencia las ciencias sociales siguen difundiendo nociones hoy superadas, como por ejemplo:



  • Cada cultura es perfecta en sí y no necesita ser modificada.

  • Todos los individuos considerados “normales” en una cultura determinada han asimilado esa cultura de forma homogénea.

  • Los bebés vienen al mundo con un espíritu totalmente virgen sobre el cual basta imprimir la cultura.

  • Toda cultura constituye un entorno sano para sus miembros “normales”.

  • Las conmociones sociales son traumatizantes para todos.

  • Las migraciones transnacionales producen angustia.

  • El individuo en contacto con diferentes culturas pierde su identidad.

Se llega a este tipo de errores cuando se cree en una lógica única y universal cuyo ideal es la homogeneización.


Ahora bien, es la heterogeneidad la que por el contrario es necesaria y deseable en los procesos biológicos, ecológicos y sociales. En estos últimos la heterogeneidad de los modos de pensar es igualmente indispensable. A partir de esa conclusión, cabe observar que: los modos de pensar varían de un individuo a otro dentro de los grupos sociales y culturales; esos modos de pensar no son propios de cada grupo: son transculturales; las diferencias culturales se deben al predominio que un modo ejerce sobre los demás por diversos medios (influencia, modificación, supresión, recuperación, explotación); es posible que los bebés nazcan con sus propios modos de pensar; los individuos cuyos tipos de lógica no coinciden con los del modelo dominante, reaccionan utilizando estrategias diversas: encuentran un espacio aparte donde su modo de pensar puede expresarse libremente; tienen que ocultarlo; o, incluso, pasan a sabiendas de su modo de pensar al modo dominante; reprimen su modo de pensar en el inconsciente, de forma más o menos duradera; lo inhiben definitivamente; se sublevan o se convierten en reformadores o, por último, emigran.
Si bien existen tantos modos de pensar como individuos, los cuatro modos siguientes (y sus combinaciones posibles) corresponden aproximadamente a dos tercios de los individuos en cada cultura:


MODO H

MODO I

MODO S

MODO G

Homogeneidad

Jerarquización

Clasificación

Oposición

Verdad única

Rivalidad



Heterogeneidad

Aislamiento

Contingencia

Independencia

Subjetividad

Individualismo



Heterogeneidad

Interacción

Equilibrio

Asimilación

Visión plural

Cooperación




Heterogeneidad

Interacción

Evolución

Exploración

Visión plural

Coproducción


Los individuos que piensan según el Modo H tienden a reducir todo a una norma; buscan principios universales; establecen jerarquías y categorías; tratan de situar todo en una línea entre dos polos opuestos, creen en una verdad única y solo conciben sus relaciones con los demás en términos de rivalidad: para que uno gane es necesario que otra persona pierda.


Los individuos que pertenecen al Modo I son reacios a la noción de homogeneidad. Buscan la independencia, la autosuficiencia, la arbitrariedad, la individualidad y la subjetividad. Piensan que la eficacia es inversamente proporcional a la importancia numérica del grupo. Así, para ellos la aglomeración urbana es una de las causas de la contaminación. Si cada cual fuera a plantar coles por su lado, todo iría a las mil maravillas.
Para los individuos que piensan según el Modo S los acontecimientos se determinan mutuamente, es decir, que el efecto actúa en forma retroactiva, directa o indirecta, sobre la causa. Son las diferencias entre los individuos las que facilitan su cooperación, mientras la uniformidad genera rivalidad, los elementos heterogéneos actúan unos sobre otros y contribuyen al equilibrio de la estructura existente en provecho de todos. Así, es la separación entre los ojos lo que permite al cerebro crear la noción de profundidad, del mismo modo, la asociación de puntos de vista diferentes (visión plural) pone de manifiesto dimensiones ocultas.
Los individuos del Modo G a diferencia del Modo S consideran que la interacción crea nuevas estructuras.
Las personas que piensan según lógicas diferentes pueden muy entenderse en un determinado asunto, pero partiendo de supuestos tácitos distintos, lo que dará lugar a conflictos ulteriores. Así, por ejemplo, numerosas personas pueden estar de acuerdo de que la descentralización es algo conveniente, pero cada una por sus propias razones: H, para quien el país forma de todos modos un conjunto homogéneo puede estimar que con la descentralización no perderá nada; para I, que ve cada región independientemente de las demás, la descentralización cae de su peso; S y G la aprobarán porque son partidarios de la idea de heterogeneidad y creen que las partes interactúan naturalmente en beneficio mutuo.
Un acuerdo entre las partes no significa pues forzosamente que la misma lógica haya determinado sus decisiones. El acuerdo ilusorio sobre ese punto, basado en principios tácitos, puede ser causa de divergencias futuras y conducir a los interesados a creer que el otro lo ha engañado deliberadamente. Por ello es importante conocer el modo de pensar de los demás a fin de evitar malentendidos y desengaños.
Para los individuos que piensan según el Modo H, una persona íntegra es aquella que permanece fiel a sus principios absolutos, cualquiera sea la situación; los individuos que aplican el Modo I se mantienen fieles a sus propios principios, pese a lo que digan los demás; los individuos en que predominan los modos S y G actúan en función de las circunstancias. Esas diferencias pueden llevar a cada cual a estimar que los que no piensan como él carecen de principios y son por lo tanto inmorales.
Culturas y modos de pensar
En cada cultura un determinado modo de pensar tiende a volverse dominante, a influir, modificar, suprimir o explotar a los demás. Ninguna cultura, sin embargo, termina siendo totalmente homogénea, y la mayoría de los modos de pensar siguen estando presentes en todas ellas, incluso en forma oculta, disimulada o reprimida. En los grandes momentos de la arquitectura gótica y de la música barroca en Francia y en Alemania, por ejemplo, los individuos que pensaban según los modos S y G tuvieron que expresarse a través de la pintura.
Comparar dos culturas equivale a comparar sus modos de pensar dominantes. Es posible afirmar que el Modo H domine en Suecia, mientras que en Dinamarca prevalecen los Modos I y S. en Asia, los coreanos reúnen muchas de las características del Modo H, en Indonesia, en cambio, se encuentra más bien el Modo S. Los Modos S y H predominan en Japón, y en Estados Unidos los Modos H. En ese sentido, los daneses se asemejan más a los indonesios que a sus vecinos suecos y los coreanos más a los alemanes que a los indonesios. Desde este punto de vista la antigua oposición entre oriente y occidente carece de significado.
El predominio de ciertos modos de pensar se hace sentir también en ciertas categorías profesionales independientemente de la situación geográfica. Así, por ejemplo, los contables tienen a pensar según el Modo H, y los pintores según los Modos S y G.
¿Hay un modo “científico” de pensar?

La astronomía newtoniana fue pensada según el Modo H; la termodinámica creada en el siglo XIX a partir del movimiento de las moléculas empleo el Modo I; los comienzos de la cibernética en los años 40 el Modo S; la cibernética de los años sesenta una combinación de los Modos S y G.


Las investigaciones arqueológicas realizadas en Japón han demostrado que la cultura Jömon, que surgió hace once mil años, presentaba numerosas características del Modo de pensar G, y que la cultura Yayoi, que apareció hace 2.300 años fue dominada por el Modo S. En la cultura Yamato, que llegó al Japón procedente de Corea hace unos mil quinientos años, predominaba el Modo H. este se convirtió más tarde en el modo de pensar de la clase dirigente japonesa, y es el que domina hoy en día en el país. Ello no ha impedido que los campesinos sigan pensando en el Modo S y los comerciantes que surgieron como una clase social en el siglo XVIII, según el Modo G.
Las culturas africanas precoloniales funcionaban del Modo G. Las tradiciones orales muestran claramente que la heterogeneidad era considerada favorable a la cooperación, mientras la homogeneidad era fuente de conflicto.

Comunicar

Para las personas que piensan según los Modos I, S o G resulta difícil, cuando no imposible comunicarse con individuos que aplican el Modo H. En efecto, persuadidos de la validez universal de su lógica, estos últimos traían de circunscribir todo a las dimensiones que sus propias estructuras mentales puedan aceptar. Mientras esa operación de reducción dé un resultado coherente para él, el individuo H estará seguro de que su interpretación es la correcta – incluso cuando se equivoca de medio a medio -.


El predominio en numerosas sociedades del Modo de pensar H frena la concepción pluralista de las culturas. De ello se desprenden ciertas consecuencias:

  • Numerosas políticas de normalización se basan en el presupuesto de que la diversidad provoca conflictos y la paz solo puede instaurarse en la uniformidad, cuando, por el contrario, abría que aplicar políticas que fomenten la heterogeneidad y favorezcan la interacción de los individuos.

  • La supresión o el rechazo de modos de pensar no dominantes supone una pérdida de potencial humano.

  • En los actuales sistemas educativos y de formación profesional, que aplican una lógica del tipo H, los individuos que funcionan según otros Modos de pensar se encuentran desfavorecidos o excluidos. Ello constituye una violación flagrante del derecho a la igualdad de oportunidades en materia de educación y de empleo.

  • Se observa actualmente la tendencia a comparar las culturas entre si como si cada una formara un todo homogéneo. Ahora bien, dentro de cada cultura coexisten todos los modos de pensar, aunque algunos se sitúan en segundo plano. La clave del éxito en material organización multicultural reside en el descubrimiento de individuos cuyo modo de pensar no corresponde al dominante.

  • Hasta ahora las corrientes migratorias se han analizado teniendo en cuenta la oferta y la demanda de mano de obra o las calificaciones. Sin embargo, numerosos individuos emigran por incompatibilidad de modos de pensar. Probablemente el número de personas que decidan emigrar por ese motivo irá en aumento.

  • Algunos individuos ignoran que no piensan según el modo dominante, lo que los perjudica en materia de educación y empleo. Probablemente se sienten infelices, frustrados o al margen, sin llegar a comprender la causa. Sería importante que tomaran conciencia de su propio modo de pensar.


Nivel literal- estructural

  1. ¿Cuál es el marco referencial que el autor presenta para desarrollar los conceptos de "identidad", "heterogeneidad" y "modos de pensar"?

A. Social, cultural, económico y político.

B. Social, emocional, religioso y estético.

C. Económico, geográfico, de época y estilo.


  1. De acuerdo con el texto "la identidad", hoy, es una circunstancia:

A. De grupos sociales en proceso de construirse como nación.

B. De grupos humanos que en un mismo grupo social buscan diferencias y establecer

territorios.

C. De individuos que se construyen fuera de territorios reconocibles.




  1. Según el planteamiento de M. Maruyama, el siguiente enunciado es verdadero o falso: " Los acuerdos a los que llegan los seres humanos involucrados en el evento comunicativo dependen de que compartan el modo de pensar".

A. Verdadero, puesto que un acuerdo implica un proceso y debe ser duradero.

  1. Falso, porque los acuerdos son transitorios y tienen como base una circunstancia comunicativa.

  2. Verdadero y falso, puesto que los acuerdos suponen los modos de pensar necesarios para que la comunicación se dé.


4. En el intertítulo dice: "¿Qué factores determinan la visión de mundo de una cultura a otra?" ¿cuál de los enunciados responde a esta pregunta?

A. Las guerras y las migraciones.

B. La heterogeneidad y la fragmentación.

C. Los modos de pensar dominantes.


5. ¿En el texto hay un 'modo de pensar dominante' que se pueda relacionar específicamente con una profesión, un oficio o una tendencia?

  1. Sí, la administración y la política con los "modos de pensar H y G".

  2. Sí, la economía y el derecho con el "modo de pensar I y H".

  3. Sí, el arte con los "modos de pensar S y G".



Inferencial


  1. Una persona que opere con el 'modo de pensar I' utilizaría las siguientes expresiones:

A. "Una causa para un efecto", "supervivencia del más apto".

B. "Control de las variables", " si A y B entonces C".



C. "A no implica B", "Sálvese quien pueda".


  1. "En relación con la educación, una política educativa que favorece la transmisión de mensajes categorizados (jerarquizados), en una secuencia lineal pre-establecida se corresponde con la construcción de la experiencia a partir de un tipo epistemológico definido". Este fragmento hace referencia al modo de operar de un pensamiento dominante. De acuerdo con el planteamiento de Maruyama, ¿A qué 'modelo de pensamiento' se refiere?

  1. H y S

  2. H

  3. G e I




  1. La Idea Temática (idea principal que desarrolla el texto) puede expresarse como:

  1. 'Los modos de pensar' son transculturales, no son propios de cada cultura pero sí llegan a determinarla y existen tantos como individuos, lo cual puede permitir la confrontación, la asimilación o el rechazo de los 'modos de pensar dominantes', o los de otras personas.

  2. 'Los modos de pensar' son propios de cada cultura, y ésta determina los 'modos de pensar' de los individuos, lo que lleva a algunos a sentirse rechazados por esa cultura que no acepta su 'modo de pensar'.

  3. 'Los modos de pensar dominantes' son factores causados por la heterogeneidad de los grupos sociales, posibilitan la diferencia entre las distintas culturas, además, se imponen por medios diversos: influencia, modificación, recuperación y explotación.




  1. ¿Qué entiende el autor por 'modos de pensar'?

  1. Paradigmas, ideologías y creencias.

  2. Maneras de asumir y de operar, lógicas de comportamiento.

  3. Preconcepciones, sistemas de valoración y visión de mundo.




  1. ¿En cuál 'modo de pensar' se ubica el autor del texto? Y ¿Por qué?

  1. H y S, porque jerarquiza para establecer diferencias entre distintas culturas e individuos.

  2. S y G, dado que a pesar de establecer un sistema que le permite controlar las variables lo plantea como una posibilidad y propone la heterogénesis.

  3. I y S, puesto que propone que la eficacia está en la independencia de los sujetos y que los acuerdos se establecen sobre la base de la interacción.


Analítico- Crítico
11. Punto de escritura: Redacte un párrafo (Los constituyentes de éste son: la entrada, el desarrollo y la conclusión. No deben aparecer como ideas individuales sino en correlación establecida por conectores. El elemento más importante es la primera frase que corresponde a la hipótesis que usted va a argumentar, mediante ejemplos, datos estadísticos, comparaciones por analogía y por contraste, citas de autoridad, etc.). Responda una (1) de las siguientes preguntas:

  • De acuerdo con los 'modos de pensar' expuestos en el texto, argumente ¿cuál o cuáles corresponden a la cultura colombiana?

  • De acuerdo con los 'modos de pensar' expuestos en el texto, argumente en ¿cuál o cuáles se define usted?








La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje