Página principal

Didactica del teatro II una Didáctica del Teatro para el Nivel Polimodal


Descargar 2.26 Mb.
Página9/72
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño2.26 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   72

II.- SENTIMIENTO DE SUPERIORIDAD Y ORGULLO EN LA IMAGEN DEL GAUCHO PRIMITIVO DE LA REGIÓN PAMPEANA

Aquí yace el gaucho, el hijo de las vacas bravas, el jinete mostrenco, el vagabundo orejano, el cantor. Efímero como la libertad en esta tierra. Grito, cuchillo, bandera”.


Fernando Lorenzo y Alberto Rodríguez (h), Los establos de su majestad

1.- El gaucho primitivo

Las figuras del gaucho y del paisano como prototipos de ámbitos rurales de la Argentina presentan ribetes complejos. En una primera instancia, se puede diferenciar al “hombre real”, ligado a la tierra, que se distinguió del “hombre legendario”, cantado e inmortalizado, después, por la literatura gauchesca.


Para ubicarnos históricamente recordemos la existencia del Virreynato del Río de la Plata, con su ciudad puerto denominada Buenos Aires. Esta aldea se encontraba rodeada por una vasta llanura. Allí encontraron sus pobladores los cueros y los sebos ,provenientes de las “vaquerías”, que ofrecían como mercancías. Realizaban una tarea arriesgada, provistos de una lanza destinada a cortar los tendones de las vacas y posteriormente ultimarlas y cuerearlas.“Pero este ejercicio dilapidador – dice Félix Luna- dejó su sello en los ancestros porteños. Como asimismo en quienes lo practicaban, una justificada insensibilidad ante la sangre y una dureza física que confluirían, no mucho más tarde, en la formación del arquetipo del habitante rural rioplatense: el gauderio”(1982: 23).
Sin embargo , hacia 1776, ya se disponía de tierras circundantes que sustentaban la economía. Habían aparecido estancias que clausuraban la etapa anterior e inauguraban técnicas nuevas en el aprovechamiento del ganado vacuno mediante la crianza en espacios definidos ,con aguadas fijas y personal destinado a la atención y cuidado de los animales, con la intención de explotar su carne. Esto trajo aparejado el deseo de extensión para la posesión de nuevas tierras que aportarían beneficios económicos. En este naciente cambio laboral se definió el tipo de trabajador rural libre , el gaucho, especializado en los trabajos camperos , trashumante por exigencia de los ciclos ganaderos , acostumbrado a no tener un patrón estable y habituado al ejercicio de la sangre y las faenas brutas .Estos quehaceres influyeron fuertemente en la vida del gaucho.

A partir del texto dramático en verso El amor de la estanciera, la tipificación arquetípica del gaucho bueno aparece tras una visión integral de estos hombres. La obra hará referencia a sus faenas y costumbres . Los habitantes de las grandes estancias vivían en puestos solitarios y relativamente aislados. La vida del gaucho transcurría monótona y aislada. Su obligación y su distracción era el campo infinito, su amigo y su herramienta, el caballo.

El gaucho contribuyó a la riqueza nacional con sus aportes. Que fuera distinta la forma de entendimiento del trabajo, no quiere decir que el elemento rural nativo no trabajara. Lo hacía a su manera. Para él trabajar significaba cuidar lo existente y mantenerlo en buen estado. Y con eso se conformaba, porque el patrón tampoco esperaba, ni deseaba otra cosa. Este hombre solitario estaba acostumbrado a gozar la tierra y volcaba en el trabajo su sed de espacio, de aventuras, de acción libre. El gaucho, pues, trabajaba; y trabajaba duro, pero en lo suyo, en lo que entendía, en lo que le gustaba, en lo que sabía hacer.

No aspiraban a más. No les importaba ganar plata, sino ganar fama. Para ellos, la riqueza consistía en lucir su baquía campera; no guardaban la plata, sino que la ostentaban en su chapeado porque sus lujos y sus goces radicaban en sus aperos y en sus caballos.

El gaucho desdeñaba el peso angustioso del tiempo histórico; nada le apuraba ni le urgía. Su existencia era un mero recuerdo cálido de días felices, que luego, serían cada vez más lejanos por los cambios que introduciría la élite gobernante porteña. La añoranza de campos infinitos y la sed de espacio son sus sentimientos característicos.

2.- El gaucho en la literatura



El amor la estanciera, cuyo autor se inspira en Ramón de la Cruz, es el antecedente más importante de producción literaria gauchesca . Fue escrita en las postrimerías del siglo XVIII y se adelanta en muchos años a los textos posteriores de la poesía . Recordemos que mucho más tarde los Cielitos y Diálogos patrióticos de Bartolomé Hidalgo circularon desde 1811 a 1816, en calidad de “poesía militante”.
Este texto dramático y los siguientes plantearon un “tipo humano social” bien diferenciado del español colonizador que luego se fue transfigurando en héroe literario arquetípico. El logro sustancial consiste en la intensificación de los rasgos lingüísticos distintivos, mediante la recuperación del habla coloquial de los paisanos. Lo revolucionario “es este usar la lengua con intención diferenciadora y a la vez unificadora desde el punto de vista social”(Borello,2001:23).

El primer texto dramático rural recogió la pintura de un tipo social, su vida, sus intereses y su mundo por boca de un fiel representante de esa realidad. El autor desconocidos empleó las formas distintivas del habla con la utilización de los metros e imágenes preferidas y el nivel lingüístico característico.


Con el paso del tiempo, la lengua particular de este personaje se va a inscribir en las letras como una respuesta a la realidad política de la Revolución de Mayo. “Las necesidades bélicas de la causa revolucionaria obligaron a los hombres de 1810 a buscar formas diferenciales, distintas, en las que se encarnaran y se simbolizaran las intenciones de autonomía política frente a lo español peninsular” (Borello, 1974: 20).
Resulta muy interesante destacar el carácter de discurso marginal y no legitimado en el campo de la literatura imperante en la época. Si bien “en esos años debía ser común entre los entre los hombres de Buenos Aires conocer los modismos del campo y usarlos cotidianamente . Sin embargo , entre la lengua literaria vigente y esos modismos orales debía haber un abismo. Las formas coloquiales no invadían la literatura considerada culta .”(Borello, 2001,19). Seguramente , esto era inaceptable par los escritores neoclásicos , amantes de las bellas letras.

1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   72


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje