Página principal

Del presente y del futuro


Descargar 42.09 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño42.09 Kb.
LA ESCUELA DEMOCRÁTICA: UN CAMBIO PARA LOS CIUDADANOS

DEL PRESENTE Y DEL FUTURO




Lic. Alex Oswaldo Sánchez Huarcaya

Asesor del Área de CCSS – II.EE. San Columbano

alexsanch25@yahoo.com
En el Acuerdo Nacional aprobado el 22 de Julio del 2002 en el Perú, se hace mención a uno de los objetivos, en nuestra opinión, fundamental, dentro de la política del Estado en materia educativa. Se trata del objetivo referido a Democracia y estado de derecho, en el que se "da garantías para el imperio de la justicia y de la vigencia de los derechos fundamentales, así como un aspecto esencial conducente a lograr la paz y el desarrollo del país", lo cual implica que para el logro de nuestros intereses nacionales y el buen desarrollo de nuestra sociedad, debemos enmarcarnos en una sociedad en la cual se respete los derechos de las personas y la Constitución, se dé el Sistema de Partidos Políticos, base para el orden público. A partir de ello podremos lograr que nuestra nación llegue al diálogo, la concertación y la seguridad nacional, lo cual es viable en una sociedad democrática, donde el estado de derecho es muestra de respeto al primer artículo de la Constitución Política referido a la Persona.

Es en ese sentido que nuestra propuesta apunta hacia una Escuela Democrática, la misma que debe entenderse como una forma de vida; que dé un giro a lo que hoy es la escuela peruana No se trata de copiar un modelo determinado, nuestra propuesta se cimenta en las posibilidades del país y de la escuela, sobre todo, del maestro y del alumno.

Pero, antes debernos entender qué es Democracia. Podemos partir del concepto de democracia según Luis Felipe Almo para quien "La democracia no solo es un régimen político, sino implica una actitud social y humana. A partir de una cierta idea del hombre se plasma la noción del régimen político, es el que el ser humano debe vivir". He ahí la diferencia entre imponer un sistema político y el considerar al ser humano como centro de la sociedad. Toda forma de imposición es anulada para lucir, más bien, una forma de vida donde el hombre respete al hombre y exista la convivencia.

Por eso es que la familia es el punto de partida en nuestra propuesta, después la comunidad, luego la nación y el país; todos en una unidad de respeto, libertad y fraternidad.

La escuela debe formar ciudadanos y sentirlos parte del sistema no solo enseñándoles cómo votar, sino en todo su accionar. No en vano Giovanni Sarvatori ha señalado: "... democracia quiere decir que el poder es legítimo solo cuando su investidura viene de abajo, solo sí emana de la voluntad popular”. Y si de votación se trata, nuestra responsabilidad educativa está también en la elección de nuestros representantes, lo cual es base del buen funcionamiento de la democracia en el país. Todo esto no es más que democracia representativa y democracia participativa, lo cual supone no solo el acto de votar, sino sobre todo, el aprender a trabajar por un fin común. Esto bien puede explicarse, parafraseando de nuevo a Sarvatori, con la siguiente nota: "... cuando existe una sociedad abierta en la que las relación entre gobernantes y gobernados es entendida en el sentido de que el Estado está al servicio de los ciudadanos y no los ciudadanos al servicio del Estado, en la cual el gobierno existe para el pueblo y no viceversa".

Se trata entonces, de una democracia entendida corno la entiende Hernando de Soto: "La democracia no es solamente un juego de palabras, sino un cuerpo de mecanismos que, si son los adecuados, permiten que el sistema verdaderamente funcione a favor de la gente en general. Por tanto, no se puede concebir que un país cambie cuando la escuela no cambia; no se puede pedir maestros democráticos cuando fueron formados con imágenes autoritarias. De igual modo, tampoco se puede forjar buenos alumnos, futuros ciudadanos, sin una escuela verdaderamente democrática. Esto debe quedar sentado si querernos crear una nueva sociedad. Que el concepto democracia sea entonces, una forma de vida en un estado de derecho, y no un simple remedo de gobiernos democráticos.

En ese sentido es que Henrry Giroux ha considerado que "educar a los maestros como intelectuales y el de hacer de las escuelas sitios democráticos para la transformación social, podría comenzar a definir la forma en que la educación pública y la educación para maestros se pudiera percibir hoy apropiadamente". El maestro se convierte así en un elemento importante en la reforma educativa. Las universidades tienen la misión entonces, de formar profesores democráticos para que luego éstos generen en las aulas, ciudadanos también de este tipo, de esta manera no es exclusivo de la escuela sino otros agentes y otras instituciones y poderes, los cuales deben también ser muestra de democracia y no reine en ellos la doble moral, los intereses personales sobre los derecho de los demás.

De otro lado, otro aspecto importante en nuestra tarea democratizadora en la escuela es el relacionado con los contenidos y la forma en que éstos son impartidos. Giroux ve este aspecto del siguiente modo: "... educar a los estudiantes en los lenguajes de la crítica (...), no solo analizar las deficiencias democráticas sino desarrollar conocimientos y habilidades (...) para fomentar planes de estudios, prácticas de estudios, prácticas sociales en el aula y (...) tender hacia una comunidad democrática y con fundamento ético". Para nuestro autor, mientras la escuela solo forme estudiantes pasivos, no reflexivos, sumisos, con falta de responsabilidad social y no conocedores de sus derechos, solo habremos generado más ciudadanos incapaces e inhabilitados de ejercer su ciudadanía como corresponde; y lo que es peor aun, le habremos cortado la posibilidad de que participen eficientemente en el desarrollo del país.

Otro aspecto que se aviene con nuestra propuesta es el referido a la visión de escuela. León Trahtemberg anota: "Los colegios son micro sociedades en las cuales se reproducen casi todos los elementos de la gran sociedad peruana, la sociedad 'grande'. Hay autoridades, norma disciplina; hay trabajadores, jefes, subordinados y relaciones humanas, hay premios y castigos, reglamentos"; por eso resulta importante que todos asumamos el compromiso de cambio, teniendo como eje a la escuela, esa sociedad "pequeña".

Una visión clara de lo que se espera de nuestro país a largo plazo, nos dará la posibilidad de entender sus problemas, al mismo tiempo que nos dará las soluciones acertadas; todo esto por supuesto, enmarcadas desde una perspectiva de una sociedad democrática, con sentido ético y con el respeto de los derechos humanos. Por eso es necesario que la escuela, a tono con lo que se espera para nuestro país, debe involucrarse y generar cambios, propuestas y forme la mentalidad de los estudiantes y maestros. "Cambiar el estado de cosas en el Perú no es solamente querer democracia, querer paz, es también cambiar los instrumentos a través de los cuales nos gobernamos", sostiene Trahtemberg.

Lo vertido hasta aquí   que, dicho sea de paso, encuentra respaldo en nuestros autores mencionados   puede sintetizarse en los siguientes términos:

a, Democratizar las escuelas implica aprender y practicar los derechos humanos,

b. Se debe formar ciudadanos competentes, activos, partícipes del cambio de su sociedad y comprometidos con ella, tanto maestros como alumnos.

c. La escuela es el centro para forjar en el ciudadano la identidad cultural..



  1. La escuela debe abrirse a la comunidad.

  2. Una escuela con Valores, donde la ética sea parte de la formación diaria del educando como muestra del trabajo de los responsables de la educación y de la sociedad.

e. Se hace inevitable un cambio de toda la estructura educativa.

f Promover líderes para dirigir nuestro país con intachable ética constituye una tarea urgente.


Esto, bien se puede complementar con lo afirmado por Jorge Santisteban de Noriega: "la democracia depende de la disposición de los ciudadanos educados para ejercer la democracia... los defensores de sus derechos son los ciudadanos capacitados y conocedores de sus derechos los que conocen sus derechos, sus obligaciones en un ámbito de cultura de deberes y derechos, serán aquellos que puedan construir una democracia sustentada y una democracia efectiva". He ahí la importancia de la educación frente a la ignorancia: representa un instrumento liberador para mejorar nuestra sociedad,
1. PROPUESTA DE GESTIÓN PARA CENTROS EDUCATIVOS

La propuesta de gestión involucra cuatro aspectos: escuela, director, maestro y alumno.


1. 1 LA ESCUELA

En relación a la escuela nuestro planteamiento va en los siguientes términos:



  • Coincidimos con Trahtemberg en el sentido en que "la construcción de las actitudes, los valores o el clima institucional, no son prerrogativas de un solo maestro, sino que requiere el concurso colectivo de todos los maestros, identificados con un determinado proyecto educativo". En tal sentido, el PEI  base del quehacer de la institución educativa   debe ser elaborado con todos los maestros, pero también deberán intervenir en él alumnos y padres de familia. De este modo, será una propuesta verdaderamente colectiva y no una simple imposición por parte de la institución. La responsabilidad recaerá, esta vez, en todos.

  • Promover sistemáticamente la transformación de la cultura escolar, a partir de un proceso bien estudiado.

  • Promover una escuela autónoma flexible, democrática y conectada con el entorno cercano y el mundo global.

  • Que la escuela esté abierta a la comunidad y deje de ser una burbuja o una isla. Que en esta apertura la comunidad reconozca las potencialidades de la escuela y encuentre en ella las posibilidades de cambio a partir del trabajo de los alumnos y sin menosprecio de los agentes externos.

  • Que incluya a todos los niños y niñas de la comunidad. Que en el aprendizaje se valore la diversidad y se ataque toda forma de homogenización que implique la vulneración del individuo como tal. Así, respetaremos su condición de persona y la autonomía en su desarrollo.

  • Formar redes escolares de participación entre escuelas para la elaboración de proyectos educativos.

  • "La escuela   tal como lo plantea Ricardo Morales   no debe perder el horizonte de su papel histórico y social, no debe renunciar a una de sus principales tareas: ser parte en la construcción de nuevas pautas de comportamiento ciudadano y reorganización de la vida social”. La labor de la escuela contribuye a generar nuevas perspectivas de vida, viabiliza el desarrollo social y, sobre todo, nos encamina hacia una sociedad más justa. No olvidemos entonces esto que le es inherente.

  • Evitar que la escuela desnaturalice su rol siendo presa de la represión, humillación, discriminación, maltrato físico y psicológico, y todo aquello que afecte el mejor desempeño de nuestros educandos.


1.2 EL DIRECTOR (Estrategias Gerenciales)

En el caso del Director nuestra propuesta hace las siguientes consideraciones:



  • En relación al rol del Director en la tarea educativa, la UNESCO se ha pronunciado en los siguientes términos: "Es fundamental el trabajo colectivo y comprometido de los docentes y directivos con el cambio educativo y un liderazgo compartido. Por ello, es fundamental formar a los directivos de las instituciones educativas de modo que desarrollen las capacidades necesarias para dar sentido y cohesión a la acción pedagógica del equipo docente". Entonces, un buen líder   como lo es, finalmente, un Director   debe ser capaz de llevar a cabo propuestas en consenso, preocuparse por la mejor preparación de los educandos, poseer una moral bien clara, trabajo en equipo, siendo sinónimo de un Liderazgo Pedagógico.

  • Concretamente, el perfil básico de un Director se resume en lo siguiente:

    • Decisión curricular, en las modalidades de enseñanza y en los horarios.

    • Atinado en la elección y contratación del personal, en la evaluación y acreditación del mismo.

    • Hábil en la adquisición de recursos materiales. Participativo y con actitud democrática.

    • Ser muestra de autoridad sin que ello implique ser un jefe. Ser, más bien, un líder.

    • Mostrar capacidad de diálogo y entendimiento con el personal.

    • Oportuno y eficaz para dar solución a los problemas que aquejan a la institución.

    • Desarrolle con tino el liderazgo transformacional como el liderazgo transaccional en bien de la I.E.

- Mejorar el clima institucional



    • Trabajo colectivo y comprometido de Docentes y Directores para un liderazgo compartido.

    • Establecer canales de gobierno democrático (torna de decisiones y responsabilidad de cada uno).

    • Ambiente favorable para el aprendizaje.


1.3 EL MAESTRO

En cuanto al Maestro, en virtud de nuestra propuesta democrática, conviene comenzar hablando del autoritarismo que, muchas veces, se filtra   como lo ha advertido María Amelia Palacios   "en la manera cómo el maestro se relaciona cotidianamente con los niños o adolescentes, con los padres de familia o con la dirección y las autoridades educativas; autoritarismo que se manifiesta también en cómo se enseña al niño a relacionarse con el conocimiento" En tal sentido, “(...) todavía tenemos un camino muy largo que recorrer para aprender a relacionarse con el conocimiento de una manera menos autoritaria y más libre y creativa". Nos urge entonces, comenzar atacando esta amenaza, sin olvidar, por cierto, que dicho mal tiene como fuentes la universidad, la casa y también la misma escuela, nuestros representantes del gobierno y sus instituciones. Empecemos entonces, con la reeducación del maestro para que sea democrático y sea ejemplo de vida y, de esta manera, aseguremos la formación en democracia de los alumnos.

A partir de esta premisa, urge entonces:


    • Educar a los maestros con dotes intelectuales y hacer de las escuelas paradigmas de democracia, para la transformación social con ética.

    • Concientización, capacitación, trabajos prácticos, talleres, producción bibliográfica y autopreparación.

    • Cambio de actitud en el proceso de aprendizaje.

    • Hacer de los maestros intelectuales transformadores.

    • Tratar a los alumnos como agentes críticos "(...) utilizar el diálogo y hacer el conocimiento significativo, crítico y a la postre emancipatorio", como sentencia Giroux.

    • Capacidad de liderazgo, compromiso y trabajo compartido.

    • Tener un trato más horizontal con los estudiantes.

    • Evitar el uso del poder en contra del educando, el poder debe ser usado en beneficio del alumno, por lo cual el maestro debe tener la capacidad de liderazgo, mas no de autoritarismo.

    • Que el maestro sea agente capaz de propiciar un clima institucional pacífico, democrático y humanista.

    • Desarrollar el Liderazgo de los Profesores


1.4 EL ALUMNO

Juan Carlos Tedesco plantea "La formación del ciudadano es una responsabilidad compartida. A diferencia de la enseñanza de matemáticas o de ciencias, en que sería posible sostener que se trata fundamentalmente de una tarea de la escuela, formar ciudadanos es una tarea mucho más compartida". Formemos entonces, para la sociedad. En tal sentido, se trata de programar actividades en donde los educandos puedan formarse como ciudadanos. Los docentes deben "hablar el mismo idioma” a fin de evitar confusiones de trato entre los mismos estudiantes y profesores.

Los aspectos a desarrollar en los alumnos puede sintetizarse así:


  • Edificar en ellos los lenguajes de la crítica.

  • Desarrollar capacidades y habilidades, proyectos educativos, eventos que tiendan al desarrollo de su persona.

  • Que participen en una comunidad democrática y con fundamento ético. Darle representatividad, voz estudiantil.

  • Propiciar la formación de líderes.

  • Desarrollar el eje curricular: "Conciencia, democrática y ciudadanía", a fin de afianzar su condición de ciudadano integro

  • .Hacer que comprendan que la democracia no es un tipo de gobierno sino, más bien, una forma de vida.

  • Metodología para el desarrollo de la persona y no del curso o programa curricular, es el complemento.


CONSIDERACIONES GENERALES Y/O ACCIONES DE CAMBIO.

Aspectos que se pueden considerar:



  • La universidad es responsable de la preparación de los futuros docentes. Entendamos que debe existir la educación para maestros como política cultural.

  • La formación del director da la posibilidad de mejorar la escuela.

  • La responsabilidad no es solo de la escuela, están los poderes del Estado, representantes y toda la sociedad civil.

  • Partir del reconocimiento de la ingerencia de factores negativos. La democracia es afectada por la pobreza, desigualdad, crecimiento económico poco alentador, ignorancia, pobreza cultural, corrupción, etc.

  • No debe existir una diferencia entre la formación escolar y la vida real que enfrentan los escolares.

  • Los padres de familia son parte de la escuela; en tal sentido, la Escuela de Padres también debe responder a una preparación democrática.

  • Participación de los estudiantes en las decisiones del colegio.

  • Regulación de las normas de convivencia y auto evaluación de aprendizaje.

  • Promover acciones de cambio efectivo. Por ejemplo, la eliminación del desfile interno por Fiestas Patrias a cambio de trabajos elaborados en el aula sobre representaciones de las etapas de la historia peruana; o, tal vez, la participación conjunta de la comunidad en actividades ligadas a esta festividad.

  • Elaboración de un programa piloto para la democratización de la escuela, involucrando cursos, profesores, proyectos educativos, desempeño estudiantil, metodología, etc.

  • Crear espacios para la reflexión y la crítica, a través de debates, mesas redondas.

  • Incentivar los trabajos de investigación, realización de proyectos educativos, viajes de estudio corno espacio de interculturalidad con otros centros educativos.

  • Elaborar un boletín educativo de estudiantes, como mecanismo de voz estudiantil.

  • El cambio comienza desde el director, hasta los docentes y alumnos. El trato vertical debe ser reemplazado por el horizontal, sin que ello implique dejar de lado el orden, disciplina, justicia, etc. No confundir horizontalidad con ser permisividad.

  • Repotenciar el Consejo Estudiantil, haciendo que los estudiantes, tengan participación en las decisiones y actividades institucionales del colegio.

BIBLIOGRAFÍA

        1. Acuerdo Nacional

22 de Julio del 2002

        1. Organización de Estados Interamericanos.

Educación, valores y democracia

1998


412 pag.

        1. Josef Thesing

Estado de Derecho y Democracia

1999


2° edición. CIEDCA - 425 pag.

Democracia , Ciudadanía y Educación Cívica

1° Edición, 2000



        1. Giroux Henry

La escuela y la lucha por la ciudadanía

Siglo veintiuno editores

1° edición 1993

333 pag.


        1. Arregui, Patricia; Cueto Santiago (Editores)

Educación, ciudadanía, democracia y participación.

Lima: GRADE 1998

345 pag.


        1. Sartori Giovanni

¿Qué es la democracia?

Editorial Taurus

1° edición 2003 - 467 pag.


        1. Felipe Alarco Luis

Reflexiones sobre la educación y la democracia en el Perú

Editorial Minerva

1° edición 1979

318 pag.


        1. Pensando el Perú. Educación en Derechos humanos y propuesta nacional para la democracia, la Paz y el desarrollo.

Editores: Polo Coordinador de la Red peruana. De educación en Derechos humanos.

1° Edición Abril de 1993

205 pag.


        1. Sergio Ferrari

Una democracia a la medida de los grandes.

Servicio de Prensa UNITE/E – Changer.

(artículo)


        1. Informe Final

Perú. Comisión de la Verdad y Reconciliación

Lima: Comisión de la verdad y reconciliación



2003

        1. Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe (PREALC)

www.unesco.cl/escuelas asociadas


        1. América Latina en el siglo XXI: Estado, desarrollo y ciudadanía

Informe PNUD: La Democracia en América Latina

www.democracia.undp.org


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje