Página principal

De las Juventudes Panaderas 2010


Descargar 86.23 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño86.23 Kb.


Pregón

De las Juventudes

Panaderas 2010.

Por: Vicente Sánchez Cabrera.



Nuestro Getsemaní, un reino de Regla.

Hoy, panaderos, cofrades, sevillanos todos, el eco de mi voz y vuestros oídos serán la manifestación de fe, seremos las campanas que repiquen en esta tierra mariana, como el Giraldillo que marcará la dirección de nuestra Sevilla cofrade. Nosotros, seremos el testigo de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor y la esperanza siempre la esperanza para los futuros jóvenes cofrades.

Es ponerme aquí y comenzar a ver el primer pequeño capirote blanco entrando triunfante en Orfila, ya, dibujándose en nuestro bacalao de color grana, ya todo preparado para ser el triunfo de la cruz, donde él vendrá montado en un pollino entre oraciones de palma donde será la flor fresca de esa tarde de domingo sevillana.

Hoy los primeros que llamaré al martillo serán a mis contemporáneos, a los jóvenes, en nosotros recae la mayor responsabilidad y a la vez el mayor de los títulos que el cofrade puede tener, solamente una vez en la vida, y es el título de juventud. En nosotros está en obtener la mayor formación para la dirección tanto de nuestras hermandades, familias y sociedad para vivir con el cristianismo, el legado que nos ha dejado nuestra bendita ciudad nuestras hermandades y cofradías.
Toda esta herencia no deberemos convertirla en una cascara vacía, debemos seguir luchando por nuestro titulares y barrios, por el amor y caridad, por nuestra rebeldía ante las injusticias que bajo los ojos de la Giralda se aguardan.
Juventud, hoy nos toca levantarnos para que todos escuchen que con nuestro pregón, somos la voz del mundo y de nuestra hermandades.
Panaderos, hoy prenderse como el maestro porque con mis humildes palabras comienza nuestro pregón de la Semana Santa.

Señor Hermano Mayor, miembros de de la junta de la Pontificia, Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Archicofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús del Soberano Poder en su Prendimiento, María Santísima de Regla y San Andrés Apóstol, hermanos y hermanas, cofrades, señores y señoras, todos.

Mi revirá en Orfila

Hace meses, solo meses era un niño cerreño en el que se adentró en las almas de la antigua calle Quebrantahuesos ¡Benditas almas!

Fue un día, no iba buscándola en mi razón como nazarenos de capas rojas y moradas un miércoles santo por la noche. Solo fue el devenir de las cosas.

Pase por la casa “panaera”, sí aquella que escondida está entre las entrañas cofrades, en la que el tiempo la ha convertido en mercante.

Llegue aquí y fue andar unos solos pasos y es haber entrado en el cielo, cielo que prende corazones, el mismo corazón que mi Virgen de Regla funde a los que nos quedamos contemplando su mirada.

Fue subir varios peldaños de la escalera, en los que jugué entre la luces y las sombras de los distinto marcos, donde la belleza es patente en el perfil de las distintas representaciones de la madre del Señor, al alcanzar el último peldaño vi a hermanos de esos que te pasaría toda la tarde en tertulias cofrades y me dijeron: Bienvenido a tu casa y a mi casa ¿Te gusta? Es chica pero es maravillosa.

Hoy digo es la maravilla en cada hueco en la que te iluminan seis ciriales o los guardabrisa del paso misterio o estar al lado del San Juan en la sacristía en los cultos de San Andrés o desencajarte el rostro de tu mirada en los besapíes y besamanos que con gran cariño monta los hermanos Pachecos, priostes de nuestra hermandad.

Siempre me quedare con el espíritu, de aquellos que me encontré esa tarde que por ellos todo esto, ha sido un “derecha adelante, izquierda atrás” que me dejará por siempre marcado en mi vida.



Domingo de Ramos, corbata y zapatos se estrenan.

Sevilla se engalana de las mejores galas, desde primeras horas de la mañana, en los patios perfuman con azahares recién florecidos y los templos a los mejores inciensos de Siria, Híspalis sabe de por sí sola que todo marcha como marcan las escrituras, todo se convierte en gentío todo es un desorden ordenado que se convertirá en una obra de teatro, cada cual con su papel en esta gran obra, cada cual colocado en el lugar perfecto para ser parte del amor e inocencia de esta bendita ciudad.

En esos momentos el cofrade guarda un rito marcado desde siglos que nadie se lo ha explicado el se mete en el papel con el mejor traje negro, corbata de seda y los zapatos nuevos que harán por primera vez penitencia.

Cofrade estarte feliz

porque palmas cuelgan del balcón

que viene por el Porvenir

Paz para el Sevillano.


Despojado irá el señor por Molviedro y Dolores su madre. Desde los Terceros marchará la Sagrada y Última Cena impregnada del mayor de los sabores de los misterios de dos Imagineros como son Sebastián Santos Rojas y Luis Ortega Bru, sin poderme olvidar de Nuestra Señora del Subterráneo donde hará las delicias a su paso por la calle Alemanes.

Y en esa tarde de palio azul Hiniesta, María Magdalena se arrodillará ante el Cristo de la Buena Muerte donde como siempre sonará la característica Banda de Arahal.

Más tarde con un famoso redoble de tambor vendrá la Hermandad de San Roque donde Gracia y Esperanza va entre bambalinas como si fuera el cimbreo de una caja musical tocando arpas celestiales.
Vendrá trianeando desde San Jacinto a la Campana, ya vienen rezando y con tres izquierdo por delante como ellos saben.
El domingo ya es Estrella,

el universo ante el llora de pena,

centurión, no me lo pongas en el madero

que es el clavel que reza a Triana.


Estáis condenados al amor eterno,

que él os entrega

y a la vez, el rio se hace riachuelo y el Postigo se mengua.
Eres tu Señor de las Penas

que venirte reposado ante tu barca de claveles rojos

no sé si lanzarte besos de alegría

o llorarte hasta que se sequen mis ojos.


Y vendrás por siempre rezando a los corazones,

de alfareros que mecen las trabajaderas

pero, alfarero tú…

¡Al cielo llamas Jesús de las Penas!

De los cielos bajará,

y los trianeros

le pusieron Estrella.
Su cara tan bonita

y ella tan llena de pena

¿Qué te pasa Virgen de la Estrella?

que cruzas un Guadalquivir

donde tú lo llenas de hermosura

porque eres la luz, eres el alba

eres la Estrella de la Mañana.

La noche, se hará, sonará el silencio blanco, puertas que se abrirán en San Juan de la Palma donde a una Virgen en un palio le dirán:


Ni por dulce ni por buena
es comparable la miel
con tu dulzura morena,
si se compara la hiel
con lo amargo de tu pena.
Y yo allí estaré, para que otra vez…
Para que otra vez la flor revire hacia mi vida, para que otra vez sea verso para el pregonero, para que otra vez se haga tu voz celestial con las hermanitas de la cruz, para que otra vez te hagas Reina de nuestros corazones, ere luz, eres ternura, eres Amargura.
Cofrade, Dios murió por amor y el amor solo existe cuando se hace sin recibir nada a cambio da de beber de tu sangre como un pelicano que sobre una canastilla se abre su pecho para darle de comer a sus polluelos.

¡Ay¡ el ya viene por Cuna,

lo ves, el Cristo del Amor

que por El llora la luna.

Madre que lamento,

me duele hasta la razón

murió el Rey de los Cielos.

Lunes Santo en Sevilla.

Algunas noches acostado en mi cama con el i-pod ya me he puesto a escuchar El Desprecio de Herodes, Bulerías de San Román, Prendimiento, Barrabas, La Sentencia de Cristo, Consuelo Gitano, Réquiem...

La madrugá del Lunes Santo no me hizo falta escucharla porque ese pequeño sueño ya era una realidad ya la podía sentir, escuchar y saborear.

Pude saborear algo que hace mucho tiempo soñaba y era que en el barrio de mi familia se pusiera en la calle una hermandad una niña guapa de ojos claros como es la Virgen del Rosario del polígono San Pablo.

Pude sentir lo que es rendirse en calle Santiago con mantolín y beso de engaño, y lo que es venir Rocio bajo palio.

Escuché sones de cornetas del Tiro a Sevilla cautivo va el Señor de Santa Genoveva solitario parece que camina bajo calles y plazoleta pero su barrio no lo abandona ni un segundo como a Mercedes que camina detrás de él sabiendo ya lo que se acerca.

El silencio se hizo en San Andrés

repican de nuevo campanas

traslado entre los ciprés

al Señor lo portan muerto

y una rosa expira por él.

La alegría vendrá desde el Tardón cuando el Soberano ante el Sanedrín, empiece andar y quede atrás a ese solamente lo llamarán Caifás. Detrás irá la Virgen de la Salud.

Luego la hermandad de Vera-Cruz con su Virgen de las Tristezas de Illanes, detrás Las Penas que en la calle San Vicente hará las delicias de los cofrades y desde Dos de Mayo vendrá la Virgen de Guadalupe de Álvarez Duarte.

Y el lunes expira en el museo, donde a su paso desde unos de los balcones más famosos de calle Sierpes nos mostrará el Cristo de la Expiración lo que es suspirar por la vida, donde en el andén del Ayuntamiento, con Amarguras de José Font de Anta vendrá caminando la Virgen de las Aguas.

Martes Santo ilusión en mi barrio.

Es el día grande en el Cerro del Águila, pero no podre describir lo que allí me pasa, solamente podré decir:

La luz de tu rostro

es jazmín recién florecido.

Tus pupilas son el camino,

para caminante perdido.

Las lágrimas de tus ojos

agua para un nazarenito.

Tus mano expiran aromas a nardos.

Ternura de tus labios

es amor para los hermanos.

A ti, Dolores del Cerro, Dolores de mi vida, Dolores de esta tierra mía, que tu corazón nos aguarde porque Dios te hizo con la maravilla para un barrio de Sevilla.

Desde calle Feria, lugar este marcado por todos los cofrades del mundo vendrá la seriedad de procesionar es la hermandad de los Javieres.

En la puerta Carmona la Reina de los Desamparados pasará poco a poco por las ojivas, los varales parecerán que tocarán el fin del arco y Ella milagrosamente saldrá de nuevo para pasearse por su barrio, donde se nos marchará, donde no llegan nuestros ojos por casas Pilatos donde un vía-crucis expiró en el tiempo.

Desde la antigua fábrica de tabacos lo que los estudiantes la conocemos como Rectorado, vendrá nuestra estampa, el Cristo de la Buena Muerte, al que todos rezamos en época de exámenes que nos ayude aliviar el peso de nuestra cruz que son los libros y nuestra Virgen que por siempre nos pondrá la mano para ayudarnos, luchemos y trabajemos queridos hermanos jóvenes para que con nuestros estudios hagamos un mundo mejor que es lo que manifiesta esta hermandad en cada Martes Santo.

La Calzada lo presentará como el Hijo de Dios, Sevilla volverá a condenarlo porque sin condena no habrá muerte y este barrio lo escribe en sangre, Sangre en su paso solitario, muerto, caído y derrumbado por el pecado del mundo pero, su madre Encarnación donde sus ojos desconsolados guiarán a sus hijos de la hermandad de San Benito.

Jardines de Murillo, agua, aire, frescor de las plantas de todo el mundo para la Virgen de la Candelaria a su paso con la marcha Procesión de Semana Santa en Sevilla, es una rosa bajo palio en este universo mariano.

Aun no nos marcharemos porque Dulce Nombre es el tuyo María, y dulce es el corazón de Jesús que por Anás será bofeteado.

En Mateos Gago y en frente de mi rincón de fresquitas tertulias cofradieras misericordias para un pueblo, un Cristo que va casi muerto y una dolorosa bajo palio que esculpiera Antonio Eslava y una marcha Santa Cruz de Manuel Marvizón.


Miércoles gozoso.
Llegó el gran día el miércoles, yo vivo en un eterno Miércoles Santo porque en mí son todos los días del calendario porque la hermandad se hace durante todo el año.
Donde recuerdo a los toreros de luto ante la Piedad y la Caridad mientras me enseñaban lo que es ser un costalero en el Arenal. San Pedro negará tres veces a Jesús de la Paz, Nervión viene con sed de Semana Santa y Consolación para los enfermos de San Juan de Dios, San Bernardo refugiado en su madre, Longinos clava la lanza con Buen Fin en la calle San Vicente, en San Pedro rinden culto al Cristo de Burgos y todo se resume en Siete Palabras.
Ese día los hermanos Panaderos, se vuelven a ver aquellos que conviven, mis amigos del grupo joven encabezado por el diputado de juventud Antonio Jesús y un equipo con un amigo como presidente que es Abel.

Tampoco me puedo olvidar del Cuerpo de Acólitos donde están los mencionados y amigos como son Jesusito, Pablo Juanmi o Manu.


No puedo dejar sin verso a mis tres paveras que tan guapas y tan buenas amigas son y que realizan una gran labor por los más pequeños de la hermandad en el llamado pequeño panaderos donde se forman ellos en ser cofrades ellas son Montse, May y Silvia.

Tampoco me puedo olvidar de aquellos que se meten debajo de las trabajaderas, entre ellos está nuestro amigo Juli que gracias a él, el grupo de priostía toma fuerza para seguir montando los cultos en las duras noches en la capilla, ni de mi amigo Jorge o de Alfredo hoy el costal tirarlo más fuerte porque el gran día se acerca.


No podre pasar, sin hablar de la Junta de Emilio, que ellos me abrieron las puertas de esta casa y hacerme sentir un panadero.

Gracias como amigos que son, Alfonso, Enrique, José Miguel, Ubaldo con su lista de acólitos para los triduos y quinario, hoy por ellos me siento un cofrade más en la ciudad de Sevilla.


Después de la misa y el encuentro se escuchará el portalón de la capilla de San Andrés, saldrá la cruz de guía y tramos ordenados ya en toda la calle hasta el colegio se pondrán a procesionar.
El llamador del capataz suena, el misterio se pone en la calle, ¿a quién buscáis entre los ciriales y la nube de los incensarios? es a Jesús del Soberano que van a prenderlo.
El va prendido de pasión

no atarlo con la soga

porque cautivo lleva mi corazón.

El olivo expande sus hojas

quiere defender al salvador

al ver su crucifixión.


Judas el Traidor,

agacha la cabeza con resignación

treinta “moneas” no vale el redentor.

Centuriones se paran en el tiempo

al ver su cara morena

llena de amor.

El de la capucha no lo apresa

porque su mirada

la antorcha encendió.
El esclavo dice

que ahora es libre

porque servirá al Señor.
Juan y Santiago

predican la salvación

mientras Pedro

las llaves en su cíngulo escondió.


Ya no me falta nada

capirotes negro

con capas moradas

rezan tu oración

en un Getsemaní sevillano

al pasar tu barco

que Lastrucci imaginó.

Préndete poeta,

Préndete hermano

Prenderse en este Miércoles Santo,

que la Giralda ya reza

porque los Panaderos

al son del tambor,

ya están en la calle.




En ese momento viene a mi memoria todo lo preparado y organizado, aquella noche mágica de fundir la cera y las cacerolas rondar por la capilla, toda la hermandad trabajando, uno por uno se colocaban los cientos cuarenta cirios que conforman la luminosidad del palio todas medidas con regla con mucha regla.


Ella vino hacia mí me rozó con sus suaves manos, me bendijo para estar toda una vida con Ella mis ojos se hicieron de cristal porque su perfil se verá a los lejos porque el Padre Eterno te lleno de gracia para ser la luz del mediodía que guie nuestra mirada, madre de chipioneros, madre de panaderos y siempre…

Soberana madre

panadera te llaman

cantan tu salve

por ser Reina sevillana.

Virgen de Regla bendita,

bajo tu palio de color grana,

la brisa corre

para perfumar tu cara

una espiga en tu mano

en un paso lleno de corbatas

donde volaran las bambalinas

al reflejo de tu mirada,

donde tu hermosura luce

por encima del oro y la plata

perfecta, madre y dulce

y no sé si serás una Roldana,

pero, eres el pan

que alimenta

a nuestras tiernas almas.


Regla de Sevilla

Regla de los Panaderos

Regla de nuestras vidas

llénanos de alegría.

Regla haznos siervo

de tu amor eterno

llénanos de virtud

y haznos andar contigo

en tu experimentada juventud.


Porque pronto bajaras,

y campanas repicarán

el milagro se estará cumpliendo

y estaremos en un sueño

porque descenderás de los altares

para ser… coronada.

Jueves reluce el Sol en Sevilla.

Que Dios salve a las mujeres que se visten de mantilla, porque no hay mas amor que guardar luto a Cristo en la tarde del Jueves Santo, ellas las mujeres, hermanas en Cristo están preparadas para el sufrimiento y gozo de nuestro redentor y si no... Que se lo pregunte a una tal María. Yo mientras sueño, que pronto me den la noticia que de mechones se llenan, todos los capirotes ruán negros.

Reluce el sol en Sevilla, el preludio del final comienza por la calle Recadero, donde vuelan los ángeles porque allí dicen que han bajado a su Reina del Cielo.

Y los caballos de la exaltación huyeron de Santa Catalina y en el barrio de los Tercero ahora sale este gran misterio.

Atados vamos todos cuando Cigarreras parte desde los Remedios la torre del Oro brilla, y una saeta canta un barquero:

Jesús que vas "ataíto"


con cordeles y desnudo,
dame un granito de fe,
para comprender el mundo.

Cinco de la tarde plaza de los Carros, vuelvo agarrado de la mano de mi abuelo Paco a recordar lo que él me enseñó, ser el cofrade que hoy soy, donde no hace falta orar en sinagogas ni templos, si se reza con amor, con el cariño que él me llevo paseando de la mano por las calles buscando la mejor escena que mis ojos pudieran ver o simplemente pasear un día de cuaresma, el comenzó mi formación y nuestro secreto siempre es ver a Nuestra Señora del Rosario pasear entre valares de oración de su hijo rezando en el huerto, gracias abuelo por hacerme rezar a tu manera.

Vendrá desde la Magdalena, aquella que para mí es la escena de nuestro particular evangelio, la obra del movimiento, donde el Salvador y su madre en su Quinta Angustia, nos dejarán sin el aliento donde parece que aquel no podrá resucitar, pero es ahora, la carne… la carne de Cristo y sangre derramada por nosotros, antes de que sea descendido y amortajado, ahora él está en el Reino de los Cielos y nos marcará las manos de su madre en la tierra como la esperanza de nuestra salvación.

Virgen del Valle pasará la expresión de una madre que salvaguarda a diario a los artista que sueñan con pintar la ciudad en un paño con el rostro perfecto de un nazareno que llevará Verónica, pero antes, de que todo esto pase, Él será condenado, torturado y burlado; Mírate a los espejos joven cristiano y no caigas en la tentación de vender y poner coronas de espinas a tu redentor, acepta a los demás hermanos porque ahí encontraras al verdadero Cristo que en su reino del acto y la palabra te está esperando.

La pasión se tiñe de morada por las aceras cuando la tarde cae y la ciudad nos vuelve a repetir:

Sevillano escucha la voz

que el alma de Jesús,

en silencio está rezando.

Sevillano trae la luz

que entre cuatros farol

y en un cielo roto

van a crucificarlo.

Sevillano no te escondas

en Cuna, Campana o Salvador

porque viene Pasión caminando.

Y como dijo el Arzobispo de Sevilla, Don Antonio Despuig y Mateos, ante el Señor de Pasión: le noto un defecto… solamente le falta respirar.


La noche mágica de Sevilla

La madrugá como ya nos enseño, Don Antonio Rodríguez Buzón, es la síntesis y culminación de nuestra Semana Santa.
Cuando puertas se abren y el Silencio se hace viento que trae la muerte hacia los adoquines y los arriates con geranios, mientras saeteros rezan a una cruz que alguien abraza.
Nazareno infunde el evangelio

tu cruz abre los cielos

eres el verdadero Cristo

que enseña con el silencio.

Silencio que se hará Poder al salir el Señor de San Lorenzo, el dolor lo han convertido en amor y nuestra cruz a él ya no le pesa porque viene con la salvación.
Lleno de dulzura está

que nos deja besar

su talón todo los días,

que nos alivia la penitencia

del pecado y la angustia.
Lleno de amor está

que al pasar es el rezar

de sus manos degastada

que dibujan la madrugada.

Lleno de poder está

que el alba se despelleja

al contemplar su figura

por su amarga tortura.


Y llena de gloria está

por tener Sevilla

al Gran Poder entre las manos.


Sevilla sabe rezar y lo hace con sones macarenos en cualquier lugar del mundo la Esperanza está, en la entrada de un hospital, en un almanaque de un bar o en una foto de la mesita de noche de una abuela de las verdaderas, de torrijas y miel.
La Esperanza se hace real, cuando sobre manto de color verde sale desde la basílica al mundo, donde atraviesa murallas y rejas donde se colgaban carteles toreros, donde hasta las flores son más hermosas donde no existe el tiempo y los relojes se pararon al ver tal moza llena de tanto encanto, belleza y señorío.

Un barrio se tiñe de amarillo albero de un arco en la madruga y capirotes verdes llenan de ilusión la Resolana, plumas y cornetas es la Centuria Romana del Señor de la Sentencia, que pasará como reo de muerte por las calles de Sevilla.

Macarena, que el mundo se hace distinto al pasar por tu casa y que en tu camarín la vida brota al pasar los niños por tu manto. Eres el Edén en este valle de lágrimas, eres nuestra victoria de cuantos se atrevieron a perseguirnos, eres la Madre de Dios eres única la Esperanza Macarena.
Desde la Magdalena anuncia que se ha consumado que en un monte llamado Calvario, Cristo entre tres clavos ha muerto, Sevilla ahora teme en esta historia, porque la promesa aun no está cumplida.
Cuando un barco por la mañana se vea venir, antes en un faro va Cristo caído hacia Pureza, pureza que lleva su madre y en la mano un barrio que sabe darle la forma caprichosa para llevar al corazón, la Reina de los marineros.
Morena que te fuiste del barrio para que Sevilla te viera, para que el Giraldillo diera dirección al rumbo que marcan las miradas, que ahora la marea ya salpicará tu cara con las cinco mejores gotas que el mar guardara.

Sé el ancla que salvaguarde de la corriente a esta vida que desde la otra orilla del rio este niño dice a grito ¡Viva la Esperanza de Triana!


La madrugá en compas se hará nazareno y gitano el Señor va, tocan bulerías a un Dios distinto, su túnica parece que le habla al viento y sus manos tocan el madero. Donde un padre toca su llamador y su hijo el nuestro.

Donde le siguen gitanos y los flamencos con cirios encendido que dan luz al amanecer de un Viernes Santo nuevo.

Angustias Coronada se pasea entre varales de Reina de un pueblo, que sufrió para conseguir su sueño, nómadas siempre fueron con su cante con su espíritu bohemio, supieron hacer una hermandad de arte y compas flamenco.

Por Dueñas todo se acabó y por tientos la madrugá caminó.


Viernes de expiración, Sábado de Soledad, Domingo de Resurrección.


Estampa antigua en el Real de la Carretería, un monte de oración de lirios sobre la oscura madera, Cristo de la Salud va muerto, su Madre de la Luz en su Sagrado Misterio de las Tres Necesidades lo espera para amortajarlo, acompañado de San Juan Evangelista mientras José de Arimatea y Nicodemo preparan todo para descenderlo, María Magdalena y las otras María se arrodillan al verlo, Dima y Gesta contempla el misterio, ¿existirá un monte tan evangelizador y perfecto?
En Carlos Cañal Soledad en el paso, la cruz ha vencido a las fronteras de las naciones el triunfo ya está hecho.

Tres Caídas en San Isidoro y Francisco Antonio Gijón esculpió al mejor cirineo para ayudar a un Dios hecho hombre que este viernes va caído pero aun no muerto.

No llores más,

que un puñal atraviesa

a la Virgen de Loreto

el dolor cae a peso

porque su hijo a muerto.
En la O camina un nazareno

Oh! bendita Virgen de Montserrat

Que en la calle Busto Tavera

tus ojos pedirán piedad.


En un instante, todo quedo paralizado,

la vida intentaba escapar

por la boca de la calle Castilla

y la muerte se lanzaba

como una saeta hasta sus costillas.

El viento se hizo gitano

y con su sople lanzaba

a un Señor que expira

en las tierras de Triana.
Cristo del momento

del barroco perfecto

que no vas, ni vivo ni muerto

eres expiración de Ruíz Gijón

y Cachorro de Dios.

Alegórica es la ciudad ahora en María Auxiliadora donde la Esperanza se hace trinitaria, Dolores para una madre y en su Soledad en la hermandad de los Servitas, las hermandades rezan y ahora el luto se ha hecho, pasa el Santo Entierro y todo concluye en la Soledad de San Lorenzo.

No temáis, que en Santa Marina me han dicho que ha resucitado y feliz va ahora la Virgen de la Aurora.

El pregonero saetero.



Cuando el pregón acabe, este joven seguirá formándose leyendo sus evangelios, cofrades no lo escondamos porque esa son las puertas del reino.
Esta voz dirá que sigáis trabajando por amor a Dios como me enseñaron en mi antiguo colegio donde la misión del cristiano no encuentra fronteras, donde siempre se puede vivir con ella.
Y esta voz dirá, Jesús “Capiller” pega por última vez con tu pértiga de pertiguero que vayan nuestros ciriales al cielo, que se nuble todo del perfume del incienso porque ahora toda la ciudad es nuestra, porque es Semana Santa.
Ahora sí está todo preparado y dispuesto para que se cumpla la profecía y yo me iré como los pregoneros que quieren ser saetero, en silencio y por la puerta del balcón… de vuestras almas. He dicho.




La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje