Página principal

De barro – Homero Manzi


Descargar 29.42 Kb.
Fecha de conversión21.09.2016
Tamaño29.42 Kb.

De barro – Homero Manzi


Estoy mirando mi vida 
en el cristal de un charquito 
y pasan mientras medito 
las horas perdidas, 
los sueños marchitos. 
Y están tus ojos queridos 
en el espejo de barro, 
fantasmas de mi cigarro, 
reproche y olvido
consuelo y perdón.

Vuelven tus ojos lejanos 


con el llanto de aquel día... 
pensar que puse en tus manos 
una culpa que era mía, 
pensar que no te llamé 
y me alegré 
mientras estabas penando, 
pensar que no te seguí 
y me reí 
cuando te fuiste llorando... 
Y hoy que no vale mi vida 
ni este pucho de cigarro 
recién sé que son de barro 
el desprecio y el rencor.

Así, midiendo tu pena, 


noches y noches consumo
buscando ver en el humo 
del pucho que fumo 
tu imagen serena. 
Y al encontrarte perdida 
entre cigarro y cigarro 
sé que fue todo de barro, 
de barro mi vida, 
de barro mi amor.

Vuelven tus ojos lejanos...etc.

La abandoné y no sabía – José Canet (1944)

Amasado entre oro y plata


de serenatas 
y de fandango;
acunado entre los sones
de bandoneones 
nació este tango.
Nació por verme sufrir 
en este horrible vivir
donde agoniza mi suerte.
Cuando lo escucho al sonar,
cuando lo salgo a bailar 
siento más cerca la muerte
siento el reproche
del corazón.

La abandoné y no sabía


[de] que la estaba queriendo (sic)
y desde que ella se fue 
siento truncada mi fe
que va muriendo, muriendo...
La abandoné y no sabía 
que el corazón me engañaba
y hoy que la vengo a buscar 
ya no la puedo encontrar...
¡A dónde iré sin su amor!

Al gemir de los violines


los bailarines
van suspirando.
Cada cual con su pareja 
las penas viejas 
van recordando.
Y yo también que en mi mal
sufro la angustia fatal
de no tenerla en mis brazos,
hoy la quisiera encontrar
para poderla besar
y darle el alma a pedazos...
Pero inútil... Ya no puedo...
Y en sombra quedo
con mi ilusión

Los cosos de al lao – José Canet (1954)

Sollozaron los violines,
los se estremecieron
y en la noche se perdieron
los acordes de un gotán.
Un botón que toca ronda
pa´no quedarse dormido
y un galán que está escondido, 
chamuyando en un zaguán.

De pronto se escucha


el rumor de una orquesta;
es que están de fiesta
los cosos de al lao.
¡Ha vuelto la piba
que un día se fuera, cuando no tenía 
quince primaveras!
¡Hoy tiene un purrete
y lo han bautizao.
Por eso es que bailan 
los cosos de al lao!

Ya las luces se apagaron,


el barrio se despereza,
la noche, con su tristeza,
el olivo se ha tomao.
Los obreros, rumbo al yugo,
como todas las mañanas,
mientras que hablando macanas
pasa un guaso encurdelao

Muchacho - Letra: Celedonio Esteban Flores


Música: Edgardo Donato
Año: 1923

Muchacho,


que porque la suerte quiso
vivís en el primer piso
de un palacete central;
que para vicios y placeres,
para farras y mujeres
disponés de un capital...
Muchacho,
que no sabés el encanto
de haber derramado llanto
por un pecho de mujer;
que no sabés qué es secarse
en una timba, y armarse
para volverse a meter...

Que decís que un tango rante


no te hace perder la calma,
y que no te llora el alma
cuando gime un bandoneón.

Que si tenés sentimiento


lo tenés adormecido,
pues todo lo has conseguido
pagando como un chabón.

Decime
si en tu vida pelandruna


bajo la luz de la luna,
o si no bajo un farol,
no te has sentido poeta
y le has dicho a una pebeta
que era más linda que el sol...
Decime
Si conocés la armonía,
la dulce policromía
de las tardes de arrabal,
cuando van las fabriqueras
tentadoras y diqueras
bajo el sonoro percal

Nieblas del Riachuelo - Letra: Enrique Cadícamo


Música: Juan Carlos Cobián
Año: 1937

Niebla del Riachuelo...


amarrado al recuerdo
yo sigo esperando...

Niebla del Riachuelo...


de ese amor para siempre
me vas alejando...
Nunca más volvió...
nunca más la vi...
nunca más su voz nombró mi nombre junto a mí...
...esa misma voz que dijo: “Adiós”.

Turbio fondeadero donde van a recalar 


barcos que en el muelle para siempre han de quedar...
sombras que se alargan en la noche del dolor...
náufragos del mundo que han perdido el corazón...
Puentes y cordajes donde el viento viene a aullar...
barcos carboneros que jamás han de zarpar...
Torvo cementerio de las naves que al morir 
sueñan sin embargo que hacia el mar han de partir...
Sueña marinero con tu viejo bergantín,
bebe tus nostalgias en el sordo cafetín...

Llueve sobre el puerto mientras tanto mi canción,


llueve lentamente sobre tu desolación...
Anclas que ya nunca, nunca más han de levar...
Bordas de lanchones sin amarras que soltar...
Triste caravana sin destino ni ilusión,
como un barco preso en “La botella del Figón”...

Nogoyá - Letra: Juan Maglio


Música: Juan Maglio

Año: 1915

 


Triste la Pampa y su ombú,

la cola no mueve el perro,

la vaca tiene cencerro,

tira el buey por la carreta

mina del Plata el Perú, (sic)

España, la pandereta;

la goma, la bicicleta;

salú, tres veces salú.

 

El cerro Montevideo,



la estancia tiene galpón,

Castelli en Constitución,

tiene el campo bicho feo,

la Andaluza, su jaleo.

No le tirés al chimango.

¿Qué batís, Serafina?

Tirame con cinco mangos.

Pa` que bailen los muchachos - Letra: Enrique Cadicamo Música: Aníbal Troilo


Año: 1942

Pa´ que bailen los muchachos


viá a tocarte bandoneón.
¡La vida es una milonga!...
Bailen todos, compañeros
porque el baile es un abrazo;
Bailen todos, compañeros
que este tango lleva el paso,
entre tanto ir y venir
del tango va
la frase dulce
y ella baila en otros brazos
Prendida,
rendida,
por otro amor...

No te quejes bandoneón.


Que me duele el corazón.
Quien por celos va sufriendo,
su cariño va diciendo.

No te quejes, bandoneón.

Que esta noche toco yo.
Pa´ que bailen los muchachos,
hoy te toco bandoneón
¡La vida es una milonga!

Ella fue como una madre,


ella fue mi gran cariño...
nos abrimos y no sabe
que hoy la lloro como un niño...
quién la va a saber querer
con tanto amor como la quise...

Pobre amiga...pobre piba...


¡Qué ganas más locas
de irte a buscar!
Pa´ que bailen losmuchachos
viá buscarte, bandoneón.
¡La vida es una milonga!.....

Pucherito de Gallina - Letra: Roberto Medina

                     

 
Colaboración del Sr. Carlos Marello 



Cuenta Roberto Medina que ésta es fue la primera letra de "Pucherito de Gallina" que presentó en SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores). José María Contursi y otros directivos de la Sociedad de Autores le sugirieron hacer algunas modificaciones pues consideraron que si bien se trataba de una historia verídica, era una descripción "muy atrevida". Los inicios en "la noche" de una menor de edad que hablaba en primera persona. Ahí mismo y sobre la mesa de un bar vecino a SADAIC, Medina modificó el personaje: de niña quinceañera, el protagonista pasó a ser un joven de veinte años que describe sus propias experiencias. 

 

Con quince abriles me vine para el centro,


mi debut fue en El Cairo y Cotton Club.
Fue un muchacho que supo hacerme el cuento
fui la "doce"  en el viejo Marabú.
Allí aprendí ser lo que es ser langostera
que el amigo que ayuda es el mishé,
que cualquier cosa  es la mina canera
y en ese ambiente aprendí lo que hoy sé.

Cabaret, "Tropezón",


era la eterna rutina, 
pucherito de gallina
o el esquive a algún botón.
Cabaret.....metejón
un amor en cada esquina
alguien espera a la mina
pa' tomar el chocolate,
otros factura con mate
o el raje para el "convoy".
 
Ah! Lindos tiempos del "Parque Goal"
del Ocean, el Moulin y El Edén,
donde llegaban chicas bien de casas mal
con otras chicas mal de casas bien.
Hoy, quince abriles que ando por el centro!
Ya no existen El Cairo, El Cotton Club.
Siempre buscando aquello que no encuentro
calor de hogar, familia, juventud.

De tres esquinas - Letra: Enrique Cadícamo 


Música: Ángel D´Agostino y Alfredo Attadia

                                      Año: 1941

Yo soy del barrio de 3 esquinas,
viejo baluarte de un arrabal
donde florecen como glicinas
las lindas pibas de delantal...
Donde en la noche tibia y serena,
su antiguo aroma vuelca el malvón
y, bajo el cielo de luna llena,
duermen las chatas del corralón.

Soy de ese barrio de humilde rango,


yo soy el tango sentimental...
Soy de ese barrio que toma mates
bajo la sombra que da el parral.
En sus ochavas compradrié de mozo,
tiré la daga por un loco amor,
quemé en los ojos de una maleva
la ardiente ceba de mi pasión...

Nada hay lindo ni más compadre


que mi suburbio murmurador,
con los chimentos de las comadres
y los piropos del Picaflor.
Vieja barriada que fue estandarte
de mis arrojos de juventud...
Yo soy del barrio que vive aparte
en este siglo de Neo-Lux.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje