Página principal

Datos especiales


Descargar 98.11 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño98.11 Kb.

La valoración del riesgo de violenciad e género. Estudio en Aragón. Especial referencia a la inmigración. “DATOS ESPECIALES”. Pág. de



Modelos de actuación en violencia de género.

Estudio piloto en Aragón.

DATOS DE INTERES ESPECIAL”




1.- EQUIPO DE TRABAJO 2

2.- INTRODUCCION 3

3.- Casuística 3

4.- Valoración de los modelos sobre la “violencia de género” 4

5.- MODELOS ESPECÍFICOS 5

6.- MODELOS ESPECIALIZADOS 7

Propuesta “MODELO MULTIAXIAL FORENSE” 8



7.- MODELOS DE RESPUESTA ACTIVA DE LA VICTIMA 8

8.- MODELO DE EVITACIÓN 11

9.- Propuesta de investigación múltiple 12

10.- ANEXO: Credibilidad víctima versus agresor 12

1.-EQUIPO DE TRABAJO


Autor principal:

  • Cobo Plana, Juan Antonio Médico Forense

Investigador colaborador:



  • Andreu Nicuesa, Cristina Psicóloga Forense

Trabajo de campo en Prisión de Zuera:



  • Aranda Carbonell, Maria Jose Jurista

  • Ariza Torres, Angel Educador

  • Esperanza Santafe, Fernando Psicólogo

  • Fuentes Arasanz, Angel Educador

  • Garcia Fonseca, Loreto Psicóloga

  • Garcia Garcia, Teresa Sociologa

  • Gomez Navaz, Jose Manuel Educador

  • Gonzalez Castrosin, Maria Jesus Psicóloga

  • Hernandez Bernad, Jose Luis Subdirector Tratamtº.

  • Ibañez Guijarro, Vicente Jurista

  • Izquierdo Terreros, Carlos Educador

  • Lazaro Lahoz, Jose Maria Educador

  • Lopez Lopez, Francisco Educador

  • Lopez Magro, Carolina Psicóloga

  • Martin Moliner, Jose Luis Educador

  • Noguera Calvet, Josep Jurista

  • Palacin Alvarez,Manuel Psicólogo

  • Torralba Serrano, Carlos Educador

Trabajo de campo en Prisión de Daroca:



  • Baez Tornadijo, Monserrat Trabajadora Social

  • Garcia Latas, Jose Luis Medico

  • Garcia Quiralte, Rocio Psicóloga

  • Gracia Cirujeda, Ignacio Educador

  • Robles Campos, Nuria Psicóloga

Trabajo de campo en medio abierto de Centro de Inserción Social de Zaragoza “las trece rosas”:



  • Boira Sarto, Santiago Psicólogo

  • Cancer Lizaga, Pilar Psicóloga

  • López del Hoyo, Yolanda Psicóloga

  • Santolaria Gómez, Rosana Psicóloga

Trabajo de campo en Juzgado de Guardia de Zaragoza:



  • Querol Nasarre, Paulino Médico Forense

  • Baena Pinilla, Salvador Médico Forense

  • Cantón Rayado, Eduardo Médico Forense

  • Cobo Plana, Juan Antonio Médico Forense

  • Mochales, Cristina Médico Forense en prácticas

  • Moreno Grijalva, Beatriz Médico Forense en prácticas

  • Monedero, Pilar Médico Forense en prácticas

  • Latorre, Esperanza Médico Forense en prácticas


2.-INTRODUCCION


Con el número de expediente 1763/09 El Justicia de Aragón, en aras de su especial interés en las consecuencias terribles de la violencia de género, encargó un estudio-informe que abordara un análisis de la respuesta de la sociedad frente a la violencia de género, con una especial referencia de dicho análisis a la inmigración, con la meta final de la búsqueda de la máxima eficacia posible en la labor de proteger a la víctima y evitar nuevas agresiones y homicidios en ese contexto.

Este trabajo que presentamos intenta abordar la realidad de la violencia de género con un objetivo esencialmente pragmático: la eficacia y la eficiencia en la evitación de nuevas agresiones y de feminicidios de pareja en violencia de género.



3.-Casuística


Para realizar este trabajo se han utilizado los datos de:

  • 224 casos de feminicidio de pareja

  • 44 casos de homicidios no domésticos

  • Casos de violencia de genero no mortal:

    • 79 casos de violencia de género de agresión física no mortal en fase piloto

    • 114 mujeres y 56 hombres de agresiones físicas no mortales en relación de pareja o expareja en fase preliminar

  • 151 casos de agresiones físicas no mortales en contexto no doméstico (118 de hombres y 32 de mujeres)

  • 157 casos de suicidios sin especificación del contexto

  • Se ha realizado tres valoraciones del cuestionario VERFAG a un total de 37 casos, lo que supone un total de 111 cuestionarios evaluados



4.-Valoración de los modelos sobre la “violencia de género”


Se realiza una revisión forense sobre los modelos de trabajo o referencias actuales en la respuesta frente a la violencia de género:

  • En la revisión forense de estos modelos parece comprobarse que cada modelo revisado describe, explica o responde únicamente a unos casos determinados, a fragmentos de la explicación de sus causas o a un punto de vista de toda esa terrible realidad. Cada uno de ellos es insuficiente para enfrentarse a la violencia de género.

  • La visión forense nos presenta la realidad diaria de la agresión y muerte de la mujer a manos de su pareja y expareja a través de una combinación o integración no excluyente de todos estos modelos.

  • Cualquier utilización excluyente o exclusiva de un modelo aparece como un error grave de planteamiento. Si por ejemplo pensamos en que solo existe un único modelo terminológico que defina la violencia, si decimos que todo se debe a uno solo de los modelos explicativos, si utilizamos un solo modelo operativo en detrimento de los demás, estaremos respondiendo a una parte de la violencia de género y no actuaremos sobre el resto.

  • Si aplicamos respuestas que no se corresponden con todas las posibles y diferentes realidades nos conducirán a una respuesta insuficiente cuando no errónea o contraindicada.

  • Con base en esta hipótesis, parece que es necesario trabajar para conseguir modelos que engloben todos los anteriores, que se adapten a esas diferentes realidades, descripciones, explicaciones o motivos, pero que fundamentalmente que se conviertan en modelos de utilidad real en la práctica diaria.

  • En la gran complejidad de la violencia de género como hecho multifactorial, se comprueba que son reconocibles multitud de datos diferenciadores de grupos de riesgo, objetivos o partes de la respuesta social e incluso del peligro que deseemos evitar en la violencia de género que son relevantes para definir nuestra respuesta como sociedad.

  • Para conseguir una adecuada eficacia en la respuesta frente a la violencia de género se requieren múltiples modelos operativos específicos capaces de asumir todas las diferentes realidades detectadas.

PROPUESTA:

A la vista de la revisión realizada, cada modelo no es erróneo en sí mismo, sino que cada uno es una parte de la realidad, pero por ser una parte de la realidad no puede ser aplicada de forma excluyente, sino que deben complementarse todos ellos para conseguir un modelo global básico.

Si la realidad de la violencia de género es tan compleja que ningún modelo es capaz de contenerla en su totalidad, parece que sería necesario desarrollar variaciones de los modelos comunes o básicos que se adapten a los aspectos de esa complejidad laberíntica de la violencia de género.

Se propone diferentes modelos de respuesta:

MODELOS ESPECIFICOS a los grupos de riesgo

MODELOS ESPECIALIZADOS a las diferentes respuestas de la sociedad

MODELOS DE ACCESIBILIDAD A LA VICTIMA para facilitar la accesibilidad de la víctima a la respuesta social, y de esa respuesta social a la víctima

MODELOS DE EVITACIÓN que nos permitan detecta los puntos “negros” de la agresión y muerte en la violencia de género



5.-MODELOS ESPECÍFICOS


En la revisión realizada se detectan DATOS DIFERENCIADORES RELEVANTES DE LA VIOLENCIA DE GENERO EN INMIGRACION:


  • EN EL FEMINICIDIO DE PAREJA:

    • Por cada mujer española muerta encontramos 6 extranjeras muertas a manos de su pareja o expareja a partir de la población real de cada una de las muestras, y esta frecuencia se mantiene desde el año 2000 hasta el momento actual.

    • Los periodos de tiempo del proceso de agresor a homicida parecen ser mucho menores en la población inmigrante ya que mientras en la población española se sitúa aproximadamente entre los 8 y los 12 años, en el caso de la muestra extranjera de feminicidio y agresión denunciada el intervalo de edad entre grupos modales era mucho menor, ya que se situaba en un tiempo medio de 3 años.




  • EN LA AGRESION NO MORTAL:

    • Existe una sobrerrepresentación de la víctima extranjera sobre las víctimas españolas en agresiones no mortales, y también en agresiones graves.

    • La presencia del alcohol aparece casi generalizado en la violencia de género en la población inmigrante, siempre muy por encima de la encontrada en la violencia de género entre la población española.

    • Se plantea la posibilidad de considerar la existencia de un estado de sobre activación genérico y permanente del inmigrante sobre lo valorado en la población española valorado a través de las respuestas de exageración e histrionismo.

    • La aparición emergente de la hipoteca como problema grave de relación de pareja en un % mucho mayor que en los casos de violencia de género en la población española, y muy relacionado con el hecho de la asunción de dicho gasto por la mujer inmigrante.

    • De nuevo, como en el feminicidio de pareja y en periodos de tiempo similares a la violencia de género entre parejas muy jóvenes españolas, en la violencia de género protagonizada por inmigrantes aparecen periodos mucho más cortos de tiempo en el proceso de adquisición de relaciones de pareja en las que el agresor no admite la ruptura .

    • Se comprueban datos y respuestas muy distintas según diferentes procedencias de inmigración.

    • También aparecen abundantes diferencias entre inmigración primaria o de supervivencia, y la secundaria o de mejora laboral, o la lúdico/vacacional.




  • EN LAS MOTIVACIONES O EXPLICACIONES DE LA VIOLENCIA aparecen como referencias nuevas:

    • La velocidad asimétrica de inmersión y adaptación a la sociedad entre los dos sexos.

    • La existencia de otras parejas sentimentales en el lugar de origen, que se compatibilizan con la nueva pareja en España

    • Especial importancia de la religión islámica del agresor, fundamentalmente en parejas de otras procedencias y religiones, con actuaciones específicas del agresor de conductas de patria potestad sobre los hijos no aceptadas por la víctima y que posen un gran poder de desequilibrio emocional de esta.




  • Y, finalmente, es conveniente reflexionar que el paso del modelo privado de la violencia de género al modelo publico como enfermedad social inaceptable y que en España ha tardado una generación completa, lo estamos pidiendo a los inmigrantes cuando ponen sus pies en nuestra tierra.

DATOS DIFERENCIADORES MÁS RELEVANTES DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO EN OTROS COLECTIVOS:




  • EN EDADES AVANZADAS y DISCAPACIDAD:

    • Especial referencia a mujeres discapacitadas al cuidado de cuidador único que es pareja hombre y la perdida de expectativas del homicida

    • Mujeres mayores, parejas y cuidadoras únicas de hombres con deterioros cognitivos ligados a edad avanzada con conductas violentas desconectadas de la realidad y con descripciones de base psicótica, pero fundamentalmente de gran rigidez irreductible de criterios.




  • EN EDADES JOVENES:

    • Se destaca por su importancia lesiva la valoración del consumo de drogas especialmente de la cocaína como “normal” por las víctimas, y la creencia también de “normalidad” sobre los efectos peligrosos de ese consumo de droga.

PROPUESTA:

Es indudable que las características geosociales, culturales, sociedades de origen, etcétera. de los individuos protagonistas del drama pueden ser una variable de gran trascendencia que puede incluso suponer un cambio nuclear en la dirección o elección de modelo de respuesta frente la violencia de género.

Se trataría de MODELOS ESPECIALIZADOS SEGÚN EL GRUPO DE RIESGO y podríamos encontrar adaptaciones del modelo genérico a grupos de riesgo rurales, edades avanzadas, edades jóvenes, personas discapacitadas, inmigración.

De forma especial y entre todos ellos, por encargo de El Justicia de Aragón y por la prevalencia estadística de la victima inmigrante en la violencia de género, se abordan en este libro los primeros pasos para el diseño de un MODELO ESPECIFICO ADAPTADO A LA INMIGRACIÓN.

6.-MODELOS ESPECIALIZADOS


En tanto en cuanto existen eslabones diferentes de respuesta social que, a su vez, responden a objetivos que son diferentes (asistencial, sanitario, policial, justicia, etc.) es necesario definir con mayor precisión cada uno de esos modelos.

Podríamos intentar resumir en un esquema de trabajo simple los distintos papeles que cada cadena de respuesta social protagoniza un determinado ámbito, si bien también se nutre, acepta e introduce lo actuado por otras cadenas y, a su vez, retroalimenta al resto de las cadenas que forman parte de la respuesta global de la sociedad completa:




Decisión de respuesta global y pública frente a la violencia de género (VG)

Legislación






















Sensibilización anticipatoria de inaceptabilidad de la VG




Igualdad



















Asistencia sanitaria de los efectos de la VG







Salud
















Asistencia social de las consecuencias de la VG y detección precoz










Social e I. Mujer













Respuesta inicial de control de VG













Policial










Responsabilidades penales y civiles, Riesgo de reiteración o de mayor gravedad de la VG
















Justicia







Ejecución sentencia en agresores y homicidas



















IIPP




Victimización terciaria en víctimas






















Social e I.Mujer

Como podemos ver en este esquema, no existe un objetivo común, ni un trabajo único de todas las diferentes cadenas de respuesta sino que existe una especialización que requiere de métodos y formas de trabajo diferentes que deben ir acompañados de una gran coordinación para cumplir el objetivo final de minimizar la VG y controlar sus consecuencias.

Dentro de los posibles modelos especializados y dependientes del tipo de respuesta de la sociedad se propone el diseño de un MODELO MULTIAXIAL FORENSE DE VALORACIÓN DEL RIESGO PARA SER UTILIZADO EN LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA:

Propuesta “MODELO MULTIAXIAL FORENSE”


Hablamos de modelo MULTIAXIAL en tanto en cuanto su arquitectura debe responder a diferentes intereses u objetivos, que llamamos ejes, y FORENSE por cuanto debe asumir tanto el valor de prueba científico (fiabilidad, validez y sensibilidad) como la de ser trasportado al procedimiento lo que supone que posea no solo un peso actuarial suficiente sino fundamentalmente una carga de evidencia suficiente.

Entre estos ejes podemos destacar:



  • Eje de evidencia

  • Eje de interés legal

  • Eje de práctica jurídica

PROPUESTA:

Es necesario seguir profundizando en el desarrollo de modelos especializados, y, entre ellos, por su especial relevancia en la respuesta social, se propone proseguir en el diseño de un MODELO ESPECIALIZADO PARA LA ADMINISTRACION DE JUSTICIA que manteniendo las características de un método científico (fiable, válido y sensible), sea de suficiente valor evidente en si mismo para su aplicación el la mismas, y que se basa en los cuatro grandes pilares que parecen dibujar una estructura compleja causal del homicidio y de la agresión no mortal:

- Peligrosidad anterior como integración de:

Peligrosidad anterior heteroagresiva genérica (PG) como dato estático susceptible de valoración documentada.

Peligrosidad anterior heteroagresiva doméstica específica (PDE) como dato estático susceptible de valoración documentada.

- Desequilibrios por cambios historiográficos (DCH) como dato variable susceptible de valoración documentada.

- Procesos cognitivo-emocionales desarrollados alrededor de ideas relacionadas con la pareja (CE) como dato de enorme dinamismo y de clara dificultad de evaluación actuarial.

- No hemos encontrado datos que sugieran relevancia importante de los factores de contención pero parece necesario tenerlos en cuenta y por ello aparecería como datos sumatoria de estáticos previos y datos variables.

7.-MODELOS DE RESPUESTA ACTIVA DE LA VICTIMA


Tanto en el estudio de la agresión no mortal en la violencia de género, como en el feminicidio de pareja aparece un dato esencial que es el gran número de primeras denuncias en las que aparecen historias de agresiones anteriores no denunciadas, o la enorme frecuencia de feminicidios de pareja en los que la Administración de Justicia no contaba con ningún antecedente.

Con base en los datos obtenidos previamente y que se pueden resumir en los siguientes:



  • La muestra de violencia de género, accesible a la respuesta de la Administración de la Justicia en nuestra muestra es del 11,1 % - 12%.

  • En el feminicidio de pareja, la accesibilidad previa a la respuesta de la Administración de la Justicia se situaba entre el 19,77 % y el 22,89 %.

  • Una respuesta de una eficacia del 100% en la protección y prevención desarrollada a partir de la respuesta social actual policial/justicia supondría que más del 80% de la Violencia de Género quedaría sin respuesta ya que no es accesible a la misma.

  • Las razones del silencio de la victima se sitúan mayoritariamente en el mantenimiento de la relación doméstica, incluyendo al agresor como parte de la misma.

  • Las razones para romper el silencio son el desbordamiento de la víctima por muy diferentes motivos, pero nunca aparece lo intolerable de la agresión realizada como razón para la denuncia en los casos de agresiones anteriores.

  • Que las valoraciones realizadas por la víctima sobre su agresor como pareja son altas e incomprensibles desde la lógica común de la violencia heteroagresiva

  • Todo lo anterior parece que adquiere carta de explicación a través de la reatribución o reconstrucción de una realidad basada en las expectativas esperanzadoras, o simplemente en el objetivo de mantener la relación doméstica a cualquier precio.

Frente a este resultado es inevitable diferenciar entre dos grandes colectivos de víctimas de violencia de género:



  • VICTIMAS ACCESIBLES A LA RESPUESTA SOCIAL: Suponen entre un 11% y un 20% del total de víctimas.

  • VICTIMAS NO ACCESIBLES A LA RESPUESTA SOCIAL: Suponen entre un 80% y un 89% del total de víctimas.

Frente a esta situación actual se propone:



  • Mantener y mejorar la respuesta actual destinada al subgrupo del 11% / 20% de las víctimas ACCESIBLES con el objetivo de conseguir una máxima eficacia de la respuesta social realizada a través de una máxima operatividad y coordinación de todos sus eslabones (asistencial, sanitaria, policial, justicia, instituciones penitenciarias, etc.)

  • Buscar la forma de conseguir el acceso de la respuesta social al subgrupo del 80/89% de víctimas actuales NO ACCESIBLES, potenciando actuaciones específicas que promuevan la ruptura del silencio y esta accesibilidad víctima/respuesta social y respuesta social/víctima a través de MODELOS DE RESPUESTA ACTIVA DE LA VICTIMA.

Y en esta línea de trabajo se proponen los siguientes modelos de trabajo:




  • MODELOS DE FACILITACIÓN de acceso de la víctima a la respuesta social cuya mecánica y secuencia de trabajo busque la eficacia en la ruptura del silencio a través de la máxima adaptación posible de la respuesta social a los objetivos de la víctima, pero asegurando una respuesta normalizada tanto asistencial, como penal, de valoración de riesgo, protectora y evitativa. Pero siempre con la hipótesis de partida de que el silencio de la víctima es más peligroso para la víctima que una respuesta que desearíamos que fuera mayor y mejor.




    • DENUNCIA PUENTE: que debería ser diseñada considerando:

      • Los objetivos finales mayoritarios de la víctima en la preservación de la relación doméstica a pesar de la historia de agresiones sufridas, el enorme handicap de la reatribución activa realizada por esa víctima en la hipervaloración de su agresor y de su propio objetivo garante del funcionamiento familiar, la estrategia o estilo de afrontamiento utilizado por la víctima para minimizar tanto la conducta agresiva del agresor, como los efectos lesivos sobre su persona, como incluso la propia justificación de la agresión.

      • El mantenimiento de una respuesta especializada y especialmente sensibilizada en las decisiones relativas a la violencia de género y a la discriminación positiva de la mujer en este específico ámbito.

      • El mantenimiento de un control externo y profesionalizado de la eventual incapacidad selectiva de la víctima para tomar decisiones.

      • El mantenimiento del mensaje anticipatorio de inaceptabilidad y el objetivo preventivo que posee el actual diseño punitivo.

      • Y con una referencia esencial y es que si no hemos puesto los medios necesarios para controlar el motivo que ha explicado la agresión, y los motivos, explicaciones que el agresor pone en juego para justificar la agresión y la víctima para guardar silencio y tolerarlo, esta agresión se volverá a repetir y, en muchas ocasiones, a agravarse.




    • DENUNCIA INNOMINADA en los casos de agresión sexual, fundamentalmente en los casos de violencia de pareja pero no únicamente en ella, debe contemplar de forma específica:

      • La enorme dificultad de prueba de la agresión sexual en muchos casos, tanto para la determinación del hecho sucedido como fundamentalmente por la necesaria demostración de la quiebra de voluntad de la víctima por intimidación del agresor que puede no haber dejado datos relevantes suficientes.

      • Esta dificultad es máxima en el caso de la violencia sexual de pareja porque la intimidación habitual reside en un aumento de la violencia habitual o del clima violento que ya ha mermado anteriormente la voluntad de esa víctima.

      • Ambas situaciones, o las dos, pueden condicionar un fracaso en la sentencia final, al no poder llegar a una decisión final que establezca una adecuada responsabilidad penal en el agresor, pero fundamentalmente el terrible efecto contrario de la impunidad del no culpable, con el consiguiente aumento de riesgo posterior para la propia víctima.

      • Como en el caso anterior debe ser asegurado tanto el mantenimiento de un control externo y profesionalizado de la eventual incapacidad selectiva de la víctima para tomar decisiones, como el del mensaje anticipatorio de inaceptabilidad y el objetivo preventivo que posee el actual diseño punitivo.




  • MODELOS DE AUTOPROTECCIÓN, ya que parece necesario ayudar a construir un criterio de riesgo en la víctima para que mejore uno de los aspectos más importantes en la evitación de riesgo que es la mejora de la autoprotección tanto como conducta activa de protección, de búsqueda de protección externa como la de no bloqueo o abandono de esta protección una vez que ésta ha sido solicitada.



8.-MODELO DE EVITACIÓN


¿Por qué no hemos podido evitar la agresión o la muerte homicida de la mujer a manos de su pareja o expareja? El objetivo de este modelo operativo no se sitúa en la búsqueda de la explicación o de las causas de la violencia de género sino que su meta es el análisis de la falta de eficiencia de evitación y busca discriminar el eslabón de la cadena más sensible de modificación por intervención externa.

Se aborda mediante un análisis del fracaso en la evitación de la nueva agresión o del feminicidio de pareja en cada uno de los eslabones relevantes del camino que ha conducido a esa nueva agresión o muerte homicida.



En la revisión realizada en este sentido, y como respuesta a esta pregunta parece comprobarse que existen varios caminos diferentes que conducen a la muerte homicida de la mujer a manos de su pareja o expareja, por lo que una prevención eficaz requiere de actuaciones preventivas y protectoras que también son muy diferentes entre sí:


  • Prevención eficaz y éxito en la evitación:

    1. Supervivencia o evitación de la nueva agresión: Casos con historia de maltrato anterior y una víctima con una conciencia adecuada de riesgo que lo pone en conocimiento de la sociedad que, a su vez, mide la predicción del riesgo con los métodos actuales riesgo (HCR, PCL-SV, SARA, DA) y a través de los medios personales idóneos (Unidades de valoración integral forense o UVIFs) dando un resultado positivo de riesgo y en los que se realiza una protección y prevención suficiente y eficaz que aseguran la supervivencia de la víctima. (POBLACION DE RIESGO QUE ES CONOCIDA PARA LA RESPUESTA SOCIAL).




  • Prevención ineficaz o fracaso de evitación de nueva agresión o feminicidio:

    1. Casos con historia de maltrato anterior y una víctima con una conciencia adecuada de riesgo pero que no lo pone en conocimiento de la sociedad por causas diferentes 1. No se protege ni habitualmente se autoprotege. (POBLACION DE RIESGO DESCONOCIDA PARA LA RESPUESTA SOCIAL).

    2. Casos con historia de maltrato anterior, en el que hay un conocimiento del riesgo por la víctima que ha generado un conocimiento de la respuesta social, con resultados positivos de los instrumentos de medida de riesgo (HCR20, SARA, DA, UVIG) pero en el que ha fallado la protección y se ha producido la agresión o la muerte de la víctima. (POBLACION DE RIESGO CONOCIDA).

    3. Casos con historia de maltrato anterior, en el que hay un conocimiento del riesgo por la víctima que ha generado un conocimiento de la respuesta social, con resultados positivos de los instrumentos de medida de riesgo (HCR20, SARA, DA, UVIG) pero en el que la víctima, tras una actuación inicial de autoprotección adecuada, y por diferentes causas entre las que la reatribución es un mecanismo protagonista, ha bloqueado la protección de la respuesta social debido a una disminución de la conciencia de riesgo provocada por una ambivalencia progresiva y se ha producido la agresión o la muerte de la víctima. (POBLACIÓN DE RIESGO AMBIVALENTE)

    4. Casos con historia de maltrato anterior, en el que hay un conocimiento del riesgo por la víctima que ha generado un conocimiento de la respuesta social, con resultados negativos de los instrumentos de medida de riesgo (HCR20, SARA, DA, UVIG) pero en el que el error de la medida de la medida de riesgo (falso negativo) ha provocado una protección insuficiente y se ha producido la agresión o la muerte de la víctima. (POBLACION CON MEDIDA DE RIESGO INSUFICIENTE)

    5. Casos con historia de maltrato anterior, en el que la víctima no ha realizado una búsqueda de protección social ni una conducta de autoprotección suficiente, posiblemente basada en una anulación de la conciencia de riesgo, lo que ha generado una falta de accesibilidad de la sociedad para medir ese riesgo con los instrumentos de medida de riesgo habituales (HCR20, SARA, DA, UVIG) ni tampoco realizar una actuación preventiva y protectora. (POBLACIÓN DE RIESGO SILENCIOSA).

    6. Casos en los que parece que no existe una historia de maltrato anterior, y el homicidio ocurre como primera agresión física relevante, por lo que parece imposible una conciencia de riesgo de la víctima por la imprevisibilidad aparente del homicidio. Son casos en los que si se hubieran aplicado los instrumentos actuales de medida de ese riesgo (HCR20, PCL SV, SARA, DA, UVIG) hubieran dado resultados de falsos negativos al no existir conductas o hechos agresivos evaluables como heteroagresividad genérica o específica de pareja que son criterios nucleares de estos procedimientos. (POBLACION DE RIESGO INACCESIBLE EN ESTE MOMENTO)



9.-Propuesta de investigación múltiple


A partir de estos modelos, el libro que presentamos describe los resultados de la fase preliminar, así como los datos obtenidos en una fase inicial realizada como estudio piloto en Aragón destinado a ratificar el valor de los instrumentos utilizados y aportar los primeros resultados en esta línea de trabajo de la que se propone una continuación posterior a partir de un PROYECTO MULTIPLE DE INVESTIGACIÓN con un periodo de realización de tres años más para lo que se ha buscado financiación a través del Delegado Nacional de la Violencia contra la Mujer.


10.-ANEXO: Credibilidad víctima versus agresor


Se ha realizado una comparación entre dos muestras de agresores y víctimas de violencia de género en los juzgados de Zaragoza, durante un tiempo de 9 meses, con un total de 79 casos (58 de mujeres lesionadas y 21 de hombres lesionados), con un rango de edad de los agresores que se encuentra entre 18 y 63 años, y el de las víctimas entre 15 y 64, y se han detectado las siguientes valoraciones de distorsión:

En porcentajes:



Como podemos ver al comparar los porcentajes, pero fundamentalmente basta fijarse en las gráficas para comprobar cómo el pico modal del hombre lesionado en contexto de violencia de género se sitúa en la simulación parcial y/o de incompatibilidad de su versión con las lesiones con un objetivo de exageración de los efectos de sus lesiones, mientras que en el caso de la mujer el pico modal se sitúa en la disimulación parcial, con el objetivo de disminuir o disimular las consecuencias lesivas.

Así pues, mientras el hombre lesionado tiende a agravar las consecuencias en la revisión forense del juzgado de guardia, la mujer lesionada tiende a disminuirlas, posiblemente con el objetivo de seguir en el camino de tolerancia, silencio y ocultación de esa violencia de género en la que está inmersa.

Estos datos son congruentes con los obtenidos en el capítulo anterior relativo a la tolerancia.




1 Ver capítulo dedicado a las razones por las que la víctima redefine su conciencia de riesgo, y los mecanismos cognitivos de reatribución que utiliza para auojustificar esa recreación de la realidad de riesgo en la que vive inmersa.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje