Página principal

Daños y perjuicios Indemnización por incapacidad


Descargar 13.69 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño13.69 Kb.
Materia: Civil y Comercial
Voces: Daños y perjuicios - Indemnización por incapacidad
Sumario: La indemnización por la incapacidad de la víctima tiene por finalidad cubrir no sólo sus limitaciones de orden laborativo, sino también la proyección que aquella tiene con relación a todas las esferas de su personalidad, es decir, la disminución de su seguridad, la reducción de su capacidad vital, el ensombrecimiento de sus perspectivas futuras, etc.. De allí que su magnitud deba ponderarse en función de las particularidades que esta causa presenta, proyectando la disminución de aptitudes psicofísicas de la víctima en un aspecto genérico de considerable amplitud como lesión patrimonial a su personalidad íntegramente considerada. A los fines de determinar la indemnización, debe atenderse fundamentalmente a la naturaleza de las lesiones sufridas, a la edad de la víctima, a su condición socioeconómica, y en general, a todas las actividades que desarrollaba. Asimismo, el resarcimiento debe extenderse a la proyección que aquellas lesiones ejercen sobre las referidas actividades de la víctima y sobre su personalidad integral.
Tribunal: CC0102BB
Expediente: 128812/2007 - S
Fecha: 22/05/07
Carátula: "García José Luis c/ Michelena Juan J. y Otro s/ Daños y Perjuicios"
Juez del voto: Peralta Mariscal
Mag. votantes: Viglizzo - Pilotti - Peralta Mariscal - SD
Juzgado origen: JC0100TA
Texto completo: Resolución

 

 



Materia: Civil y Comercial
Voces: Daños y perjuicios - Indemnización por incapacidad
Sumario: El hecho que el demandante haya conservado su trabajo después del siniestro no obsta en absoluto a que le sea resarcida su incapacidad pues de lo que se trata no es de compensar la pérdida de un empleo concreto sino de colocar a la víctima en idéntica situación a la que se encontraba antes del accidente, resarciendo más que la pérdida económica que acaecerá con seguridad como consecuencia del siniestro, la que estadística y probablemente tendrá en el resto de su vida como consecuencia de su minusvalía. Porque así como el damnificado conserva el trabajo que tiene a pesar de sufrir una incapacidad como la que le fue reconocida en la sentencia de grado anterior, tiene estadísticamente una posibilidad menor equivalente al grado de incapacidad que padece de conseguir otro trabajo remunerado en forma similar; y no hay ninguna razón para pensar que el actor vaya a mantener siempre el trabajo que tiene ni mucho menos para obligarlo a que lo conserve. Consecuentemente, y por aplicación del principio de reparación integral, es indudable que la indemnización es procedente a pesar de que el actor haya conservado su trabajo.
Tribunal: CC0102BB
Expediente: 128812/2007 - S
Fecha: 22/05/07
Carátula: "García José Luis c/ Michelena Juan J. y Otro s/ Daños y Perjuicios"
Juez del voto: Peralta Mariscal
Mag. votantes: Viglizzo - Pilotti - Peralta Mariscal - SD

 

 



Materia: Civil y Comercial
Voces: Prueba - Segunda instancia
Sumario: En cuanto al agravio subsidiario consistente en la desestimación efectuada en primera instancia de la impugnación al peritaje médico realizado por su parte, no merece ser atendido por haberse introducido en el momento inadecuado y de manera improcedente. Ciertamente, si los quejosos entienden que el juez no acertó al valorar el dictamen pericial, siendo necesarias medidas complementarias del experto o aún un nuevo peritaje, la cuestión debió introducirse por la vía y en la oportunidad previstas por el art. 255 inc. 2 del Código Procesal. Al expresarse agravios ya fue tarde pues había precluido la posibilidad de solicitar medidas probatorias complementarias. En consecuencia, ha quedado firme el porcentaje de incapacidad atribuido en la sentencia de primera instancia.
Ref. normativa: CPC art. 255 inc. 2
Tribunal: CC0102BB
Expediente: 128812/2007 - S
Fecha: 22/05/07
Carátula: "García José Luis c/ Michelena Juan J. y Otro s/ Daños y Perjuicios"
Juez del voto: Peralta Mariscal
Mag. votantes: Viglizzo - Pilotti - Peralta Mariscal - SD

 

 



Materia: Civil y Comercial
Voces: Daño moral - Determinación del monto
Sumario: Tiene dicho este Tribunal, en su anterior y actual integración, que la determinación económica del daño moral, por su gran carga de subjetividad, en especial de las partes y que es imposible despejar, es una tarea muy difícil de cumplir pues se carece de cánones objetivos. Por esa razón, una vez fijada en primera instancia, los agravios de las partes deben ser concluyentes a la hora de demostrar el yerro en la instancia anterior, siendo totalmente insuficientes las meras discrepancias con lo decidido en la instancia anterior (Expte. 125075 "Taverna c/ García s/ Daños y Perjuicios", nov/05,. L.S. 26 N.O. 258, Juez del voto Pilotti y Expte. 124767 "Signorini c/ Benítez s/ Daños y Perjuicios"  sen. 17/03/06, L.S. 27 N.O. 43, juez del voto Peralta Mariscal). Entrando en el análisis de los agravios de la parte actora, y continuando en la cuestión que venimos abordando en el apartado anterior, es de destacar que el damnificado, como  consecuencia del accidente fue operado, donde se le reubicaron los elementos óseos desplazados; se le colocó un tornillo y cuatro clavijas; estuvo enyesado durante cuatro meses; al momento del peritaje médico mantenía atrofia muscular importante, el tobillo izquierdo estaba aumentado de volumen, mantenía cicatrices claramente observables, le resultan dolorosas las caminatas largas, padece osteoporosis generalizada en el esqueleto del tobillo y pie afectados y sufre dolor al caminar compatible con la osteoporosis que experimenta.  Entendemos que sólo con bienes que pueden adquirirse en el mercado con $ 40.000 pueden mitigarse, aunque de manera claramente imperfecta, los padecimientos sufridos por el actor.
Tribunal: CC0102BB
Expediente: 128812/2007 - S
Fecha: 22/05/07
Carátula: "García José Luis c/ Michelena Juan J. y Otro s/ Daños y Perjuicios"
Juez del voto: Peralta Mariscal
Mag. votantes: Viglizzo - Pilotti - Peralta Mariscal - SD

 

 



Materia: Civil y Comercial
Voces: Indemnización por incapacidad - Determinacion del monto - Doble instancia
Sumario: LLegado firme a esta instancia la utilización de una fórmula matemática para determinar la indemnización, sólo cabe analizar si la premisa cuestionada por el actor, es decir el salario considerado para llegar a la indemnización, ha sido o no la correcta. Moviéndonos entonces dentro del estrecho y encasillado marco de la fórmula matemática utilizada, y teniendo en cuenta la índole de la indemnización por incapacidad, deviene claro que el salario que debe computarse es el que efectivamente percibía la víctima mes a mes como compensación de su actividad laboral, independientemente de su denominación. Y no estando computados en los $ 550 tomados como base en la sentencia en crisis todos los ingresos en concepto de salarios y actividades laborales adicionales efectivamente desarrolladas por la víctima, en la etapa de ejecución de sentencia deberá recalcularse esa indemnización sustituyendo en la fórmula matemática empleada la cantidad de $ 550 por la que arroje -de acuerdo a la prueba producida en autos que deberá analizar el juez- el promedio de todos los ingresos mensuales laborales del actor, incluidos los trabajos adicionales realizados. Ello así por no resultar claramente pertinentes las cifras postuladas por el actor en su expresión de agravios y a fin de asegurar en este aspecto, ante un posible error de cuantificación, la doble instancia.
Tribunal: CC0102BB
Expediente: 128812/2007 - S
Fecha: 22/05/07
Carátula: "García José Luis c/ Michelena Juan J. y Otro s/ Daños y Perjuicios"
Juez del voto: Peralta Mariscal
Mag. votantes: Viglizzo - Pilotti - Peralta Mariscal - SD
Nota al sumario: En el caso, el  Sr. Juez de Primera Instancia, Dr. Santiago Omar Bernat, hizo lugar a la demanda, condenando al accionado  y su aseguradora a abonar al actor la cantidad de $ 39.782, intereses y costas. Para así decidir valoró que por los hechos que se ventilaron en autos el demandado fue condenado en sede penal por considerárselo autor penalmente responsable del delito de lesiones culposas y, además, que no surgía de la causa ninguna conducta reprochable del actor que permitiera concluir en que el accidente se produjo en parte por la culpa del mismo. Entre otros rubros indemnizatorios, fijó  la suma de $ 16.104 en concepto de incapacidad sobreviniente, que estimó en un veinte por ciento de la total obrera y computó para el cálculo un salario de $ 550 y un período indemnizatorio de 22 años (que abarca hasta los sesenta años de edad). Estimando una tasa de renta posible del 6 por ciento anual, con un cálculo matemático llegó a la indemnización antedicha. Apeló el actor la sentencia y al expresar agravios indicó que el a quo había incurrido en error al calcular el monto indemnizatorio por incapacidad pues había tomado  como pauta el salario de $ 550 cuando según la prueba rendida el mismo ascendía a $ 1.078,65. A ese monto, compuesto por el salario propiamente dicho y las llamadas "Horas Cores", es decir adicionales, debía agregársele las denominadas "horas Polad" -Policía Adicional-, informadas en el expediente, que en promedio ascendían a la cantidad de $ 67,85 mensuales. Por lo tanto, el monto indemnizatorio debía  calcularse sobre la base de un salario de $ 1.146,50. La Alzada revocó la sentencia en el punto cuestionado, ordenado que la indemnización por incapacidad sobreviniente  "...deberá recalcularse en primera instancia..." con las pautas que allí indica


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje