Página principal

Cuestiones a plantearse antes de adoptar un animal Has adoptado un perro o gato del Albergue


Descargar 13.57 Kb.
Fecha de conversión23.09.2016
Tamaño13.57 Kb.

Página de

Cuestiones a plantearse antes de adoptar un animal

Has adoptado un perro o gato del Albergue


En los centros de protección animal hay perros de todo tipo, desde cachorros hasta perros ancianos y enfermos. Cada uno de ellos lleva su propia historia, pero cada uno de ellos está igual de necesitado de atención y cariño. Te damos nuestra enhorabuena por haber adoptado a tu futuro fiel amigo y ayudarnos en la labor de proporcionar un hogar a un perro o gato abandonado.

Estos son animales que esperan una segunda oportunidad después de haber sido injusta y cruelmente abandonados. Son muy especiales, buscan cariño y se entregan más aún a su nuevo dueño que un perro o gato que no haya superado ésta dura prueba. Puede que alguno haya sido maltratado y requiera una mano más paciente para superar sus miedos. Nuestra experiencia demuestra que, salvo contadas excepciones y sin importar su edad, estos animales se adaptan sin dificultad a su nuevo y definitivo hogar. Siempre se debe comunicar al personal del centro qué clase de perro se desea tener y el tipo de vida que se lleva.

¿Cachorro o adulto? ¿Ha tenido perro anteriormente? ¿Vive en apartamento o en casa unifamiliar? ¿Hay niños o ancianos en la familia? ¿Va a convivir con algún otro animal? ¿De cuánto tiempo se dispone para educar al animal, llevarlo a pasear o cepillarlo? Lo ideal sería visitar al perro elegido en el centro de adopción y llevarlo a dar un pequeño paseo para acostumbrarnos a él y para que él se acostumbre a nosotros.

Convertirse en dueño de un perro o gato no es una responsabilidad que deba tomarse a la ligera, ya que habrá grandes compensaciones pero también puede haber algunas dificultades. Aun así, no hay duda alguna respecto a que el disfrute y la compañía de los perros o gatos supera con creces cualquier desventaja, una vez asumido el compromiso que implica su posesión. Los animales de compañía cubren importantes necesidades en las personas. Para el niño, un perro o un gato es una nueva responsabilidad que le crea una sensación de importancia y eleva su autoestima influyendo favorablemente en su desarrollo físico y psíquico. Para las personas de la tercera edad es un vínculo muy importante, ya que contribuye a satisfacer sus necesidades afectivas. Está comprobado por especialistas en psiquiatría que un animal de compañía puede proporcionar el cariño que a cualquier persona hoy en día le es tan difícil conseguir.

Nuestra Asociación quiere hacerte llegar unas normas básicas para el cuidado de tu mascota. Te rogamos que las leas detenidamente. Por favor, no dejes de llamar a la

Asociación si te surge cualquier tipo de duda o consulta relacionada con tu perro o gato. Intentaremos ofrecerte nuestra mejor ayuda.


Cachorro o adulto


Los cachorros son adorables pero requieren mucho tiempo y esfuerzo. Algunas veces darles de comer, el ruido por las noches y los problemas que conlleva la educación en casa, rompen la tranquilidad mucho más que un bebé. Sin embargo, no hay nada más satisfactorio que ver el crecimiento y desarrollo de un frágil cachorrito en un adulto fuerte y saludable.

Un perro o gato ya adulto es una opción más fácil y también necesitan un hogar. Nuestra experiencia demuestra que se habitúan rápidamente a su nueva familia y, muchas veces, ya tienen cierta educación. Algunos de los perros (y dueños) más contentos que existen son los que se han llevado a casa ya adultos.


Pedigrí o cruce


Las razas puras son bonitas y, por supuesto, cuando se adquiere un cachorro con pedigree se sabe cuánto crecerá y cómo será físicamente. Sin embargo, son más propensos a sufrir defectos congénitos y tienen la reputación de ser menos resistentes a enfermedades que los mestizos. Los mestizos, salvo excepciones, disfrutan de mejor salud y temperamento. Genéticamente a esta característica se le denomina "vigor híbrido". Además hay ejemplares realmente originales e irrepetibles. El inconveniente de los cruces es que no sabrás con seguridad cómo resultarán físicamente si los adoptas de cachorros.

Si todo el mundo pensara en estas cosas antes de adoptar, habría más adopciones felices y menos perros desgraciados en el mundo.


Actitudes correctas e incorrectas al adoptar un perro

Correcto


  • Decidir de antemano, pensándolo muy bien, si se desea un cachorro, un perro adolescente, un adulto o un perro anciano. Infórmate bien sobre los pros y contras de adoptar un perro en cada uno de estas edades. La mayoría de la gente es reacia de adoptar perros adultos, cuando en realidad el periodo de adaptación de éstos suele ser menor que en el caso de los cachorros.

  • ¿Estás siempre ocupado? Entonces mejor no elegir un perro que necesita cepillado a diario.

  • ¿Eres deportista y te gusta pasear a diario? Entonces elige un perro que necesite hacer mucho ejercicio.

  • ¿Tienes niños pequeños?  Entonces te conviene un perro acostumbrado a tratar con niños.

  • ¿Tienes otros animales? Valora las posibilidades de convivencia entre ellos antes de adoptar un nuevo animal. Si es posible, intenta que se conozcan antes para evaluar sus reacciones.

  • Una elección precipitada te perjudicará a ti y al perro. Todos los centros de adopción de animales serios estaremos encantados de asesorarte y de contestar a todas las preguntas que tengas antes de que tomes la decisión final.

  • Averigua todo lo que puedas sobre la vida pasada del animal y de su carácter. Llévalo a dar un breve paseo y observa cómo se comporta.

  • Una vez adoptado, lo primero que se debe hacer es llevar al perro al veterinario que vaya a tratarle habitualmente.

Incorrecto


  • No debes elegir un perro de un albergue o de una perrera solamente porque sea más barato. Un perro de un albergue o de una perrera necesitará las mismas atenciones y conllevará los mismos gastos que un perro comprado.

  • No te precipites. Piensa que tu compromiso tiene que durar toda la vida del animal.

  • No elijas al animal solo por su aspecto. Su forma de comportarse es mucho más importante que su belleza exterior.

  • No agobies a tu nuevo perro con mimos y carantoñas, por muy adorable que sea. Ten en cuenta que puede sentirse acosado si lo haces.  Dale tiempo y espacio para que se vaya acostumbrando a su nuevo hogar.

Son muchas cosas las que hay que tener en cuenta antes de adoptar un perro. Pero si reflexionas bien, conseguirás el perro más afín a tus necesidades y el amigo más fiel que podrás imaginar.


ASOCIACIÓN PROTECTORA DE ANIMALES PINTOR JOSÉ MARÍA PÁRRAGA


La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje