Página principal

Cuerpo y juventud


Descargar 42.12 Kb.
Fecha de conversión22.09.2016
Tamaño42.12 Kb.
Cuerpo y juventud
Paola Donato Laborde

polydonatolaborde@hotmail.com
Palabras clave

cuerpo, jóvenes, cansancio/estrés



Resumen
Siendo el objetivo de esta ponencia dar cuenta de las lecturas realizadas en función del problema de la investigación, se comenzará con la exposición del mismo: ¿Cuales son los sentidos sobre cuerpo cansado en jóvenes que estudian y trabajan en La Plata y como se resignifican en sus practicas cotidianas?

Luego se realizará una explicación del contexto del problema interrelacionando autores y conceptos e intentando re-construir diversas significaciones y representaciones de la noción cuerpo.

Se continuará con la muestra del estado del arte en donde se debatirá con dos tesis de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la UNLP relacionadas a la categoría de juventud: “Jóvenes y Juegos en red” de Aldana Gago y Carla Posincovich; y “Configuración de la materialidad social de los jóvenes de Mar del Tuyú” de Mirta Graciela Aranda.

Asimismo, se realizará una aproximación a enfoques relevantes para el presente estudio. Entre ellos: “Sujetos Juveniles y prácticas deportivas” de Gabriel Cachorro; “La construcción de una antropología del cuerpo: propuestas para un abordaje dialéctico” de Silvia Citro y “Cuerpo, modernidad y poder” de José Luis Tejeda González.


Problema
¿Cuáles son los sentidos sobre cuerpo cansado en jóvenes que estudian y trabajan en La Plata y como se resignifican en sus practicas cotidianas?
Contexto del problema
La propuesta consiste en abordar la temática para entender y comprender el cuerpo del joven como constitución social y cultural y ligarlo a cuestiones cruciales que hacen a la cultura contemporánea como son la subjetividad, la modernidad y el poder.

Considerado algo tan físico y elemental, y determinado como una de las cuestiones más obvias y evidentes, se eluden definiciones y problemáticas haciéndonos olvidar la reflexión sobre la temática.

En el marco de un contexto de globalización/mundialización, la realidad y sus dinámicas establecen nuevas prácticas socioculturales, nuevos modos de configurar al cuerpo y a la subjetividad.

De esta manera, se entiende que los reduccionismos biológicos no logran dar cuenta de los procesos de producción de sentido, teniendo en cuenta al cuerpo como referencia social y cultural. “La posición del cuerpo, la manera de caminar, de hablar, gestualidades, los movimientos corporales y un sin fin de manifestaciones expresadas corporalmente dan cuenta de que el cuerpo es más que la encarnación del espíritu e interviene en la definición de los individuos y los grupos sociales”1.

Por lo tanto, el ámbito social condiciona y determina la acción y el comportamiento de los sujetos y sus cuerpos; en donde se inscribe el significado y se pone en escena lo que no se dice sólo con palabras.

En este contexto, la comprensión de las concepciones de cuerpo y su vínculo con lo social conllevan a repensar lo que ocurre en casos particulares como el de jóvenes estudiantes trabajadores en la ciudad de La Plata.

María Victoria Fazio en su tesis de Maestría en Economía investiga la incidencia del trabajo del estudiante sobre su desempeño académico. En términos de logros profesionales, en general, existe consenso entre los estudios empíricos acerca de que el trabajo del estudiante es beneficioso para la etapa laboral como graduado, sobre todo si el trabajo brinda conocimientos complementarios a los de la carrera. En contraste, el trabajo incide negativamente sobre el desempeño académico del estudiante dado que, cuando emplea parte de su dotación de tiempo en trabajar, resta horas disponibles para desarrollar tareas como estudiar que mejoran su rendimiento académico2.

Los datos del primer Censo de estudiantes de universidades nacionales de la Secretaría de Políticas Universitarias de 1994 revelaron que más del 55% de los estudiantes universitarios trabajan. Por diversas razones pero, principalmente necesidad económica, una gran cantidad de estudiantes reparte su tiempo entre el estudio y el trabajo.

De esta manera, se considera, a priori, que el hecho de que el joven estudie y trabaje produce un cierto malestar general que se traduce en cansancio corporal como un síntoma naturalizado. Esta cuestión, encuentra su origen en las exigencias de la sociedad actual, como competitividad, eficiencia física y mental; y al aceptar, el joven, ciertos requerimientos característicos propios del contexto neoliberal refuerza su agotamiento corporal determinando el ritmo de su cotidianeidad.

Al respecto, se entiende que toda enfermedad es social. Siguiendo el postulado de Turner se afirma que “el significado de la enfermedad refleja las inquietudes sociales acerca de las pautas de conducta social que se estiman aceptables o diferentes con respecto al punto de vista de los grupos sociales dominantes.”3. Al mismo tiempo, el autor concluye que “el cuerpo es la mas potente metáfora de la sociedad, no es sorprendente que la enfermedad sea metáfora mas prominente de la crisis estructural. Toda enfermedad es desorden: metafórica, literal, social y políticamente4.

Por lo tanto, el desafío en este trabajo, desde el campo de la comunicación consiste en poner en relación producciones discursivas hegemónicas con los significados de los sujetos jóvenes. Es decir, detallar el escenario donde las exigencias sociales construyen dos discursos antagónicos y determinantes, que generan tensión en la situación de los sujetos y materialidad de los cuerpos jóvenes.

Para ello, se parte de que “juventud es un concepto sociológico. Predica sobre lo social. Es eficaz en la medida que incluye entre sus estratos de significación a las condiciones históricas de la sociedad y de la época. Debe ser capaz de dar cuenta de sujetos históricos que expresan vida social, economía política y cultural de su país y de su tiempo”5.

Por un lado, predomina el discurso que pregona el “dejar ser”, “dejar hacer”. Presenta una lectura sobre la juventud como válvula de escape; etapa de fiesta, de descontrol, de excitación constante, de excesos, de vida grotesca. “La misma conciencia de la finitud de la existencia es lo que lleva a una apropiación del instante, a un deseo por “vivir lo más posible” y experimentar sensaciones y emociones sin par y sin parar”6.

Por otro lado, se encuentra el discurso que construye al joven desde la obligación y el compromiso, desde el trabajo y esfuerzo preparándolo a una vida cuyas obligaciones se acrecientan en función de la edad. Como muestra de la disciplina, el joven es el portador de esperanza en un mundo que se mueve desde el “deber ser”, con valores primordiales como la madurez y responsabilidad, en la regularidad y normativización del cuerpo.

Por lo tanto, la tensión se da en la relación de“Los fundamentos éticos y morales del capitalismo que requieren de una sociedad puritana, autocontrolada, volcada a la productividad y la competencia económica y social”, con “subjetividades diversas que tratan de evitar el aburrimiento, la repetición y el estancamiento (…). El sistema de necesidades se amplia al infinito con la extensión de las demandas corporales y sensoriales a puntos inimaginables”7.

En definitiva, se trata de intentar re-construir diversos usos y representaciones del cuerpo del joven y de develar, las posiciones y articulaciones de sus principales significantes.



Estado del arte
A pesar de que no se encontraron, en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata, tesis de grado que traten la temática específica de este proyecto, existen investigaciones que abordan la categoría de “juventud” que pueden ser útiles en el desarrollo del trabajo. Una de ellas, desde donde se extrajeron nociones relacionadas a técnicas de investigación y aportes a la noción de juventud, es “Jóvenes y juegos en Red”, de Aldana Gago y Carla Posincovich, quienes se propusieron analizar los juegos en red como práctica cotidiana para comprender las nuevas formas de sociabilidad y producción de sentido de jóvenes de la ciudad de La Plata.

Según las autoras, se consideró necesario abordar las lógicas de consumo y producción de sentidos sociales que se dan a partir de los juegos en red, y para investigar cómo se entrecruzan la virtualidad con las prácticas cotidianas, el trabajo de campo se remitió a la observación de un lugar particular: CyberStadio de la ciudad de La Plata.

Con respecto a la noción de juventud se expone la perspectiva de Mario Margulis, autor que se tomará como referente en la presente tesis debido a que dicha categoría es entendida como concepto sociológico que da cuenta de sujetos históricos que expresan la vida social, económica, política y cultural de su país y de su tiempo. “Juventud es un concepto esquivo, construcción histórica y social y no mera condición de edad, (…) Hay muchos modos de experimentar la juventud, y variadas oportunidades de presentar y representar la persona en las múltiples tribus que emergen en al estallante socializad urbana”8.

La noción de juego en red se desarrolla en profundidad en la tesis de Gago y Posincovich, entendiéndolo como practica cotidiana pero, no se tendrá en cuenta para este trabajo por no tener relación alguna con el problema plateado.

Con respecto al método se utilizó tanto el análisis cuantitavo, que no será de utilidad pero, si será retomado el tipo cualitativo entendido desde la perspectiva de Orozco Gómez9 como aquel que pretende comprender a los objetos de estudio como acción o como una actividad del propio investigador que trata de hacer sentido a partir de los elementos que esta explorando.

Las tesitas exponen una concepción de metodología y de técnicas de investigación desde su punto de vista. En este punto, sería pertinente describir alguna fuente confiable de utilización para entender a la observación, al tipo de entrevistas, a la investigación de archivo y a la encuesta.

La principal conclusión del trabajo es que el cyber se trasforma en un segundo hogar para los asiduos que en una puesta en escena comparten el mismo código: lo único que importa es jugar en la red. Luego, salen del lugar y continúan con su vida cotidiana. En este punto, no queda específicamente claro si la práctica de jugar en red forma parte o no de la vida cotidiana.

Otra investigación científica que aborda la noción de juventud es “Configuración de la materialidad social de los jóvenes de Mar del Tuyú” de Mirta Graciela Aranda. El objetivo general del trabajo fue analizar las motivaciones que influyen en los adolescentes a la hora de construir su identidad (costumbres, actividades, hábitos, tareas). También, la autora se propuso observar, a partir de prácticas sociales, qué lazos generan los adolescentes con la comunidad.

Dentro del marco teórico metodológico la autora menciona la necesidad de recurrir, para el análisis de su objeto de estudio, a la interdisciplinaridad y, asimismo, expone los autores que tomará para el desarrollo de su tesis. Entre ellos, se tomarán como referentes las nociones de Pierre Bourdieu y Michael Foucault.

El concepto de materialidad social se utiliza para definir prácticas, discursos y habitus de los adolescentes. Para ello, comienza desde la perspectiva de Bourdieu10 quien define al habitus como el esquema de percepciones y categorizaciones con que el ser humano aprehende la realidad. El capital cultural, desigualmente distribuido en las clases y grupos sociales, refiere al tipo y cantidad de cultura incorporado por el individuo en: disposiciones corporales, modos de hablar y referencias sociales que son adquiridos a través de la familia, del grupo de pares y de la escuela u otras instancias socializadoras.

Por otra parte, con el objetivo de explicar las transformaciones culturales, Aranda expone un autor determinantemente influyente para el presente trabajo, Michael Foucault quien expresa que a fines de la modernidad y en la posmodernidad, los dominios son más democráticos e inmanentes al campo social, distribuidos en los cuerpos y en las mentes del ciudadano quien interioriza las conductas de integración y exclusión social acordes al dominio. El poder, se ejerce a través de la tecnología (sistemas de comunicación e información) y los cuerpos (sistemas de asistencia social y otras actividades controladas) con el propósito de llevarlos a un estado autónomo de alineación, de enajenación del sentido de la vida y del deseo de creatividad.

Incluso, la investigación “Configuración de la materialidad social de los jóvenes de Mar del Tuyú” presenta una noción de cuerpo que será tomado como referencia. La autora, tomando a Mario Margulis y Marcelo Urresti11, entiende al cuerpo como aquel que relaciona campos e historia social, expone el proceso de apropiación, el uso de bienes materiales y simbólicos. El aspecto físico, es el resultado de un proceso donde se entrecruzan factores sociales como origen, trayectoria de clase y sus derivaciones: la educación recibida, trabajos realizados, cultura alimentaria, cuidado de la salud, modos de esparcimientos, entre otros, de acuerdo a la posición ocupada dentro del espectro de la diferenciación social.

En este sentido, es posible identificar, en esos cuerpos de los jóvenes, hábitos que se encuentran incorporados y se refieren a esa aprehensión de la realidad que define Bourdieu.

Los resultados obtenidos en la investigación permitieron dar cuenta de que, a través de las prácticas sociales de comunicación y educación, los adolescentes conforman un horizonte concreto desde donde forjan sus mundos cotidianos, el entorno sin unidad y la cohesión social no favorece a la liberación y el deseo transformador.

Es pertinente resaltar la propuesta que la autora expone al final de su trabajo: “para afirmar el futuro, el sentido de pertenencia y evitar las emigraciones juveniles se requiere una pronta intervención de los adultos”. Desde su punto de vista se podría comenzar por un pilar fundamental que es la profesionalización a través de casas de altos estudios. Considera necesario, el surgimiento de esta zona como centro turístico planificado donde los actores principales se conformarían por los actuales adolescentes y generaciones posteriores. A pesar de que la autora no expone el cómo, es un punto posible de ser retomado en futuras investigaciones.

Continuando con el estado del arte, la publicación de Gabriel Cachorro “Sujetos Juveniles y prácticas deportivas”12 a través de un ejercicio exploratorio, es pertinente por el tratamiento que el autor realiza del concepto de subjetividad y su relación con el cuerpo, a partir del procesamiento de datos obtenidos de un cuestionario aplicado a estudiantes de Educación Física de la UNLP.

El autor se pregunta, considerando los deportes, los medios y la comunicación como puertas de acceso, cuáles son las discusiones por debajo de la subjetividad corporal. Apunta a mostrar cómo los cuerpos resuelven la situación de enfrentamiento con una nueva realidad existencial, donde el despliegue de practicas corporales y comunicaciones dedicadas a la profundización de saberes del cuerpo y el contacto con nuevas configuraciones del movimiento corporal- deportes, juegos, danzas, gimnasios, etc.- se mezclan con el repertorio de conocimientos corporales adquiridos en la historia previa.

Estos procesos de adaptación del cuerpo juvenil se apoyan sobre una plataforma teórica: la subjetividad corporal, entendida como los modos de ser de los sujetos a través de sus cuerpos siempre en relación con otros sujetos e instituciones sociales. Son modos de relacionarse consigo mismo y elaborar la propia identidad a partir del propio cuerpo. Se expresa en el despliegue de prácticas corporales y comunicaciones de los sujetos juveniles ubicados en un tiempo y espacio concreto. En esas coordenadas se desencadenan transformaciones de la cultura corporal.

En los datos procesados la demanda de prácticas deportivas coloca al propio cuerpo como principal protagonista. Se localizan dos posturas marcadas de considerar al deporte: La primera asume en carne propia la práctica del deporte, mientras que la otra variante ofrece la práctica corporal vivida en la proyección e identificación con un deportista de alta competencia referente de un país.

Como conclusión el autor arriba a que las preocupaciones centrales del cuerpo son la salud y la apariencia física. Estos dos elementos son complementarios según los dietólogos para la obtención de un cuerpo sano en el plano físico, donde el ejercicio y la dieta son los dos pilares. El gimnasio en este sentido es importante para vehiculizar estas representaciones e imaginarios corporales que descansan en el deseo por obtener una apariencia corporal que aporta la modelo.

En ese punto, es posible pensar que los sujetos podrían llegar a une estado de alineación tal como lo define Foucault a partir del ejercicio del poder a través de la tecnología y los cuerpos.

Por otra parte, y en relación estrecha a lo anterior, se consultará el antecedente “Cuerpo, modernidad y poder” de José Luis Tejeda González, tanto por la definición que desarrolla de la noción cuerpo pero fundamentalmente por su construcción de la categoría de poder.

El autor expresa que la sociología del cuerpo aparece en la década de los sesenta, cuando el régimen disciplinario se ve seriamente cuestionado y que ya no se puede ver a la corporeidad como una extensión o una prolongación, sino como una de las dimensiones de la estructura del sujeto individual y de la vida social.

La liberación corporal coincide con la crisis existencial de las sociedades occidentales de posguerra. El cuerpo estaría en el centro de estas protestas, revueltas y rebeliones que ponen de cabeza los marcos de la sociedad disciplinaria. La impostura que expresan o la violación de las normas sociales y culturales se realizan considerando al cuerpo como arma de lucha y un elemento estratégico para la definición de la cultura contemporánea. Lo que queda como herencia política y cultural de esos momentos es lo que permite revalorar el cuerpo y reivindicar una existencia gozosa en rechazo de la frugalidad del capitalismo y la política represiva de la sociedad disciplinaria.

El nacimiento de la disciplina moderna, tal como lo describe Foucault, requiere que el cuerpo se vaya acostumbrando a las técnicas y mecanismos modernos de orden, control y normalidad. Deja de ser un recipiente y una carga para volverse una extensión útil y practica de la razón humana. Los trabajadores se acostumbran, al igual que sus cuerpos, a la disciplina, al rigor, a los requerimientos de la vida fabril. El ocio, el tiempo libre, la voluptuosidad, la lujuria, la sexualidad tienen que quedar sometidos y controlados por la actividad central que realiza el cuerpo y que tiene que ver con la producción de bienes y servicio.

Por otro lado, “La construcción de una antropología del cuerpo: propuestas para un abordaje dialéctico”, de Silvia Citro es relevante para la presente investigación debido a considera que en el análisis de usos y representaciones del cuerpo, ciertas perspectivas estructuralistas y post-estructuralistas pueden resultar fructíferas, en tanto llevaron a resaltar esa lógica de la diferencia que define las posiciones y distribuye los valores entre los significantes de un determinado campo simbólico-ideológico y, sobre todo, destacaron su papel estructurante en la formación de las subjetividades.

El objetivo de la autora, fue reflexionar sobre diversos abordajes de la corporalidad. Para ella, no fue sino hasta la década del ´70 que la “antropología del cuerpo” comenzó a delinearse como campo de estudio específico y, en las décadas siguientes, se profundizaron los debates teórico-metodológicos. En la antropología social argentina, a mediados de los ´90 surgen las primeras investigaciones que focalizan en la corporalidad de manera sistemática, generándose un creciente interés en la temática.

Al igual que la orientación del presente proycto de investigación, para Citro, se trata, en ultima instancia, de ejercer la sospecha sobre una situación y sobre una corporalidad ya dada, explicar como emerge de un devenir histórico social especifico, como responde a determinados habitus compartidos, a lógicas/estructuras subyacentes; pero, paralelamente, se trata de comprender como ese devenir se fue construyendo a través de las actuaciones de seres humanos concretos.


Conclusión
Para comprender el por qué de la propuesta, al comienzo de esta ponencia se desarrolló el marco dentro del cual se inscribe el problema de investigación. Luego, se expusieron trabajos que hasta el momento fueron consultados y analizados intentando relacionar conceptos y nociones con el objetivo de establecer un panorama general de lo relacionado al tema.

Es pertinente este tipo de trabajo en el desarrollo de la investigación porque, en este caso, se discuten trabajos que abordan la noción de corporalidad, las representaciones del cuerpo, las practicas socioculturales de los jóvenes y así, se entrecruzan los mismos para la construcción del objeto de estudio y su potencial analítico.

De esta manera, se intenta desde la comunicación, generar un espacio de interacción entre los sujetos a partir de sus discursos y practicas, en un proceso de significación y producción de sentido.

Bibliografía
Aranda, Mirta Graciela; “Configuración de la materialidad social de los jóvenes de Mar del Tuyú”, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP, La Plata. 2004.
Cachorro, Gabriel; “Sujetos Juveniles y prácticas deportivas” en: “La sociedad de la información en el periodismo y en los medios”. VI Congreso Red Com, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP, La Plata. 2004.
Citro, Silvia; “La construcción de una antropología del cuerpo: propuestas para un abordaje dialéctico” en: “Propuestas para una Antropología del cuerpo”, VII Congreso Argentino de Antropología Social, Córdoba. 2004.
Gago, Aldana y Posincovich, Carla; “Jóvenes y Juegos en red”; Facultad de Periodismo y Comunicación Social. UNLP, La Plata. 2003.

Tejeda González, José Luis; “Cuerpo, modernidad y poder” en: “Cuerpo y subjetividad” Cachorro, Gabriel (editor) 1ª Ed, Universidad Nacional de La Plata, La Plata. 2007.



1 Tejeda González, José Luis. “Cuerpo, modernidad y poder”. En: Cuerpo y subjetividad. 1ª ed. EDULP 2007.

2 Fazio, Maria Victoria. “Incidencia de las horas trabajadas en el rendimiento académico de estudiantes universitarios argentinos”, FCE, UNLP, 2004.

3Turner, Bryan. “El cuerpo y la sociedad. Exploraciones en teoría social”. Fondo de Cultura económica. México. 1989.


4 Idem.

5Margulis, Mario y Urresti, Marcelo, “Desigualdad, incertidumbres y carencias”. En: “Culturas juveniles: modos de comunicar un nuevo mundo”. Revista Trampas Nº 34. FPCS. UNLP.2005

6 Tejeda González, José Luis. “Cuerpo, modernidad y poder”. En: Cuerpo y subjetividad. 1ª ed. EDULP, La Plata 2007.

7 Idem.


8 Margulis, Mario. “La juventud es más que una palabra”. Biblio., Buenos Aires. 1996.

9 Orozco Gómez, Guillermo. La investigación en comunicación desde la perspectiva cualitativa. FPCS. UNLP. Instituto Mexicano para el desarrollo comunitario. AC.México.2000.

10 Bourdieu, Pierre. “Estructuras, habitus y prácticas”. En: “El sentido práctico”. Ed. Taurus, Madrid.1991.

11 Margulis, Mario-Urresti, Marcelo.”La construcción social de la condición de juventud” En: “Viviendo a toda” Jóvenes, territorios culturales y nuevas sensibilidades”. Ed. Fundación Universidad Central, Depto de Investigaciones.

12 Se desprende del proyecto de investigación “Cuerpos juveniles: comunicación, escenarios y prácticas, Depto de Educ.Fis, FaHCE UNLP, La Plata.






La base de datos está protegida por derechos de autor ©espanito.com 2016
enviar mensaje